Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Es con gran expectativa en mi corazón que lo invito a abrir conmigo su Biblia en Daniel capítulo 8. Estoy convencido de que este estudio del libro de Daniel es apropiado para nosotros en esta hora de nuestra historia. Habla de asuntos que son actuales y provocadores.

Encontramos particularmente, al continuar nuestro estudio del capítulo 7 hasta el capítulo 12, que las profecías que vemos fácilmente serán identificadas conforme examinamos la historia de nuestra propia época. Ya hemos tenido esa experiencia conforme hemos avanzado a lo largo de los primeros siete capítulos y sin duda alguna tendremos una experiencia igual conforme avanzamos del capítulo 8 al 12. Comenzando con el capítulo 8 en esta noche.

De nuevo, el capítulo es un capítulo largo, 27 versículos, y algunos de ellos más bien largos. Es casi imposible cubrir el capítulo entero en un sermón y hacer algún tipo de trato apropiado a los detalles tremendos de la profecía que hay aquí. Entonces vamos a tomar nuestro tiempo y desarrollar el bosquejo conforme el Espíritu de Dios da dirección. Básicamente, como notarán ahí en su bosquejo con ustedes, el capítulo trata de tres cuernos. Si usted es tan amable en tolerarme por un momento; el cuerno grande, el cuerno pequeño y el cuerno final.

En esta noche, y seguro que la próxima vez, estaremos hablando de la importancia de estos tres personajes distintivos quienes aunque son distintos tienen algo en común que es sorprendente y asombroso.

Permítame comenzar diciendo esto, el mundo está lleno de mesías falsos y no debería sorprendernos, han existido en toda era de la historia del hombre. Podemos remontarnos y rastrearlos al tiempo del libro de Génesis y podemos ver el nacimiento del sistema religioso falso en Babel, y en línea con todos los sistemas religiosos falsos siempre están los líderes que guían a los sistemas.

Y entonces el hombre ha tenido un legado de mesías falsos desde el principio mismo, los tenemos en nuestra propia época como también otra sociedad los han tenido. Hemos tenido a nuestros líderes de sectas, hemos tenido a nuestros padres divinos y nuestros Carlos mansos y nuestros Jean Jones a los demás que van junto con el concepto de un mesías falso. Y supongo que no nos sorprende en absoluto porque esperamos que la Palabra de Dios sea falsificada. Los profetas de Dios serán falsificados y entonces esperamos este tipo de cosas.

Nuestro Señor dijo que aparecerían después de Su vida muchos pseudo cristos, muchos cristos falsos, muchos mesías falsos, por así decirlo. Él dijo que muchos vendrán en Su nombre y serán muy eficaces engañando a muchos, claro que Satanás es el autor de los sistemas religiosos falsos, él opera disfrazado como ángel de luz, esto es, él se define a sí mismo en términos de la verdad, pero no es la verdad, sino que de hecho es un mentiroso y el padre de mentira.

Y entonces señalaremos que conforme a toda la historia fluye Satanás será la realidad falsificadora. Ahora, Daniel nos apunta en esta dirección en el octavo capítulo. Al final del capítulo él señala, creo yo, al anticristo definitivo, el pseudo cristo definitivo, el anticristo, el falso mesías, ninguno otro que el hijo de perdición, el hombre de pecado que conocemos como el anticristo.

Pero a lo largo del camino del capítulo 8 nos presenta a otros dos individuos en la historia, dos que ni siquiera habían vivido cuando él escribió esto, pero dos que vivirían y cumplirían de manera explícita las profecías indicadas en este capítulo. No es solo una profecía del anticristo, es una profecía de dos que vendrán como otros falsos mesías y mediante su propio estilo de vida y patrón de vida revelarán algo del poder y la naturaleza de ese anticristo final. Son como letreros que se encuentran a lo largo del camino para recordarle a la sociedad conforme avanza a lo largo de la historia hasta llegar a su consumación, de cómo será el falso mesías.

Ahora, usted recordará que hace algunos meses atrás hablamos de cómo Hitler fue una ilustración vivida de la naturaleza del anticristo. Bueno, retrocediendo antes de ese entonces, hay otros dos hombres en la historia, dos hombres a quien Daniel apunta como aquellos que podemos identificar como patrones o retratos de una u otra manera de cómo el anticristo será, aunque debemos admitir que ellos no podrán aproximarse al terror final de ese individuo definitivo. Pero nos dan algo de entendimiento.

Al primero Daniel lo llama el cuerno grande y al segundo lo llama el cuerno pequeño y el tercero o el último y el final lo podemos llamar el cuerno final o definitivo. Y como usted sabe, si usted nos ha acompañado en nuestro estudio de Daniel, el cuerno representa poder o autoridad o dominio o fortaleza. Y en el caso de Daniel es usado para identificar a alguien que adopta una posición de liderazgo.

Ahora, uno de los enfoques primordiales de la profecía de Daniel es enfocarse en este anticristo final, definitivo; este hombre de pecado final, el hijo de perdición, el rey deliberado, el rey obstinado, el rey enojado, el rey del semblante feroz, este cuerno pequeño. Él lo llama usando todos estos nombres. Este príncipe final que vendrá, como lo llama en el capítulo 9, Daniel se enfoca de hecho, y quiero que recuerde esto, Daniel se enfoca en los capítulos 7 al 12 más en ese individuo que en cualquier otro personaje. Daniel está dando una profecía, creo yo, de esperanza a Israel; ellos están en medio de su cautividad, pero la profecía de Daniel tiene la intención de recordarles que Dios no les va a fallar, que sí habrá un tiempo de los gentiles, sí habrá una era de dominio gentil o pagano sobre Israel, sí habrá un periodo de tiempo cuando el mundo sea gobernado por hombres impíos, pero eso terminará en la venida gloriosa de Jesucristo. Y él ha apuntado eso, ¿no es cierto? De una manera tan vivida en el capítulo 7 cuando encontramos al Anciano de días entregándole el reino al Hijo del Hombre. Entonces Daniel está diciendo, “Aunque estamos en la cautividad, no es el final. Habrá una restauración grande y gloriosa. Habrá un reino grande y glorioso que ha sido prometido por los profetas.” Pero Daniel tiene otro mensaje, “Antes de que las cosas mejoren van a – ¿qué? – a empeorar.”

Y esa es la razón por la que se enfoca tanto en el anticristo y en aquellos que son en cierta manera retratos preliminares de él. De tal manera que conforme el pueblo de Dios espera para que se establezca el reino de Dios, no se desilusionen cuando ven que las cosas empeoran. Creo que el Apóstol Pablo nos da la misma idea cuando dice que no nos debe sorprender que los hombres malos, Segunda de Timoteo 3:13, irán de mal en peor. Que no nos debe sorprender cuando el hombre de pecado o el hijo de perdición, segunda de Tesalonicenses 2, aparezca porque la consumación no puede suceder sino hasta después de eso.

Y entonces Daniel habiendo afirmado la venida del reinó, ahora comienza a tratar con los detalles que le fueron dados en las visiones de Dios, y los detalles muestran que las cosas empeorarán antes de que mejoren, habrán algunas disciplinas aterradoras del pueblo de Dios y después un holocausto final bajo la presión de esta bestia final, este anticristo final, este gobernante final de la forma final del dominio gentil final. Y entonces creo que su propósito se indica claramente conforme llegamos a estos capítulos finales de la profecía de Daniel.

Para entender entonces los capítulos 7 al 12 debemos entender que Daniel se está enfocando en este gobernante final del mundo, este es el tema que realmente tiene en mente. Él lo discute en el capítulo 7 y capítulo 8 y capítulo 9 y capítulo 11 antes de que consuman las cosas en el capítulo 12. Él le da mucha atención a este individuo e inclusive a acontecimientos que van a suceder antes de que él venga para que puedan actuar como señales o letreros.

Ahora, al ver el capítulo 8 esta noche la próxima vez, vamos a considerar no solo a ese anticristo final, sino a los dos individuos, en primer lugar, que marcan el camino, que muestran el camino por el que irá cuando él finalmente llega. Los dos, por así decirlo, son falsos mesías que Daniel tiene en mente y nos los que quiere presentar. En un sentido podemos llamarlos precursores del hombre final de pecado.

Entonces conocemos en este capítulo a tres mesías falsos. Realmente es una profecía increíble, es tan explícita, predice no solo el nacimiento de un hombre sino el nacimiento de tres. Predice no solo la naturaleza de un hombre sino la naturaleza de tres. Predice con especificidad algo de cómo eran y cómo funcionan y cómo gobierno y cómo conquistan. De hecho tenemos aquí la historia de estos tres individuos mucho antes de que alguno de ellos jamás naciera. Y me parece maravilloso que Dios no solo esté ocupado en controlar el destino de su propio pueblo, sino que está ocupado en controlar el destino de aquellos que aún están en contra de su propio pueblo.

Ahora, quiero que observe algo, del capítulo 2 en el versículo 4, hasta el final del capítulo 7, el idioma en Daniel ha sido el arameo, en otras palabras, ha sido el idioma de Babilonia, debido a que el mensaje ha sido dirigido primordialmente los gentiles o a aquellos que están ocupando una tierra gentil. Y entonces esta porción masiva de las escrituras del 2:4 al 7:28 aparece en arameo, pero de pronto cuando usted entra al capítulo 8 o regresa al hebreo y el idioma es ahora hebreo. Y la gente ha preguntado por qué, y la respuesta es muy simple, hay un cambio tremendo en su énfasis.

A partir de aquí, ahora escuche esto, Daniel estará hablando acerca de los tiempos de los gentiles, pero él estará hablando acerca de los tiempos de los gentiles en relación a Israel. Previo a esto él habló de los tiempos de los gentiles en relación al mundo de los gentiles, cómo ellos edificarían sus dominios, cómo los cuatro grandes imperios se llevarían a cabo, cómo habría una confederación final de 10 naciones, cómo vendría un gobernante final y cómo el sistema entero en últimas sería destrozado cuando Cristo tomara su reino. Y ahora él retrocede un poco para dar detalles, pero ahora él habla acerca de los tiempos de los gentiles o el dominio mundial gentil en relación a Israel, y por lo tanto regresa al idioma del pueblo de Dios.

Ahora, permítame distinguir, si me permite por tan solo un momento, el capítulo 7 del capítulo 8; la primera de las visiones de Daniel capítulo 7 no es la primera visión en el libro, hubieron otras visiones pero esta es la primera para Daniel. La primera de las visiones de Daniel es un resumen amplio de los tiempos de los gentiles, retrocede o va desde la vida de Daniel hasta el regreso de Cristo y toca los acontecimientos climáticos que culminan en la segunda venida.

Ahora, observe esto, la segunda visión en el capítulo 8 tiene que ver únicamente con los elementos medo persas y griegos de esa visión más grande. Ahora, recuerde que en la primera visión Daniel vio que habría cuatro imperios mundiales; Babilonia, Medo Persia, Grecia, ¿y cuál fue la final? Roma. Y que Roma sería restaurada en una confederación de 10 naciones en su forma final sobre la cual el anticristo tendría dominio y gobierno y su poder será despedazado en la venida de Cristo entonces el panorama está ahí.

Pero ahora la segunda visión dada por Dios se concentra en el periodo que va desde los medo persas hasta los griegos e incluye algunas profecías increíbles de la historia que están por ser cumplidas. Y se enfoca en ellos en relación a Israel, y particularmente concentrándose en esa era en la transición del imperio medo persa al imperio griego, están los dos gobernantes que son retratos de ese gobernante final mundial.

¿Entonces qué estamos diciendo? La segunda mitad se enfoca en Israel y cómo Israel va a sufrir a lo largo del camino, por así decirlo, en manos del anticristo hasta ese día final cuando el anticristo traiga el holocausto. Realmente es una preparación para el sufrimiento.

Ahora, regresemos entonces y comencemos en el capítulo 8 versículo 1, y quiero establecer la escena, y por cierto, Daniel ve en su visión animales como lo ha hecho el pasado pero distintos. Versículo 1, “En el año tercero del reinado del rey Belsasar me apareció una visión a mí, Daniel, después de aquella que me había aparecido antes. Vi en visión y cuando la vi yo estaba en Susa, que es la capital del reino en la provincia de Elam. Vi pues en visión estando junto al río Ulai.” Vamos a detenernos ahí.

Ahora, necesitamos entender el contexto porque el contexto es realmente significativo. “En el año tercero del reinado del  rey Belsasar.” La primera visión, recordará usted vino en el primer año de Belsasar, esta  viene en el tercer año de Belsasar, en algún punto alrededor del 551 a. C., y si usted ha estado con nosotros, eso podría encajar en el marco de la situación de los acontecimientos. Y Daniel estimo yo, estará entre los 69 y los 70 años de edad.

Ahora, lo primero que vemos aquí es el tiempo de Dios en la escena, el tiempo de Dios es perfecto. El capítulo 5, ahora, piense conmigo en esto, el capítulo 5 registra la caída de Babilonia hasta los medo persas, recordara que Belsasar estaba en una gran fiesta y todos estaban emborrachándose y estaban en medio de una orgía y la escritura en la pared decía, “MENE, MENE, TEKEL, UPARSIN.” “Has sido pesado en las balanzas y has quedado corto. El reino se es quitado de ti.” Y demás. Y estaban en medio de esta gran fiesta y mientras que estaban en su gran fiesta llegaron los medos y los persas, ese es el capítulo 5.

Ahora, esta visión vino antes de los acontecimientos del capítulo 5 y entonces estamos retrocediendo cronológicamente. Y es profético de los medos y los persas antes de que de hecho se apoderaran de Babilonia.

Ahora, observe de nuevo en el versículo 1, “En el año tercero del reinado del rey Belsasar me apareció una visión a mí.” Ahora, la visión que él tuvo en el capítulo 7, él la tuvo cuando estaba dormido y esta la tuvo cuando estaba despierto. Entonces no solo vemos el tiempo de Dios sino el método de Dios. Esta visión es una advertencia del caos futuro, de sufrimiento futuro, de problemas futuros.

Y debido a que fue dada antes de que los medo persas vinieran, cuando los medo persas vinieron, como puede ver, eso no habría sido algo que sorprendiera a los judíos, Dios ya había preparado sus corazones. Y Dios es único en Su método. En la última visión que recibió estaba dormido y esta la recibe cuando está despierto. Y creo que hay un pensamiento detrás de esto, creo que Dios hace esto para prevenir algún método humano, Él da las cosas soberanamente y no podemos predecir cómo, cuándo o dónde en un sentido profético.

Y hay una tercera cosa aquí, no solo vemos el tiempo de Dios y el método de Dios sino al hombre de Dios. Y él inclusive está sorprendido, él dice, “Me apareció una visión a mí, Daniel, a mí.” Daniel se percibe, se ve asimismo como un hombre ordinario. Daniel está sorprendido por esto, “Me apareció a mí, a mí.” Y yo creo que esta es una de las virtudes de la piedad, y esta es que siempre hay un sentido de incredulidad abrumadora de que Dios me llegara a usar a mí, y yo veo esto con Juan el apóstol, él dice, “No es cierto. Y vi la santa ciudad.” El dice, “Y yo, simplemente yo, Juan. Yo, Juan vi la santa ciudad.” Le es abrumador, y lo repite varias veces en el libro de Apocalipsis, “Y yo Juan.” El Juan común y corriente vio eso, él está abrumado por una expresión de gracia tan grande por parte de Dios, que Dios le concediera una revelación así. Esto lo sorprendió, este fue un sentido abrumador de indignidad, que llevó a la superficie sorpresa y emoción, como Seselues, dice, y cito, “Sorprendido por el gozo.” Fin de la cita. Sorprendido porque Dios mostrara tanta favor, y me imagino que tengo que creer que los líderes que Dios escoge siempre han sido así, ¿no es cierto? Digo, cada vez que Dios trató de hacer que un hombre verdaderamente piadoso hiciera un trabajo, siempre quiso salirse del trabajo porque se sentía inadecuado. ¿No es cierto? Descalificado.

Moisés dice, “No puedo hacer eso Señor. ¿Te darás cuenta a quién le estás hablando? Soy solo yo, Moisés. Tengo un problema en mi expresión oral, ¿y quién soy yo? No puedo hablar.” Algunos de ellos dijeron que no eran de la familia correcta o del linaje correcto, siempre es así con la humildad.

Y entonces Daniel está algo abrumado porque él es el hombre de Dios, hay algo en eso que me encanta. ¿Se da cuenta de que si usted recibiera una revelación por parte de Dios sería una causa tremenda para que tuviera un gran gozo? ¿No es cierto? Decir, “Dios me escogió para ser el vehículo. Dios me dio esta revelación a mí.” Y conforme estaba pensando en eso me di cuenta de que si fue emocionante para Daniel, lo que debe ser para mí cuando yo tuviera todas sus revelaciones, que pensamiento tan increíble. Y algunas veces lo doy por sentado y olvido lo favorecido que estoy por tener Su palabra. ¿Qué hay acerca de usted? Daniel estaba abrumado.

El siguiente versículo nos da la escena y nos da algo de la exactitud de Dios cuando él da una profecía. Daniel estaba en Babilonia creó yo en este entonces, pero en su visión él fue transportado a Susa, Susa, y él fue transportado a Susa ahí por el río Ulai. Permítame darle algo de trasfondo acerca de eso. Susa fue llamada así por los griegos, Susa, lo encontrará en sus libros de historia, es una ciudad digamos, ahora hay una villa que está ahí que se llama Shush. Pero creo que todavía están ahí las ruinas en la misma ubicación antigua. Entonces está ubicada a unas 230 millas directamente al este de Babilonia y unas 120 millas al norte del Golfo Pérsico. Digo, está ahí en medio de la nada, es un desierto ahí afuera.

Ahora, en el momento en el que Daniel escribió Shushan simplemente era una ciudad oriental en el extremo del imperio babilonio, era la provincia, y esa palabra probablemente no es un término técnico, quizás simplemente es un término general, estaba en el área de Elam, pero después de la época de Daniel, escuche esto, Shushan se volvió la ciudad real de los medos y los persas. El hecho de que Daniel en su profecía mencionara esto, el hecho de que el Espíritu de Dios hablara de Shushan como una ciudad tiene mucha importancia en donde una visión así ocurriera sería oscuro en la época en la cual Daniel vivió, porque en ese entonces no tenía importancia, más adelante los medos y los persas bajo Ciro la firmaron como una ciudad real. Y escuche esto, cuando Esther se sentó en su trono como reina, se sentó en el palacio construido por Darío en la ciudad de Shushan. Y cuando Nehemías iba a regresar a Jerusalén a reconstruir los muros, él fue comisionado y partió de donde él vivía y esto fue en la ciudad de Shushan. Entonces se volvió una ciudad muy significativa más adelante.

Ahora, observe de nuevo, él vio en una visión y lo que él vio estaba en Shushan en el palacio, la palabra hebrea es un término muy amplio, es usado por ejemplo en Primero de Crónicas 1 o 29:1 más bien, Primero de Crónicas 29:1, para describir el templo en Jerusalén. Algunas veces en fuentes extra bíblicas es traducido fortaleza, otras veces como palacio. Fuera lo que fuera, era el lugar oficial.

Por cierto, Shushan tiene importancia por otra razón, ¿alguna vez ha oído usted del Código de Hammurabi? Los críticos antiguos del antiguo testamento solían decir que Moisés nunca pudo haber vivido en ese entonces, hace tanto tiempo atrás, y haber escrito los 10 mandamientos y todas las cosas que el Pentateuco dice que escribió, porque cuando Moisés vivió, en ese entonces nadie sabía, nadie conocía ese tipo de cosas, no había ley. Nadie era lo suficientemente inteligente como para entender un código de ética, esa era una época primitiva, usted sabe, los hombres andaban ahí corriendo, ahí pegándole a las mujeres con palos en la cabeza y arrastrándolas a una cueva, y no era una época sofisticada. Y entonces Moisés, dijeron los críticos, nunca pudo haber escrito la ley hace tanto tiempo atrás.

Y después alguien estaba ahí investigando en Shush y descubrió el Código de Hammurabi, el cual es una ley sofisticada, ética, moral del tiempo de Moisés. Y de pronto esa pequeña ciudad se convirtió en algo muy significativo, y fue ahí como dije, que Darío construyó este palacio persa magnífico en donde Esther sirvió como reina. Y por cierto, quizás le parezca interesante saber que ahí en la villa de Shush o cerca de ahí, los arqueólogos han descubierto el palacio y la fortaleza de la cual Daniel escribió en ese entonces y probablemente ni siquiera existía. Pero existe y puede ir usted ahí en la actualidad y verla.

Ahora, ¿qué hay acerca del río Ulai? Muy interesante, muy interesante. La palabra río, ¿la vio usted ahí? “Estaba ahí junto al río.” Esa es la única vez que esa palabra río es usada en la Biblia y es en este capítulo. Es una palabra muy obscura y extraña para referirse a un río, no es la palabra normal para río. Ajá. Podríamos asumir entonces que sea lo que sea que es Ulai, no es un río normal.

Los arqueólogos han descubierto que ahí en medio del área de Shushan, en la parte noreste de la ciudad, se construyó un canal artificial para transportar agua entre dos ríos que fluían del norte al sur, y era un río, realmente un canal de 900 pies de ancho. Los escritores clásicos lo llamaron Ulai, pero no fue un río normal, fue un canal hecho por los nombres de 900 pies de amplio. Sorprendente. El Espíritu de Dios tuvo una palabra especial para un río de un tipo especial.

Ahora, resumiendo entonces la escena, Daniel está en Babilonia, él se encuentro proyectado en una visión en una pequeña ciudad conocida en ese entonces, una ciudad que no tenía sospecha alguna de la grandeza que vendría en su futuro, y una ciudad destinada a ser la ciudad real imperial de los persas, la ciudad de Esther, la ciudad de Nehemías, una ciudad que se volvió tan grande que en la actualidad la villa moderna de Shush está al lado de sus ruinas, las cuales son un testimonio para todo el mundo de que la Palabra de Dios es verdad. Y la visión que sigue, que se lleva a cabo en esa ciudad es sorprendente.

Pero antes de que veamos la visión, simplemente una cosa más. Esta visión fue tan especial que Dios tuvo que interpretarla. Entonces vea el versículo 15 por un momento, Daniel no siempre es cronológico, o no siempre recibe sus visiones en orden cronológico. Entonces en cierta manera mete cosas aquí y allá. Pero el versículo 15 nos dice que Dios le dio una interpretación, Dios le dio una manera de entender esto y fue algo difícil de entender. De hecho, si usted vio al final del versículo 27 dice, “Y no la entendía.” No la entendía. Fue una visión difícil. Para ayudarle a Daniel, observe el versículo 15, “Y aconteció – realmente debe decir mientras que yo y dice ahí – y aconteció que mientras yo, yo – dos veces, me encanta – yo Daniel consideraba a la visión y procuraba comprenderla. He aquí, se puso delante de mí uno con apariencia de hombre.” Él dice, ahora observe esa pequeña frase, “Procuraba comprenderla.” Él estaba viendo la visión, no sé cómo funcionan las visiones, y la gente siempre dice, “Bueno, ¿cómo funciona una visión?” No tengo idea alguna. No tengo idea alguna. Pero es tan real como la realidad para el que la recibe.

Fuera como fuera, él estaba viendo esto delante de él así como Juan vio visiones en palmos, todo se estaba desenvolviendo ahí enfrente del ojo de su mente, y conforme se estaba desarrollando, él estaba luchando en su cabeza por entender el significado de todo eso. Y sin duda alguna, después de haber tenido una visión previa dos años antes y haber interpretado un par de visiones de Nabucodonosor, él estaba tratando de encajar las piezas del rompecabezas en su mente. Pero al no tener la información que nosotros tenemos, era muy difícil.

Entonces el Señor reconoce esto y el Señor envía a alguien para ayudarle. ¿Sabe una cosa? Así es como Dios lo hace siempre. No creo que Dios jamás le dio su palabra a su pueblo para mantenerlos en la obscuridad, la gente dice, “Oh, la Biblia es tan difícil de entender.” Realmente no es difícil de entender. ¿Sabe una cosa? Algunas personas se me acercan, de hecho esta mañana algunos hombres se me acercaron y dijeron, “¿Sabe una cosa? Nuestro pastor enseña lo mismo que tú enseñaste.” ¿Sabe lo que les dije? “Él tiene la misma Biblia.” ¿No es así? No es tan difícil. Recibí una carta de una persona recientemente y dijo, “He descubierto en mi Biblia estas verdades. Y después recibí tú libro y tú crees las mismas cosas.” Misma Biblia. No es tan difícil. No creo que Dios está tratando de mantenernos en la obscuridad, creo que un hombre aunque fuera un necio, no necesita errar porque Dios no solo nos da Su palabra sino que si es necesario nos da a Su intérprete también. ¿Y para nosotros en esta época quién es? El Espíritu de Dios, Primera de Juan 2, “Y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe, Dios les ha dado una unción. Y esa unción no es ninguna otra persona que el Espíritu de Dios para llevarlos a toda verdad y traer las cosas a su memoria.”

Y entonces tenemos aquí a Dios dándole a Daniel una visión y Dios dándole a Daniel una interpretación, y lo único, la única vez, debo decir, que Dios vela el significado de las cosas es para las mentes obscurecidas de los incrédulos, a sus propios hijos Él quiere abrirles el significado. Para mí esa es la confianza más grande que hay. Yo comienzo cada semana en blanco, así es, entro ahí y nunca he predicado el pasaje antes, es como si estás llegando al primer sermón que jamás prediqué en mi vida, en Daniel 8, la gente dice, “Oh, es tan complejo. ¿Cómo pudiste entender eso?” Simplemente entra y lo primero que digo, “Señor, hay muchas cosas en este capítulo. Vas a tener que ser mi maestro. Las palabras están ahí pero quiero el mensaje que Tú diste en este texto.” Y descubro que semana tras semana tras semana experimento la emoción del Espíritu de Dios haciéndome entender la Palabra de Dios, y ese es un gozo maravilloso, maravilloso.

Entonces Dios envía al mensajero, versículo 15, “Debo dejar de predicar y seguir.” Y he aquí, se puso delante de mí uno con apariencia de hombre.” Ahora, sabemos que los ángeles podían adoptar una apariencia humana, creo que es interesante aquí que la palabra para hombre es en gabor, dice usted, “¿Por qué es interesante?” Porque significa un hombre poderoso, fuerte, gabor. Y las consonantes en hebreo son gbr, ¿sabe usted cuál es la palabra hebrea para Dios? Dos letras, EL, de Elohim. Ahora, usted toma gbr y usted añade EL al final, y adivinen con quién termina, Gabriel, muy bien alumnos. Gabriel. Y ahí está en el versículo 16, “Y oí una voz de hombre entre las riberas del Ulai que gritó y dijo, Gabriel, enseña a este la visión.” ¿No es interesante que en la era pre espíritu Santo se quiere usar ese término aunque el Espíritu Santo estaba muy activo en el sentido de morar en los creyentes? Los ángeles eran los intérpretes muchas veces. Que fascinante. Y una voz viene resonando del cielo entre las cuencas del río, y viene aquí como relámpagos en su visión y dice, “Gabriel – quien debe ser el gabor, el hombre poderoso – enseña a este la visión.” Dios usó a su ángel Gabriel.

Ahora, Gabriel es un ángel fascinante, él es excepcional, él es el hombre oficial de Dios que está a cargo de la publicidad, él es el hombre que hace los anuncios grandes, él viene a Zacarías y le dice en Zacarías, “Tú vas a tener un hijo y tu hijo será el precursor del Mesías y será grande a los ojos del Señor y no beberá ni vino ni bebida fuerte, para convertir los corazones de muchos, de los corazones del pueblo Dios y de los hijos de Israel a Dios.” Y él continúa con esto. Y es Gabriel quien hace el anuncio a Zacarías acerca del nacimiento de Juan el Bautista. Y poco después él ve una virgen llamada María, y él hace otro anuncio bastante significativo, ¿no es cierto? “Tú también vas a tener un hijo y va a ser Emanuel, Dios con nosotros.”

Entonces creo que cuando Gabriel recibe una tarea, hay cosas bastantes importantes. “Gabriel, tú dile al hombre lo que esto significa.” Dios quiere que sepa. Por cierto, el único otro ángel que es llamado por nombre en la Biblia fuera de Lucifer, quien fue Satanás, el único otro ángel llamado por nombre, ¿es quién? Miguel. Y Miguel es el súper ángel, él es el ángel campeón, él es el ángel héroe, él gana todas las batallas grandes, más adelante veremos cómo Miguel entra en el libro de Daniel. Hay un demonio echando a perder la acción y el Señor dice, “Miguel, duro con él.” Y Miguel sale del cielo y derrota a ese demonio. Miguel es el líder angélico.

Entonces la presencia poderosa de Gabriel, y creo que Gabriel y Miguel y Lucifer pudieron haber sido una especie de triunvirato en la economía y en la jerarquía de los seres angelicales, sabemos que hay una jerarquía a partir de Efesios capítulo 6 y a partir de Efesios capitulo 1. Y entonces Gabriel es despachado para proveer un significado claro, y creo que la voz aquí que usted oye en el 16 es la voz de Dios mandándole al ángel, ¿por quién podría mandar a un ángel con un rango tan elevado como Gabriel, fuera de Dios mismo? Versículo 17, “Vino luego cerca de donde yo estaba y con su venida –” Y Daniel se ve a sí mismo en la visión y Gabriel viene a su lado, ¿y cuál fue la reacción de Daniel? “Y con su venida me – en el hebreo dice – aterré y me postré sobre mi rostro.”

Ahora, es normal para los mortales el tener ese tipo de reacción en la presencia de un ser sobrenatural. Lo encontramos una y otra vez en las Escrituras. Lo encontramos en Isaías capítulo 6 por ejemplo cuando Isaías vio la gloria de Dios y la majestad de Dios y vio a los ángeles salir, él simplemente quedó destrozado. ¿No es cierto? Dijo, “Ay de mí porque yo soy un hombre de labios inmundos y moro en medio de un pueblo de labios inmundos. Estoy muerto.” Él necesitaba ser purificado. ¿No es cierto? Y él tuvo el mismo tipo de reacción colapsante, y Job tuvo el mismo tipo de reacción cuando realmente vio a Dios y percibió a Dios en toda su majestad y dijo, “Me aborrezco en polvo y cenizas.” Y yo creo que en la presencia de la santidad, de lo sobrenatural, hay un sentido abrumador de pecaminosidad. Y Daniel inclusive su visión se colapsa a los pies del ángel.

Y yo creo que esto no es raro, lo encontramos con Juan, y Juan y Daniel son tan parecidos, deben estar disfrutando de un gran tiempo en la eternidad simplemente comparando sus notas porque en Apocalipsis 19, cuando el ángel vino a darle un mensaje a Juan, ¿se acuerda lo que hizo? Él se cayó en frente del ángel también, la presencia de Gabriel era intimidante. Un ángel santo sobrenatural de rango alto.

Pero sorprendente y maravillosamente su presencia no fue para condenar a Daniel por algún pecado o para pegarle o reprenderlo por alguna omisión en su vida, sino que su presencia fue para confortarlo, Daniel tuvo miedo, dice en el versículo 17, “Me asombré.” Esto es, “Quedé aterrado y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo, entiende hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin.” Él dice, ahora Daniel, debes entender la visión, es una visión, escuche esto, acerca del tiempo del fin; la visión se va llevar a cabo en el fin. Esto entonces amados, es una profecía que va hasta el fin, esa es la razón por la que creo que en los versículos 23 al 25 el final del capítulo, cuando la visión termina, él se estira hasta el anticristo final. Algunos entonces harían que el final fuera el mismo que uno de los primeros. Pero yo creo que se necesite estirar lo más que se pueda estirar, el tiempo del fin. Versículo 18, “Mientras él hablaba conmigo caí dormido en tierra sobre mi rostro.”

Ahora, permítame darle la secuencia, en la visión Daniel obviamente no estaba dormido en este punto, la visión vino cuando él estaba despierto, pero él se ve a sí mismo en la visión. El ángel fue enviado por Dios, el ángel viene y se para delante de él a la orilla del río en Shushan y él ve a ese ángel en la visión y él se colapsa y él está en sus rodillas y la siguiente cosa que él sabe, el ángel dice, “Entiende hombre, hijo de hombre. Esta es una visión del tiempo del fin.” Y mientras que él todavía estaba hablando, Daniel simplemente se desmayó en su visión, entonces lo que significa es que él entró en un profundo sueño, literalmente significa se desmayó, es la respuesta de una emoción extrema, de tal manera que hay una pérdida de conciencia normal, él simplemente se desmayó, ya estaba en sus rodillas y lo único que tiene que hacer es caer sobre su nariz, y ahí está. Ya en el versículo 18 dice, “Y él me tocó y me hizo estar en pie.” Él lo restauró.

Ahora, Daniel tuvo la reacción correcta a un visitante sobrenatural. ¿Y sabe una cosa? Debe ser con el mismo tipo de reacción que yo abro las páginas de la Palabra de Dios que me han sido entregadas por el Espíritu Santo, ¿verdad? Es con el mismo tipo de reacción que debo yo llegar a estudiar la Palabra de Dios, sabiendo que el maestro residente de la verdad, quien mora en mí, es mi instructor. Y no puedo estudiar la Palabra de Dios a menos que estudie de rodillas, debo tener en mi mano este libro sorprendente sabiendo en mi corazón que este me ha sido entregado por un agente sobrenatural. ¿Qué vemos entonces? Las reacciones de Daniel son las reacciones que debemos tener.

En primer lugar, saber que tenemos una Palabra de Dios debe llevarnos a tener un gozo emocionante que dice, “Y a mí, a mí Dios me ha dado esto.” En segundo lugar, no solo debe haber un gozo emocionante, sino que debe haber un sentido de indignidad abrumadora que nos hace caer a los pies del mensajero. Si usted puede estudiar la Palabra de Dios de manera ligera, no ha entendido la verdad, Daniel no puede, él no puede oír el mensaje de Dios de una manera ligera.

Y después el ángel, estoy seguro, de manera gentil lo tocó hoy lo puso de pie, y él dijo, versículo 19, “He aquí, yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira, porque eso es para el tiempo del fin.” Él comienza diciendo esto, “Yo te voy a enseñar. Yo te voy a instruir Daniel. Yo voy a interpretarte esta visión para que entiendas. Y vas a saber lo que sucede.” Ahora, escuche esto, y tú vas a saber que lo que sucede, ahora, escuche esto, será en el último tiempo al fin de la ira. Ahora, la ira se refiera al enojo de Dios hacia Israel, la indignación, la furia de Dios por su pecado, Dios está furioso por la desobediencia. Y como resultado de su desobediencia y pecado, Dios está furioso con su pueblo. Y como resultado de su furia hay un periodo de disciplina.

En Daniel 11 observe el versículo 36 por un minuto, y aquí se refiere al anticristo llamado el rey obstinado o el rey que va a hacer según su voluntad. Y dicen el versículo 36, “El rey hará según su voluntad y se exaltará y se engrandecerá sobre todo dios y hablará cosas maravillosas contra el Dios de dioses y él prosperara. El anticristo florecerá hasta que la indignación o la ira sea cumplida porque aquello que ha sido determinado será hecho.” En otras palabras, el anticristo durará hasta que la indignación de Dios en contra de su pueblo desobediente se termine finalmente.

Entonces el ángel le dice a Daniel, “Tu visión es una visión del fin y una visión del fin, lo último del fin de la ira.” Y de nuevo digo que esta la razón por la que creo que la visión del capítulo 8 debe estirarse para incluir al anticristo que está involucrado en la última parte de la indignación de Dios en contra de su pueblo conforme el los disciplina y los purifica. Y como pueden ver amados, no es sino hasta la tribulación, el cual es otro nombre para la indignación; no es esta la gran tribulación que la nación de Israel mirarán a aquel, como dice Zacarías, a quien traspasaron y comenzarán a llorar por  Él como un unigénito. No es sino hasta ese entonces que Romanos 11 dice, “Y entonces todo Israel será salvo.” Gracias a Dios por el remanente en la actualidad, pero no es sino hasta ese entonces, en medio de eso, cuando la abominación desoladora ocurra a la mitad de la tribulación de siete años. No es sino hasta ese entonces que los corazones de Israel son abiertos hacia el Mesías y verán maravillosamente a Él. No es sino hasta ese entonces, no es sino hasta que la disciplina es cumplida y finalmente terminada. Y entonces dice el ángel, “Daniel, vas a ver una visión que llega hasta el final, hasta el final del final de la ira.”

Ahora, habiendo dicho eso, ahora escuche, y voy a llevar esto a su conclusión por esta noche. Parte de esta indignación se ha estado llevando a cabo a lo largo de la historia de Israel. ¿Sabe usted eso? Dios ha disciplinado a Su pueblo una y otra vez a lo largo de su historia, ¿no es cierto? Han habido períodos de paz seguidos de grandes períodos de sufrimiento, siempre parece ser el legado del pueblo de Dios, Israel. La maravilla de todas las maravillas es que en medio de todo eso Él siempre ha preservado a Su pueblo. Pero han habido tiempos de indignación, tiempos cuando Dios ha estado enojado con Su pueblo en un enojo justo por su rebelión e incredulidad y rechazo.

Ahora, Daniel está a punto de ver el flujo de indignación hasta el final. El anticristo no es el único que será parte de la ira, habrá dos más entre muchos, no obstante dos más a quien Daniel apunta, quienes también llevarán a cabo parte de la disciplina de Dios en contra de Israel. A uno lo llama el cuerno grande, si usted lo ve en el versículo 5, o el cuerno notable significa el cuerno grande. Y a otro lo llama el cuerno pequeño, versículo 9. En el versículo 5 el cuerno grande o notable. En el versículo 9 el cuerno pequeño. Y estos también marcan el camino de la historia de la disciplina de Israel, apuntando a la venida final del anticristo.

Entonces Gabriel dice, “Daniel, te voy a enseñar lo que esto significa. Esto llega al gobernante final y a la persecución final de Israel.” Permítame decir de nuevo que yo creo, una vez más, que tiene que ser el anticristo el final del capítulo porque el anticristo ya se presentó en el capítulo 7. Y el lenguaje de este ángel tiene un tono de finalidad de consumación tremendo, que creo que debe estirarse hasta el final, la interpretación entonces del versículo 19 podría resumirse de esta manera, permítame leerle una paráfrasis, “Voy a hacer que tú sepas a manera de explicación lo que ocurrirá en la última porción de la ira conocida como la gran tribulación. La cual habrá sido mucho tiempo antes anunciada a manera de sombra por la opresión del cuerno grande y el cuerno pequeño.” Eso es lo que él realmente está diciendo.

Ahora, la pregunta que queda para nosotros es, ¿quién es el cuerno grande y quién es el cuerno pequeño? ¿Le gustaría a usted es saber? El cuerno grande, le voy a decir, usted cree que me conoce, pero no me conoce. El cuerno grande es Alejandro Magno y el cuerno pequeño es Antioco el griego, quien salió de la familia de los eleucidas, uno de los cuatro generales que tomó el dominio de Alejandro. Y Antioco saliendo del elemento de los eleucidas se volvió el amo de Israel. Ambos manifiestan características de la indignación y el anticristo. Alejandro muestra el poder del anticristo, Antioco muestra la naturaleza del anticristo. Alejandro muestra el poder, Antioco muestra la naturaleza.

Es absolutamente increíble el ver ahora, y haremos eso, el flujo de este capítulo conforme bosqueja la carrera de Alejandro El Grande antes de que el hombre naciera. Y la carrera de Antioco Epífanes, pero relata la carrera de ambos individuos antes de que siquiera llegarán a nacer. Es algo increíble. Y guardaremos eso hasta la próxima vez. El cuerno grande, el cuerno pequeño y después el cuerno final.

Permítame decir esto al cerrar en esta noche. Este ha sido un estudio bíblico realmente en un sermón, sin embargo confío en que el Espíritu de Dios le haya hablado a nuestros corazones. Nunca puedo estudiar las Escrituras sin una moción, en el sentido de que sé que estoy teniendo comunión con el Dios viviente. Muchas cosas me emocionan acerca de este capítulo, una es que Dios puede predecir el futuro, ¿no es eso maravilloso? Eso coloca a Dios en el lugar que Él pertenece. Lo otro es que Dios me ha dado este libro increíble. Y creo que el mensaje para nosotros en esta noche es ver en la respuesta del corazón de Daniel nuestra propia respuesta apropiada a la Palabra de Dios. Es fácil enfriarse hacia la Palabra de Dios, ¿no es cierto? Es fácil volverse apático, es fácil ver la Biblia como si está ahí todo el tiempo y pierde algo de su resplandor.

Y siempre están estas personas en nuestra sociedad que están diciendo, “Oh, deben estar en nuestro movimiento. Recibimos visiones.” Y hay esa búsqueda de un acontecimiento sobrenatural y esa es una perspectiva tendenciosa porque Dios nos ha dado en las palabras sin paralelo, inerrantes, infalibles de este libro, todas las visiones y todas las revelaciones necesarias para la salvación y la perfección. Porque Pablo le dijo a Timoteo, “Las Escrituras que te pueden hacer sabio para la salvación y te pueden hacer perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Y amados, quiero decirles esto, si usted puede estudiar el libro de Daniel o cualquier otro libro de la Biblia y no estar emocionado al punto que usted dice, “A mí Dios me ha mostrado la verdad.” Y encontrarse a sí mismo de rodillas en adoración ante el mensajero del Espíritu de Dios, si puede leer la Biblia sin estas dos cosas, algo falta en su vida, ha perdido su perspectiva, está nublado su juicio por la familiaridad. Si alguna vez llego a ese punto digo, “Dios, quítala de mí hasta que aprenda a valorarla y dásela a alguien que la valore.” Algunos de nosotros tenemos tantas Biblias en nuestra casa que podríamos abrir una librería. Y quizás simplemente ese es el problema. Deje que Dios le hable a su corazón.

Oremos. Padre, te damos gracias en esta noche de nuevo por el maravilloso gozo de estar juntos, amamos Tu palabra aquí en Grace Church, y simplemente ver a todas estas personas me hace ver eso. Te doy gracias por ellos, Dios. Que nuestro amor por Tu palabra no sea algo emocional, sentimental, que se exprese a sí mismo en adoración, como Tú sabes, en un asombro abrumador de que Tú hayas mostrado tanta gracia hacia nosotros, que nunca olvidemos que hay un mundo inmenso de millones de personas que no tienen este libro. Y si lo compraran y lo leyeran no tendrían entendimiento porque eso solo viene por el Espíritu que mora en los creyentes. Y oh cuán agradecidos debemos estar, cuán emocionados debemos estar y cuán diligentes debemos ser por entender su contenido. Tú no nos has dado esta palabra para confundirnos o frustrarnos, porque nos has dado a Tu Espíritu Santo quien mora dentro de nosotros para enseñarnos sus verdades. Y si nos aplicamos, si nos disciplinamos sabemos que tu voluntad será cumplida. Que esta noche todos aquí Señor, hagamos un pacto en nuestros corazones a buscar de Tu mano buena y de gracia, un amor renovado y fresco hacia Tu libro. Sería una cosa, Padre, si no fuera verdad, si sus predicciones no se cumplieran quizás haya una excusa para nuestra indiferencia, pero no hay ninguna porque toda palabra es verdad. Y entonces renueva nuestro compromiso y te agradeceremos. En el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar