Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Abramos nuestras Biblias en esta mañana en Mateo capítulo 19 una vez más, conforme estudiamos la enseñanza de Jesús acerca del tema del divorcio. Y había pensado en quizás tomar un descanso este domingo; pero me vi presionado por continuar en mi corazón porque lo que comenzó como un sermón se ha convertido en una serie de seis partes y realmente, quiero terminar. Y entonces, vamos a continuar en nuestros pensamientos con respecto a la enseñanza de nuestro Señor en este tema.

Muchas veces recuerdo y pienso en la maravilla de las Sagradas Escrituras. Tuvimos un seminario esta semana de predicación expositiva; y vinieron 20 pastores. Y disfrutamos de un tiempo maravilloso trabajando con ellos y en cierta manera, trabajando en el área de la predicación. Y un joven se sentó conmigo en la mesa y me dijo: “John, tengo un amor tan grande por la Palabra de Dios.” Y él dijo: “Sólo he sido cristiano por seis años, pero,” él dijo, “estoy en el ministerio y no puedo sacar lo suficiente de la Palabra de Dios.” Y sacó de su Biblia tres tarjetas en las cuales él había establecido una agenda de lectura para sí mismo para estar leyendo repetidamente la Palabra de Dios -cada libro más de 30 veces durante el año y cuando hubiera terminado, habría leído el Nuevo Testamento una vez completa a lo largo del año. Y él había establecido su agenda de tal manera que estaba leyendo el Antiguo Testamento también cada año. Y él dijo: “Mira, solo quiero que sepas que desde que comencé a hacer esto, de hecho ha cambiado mi vida entera.” Y hablamos del hecho de que la Palabra de Dios toca toda dimensión de la vida. Nos da la enseñanza clara de Dios en donde necesitamos la enseñanza clara de Dios y donde la Biblia deja cosas de las cuales no habla, provee un cimiento el cual el Espíritu de Dios puede usar para aplicar una guía directa en la vida de un individuo.

Y entonces, volví a recordar simplemente para afirmar en mi propio corazón, el tesoro tremendo que es la Palabra de Dios. Saber que tenemos un mapa y una brújula y un libro de respuestas. Un lugar adonde podemos acudir para saber. Para conocer lo que necesitamos. Y uno de los temas con los que trata la Biblia es el tema del divorcio. Es un tema muy importante en la actualidad. Y hemos estado estudiando Mateo 19, versículos 1 al 12 y oyendo la enseñanza de nuestro Señor mismo acerca de este tema. Y quiero que regresemos a eso, por lo menos para una introducción y después, a otro pasaje que veremos en un momento.

Ahora, al llegar al capítulo 19 de Mateo, usted recuerda que en los primeros dos versículos, el Señor está terminando su ministerio en Galilea. Él ha cerrado la gran enseñanza del capítulo 18 acerca de la semejanza del creyente con un niño. Él la terminado el ministerio de Galilea y ahora comienza a moverse hacia el sur; y está a tan sólo unos meses antes de ser crucificado. Y conforme se mueve al sur, cruza por el río Jordán al este y va a un área conocida como el ‘más allá’ o la palabra peran, de la cual obtenemos Perea y ahí encontramos Su ministerio en Perea. Hemos visto Su ministerio en Galilea; y ahora, Su ministerio en Perea. Él enseña. Él cura personas, las multitudes lo siguen, muy parecido al de Galilea. Y entre la multitud, parece que es inevitable que estén Sus enemigos los fariseos. Y entonces, llegar al versículo 3, encontramos un encuentro entre el Señor y los fariseos; y el tema es el divorcio. Y es a partir de ese encuentro que la enseñanza de nuestro Señor procede.

Los fariseos vinieron a Él probándole y diciéndole si era lícito para un hombre divorciarse de su mujer por cualquier causa. Ahora, eso es lo que yo llamo el ataque. Ellos no quieren una respuesta, ellos quieren desacreditar a Jesús. Ellos quieren que exprese Su postura fuerte, Dios nunca quiso que hubiera divorcio, y entonces de esa manera perder popularidad con la gente. También sabía que Él estaba en el territorio de Herodes Antipas, quien ya había decapitado a Juan el Bautista por su postura sobre el divorcio. Y ellos piensan que quizás también pueden eliminar a Jesús.

Entonces, lo están buscando. En el versículo 3 está el ataque. En los versículos 4 al 6 está la respuesta. Y Él no da una respuesta personal de manera sabia, de tal manera que cualquier enojo tendría que ser desviado de Él a Dios. Él responde con Génesis 1:27 y 2:24, que Dios creó a un hombre y a una mujer sin personas adicionales en la creación original; y por lo tanto, obviamente estaba haciendo la afirmación de que dos personas deben estar casadas. Y ése es el límite. Y después, Él habló de unirse, que deben estar pegados el uno al otro. Dios ordenó que se volvieran una carne y ése es el número indivisible. Y lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre. Y entonces, Él coloca la carga de prueba en Dios y Él dice ‘si van a discutir con esto, su argumento no es conmigo; es con Dios. Dios dijo no hay divorcio. Ese no fue el ideal divino.’ Ahora, a partir de la respuesta viene el argumento en el versículo 7. Ellos responden diciendo: “¿Entonces por qué Moisés mandó que se le diera carta de divorcio, divorciarse de su esposa? ¿Cuál es entonces la carta de divorcio, si esa no fue la intención de Dios?

Y entonces, usted tiene la afirmación en los versículos 8 y 9, en donde Jesús simplemente reafirma el estándar del Antiguo Testamento, que Moisés permitió que se le diera una carta de divorcio bajo una condición. Y esa condición es adulterio, lo cual viene bajo el término fornicación en el versículo 9. Y ahí, Él dice que si tú te divorcias de tu esposa por cualquier otra cosa que no sea fornicación o adulterio, haces que ella se vuelva una adúltera y demás. Entonces, el único permiso del Antiguo Testamento fue en casos de adulterio. Óseas nos da el ejemplo de restauración en una unión de una adúltera, en donde hay una disposición por parte de la adúltera. Pero cuando un cónyuge malo, el divorcio es una concesión o permiso de gracia para que la parte inocente pueda divorciarse, quien no puede llegar a una reconciliación. Entonces, lo que el Señor afirma en respuesta a su pregunta - su pregunta nuevamente ‘¿Es lícito que un hombre se divorcia de su mujer por toda causa? La respuesta de Jesús es “No”. Es no.

Ahora, observe la apropiación en los versículos 10 al 12; y simplemente recordándole lo que aprendimos la semana pasada. La respuesta de los discípulos, conforme se apropiaron de la enseñanza para ellos: “es mejor estar solteros si no se puede salir de eso”. Y la respuesta de Jesús a ello, en el versículo 11 es “Sí, pero no todos pueden aceptar el ser solteros. No todos pueden recibir esta afirmación.” ¿Qué afirmación? Si ése es el caso del hombre con su esposa, no es bueno que se case. No todos pueden recibir el estar solteros, en el versículo 12, Él dice quiénes. Aquellos que nacen de manera congénita con una incapacidad de tener una relación con el sexo opuesto. Aquellos que han sido hechos así a manera de castración o alguna otra cosa hecha por el hombre. O aquellos que han escogido la soltería porque van a entregarse a sí mismos de una manera especial al Reino de los Cielos.

 Y entonces, Él dice: ‘Miren, ustedes no solamente pueden tomar la idea de compromiso en el matrimonio siendo un compromiso de toda la vida y decir ‘si es tan difícil salirse de eso, no me voy a meter’. No todos pueden aceptar eso. Esa no es la respuesta correcta. La respuesta correcta es hagan ese compromiso. A menos de que tengan una razón congénita o a menos de que hayan sido lastimados de alguna manera o a menos de que decidan que de algún modo tienen un llamado a apartarse para el Reino de los Cielos y se sienten dotados por Dios para eso, quédense solteros. Pero ciertamente, no deben evitar el matrimonio simplemente porque es una relación obligatoria de la que se quieren salir o evitar. Esa es una razón ilegítima.’ Entonces, el Señor exalta el matrimonio y Él dice que el divorcio es por una sola razón y esa no es una razón para no casarse. Porque no toda persona puede vivir siendo soltera, es un problema peor para la mayoría de la gente que estar casados, debido a la tentación.

Y entonces el Señor nos ha dado una enseñanza muy clara, el matrimonio es algo honorable, es de por vida. Quédese casado, el divorcio únicamente en una situación, Él dice. Cuando los discípulos entonces dicen: ‘entonces nos quedaremos solteros’, Él dice ‘no, no se queden fuera del matrimonio porque demanda un compromiso de por vida.’ Métanse por esa razón a menos de que tengan una razón muy clara para no casarse, a menos de que sea una deformidad física, debe ser porque se quedan solteros para la gloria y la extensión del Reino. Una enseñanza muy clara.

Ahora, mantengan esto en mente. Usted dirá: ‘Bueno, eso no enfrenta con muchos problemas. Eso no enfrenta lo que pasa cuando usted viene al Señor y su trasfondo está destrozado y qué pasa cuando está viviendo con alguien y qué pasa cuando ha estado casado cinco veces y ahora quién es su esposa’ y todo eso. Eso no toca nada de eso. Y tiene razón. Tiene razón, no lo toca. Pero como puede ver, Jesús está estableciendo el ideal divino y eso no necesita tratar con todas las excepciones, ¿lo entiende? Eso no tiene que tratar con otros asuntos.

Jesús está afirmando Su identidad como Mesías y Él afirma Su identidad como Mesías al alinearse con la palabra clara del Dios vivo. Lo cual le dice al pueblo: “Yo hablo por Dios”. Y entonces, Él no trata con muchas otras cosas. Él permanece fiel a la revelación de Dios. Él dice en Mateo 5 que ha venido a cumplir la ley, no a alterar la ley, no a eliminar la ley, no a destruir la ley, sino a cumplirla. Y entonces, Él afirma el ideal divino.

Y entonces, Él no toca todo tipo de excepciones. Ahora, también mantenga en mente que Él está hablando a un grupo judío de personas que han estado viviendo toda su vida bajo la economía de Moisés. Esto es que han sido circunscritos a un grado u otro a su interpretación de la ley mosaica. Y entonces, en un ambiente mosaico; y Él simplemente les está afirmando el ideal que Dios estableció darle a Su pueblo especial de Israel.

Usted dirá: “Bueno, ¿entonces qué hace con todas las excepciones?” Y eso es lo que yo sé que ha estado en su mente en las últimas cuatro o cinco semanas. Usted ha estado diciendo ‘pero, pero, pero, no puedes estar diciendo esa cosa ideal del nuevo. No estoy ahí. Ya he pasado de eso, o ya he tenido varios divorcios en mi trasfondo, o estado viviendo con alguien y cuando me volví cristiano he tenido varias esposas y varios maridos y ¿de quién soy ahora y qué puedo hacer y con quién me caso con quién no me caso? ¿Qué está pasando aquí?’

Jesús no se mete en eso, pero afortunadamente, Pablo sí. Y si usted abre su Biblia en 1 Corintios capítulo 7, vamos a ver juntos a Pablo. Jesús dio el ideal divino y Pablo tuvo que enfrentar todo el desastre que estaba pasando en el mundo y tratar de aplicar el ideal divino al caos de la vida. Ahora, mantenga eso en mente. Pablo ministró a una comunidad gentil que no había sido circunscrita a la ley de Moisés, no habían sido criados para guardar la ley de Moisés. Entonces, su vida era literalmente un desastre de principio a fin.

Había mucho menos caos en la comunidad judía debido a la legislación mosaica de lo que había en la gentil, en donde no había legislación mosaica en absoluto. Y yo creo que 1 Corintios 7 es el comentario de Pablo de la enseñanza de Jesús, ¿muy bien? Es el comentario de Pablo a la enseñanza de Jesús acerca del matrimonio y el divorcio. Él interactúa con la enseñanza del Señor, por ejemplo, versículo 10, “a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor;” y ahora, él está mirando hacia atrás y diciendo “miren, les voy a decir algo acerca de estar casados que no viene sólo de mí sino que el Señor ya dijo esto.” Él está mirando hacia atrás, interceptando, tocando lo que el Señor enseñó.

Y después, en el versículo 12: “Y a los demás yo digo, no el Señor”. Ahora, él dice ‘esto es algo nuevo, el Señor no lo dijo, ya no estoy citando al Señor’. Él no está diciendo que no está inspirado, amigos míos. Él se está colocando al mismo nivel que el Señor mismo. Él está diciendo ‘el Señor no dijo esto, pero yo lo estoy diciendo’ - lo cual significa que es tan importante como el Señor si el Señor lo dijo. Y usted podría decir: ¿quieres decir que lo que Pablo dijo es igual de importante que lo que el Señor dijo? Es correcto. Porque lo que el Señor dijo vino de Dios. Y lo que Pablo dijo vino de Dios, el Espíritu Santo, ¿verdad? Y no hay grados. Esa es la razón por la que tengo problemas con las Biblias de letra roja. Las letras rojas no son más importantes que otras letras. Si usted quiere tener una Biblia de letra roja, está bien. Simplemente sepa esto. Simplemente sepa que no es más importante porque cuando Pablo dice ‘el Señor dice esto y ahora yo digo esto como dijo el Señor’ o como cuando él dice el Señor no dijo esto pero yo lo estoy diciendo’; todo lo que está haciendo es poniéndose a sí mismo en un nivel igual que el Señor.

Y al final del capítulo, en el versículo 40, él dice: “y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.” No sólo les estoy dando mis opiniones, sé que tengo el Espíritu de Dios. Aunque el versículo 25 dice “No tengo mandamiento del Señor, les estoy dando mi juicio y sé que es del Espíritu de Dios.” Entonces, Pablo está interceptando con lo que el Señor enseñó y dando un paso más hacia adelante para cubrir algunos de los problemas, algunos de los asuntos, algunas de las luchas que él estaba enfrentando.

Ahora, permítame darle una idea del trasfondo para que entienda qué tuvo que enfrentar. Y es muy parecido a nuestra sociedad. Muy bien, Pablo entró a una situación corintia. El verbo corinthianize en el idioma griego significaba cometer pecado sexual. Entonces, usted tiene una pequeña idea de cómo era Corinto, ¿verdad? Era un lugar vil, pecaminoso, miserable, putrefacto. Y cuando usted quería hablar acerca de ser una persona adúltera, vil, llena de lujuria, mala, usted lo llamaba ‘corintio’. Entonces, ése era el tipo de sociedad en el que esta pequeña Iglesia nació. Un tipo de vida inmoral, vil, impío. Estaban involucrados en adorar a todo tipo de deidades. He estado en las ruinas de Corinto. He visto literalmente réplicas terribles de órganos humanos que están colgando por todos lados. Definitivamente, fue un lugar en donde un tipo de adoración desviada ocurría, lo cual no era raro en sistemas paganos de adoración.

Entonces, en ese lugar, nació una iglesia por el ministerio maravilloso del Espíritu de Dios a través del apóstol Pablo, como usted sabe. Y ahora, estas personas están viniendo a Cristo. Pero cuando están viniendo a Cristo, están saliendo de un trasfondo conformado circunscripto de entender lo que es moral y lo que es ético. Vienen a Cristo en un estatus matrimonial absolutamente caótico.

Le voy a ayudar a entender algo de lo que pasaba. Gran parte de la población en esa parte del mundo romano era esclavos, ¿verdad?. Eran esclavos. Ahora, el Imperio contenía muchos, muchos esclavos y es muy claro que muchos, muchos de ellos se volvieron cristianos. Algunas personas creen que la mayoría de la Iglesia eran esclavos. El matrimonio en el este sentido estricto ni siquiera existía para los esclavos. Los esclavos eran como los animales. Un granjero no se casa con sus vacas, los aparea. No se casa con sus caballos, los aparea. Y no se casaban con los esclavos, los apareaban. Y tenían esto que se llamaba contiburnium. Y el contiburnium básicamente tiene que ver con el compañerismo en la tienda. El dueño del esclavo veía a los esclavos y los apareaba para producir el tipo de esclavos que él quería, evaluando sus fortalezas y demás. Nunca había ceremonias, simplemente entraban en una relación muy parecida a nuestra sociedad contemporánea en Estados Unidos, vivían en este tipo de relaciones.

Por cierto, esta semana, encontré un certificado constituido de un asunto legal o cuasi legal en el cual dos personas pueden consentir el uno con el otro en tener relaciones sexuales bajo la provisión de que ninguno de ellos está obligado con el otro de ninguna manera y está sellado. Y hay lugares en los que puede firmarlo, fecharlo y legalizarlo ante un notario. Pero éste es el tipo de situación. Ellos ni siquiera tenían eso. No había nada. Simplemente se mudaban en las tiendas y vivían juntos.

Ahora, supongamos que este esclavo tiene diferentes amos y él tiene diferentes relaciones de contiburnium. Y de pronto, viene a Cristo; y ahora, él es cristiano. Y alguien se pone de pie y le enseña lo que el Señor dice acerca de un hombre para una mujer de por vida. No hay divorcio, no hay fornicación, todas estas cosas. Y él se ve a sí mismo, y mira hacia atrás, y piensa en todas estas diferentes mujeres con las que pudo haber tenido hijos; y ahora, con la que está viviendo y su pregunta es: ¿qué hago ahora? ¿Quién es mi esposa? ¿En dónde estoy? Y este es un problema muy real.

Ahora, cuando usted da un paso más allá del esclavo, usted llega al tipo de personas comunes en la cultura romana y ellas estaban casadas bajo un término llamado usus, u-s-u-s, y tenía que ver con el concepto básico de ley común. Si usted vive con una mujer por un año, usted era considerado legalmente casado por ley común. Entonces, la gente tendía a no casarse en absoluto. Ellos simplemente tendían a experimentar y después de un año, se volvía legal. Y creo que en Estados Unidos solía ser siete. Y creo que ya a nadie le importa. Entonces, ¿qué pasa si usted se vuelve un cristiano? Usted tiene una mujer, ha estado viviendo con ella por tres años, nunca se ha casado. ¿Qué es lo que va a hacer? ¿Es ella su esposa o no? y ¿qué pasa si usted tuvo otras tres mujeres de ley común antes de esa o ésta en esta ciudad y tres en otra ciudad? Es muy parecido a un misionero que llega a un país extranjero, traduce la Biblia, gana a la tribu a Cristo simplemente para descubrir, claro, que en el proceso todos tienen ocho o diez esposas. Ahora, ése es el tipo de situación que Pablo estaba enfrentando en Corinto.

Ahora, hay un tercer tipo de matrimonio en los enfoques matrimoniales incoherentes de los romanos que era llamado coemptio in manum. Y éste era el tipo de situación en la que usted compraba a la mujer del padre. La tradición antigua del matrimonio por venta. En otras palabras, si usted es un padre y usted tiene una hija hermosa, pero tiene un negocio que no anda bien - ¿entiende usted? Usted vende a su hija y saca su negocio adelante. Y había mucho de eso. Venían a las hijas para que se casaran. Y entonces ahí estaban, para las familias nobles lo que se llamaba confarreatio y el confarreatio era el término para el tipo de ceremonia matrimonial noble sofisticada. Involucraba que intercambiaran anillos entre ellos; y por cierto, de ahí obtenemos nuestra costumbre, es una adaptación del sistema romano confarreatio. Y el anillo está en el tercer dedo de la mano izquierda porque uno de los romanos, supuestamente un hombre sabio, enseñaba que hay un nervio que corría desde ese dedo al corazón. Y esa es la razón por la que usted usa su anillo ahí. Se unían y adoraban y oraban a Júpiter y a Juno. Intercambiaban anillos. Tenían pastel, aunque usted no lo crea. Usaban velos. Tenían música. Se agarraban de las manos derechas. Tenían coronas. Todo esto; y se filtró al sistema matrimonial católico, lo cual eventualmente salió del catolicismo romano a través de la reforma y llegó al protestantismo; y todavía tenemos remanentes de ello en la actualidad.

Entonces, usted tenía todo este tipo de situaciones matrimoniales extrañas, sólo que la cuarta constituía un matrimonio como lo entendemos con un pacto verbal y escrito ante la gente y demás. Y entonces, la pregunta que viene a Pablo o a los corintios es ¿qué hacemos con toda esta situación, esta cantidad de personas que vienen a Cristo? ¿A quién le pertenecen? ¿Tienen el derecho de volverse a casar si son solteros? ¿Deben quedarse viviendo con el que están viviendo en una situación de contubernium? ¿Qué hacemos con este asunto del matrimonio y demás?

Ahora, si usted añade a esto el hecho de que el divorcio se llevaba a cabo de manera desenfrenada. Leí, creo que las notas de William Barkley, quien señala en uno de los documentos históricos que había una mujer que era su matrimonio número 27 y era la esposa número 26 del marido. Eso le da una idea de cómo la tasa de divorcio era en esos tiempos. La gente se involucraba en la homosexualidad, se involucraba en la poligamia. Estaba involucrada en concubinato. Uno de los escritores romanos, Séneca, dice “los hombres tienen mujeres: tienen esposas para cuidar de la casa y criar hijos; y concubinas para el placer físico.”

Y usted tiene todo este caos y para añadir a esto, había un movimiento de liberación femenino. Jerónimo Carcopino escribe acerca de esto. Él dice, y cito: “Algunas no estaban contentas con vivir sus vidas al lado de sus maridos. Vivían una vida totalmente separadas para sí mismas.” Fin de la cita. Y Juvenal dice, y cito: “¿Qué modestia puede esperar de una mujer que usa un casco, que odia a su propio sexo y se deleita en certámenes de fortaleza?” Fin de la cita. Y Juvenal dice que las mujeres iban por todos lados sin cubrirse el pecho, por todas las calles, con lanzas cazando cerdos y subiéndose a postes. No es mi tipo de mujer. Pero usted tiene todo ese tipo de cosas. Y Juvenal también dice: “Ellas se enseñorea de su marido mucho antes de que ella se salga de su hogar, y vuela de casa a casa desgastando su velo de novia.”

Entonces, realmente aquí vienen estas personas a Cristo y ¿qué hace con ellas? Digo, hablamos de tratar de desenredar la situación. Aquí está. Bueno, los corintios tampoco sabían qué hacer. Y entonces, le escribieron a Pablo una carta y Pablo hace referencia a ella en el versículo 1 del capítulo 7. Dice: “En cuanto a las cosas de que me escribisteis.” Ahora eso nos da el contexto para el capítulo. Él va a responder sus preguntas, ¿verdad? Pero lo que él hace es que no nos dice las preguntas. Él sólo nos da las respuestas. Y si usted va a entender 1 Corintios 7, tiene que tratar de entender las preguntas; y eso es lo que es divertido en esto. Tenemos las respuestas, lo que tenemos que hacer es inventar las preguntas. Ellos hacen las preguntas y él les da respuestas. Y si tomamos las respuestas y vamos hacia atrás, creo que podemos entender las preguntas. Pero lo que él hace en este capítulo es cubrir todas las categorías. Él cubre toda categoría aquí y creo que estoy viendo esto de una manera nueva o más completa de lo que jamás lo he visto antes. Y en el mensaje de hoy y en el del próximo domingo conforme lo completamos, lo verán, hombres de poca fe.

Como puede ver, ésa es la aventura de predicar. Vengo aquí para oír lo que voy a decir. No siempre sé lo que voy a decir. Usted lo mete y todo se mezcla y el Espíritu de Dios, esa es la manera en la que el Espíritu de Dios opera a través del don de la predicación y es algo emocionante. Pero aparentemente, ellos están haciendo estas preguntas y Pablo las está respondiendo; y podemos entender las preguntas si entendemos las respuestas. Y créanme, él cubre todas las preguntas.

Él responde preguntas acerca de personas solteras, personas casadas, personas casadas con creyentes, personas casadas con incrédulos, personas que ya están divorciadas y ahora están solteras, si se pueden casar o no, personas que son vírgenes, padres con hijas que son vírgenes, ¿deben darlas en matrimonio o no?, personas cuyos maridos o esposas han muerto, ¿deben volverse a casar o no? Él cubre todas estas preguntas en este capítulo.

Ahora, veamos la primera pregunta que aparece realmente los primeros 7 versículos. E inclusive veremos el versículo 8. Ésta es la pregunta que yo creo que hicieron: ¿Es el sexo físico no espiritual? Ésa es la pregunta. Ahora, usted no va a ver esa pregunta aquí, pero claro que usted va a oír esa pregunta detrás de las escenas conforme escucha la respuesta. Como puede ver, lo que pasaba es esto. Y puedo imaginar esto, usted sale de este terrible trasfondo de pecado sexual. Digo, usted estaba adorando a un dios pagano, ¿verdad? ¿Y cómo adora usted a un dios pagano cuando entra a un templo pagano? Bueno, usted pudo haber estado involucrado con una prostituta pagana. Usted pudo haber estado involucrado con una sacerdotisa del templo. Digo, tiene un estilo de vida terrible, matrimonios múltiples, divorcios múltiples, no hay matrimonio en absoluto; todo tipo de cosas que están pasando aquí. No hay restricciones en una sociedad que permitía todo. Una sociedad que promovía a los homosexuales. Una sociedad que promovía el adulterio y la fornicación, lo que usted diga. Y lo estaban promoviendo.

Y entonces, usted está saliendo de ese tipo de trasfondo y de pronto, llega Jesucristo. Y su mente está llena de esta basura y aparentemente alguien se había levantado en la iglesia corintia, esa sería mi suposición, y les dio una lección acerca del hecho de que todo el sexo no es espiritual. Y usted puede entender por qué alguien pudo haber tenido un problema con eso. Inclusive las personas casadas que se casaban quizás se casaban y son cristianas y se ven el uno al otro y lo único en lo que pueden pensar es en el tipo de relaciones de basura que tuvieron en el pasado. Y ni siquiera pueden disfrutar la relación que podrían haber tenido tener juntos que honraba a Dios porque estaban tan saturados con la sociedad del pasado. Y algunas de ustedes, personas que me están oyendo, pueden estar experimentando lo mismo. Y entonces alguien viene y dice que todo el sexo malo. Todo es malo. No es espiritual. Si quiere ser espiritual, absténgase. Y parece como que se hicieran la pregunta si el sexo físico realmente no es espiritual. Y la respuesta de Pablo viene comenzando en el versículo 1. “No es bueno que el hombre toque mujer.”

Ahora, la frase toque mujer es la clave. Es un eufemismo. Y significa tener relaciones sexuales. Eso es lo que significa. Es utilizada así en Génesis 20, versículo 6, Proverbios capítulo 6, versículo 29. Él dice que está bien no tener una relación sexual. Está bien, está bien. Está bien, kalos, es benéfico. Es honorable. Está bien. Está bien ser célibe, eso es lo que él está diciendo. No está mal no casarse. Está bien ser soltero. El celibato está bien, él necesita decir eso. El celibato es algo bueno, es algo honorable. Es algo excelente. Pero lo voy a decir algo acerca de esto, para la mayoría de la gente es muy difícil. Es bastante difícil. Es bastante tentador. Versículo 2, no obstante, para evitar la porneia, el pecado sexual, para evitar el pecado sexual, que cada hombre tenga su propia mujer y que cada mujer tenga su propio marido.

En otras palabras, si su celibato va a causar que usted peque sexualmente, si su celibato va a causar que usted cometa pecados sexuales sea física o mentalmente o lo que sea, si su soltería va a hacer eso, entonces usted debe tener a su propio cónyuge; ese es el punto. Está bien ser célibe, pero no está bien ser célibe si causa que usted peque. Entonces, la idea de la vida soltera que anda con múltiples parejas no está bien. La idea de abstenerse de manera total de una relación sexual está bien. Aprendimos que está bien, quizás tiene una razón congénita para ello o quizás algo le pasó en términos físicos; o quizás, como vimos en Mateo 19:12, usted ha decidido quedarse soltero por causa del Reino de los Cielos. Y eso está bien. De hecho, como lo veremos más adelante, inclusive es algo aún mejor que tan sólo estar bien. Es bueno. Es maravilloso.

Puede ser lo mejor. Es lo mejor para algunos. Entonces, él dice, en respuesta a su pregunta, el celibato está bien. No quiero decir que está mal. Está bien, porque como puede ver, si Pablo dice “Oh no, no, no, nunca puede ser célibe”, entonces toda la gente que piensa que debe ser célibe toda su vida por causa del Reino se va a sentir como que son desobedientes. Entonces, él no puede imponer en todo el mundo. Entonces él dice “Muy bien, está bien, está bien”. Pero si va a causarle tentación a usted y usted se va a meter en pecado sexual, entonces usted tiene que tener su propia mujer y la mujer su propio marido. Me encanta la palabra ‘propio’, simplemente subraye eso. Eso es monogamia. Usted tiene su propia esposa y usted tiene a su propio marido. Y ahí está. El estilo de vida entre los corintios hacía que fuera más difícil el estar soltero que casado.

Digo, aquí estaban estas personas que decían ‘vamos a ser célibes por causa del Señor’. Y estaban viviendo en medio de una sociedad sexual en donde sería nada más que tentación constante. El celibato es bueno, el matrimonio es más común. El celibato es tentador. No se quede soltero si le va a causar que usted cometa pecado sexual. El versículo 3, dice esto, y le voy a decir una cosa, no hay lugar para el celibato dentro del matrimonio. Que el marido cumpla con su mujer su deber, la deuda, y lo mismo la mujer con el marido.

En otras palabras, si ustedes se casan, entonces no hay lugar para el celibato. No pertenece a un matrimonio. Ésa es la deuda, lo que eso significa es la obligación. Cuando usted se casó, usted entró a una obligación de satisfacer la necesidad física de su cónyuge. Ése es un lugar en donde las Escrituras afirman la sumisión mutua. El versículo 4: “La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.” En otras palabras, usted cedió el derecho a su propio cuerpo. Le pertenece a su cónyuge y es su deuda. Y entonces, versículo 3, en el presente imperativo, el marido continuamente esté cumpliendo con su esposa, pagándole la deuda y de la misma manera la esposa, de manera implícita, manténgase ella pagando la deuda que le debe a su marido. En otras palabras, la relación sexual en el matrimonio debe ser algo que se da de manera continua, una sumisión continua el uno al otro; y créanme, cuando esto no sucede, destruye matrimonios.

Es como dijo un escritor antiguo, una intoxicación bendita e intensa y en medio de la misma, existe un tipo de intimidad que está creciendo de dos vidas que se combinan a partir de esa dimensión física y todas las otras dimensiones y se funden en un vínculo de amor inquebrantable. Y esto es parte de un matrimonio. El matrimonio no es lugar para el celibato.

Entonces, usted no es más espiritual si se abstiene en su matrimonio. Y quiero que quede claro esto porque hay algo de enseñanza que se está promoviendo en la actualidad que usted puede adquirir una mayor cantidad espiritual al abstenerse de relaciones físicas en su matrimonio. No crea eso. Porque lo que sucede en el versículo 5 debe ser mencionado a la luz de esa enseñanza: dejen de privarse el uno al otro. Dejen de negarse el uno al otro. A menos de que sea por consentimiento, esto es por consentimiento mutuo, durante un período breve de tiempo para entregarse a la oración. Y vuélvanse a juntar, no sea que Satanás os tiente por su falta de dominio propio. En otras palabras, si usted trata de abstenerse por alguna razón espiritual, usted no sólo cumple una espiritual sino que va a cumplir una mala porque usted va a colocar a la persona en la posición de verse tentado por Satanás mismo. Usted no debe hacer eso.

Entonces, bajo el disfraz de espiritualidad supuesta, usted va a crear tentación. Y la gente pregunta ‘Bueno, ¿por cuánto tiempo debemos abstenernos? O recientemente se está enseñando esta instrucción que debemos abstenernos de 14 días al mes por motivos espirituales. Ahora, algunos matrimonios literalmente serían destruidos por eso. Ellos serían devastados por eso porque toda persona es diferente, las necesidades de las personas son diferentes. Lo único que dice el Nuevo Testamento es que debemos entregarnos de manera total al cónyuge.

Ahora, cuando la gente está promoviendo esta abstinencia de 14 días al mes como un medio de desarrollo espiritual, es de hecho un medio para llegar a la tentación satánica en la mayoría de los casos. Pero lo que están haciendo es regresar, como puede ver, a Levítico 15. Y se le voy a dar rápidamente.

En Levítico 15, conforme el escritor Moisés está describiendo la ley ceremonial, dice que cuando una mujer atraviesa por su ciclo mensual durante un período de siete días, ella es ceremonialmente inmunda. Ahora, no significa que ella es inmoral. No es inmoral tener el ciclo dado por Dios. No es un asunto de moralidad o de ética o de espiritualidad o nada. Es ceremonial y todas las ceremonias eran señales y símbolos, no realidades. ¿Entiende eso? Eran señales y símbolos, no realidades; pero durante ese período de siete días, ella estaba ceremonialmente inmunda. Y entonces, al final de eso, necesitaba otros siete días de purificación en donde ella atravesaba por ciertos lavamientos y ciertas ceremonias. Y después, en el día número 15, ella tomaba dos animales y se los daba al sacerdote. Y los sacrificaban en el altar y por lo tanto había una limpieza apropiada. Y ella, entonces podía adorar a Dios.

Ahora, todo eso tiene la intención de decir esto: usted no puede acercarse a Dios cuando está inmundo. Cuando está sucio. Pero Dios realmente no estaba enfocándose sólo en cosas físicas. Él estaba enfocándose en un ¿qué? Un corazón limpio. Así, como la circuncisión. Así como la circuncisión. No era que Dios sólo quería la circuncisión sino que cada vez que un bebé judío era circuncidado, el pueblo judío tenía que pensar en el hecho de que lo que se estaba haciendo simbolizaba que el corazón necesitaba también ser circuncidado, el quitar toda la maldad.

Entonces, eso no quiere decir que la mujer estaba moralmente inmunda o moralmente sucia. O que espiritualmente no era apta. Sino que era una demostración externa de la realidad interna de que usted no puede acercarse a Dios a menos de que su corazón esté limpio. Es lo mismo como los sacrificios del Antiguo Testamento, ¿acaso los sacrificios del Antiguo Testamento podían quitar el pecado? No. Y tampoco lo fue algún tipo de lavamiento, de limpieza, de lavado ceremonial que era capaz de hacer que la gente estuviera en una posición apta para acercarse a Dios. Pero era un símbolo de eso.

Y aquí estaba una mujer que habiendo atravesado por eso habría tomado un período de dos semanas para limpiarse y habría atravesado por todas las limpiezas y demás. Habría ofrecido estas dos aves antes de poder entrar a la presencia de Dios. Y Dios de esta manera estaba diciendo que quería personas limpias en Su presencia. Quiero personas limpias. Y una vez que vino el nuevo pacto, entonces vino Cristo y terminó la obra en la cruz, nos dio un nuevo corazón, nos limpió desde adentro y ahora podemos tener valentía de nuevo para entrar al lugar santísimo, ¿verdad?

Entonces, no podemos promover que necesitamos los mismos 14 días de purificación. Ahora, el punto viene porque dice en Levítico que si el marido tiene una relación con su esposa durante ese período, él se vuelve ceremonialmente inmundo y tiene que atravesar por cierto proceso de limpieza. Eso no significa que está mal que él tenga esa relación; eso no significa eso en absoluto. No significa que es inmoral para él el tener esa relación. No significa que es algo no espiritual para él el tener esa relación. Lo que significa sexto: si él hace eso, Dios ha ordenado una cierta ceremonia que él atraviesa, que va a actuar como un recordatorio, por cierto, esto probablemente pasaba con mucha frecuencia, porque estoy muy seguro que los hebreos no tomaban esos 14 días al mes de abstinencia. Entonces, era muy común para ellos el atravesar por esta limpieza. Y realmente creo que Dios dio esta limpieza particular, conectada con ese acto de relación entre marido y mujer porque sería tan común que ellos de manera común habrían atravesado por ese proceso de limpieza recordándose de manera común a sí mismos que se deben acercar a Dios con manos limpias y un corazón puro. Simplemente era simbólico.

Y mi pregunta a la persona que promueve los 14 días de abstinencia es que cuando terminan los 14 días de ascendencia, entonces va a tener que pedirle a esa mujer que se encuentre dos aves, un sacerdote y un templo en algún lugar para hacer un sacrificio porque: o la cruz elimina todo eso o nada de eso.

Ahora, cuando usted llega al Nuevo Testamento, usted no tiene nada de eso. Cuando usted llega al Nuevo Testamento el texto dice que usted continuamente se entrega el uno al otro y no dejen de hacer eso a menos de que sea por consentimiento mutuo, por la oración o por algún tema que está cargando su corazón; y eso se vuelve algo que no les preocupa. Pero fuera de eso, usted se entrega el uno al otro y no se va a volver más espiritual. Usted le va a dar a Satanás una oportunidad de tentarlo y echar a perder su matrimonio.

Ahora, tenemos que ver el final del antiguo pacto. Hubo muchas ceremonias en el antiguo pacto que no mantenemos en la actualidad. Y si usted va a tomar ese, entonces usted tiene que cargar muchas otras cosas con eso, muchas cosas junto con muchos carneros y muchos corderos. Y tratar de encontrar al sumo sacerdote y el templo no va a ser fácil ya que el último que conocemos fue destruido en el año 70.

Pero como puede ver, cuando usted trata de tomar los símbolos ceremoniales del antiguo pacto y arrastrarlos y meterlos al nuevo, usted está haciendo exactamente lo que el apóstol Pablo les dijo a los colosenses que no hicieran. Él les dijo ‘esas cosas son sombra de una sustancia, pero la realidad es Cristo. Y una vez que la realidad vino, no dejen que nadie los obligue y los lleve a las sombras.’ Eso es todo. E inclusive en ese entonces no era un asunto moral, sólo era ceremonial. Un hombre podía tener una relación con su esposa cuando fuera, obviamente, tiene el sentido de que estuviera bien y fuera honorable y una que se disfrutara de manera mutua.

Y entonces, el texto está respondiendo la pregunta, el sexo no es espiritual, claro, no, Dios lo inventó. Dios lo diseñó y Dios quiso que fuera para la satisfacción del hombre; y no hay satisfacción en la vida que pueda llegar a ese nivel. Es algo maravilloso. Y no somos llamados en la Biblia a abstenernos de él. Somos llamados en la Biblia a disfrutarlo al máximo nivel posible para que podamos edificar juntos una intimidad tremenda y profunda que va a durar por toda la vida. Entonces, no hacerlo es darle a Satanás la ventaja.

Ahora, en el versículo 6, habiendo dicho eso, observe lo que dice: “Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.” Teniendo que ver con la idea de conciencia, no con mandato. Él no está diciendo que la gente se case, sólo es consciente del hecho de que la mayoría de la gente necesita eso. Él dice, lo que yo conozco de la vida me dice que está bien ser célibe, pero para evitar la fornicación, más vale que usted tenga su propio marido o su propia mujer. Y una vez que se casen, no dejen que nadie les imponga ningún tipo de mandato de abstinencia.

Hebreos 13:4 dice que el matrimonio es honorable y el lecho sin mancilla. El lecho sin mancilla. Es un lugar sagrado y santo. Y entonces, él dice que les está diciendo eso porque es consciente de esas cosas. Y después, dice esto en el versículo 7: “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo.” Digo, él dice ‘hay un sentido en el cual a mí me gustaría que toda persona fuera soltera y célibe’. Él era célibe, ahora quizás él habría estado casado, como algunos dicen, estando en el sanedrín indica que usted tenía que estar casado. Su esposa pudo haber muerto. Ella definitivamente es una mujer olvidada si ella vivió, por lo menos en términos de revelación bíblica. Pero no es soltero y él está diciendo: a mí me gustaría que todos los hombres fueran como yo. Y él dice esto porque se da cuenta de que en ser soltero hay gran libertad. Hay gran libertad.

Por ejemplo, vea el versículo 29. Él dice: “El tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen.” En otras palabras, usted en cierta manera tiene que desviarse, tiene que dejar las cosas de la vida porque el tiempo es corto, enfóquese en las cosas divinas.

Y después, en el versículo 32 él dice: “Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.” Hay una realidad en la que usted no se preocupa por muchas cosas al ser soltero, no tiene que cuidar de una esposa, hijos y todas las cosas que van de la mano. En ese sentido, es una relación libre de ansiedad. Usted dice ‘Bueno, soy soltera y no estoy libre de ansiedad.’ Bueno, quizás esa es una buena indicación de que debería estar buscando el matrimonio. Y si usted está luchando con sus deseos físicos y es soltera, entonces más vale que rebaje su estándar para que no esté esperando que aparezca un Adonis perfecto; y simplemente se conforme con un hombre que tenga un corazón que ama a Dios. Y ustedes, hombres, más vale que tomen a una mujer que también tiene un corazón para Dios en lugar de estar luchando en el medio de la jungla en su propia tentación cuando Dios quiere satisfacer y enriquecer su vida con alguien que tiene los mismos valores que usted tiene en Jesucristo. Y deje de restringirse a sí mismo a algunos estándares torpes que el mundo ha establecido.

Ahora, el don que Él da, se lo da a algunos. Observe el versículo 7: “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro.” Él dice ‘Miren, yo no voy a discutir con el don de Dios, no quiero que la gente que necesita casarse trate de vivir una vida célibe. Por lo menos no viajando en mi equipo misionero; eso no ayuda. Yo sólo sé que Dios quiere que algunas personas sean solteras y algunas personas casadas. Y si Dios lo quiere casado, entonces cásese. Debería tener a su propia esposa.’

¿Y sabe una cosa?, desde la semana pasada tengo una lista de un kilómetro de largo de personas que dijeron ‘estoy disponible’. Estoy tratando de evitar meterme en un asunto en donde formo parejas, pero tengo algunas cosas en mi mente y voy a estar contactando a aquellos de ustedes que están involucrados.

Pero hay cierta bendición en estar soltero. Hay gran bendición en estar casado, depende del don de Dios. Ahora, yo creo que en el versículo 7, ahí está definitivamente un don de Dios en esta área, en otras palabras, Dios capacita a algunas personas para el matrimonio y a algunas personas para la soltería. Y la razón por la que debe ser soltero, obviamente es porque usted piensa que puede vivir así. No es una tentación para usted y piensa que puede estar soltero y dar una atención de todo corazón concentrada la extensión del Reino.

Vea más adelante en el versículo 32: “El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.” Y él está dividido. Y para la virgen, la mujer no casada, versículo 34: “La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.”

En otras palabras, usted lleva un paquete cuando usted se casa. Usted dice ‘bueno, necesito eso’. Está bien. Y si lo necesita, entonces necesita casarse, debería casarse. Pero si usted puede quedarse soltero y no es una tentación para usted, entonces tiene una oportunidad maravillosa, emocionante que Dios le ha dado a usted de vivir su vida para la extensión del Reino de Dios. No sólo quédese soltero porque no quiere hacer un compromiso y después traté de pelear su vida entera con la tentación. Haga un compromiso con quedarse soltera porque usted cree que Dios la ha dotado en esa área. Usted no necesita la satisfacción física que el matrimonio trae y puede verse a sí misma totalmente entregada a Jesucristo.

¡Eso es algo maravilloso! Inclusive, quien fuera que haya dado este mensaje en la iglesia corintia, profundizó y motivó a tantas personas que algunos de los padres no querían entregar a sus hijas en matrimonio. Quizás estaban tratando de retener a sus hijas del matrimonio, lo cual habría sido una frustración terrible para sus hijas. Creo que Pablo se refiere a eso en el versículo 36. “Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case.” Aquí hay un hombre que tiene esta hija hermosa que tiene quiere casarse y él dice ‘no, tú eres para Señor, voy a mantenerte soltera para el Señor.’ Y ella dice ‘no, yo no quiero estar soltera para el Señor, papá. ¡Yo quiero a Alberto!’

Y él está dándole a ella este discurso espiritual y todo lo que ella quiere es un marido e hijos. Y entonces, Pablo dice ‘déjalos casarse’. Alguien le había dado a él algún tipo de plática acerca de la abstinencia, lo cual estaba fuera de línea con la verdad de Dios. Es maravilloso ser casado si eso es aquello a lo que Dios te ha llamado. Digo, no cambiaría todos los gozos de una esposa amorosa e hijos que son una bendición y una familia. Esa es la vida para mí. Pero también sé que hay algunas personas que son solteras para la gloria de Dios y tampoco cambiarían eso. Y Pablo era uno de ellos. Él era uno de ellos.

Observé 1 Corintios 9, versículo 5 como comparación. Pablo aquí en cierta manera está reafirmando sus derechos como apóstol y creo que podría decir que él dice: ‘tenemos algunos derechos como apóstoles y uno de ellos es que tenemos el derecho de tener una hermana como esposa.’ Como también los otros apóstoles y los hermanos del Señor y Pedro. Él dice ‘mira, si yo quisiera, yo también tengo derecho de casarme’. Y esto dice algo también acerca del sacerdocio de la iglesia católica romana. No es más espiritual ser soltero. No es más espiritual en absoluto. Él dice ‘yo también podría estar casado como Pedro’. Pedro estaba casado. Yo no sé qué tipo de problemas le causa eso a las personas católicas, pero él estaba casado. Ya hemos conocido a la mamá de su esposa en los Evangelios; y aquí se nos recuerda que él tenía una esposa. Me encantaría conocer a sus hijos y algún día en el cielo, los voy a conocer. Creo que será una ocasión bastante curiosa.

Pero aquí tiene usted a dos grandes apóstoles: Pedro y Pablo. Pedro estaba casado y Pablo no. Y quizás eso ilustra el punto. Y Dios usó a Pedro de una manera poderosa. Aunque, Pedro aparentemente no viajó tanto como Pablo, quizás pudo haber sido por el tema de esa familia. Pablo tenía esa libertad, esa libertad única. Pero él dice: ‘mira, tengo el derecho de tener una hermana como esposa, así como todo el mundo. Es un derecho y un privilegio que tengo. El matrimonio es algo maravilloso y honorable y es algo bendito; y la soltería es sólo para personas que pueden ser solteras para la gloria de Dios, no sólo por causa del compromiso o porque han establecido un estándar mundano con quien se quieren casar y nadie llega a ese estándar.

Por cierto, hay un par de notas al margen en este versículo que no puedo resistir mencionar. Pablo comenta dos cosas acerca de una esposa. Ella necesita ser guiada y ella debe ser una hermana. Esa es una afirmación maravillosa de lo que la Biblia dice acerca de la responsabilidad masculina de ser la cabeza y guiar a su esposa. Y no quiero decir con esto que le pongan un anillo en la nariz y la estén arrastrando por todos lados. Creo que lo que aquí está diciendo es darle guía y dirección.

Ésa es la intención de Dios y ella no sólo debe ser la que sigue, una que debe ser guiada, sino una que entiende que es la ayuda idónea y también debe ser una hermana. Esto es que está en Cristo y tiene derecho a eso. La pregunta entonces, creo que en los primeros versículos de 1 Corintios: ¿es el sexo no espiritual? Y la respuesta es: No. Está bien si usted no se mete en eso. Está bien si usted es virgen hasta que vaya al cielo. Eso está bien. Es honorable. Es maravilloso si Dios lo dota para eso, y lo llama para eso y usted se aparta para el Reino. Si usted se ha casado de manera formal y ahora está soltero nuevamente, quizás a través de la muerte o el divorcio, usted es viudo o divorciado; y tiene toda razón para ser soltero porque usted ha perdido a su cónyuge, entonces, debe pensar en primer lugar ‘oye, quizás Dios me quiere soltero’. Eso es honorable y está bien. Es bueno, a partir de ahora puedes ser célibe y glorificar a Dios. Pero el matrimonio también glorifica a Dios. Simplemente depende de cuál es su don.

Esa es la primera pregunta. Le voy a dar la segunda pregunta. Ahora escuche, ¿deben los que se casaron antes volverse a casar, tienen ese derecho? Ahora, la respuesta a eso viene la próxima semana. Sólo quería mencionar eso para que viniera. Inclinémonos en oración.

La Palabra de Dios es tan práctica y Padre, estamos tan agradecidos porque habla a nuestra vida, nos toca en donde vivimos. El genio divino de sus verdades, ¡oh, cómo penetra en nuestros corazones! Nos conoce. Sabemos que fue escrita por Dios porque escudriña los lugares secretos de nuestros corazones.

Gracias por lo que nos has enseñado hoy y lo que nos has recordado. La santidad, la maravilla, la belleza del matrimonio, la belleza de la soltería para la gloria de Dios, por la capacidad del Espíritu, por causa del Reino.

Padre, mi oración es que cada uno de nosotros entienda a qué nos ha llamado. Sea a ser soltero, que no seamos estorbados por la ansiedad del mundo, sino libres de cuidado para las cosas del Señor. Ser solteros por causa de la extensión del Reino. Te damos gracias por lo que hemos aprendido también del matrimonio. Que es bueno. Que toda persona debe tener su propio cónyuge para evitar el pecar; y en esa unión debe haber una entrega continua del uno al otro. Porque esto cierra la capacidad de Satanás de tentarnos en esa área tan vulnerable. Y si tan sólo podemos estar satisfechos en esa área, podemos sostener una relación de amor íntima, emocionante, feliz, de por vida.

Entonces, bendice a los matrimonios, bendice a los solteros. Y oramos por aquellos que están en la encrucijada haciendo la pregunta ¿tengo el derecho de volverme a casar?, ¿debo volverme a casar? ¿Debo casarme por primera vez? ¿Dios me ha llamado a la soltería? Oramos para que Tú respondas también el clamor de sus corazones. Y para aquellos Padre que desean casarse pero no han encontrado al cónyuge correcto, tráeles a esa persona correcta. Aquel con quien compartan los valores de la fe y el amor de Cristo, un hermano, una hermana, para que se vuelvan uno en Ti. Te damos gracias por todos los que están congregados hoy y oramos que en este día especial compartamos amor y afecto, para que en todo Tú seas el centro. Oramos en el nombre de Cristo, amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar