Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Tome su Biblia si es tan amable y acompáñenme al libro de Daniel. Estamos disfrutando mucho estudiar esta maravillosa profecía, el libro de Daniel. En esta noche llegamos al séptimo capítulo de Daniel, un grandioso e histórico capítulo en el Antiguo Testamento. Daniel, capítulo 7. Esta noche vamos a comenzar a estudiar el séptimo capítulo, pero está tan lleno de verdad profética que no agotaremos todo el material en una sesión, pero esperamos con gusto el continuar nuestro estudio en dos semanas a partir de esta noche, cuando nuestra conferencia de pastores termina.

Pero vamos a comenzar en esta noche. Y estoy tan emocionado por las cosas que vemos en este tremendo capitulo. Este es un capítulo de profecía futura pura, abarca desde la vida de Daniel hasta el regreso de Jesucristo y toca las grandes épocas de la historia que se encuentren en medio de estos dos puntos. Es uno de los capítulos que presenta el plan redentor de Dios que es increíble, incambiable en la historia humana.

Y debo decir desde el principio que una de las verificaciones más grandes de la autenticidad de la Biblia es este elemento de la profecía cumplida. Estoy convencido de que más allá de cualquier otro medio de verificación, la Biblia es verificada de manera excepcional por encima de cualquier otra manera mediante la profecía cumplida.

Podríamos hablar acerca del hecho de que la Biblia es verdad porque toca la experiencia y la experiencia verifica su verdad. Podríamos decir que la Biblia es verdad porque hay declaraciones científicas que se hacen en la Biblia, tales como Él cuelga la tierra sobre nada, tales como la tierra se vuelve como el sello, como la rotación en su eje, cosas que la ciencia ni siquiera había descubierto. Y podríamos decir que un libro que hace ese tipo de declaraciones científicamente precisas debe ser verdad. Podríamos decir que la Biblia es verdad debido a su verificación arqueológica, como su historia es verificada en los descubrimientos arqueológicos extra bíblicos. Podíamos decir que la Biblia es verdad debido a la naturaleza excepcional de la persona de Jesucristo.

Pero más que cualquier otra cosa, la verificación de las escrituras que sobresale como lo que es contundente encima de todo es la profecía cumplida, lo que la Biblia dice que sucederá, sucede. Y solo Dios, el Dios omnisciente que todo lo conoce y todo lo ve, el Dios todopoderoso omnipotente podría tanto conocer como cumplir las cosas que son predeterminadas. Mcilvaine dice y cito, “La profecía es una declaración de acontecimientos futuros tales como ninguna sabiduría humana o predicción tienen la capacidad de hacer. Depende del conocimiento de las contingencias innumerables de los asuntos humanos, las cuales pertenecen de manera exclusiva a la omnisciencia de Dios. De tal manera que a partir de su naturaleza misma la profecía debe ser revelación divina.” Fin de la cita.

Las porciones proféticas de las escrituras son la mente infinita de Dios desplegada. Por ejemplo, en Isaías 46:9 y 10 las escrituras dicen, “Yo soy Dios y no hay otro semejante a mí, que anuncio lo fin desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho.” Solo Dios desde el principio puede declarar el fin.

Ahora, esto es precisamente lo que encontramos en el séptimo capítulo de Daniel, esta es la profecía más amplia, más panorámica del mundo futuro en todo el Antiguo Testamento y quizás inclusive en el Nuevo Testamento, por lo menos en un capítulo. Ahora, Daniel es el primero de lo que llamamos los libros apocalípticos, es el primer libro que da un mensaje a través de señales y símbolos, un mensaje profético del futuro mediante señales y símbolos. Ya hemos visto algo de los sueños y las visiones de Daniel en la primera parte del libro y veremos inclusive más ahora que entramos a la segunda parte, los últimos seis capítulos.

Podría verlo usted esta manera: los primeros seis capítulos de Daniel son primordialmente historia con un poco de predicción, los últimos seis capítulos son primordialmente predicción con un poco de historia. Entonces llegamos al punto de división al principio del capítulo 7, y aquí en este capítulo, recuerde esto, tenemos en este capítulo el bosquejo del panorama de la historia entera del futuro del mundo. Después en los capítulos 8 al 12 los elementos individuales son presentados. Entonces el panorama viene en el capítulo 7 y las características individuales son presentadas en los siguientes capítulos.

Ahora, las predicciones son dadas primordialmente mediante cuatro visiones diferentes que vienen a Daniel en la conclusión de este libro. Y la primera visión viene en el capítulo 7, y como dije, es la profecía más amplia que cubre el período entero desde la vida de Daniel hasta el regreso de Jesucristo.

Ahora, la pregunta que siempre surge y simplemente quiero tocar esto, es, ¿por qué Dios le reveló esto a Daniel? ¿Por qué esperamos hasta que llegamos a Daniel antes de que entremos a este retrato masivo apocalíptico del futuro? ¿Por qué no viene antes? ¿Por qué viene ahora y cuál es el propósito de Dios para ello?

Bueno, yo creo que la respuesta es que Daniel fue, usted recordará, el profeta de Dios en una época en el cautiverio de Israel, y hasta que Israel fue llevado en la cautividad babilónica habían creído que Dios tenía propósitos especiales en mente para ellos como nación, estaban convencidos de que Dios los había apartado y que Dios los enriquecería y los bendeciría y les conseguiría su bondad amorosa para siempre y que ellos se heredarían la tierra y que ellos reinarían en un reino y todo sería de ellos. Y en medio de toda esa expectativa y esperanza habían sido llevados cautivos debido a su pecado. Y ahora están desfalleciendo bajo el gobierno de un monarca pagano, y ahora están mezclados en una sociedad pagana, su tierra ha sido desolada, su templo fue destruido, los muros de su ciudad fueron derribados, eran realmente una nación casi inexistente.

Y la pregunta que de manera natural viene a la mente, “¿Dios nos ha dejado? ¿Ha Dios violado sus promesas originales y sus intenciones? ¿Ahora estamos siendo hechos a un lado?” Desde la perspectiva humana sé que les parecía como si Dios los había hecho a un lado y que había terminado con ellos. Jeremías 33:24 de manera reflexiva lo dice, “¿Nos has desechado? ¿Así es como va a ser, Dios? ¿Acaso simplemente le has dado la espalda a tu pueblo?” Pero Dios no había terminado con su pueblo, tenía que haber una limpieza de 70 años, tenía que haber un tiempo de restauración y reconstrucción. Pero Dios quería saber en medio de su hora más profunda de prueba que Él no los había hecho a un lado de manera permanente.

Y entonces en medio de este periodo de tiempo les da la palabra a través de Daniel, que todavía hay un futuro glorioso y maravilloso para ellos. Y por cierto, años antes, tanto como 40 años antes de esto, a principios de su cautividad, Él ya les había dado el sueño a Nabucodonosor en el capítulo 2, en el cual Daniel interpretó, y esto también les daba esperanza de que todavía estaban en el futuro de Dios.

Y ahora en el capítulo 7 hay una reiteración de esa promesa de una manera más amplia y explícita. Y lo que Dios les está diciendo en esta profecía en el capítulo 7 y después en los 8 al 12, es que no solo no he terminado contigo sino que tengo un futuro increíblemente glorioso para ustedes. Viene un tiempo cuando el mundo va a seguir, de acuerdo a lo que Dios ha establecido, cuando el Mesías vendrá, cuando Él establecerá su reino en la tierra, cuando Él los liberará no solo de la esclavitud física sino también espiritual, y cuando Él establecerá un imperio glorioso, poderoso, terrenal en el cual ustedes reinarán como Su pueblo. Entonces es un mensaje grande y maravilloso para ellos y Daniel es el agente.

Ahora, inclusive en el momento, creo yo, es muy específico, las visiones al final de la profecía de Daniel fueron dadas a Daniel después de que Nabucodonosor había gobernado, recordará usted que Nabucodonosor era un genio brillante como un monarca. Y bajo Nabucodonosor las cosas salieron bien para el imperio babilónico, y estoy seguro de que cuando les llegó la visión o el sueño de Nabucodonosor el pueblo judío pensó, “Bueno, eso es maravilloso. Las cosas van a estar bien para nosotros.” La promesa ha venido a través de ese sueño de que Dios tiene un futuro por Su pueblo y de que está por venir una piedra no cortada por mano que va a destruir a los imperios mundiales y Su reino va a llenar esta tierra entera. Y eso debió haber traído algo de esperanza a ellos.

Pero para este momento Nabucodonosor está muerto y cuando Nabucodonosor murió el reino entero comenzó a desmoronarse y no estaba tan seguro como podría haber estado. Y ya para cuando estas visiones llegan Belsasar está reinando, y Belsasar fue un hombre muy malo, y sin duda alguna ellos están comenzando cuestionar si Dios va a poder cumplir la salvación de Su pueblo. ¿Y cómo va a ser posible que van a ser rescatados de esta tierra? Porque la tierra está desmoronándose rápidamente.

Las primeras dos visiones entonces de las cuatro fueron dadas durante el tiempo de Belsasar, y las segundas dos visiones, las últimas dos, fueron dadas durante el periodo medo persa, apenas poco después de que había comenzado. Entonces fue en ese momento, dos antes y dos después, la caída de Babilonia cuando todo parecía estarse desintegrando y ellos parecían haber empezado a hacer las preguntas de que si realmente iban a volver a ver su tierra otra vez.

Y entonces Dios viene en ese tiempo tan crucial, al término de su cautividad, y les da una visión del futuro, es única. Hay algunos denominadores en común entre esta visión y la del capítulo 2, sabemos que son las mismas cuatro donaciones, los cuatro imperios mundiales que vimos en el capítulo 2, pero son vistas de maneras diferentes, bajo figuras diferentes, señales diferentes y símbolos diferentes. Y entonces esto conlleva un mensaje tremendo y poderoso por sí mismo.

Ahora, veamos el versículo 1 para afirmar y establecer el contexto para esta primera visión, Daniel 7:1, “En el primer año de Belsasar Rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho, luego escribió el sueño y relató lo principal del asunto.” Hay tantos críticos, y he estado leyendo algunos de los escritos críticos acerca de Daniel que niegan el libro entero de Daniel. Hay tantos críticos que dicen que todo esto es un cuento de hadas, no es verdad, son simplemente los inventos de alguna mente. Pero siempre me sorprende ver cómo Dios tiene una manera de refutar esto con la realidad histórica, y eso es precisamente lo que hacen el versículo 1.

En el primer año de Belsasar Rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, una realidad histórica es presentada en el momento inicial conforme entramos a este séptimo capítulo. Estamos enfrentando con algo que realmente sucedió en el espacio y el tiempo reales, este es un acontecimiento histórico. Nabucodonosor ha estado muerto ya por varios años, la asociación de monarcas que le siguieron, por no decir algo peor, ineficaces, la cautividad judía se estaba volviendo algo más y más aterrador. Y se estaban preguntando si algún día serían restaurados a su tierra. Y fue en este momento mismo que Dios le habla a Daniel en una visión.

Ahora observe de nuevo el versículo 1 que Daniel tuvo un sueño y visiones de su cabeza estando él en su cama, previo a esto alguien más siempre tuvo la visión y él la interpretó, pero ahora Dios está dando la visión a través de su propio profeta y Daniel la recibe en una visión de noche, aparentemente mientras dormía Dios convirtió su sueño en una visión reveladora y le dio esta tremenda perspectiva.

Y después dice al final del versículo 1 que él escribió el sueño y relató lo principal del asunto, y eso significa la esencia, no solo lo escribió de tal manera que hubiera un registro, un registro histórico, sino que inmediatamente comenzó a contársela a la gente, de tal manera que habría un conocimiento público de las características esenciales de esta gran visión.

Ahora, ¿cuál es el tema de la visión? ¿Cuál es el corazón y el alma de la visión? Simplemente este, escuche, el enfoque, el tema, el punto primordial de esta visión es la avenida del rey y el establecimiento de Su reino eterno. Ese es el tema de la visión, que va a venir un monarca final, un rey glorioso que va a establecer un reino glorioso. Y su reino y su reinado será diferente de cualquier otra cosa que ellos jamás habían conocido, totalmente diferente de cualquier cosa que el mundo jamás experimentará, el reino es la clave.

Ahora, ¿lo encontrará? Si usted ve el versículo 13 a la mitad del capítulo, versículo 14, “Miraba yo en la visión de la noche y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días y le hicieron acercarse delante de él y le fue dado dominio, gloria y – ¿qué? –reino.” Ahora, ahí está el enfoque primordial de este pasaje, Daniel ve a uno como hijo de hombre que viene a recibir del Anciano de días un reino, ese es el tema.

Ahora, quiero compartir con usted tres aspectos del reino que están en este capítulo; en primer lugar la coronación del rey, en segundo lugar la naturaleza del reino y en tercer lugar la cronología del reino. La coronación del rey, la naturaleza del reino y la cronología del reino. Comencemos con la coronación del rey; este es un retrato fabuloso el que Daniel ve. Y vamos en cierta manera a seleccionar conforme avanzamos a lo largo del capítulo para verlo de esta manera, la coronación del Rey, esto responde a la pregunta del quién. La naturaleza del reino responde a la pregunta del qué; y la cronología del reino responde a la pregunta del cuándo.

Cuando hablamos del reino venidero del Mesías tenemos aquí en el séptimo capítulo de Daniel el qué, el quién y el cuándo, también tenemos el dónde, el cual está en todos lados porque Él reinará sobre la tierra entera. Comencemos entonces con el quién, la coronación del rey; encontramos la escena en este capítulo de la coronación, es una escena muy gloriosa, magnífica de coronación y es presentada en varios versículos clave que necesitamos ver primero. Y eso estará en el versículo 9, versículo 13 y versículo 14; aquí encontramos la coronación del rey, esto amados es el ápice absoluto de la historia, este es el momento crucial en la historia de la eternidad, este es el acontecimiento más grande en todo el tiempo de Dios y la eternidad, la coronación del Rey de Reyes y el Señor de Señores.

Y por cierto, este no es un tema nuevo la Biblia, ¿sabe usted que el tema de la coronación del rey es tan antiguo como el libro de Génesis? ¿Sabe usted que puede remontarse hasta el capítulo 49 de Génesis, el primer libro de la Biblia, y encontrará la promesa hecha de que uno vendrá llamado Silo? Y Silo significa aquel que tiene el derecho. Y cuando siglo venga tomará el cetro, y cualquier persona sabe que un cetro le pertenece a un rey. Entonces en Génesis 49 vendrá uno que tiene el derecho de tomar el cetro. En Segundo de Samuel 7 Dios le di un mensaje a David, David tiene un gran deseo en su corazón de construir un templo para el Señor, David vivía en un palacio magnífico de cedro, él era increíblemente rico y él estaba viviendo en este palacio tan glorioso, magnífico y Dios estaba viviendo, por así decirlo, en una tienda.

Y David fue al profeta Natán y él le dijo, “Natán, no puedo tolerar que Dios viva en eso mientras que yo vivo en esto. Voy a construirle una casa al Señor.” Y Natán le dijo, Natán el profeta, “Buena idea David. Deberías hacer eso.” Y esa noche el Señor vino a Natán y le dijo, “¿Cómo es posible que no hayas venido a verificar conmigo? David no me construirá una casa, él es un nombre de sangre, su hijo me construirá una casa, quien es un hombre de paz.” Y Salomón fue ese hijo que le construyó esa casa, pero en medio de la promesa que Salomón construiría una casa, en Segundo de Samuel 7:16 Dios dijo, “Y más allá de Salomón voy a enviar a uno más grande que Salomón, uno más grande que David. Voy a enviar a uno que establecerá un reino y será para siempre y por los siglos de los siglos.” Entonces inclusive en ese entonces se había hecho la promesa de que el Mesías vendría y establecería un reino.

En el Salmo 2 vemos el retrato del rey y su coronación; en el Salmo 45 el rey en su coronación; en el Salmo 72 el rey en su coronación; en el Salmo 110 el rey conforme él llega al trono; en Isaías 9 un niño es nacido, un hijo nos es dado y el principado sobre sus hombros, y él gobierna; en Zacarías 9 encontramos la coronación del rey que está por venir. Estas simplemente son muestras. El Antiguo Testamento está literalmente lleno del mensaje del rey que está por venir.

Y de esta manera magnífica y pintoresca en Daniel siete mediante una visión Dios nos da un vistazo de la coronación misma de Jesucristo, es como si fuéramos llevados al futuro y estuviéramos sentados ahí en torno al trono de Dios y estuviéramos viendo a Cristo siendo coronado como Rey de Reyes y Señor de Señores, lo cual ocurre previo el momento en el que Él nos congrega y regresa a la tierra para establecer Su reino. O qué cosa tan gloriosa y emocionante es esta.

Vayamos a esa escena de coronación en el versículo 9, “Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos.” Y literalmente en el arameo, todavía estamos en el arameo por un momento aquí, “Vi hasta que tronos fueron aventados, literalmente arrojados. Y se sentó un Anciano de días cuyo vestido era blanco como la nieve y el pelo de su cabeza como lana limpia, su trono y llama de fuego y las ruedas del mismo fuego ardiente. Un río de fuego procedía y salía de delante de él, millares de millares le servían y millones de millones asistían delante de él. El Juez se sentó y los libros fueron abiertos.”

Ahora vamos a detenernos ahí y vamos a hablar de eso un poco más la próxima vez. Pero quiero que vean esta parte, “Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos y se sentó un Anciano de días.” Ahora escuche, esa es una verdad fascinante, ¿usted ve ese pequeño verbo “fueron puestos tronos?” Ahora, algunas personas creen que eso se refiere a que esta es la destrucción de un trono, en absoluto. Si el día de hoy usted fuera a un país árabe, usted fuera al Medio Oriente el día de hoy, esto ocurrió en el Medio Oriente, de hecho ocurrió al este del Medio Oriente, no lejos de la India, pero si usted fuera esa parte del mundo en la actualidad y alguna persona muy importante, un rey, un shah, sheik, o lo que fuera, inclusive un ayatollah fuera a aparecer, usted descubriría que su trono es puesto en un sentido, se aventarían almohadas y colchones como el lugar en el que él se sentaría, esta es una costumbre oriental. Un trono es establecido y el Anciano de días se sentó en ese trono.

Ahora, notará al principio del versículo 9 que dice, “Estuve mirando.” Y seis veces es usado esto en esta visión en particular, Daniel lo dice una y otra vez, miré, y literalmente significa acción continua, seguí mirando. A lo largo de esta visión él está totalmente enfocado en observar lo que está pasando, “Estuve mirando – él dice – un interés intenso hasta que fueron puestos tronos y se sentó un Anciano de días.”

Ahora, lo que es emocionante acerca de esto es que este es un paralelo de la visión apocalíptica de Juan, el apocalipsis de Juan del Nuevo Testamento. Y en el libro de Apocalipsis encontramos en el capítulo 4 al 5, 4:2, Juan también ve un vistazo del día de coronación y Juan dicen el 4:2, “Y un trono establecido en el cielo y en el trono uno sentado. Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina. Y había alrededor del trono un arco iris semejante en aspecto a la esmeralda. Y alrededor del trono había 24 tronos y vi sentados en los tronos a 24 ancianos vestidos de ropas blancas con coronas de oro en sus cabezas. Y del trono salían relámpagos y truenos y voces. Y delante del trono ardían siete lámparas de fuego. Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal. Y junto al trono y alrededor del trono cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás diciendo, Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder.” Aquí está la visión apocalíptica de Juan del mismo acontecimiento conforme Dios se sienta en el trono.

Y él ve en el 5:1 al que está sentado en el trono, quien es el Dios eterno, y en Su mano tiene un libro. Y Él está buscando alguien que tome el libro y que dé un paso y que tome posesión de la tierra. Es el día de la coronación y uno da un paso hacia el frente y es en el versículo 5, el león de la tribu de Judá, la raíz de David, y vino y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. Y cuando Él tomó el libro, ¿usted sabe lo que pasó? Toda la música comenzó, comenzaron y cantaron un cántico nuevo y los ángeles comenzaron a cantar, los cuatro seres vivientes y los 24 ancianos se postraron delante del Cordero, todos tenían arpas y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. Y cantaban un nuevo cántico diciendo, “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos porque Tú fuiste inmolado y con Tu sangre nos has redimido para Dios de todo linaje y lengua y pueblo y nación. Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra. Y miré yo oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos y su número era millones de millones que decían a gran voz, el Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, la riqueza, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza y a todo lo creado que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar y a todas las cosas en que ellos ahí oí decir a al que está sentado en el trono y al Cordero. Sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.”

Entonces tanto Juan como Daniel vieron un vistazo de la gloria y la maravilla de la coronación de Cristo y eso es precisamente lo que vemos aquí conforme Daniel tiene una visión del trono y del Anciano de días. Ahora, notará aquí que la palabra aquí es tronos en el plural, ahora, no sabemos si esta es una especie de pista de las almohadas múltiples que se colocaban en el suelo, es muy probable que esa sea una buena explicación, que son puestas en el oriente, que colocaban muchas almohadas, no sé si alguna vez usted ha visto eso, pero lo he visto en una tienda donde un sheik o un ayatollah está y siempre está sentado en un montón de almohadas. Podría ser que esa es la razón por la que es el plural, otros creen que la pluralidad de almohadas indica la presencia de la Trinidad, algunos comentaristas creen que hubieron otras de un nivel inferior que fueron colocadas ahí para los seres angelicales que estaban ahí con Él, realmente no sabemos.

Pero sabemos cuál es el enfoque de la escena, y es en el Anciano de días, usted vuelve a ver ese término en el versículo 13 y es llamado el Anciano de días, y lo vuelve a ver en el versículo 22 el Anciano de días, atiyomin, esto simplemente tiene que ver con uno que tiene mucha edad, es todo lo que significa, uno que está entrado en años, inclusive lo podría traducir, créalo o no, el viejo, el antiguo, el viejo. Pero realmente creo que es una referencia bíblica a eternalidad, y el que es eterno no es ningún otro que Dios mismo, el Dios eterno, quien se sienta en juicio, como dice al final del versículo 10, el juicio fue establecido.

Y por cierto, el Señor es el Juez de toda la tierra y también en el Salmo 29:10 dice, “El Señor se sienta como Rey para siempre.” Entonces Dios toma su lugar en el trono, Él es el Anciano de días, Él es el eterno. Esa es una frase hermosa, el Anciano de días, algunos ustedes recordarán los himnos que contienen eso, “Adoraremos al Rey glorioso y cantaremos con gratitud de Su poder y Su amor, nuestro escudo y defensor, el Anciano de días rodeado de esplendor y ceñido con alabanza. Ven Tú, Rey todopoderoso, ayúdanos a cantar Tu nombre, ayúdanos a alabar Padre todo glorioso, todo victorioso, ven y reina sobre nosotros Anciano de días.” Es una gran designación del Dios eterno, ese es el escenario.

Ahora vayamos al versículo 13 y veamos lo que sucede, “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí, con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre que vino hasta el Anciano de días y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es dominio eterno que nunca pasará y su reino uno que no será destruido.” Ahora, a la visión de Daniel, la cual se enfoca primordialmente en el Anciano de días, llega otra persona, otra figura, uno como un hijo de hombre. Ahora, yo en lo personal creo que este es ningún otro que Jesucristo mismo, ningún otro que Jesucristo.

Yo creo que Él aplicó este título a sí mismo, escuche esto en referencia directa a la profecía de Daniel, no crea que fue algún tipo de accidente que Él se llamó a sí mismo el Hijo del Hombre, creo que de hecho Él le estaba diciendo Israel, “Yo soy aquel de quien Daniel habló.” Él se llamó a sí mismo Hijo del Hombre múltiples veces, esa fue su designación favorita para sí mismo. Y yo creo que cada vez que lo dijo Él le estaba diciendo al pueblo judío vivo en la época en que vivió, “Si tan solo ustedes entendieran lo que Daniel estaba diciendo, ustedes harían la relación. Yo soy el Hijo del Hombre quien fue traído al trono del Anciano de días para recibir el reino.” ¿Se dan cuenta?

Entonces yo creo que Cristo deliberadamente estaba relacionándose asimismo con la profecía de Daniel, permítame decirle por qué por un minuto. Me parece muy interesante que Jesús específicamente use este título. Ahora, observé esto, Él específicamente usa este título cuando se está refiriendo a su segunda venida. ¿Alguna vez ha notado eso? Y ese es el título que Él usó aquí para su segunda venida cuando Él viene en poder y gloria para tomar su reino. Y cuando Jesús habló de la segunda venida Él uso este título en particular acerca de sí mismo.

Por ejemplo, le voy a mostrar varias escrituras, puedo usar tres de ellas ahí del libro de Mateo, Mateo 16:27, “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles y dará a todo hombre según sus obras. De cierto o sea, digo que hay algunos de ustedes que están aquí que no gustaran la muerte hasta que vean al Hijo del Hombre viniendo en su reino.” Ahora ahí claro él se estaba refiriendo, creo yo, al vistazo preliminar en la transfiguración, no obstante, cuando Él habla de su venida, Él habla como el Hijo del Hombre. Unos cuantos capítulos más adelante, en el capítulo 19, creo que es el versículo 28, sí, y Jesús les dijo, “De cierto os digo que aquellos de vosotros que me han seguido en la regeneración – este es otro nombre para el reino – cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de Su gloria vosotros también os sentaréis en 12 tronos juzgando a las 12 tribus de Israel.” De nuevo hablando de su reino Él se llama a sí mismo el Hijo del Hombre.

En el capítulo 25, ese gran capítulo en donde Él habla de Su regreso, versículo 31, “Cuando el Hijo del Hombre venga en Su gloria y todos los santos ángeles con Él, entonces se sentará en el trono, en su trono de gloria.” Ahora escuche, para mí no me parece accidental que Jesucristo al hablar de Su segunda venida se llamara a sí mismo el Hijo del Hombre, Él no se llamó a sí mismo Rey de Reyes o Señor de Señores o algún otro término, Él se llamó a sí mismo el Hijo del Hombre porque yo creo que Él se estaba conectando a sí mismo con la profecía de Daniel para mostrar que Él de hecho era Su cumplimiento. Y debido a que Cristo con tanta frecuencia habló en lenguaje del Antiguo Testamento y debido a que esta es la única vez en el Antiguo Testamento en donde la frase Hijo del Hombre puede unirse con Cristo, me parece aparente que eso es lo que Él tenía en mente, Él se estaba identificando como el que Daniel vio.

Ahora, ¿puede usted imaginarlo? Aquí está Daniel viviendo siglos antes de que Cristo naciera, mucho menos vivir y morir, regresara al cielo y esperar y regresar de nuevo la segunda vez. Y Él atraviesa todo esa historia humana y vemos un vistazo del Hijo del Hombre en Su coronación. Y otra clave en el versículo 13 Él dice, “He aquí con las nubes del cielo.” Si usted estudia el Antiguo Testamento descubrirá que con mucha frecuencia, que cuando las nubes aparecen son un símbolo de deidad. Dios es visto manifiesto en las nubes, la deidad y las nubes van de la mano las escrituras. Por cierto, eso no solo es verdad en el Antiguo Testamento, eso también es verdad en el Nuevo Testamento.

En Primera de Tesalonicenses 4:17, “Entonces aquellos de nosotros que estemos vivos y permanezcan – hablando del rapto – seremos arrebatados junto con ellos – en qué – en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire.”

En Apocalipsis 1:7 simplemente lo dice, apocalipsis 1:7, “He aquí, viene con las nubes.” Con nubes.

En Hechos 1:11, “Jesús ascendió al cielo y lo vieron irse. Y los dos ángeles aparecieron y dijeron, ¿por qué están mirando el cielo? Este mismo Jesús que fue quitado de vosotros vendrá de la misma manera como lo han visto irse.” En otras palabras, Él va a regresar así como Él se fue. ¿Y cómo fue llevado Él? En una nube. Yo creo que esa es otra indicación que este es el Hijo del Hombre, el Señor Jesucristo.

En Mateo capitulo 24 versículo 30 de nuevo nos dice lo mismo, Mateo 24:30 hablando del regreso de Cristo dice esto, “Y después aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo. Y después todas las tribus de la tierra llorarán y verán al Hijo del Hombre viniendo en las nubes del cielo.” Y versículo 31 del 25, el cual acabo de leer, “El Hijo del Hombre vendrá en Su gloria con todos los santos ángeles con Él.” Con los ángeles y las nubes, y entonces vemos el paralelo, este debe ser Cristo.

Ahora, si el Hijo del Hombre es Cristo, entonces el Anciano de días debe ser Dios Padre porque es Dios Padre quien le da el reino al Hijo. En Apocalipsis 4 y 5 es Dios Padre sentado en el trono quien tiene en Su mano el título de propiedad de la tierra y es el Hijo que viene y lo toma del Padre, el Padre le da el reino al Hijo. Y entonces tenemos a Dios dándole el reino al Hijo en la gran y gloriosa coronación.

Apocalipsis 11, no pudo resistir un par de versículos que ahí hablan del mismo acontecimiento con tal majestad que no podemos dejarlo a un lado, dice, “Y el séptimo ángel sonó.” Va a haber tantas cornetas que se tocan cuando esta coronación se lleve a cabo, que va a ser realmente maravillosa. Y habían voces en el cielo. Y esto lo que va a pasar cuando Él venga a tomar el reino de la mano del Padre. Los reinos de este mundo se han vuelto los reinos de nuestro Señor y Jesucristo. Y Él reinará por los siglos de los siglos. Eso es lo que se va a gritar y se va a cantar alrededor del trono.

Y los 24 ancianos que se sentaban delante de Dios en sus tronos cayeron sobre sus rostros y adoraron a Dios diciendo, “Te damos gracias oh Señor Dios todopoderoso.” Y podríamos incluir ahí a Anciano de días, quien eras, quien eres y que has de ser, porque Tú has tomado por Tu gran poder y has reinado y las naciones estaban enojadas y Tu ira ha venido en el tiempo de los muertos para que sean juzgados y para que Tú recompenses a Tus siervos los profetas y a los santos y aquellos que temen tu nombre, los pequeños y grandes, y para que destruyas a aquellos que destruyen la tierra. Y el templo de Dios fue abierto el cielo y ahí fue visto en su templo el arca de Su pacto y hubieron relámpagos y voces y truenos y un temblor y gran granizo.” Va a haber un espectáculo de fuegos artificiales en el cielo para terminar todo cuando el Hijo sea coronado como Rey.

Y aquí podemos cantar clamando con el poeta, he aquí viene con las nubes descendiendo para nuestra salvación. Y miles de miles asistiendo y disfrutando ahí aleluya, aleluya y Dios aparece en la tierra para reinar, sí, amén, que todos te adoren a Ti en el trono eterno. Salvador, toma el poder y la gloria, reclama el reino para Ti mismo. Oh ven rápidamente, oh ven rápidamente, aleluya Señor, ven, ese gran día de la coronación.

Y entonces la visión de Daniel se enfoca en primer lugar en la coronación del rey, en segundo lugar, y simplemente vamos a tocar esto, la naturaleza del reino. ¿Cómo va a ser cuando el Rey establezca su reino? ¿Cómo será? Bueno, en contraste a los reinos limitados, débiles, temporales, no gloriosos de los hombres estará el reino de Cristo. Y permítame darle algunas palabras, cinco palabras clave que fluyen de este capítulo que nos dicen cómo será: palabra número uno es autoridad, autoridad, observe el versículo 14, “Y le fue dado dominio.” Ahora, ese es el primer elemento que se presenta con respecto al reino, la palabra es shalton y significa una autoridad que gobierna. Cuando Cristo tome su reino Él tendrá autoridad absoluta.

Amados, quiero que sepan esto, que el reino de nuestro Señor será una dictadura absoluta pura y total, no habrá votos en el reino, ninguno, no habrá democracia, una monarquía absoluta, una dictadura pura. De hecho en el versículo 27, “Y que el reino y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo se ha dado al pueblo de los santos del Altísimo cuyo reino es reino eterno y todos los niños le servirán y obedecerán.” Todo es colocado bajo la autoridad de Cristo, Él reinará de manera absoluta, Él reinará de manera suprema, Él no compartirá su gloria con nadie.

Ahora, si usted regresa al Salmo 2 usted ve esto de manera clara, “¿Por qué se amotinan las gentes y los pueblos piensan cosas vanas? Y se levantarán los reyes de la tierra y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra Su ungido diciendo, rompamos ligaduras y echemos de nosotros sus cuerdas. El que more en los cielos se reirá, el Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor y los turbará con su ira, pero yo he puesto mi Rey sobre Sion, mi santo monte.” Él es la única autoridad y las naciones se pueden enfurecer y pueden enojarse y todo lo que quieren hacer es inútil porque Cristo reina como el Rey supremo.

En el Salmo 8:6 dice, “Le hiciste señorear sobre las horas de Tus manos, todo lo pusiste debajo de Sus pies.” Y como Hebreos nos dice, eso en últimas es una referencia a Cristo, Él tiene toda la autoridad.

Mateo 28:18, “Toda potestad me es dada en los cielos y en la tierra.” Autoridad absoluta y total le será dada a Jesucristo, Él gobernará el mundo.

En Apocalipsis capítulo 19, versículo 11 nos dice que el cielo fue abierto y un caballo blanco salió y el que se sentaba sobre él era fiel y verdadero. Y Él vino, y simplemente esta palabra en el versículo 16, “Y en su vestido y en su muslo un nombre escrito, Rey de Reyes y Señor de Señores.” Él es el monarca absoluto de Su reino. Toda autoridad.

Segunda palabra: la naturaleza de Su reino no solo será autoridad sino que será honor, honor. La autoridad es un absoluto, Cristo tendrá autoridad absoluta, eso se encarga de controlar todo lo que los hombres hacen. Pero el término ‘honra’ se encarga de controlar todo lo que ellos piensan, no solo Él recibirá autoridad sino que también recibirá honra. Observe el versículo 14 de nuevo, “Y le fue dado dominio y yecar – lo cual literalmente significa honra – en el reino Él será honrado, Él será glorificado.” No solo tendrá el poder para gobernar sino que tendrá la honra de aquellos sobre los cuales Él gobierna. Hay suficientes dictadores que no tienen la honra de su pueblo, ¿verdad? El pueblo, la gente gime debajo de esa autoridad pero no este. Los corazones de los hombres lo honrarán, Él lo demandará. Ese es el corazón y el alma del final del Salmo 2 en donde dice, “Servir a Jehová con temor y regocijaos con temblor. Honrad al Hijo, no sea que se enoje.” No solo es cuestión de Su autoridad, es cuestión de Su afecto hacia Él, Él demanda honra.

En Primera de Timoteo 6:14, la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo soberano, Rey de Reyes y Señor de Señores, el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno, amén. No solo el poder y la autoridad sino también el honor.

¿Saber una cosa? No puedo evitar sin emocionarme por eso, no sé usted pero a mí me cansa que Cristo sea deshonrado, ¿a usted le cansa? Me siento como los santos que están bajo el altar en el sexto capítulo de Apocalipsis clamando, “¿Hasta cuándo Señor? ¿Hasta cuándo permitirás que Tu pueblo y Tu nombre sea tan abusado?”

Me siento como David quien dice, “Los vituperios de los que te vituperaban cayeron sobre mí.” Me siento como el apóstol Pablo quien está dispuesto a llevar las marcas de Cristo pero anhela que Cristo sea exaltado. Me siento como Juan quien reclama, “Amén Señor Jesús, ven, es suficiente ya esto. Basta de que Tú seas tan deshonrado. Basta de que Tú seas tan rechazado. Basta de que Tú seas menospreciado por tanto tiempo.” Vendrá un día en el que Él sea honrado en una manera en la que Él es digno.

Entonces vemos la autoridad del reino y la honra del reino y ciertamente la extensión del reino. La gente se pregunta qué tan vasto va a ser este reino, bueno, vemos la palabra reinó en el versículo 14, la palabra reino. Y por cierto, la misma palabra están el versículo 18, los santos del altísimo tomarán el reino; y en el versículo 27, y el reino y la autoridad y demás. El reino es una palabra que habla de la estructura de su gobierno, le será dada una estructura gubernamental. En otras palabras, escúcheme, esto es muy importante; el reino no es simplemente una entidad espiritual, hay algunos que dicen, “Bueno, el reino simplemente es el gobierno de Cristo en los corazones de los creyentes, es simplemente una cosa espiritual.” Escuche, yo creo que el contexto de Daniel es una serie de declaraciones acerca de cómo la tierra literalmente será gobernada, habrá cuatro potencias mundiales gentiles y después el reino de Cristo. Y yo creo que el contexto demanda un reino literal terrenal de Cristo, y yo creo que es más que eso, yo creo que Él está hablando de un reino eterno. Pero el primer elemento de ese reino será ese reino terrenal milenario.

El contraste que usted ve en toda la visión de Daniel es entre los imperios terrenales de los hombres y el imperio terrenal de Cristo, creo que veremos un reino literal real sobre esta tierra y creo que eso es precisamente lo que el espíritu de Dios nos promete a lo largo de las Escrituras y no es diferente de lo que vemos en el capítulo 20 de Apocalipsis en donde dice, “Y vi tronos y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la Palabra de Dios. Los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos y vivieron y reinaron con Cristo mil años y después de esto vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron.” Y ahí usted tiene el estado eterno, pero no hay una recreación del estado eterno hasta que hay mil años en esta tierra para que Cristo revierta la maldición y establezca su monarquía absoluta y reine y gobierne como el Rey de Reyes y el Señor de Señores.

No creo que estamos hablando únicamente de alguna cosa espiritual, creo que estamos hablando de un reino verdadero, el mundo va a tener su día perfecto, el mundo tendrá ese día, ese día no manchado por el pecado, toda rebelión será retenida. Por cierto, durante esos mil años Satanás está atado en el foso conforme Cristo reina supremo, el usurpador es hecho a un lado, Él es el único monarca absoluto.

Escuche las palabras del Salmo 72, simplemente escuche, “Oh Dios da tus juicios al Rey y Tu justicia al Hijo del Rey, Él juzgará a Tu pueblo con justicia y a Tus afligidos con juicio. Los montes llevarán paz al pueblo y los collados justicia, juzgará a los afligidos del pueblo, salvará a los hijos del menesteroso y aplastara al opresor. Te temerán mientras duren el sol y la luna de generación en generación, descenderá como la lluvia sobre la hierba cortada, como el rocío que destila sobre la tierra, florecerá en sus días justicia y muchedumbre de paz hasta que no haya luna. Dominara de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra. Ante Él se postrarán los moradores del desierto y Sus enemigos lamerán el polvo. Los reyes Tarsis y de las costas traerán presentes, los Reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones, todos los reyes postrarán delante de Él, todas las naciones le servirán, porque Él librará al menesteroso que clamare y el afligido que no tuviere quién le socorra. Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso y salvara la vida de los pobres, de engaño y de violencia redimirá sus almas y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos. Vivirá y se le dará del oro de Sabá y se orara por Él continuamente, todo el día se le bendecirá, será echado un puñado de grano en la tierra en las cumbres de los montes, su fruto hará ruido como el Líbano y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra. Será su nombre para siempre, se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en Él todas las naciones. Lo llamarán bienaventurado.” Y escuche como cierre Salmo, “Bendito Jehová Dios, el Dios de Israel, el único que hace maravillas. Bendito Su nombre glorioso para siempre y toda la tierra sea llena de Su gloria. Amén y amén.”

Bueno, ese es un Salmo excepcional, es un reino terrenal, usted vio los toques de la tierra en ese Salmo maravilloso, autoridad, honor, extensión; en otras palabras espectro.  ¿Quién viene bajo su gobierno? Versículo 14, “Todos los pueblos naciones y lenguas le sirvieran.” ¿Vio eso? Todos ellos. Ahora, habrá algunos rebeldes pero serán enfrentados inmediatamente, inmediatamente, la justicia será pronta.

En el Salmo 2 de nuevo dice, “Pídeme y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantaras con vara de hierro como vasija de alfarero los desmenuzaras.” Él gobernará con vara de hierro. Salmo 45, otro Salmo del Rey expresa de manera semejante, “Rebosa mi corazón palabra buena, dirijo al Rey mi canto. Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero. Eres el más hermoso de los hijos de los hombres. La gracia se derramó en tus labios por tanto Dios te ha bendecido para siempre. Ciñe tu espada sobre el muslo oh valiente con tu gloria y con tu majestad. En tu gloria se ha prosperado. Cabalgas sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia. Y tu diestra te enseñará cosas terribles. Tus saetas agudas con que caerán pueblos debajo de ti penetran en el corazón de los enemigos del Rey. Tu trono Dios es eterno y para siempre. Con espada aguda y flechas rápidas y vara de hierro Él gobernará el mundo. Inclusive aquellos que rechacen y peleen van a ser derribados.” ¿Sabe usted que inclusive los animales y las plantas estarán bajo su gobierno? Me gustaría que tuviera tiempo para leerle todos esos pensamientos.

Entonces cuando usted piensa en lo que va a suceder a la creación es asombroso, Él va a revertir la maldición entera de la creación, Él va a tener dominio sobre las ovejas, dice en el Salmo 8, y los bueyes y las bestias del campo y las aves de los cielos y los peces del mar. Él va a tener tal dominio que la tierra va a florecer y los cultivos van a florecer. Y los pequeños niños podrán jugar con las víboras y el león y el cordero se van a acostar juntos, cosas increíblemente maravillosos van a pasar.

Ezequiel escribe acerca de ellas en el capítulo 34 y en el capítulo 47, Óseas dice lo mismo, que la tierra no va a ser igual cuando el Mesías gobierne, en ese día, dice en el 2:18, “Haré un pacto por ellos con las bestias del campo y las aves del cielo y las cosas que se arrastran sobre la tierra.” ¿No es eso algo excepcional? Él va a encargarse de los insectos como también de todo lo demás.

¿Cuál es el espectro de su reino? Abarca inclusive a los rebeldes, serán sujetados. Incluye los animales, las plantas, los cultivos, el desierto va a florecer como una rosa, los ríos serán creados en medio del desierto, cosas increíbles. Pero el reino es especialmente para los santos, especialmente para los santos. Observe el versículo 18 por un momento, “Después recibirán el reino los santos del  Altísimo y poseerán el reino hasta el siglo eternamente y para siempre.” Versículo 27, “Se ha dado al pueblo de los santos del Altísimo.” La característica del reino es esta, es para los santos, es para los santos.

Ahora hacemos la pregunta, ¿quiénes son los santos? Esa es una buena pregunta, la palabra es santos, ¿sabe quiénes son? En primer lugar, los ángeles son llamados mediante ese término e inclusive en el 4:3 y el 23, son llamados santos. Yo creo que el reino va a ser ocupado por los ángeles, creo que también va a ser para ellos, pero no solo para ellos, ¿quién más son los santos? Bueno, creo que los judíos que temen a Dios redimidos de todas las épocas van a estar ahí, yo creo que son santos también, yo creo que los creyentes en la verdad de Dios en el Antiguo Testamento son santos y son santos del Altísimo y van a estar en.

Primero de Samuel 2:9 en dice que Él guardará los pies de Sus santos. Salmo 34:9 dice, “Temed a Dios vosotros Sus santos.” Salmo 149:1, “Alaben en la congregación de los santos.” Y en Salmos 116:15, “Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus– ¿sus qué? – Santos.” Santos es un término usado para los creyentes del Antiguo Testamento, los redimidos del Antiguo Testamento van a estar ahí.

¿Sabe algo más? No solo los ángeles son llamados los santos, no solo el pueblo de Israel es llamado los santos, creo que hay otros santos que van a estar ahí. Yo creo que los apóstoles van a estar ahí. En cierta manera están en medio del Antiguo y el Nuevo Testamento. Pero nos dice en Mateo 19:28, nos dice que van a gobernar con Cristo sobre las 12 tribus de Israel. Entonces los santos del periodo del Evangelio estarán ahí. Y yo creo que los santos de la tribulación van a estar ahí en el reino, eso es claro. Lea el libro de apocalipsis.

Los santos judíos del Antiguo Testamento, los santos judíos en el periodo de los evangelios, los santos redimidos de la tribulación van a recibir el reino y yo creo que nosotros también vamos a estar ahí. Pablo comienza su maravillosa epístola a los Corintios con esta gran promesa, “Bajo la iglesia de Dios que está en Corinto, aquellos que son santificados en Cristo Jesús llamados santos.” Nosotros también somos santos.

¿Entonces quién va a estar en el reino? Todo mundo, toda persona que ha sido redimida por la sangre de Cristo, toda persona que ha sido bendecida en la verdad del Evangelio, toda persona a quien se le ha dado la justicia de Cristo a través de la fe, todos vamos a estar ahí, todos los santos de todas las épocas en el reino. Y Él tendrá un lugar especial para todos nosotros. Oh qué cosa tan gloriosa y emocionantes pensar en esto. “He aquí el día del Señor viene.” Dice Zacarías, y Dios va a congregar a su pueblo.

Conforme usted lee a lo largo del capítulo 14 el Señor será Rey sobre toda la tierra, nadie se queda afuera, toda la tierra. Habrá un Señor y su nombre será uno. Y una última palabra y termino, duración. ¿Cuánto dura? Dígame usted por cuánto tiempo dura, ¿para siempre? Dice usted, “Bueno, ¿qué hay acerca de los mil años?” Esa es solo una fase, el resto sigue para siempre.

Versículo 14 de Daniel 7 no podría ser más claro al final, “Su dominio es dominio eterno que nunca pasará y Su reino uno que no será destruido.” Versículo 18, “El reino hasta el siglo.”

Y en caso de que no haya quedado claro, “Eternamente.” Y en caso de que no le haya quedado claro, “Y para siempre.” Versículo 27, “Cuyo reino es reino eterno.” Su duración es permanente comparada con los reinos temporales de los hombres.

Escuche, qué vistazo tan glorioso Daniel nos ha dado de Cristo en su coronación, que emocionante es saber que Él va a regresar y establecer Su reino.

Ahora, todo lo que nos queda en este capítulo, y es bastante, es la cronología de Su reino, los discípulos se emocionaron por el reino y le dijeron un día y se registra en Hechos 1, “Señor, ¿restauraras el reino a Israel en este tiempo?” Conocemos el quién, el Hijo del Hombre. Conocemos el qué, todos los elementos que son característicos de su reino. Lo único que no conocemos es el cuándo. ¿Pero sabe una cosa? Daniel nos da la cronología y eso es emocionante. Y eso es para la próxima vez.

Permítame terminar con esto, en toda la literatura de la mitología antigua no se encuentra un mejor ejemplo de confianza constante que la historia de Penélope y Ulises, no sé si usted se acuerda de esa historia mitológica, pero permítanme recordársela.

Ulises se había embarcado con otros grandes héroes para sitiar a Troya y conquistar esa ciudad estado, eso comenzó un viaje lleno de aventura. El viaje de Ulises lo alejó durante 20 años, 20 años. Su esposa Penélope se quedó en casa sin saber nada de él durante 20 años. Y de acuerdo con la mitología ella era una mujer hermosa. Y durante la ausencia su marido Ulises más de cien nobles le propusieron matrimonio, su belleza no solo era de forma sino era una belleza de virtud. Ella sabía que era muy probable que su amado marido nunca regresara, pero simplemente debido a que siempre existió el destello de esperanza permaneció fiel.

Ella le dijo a todo mundo que ella le daría una respuesta a su propuesta cuando ella terminara de tejer una cierta red. Ella trabajaba todo el día tejiendo la red y toda la noche la pasaba deshaciendo lo que ella había tejido durante el día, ella hizo eso durante 20 años.

Un día un hombre entró al palacio quien era un mendigo y la encontró rodeada de estos hombres haciéndole propuestas y en una prueba de fortaleza él decidió que él iba a probar que era el más sino de todos y entonces derrotó a muchos de ellos. Penélope quedó sorprendida ante la capacidad de este hombre y ella se había quedado con uno de los arcos de Ulises a lo largo de todos esos años, un arco que solo Ulises podía atar.

Ella se lo ofreció el mendigo y le dijo, “Tómalo, úsalo para defenderte.” En ese punto el presionó el arco y lo amarró, y ella supo que era el disfrazado para ver si ella había sido fiel. Y fueron reunidos después de que él se había vengado de todos los que le habían hecho estas propuestas. ¿Y por qué? Le pregunto yo a usted, si Penélope puede esperar a Ulises sin palabra, ¿no puede la iglesia esperar a Cristo cuando tenemos la esperanza de que Él regresará y ser tan fieles a Él a quien no hemos visto, como Él lo fue a su marido? Amados, dijo Juan, “Si ustedes tienen esta esperanza en ustedes, los purifica.”

Oremos. Gracias Padre por la expectativa de la coronación de Jesucristo. Oh que emoción debe haber sido para Daniel ver esto. Y para nosotros de nuevo oírla reiterada. Gracias por el mensaje de que Jesús está por venir otra vez. Gracias por estas personas preciadas que han estado con nosotros en este tiempo porque ellos también han oído el mensaje y esperan al mismo Cristo que veremos juntos. Y aunque en esta vida en esta tierra nunca nos volvamos a encontrar moraremos con Él en la presencia eterna porque amamos el mismo Cristo. Que seamos tan fieles como Tú quieres que seamos, purificados debido a la esperanza del regreso pronto de Jesucristo. Mantén esto fresco en nuestras mentes hasta que volvamos a reunirnos dentro de dos semanas para ver la agenda en la cual esto sucederá. Y te damos gracias en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar