Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Oremos juntos al iniciar nuestro estudio en esta noche. Padre, es con gran deseo en mi corazón que abro Tu palabra para que podamos entender claramente el poder y la urgencia de este mensaje. Hemos estado compartiendo juntos los principios del libro de Daniel durante varias semanas, inclusive en este mismo capítulo. Sin embargo, sentimos como si no importara por cuánto tiempo estemos aquí, no podemos agotar los grandes tesoros que están en este lugar. Oramos Padre que Tú traigas a nuestras mentes cosas nuevas y frescas que ya conocemos y que Tú nos lleves a la verdad que todavía no hemos visto, y que sobre todo nos comprometamos con ser como Tú viviendo en obediencia a Tu voluntad. Gracias por Tu amor hacia nosotros, por este tesoro incomparable de Tu palabra. Ayúdanos tan solo en una pequeña manera a entender lo que significa conocer el futuro del mundo y cuán ricos somos cuando el resto del mundo está buscando encontrar respuestas para el futuro. Que ricos somos al tener las respuestas a esas preguntas en Tu palabra, y que vivamos a la luz de ellas y te adora haremos. En el nombre de Cristo. Amén.

Si usted ha estado con nosotros durante las últimas semanas sabe que hemos estado estudiando el séptimo capítulo de Daniel. Lo invito a que me acompañe a este capítulo si es tan amable y vea lo que el espíritu de Dios tiene para nosotros de nuevo en esta noche. Estamos avanzando a lo largo de este libro de Daniel tan emocionante, nuestros corazones han sido bendecidos y desafiados conforme hemos avanzado.

Así es también el caso en el capítulo siete, el cual es quizás el panorama profético más grande en toda la Biblia. Nos hace tener que detenernos y poner atención cuidadosa a todo lo que el Señor dice aquí, ya que ninguna de estas son palabras desperdiciadas. Y ya nos hemos beneficiado tanto en el estudio de este capítulo. Culmina, notará usted, en los versículos 13 y 14, en donde Daniel dice, “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí, con las nubes del cielo venía uno como un Hijo del Hombre que vino hasta el Anciano de días. Y le hicieron acercarse delante de él y le fue dado dominio, gloria y reino para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es dominio eterno que nunca pasará y su reino uno que no será destruido.” Ahora en esos dos versículos usted tiene ahí la concesión del Padre al Hijo del reino, el reino eterno dado por parte del Padre, quien es el Anciano de días, al Hijo, quien es el Hijo del Hombre.

Hemos visto en nuestro estudio que la Biblia enseña de manera clara que la historia culmina en Cristo recibiendo su reino, ese reino es un reino eterno, tiene una fase milenaria. Esa es la fase uno, tiene una fase terrenal de mil años y después entra al reino eterno en los nuevos cielos y en la nueva tierra, pero es un reino eterno.

Entonces el séptimo capítulo de Daniel nos presenta toda la historia del hombre desde el tiempo de Daniel hasta el tiempo cuando el Señor Jesucristo recibe y establece su propio reino eterno. Es un panorama monumental de historia profética que va desde el día de Daniel en adelante.

Ahora, creemos que la Biblia nos dice que todo en la historia se está moviendo hacia el acontecimiento cataclísmico del reino de Cristo. Y estoy convencido conforme estudio mi Biblia que el reino de Cristo no es algo que aparece de manera gradual, no es algo que va a ser casi imperceptible y que en algún momento nos vamos a despertar y encontrar que ya está aquí. El reino de Cristo no solo es cuestión de algún flujo silencioso de la historia, yo creo que el reino de Cristo es algo momentáneo, cataclísmico, violento, furioso, que es establecido y después fluye hasta la eternidad.

La Biblia nos dice que cuando el reino es dado al Hijo, el Hijo aparecerá en gloria refulgente en el suelo, habrá juicio intenso, habrá un baño sangriento en la tierra. Sabemos que este será un acontecimiento cataclísmico. Nos es descrito por el Apóstol Pablo en Segunda de Tesalonicenses capítulo 1 versículo 7, “Y a ustedes que están afligidos, el resto con nosotros, cuando el Señor Jesús sea revelado desde el cielo con sus ángeles poderosos, en llama de fuego vengándose de aquellos que no conocen a Dios y que no obedecen el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, que serán castigados con destrucción eterna, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder cuando Él venga para ser glorificado en sus santos y para ser admirado en todos aquellos que creen.” En otras palabras, Pablo está diciendo, “Va a venir un momento de furia, un momento de revelación divina, un momento de devastación total cuando Cristo regrese.”

Judas dice que Él vendrá con decenas de miles de sus santos para ejecutar juicio sobre todos. En Apocalipsis capítulo 19 encontramos un retrato de la venida de Cristo, “Vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco, y el que sentaba sobre él se llamaba fiel y verdadero. Y en justicia Él juzga – escuché esto – y hace guerra. Sus ojos son como llama de fuego, en Su cabeza hay muchas coronas. Y Él tenía un nombre escrito que ningún hombre conocía sino Él mismo. Y estaba vestido con una ropa teñida en sangre y Su nombre es llamado el Verbo de Dios. Y los ejércitos que estaban en el cielo siguieron en caballos blancos vestidos de lino fino, blanco y resplandeciente. Y de Su boca sale una espada filosa para que con ella pueda herir a las naciones y las gobernará con vara de hierro. Y Él pisa el hagar del vino de la furia y la ira del Dios todopoderoso. Y en Su vestido y en Su muslo tenía un nombre escrito, Rey de Reyes y Señor de Señores, y vio un ángel que estaba de pie en el sol y clamó a gran voz diciéndole a todas las aves que vuelan en medio del cielo, venid y congréguense para la cena de el gran Dios. Para que comáis de la carne de los reyes, la carne de los capitanes, la carne de los hombres poderosos, la carne de los caballos y de los que se sientan en ellos, la carne de todos los hombres tanto libres como esclavos, tanto pequeños como grandes. Y vi a la bestia y a los reyes de la tierra y sus ejércitos congregados para hacer guerra contra Él, que se sentaba en el caballo y contra Su ejército. Y la bestia fue tomada y con él, el falso profeta que hacía milagros delante de él, el cual había engañado al que había recibido la marca de la bestia y aquellos que adoraban su imagen. Ambos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con fuego y azufre. Y el remanente fueron matados con la espada de aquel que se sentaban el caballo, cuya espada procedía su boca. Y todas las aves fueron llenas de su carne.” Es innecesario decir que esa es una escena terrible, aterradora, horrenda.

Juan nos está mostrando lo que sucede cuando Cristo llega a su trono, cuando Cristo se establece a sí mismo como el Rey de Reyes y Señor de Señores. No entramos de manera suave, sutil, callada al reino, es un holocausto de juicio intenso. Es un momento cuando Cristo se apodera de la tierra como su gobernador. Ahora, vaya conmigo por un momento a Apocalipsis capítulo 5, conforme nos preparamos a entender a Daniel un poco mejor necesitamos ver algunos pasajes en Apocalipsis. En Apocalipsis capítulo 5 dice que, “Vi – versículo 1 – al que estaba sentado en el trono y en su diestra tenía un libro escrito por delante y por detrás y sellado con siete sellos.” Ahora, Juan ve una visión del futuro, una visión del tiempo cuando Cristo viene a establecer Su reino, es precedido por este holocausto terrible conocido como la tribulación. Pero él ve en el capítulo 4 a Dios sentado en el trono preparándose a darle el reino a Cristo. Y en la mano de Dios hay un libro y el libro está sellado siete veces. Ellos lo enrollaban y después colocaban un sello, lo enrollaban más y lo volvían a sellar, lo enrollaban más y lo volvían a sellar, algunas veces lo hacían en las orillas, lo enrollaban un poco y los sellaban ahí. La ley romana requería que un testamento fuera sellado siete veces para que no fuera quebrantado.

Lo que el Padre tiene en su mano es Su voluntad, Su testamento, Su herencia, es por así decirlo, el título de propiedad a la tierra, el derecho de gobernar. “Un ángel fuerte – en el versículo 2 – proclamó a gran voz, ¿quién es digno de abrir el libro y abrir sus sellos? Y ningún hombre en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra pudo abrir el libro ni verlo. Y yo lloré mucho porque no se halló hombre digno de abrir y leer el libro ni verlo. Nadie era digno. Y uno de los Ancianos me dijo, no llores, he aquí el león de la tribu de Judá, la raíz de David ha prevalecido para abrir el libro y abrir sus siete sellos. Y vi ya que en medio del trono y en medio de los cuatro seres vivientes y en medio de los ancianos estaba de pie un cordero como inmolado, teniendo siete cuernos y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios, o el espíritu séptuple dé Dios, enviado a toda la tierra. Y Él vino y tomó el libro de la diestra del que estaba en el trono. Y cuando había tomado el libro, las cuatro criaturas vivientes, que son ángeles, y los 24 ancianos – que podrían ser ángeles o posiblemente representantes de la iglesia – se postraron ante el cordero cada uno de ellos con sus arpas y con sus copas llenas de incienso, las cuales son las oraciones de los santos. Y cantaron un cántico nuevo diciendo, Tú eres y no de tomar el libro y abrir sus sellos porque Tú fuiste inmolado y nos has redimido a Dios por Tu sangre, de toda tribu, lengua, pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios un reino de sacerdotes y reinaremos sobre la tierra.”

Ahora, el punto es este, ellos podían esperar el que reinarán sobre la tierra, ellos podían esperar el reino porque aquel que tenía el derecho de tomar el reino, el león de la tribu de Judá, el que tenía el derecho de tomar el cetro, Silo, la raíz de David, como también la simiente de David, el cordero inmolado desde el principio, desde la fundación del mundo, de la tierra, el que nos había redimido a Dios, Cristo mismo, ascendió y tomó el libro y tuvo el derecho de abrir sus sellos y establecer Su reino sobre la tierra.

Y ellos cantan a gran voz, “Digno es el cordero que fue inmolado, de recibir poder, riquezas, sabiduría, fortaleza y honra, gloria y bendición.” Y la escena es la misma, el Padre le está dando al Hijo el derecho de reinar. Por cierto, así era la manera en la que comúnmente era hecho, un rollo o un intituló, un libro sellado era el título de propiedad y realmente era un rollo.

Si usted lee el capítulo 32 de Jeremías descubrirá que ahí se usó un rollo así como el título de propiedad de cierta tierra que fue comprada, para ser recuperada después de la cautividad babilónica. Entonces el título representa, el libro representa, el rollo representa el título de propiedad de la tierra.

Apocalipsis capítulo 5 nos indica que la tierra está ocupada en la actualidad por usurpadores, Satanás, claro, es el usurpador maestro quien controla la tierra, él es el Dios de este siglo, el príncipe de este mundo, el monarca de este sistema. Pero el tiempo que está por llegar cuando él tiene que dejar eso a aquel que tiene el derecho de gobernar, aquel que tiene el derecho, Silo, aquel que merece el cetro, aquel que se gana la corona y la recibiera del Padre. Y veremos en el capítulo 5 como toma ese derecho.

Después en el capítulo 6 Él comienza a desenrollar el rollo y usted inmediatamente tiene una serie de juicios devastadores, ahí encontramos cómo se van abriendo los sellos. Y a partir de los sellos fluyen los juicios de las trompetas. Y a partir de las trompetas fluyen los sellos de las copas. En una sucesión rápida estilo staccato de juicios el día del hombre es terminado en un holocausto increíble el cual le quita la vida a la mayoría de la tierra y Cristo entonces establece su reino eterno.

Viene entonces, amados, un día cuando Cristo retomará el derecho de gobernar en este mundo, y como puede ver, cuando Dios creó al hombre del huerto le dio el dominio sobre la tierra, pero Satanás usurpó ese dominio en la caída. Y no será sino hasta que Cristo regrese, el segundo Adán, que ese dominio es restaurado al hombre y entonces reinaremos con Jesucristo. Esa es nuestra gran esperanza gloriosa.

Ahora, el mensaje de la segunda venida de Cristo domina la Biblia, las Escrituras están repletas del mensaje de Cristo viniendo a establecer Su reino. Simplemente para darle una idea, la profecía ocupa aproximadamente un quinto de las escrituras y la segunda venida, las profecías acerca de la segunda avenida ocupan aproximadamente un tercio de eso, hay 660 profecías generales, 333 de ellas son acerca de Cristo, o alrededor de la mitad de ellas. De las 333 que son acerca de Cristo, 109 fueron cumplidas en su primera venida y 224 todavía están por cumplirse en su segunda venida. Entonces hay por lo menos 224 profecías que se relacionan al regreso de Cristo. Dicho de otra manera, hay 7959 versículos en el Nuevo Testamento, 330 de ellos tratan de la segunda venida, esto es 1 de cada 25. Después del tema de la fe, ningún tema es más discutido que el de la segunda venida de Cristo, por cada vez que su primera venida es mencionada, su segunda venida es mencionada ocho veces; cada vez que la expiación es mencionada, la segunda venida es mencionados veces. El Señor mismo personalmente se refirió a Su regreso 21 veces, más de 50 veces se nos dice que debemos estar listos para esa venida.

Hace algún tiempo atrás hubo una junta de delegados de la iglesia de todo el mundo y se reunieron en el Evanston, Illinois, patrocinada por el concilio mundial de Iglesias y se reportó que a partir de esa junta solo 10% de los cleros protestantes norteamericanos entrevistados en esa conferencia encontraban alguna importancia en la doctrina de la segunda venida, los burladores siempre han dicho, “¿Dónde está la promesa de Su venida?” Siempre han querido negarla, pero esa negación no cambia la realidad. La historia espera el regreso de Cristo.

Ahora, Daniel recibió esta impresionante visión por lo menos 2,500 años de esta época, sorprendente, él pudo percibir esto mediante la inspiración del Espíritu de Dios. Y la gente que ha vivido toda esa historia y la tienen aquí en la Palabra de Dios, la niegan.

Ahora, regrese y observe Daniel 7, al ver el capítulo encontramos tres temas que le mencioné en nuestros últimos dos estudios; número uno, la coronación, la coronación, vimos eso, ¿no es cierto? En el versículo 9 cuando vimos los tronos y el Anciano de días. Y después en los versículos 13 y 14, en donde el Anciano de días presenta el reino al Hijo del Hombre. Vimos la coronación.

Lo segundo que vemos en el capítulo no es solo de la coronación del rey sino la naturaleza de su reino. La naturaleza de su reino es descrita en el versículo 14, “Fue un dominio, gloria y reino para que todo pueblo, nación y lengua le sirviese.” Y ese es un reino eterno, es un reino indestructible. El versículo 27 también nos dice que es un gran reino. Y también he estado al pueblo de los santos del Altísimo. ¿De quién es? Es un reino eterno. “Y todos los dominios le servirán y le obedecerán.” Entramos en eso a gran detalle discutiendo todos esos términos y el significado de la naturaleza de su reino. Entonces vemos la coronación del rey y la naturaleza. Ahora, eso se encarga del quién, la coronación. Y eso se encarga del qué, la naturaleza del reino.

El tercer punto de la cronología del reino, y eso se encarga del cuándo. ¿Cuándo va a suceder esto? Vemos el quién, el Hijo del Hombre. Vemos el qué, el dominio y gloria eterna y demás. ¿Pero cuándo? Y en nuestro último estudio comenzamos a examinar esto, ¿no es cierto? Y estoy tratando de presentarle una perspectiva secuencial para que lo pueda entender, no quiero confundirlo con esto.

Entonces en cierta manera apriete su cerebro y vea si lo puede entender, mucha atención. Hay varias declaraciones clave que nos muestran la secuencia del reino, los discípulos hicieron la pregunta, “¿En este momento vas a revelarnos el reino?” Siempre ha estado en el que los corazones de los creyentes el preguntarnos cuándo va a ser. A lo largo de toda la historia de la iglesia siempre ha habido gente que dice, “Oh, creo que ya viene pronto.” Y hay gente que establece fechas y siempre hay esos grupos que se suben a una montaña en sus piyamas y esperan que va a suceder en cualquier momento, y siempre tenemos gente así.

Yo creo que Pablo vivió en la inmanencia del regreso de Cristo. Yo creo que Juan vivió en ella y Pedro y Santiago, todos lo hicieron, y nosotros también. ¿Pero cuándo va a suceder? ¿Cuándo es que Cristo va a descender y establecer Su reino? ¿Cuándo es que terminan los tiempos de los gentiles? ¿Cuándo es que termina el día del hombre? El principio número uno que aprendimos en este capítulo, el reino de Cristo sigue a los reinos de las naciones. Ese es el principio número uno. Mucha atención. El reino de Cristo sigue los reinos de las naciones.

En los primeros siete versículos del capítulo a los cuales entramos a detalles la última vez señalamos que hay cuatro imperios mundiales grandes; en el versículo 4 está Babilonia, en el versículo 5 Medo Persia, en el versículo 6 Grecia y en el versículo 7 Roma. Y vimos que esos cuatro reinos precederán al reino de Cristo. Entonces el reino de Cristo sigue a los reinos de las naciones. También señalamos en los versículos 15 al 17 que Daniel vio esta visión sorprendente de esas cuatro bestias y él buscó la interpretación y claro, le fue dada.

Ahora, un segundo principio que quiero que entienda y es muy importante, el reino de Cristo sigue a los reinos de las naciones, ese es el principio número uno. Principio número dos es que el reino de Cristo sigue a la forma final del reino final de las naciones. ¿Está claro? Sigue a la forma final de las naciones pero también a la forma final de ese reino final. ¿Y qué es eso? Bueno, el reino final fue el reino, ¿de qué? Roma. Y dice usted, “Bueno, Roma murió hace mucho tiempo atrás.” Bueno, realmente no, todavía tenemos vestigios del sistema romano con nosotros debido a que nuestra ley es básicamente ley romana, nuestra cultura es básicamente una cultura romana, nuestro lenguaje inclusive se ha derivado por lo menos en la cultura occidental de fuentes romanas hasta cierto punto, ¿viene entonces un renacimiento de ese imperio romano para que pueda ser el último? Si, vimos la última vez al final del versículo 7, ¿la forma final tiene cuántos cuernos? 10 cuernos. Esa es la forma final del reino final.

El reino de Cristo entonces sigue al reino final, pero la forma final del reino final. Y entonces vimos también el versículo 24, vimos 10 cuernos en este reino representando 10 reyes. Ahora, escuche, ¿qué dijimos la última vez? La forma final del imperio romano será una confederación de 10 reyes ocupando de manera sustancial el territorio que fue una vez dominado por Roma. Y le sugerimos la última vez que hay un acontecimiento muy importante significativo en nuestro mundo en la actualidad, la unión de Europa bajo la Comunidad Económica Europea llamada el Mercado Común, el cual como dije la última vez, tiene 10 naciones miembro en este momento. Y algunos de ustedes se acercaron y me dijeron, “No, solo tiene 9.”

Entonces le llamé a la embajada sueca esta semana y dije, “¿Está usted en el Mercado Común?” Y dijeron. “Sí, estamos.” Hay 10 naciones miembro en el Mercado Común Europeo. Dice usted, “Bueno, ¿qué sucede si llega a haber 11?” Ese no es problema. Si llegaran a haber 26 no sería un problema porque ya cuando venga la forma final habrán 10.

Pero es interesante que hay 10 ahora, ¿exactamente a dónde va eso? No lo sé, el Señor puede moverlo un poquito y está bien. Pero hay un reino final, Roma. Pero hay una forma final de ese reino. Y si usted va a Apocalipsis 13 y en adelante, usted encontrará que la Biblia dice que el reino final murió y volvió a vivir, tuvo una herida fatal pero se volvió a levantar. Y eso es precisa y exactamente aquello a lo que Daniel está apuntando. Apocalipsis dice que ese reino final morirá pero volverá a levantarse. Y eso es exactamente lo que está sucediendo.

De hecho, como le dije hace unos meses atrás cuando estudiamos Daniel 2, uno de los hombres clave en el Mercado Común Europeo hizo una declaración que leí en el periódico Los Ángeles Times y dijo lo siguiente, y cito, “En la Comunidad Económica Europea el mundo está viendo el avivamiento del imperio romano antiguo.” Fin de la cita. Ellos lo dijeron, yo no.

Y se están identificando a sí mismos y se están uniendo para preservarse a sí mismos y defenderse del poder del norte y del poder islámico al este, como vimos la última vez. Una Europa unificada es muy, muy inminente.

Ahora, hay un tercer principio, escuche lo. El reino de Cristo sigue al gobernante final de la forma final del reino final de las naciones. Entonces tiene usted al reino final en su forma final, pero inclusive en su forma final hay un gobernante final y el reino de Cristo lo seguirá. Ahora, conozcámoslo, versículo 8 de Daniel 7, “Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos. Y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros, y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre y una boca que hablaba grandes cosas.” Versículo 20, “Asimismo acerca de los 10 cuernos que tenía en su cabeza y de lo otro que le había salido, delante del cual habían caído tres y este mismo cuerno tenía ojos y boca que hablaba grandes cosas y parecía más grande que sus compañeros.”

De nuevo, esta haciendo un comentario acerca de este cuerno pequeño que se levanta, versículo 24, “Y los 10 cuernos significan que de aquel reino se levantarán 10 reyes y tras ello se levantará otro, el cual será diferente de los primeros y a tres reyes derribará. Y hablará palabras contra el Altísimo y a los santos del Altísimo quebrantará y pensará en cambiar los tiempos y la ley y serán entregados en su mano hasta tiempo y tiempos y medio tiempo.” Ahora, en esos cuatro versículos que le acabo de leer hay un comentario constante de que va a levantarse un rey de los 10, él va a sujetar a otros tres, él se apoderará y gobernará y él va a hacer varias cosas. Ahora, esto es una predicción de lo que llamamos en Daniel 7 el pequeño cuerno. Pero él no es ningún otro que el anticristo.

De hecho el Apóstol Juan escribiendo en la primera epístola general hizo una declaración asombrosa, él le dijo los cristianos a quien él escribió, “Hijitos míos, escuchen. Hijitos míos, vosotros habéis oído que el anticristo vendrá.” Esto es lo que dijo. ¿Dónde lo oyeron? ¿Dónde oyeron eso? Alguien debió haberles estado enseñando el libro de Daniel, claro, Pablo ciertamente lo enseñó. En una carta a Tesalonicense capítulo 2 versículo 3 él habló acerca del hijo de perdición o el hombre de pecado quien iba a venir e iba a traer un gran engaño en el mundo, pero yo creo que la fuente primordial, inclusive de la enseñanza apostólica acerca del anticristo fue Daniel. Y ellos habían hecho su trabajo. Y Juan puede decir de una manera muy general, han oído que el anticristo vendrá y han visto probadas porque inclusive ahora hay muchos anticristos. Este gobernante final es presentado en el libro de Daniel de varias maneras. En el capítulo 7 es llamado el pequeño cuerno, en el capítulo 8 es llamado el rey del semblante feroz, en el capítulo 9 es llamado el príncipe que vendrá, en el capítulo 11 es llamado el rey obstinado. Pero todo se refiere al mismo individuo.

Él es el gobernante final de la forma final del reino final de los gentiles. Y el reino de Cristo no viene sino hasta después de eso. Ahora, veamos de manera más específica lo que dice. En el versículo 24 dice que, “Y los 10 cuernos de este reino son los 10 reyes que se levantarán.” Esa es la forma final del avivamiento romano. “Y otro se levantará después de él.” Este es el anticristo. “Y el es diferente al resto.” Esto es él es único. Y yo creo que él encarna todo el poder y todo el engaño de todos los que lo preceden. “Y él sujetará tres reyes.” Ahora, también dice en el versículo 20, “Ante el cual tres cayeron.” Y en el versículo 8 dice lo mismo, “Delante de quien tres de los primeros cuernos fueron arrancados por las raíces.” Ahora, no entiendo eso, pero de alguna manera en este conglomerado de miembros de la forma final del imperio romano va a haber algún tipo de interacción y en medio de esa interacción probablemente va a haber algún tipo de triunvirato, algún tipo de dominio, algunos elementos serán dominantes. Pero a partir de la mezcla de eso él se va a levantar y él va a vencer a estas tres naciones líderes o elementos líderes, tres rivales van a ser hechos a un lado conforme él se levanta al lugar de prominencia y poder.

Ahora, francamente realmente no podemos interpretar eso, simplemente no sabemos lo que eso significa, no sabemos cómo va a funcionar eso, pero sabemos que eso es lo que Daniel dijo. Pero tenemos que enfrentarlo. Hace 50 años atrás la gente no entendía los 10 cuernos, ¿o sí? Entonces hay poco más que nosotros podemos ver hacia delante.

Observe el versículo 8, dice que él comenzó pequeño, él fue llamado un pequeño cuerno, comienza pequeño, aparentemente se vuelve más grande conforme usted llega el versículo 20. Él parecía más grande, se ve más abundante en tamaño y rango y puede significar un capitán o un señor o un jefe. En otras palabras, él tenía un rango más elevado, él comenzó pequeño y él llegó al punto en el que él domina. Aparentemente esta formación tiene un triunvirato de potencias gobernantes y él se levanta por encima de ellas y domina la escena entera.

Ahora, ¿cómo puede él hacer eso? Permítame decirle cómo. En primer lugar, él es un genio político, en primer lugar él es un genio político, él literalmente es un genio político. Regresa al versículo 8, “Mientras que contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros.” Ahora, el lenguaje aquí se oye violento pero en el original, en el texto original no es tan violento, expresa más bien un empujar como si estuvieran creciendo conforme uno va saliendo y gradualmente sube hasta que se vuelve prominente. De hecho se refiere a un reemplazo gradual conforme lo nuevo empuja a lo viejo y lo antiguo gradualmente se desvanece, no es una catástrofe, es progresivo.

Ahora, ¿qué significa eso? Eso significa para mí que de alguna manera este individuo es tan sutil en su genio político, en su inteligencia política, que sin causar ninguna turbación y sin revolución alguna él sutilmente empieza a subir por la escalera política hasta llegar al dominio. Apocalipsis capítulo 6 por ejemplo dice que él viene montado en un caballo con un arco para conquistar. Siempre me ha parecido interesante que él tenía un arco sin flechas, aparentemente él puede hacer más con una amenaza que lo que él hace con una guerra, en su sutileza él conquista sin pelear.

Observe por ejemplo en Daniel 11:21, “Y en su estado – hablando de nuevo acerca del anticristo – se levantará una persona vil a quien no le darán la ahorra del reino pero él vendrá de manera pacífica para obtener el reino mediante – ¿qué? – adulaciones. Eso es política, el arte de la adulación, es un genio político. Entonces eso es lo primero acerca de él.

Entonces cuando usted ve a alguien que sería el anticristo, él será una mente maestra política. Inclusive él puede hacer la paz en el Medio Oriente, de acuerdo con Daniel nueve. Inclusive hace un pacto con Israel, quizás va a haber algo de protección por parte de esta comunidad europea de Israel y los recursos israelitas protegiéndolos en contra de la invasión del norte de Rusia, del este, del Medio Oriente e inclusive más allá de eso. Entonces él es muy astuto políticamente.

En segundo lugar, él no solo es un genio político sino que es un genio intelectual, es brillante. En el versículo ocho dice que tiene ojos como ojos de hombre. En el versículo 20 él tenía ojos. Y los ojos se refieren a inteligencia, a capacidad mental, va a ser inteligente, va a ser astuto, va a conocer, va a poder dar consejo, él va a poder resolver problemas, o que alguien en el día de hoy pudiera resolver problemas.

El mundo está en una situación en la que alguien que pudiera entrar y resolver los problemas, inclusive Norte América no puede resolver el problema que tenemos con Irán, y hay problemas múltiples. Imagínese un hombre que llegue al escenario que pudiera resolver los problemas del mundo.

En tercer lugar, él va a ser un genio orador, no solo va a ser poderoso en términos políticos y sutil, no solo va a tener una mente quizás más grande que cualquier otra, sino que va a poder expresarse de maneras maravillosas. Y al final del versículo 8 dice, “Él tiene una boca que hablaba grandes cosas.” Versículo 20, “Él tiene una boca que hablaba cosas muy grandes.” Y algunas de ellas, el versículo 25, son grandes cosas contra el Altísimo, el Dios Altísimo. ¿Pero tiene alguna capacidad de oratoria? En Apocalipsis 13:5 por ejemplo, dice que Juan dice lo mismo, “Él tuvo una boca que hablaba grandes cosas.”

En cuarto lugar, él será un genio militar. El versículo 23 dice al final del versículo que él devorará la tierra entera y la pisará y la hará pedazos. Una vez que él llegue a su lugar, a su posición de manera pacífica; una vez que él obtiene su reino mediante adulación, entonces el holocausto comienza por un tiempo. Escuché esto, de acuerdo con Apocalipsis 17, cuando la iglesia es quitada, yo creo que la iglesia será llevada en el rapto antes de que todo esto se cumpla. Pero cuando la iglesia es sacada, la iglesia falsa florece, ¿no es cierto? Apocalipsis 17 es llamada la prostituta, la ramera, el misterio, Babilonia, la gran ramera. Una vez que la verdadera novia es quitada, lo único que queda es la prostituta y la iglesia falsa va a florecer y este anticristo va a encajar con la iglesia falsa. Apocalipsis 17, “La iglesia falsa estará ligada a él.” Y él va a bailar en un vals con la iglesia por un tiempo y después de pronto, la Biblia dice, que él va a consumir a ese sistema falso y va a demandar que todo el mundo lo adore.

Entonces por un tiempo mediante paz y adulación él alcanza sus fines y después se convierte en una potencia militar que devora la tierra y la dextrosa. De tal manera que en Apocalipsis 3:4 dice, “¿Quién es como la bestia? ¿Quién puede hacer guerra con él? Él es invencible.” Apocalipsis 3:7 dice que él hace guerra y vence, es un genio político, intelectual en la oratoria y militar.

Número cinco, él es un genio comercial, él puede llevar a cabo un golpe de estado económico y puede ser que él resolverá la inflación en el mundo. ¿Se puede imaginar eso? Un hombre que puede hacer todo eso y resolver la inflación, él va a hacer que el engaño prospere, él va a resolver algunos problemas mediante mentiras, él va a ser inteligente, engañoso. Y si usted lee Apocalipsis 18 va a descubrir que él diseña un sistema económico mundial el cual incidentalmente termina yéndose en picada cuando Cristo establece su reino. Pero él lo puede ser, economía mundial.

Finalmente, él será un genio religioso, él va a tener carisma, él se va a presentar como un anticristo. Esto es un pseudo Cristo, es como también un anticristo, él va a ser un cristo falso, él se va a presentar como un gran líder religioso, él va a querer que el mundo entero lo adore, nos dice Apocalipsis 13:8, “Él hablar a grandes palabras.” Versículo 25, “Contra el Altísimo.” En otras palabras, él se va a jactar de superioridad o de igualdad con Dios. En el capítulo 11 de Daniel dice que él quiere presentarse, elevarse a sí mismo como igual con Dios, es un pensamiento increíble.

Por cierto, dice que él hablara en contra del Altísimo. El texto original dice, “Al lado de.” Él buscará colocarse a sí mismo al lado del Altísimo, ser igual. Él va a tratar por ejemplo, versículo 25, y esto es fascinante, “Cambiar – ¿lo ve ahí? – los tiempos y las leyes.” ¿Qué? ¿A qué se está refiriendo aquí? Bueno, algunas personas creen que los tiempos serían observaciones religiosas normales, parte de la agenda religiosa normal. Algunas personas creen que él tratará de cambiar las celebraciones religiosas normales, otros creen que él tratará de destruir la adoración del día de reposo o el aspecto sagrado del domingo o él torcerá a los tiempos de trabajo y demás. De alguna manera él tratará de borrar el patrón ordenado por Dios, no sé cómo, pero cambiar las leyes, eso es bastante claro. Él tratará de cambiar las leyes morales de Dios, tratará de borrarlas.

Creo que me inclino al hecho de que él probablemente tratará de cambiar las leyes morales de Dios y él tratará de cambiar los tiempos de adoración y los tiempos de celebraciones religiosas en la sociedad en la que viva. Él hará todo lo que pueda por cambiar todo lo que Dios ha establecido.

Ahora, observe al final del versículo 25, “Afortunadamente su tiempo será limitado. Y a él se le dará un tiempo y tiempos y medio tiempo.” Ahora, eso es algo interesante. ¿Qué es eso? Un tiempo, tiempos y medio tiempo. Un tiempo, uno. Tiempos, serían dos. Y medio tiempo, sería una mitad, eso es tres y medio, él tendrá tres y medio años.

Ahora, esa es una nota muy importante en términos proféticos porque ese es todo el tiempo que tendrá. De hecho si usted ve el capítulo 12 de Daniel versículo 7 lo dice ahí, “Habrá un tiempo, tiempos y medio tiempo.” En el versículo 11 lo lleva a días, “2,290 días o 2,305 y 30 días.” En algún punto alrededor de ese periodo de tres y medio años es todo el tiempo que él tendrá. Ahora, veremos más de eso cuando entremos a Daniel capítulo 9.

Pero él hace un pacto de siete años con Israel y lo quebranta a la mitad y durante los últimos tres y medio años él literalmente devasta la tierra junto con el juicio de Dios. Y después viene su final horrible. Ahora, ¿qué he dicho aquí? Ahora escuche. Dije esto, principio número uno, el reino de Cristo sigue los reinos de las naciones. Principio número dos, el reino de Cristo sigue la forma final de los reinos de las naciones. Principio número tres, el reino de Cristo sigue al gobernante final de esa forma final de los reinos de las naciones. Ahora principio número cuatro, ¿todavía está usted conmigo? Aquí vamos, el reino de Cristo – no sé si lo puedo decir, el reino de Cristo sigue al gobernante final y la forma final y el reino final, solo después de la persecución final por parte de ese gobernante final. Van muy bien alumnos, muy bien.

En otras palabras, el reino, su forma final, su gobernante final y la persecución final por parte de su gobernante final. En la culminación misma de esto habrá un derramamiento de sangre de todos los santos, versículo 21, Daniel 7, “Y veía yo que este cuerno hacia guerra contra los santos y los vencía.” Guerra contra los santos. Y puede leer en el libro de Apocalipsis en el capítulo 13 lo mismo, simplemente le voy a hacer mención de uno o dos versículos, capítulo 13, recuerdo creó del versículo 7, creo que es, “Se le fue dado el hacer guerra con los santos y vencerlos y poder se le fue dado sobre toda lengua, tribu y nación.” La paz termina, el pacto es quebrantado a la mitad de la semana y él lleva a cabo una guerra terrible. Y le voy a decir que es eficaz, permítame decirle lo eficaz que es; el matar a dos tercios de los judíos. Ahora, si quiere saber dónde está eso en las Escrituras, Zacarías 13: 8 y 9, él mata a dos tercios de los judíos, él literalmente conquista la ciudad de Jerusalén en Zacarías 14:1 y 2, él mata a muchos gentiles, de acuerdo con Apocalipsis 3:7-10, y versículo 25 de Daniel 7 dice que él cansa a los santos del Altísimo. Y la palabra ahí se está refiriendo a una ropa desgastada. Él los lleva a un estado de una condición miserable, los hace trizas.

Ahora, ¿cómo lo va a hacer? Creo que mediante la injusticia, al apoderarse de su propiedad, mediante castigo físico, al no apegarse a lo que dijo en primer lugar. Apocalipsis 13 dice esto, “Si un creyente está viviendo en ese entonces, toda persona en la sociedad humana va a tener que llevar una marca.” ¿No es cierto? Una marca de la bestia en su frente o en su mano. Si usted no recibe la marca no puede comprar o vender. Si usted no recibe la marca se identifica a sí mismo como un revolucionario y la segunda fase será que usted no se postré ante la bestia y su imagen. Y si usted no hace eso, va a perder su vida, va a haber una matanza en toda la tierra de aquellos que son los santos del Altísimo.

¿Y sabe una cosa? Me da la idea en la sociedad en la que vivimos que eso se podría convertir en una realidad. Nunca he visto en mi vida entera, y simplemente he vivido una pequeña rebanada de tiempo, pero nunca he visto en mi vida entera un esfuerzo tan grande y deliberado por hacer que la iglesia deje de existir como lo veo en la actualidad, desde todo ángulo quieren apagar a la iglesia desde donde puedan, quieren hacer que dejemos de existir si pueden, al imponer impuestos, va a llegar al punto, y creo que va a llegar a este punto en donde debido a que haya tantos locos religiosos y hay tantos problemas en la religión en la actualidad que el gobierno va a querer que los predicadores y los ministros tengan una licencia así como los doctores y otras personas. Y una vez que hagan eso van a tener control de todo, ya se están moviendo rápidamente en esa dirección para que todos los maestros de escuela cristianos tengan una licencia. Y una vez que hagan eso los van a controlar. Y debemos tener cuidado con eso.

Podemos ver que está sucediendo, podemos ver seguro médico se está infiltrando el humanismo en la iglesia de Cristo y puedo ver el día cuando hagan que la vida sea miserable para nosotros. No podemos sujetarnos a todo. Están tratando de que las iglesias dejen de existir simplemente con los códigos de incendios, hay todo tipo de cosas que están pasando en nuestra sociedad que pueden amenazar a la iglesia. Viene una persecución terrible, terrible, y creo que seremos quitados y después el grupo maravilloso de santos que sean redimidos aparte de la tribulación van a sentir eso y van a estar hasta el cuello. Pero serán honrados por Dios, serán exaltados si mueren por su causa.

Y eso me lleva el punto final. El reino de Cristo sigue a un juicio divino por la gran persecución por parte del gobernante final de la fase final del reino final de las naciones, ¿qué hemos dicho entonces? Primero los reinos de las naciones, después la forma final, después el gobernante final, después su persecución final, después el juicio final, después el reino de Cristo. Qué escena. Versículo 9, aquí viene el juicio de ese gobernante final, “Estuve mirando hasta que fueron puesto los tronos en el oriente.” Cuando colocan un trono lo colocan en el piso. “Y se sentó un Anciano de días cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia, su trono llama de fuego y las ruedas del mismo fuego ardiente. Un río de fuego procedía y salía de delante de él, millares de millares le servían y millones de millones asistían delante de él. El juez se sentó y los libros fueron abiertos y yo entonces miraba a causa del sonido de las grandes palabras que hablaba el cuerno. Miraba hasta que mataron a la bestia y su cuerpo fue destrozado y entregado para ser quemado en el fuego. Habían también quitado a las otras bestias su dominio pero les había sido prolongada la vida hasta cierto tiempo.” Ahora, ¿qué está diciendo? Primero el versículo 9, el Anciano de días es Dios el Padre, ya hemos visto ese versículo.

Él se sienta en el trono de su majestad, Isaías lo llama, “Aquel que se sienta en juicio.” El Salmo 9 retrata a Dios sentado en juicio. Y ahí Dios se sienta, él gran juez es descrito como aquel cuyo vestido era blanco como la nieve, ese es un énfasis en la pureza, cuyo cabello era como lana pura, ese es un énfasis en su sabiduría; los cabellos blancos, las canas. Y dice, “Y procediendo de él venía una flama ardiente.” Dice, “Su trono era como una flama ardiente y su rueda como fuego ardiente.” Eso habla de su autoridad. Por un lado su pureza, por otro lado, en segundo lugar su sabiduría, en tercer lugar su autoridad. Y el fuego por cierto, frecuentemente está asociado con Dios conforme Él habla en juicio ardiente. El salmo 97:3 dice, “Un fuego sale delante de él y quema a sus enemigos a su alrededor.” Cuando usted ve fuego, es juicio, las ruedas del mismo fuego ardiente.

Ahora, eso se oye como Ezequiel capítulo 1, Ezequiel describió a Dios como ruedas de fuego ardiente y veo el retrato del trono de Dios, simplemente que está saliendo fuego, esto es juicio, esto es juicio. Y hay otra descripción en la Biblia que semejante a esta y lo que es interesante es que se encuentra en Apocalipsis capítulo 1, no necesita buscarla, simplemente para recordarle. Y es una descripción no de Dios Padre sino de Dios Hijo y es casi idéntica, lo cual de manera maravillosa para mí habla del hecho de que el Padre y el Hijo aunque son distintos son uno, son iguales en deidad. Y esa es la razón por la que en Juan 5 el Padre que se sienta en el juicio dice, “Le he entregado todo juicio.” ¿A quién? Al Hijo.

Ahora, no entiendo el misterio de cómo ver eso en términos internos en la Trinidad, pero en un lugar en Daniel el Padre es así descrito, en otro lugar en Apocalipsis el Hijo es descrito así, y ambos son descritos al mismo nivel de esta manera ardiente con fuego en juicio, Una vez en juicio sobre el anticristo, una vez en una purificación de disciplina de la iglesia. No obstante hay un elemento en común en la manera en la que son descritos porque su esencia es la misma, y esta la razón por la que el Padre puede decir en Juan 5 que Él ha entregado todo juicio al Hijo. El versículo 10 dice, “Un río de fuego procedía y salía delante de Él.” Es un río de fuego ahora, es una flama de juicio consumidora, devastadora, destructora que se está derramando conforme están girando las ruedas ahí en el trono de Dios. Que escena. Y ahí de pie alrededor de Dios hay millares de millares y millones de millones. ¿Y quiénes son? Son ángeles, mismos términos que Juan usa para ellos aunque él habla en el griego en lugar del hebreo o el arameo. Y los ángeles están ahí.

Por cierto, los ángeles siempre se asocian con servir a Dios y particularmente los encontramos cuando Él está en juicio, como lo vimos en Segunda de Tesalonicenses. El regresa en juicio ardiente con sus ángeles y como Judas dijo, después dice, “El juicio fue establecido.” Esta es una corte, y literalmente significa la corte se sentó, él juez tomó su lugar, él juicio se estableció y los libros fueron abiertos.

En algún momento haremos un estudio bíblico simplemente acerca del pensamiento de que los libros fueron abiertos. ¿Y sabe una cosa? Que Dios lleva el registro en libros de toda persona. Dios tiene el registro de toda vida y cuando el juicio venga es lo mismo en Apocalipsis capítulo 20, Dios abre los libros. ¿Sabe lo que Él está buscando? Él está buscando una raya grande que diga cancelado a la mitad de la página, cancelado por la sangre de Cristo, y si no está ahí, la evidencia está ahí para condenar al hombre al infierno. Dios lleva registros en sus libros, Él no juzga a la ligera, Él es un juez que juzga de manera justa. Versículo 11, en uno de los actos de juicio, “Yo entonces miraba a causa del sonido de las grandes palabras que hablaba el cuerno. Miraba hasta que mataron a la bestia y su cuerpo fue destrozado y entregado para ser quemado en el fuego.” En la visión de Daniel él ve a este anticristo, este pequeño cuerno que se ha levantado hasta llegar a ser la bestia compuesta de todo el resto de las naciones que estuvieron involucradas. Y él ve a esta bestia siendo devastada de manera total, y yo creo que en el versículo 2, el resto de las bestias que todavía están vivas en un sentido, encarnadas en él, que tuvo un poco de tiempo para ir más allá de sus fronteras, fueron finalmente devastadas y destruidas también; Babilonia, Medo Persia, Grecia; todas en cierta manera continuaron en parte en sus sucesores, porque todos los gentiles siguieron su poder, siguieron el mismo patrón finalmente todas encarnadas en la bestia final y él es destruido de manera total.

Ahora, escuche algo, después de que los reyes finales de los gentiles en su forma final y la revelación de su gobernante final y su persecución final venga, entonces vendrá la destrucción de ese individuo, las naciones son juzgadas y ese juicio es registrado en Mateo 25, él juicio de las naciones. El versículo 26 en este texto nos ayuda a entender algo de esto, “Pero se sentará el juez y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin.” Amados, ese es el cese total del día del hombre y después viene la clave, versículo 27, “Y que el reino y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo sea dado al pueblo de los santos del Altísimo cuyo reino es reino eterno y todos los dominios le servirán y obedecerán.” Eso es todo, el reino de Cristo sigue, esa escena final de juicio. Es una visión impresionante, ¿no es cierto?

¿Quiere ver la reacción de Daniel? Versículo 28, aquí fue el fin de sus palabras, eso es todo, ya verá al final de las caricaturas algún día, eso es todo. Es frívolo aquí, pero no es frívolo aquí, eso es todo. ¿Quieren saber cómo me sentí por esto? “En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron y mi rostro se demudó. Pero guardé el asunto en mi corazón.” El dijo, “Me devastó, mi mente estaba de cabeza, estaba turbado, mi forma física entera comenzó a cambiar pero lo guardé en mi corazón.” ¿Sabe una cosa? Cuando pienso en estas cosas tengo la misma reacción. ¿Sabe usted cuál fue la reacción de Juan? Él dijo, “Vi la visión y vi al Hijo del Hombre tomar el libro y comenzar a desenrollar el título de propiedad de la tierra y tomé el rollo y la visión y lo comí y descubrí que era dulce en mi boca, pero era amargo en mi estómago. Fue dulce al principio porque pensé, oh, Cristo reinará, gobernará al fin. Pero fue amargo porque me di cuenta de que cuando él establezca su reino será la condenación de toda persona que rechazó a Cristo y será condenado para siempre sin esperanza.” Entonces es dulce y amargo.

Y creo que Daniel está en la misma tensión, él esta turbado, él es cambiado y él pondera en su corazón, ¿cómo termina la historia? Termina con la venida de Cristo, el resumen de la historia de la Pascua es esta y cito, “El que lloró sobre la tumba, el que calmó las olas salvajes, manso para sufrir, fuerte para salvar. Él vendrá en gloria. Aquel que pisó el camino de la tristeza, aquel que entregó todo bien, el Hijo del Hombre y el Hijo de Dios, Él vendrá en gloria. Él que sangró con una herida después de ser azotado y llevó de manera mansa escarlata y espinas. Él que llevó toda tristeza vendrá en gloria. El monarca de la mejilla herida, burla de judío y burla de griego, sacerdote y rey divinamente manso. Él vendrá en gloria. Él quien murió para liberarnos. Él quien resucitó y vive para mí. Él quien viene. A quien yo veré, Jesús, solo Jesús, solo Él, Él reinará en gloria.” Esa es nuestra gran esperanza, ¿no es cierto? ¿Puede decir amén a eso?

Oremos. Padre, gracias por estas preciadas personas aquí en esta noche. Gracias por el gran aliento que son a mi propio corazón. Gracias por estos últimos días tan maravillosos, días de gozo el estar aquí el viernes para compartir en la copa y el pan y recordar Tu muerte. Esta mañana Tu resurrección y esta noche Tú propio próximo regreso. Gracias por la esperanza en mi corazón porque yo te conozco través de la fe. Y te doy gracias por la comunión de esta iglesia que me enriquece. Gracias por mi familia apreciada, mis hijos, mi esposa, mis amigos queridos que hacen que la vida sea tan rica y llena. Gracias, pero puedo disfrutar cada parte de esto debido a que sé que es para siempre. Y estaremos juntos en la presencia divina a lo largo de toda la eternidad. Y Padre, te doy gracias por ese día que está por venir, cuando Tú hablas los cielos y vengas a reinar como Rey de Reyes y Señor de Señores. Gracias porque estaré viniendo contigo, porque apareceremos con Cristo en la gloria. Padre, mientras tanto, que oigamos la palabra del querido y bendito Pedro quien dijo, “Sabiendo que todas estas cosas van a pasar, ¿qué tipo de personas deberían ser?” Y después él procedió a decir que debemos caracterizarnos por una vida santa y piedad. Que recordemos las palabras de Juan quien dijo, “Y el que tiene esta esperanza en sí mismo, se purifica a sí mismo.” Y que nosotros sabiendo que Tú tendrás vivamos para ese día una vida de pureza para que podamos entrar en tu presencia y oigamos, “Bien, buen siervo y fiel. Entra en el gozo de tu Señor.” Bendice a toda vida aquí. Y te damos gracias por este tiempo juntos. En el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar