Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Bueno, espero que su corazón haya sido alentado conforme hemos adorado al Señor en canción y oración, y ahora, al llegar al tiempo de adoración, en el que vemos Su Palabra. Y éste pasaje frente a nosotros hoy es uno que de hecho debería motivar en nuestros corazones adoración y alabanza hacia el Señor Jesucristo y Dios el Padre. Es un pasaje rico, fascinante que estudiar. Y confieso que me veo presionado en mi espíritu debido a todas las cosas que podrían ser dichas simplemente a partir del pasaje breve que veremos esta mañana y en cierta manera estoy confinado por el tiempo y por nuestra capacidad de entender cosas que en cierta manera son complejas.

Entonces, quiero alentarlo a mantenerse realmente alerta y seguirme analizando, pensando, con su mano en la Palabra de Dios y escuche cuidadosamente porque creo que va a ser un estudio emocionante y maravilloso acerca de la muerte del Señor Jesucristo. Ahora, permítame recordarle algo que es elemental, y debemos comenzar con esto, el propósito, la meta, el objetivo, el clímax de la vida del Señor Jesucristo fue Su muerte sacrificial. Él vino al mundo con el propósito de morir. En Marcos 10:45 dice: “Él vino para dar su vida en rescate por muchos.” Esa no fue una alteración en el plan. Ese fue el plan. Ese no fue un accidente. Ese no fue un mal fin de un buen comienzo. Esa es la razón por la que Jesús vino, morir por los pecados del mundo.

El sacrificio de Cristo es el punto focal de toda la Escritura. Como un escritor lo expresa, la muerte de Jesucristo no es el final de la historia, es el tema de la historia, de comienzo a fin. Y si usted regresa, por ejemplo, al Antiguo Testamento descubrirá que las cosas están comenzando a establecerse en el Antiguo Testamento para ayudarnos a entender el significado de la muerte de Cristo, la cual está por venir.

Por ejemplo, en la historia de Adán y Eva, aprendemos inicialmente que el sacrificio es necesario para cubrir el pecado. Y después en los sacrificios de Caín y Abel, aprendemos que no solo es sacrificio sino cierto sacrificio. Y ese es un sacrificio de muerte. Y conforme avanzamos un poco más hacia adelante, llegamos a la historia de Abraham. Y a partir de Abraham aprendemos que Dios mismo proveerá ese sacrificio conforme Dios proveyó un animal en lugar de Isaac.

Entonces, desde el principio aprendemos la necesidad del sacrificio, y después la definición del sacrificio como un sacrificio de sangre. Y después la idea de que el sacrificio será un sustituto dado por Dios en lugar de los hombres. Y conforme llegamos a la Pascua, en el Antiguo Testamento, se nos recuerda que el que es sacrificado será sin mancha, y sin imperfección. Y todo esto nos está preparando para Jesucristo, el sacrificio definitivo, el sacrificio perfecto, el sustituto, el regalo de Dios, el Cordero sin mancha. Llegamos al Nuevo Testamento y todo en el Nuevo Testamento se concentra en la cruz, en los evangelios Mateo, Marcos, Lucas y Juan la cruz es el tema. En cada evangelio ocupa algo entre veinte a cuarenta por ciento de todo el texto del Evangelio.

Esa cantidad del evangelio se centra en torno a la semana final de la vida del Señor. Cuando usted entra al libro de los Hechos, por ejemplo, el libro de los Hechos es el registro de la reacción del mundo a la muerte y resurrección de Cristo. Después usted entra a las epístolas, y las epístolas están escritas para aquellos que creen en la muerte y resurrección de Cristo, para instruirlos acerca de las implicaciones de la muerte y resurrección de Cristo. Y cuando usted llega al libro de Apocalipsis, usted se encuentra con el Cordero que fue matado desde antes de la fundación del mundo, quien regresará como Rey de reyes y Señor de señores.

Entonces, todo en el Antiguo Testamento asciende hacia la cruz, los evangelios se concentran en la cruz, y el resto del Nuevo Testamento trata con las implicaciones y los resultados de la cruz. La muerte de Jesucristo entonces, es el punto focal de toda la historia de la redención, y no es un accidente, sino que más bien es la cima del plan de Dios. Entonces, desde los animales matados de Génesis, cuyas pieles fueron usadas para vestir a Adán y Eva, al Cordero inmolado de Apocalipsis, quién es adorado en gloria y majestad, la cruz es todo. Como consecuencia, al llegar a Mateo 26, 27, y 28, los últimos tres capítulos del evangelio de Mateo, llegamos a la gran cima de este libro de la Biblia. Aquí está el mensaje primordial de Mateo.

Ahora, recuerde esto, que la intención de Mateo a lo largo de su evangelio, y es exitoso de manera maravillosa, ha sido por el poder del Espíritu al lograrlo, es presentar a Jesús como rey, como el soberano y majestuoso, digno y glorioso. Y Mateo enfrenta en este punto, algo que sería una imposibilidad humana, esto es, como mantener la majestad, dignidad, gloria de Jesucristo en medio de Su traición y Su ejecución. ¿Cómo puede Él permanecer el Hijo de Dios majestuoso, mientras que está siendo degradado, menospreciado, en una traición y una muerte como la que Él enfrentó?

Y este es simplemente el punto que estaremos viendo en nuestra lección esta mañana. Es maravilloso, es emocionante, ver en medio de esto como es que no disminuye la gloria de Cristo, no disminuye Su majestad, ni Su dignidad, sino que más bien lo opuesto. Él aparece aquí estando en mayor majestad y siendo más glorioso y estando en mayor control y de manera más clara el Señor soberano que cualquier otra ocasión en el evangelio de Mateo. Y entonces la mesa ha sido volteada, en lo que los hombres intentaron degradarlo, Él es aún más exaltado.

Entonces, conforme llegamos al capítulo 26, Mateo comienza entonces a desarrollar este acontecimiento glorioso de la muerte y resurrección de Cristo, y él comienza en el capítulo 26 con una explicación de los elementos de la preparación. ¿Se acuerda de la semana pasada no es cierto? Vimos la preparación de Dios en el versículo 2 del capítulo 26, cómo es que Dios había establecido el tiempo, y todo estaba moviéndose hasta que estaban a dos días del miércoles, en el que nuestro Señor está hablando en esa parte del capítulo. Y el viernes el plan de Dios llega a su culminación.

Entonces, la preparación de Dios fue implícita en el versículo 2, después vimos la preparación de los líderes de Israel, que odiaban a Jesucristo, en los versículos 3 al 5, y como estaban tramando Su muerte, y buscando un momento, una manera, y un lugar para eliminarlo. Tenían miedo de hacerlo durante los ocho días de la fiesta de los panes sin levadura, debido a la gran popularidad de Jesucristo, debido a las multitudes que se veían atraídas a Él, tenían miedo de una manifestación, entonces pensaron que debían esperar ocho días hasta que la fiesta se acabara. Pero ya estaban preparándose para ejecutar a Jesucristo.

Entonces, ese elemento de preparación es presentado por Mateo. Después, en los versículos 6-13 vimos la preparación de María, quien como una discipula y amiga amada, una persona que ungió a Jesús con un perfume costoso, derramándolo de manera abundante en Él, mostrando su amor y afecto, y queriendo en un sentido prepararlo para la muerte que estaba por venir. Y ella, en cierta manera representa todos aquellos que esperan la cruz como un medio de su salvación, y vio en ella algo glorioso, algo maravilloso, algo bendito.

Y entonces, vimos la preparación de María, y después en los versículos 14-16, la preparación de Judas Iscariote, el traidor, quien por dinero acordó con los líderes traicionar a Jesucristo en un momento clandestino, en un lugar secreto cuando la multitud no estaba ahí, él les informaría adónde Jesús sería llevado prisionero, y él sería su traidor, su traidor, por así decirlo, contratado con el propósito de entregar a Jesucristo a ellos para la ejecución.

Entonces, la preparación de Dios, la preparación de los líderes, la preparación de María ofrecida, la preparación de Judas, todo esto se mueve hacia la realidad de la cruz. Ahora, esos cuatro elementos de preparación, involucró a otros fuera de Cristo. Conforme usted llega al versículo 17, usted comienza la sección en dónde Cristo mismo se prepara para Su muerte. Es Su propia preparación aquí. Y lo vemos en varias maneras diferentes preparándose para Su muerte. En primer lugar, al experimentar la Pascua final a lo largo del versículo 25. Después al establecer la cena del Señor, y finalmente al orar al Padre. Esos cuatro son su propia preparación.

Entonces, tenemos cuatro elementos de preparación por otros, y cuatro elementos de preparación por parte del Señor mismo. Ahora, vamos a comenzar esta mañana al ver el versículo 17 y en adelante, y ver el elemento inicial de preparación, la Pascua, conforme Él se prepara para disfrutar esa cena con Sus discípulos. Esto definitivamente es parte de la preparación para Su muerte, conforme usted lo ve al avanzar aquí.

Ahora, el registro comienza en los versículos 17-19 y no vamos a terminar eso esta mañana, lo acabaremos la próxima vez. Pero hay tanto aquí que quiero que entienda que no quiero tratar de avanzar muy rápido. El registro comienza en los versículos 17 al 19 con lo que podemos llamar, establecer el tiempo, establecer el tiempo. La próxima vez hablaremos de compartir la mesa, sacudiendo a los doce y apuntando al traidor. Avanzaremos hasta el versículo 25, inclusive más allá de eso, espero. Pero por ahora, estableciendo el tiempo. Muy, muy importante. No podría parecer como mucho, pero es absolutamente esencial. Ahora, comencemos simplemente al ver el texto de los versículos 17 al 19.

“El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? Y él dijo: Id a la ciudad, a cierto hombre y decidle, el maestro dice: Mi tiempo está cerca, en tú casa celebraré la pascua con mis discípulos. Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.”

Ahora, cuando usted lee eso no parece como muchas cosas profundas, pero inherente en ese texto hay una riqueza que no había visto yo por muchos, muchos años, hasta recientemente, hasta que comencé a escarbar en mayor profundidad los acontecimientos en torno a esta ocasión maravillosa. Y creo que usted tendrá la misma respuesta también. Esos tres versículos nos dicen que Jesús quería celebrar la Pascua, y que sus discípulos estaban listos para prepararla, y que Él había hecho algunos planes para que de hecho pudiera prepararse. Y en el versículo 21 dice que comieron.

Entonces, aquí llegamos a la pascua final que nuestro Señor tiene con sus discípulos. Ahora mantenga en mente que el Señor estaba comprometido con guardar la pascua. De hecho, nos dice en Mateo 13:15, que Él vino para cumplir toda justicia. La justicia tiene que ver con la ley de Dios. Y un elemento de la ley de Dios consistía en guardar la Pascua. Entonces, Cristo quería ser obediente al guardar la Pascua. También Lucas 22:15, por cierto, Mateo, Marcos, Lucas, y Juan, todos describen esta escena de una u otra manera, desde un ángulo u otro.

Entonces, en Lucas 22, versículo 15, nos dice que Jesús, y la palabra en cierta manera es así en el griego, Él tuvo un deseo grande e intenso por guardar la pascua con sus discípulos. Entonces, es muy importante para Él. Y vamos a ver porque es importante, conforme avanzamos en esto. Entonces, se tenía que hacer una preparación para que Jesús guardara la pascua.

Ahora, permítame darle un poco de trasfondo. Los judíos tenían un año lleno de fiestas especiales. No es diferente de nuestro propio día. Tenemos costumbres también como cristianos, está Navidad, y Día de Gracias, y Viernes Santo, y la Pascua y algunas otras iglesias inclusive celebran otras cosas durante el año que son festividades especiales, dias santos especiales con un énfasis especial en cada día a lo largo del año. Y los judíos no eran diferentes. Tenían sus celebraciones de conmemoración, sus festivales, sus momentos para recordar la obra de Dios en el pasado.

Ahora, permítame tan solo recordarle cuál era su calendario de fiestas básico. Estaba por ejemplo la fiesta de pentecostés, o la fiesta de las semanas como era conocida, y en esa fiesta en particular celebraban la provisión de Dios en la cosecha. Celebraban el hecho de que Dios les había dado todo lo que tenían mediante sus cultivos. Entonces, cada año en pentecostés tenían este tiempo maravilloso de celebración, recordando la provisión de Dios. También estaba la fiesta de los tabernáculos, y la fiesta de los tabernáculos o tiendas, era una fiesta para conmemorar su viaje en el desierto, cuando vivieron en tiendas, y como Dios proveyó para ellos allí, y les dio alimento y agua, y los guio en esos días en el desierto. Recordaban eso con la fiesta de los tabernáculos.

Y después había otra fiesta llamada el Día de la Expiación, un festival realmente que exaltaba mediante un sacrificio en el lugar santísimo, el sacrificio hecho, la sangre era llevada al lugar santísimo, rociada sobre el altar, y una vez al año el sumo sacerdote, hacía eso para expiar por los pecados de la nación por el año. Ese era otro acontecimiento santo y sagrado y muy importante. Y después estaba la fiesta, y todavía está, la fiesta de la dedicación, que conocemos como Hanukkah. Y la Fiesta de la Dedicación conmemoraba la liberación de Israel bajo el liderazgo de Judas Macabeo en el tiempo, entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Entonces, solo ha sido celebrada desde ese tiempo, desde alrededor del 167 A.C. cuando sucedió. Y después está la Fiesta de las Trompetas, la cual es el año nuevo.

Entonces, esos son los elementos primordiales del calendario de conmemoraciones judías que están ocupando celebrando. Pero más allá de todas esas, la más grande de todas sus celebraciones, en muchas maneras, es la pascua y la fiesta de los panes sin levadura. Ambas son mencionadas en el versículo 17, primero la fiesta de los panes sin levadura, y al final de versículo la palabra pascua. Ahora, éste era un festival de ocho días. La pascua y la fiesta de los panes sin levadura estaban combinadas. La fiesta de los panes sin levadura duraba una semana, desde el 15 de Nissan hasta el 21, como fue prescrito por el Antiguo Testamento. Esa era una fiesta de siete días. El día antes era la pascua.

Entonces, la combinación era un festival de ocho días. De hecho, estaban conectadas en la mente de la gente a tal grado, que la fiesta de los panes sin levadura podía ser un término describiendo los ochos días completos, o la pascua podía ser un término describiendo los ocho días completos. Entonces celebraban la cena de la Pascua el día 14 de Nissan, y después durante siete días la fiesta de los panes sin levadura. Y claro, recordamos para que era. La pascua celebraba la liberación de Dios para Israel de la esclavitud en Egipto, en dónde habían estado por más de cuatrocientos años.

Y usted recordará que Dios comenzó a enviar plagas sobre los egipcios, y la última plaga fue la muerte de todos los primogénitos en toda familia en Egipto, y Dios les dijo si matas un cordero y un cordero sin mancha, y colocas la sangre de ese cordero en el marco de la puerta, cuando el ángel de muerte venga a matar a todos los primogénitos de Egipto, y vea la sangre sobre tu puerta, él va a pasar por alto. Y esa es la pascua, él va a pasar por alto, y más allá de tu casa y va a librar tu vida. Y como resultado de eso Faraón dijo: Sálganse, ya estoy cansado, eso es lo más que puedo aceptar, y él sacó a los judíos y Dios en últimas los libró.

Entonces, la pascua estaba conmemorando el cordero sacrificial cuya sangre había hecho posible que escaparan del juicio de Dios, y era un símbolo del cordero de pascua de Dios definitivo, cuya sangre haría que eternamente escaparan del juicio de Dios. Y entonces, Dios instituyó en Éxodo 12 la fiesta continua de la pascua. Era una cena, y se celebraba la noche antes del comienzo de la fiesta de los panes sin levadura. En los tiempos antiguos venía en el primer mes del año llamado Abib, pero después del exilio se celebraba en el mes de Nissan y la pascua era en el día 14 de Nissan, y en el día 15 comenzaba la fiesta de los panes sin levadura.  Por cierto, podría interesarle saber que el cordero, según Éxodo capítulo 12, debía ser seleccionado en el día 10 de Nissan.

Y yo le he estado diciendo, conforme hemos estado estudiando el libro de Mateo, que creo que Jesús entró en la ciudad de Jerusalén, el lunes, Su entrada fue el lunes, hay varias razones para eso. Una encaja con la cronología de acontecimientos mejor que una entrada de domingo. Dos, elimina el problema de lo que ha sido llamado a lo largo de los años, un miércoles de silencio. Si usted tiene a Cristo entrando el domingo, entonces nada está pasando el miércoles de la semana de la pasión, es un vacío que es difícil de llenar.

Pero, en tercer lugar, y quizás muy significativo, el lunes fue el día 10 de Nissan del año 33 D.C. en el cual nuestro Señor murió. Y eso significa que el lunes, en el décimo, fue el lunes en el que todo el mundo en la ciudad de Jerusalén estaba escogiendo a su cordero de pascua. El cordero tenía que ser escogido en el décimo, metido, y vivir con la familia hasta que fuera matado para que cuando el cordero fuera matado, era matado como un amigo, por así decirlo, o casi como una mascota.

Entonces, entendían así el precio del pecado. Y es significativo porque si Jesús entró a la ciudad, en, ese lunes, Él entró a los corazones de esas personas como su cordero de pascua en el día apropiado, y Él cumple el simbolismo del cordero de la pascua en todo sentido. Llegando a la ciudad en el día 10 de Nissan, para ofrecerse como el Cordero de Dios para quitar el pecado del mundo, muriendo en el 14 del Nissan, más bien como el sacrificio de la pascua por los pecados del mundo.  

Entonces los judíos ya habían seleccionado a su cordero, conforme llegamos a este texto. Habían hecho eso el lunes. Ahora la pascua la entendemos, sacrificaban el cordero para conmemorar el cordero de la antigüedad. Sacrificaban un cordero para recordarles el precio de su pecado. Y recordará, no es cierto, que Josefo nos dice que más de un cuarto de millón de corderos se mataron en una ocasión, en una pascua. Simplemente es sorprendente creer eso. El impacto de eso sería profundo. Dos y medio millones de personas en la ciudad de Jerusalén, la masacre de un cuarto de millón de corderos, corderos que habían vivido en el hogar de esas personas.

Habían estado en la casa, de tal manera que la gente se había encariñado, de tal manera que vieron el precio de su pecado, y el resultado terrible de eso en la muerte de ese cordero. Y después la matanza era absolutamente sorprendente, conforme todos esos corderos estaban siendo matados, y como veremos en un momento, eran matados en un período de dos horas, lo cual hace que la masacre fuera casi algo que nos deja perplejos. Y un río de sangre salía por detrás del templo y bajaba por la colina, ahí al torrente del Cedrón, y llenaba ese torrente y se volvía rojo de sangre ahí hacia Belén.

Entonces era un tiempo muy dramático en el año para ellos, un tiempo en el que tenían que enfrentar el pecado y el sacrificio que era demandado por el pecado, y demás. Y el Señor había instituido todo eso en Éxodo 12, y fue repetido muchas, muchas veces en el pentateuco, para que lo siguieran y guardaran la pascua. Entonces, era un tiempo glorioso de sacrificio, para mostrar la necesidad de muerte y sacrificio, del inocente, para expiar el pecado del culpable.

Ahora, sabemos que ninguno de esos corderos podía quitar el pecado, ¿verdad? Y qué ejemplo tan profundo era, aquí estaban todos estos miles de miles, y miles de corderos siendo matados por millones de personas, y todos ellos combinados no podían quitar un pecado, y ese es el pecado de Hebreos, ¿no es cierto? Que todo lo que los corderos y animales jamás podían hacer Jesucristo, en un sacrificio de Sí mismo, lo hizo para siempre, lo hizo para siempre.

Entonces, es ese tiempo del año. Y la razón por la que Jesús y Sus discípulos están en Jerusalén es debido a que es pascua, y quieren celebrar la pascua y la fiesta de los panes sin levadura. Ahora, la fiesta de los panes sin levadura es significativa. El pan sin levadura es pan que no se infla debido a que no hay levadura en él. Las mujeres hebreas hacían el pan, y tomaban una parte de la masa antes de que la hornearan y dejaban que se fermentara, y después la usaban para comenzar la siguiente pieza de masa que hacía entonces se inflara.

Si no usaban eso para comenzar el pan no se inflaría, y era pan sin levadura. Cuándo salieron de Egipto, Dios dijo: No deben tener nada de pan con levadura, no se lleven pan con levadura porque la levadura representaba influencia. Él estaba diciendo, de hecho, No quiero que se lleven una parte de su vida egipcia, y la implanten en su nueva vida. Están siendo librados de eso y quiero que comiencen como un pueblo nuevo en una tierra nueva. No necesita nada de esa vida pasada.

Entonces, no quería que trajeran nada. Y Él les dio un símbolo de eso, pan sin levadura, deben comer únicamente pan sin levadura. Esto es, no influenciado por nada de su vida antigua. Eso se volvió un símbolo entonces, para dejar atrás las cosas mundanas. Entonces, llegamos al versículo 17, y es el día, el primer día cuando esta fiesta entera de ocho días de panes sin levadura comienza, y los discípulos vienen a Jesús y dicen: ¿En dónde vamos a preparar para comer la pascua? Es el primer día de la fiesta de los panes sin levadura. Y Marcos añade en el capítulo 14, versículo 12, “cuando sacrificaron la pascua.”

Entonces, nos dice de manera muy explícita que fue el primero de ocho días cuando la pascua fue sacrificada. Y después los panes sin levadura comenzaron al día siguiente, lo cual era el 15 de Nissan, nos dice en Levíticos 23:6 que tenía que ser en el 15. Ahora en Éxodo, capítulo 12, versículos 18 al 20 dice que el padre de toda casa tenía que pasar por la casa y quitar todo el pan leudo. Él comenzaba antes de que todo lo demás comenzara y tenía que sacar el pan con levadura, tenía que ser hecho durante ocho días. Todo comenzaba entonces al deshacerse de todo el pan con levadura, y después el primer acontecimiento era la comida de la pascua. Ese era el primer acontecimiento.

Ahora escuche cuidadosamente. En el año en el que nuestro Señor murió, la pascua vino el viernes. Sabemos eso porque el texto nos dice. La pascua era en una fecha, el 14 de Nissan. De año a año caía en un día diferente, así como la Navidad, debería decir, sí, la Navidad o el Año Nuevo cae en un día diferente cuando usted tiene una fecha, el día entonces va a variar. En este caso, cayó en diferentes días. Sucedió que en ese año en el que nuestro Señor fue crucificado, que la pascua cayó en un viernes. Cayó en un viernes. Dice usted, ¿cómo sabemos eso? Porque en Marcos 15:42 dice: “Fue el día de la preparación, el día antes del día de reposo.” El día antes del día de reposo era llamado por los judíos, el día de la preparación.

¿Por qué? ¿Estaban preparándose para qué? para el día de reposo. Y debido a que no podían trabajar en el día de reposo, no podían preparar comidas en el día de reposo, el día antes era un día adicional de preparación. De hecho, podría parecerle interesante saber que el término, el día de la preparación, se volvió su palabra para el viernes. El viernes era el día de la preparación. Realmente no tenía otra designación. Y cuando Marcos dice, en el capítulo 15, versículo 42, “era el día de la preparación, el día antes del día de reposo,” cuando todos los acontecimientos de la muerte de Cristo se estaban llevando a cabo. Sabemos por lo tanto que la pascua cayó en un viernes en ese año.

Observe por tan solo un momento, Juan 19, y no se distraiga. Esto va a llegar a una conclusión de una manera muy emocionante. En Juan 19, versículo 14, de nuevo el texto dice, y aquí usted recuerda, Jesús está ante Pilato, y él está siendo juzgado ¿y que día es? Es la preparación. Es el día de la preparación de la pascua. Lo que eso significa es que es en el tiempo de la pascua y es el día de la preparación. No significa que están preparando la pascua, significa que es el tiempo durante la pascua que es llamada preparación, lo cual significa viernes.

Ahora, vaya al versículo 31, “los judíos, por tanto, debido a que era la preparación.” En otras palabras, acaban de crucificarlo, y debido a que es viernes, o la preparación quieren quitar su cuerpo de la cruz porque no quieren que esté ahí arriba en el día de reposo, porque el día de reposo es un día especial. Entonces, de nuevo, se están refiriendo al viernes. Vea usted el versículo 42, “Entonces colocaron a Jesús en la tumba debido a la preparación de los judíos.” Debido a que los judíos insistieron que sucediera el viernes. No hay duda amados, de que Jesús fue crucificado el viernes, tiene que ser el viernes.

Eso en el año 30, y el año 33, esos dos años, el viernes fue el día correcto, El 15 de Nissan. Entonces, el 14 y 15 de Nissan, veremos en un minuto que depende de cómo cuenta el día. Pero esos dos años 30 y 33 fueron los años correctos para que sucediera en un viernes. Porque dice en el texto que fue viernes. Tenemos que buscar entonces un año en el que la fiesta cayera en viernes.

Encontramos eso en el año 30 y el año 33, y me inclino al año 33, como el año apropiado para la muerte de Cristo debido a la cronología de otros acontecimientos. No podría haber sido el jueves debido a que no es llamado eso, una preparación, el viernes es una preparación. No podría haber sido el miércoles porque esa tampoco es llamada la preparación. Fue un viernes. Entonces, veremos más de eso conforme avanzamos. El día de la pascua entonces cayó en el 14 antes del viernes, o el sábado del 15 más bien que comienza la fiesta de los panes sin levadura.

Ahora, regresemos a nuestro texto. Habiendo dicho todo eso, no se confunda, pero conforme llegamos al versículo 17 todavía es jueves, ¿muy bien? Todavía es jueves. El miércoles sabemos que pasó, capítulo 21 al 25 nos llevaron a lo largo del miércoles, pero pasamos el miércoles en la noche en la primera parte del capítulo 26, Jesús todavía hablándole a sus discípulos. Entonces, ahora el miércoles finalmente llegó a su fin, y ha sido un miércoles largo, largo. Ahora es jueves por la mañana y es el momento de preparar la cena de la pascua. Ya tienen su cordero, sin duda lo consiguieron el lunes cuando llegaron a la ciudad, ya tienen eso, pero hay muchas cosas que preparar para la pascua.

¿Sabe usted lo que tenían que preparar? Tenían que prepararse al matar al cordero que solo podía ser hecho en el patio del templo, en ningún otro lugar. Y solo podría ser hecho en un período de dos horas de tiempo, de tres de la tarde a las cinco, en ningún otro momento. Tenían que preparar su pan sin levadura, tenían que conseguir un contenedor de agua con sal, porque en la pascua colocaban un contenedor de agua con sal en la mesa para recordarles sus lágrimas derramadas en la esclavitud, y recordarles del Mar Rojo que se partió cuando el Señor los libró.

Tenían que conseguir hierbas amargas, y otras cosas que mezclaban con hisopo para recordarles la amargura de Egipto, y el hisopo con el que habían colocado la sangre en sus puertas. Tenían una pasta, una pasta que hacían de manzanas y dátiles y granadas, y nueces, todas trituradas y formaban una especie de salsa llamada el kasoret. Y fue en esa salsa espesa, que metían su pan sin levadura como parte de la comida, eso por cierto es mejor visto como un símbolo de hacer los ladrillos en Egipto, el lodo y la arcilla que usaban para mezclar los ladrillos, y también colocaban en el kasoret, pedazos de canela para recordarles de la paja que usaban para hacer los ladrillos.  

Entonces, todo tenía simbolismo. Y después habían cuatro copas de vino, y las cuatro copas de vino era para recordarles del pacto con Dios, en Éxodo capítulo 6, en dónde Dios dice, una, voy a sacarlos bajo las cargas de los egipcios. Dos, voy a sacarlos de su esclavitud. Tres, voy a redimirlos con un brazo estirado. Y cuatro, seré su Dios. Todo esto era simbolizado en los elementos de la pascua que tenían que recolectar y preparar. Y como dije antes, el cordero tenía que ser matado en un intervalo de dos horas.

Si usted regresa a Éxodo 12:6 dice que tenía que ser matado en la tarde. Pero el hebreo en sí dice entre las dos tardes, muy preciso. Los judíos tenían una tarde temprana, a las tres de la tarde, y una tarde más tarde alrededor de las cinco de la tarde. El cordero tenía que ser matado, Josefo dice entonces, entre la hora novena y onceava, esto es tres a cinco de la tarde. La hora doceava, siendo las seis de la tarde, cuando se ponía el sol.

Entonces, entre las tres y las cinco de la tarde el cordero tenía que ser matado. Tenía que ser matado en el patio del templo por parte de los sacerdotes. Entonces, todas esas personas tenían que traer todos sus animales para ser matados, en un período de dos horas. Es absolutamente sorprendente imaginar lo que pasaba. Una escena increíble, sangre por todos lados.

La gente entrando con corderos vivos, saliendo con corderos muertos, asegurándose de que colocaran al cordero correcto en el altar, y quitaran al cordero del altar para llevárselo a comer a casa. Después de que se metía el sol o más tarde esa noche, no se prescribe en que momento lo hacían, tenían que comer la cena de la pascua. Éxodo 12:8. Tenían que tener diez hombres, por lo menos, para comerla, porque tenían que comerse lo último del cordero para que no dejaran nada para la mañana. Entonces, se comían la cena esa noche.

Ahora, los discípulos saben que tienen que preparar todo esto, entonces le dicen a Jesús, ¿en dónde vamos a celebrarla? Tenemos las cosas listas y nos da gusto prepararlas, si tan solo nos dices dónde. ¿Dónde vamos a celebrarla? Dice usted, ¿por qué es eso un problema? ¿Por qué no la celebran allí en Betania en dónde están? Usted no puede. La ley decía que tenía que ser en la ciudad de Jerusalén.

Entonces, todo mundo que se estaba quedando en la periferia de Jerusalén, tenía una multitud ahí en la ciudad, y tenían que encontrar un lugar en dónde pudieron celebrar una pascua con un grupo de por lo menos diez hombres, y tantos como veinte. Y eso significaba que todo lugar disponible en la ciudad estaba lleno. Y la pregunta era, ¿en dónde vamos a hacerlo? No somos dueños de ninguna propiedad, no tenemos ningún edificio, no tenemos ningunas instalaciones, ¿dónde lo vamos a hacer? La respuesta me parece absolutamente fascinante. Versículo 18, “Jesús dijo: Id a la ciudad a tal hombre.”

Ahora, permítame hablarle de la palabra “tal hombre,” es un hápax legomena, lo llamamos, es la única vez que es usada en la Escritura. Es la palabra deina, Él dice, vayan a la ciudad y encuentren un deina. La mejor manera de traducirlo sería, el señor tal y tal. Es un término que no describe de manera definida a una persona, y es usada cuando usted quiere ser indefinido. Vayan a la ciudad y encuentren un hombre, a cierto hombre, tal y tal. Ahora, usted tiene a dos millones de personas que están ahí en este lugar, y nos dices que vayamos a encontrar al señor tal y tal.

El señor tal y tal no es un sustituto para alguien que conocen, es usado de manera deliberada para ser indefinido. Es como si dijera, vayan a la ciudad y encuentren un hombre, no les voy a decir quién es. Y eso es precisamente lo que Él hace. Solo tenemos dos opciones, o Jesús dijo el señor tal y tal, porque no sabía quién era, o porque no querían que supieran quien era. Y no puedo votar por la primera. Él sabía, entonces, Él no debió haber querido que ellos supieran.

Ahora, ¿cómo van a encontrar al señor tal y tal? Bueno, afortunadamente, Marcos llena el vacío para nosotros en Mateo aquí, Marcos dice: Van a buscar un hombre que lleva un contenedor de agua. Y diríamos: oh, eso ayuda mucho. Es bastante malo encontrar a tal y tal, al señor tal y tal, pero ahora lo que tenemos que hacer es encontrar a un hombre que está cargando un contenedor de agua. ¿Qué tan común es eso? La respuesta: no es común en absoluto. ¿Quién cargaba el agua? Las mujeres.

Entonces, van a encontrar a un hombre haciendo algo fuera de lo normal, cargando agua. Cuándo encuentran a ese hombre, que según Marcos capítulo14, versículos 13 y 14, Jesús dijo: Sigan ese hombre a la casa a la que vaya, síganlo a la casa, y ese es el señor tal y tal. Ese es el hombre. También sabemos a partir de los otros relatos, que el Señor cuando dijo: Vayan a la ciudad, Él les dijo, vayan a dos personas, Pedro y Juan. Él solo envió a Pedro y a Juan, no al resto, los otros diez discípulos se quedaron con Él. Él solo envió a Pedro y a Juan. Hubieron varias razones para eso, una de las razones era que únicamente dos personas se permitían acompañar un cordero al sacrificio. Usted puede entender por qué, ¿verdad? Si usted tiene dos horas para matar a todos los corderos y todo mundo quiere venir y verlo, usted no lo puede hacer.

Entonces, solo dos podían acompañar a un cordero. Y Pedro y Juan son escogidos porque son los íntimos de Cristo, porque son tan confiables, son sus queridos amigos, y entonces, Él envía a Pedro y a Juan, les dice: Vayan a encontrar a un hombre cargando agua, síganlo a la casa del señor tal y tal. Ahora, dice usted, ¿por qué esto es tan secreto? ¿por qué el enfoque clandestino? ¿por qué no solo dice, se acuerdan de tal y tal nuestro amigo, seguidor y discípulo? ¿saben ustedes dónde está su casa, por ahí, tal y tal calle, ahí la van a encontrar? No. Él no dice eso. ¿Por qué el secreto?

Le voy a decir una razón muy simple, Judas Iscariote. Vea el versículo 16. “A partir de ese momento buscó oportunidad,” de hacer, ¿qué? Bueno, la palabra griega es “para entregarlo.” Judas estaba buscando un lugar aislado, un lugar privado, un lugar en silencio, apartado de la multitud en dónde él podía entregar a Jesús a las autoridades religiosas para que fuera ejecutado. Y Jesús sabía que si Judas sabía en dónde iba a ser la cena, ese sería el lugar perfecto, y entonces no lo dijo. Y Pedro y Juan nunca regresaron, se fueron temprano en el día, hicieron todo eso, y el resto de los discípulos nunca se volvieron a reunir hasta esa noche, cuando fueron con Jesús al lugar y para ese momento Judas ya estaba ahí y era demasiado tarde para hacer un trato con los líderes.

Jesús cerró la opción de que Judas lo traicionara antes de la pascua, ¿por qué? porque era esencial que Jesús celebrara la pascua con sus discípulos. Dice usted, ¿por qué es esencial? Porqué Él quería usar eso como un ejemplo de Su propia muerte. Porque Él quería transformar eso en la última cena de Jesús, y la mesa de la comunión, la cual hemos llegado a conocer o llamar como el memorial de Su muerte, porque Él tenía tanto que enseñar a los discípulos, porque Él quería darles la promesa de Su Espíritu Santo, y porque no era el tiempo de Dios aun para que Él muriera.

Entonces Él no permitió que Judas hiciera lo que Judas habría hecho si habría tenido la oportunidad. La primera vez que Judas tuvo la oportunidad, fue cuando Jesús estuvo en el huerto con los doce, y usted recuerda lo que sucedió. Judas estaba ahí con los soldados, y se llevaron a Jesús. Y él lo habría hecho aquí, pero Jesús nunca le informó dónde sería, entonces lo mantuvo en secreto de todos ellos, para que Judas no supiera.

Y después el Señor dice: Cuándo entren a la casa, y lo retomamos en Mateo de nuevo, y se encuentren con el hombre que es dueño de la casa, díganle, versículo 18, “el maestro dice, díganle,” didaskalos, el maestro, el rabino, y él sabrá a quién se refiere. Él debe haber sido uno de sus seguidores, uno de sus discípulos, quizás Jesús inclusive había arreglado esto antes con él, no lo sé. No tenemos ninguna información de eso. Pero simplemente díganle, el maestro dice. Él sabrá, él sabrá. Él era un seguidor de Cristo, alguien que amaba a Cristo, un creyente en Cristo, y no sabemos quién es. Algunas personas han especulado esto y aquello, pero simplemente no sabemos.

“Y simplemente díganle esto: Mi tiempo se acerca.” Tiempo, no kronos, no tiempo cronológico, no tiempo en el reloj, sino kairos, tiempo épico, tiempo de acontecimiento, tiempo especial, el momento de mi muerte. Mi tiempo especial en el plan de Dios está aquí, es ahora, va a suceder, y él entenderá, él entenderá. O cuantas veces Jesús había dicho, “Mi hora no ha llegado aún”. ¿Cuántas veces la Escritura había dicho, su hora no había llegado, su tiempo no había llegado? Pero ahora Él mismo dice: Mi tiempo se acerca. Ustedes simplemente díganle eso. Y díganle esto: Yo, literalmente, Yo debo guardar la pascua en tu casa, con mis discípulos. Ese es un presente profético, lo cual coloca una obligación. Tengo la obligación de guardar la pascua en tu casa, con mis discípulos. Él se ve a sí mismo en una misión divina, con una agenda divina, Él lo tiene que hacer, Él tiene que hacerlo ahora, este es el momento, este es el tiempo.

Y Marcos nos dice que el hombre tenía un segundo piso grande, un cuarto grande, espacioso, amoblado, y listo para ser usado. Y eran comunes en casas grandes. Entonces, Jesús estaba obligado a guardar la pascua. El versículo 19 dice: “Y los discípulos hicieron como Jesús,” y hay una palabra interesante ahí, dice ‘designado’. Realmente es un término militar, tiene un sabor militar, les había mandado, y prepararon la pascua. Pedro y Juan fueron a la ciudad, vieron al hombre con el contenedor de agua, lo siguieron a la casa, le preguntaron al hombre, dijeron, lo vamos a hacer así, prepararon todo.

Ahora, en este punto tenemos que detenernos por un momento, y quiero que escuche con mucha atención lo que es un entendimiento muy esencial en este pasaje. Observe en el versículo 17, al final dice, la pregunta fue, ¿en dónde quieres que preparemos que comas la pascua? Y observe al final del versículo 19, “y prepararon la pascua.” Y observe el versículo 21, “y conforme comieron.” Ahora, uniendo esos tres versículos, ¿qué asume que estaban comiendo? La pascua. Muy bien. Y eso es abundantemente claro. Abundantemente claro. Es la pascua. Si usted fuera a ver Marcos 14, encontraría en el versículo 12, 14 y 16, que la cena que Jesús comió es llamada la pascua. Si usted fuera a ver Lucas 22, versículos 7, 8 y 12, vería que la comida que Jesús comió es llamada pascua.

Y entonces dice usted: Bueno, no hay duda de que fue la pascua. Es correcto. No hay duda de que fue la pascua. Pero hay un problema. Y quiero que vea un problema que los eruditos bíblicos a lo largo de los años han enfrentado y enfrentado. Permítame mostrarle cuál es el problema. Vaya en su Biblia a Juan 18, Juan 18, y quiero que observe el versículo 28, aquí de nuevo tenemos a Jesús, llevado de Caifás, esto es al día siguiente. Por cierto, el jueves estaba preparando la cena, ¿verdad? el jueves por la noche se comieron la cena, lo cual significa que el jueves por la tarde, el cordero fue matado.

Acabamos de ver el jueves cuando vinieron a Jesús, dónde quieres que la celebramos, Él dice, “Hagan esto, prepárenla.” Jueves, por la tarde mataron al cordero, jueves por la tarde Jesús vino con los otros diez, comieron la cena, pasó lo que pasó esa tarde, jueves por la noche, y al contar los días, como lo estamos contando habría sido el jueves por la tarde. Después recordará que Judas salió en la noche, lo traicionó, Jesús dejó la cena a la mitad de la noche, fue al huerto, los soldados vinieron al huerto, lo capturaron a la mitad de la noche.

Ahora llega el amanecer del viernes por la mañana, y lo llevan a un juicio. Y es viernes por la mañana. Él ya ha sacrificado el cordero el jueves por la tarde, Él ya ha comido la pascua, ahora llegamos al viernes por la mañana, y los judíos entonces tienen a Jesús, lo llevaron de Caifás al lugar del juicio, eso es Pilatos, esa es la parte gentil de Su juicio, y es todavía muy temprano por la mañana. Y ellos no entraron, los judíos no entraban. No entraban al juicio, porque era un lugar gentil, y no querían contaminarse por gentiles. ¿Por qué? versículo 28 dice al final. “Para que comieran la pascua.”

Ahora, ya ahí está el problema cronológicamente. ¿Cómo es que Jesús ya ha matado un cordero, ya ha cenado la pascua la noche llega, amanece, los judíos no quieren contaminarse porque no han comido aun la pascua? Y algunas personas dicen: Bueno, Jesús tuvo una pascua privada. No puede pasar. No puede tener usted una pascua privada porque los corderos solo pueden ser matados cuando es un tiempo autorizado para matar a los corderos. Entonces, ¿cómo es que no han comido la pascua? Dice usted: Bueno, se les hizo tarde, estaban muy ocupados. No. Son muy religiosos. Vea el capítulo 19, versículo 14.

En el capítulo 19, versículo 14 dice, “Y era la preparación durante la pascua.” Ese es el viernes. Y alrededor de la sexta hora y demás. Ahora, nos dice que aquí estamos el viernes, aquí estamos el viernes, y los judíos todavía no han comido la pascua. No han hecho lo que Jesús ya hizo. Ahora, ¿cómo resolvemos esto? La pregunta es: ¿cómo puede el Señor comer una pascua el jueves por la noche, y los judíos el viernes no la han comido? Deben tener su propia pascua. ¿Qué está pasando aquí?

Bueno, en primer lugar, permítame decirle esto. Cristo vino para morir como un cordero de pascua, ¿verdad? Se acuerda usted de Mateo 26, y creo que es en el versículo 47, en dónde dice: Y alrededor de la novena hora Jesús clamó: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿se acuerda de eso? Y después Él murió, Jesús murió el viernes entre las 3 y las 5 de la tarde. ¿La hora novena sería qué tiempo? Tres de la tarde. A las tres de la tarde Jesús vino a terminar con Su vida.

En ese momento preciso, cuando se oían los ruidos de esas ovejas, que venían del templo, conforme comenzaba la matanza, los líderes judíos, quienes eran primordialmente saduceos, los de Judea estaban matando a todos esos corderos en el momento mismo en el que Jesús murió. Él murió, 1 Corintios 5:7 dice, “Cristo nuestra pascua, quien fue sacrificado por nosotros.” Yo creo que Jesús llegó a la ciudad en el día que el cordero era seleccionado. Yo creo que Él murió en el día tradicional, en el que los corderos eran matados, en las horas de las tres a las cinco de la tarde, para que Él cumpliera toda profecía hasta el más mínimo detalle.  

Dice usted, entonces, ¿qué está Jesús haciendo con la pascua el jueves por la noche? La respuesta es esta, y creo que es una respuesta absolutamente fascinante. Algunas personas dicen: Bueno, no fue la pascua. Jesús simplemente estaba cenando. El problema con eso, eso, es que lo siguen llamando la pascua. Y si usted quiere ir más allá de eso, permítame decirle esto, Jesús insistió que fuera dentro de la ciudad de Jerusalén. Si fuera simplemente otra cena, podrían haber cenado en Betania y haberse ahorrado muchos problemas. ¿Por qué cenar adentro de la ciudad?

Porque la tradición decía que toda la pascua tenía que celebrarse dentro de la ciudad de Jerusalén. Además, era muy raro que la gente judía cenara de noche. Además, haberse reclinado en mesas era algo muy raro fuera de que fuera en un festival, o un tiempo de fiesta, no simplemente una cena normal, más allá de eso en una comida normal el partimiento del pan era al principio de la comida, aquí es a la mitad de la comida. No solo eso, el uso del vino rojo era raro, y era raro que cantaban un himno después de que habían terminado, lo cual era el caso con la pascua. Y, además, cuando Judas se fue, usted recuerda más adelante que los discípulos pensaron que él iba a darle dinero a los pobres, porque eso era lo que hacían en la pascua, no en ningún otro momento.

Entonces, todo se une para decir que tenía que ser una pascua. ¿Si era una pascua, porqué en un día diferente? Y aquí está la respuesta, esto es maravilloso. Todo depende en como cuenta usted los días. ¿Cómo contamos los días? ¿De qué a qué? De medianoche a medianoche, ese es un día, ¿verdad? Digo, el próximo lunes comienza esta noche a la media noche. Vamos de la medianoche a la medianoche. Ellos no lo hacían así. Entonces, puede ver que hay muchas opciones. Su día para los judíos iba del atardecer al atardecer, o del amanecer al amanecer. La rutina normal de dias para los judíos era del amanecer al amanecer, amanecer a amanecer, amanecer a amanecer. Pero los festivales y días especiales, y el día de reposo, iba del atardecer al atardecer.

Y entonces, depende de cómo ve usted el día. Y eso es lo que quiero que usted entienda. Simplemente me parece fascinante. La fiesta de los panes sin levadura, según Éxodo 12:18 tenía que ser celebrada del atardecer al atardecer. Atardecer a atardecer, durante esos siete días. Entonces, esos días eran identificados de atardecer a atardecer, el día de la expiación era del atardecer al atardecer. El día de reposo semanal del atardecer al atardecer, y esos tiempos por ejemplo como Levítico 11:14, 15, 17, Levítico 22:6 habla de una limpieza especial, una ceremonia especial. Cualquiera de esos días dónde había inmundicia por un día, una limpieza tenía que ser hecha antes del atardecer.

Entonces, esos días eran de atardecer a atardecer. Parece entonces que cuando había un día especial, un día de reposo especial o ciertos días festivos especiales tenía que ir del atardecer al atardecer. Esto podría ser debido al orden de la creación. Parece haber sido así. Estaba viendo conforme vi ahí en Génesis que dice, “Y fue la tarde y la mañana el día primero, y la tarde y la mañana el día segundo.” Lo cual significaría que Dios comenzó al iniciar de tarde a tarde. Pero, por otro lado, los judíos también contaban de día, del amanecer al amanecer, como el día normal de calendario. Y caemos en eso, realmente nuestra manera de pensar, aunque decimos de medianoche a medianoche, nuestro día realmente comienza cuando nos levantamos en la mañana.

Y entonces, su día era de mañana a mañana, a mañana. Por ejemplo, en Mateo 28, versículo 1 dice esto: “Mas tarde en el día de reposo,” escuche, conforme comenzó a amanecer hacia el primer día de la semana. Ahora, ahí aprendemos que el escritor está diciendo que el primer día de la semana viene al amanecer. Entonces, están de regreso a su manera normal, en cierta manera, como contaban. Ahora, ¿adónde nos lleva eso? Eso simplemente dice que hubieron ocasiones cuando contaban del atardecer al atardecer, y ocasiones cuando se refieren a un día del amanecer al amanecer. Hay otros en el Antiguo Testamento, vea Deuteronomio 16:4 en dónde el día es de mañana a mañana.

Ahora, espere. Por lo tanto, este día de la pascua. Debido a que no necesariamente es prescrito específicamente en el Antiguo Testamento, este día de pascua era calculado del atardecer al atardecer o del amanecer al amanecer. Y dependiendo de cuando comenzaba usted, era cuando lo terminaba. Josefo, el gran historiador judío, quien era un fariseo, viviendo en el día de Jesús, explicó la ley de la pascua. Y él dijo que el cordero de la pascua tiene que ser comido durante la noche, y no dejar nada para la mañana. El Mishna dice que debe ser comido para la medianoche. 

Entonces, ambos estaban comprometidos con el hecho de que fuera quien fuera que lo comiera, tenía que comerlo antes del amanecer de otro día, antes del día del tiempo de la mañana. Ahora, escuche con mucho cuidado, conforme usted profundiza esto en la historia un poco, y esto es lo que me pareció fascinante, los galileos, esto es la gente del norte, y los fariseos contaban el día del amanecer al amanecer, el día de la pascua. Mientras que los de Judea y los saduceos, lo contaban del atardecer al atardecer. Dice usted, ¿cómo sabe usted eso? El Mishna, lo cual es una codificación de la ley judía nos dice eso, por ejemplo, que los galileos no trabajaban en absoluto el día de la pascua. ¿Por qué? porque el día comenzaba para ellos al principio. Dice que los de Judea trabajaban hasta mediodía porque el día no comenzaba para ellos hasta el atardecer.

Ahora, escuche con mucho cuidado. El jueves, entonces, el jueves, los galileos y los fariseos comenzaban a calcular el comienzo de la pascua. En la mañana hasta la siguiente mañana, la cual es el viernes por la mañana. Los de Judea y los saduceos no comenzaban hasta el jueves en el atardecer, y seguía hasta el viernes en el atardecer. Entonces, los galileos y los fariseos comenzaban temprano en el día, como Mateo lo señala en el capítulo 26, con los discípulos diciendo: ¿Cómo nos preparamos para esta noche? Porque su día va de mañana a mañana, y tiene que ser comido antes de que su día acabara. Entonces, tiene que comerlo esa noche. El otro día, para las otras personas no comienza hasta la tarde, y entonces no están preparados para matar su cordero hasta la próxima tarde y después comen su comida conforme el día de reposo viene el viernes por la noche.

Ahora, dice usted, ¿Por qué es eso importante? Escúcheme. Es raro que fuera así, es muy raro. Y realmente no podemos identificar específicamente como eso pasaba. Pero lo que me parece fascinante es esto, escuche con mucho cuidado. Jesús tenía que morir el viernes, Él tenía que ser crucificado el viernes, porque era cuando los corderos de la pascua de Jerusalén, tradicionales en Judea serían matados, de las tres de la tarde a las cinco de la tarde el viernes. Él tenía que morir en ese momento. Esa es la razón por la que dice en la novena hora. Él también tenía que guardar la pascua porque Él tenía que transformarla en la mesa del Señor.

Entonces, ¿cómo podía Jesús guardar la pascua y aun así ser el Cordero de la pascua? No habría manera en absoluto que eso podía ser posible, a menos de que Dios permitiera que esto se llevara a cabo en la historia para que cuando llegara el momento mismo en el que Jesús fuera a morir, en ese año mismo, no hubiera problema en celebrar una pascua galilea el jueves por la noche, y morir en la pascua Judea el viernes por la tarde, de manera perfecta, y sin violar ninguna ley judía en absoluto. Y lo que apoya esto es que los judíos estaban contentos en que ocurriera esto, los sacerdotes estaban contentos, porque habría sido casi una imposibilidad si hubieran tenido que matar a todos los corderos en ese mismo período de dos horas, si los galileos llegaran el jueves y los de Judea llegaran el viernes, por lo menos dividiría el trabajo en dos días, y podían cumplir con su meta.

Entonces, estaban contentos con ese ajuste. Además, era difícil encontrar un lugar en dónde celebrar la cena de la pascua en Jerusalén, cuan apropiado sería duplicar la capacidad de Jerusalén al tener dos períodos de tiempo separados. Escuche, cuando usted llega a la Palabra de Dios y usted piensa que Jesús es una víctima de la ingenuidad humana, usted no lo entiende correctamente. Dios literalmente gobierna la historia y la tradición y las costumbres y todo detalle de la existencia humana para cumplir Su propio plan perfecto. Y Jesús tuvo que guardar la pascua para cumplir toda justicia, para instruir a sus discípulos, para mostrarles la nueva fiesta memorial que saldría de la pascua, sin embargo, Él tenía que morir como la pascua, e hizo ambas, porque Dios había movido de tal manera la historia que ambas serían posible mediante Su providencia y control soberanos.

Entonces, cuando vemos la historia de Jesucristo, no vemos ninguna víctima, ¿verdad? Y Mateo puede presentarnos en estos tres versículos tan breves, una majestad que va más allá de nuestra capacidad de entenderlo. No es algo que Jesús pudo haber preparado el fin de semana. Tuvo que haber sido incorporado durante siglos para que esto inclusive pudiera suceder. Y entonces, nuestro Señor en armonía perfecta con el plan divino de Dios, controla todo detalle en su propia secuencia de acontecimientos llevando a la cruz. Este es el Hijo de Dios Viviente, nuestro Salvador majestuoso, glorioso, digno. Y Él no pierde nada en medio de Su traición, en medio de Sus homicidas. Él no pierde dignidad alguna, Él mantiene la majestad de Su persona al estar en control de todo detalle que sucede.

Bueno, eso es tan solo el principio. El domingo próximo veremos la pascua y veremos como la transformó el Señor en Su mesa. Y el próximo domingo, por cierto, también celebraremos la mesa del Señor. Es domingo de comunión, entonces sé que usted va a querer estar aquí. Inclinémonos en oración.  

Padre nuestro, Te agradecemos por las grandes verdades que hemos visto en Tu Palabra, por cómo nos emociona de nuevo ver que Tú estás en control de todo. Oh, bendecimos Tú Nombre. Te agradecemos, ¡oh Dios! Padre, sabemos también que pueden haber algunos aquí que no conocen a Jesucristo, el Cristo soberano, el Cristo majestuoso, glorioso, digno, Él que vino para morir por los pecados del mundo y controló todo elemento de Su propia muerte, para cumplir eso. ¡Oh, Dios! que este sea el día en que vengan a conocer a Jesucristo, recibir Su perdón. Bendito Padre, oramos porque este día no pase y llegue a ser mañana, hasta que todos hayan venido a Ti, para encontrar perdón.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

Subject to Import Tax

Please be aware that these items are sent out from our office in the UK. Since the UK is now no longer a member of the EU, you may be charged an import tax on this item by the customs authorities in your country of residence, which is beyond our control.

Because we don’t want you to incur expenditure for which you are not prepared, could you please confirm whether you are willing to pay this charge, if necessary?

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar