Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta noche quiero que regresemos al capítulo 9 de Daniel en donde nos quedamos hace 3 meses atrás y cubrimos los primeros 19 versículos antes de que nos fuéramos y vamos a retomarlo ahí para nuestro estudio bíblico en esta noche.

Que gran semana ha sido para mí en la aventura de este capítulo tremendo, tremendo. De hecho, esta tarde pasé un par de horas simplemente leyendo otro estudio que trataba de los detalles de la profecía de este texto en particular simplemente para llenar mi mente con más de las cosas maravillosas que el Espíritu de Dios nos ha dado aquí.

Al llegar al capítulo 9, versículos 20 al 27 llegamos a la profecía más maravillosa exacta y sorprendente de toda la Biblia, en la mente de algunos escritores este es la defensa más importante de que la Palabra de Dios, las Escrituras han sido escritas por Dios. De hecho Sir Isaac Newton una vez dijo, y cito, “Podemos basar la verdad del cristianismo únicamente en esta profecía hecha cinco siglos antes de Cristo.” Fin de la cita. Podemos hacer que la verdad del cristianismo dependa en esta profecía únicamente, una profecía monumental, una afirmación poderosa y usted la vera conforme comienza a desarrollarse.

Francamente quiero decirle desde el principio que no vamos a acabarlo todo en esta noche es demasiado rico, hay demasiado aquí, vamos a tomarnos el tiempo para que usted pueda entender la plenitud de todo lo que el Espíritu de Dios está diciendo.

Ahora permítame recordarle un poco el escenario conforme abordamos el capítulo 9 de Daniel porque han pasado unos cuantos meses desde que hablamos de esto y quizás necesite recordar algo de lo que estudiamos. Recordara usted que después del reinado de Salomón el reino de Israel dividido en dos partes; el Reino del Norte conocido como Israel, el Reino del Sur conocido como Judá. Israel había sido llevado en una forma de cautiverio y ahí fueron dispersados y realmente nunca regresaron. Entonces Israel en este tiempo en particular ya no existe como tal, esto es el Reino del Norte. El Reino del Sur de Judá la mitad del sur del reino dividido también ha sido llevado en cautiverio y esto por parte de la nación Babilonia. Hubo una serie de tres deportaciones. Nabucodonosor vino en primer lugar alrededor del 605 al 606 y se llevó a los jóvenes de los nobles y los príncipes, entre ellos un hombre joven llamado Daniel, y sus tres amigos; Misael, Ananías y Azarías; quienes llegaron a ser conocidos Sadrac, Mesac y Abednego en términos Babilonia.

Entonces la nación de Judá, el pueblo de Dios había sido llevado cautivo en la tierra de Babilonia. Babilonia fue el primer imperio mundial gentil de los cuales había cuatro; Babilonia, Medo Persia, Grecia y Roma. Ahora, Daniel quién fue llevado cautivo debido al compromiso sorprendente con Dios que él tuvo y debido a la cualidad maravillosa de su virtud había llegado a ser el Primer Ministro de Babilonia. Aunque el fue un judío en el exilio su virtud lo llevó a alcanzar el lugar más elevado en la tierra. Y entonces Daniel en este tiempo en particular en el capítulo 9 es el Primer Ministro.

El imperio babilonio no obstante ha sido derrotado. Y durante un año los medos y los persas han estado en el poder y el rey llamado Darío, quien yo creo que es el mismo que Ciro, Darío siendo un título en lugar de un nombre, está en el poder. Y entonces encontramos que en este tiempo en particular el pueblo de Dios ha estado en la cautividad por casi 70 años, han soportado el Imperio babilonio y la caída del Imperio babilonio y ahora están viviendo bajo el poder de los medo persas. Lo que es interesante, Daniel de nuevo, debido a la capacidad de su naturaleza, debido a la virtud de su vida, debido al impacto que había hecho en la sociedad mantuvo su posición en el imperio aunque la estructura del imperio cambió. Entonces Daniel todavía es Primer Ministro en una tierra extranjera.

Algunos eruditos creen que es alrededor del 537 antes de Cristo, alrededor de ese tiempo Israel ha estado en la cautividad, o Judá ha estado en la cautividad casi 70 años ya para este punto. De hecho, algunos creen que desde la primera deportación es el año número 69. Y debido a que Daniel estuvo en la primera deportación, él ha estado muy preocupado porque los 70 años están llegando a su fin, porque Daniel había sido expuesto a los escritos de Jeremías.

Regresé al versículo 2 del capítulo 9. “En el año primero de su reinado – del reinado de Ciro, Darío, hijo de Asuero – yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años.” Él estado leyendo en el canon del Antiguo Testamento de qué habló Jehová al profeta Jeremías. Ahora, Jeremías había mencionado varias veces que la cautividad sería una cautividad de 70 años. Entonces Daniel sabía que, si Dios comenzaba a contar con la primera deportación, que los 70 años habían casi terminado. Ahora, él no sabía si Dios comenzó con la primera deportación o la segunda deportación o la tercera deportación la cual fue en el 586. Entonces realmente él no sabía específicamente cuándo comenzó y por lo tanto no sabía específicamente cuándo terminaba, pero él sabía que era inminente.

Ahora, Daniel es demasiado grande como para regresar a la tierra, pero él en su corazón tiene al pueblo de Dios. Estoy seguro de que él sabía que él no regresaría, pero su corazón anhelaba ver que el pueblo regresara. Durante 70 años su nación había estado en ruinas. Durante 70 años habían sido desposeídos. Y lo peor de todo, habían estado bajo dominio gentil.

Y entonces Daniel en el capítulo 9 comienza a orar, y él está pidiéndole a Dios que lleve la cautividad a un fin, él quiere que el pueblo sea llevado de regreso a la tierra. Ahora, en respuesta a su oración Dios le da una profecía monumental. Y eso es lo que ocurre de los versículos 20 al 27. Su oración es del versículo 3 al 19. Ahora, mantengo en mente que esta no es la primera gran profecía dada a Daniel, Daniel recibió otras afirmaciones sorprendentes por parte de Dios. Usted recordará que las primeras dos grandes profecías que Daniel recibió estuvieron en el capítulo 2 y en el capítulo 7, y ambas trataron con los imperios mundiales gentiles. El capítulo 2 le dio a Daniel un panorama amplio de la historia mundial gentil, los cuatro grandes imperios que serían sucedidos por un imperio final grande, un quinto, el cual sería el reino del Dios altísimo de Su hijo el Señor Jesucristo. Después en el capítulo 7 Dios le dio esa misma visión en otro formato y añadió el elemento entero del anticristo y cómo el gobierno mundial en su forma final de la fase final del poder gentil mundial terminaría.

Entonces las visiones de Daniel hasta este punto han estado relacionadas primordialmente con las potencias mundiales gentiles, pero desde el capítulo 7, versículo 28 en adelante el enfoque se vuelve de los gentiles y se concentran en los judíos, Israel el pueblo de Dios. Y el capítulo 9 nos da esta gran Profecía del pueblo de Dios. Si usted ve el versículo 24 le dará una pista, “70 semanas están determinadas sobre Tu pueblo y sobre Tu santa ciudad.” Y esa es una afirmación del contenido básico de esta profecía que se relaciona con Israel y Judá, si usted lo está viendo desde el punto de vista del Reino del Sur, conforme el capítulo 9 abre el pueblo todavía está en la opresión, están bajo un gobierno extranjero, su tierra está en manos paganas, su ciudad santa está en ruinas, su templo está en ruinas y están listos para regresar. Y Daniel sabe que el tiempo se acerca y entonces ora. Ahora, conforme esto se abre para nosotros de los versículos 20 al 27 quiero que vea tres características, tres características y tres personajes principales: Número uno, las circunstancias de Daniel. Número dos, la venida de Gabriel. Y número tres, la comunicación de Dios. Tres características, tres personajes principales: las circunstancias de Daniel, la venida de Gabriel y la comunicación de Dios.

Veamos en primer lugar las circunstancias de Daniel en el versículo 20, y por cierto, lo encontramos en circunstancias muy familiares. Aún estaba hablando, y qué, orando. Si en algún punto hubo un hombre en la Biblia que estuvo asociado con la oración es Daniel, ¿no es cierto? De hecho, él estaba tan comprometido con la oración que lo llevó a un foso de leones, Daniel fue un hombre de oración, Daniel estaba orando. Si usted regresa al versículo 3 del capítulo 9 usted encontrará el comienzo de su oración, “Y volví mi rostro a Dios el Señor buscándole en oración y ruego en ayuno cilicio y ceniza, y oré a Jehová mi Dios.”

Digo esto es un hombre que toma en serio su oración, esto no es caprichoso, esta no es una emoción pasajera, este es un hombre que está determinado en orar con gran compromiso, Daniel fue un hombre de oración. De hecho, fue en el capítulo 6, usted recordará que este gran compromiso con la oración fue la trampa que usaron para arrojarlo a los leones. Pero él nunca titubeo. Si usted regresa al capítulo 6, versículo 10 y 11, usted encuentra que no importó cuál fue el decreto del rey, Daniel iba a orar sin importar lo que pasará y Dios lo sostuvo debido a su fidelidad. Él vio hacia Jerusalén cómo era su costumbre y oró tres veces cada día porque así es como él había sido preparado y estaba comprometido con hacer eso y entonces lo encontramos en una circunstancia común.

Ahora, observe de nuevo el versículo 20 y usted encontrará ahí cuatro verbos que son importantes, “Aún estaba hablando y orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios.” Cuatro verbos: hablando, orando, haciendo confesión y rogando. Simplemente cuatro maneras de hablar acerca de su oración, cuatro elementos, cuatro ingredientes, cuatro facetas. Y creo que en cierta manera están ahí para resumir en cierta manera los versículos 3 al 19; esos 4 verbos, por cierto, se repiten en algún lugar en la oración en los versículos 3 al 19. Y entonces esta es la manera en la que el Espíritu Santo está diciendo – ahora, mientras que Daniel estaba orando esa oración y el Espíritu Santo simplemente escoge cuatro verbos seleccionados del contenido de la oración para resumirla.

Mientras que Daniel estaba en medio de la oración, en otras palabras, la idea es que antes de que la oración hubiera terminado, mientras que todavía estaba orando Dios comenzó a moverse. Ahora, podríamos decir mucho acerca de Daniel, pero creo que quizás lo más grande acerca de Daniel está al final del versículo 20 en términos del enfoque de su oración. Hay muchas cosas en las que usted se podría enfocar en la oración. Daniel tuvo el enfoque correcto, la mayoría de la gente tiene el equivocado; créalo o no, la mayoría de la gente, la mayoría de nosotros incluidos, en la mayor parte del tiempo oramos para consumirlo en nuestros propios deseos. Esa es básicamente simplemente la manera en la que oramos, “Señor, dame esto. Señor, protégeme de aquello. Señor, asegúrate de que tenga lo que necesito. Señor yo, yo, yo.” Pero ese nunca fue el enfoque de Daniel, él estaba hablando y orando y confesando su pecado y los pecados de su pueblo Israel y presentando su ruego, presentándolo delante de Jehová mi Dios, y con qué propósito, por el monte santo de mi Dios, fue por causa de Sión, fue por la persona de Dios, fue por Su nombre santo, el monte representando toda Su gloria. Él oró por la gloria de Dios y ese fue el corazón y el enfoque de su oración.

Me entristece tanto cuando oigo a la gente decir, “Bueno, necesitas demandar esto de Dios y demandar aquello de Dios y debes decirle a Dios que te tiene que dar esto y tienes que reclamar esto y aquello.” Daniel oró por la gloria de Dios, no por su satisfacción personal. Y en respuesta a eso él recibió una profecía sin paralelos. Y creo que conforme pensaba en esto no puedo evitar sino pensar que Daniel recibió una respuesta tan increíble. Me pregunto si mi vida de oración pudiera ser alterada de tal manera que Dios pudiera mostrar tal gracia como para hacer en mi vida simplemente una parte de las cosas maravillosas que hizo en la vida de Daniel, y como resultado de eso regresé a lo largo de capítulo y comencé a volver a prender porque había olvidado algunas de ellas ya para este punto, volví a repasar las características de la oración de Daniel que liberó una palabra como está por parte de Dios, no podía evitar sino pensar qué hay en la oración de Daniel que causó una respuesta así. De hecho en el versículo 21 dice, “Sí, mientras que estaba hablando en oración, el varón Gabriel a quién había visto en la visión al principio, voló rápidamente y me tocó.” Ahora, escuche esto, digo, el hombre ni siquiera había dicho amén antes de que el ángel llegara con la respuesta. Ahora, esa es la manera en la que debemos orar.

Y cuando la respuesta llegó fue una respuesta más maravillosa de lo que jamás alguien se podría haber imaginado. ¿Cómo es que alguien puede orar para recibir una respuesta divina cómo esta? ¿Cómo es que alguien puede orar como para ser tan bendecido? Entonces regresé a lo largo de capítulo, y lo haré únicamente brevemente para usted. ¿Qué estuvo bien en la oración de Daniel? ¿Qué lo hizo una oración que fuera respondida de esta manera? ¿Qué había en esta oración que tocara a Dios de esta manera? Porque parece que a veces cuando oramos y no tenemos el sentido del toque de Dios, ¿qué hubo ahí?

Recuerde si es tan amable, en primer lugar, él oró en respuesta a la Palabra de Dios. Él oró en respuesta a la Palabra de Dios. Su oración nació de la experiencia de la palabra, ese el versículo 2, “Entendí por los libros el número de los años, estaba leyendo Jeremías y volví mi rostro al Señor.” En otras palabras, los parámetros de sus oraciones fueron establecidos por la Palabra de Dios, Él oró del marco de la revelación de Dios. Él probablemente leyó Jeremías 25:11, Jeremías 25:12, Jeremías 29:10; porque todos esos versículos hablan de los 70 años, y él dijo, “Yo sé cuál es el propósito de Dios, el propósito de Dios son 70 años. Y coherente con la revelación de Dios ahora puedo orar porque Dios envía a mi pueblo de regreso porque es coherente con el marco de tiempo que Él ha establecido en su propia palabra.”

Entonces lo primero que usted aprende de la oración es que la oración debe estar alineada con la revelación de Dios. Usted no puede orar de manera correcta a menos de que usted entienda los propósitos eternos de Dios. ¿Se da cuenta? En segundo lugar, y tengo que añadir eso simplemente porque es tan obvio, él oró no solo en respuesta a la Palabra de Dios sino de acuerdo con la voluntad de Dios. Él dijo, “Señor, Tú ya has dicho que lo vas hacer. Entonces hazlo.” De hecho, la única petición en la oración entera y todo lo que vemos de los versículos 3 al 18 es simplemente preparación. Y él finalmente llega al versículo 19, y aquí está la petición, “Oye Señor, oh Señor perdona, presta oído Señor y hazlo.” Esa es la petición, una palabra ‘hazlo’ dijiste que lo ibas a hacer, está en Tu palabra que lo vas a hacer, es Tu voluntad hacerlo. Hazlo según la voluntad de Dios. Si pidieres algo en mi nombre, de acuerdo con mi voluntad lo haré. Entonces Daniel dice, “Dijiste que lo harías, hazlo.” Así debemos orar.

Él oró en tercer lugar con fervencia, versículo 3, “Volví mi rostro.” Ese es un hebraísmo para hablar de un espíritu determinado. “Volví mi rostro a Jehová Dios.” Y él lo tomó en serio, él ayunó. De hecho, algunos comentaristas creen que Gabriel comenzó a volar cuando él comenzó ayunar antes de que él siquiera comenzar a orar, porque Dios con toda seguridad no quiso oír su petición antes de que él supiera lo que le iba a pedir, él estaba determinado, él fue ferviente, él oró con abnegación, versículo 4, “Hice mi confesión.” Digo, el hombre comenzó con el hecho de que él no era digno, ¿verdad? Cuando usted va a la presencia de Dios usted tiene que ir en base a esa premisa, que usted no es digno. Y él oró por otros, ese realmente fue el corazón de su oración. Notará en el versículo 5, “Nosotros.” Versículo 6, “Nosotros, nosotros seamos.” Versículo 7, “Nosotros todo Israel.” Versículo 8, “Nosotros, nuestro, nuestro, nosotros.” Versículo 10, “Nosotros, nosotros.” Versículo 11, “Todo Israel. Nosotros hemos. Nosotros, nosotros.” No hubo nada egoísta en su oración, él oró por Israel.

Entonces él oró en respuesta a la Palabra de Dios según la voluntad de Dios con fervencia, abnegación. Oró por otros, oró con confesión, ¿no es cierto? Ese es el número 6, versículo 5 dice, “Hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos actuado impíamente, nos hemos revelado, hemos dejado tus preceptos, tus ordenanzas, nunca hemos oído a tus profetas.” Cómo poder ver, él está enfrentando su propio corazón, el corazón de su pueblo. Él oró en séptimo lugar dependiendo de Dios, dependiendo número total de Dios.  Él dijo, “Eres un gran – versículo 4 – Dios asombroso. Tú guardas Tu pacto. Tú muestras misericordia a aquellos que te aman y aquellos que guardan Tus mandamientos.” En otras palabras, él oró su oración en dependencia de la promesa absoluta incambiable de un Dios incambiable, y finalmente yo diría que se enfocó en la gloria de Dios. El punto entero de su oración estuvo en la gloria de Dios, eso fue todo. “Hazlo por causa de ti.” Versículo 19. “Oh Señor oye. Oh Señor perdona. Oh Señor escucha y no te tardes – y aquí viene –por causa de ti Oh mi Dios, por Tu ciudad y Tu pueblo que es llamado por Tu nombre. Este es Tu pueblo y Tu ciudad, y Tu nombre están en juego.” Y él estaba orando. Y él estaba orando de la manera correcta.

Hay otra pequeña nota acerca de su oración también en el versículo 21, obsérvelo. Dice al final del versículo que el Ángel Gabriel vino, y me gusta esto, “Vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde.” Ahora, eso es algo muy especial, la hora del sacrificio de la tarde. Daniel había traído su oración a Dios en un tiempo muy, muy especial. Este era el tiempo del sacrificio de la tarde y también era un tiempo de oración, 3 de la tarde era el tiempo. Esdras 9 indica que este tiempo también fue un tiempo de oración en el versículo 5. Pero tradicionalmente este fue un tiempo muy especial en la tarde. Daniel cuando estaba viviendo en Jerusalén antes de la cautividad como niño habría recordado, el humo se levantaría del templo porque un cordero había sido matado y el cordero era matado para el pecado y ofrecido a Dios. Los pecados eran confesados. El que traía al cordero colocaba sus manos sobre el cordero, y de esta manera simbolizaba identificación y confesaba su pecado con sus manos sobre el cordero y después el cordero era ofrecido como un sacrificio. Daniel habría recordado eso, y él también había recordado que se ofreció una comida y también una ofrenda de bebida asociada con ese sacrificio.

Pero permítame tan solo darle un pequeño pensamiento. ¿No es interesante que 69 años después él todavía es fiel al sacrificio de la tarde, aunque él no ha estado en uno durante 69 años y aunque no hay un templo que él vea? Ahora, hay un hombre que no olvida y esa fue la clave de su éxito espiritual. Muchas personas se fueron de Israel, se metieron una tierra pagana y olvidaron todo, pero no Daniel. Recordar de nuevo ancla el alma. Y entonces él recordó, él pudo recordar, aunque no había habido un sacrificio desde el 586 antes de Cristo. Y ahí estaba él, y que momento tan apropiado fue para confesar sus pecados, él estaba confesándolos. Y yo simplemente creo que diariamente a las 3 de la tarde pudo haberlo hecho porque debido a la tradición en la que él fue criado, su tiempo de confesar pecados, aunque no se había ofrecido sacrificio. Y entonces Daniel vino a Dios en oración. Pero él vino con un sentido de la necesidad de una limpieza. Entonces él estaba orando, las circunstancias de Daniel.

En segundo lugar, la venida de Gabriel, versículo 21, y este es realmente un texto maravilloso, observe y vea lo que sucede, “Aún estaba hablando una oración cuando el varón Gabriel, a quién había visto en la visión al principio, volando con presteza vino a mí.” Ahora, que cosa tan sorprendente, Daniel todavía está orando y el ángel llega antes de que él siquiera termine. Ahora, eso le dará usted una pequeña idea de cuán rápido vuelan los ángeles. El cielo no está muy lejos cuando usted tiene un cuerpo sobrenatural. Observe que dice el varón Gabriel o el hombre Gabriel. Ahora, eso no es para negar que él es un ángel, únicamente es para identificarlo con la aparición previene capítulo 8, versículo 16; porque en el capítulo 8, versículo 16 recordará cuando Daniel estaba ahí en la costa del Río Ulai él oyó la voz de un hombre, y la voz del hombre lo llamó y dijo, “Gabriel, haz que este hombre entienda las visiones. Entonces cuando él se acercó en donde yo estaba y cuando él vino tuve miedo y caí sobre mi rostro y él me dijo entiende o hijo del hombre y demás.”

En el octavo capítulo Daniel confrontó a Gabriel el ángel en una forma humana. Y la razón por la que él es llamado aquí el varón Gabriel probablemente es mejor entendida como una manera de identificarlo con la misma forma visible. Como puedo ver, si él hubiera venido únicamente como un ser espiritual Daniel no había sabido que era Gabriel, porque Daniel no habría sabido cómo se veía Gabriel, pero fue Gabriel. Y yo creo que Dios quería que Daniel supiera que era Gabriel, por qué, porque yo creo que Gabriel es un ángel mensajero de clase 1, y Daniel debía saber que esta era una entrega de alta prioridad, de prioridad 1, y que él estaba recibiendo a Gabriel. Entonces la referencia al varón Gabriel no es una negación de que él es un ángel, sino que sirve para ligarlo con la visión del capítulo 8, versículo 15 y 16, en donde él apareció en la forma de un hombre. Y Daniel hace ese comentario cuando él dice, “A quien había visto la visión al comienzo.”

Por cierto, también podría notar también que la palabra para varón aquí, la palabra ‘ish’ algunas veces es usada de un siervo y podría ser en ese sentido también que él es llamado hombre porque él actúa como un siervo de Dios. Y por cierto la palabra Gabriel, ¿alguna vez ha pensado en esa palabra? Las últimas dos letras de esa palabra significan, el nombre de quién, de Dios y literalmente él significa el fuerte, Dios el fuerte. Y la primera parte de Gabriel viene de la palabra crea básicamente la palabra esgabar, esgabar significa el fuerte. Entonces es el hombre el fuerte, Dios el fuerte, o es el hombre fuerte de Dios, el fuerte del dios fuerte, ese es su hombre.

Y él fue el mensajero celestial clave. ¿Quién fue el que le anunció a Zacarías el nacimiento de Juan el Bautista? Gabriel. Y él fue el hombre más grande que jamás vivió hasta su época, Jesús dijo eso en Mateo 11:11. Anuncio importante. ¿Quién fue el que le anunció a María el nacimiento de Jesucristo en Lucas 1:26? Gabriel.

Ahora, esta es una función repetida de los ángeles santos en las Escrituras. Los ángeles estuvieron involucrados en la revelación de la ley a Moisés, usted puede encontrar eso en el séptimo capítulo de Hechos en el sermón de Esteban. Él dice que los ángeles entregaron la ley a Moisés. Zacarías dice que hubo un ángel que, “Me habló e interpretó las visiones de Dios.” Gran parte del libro de Daniel, gran parte del libro de Apocalipsis vino a través de ángeles, los ángeles fueron usados como mensajeros de Dios.

Ahora, de regreso al versículo 21, este ángel voló rápidamente, tan rápido que llego ahí antes de que Daniel terminar de orar. Y, por cierto, simplemente mantenga esto en mente, los ángeles literalmente no son omnipresentes, entonces tiene que ir algún lugar a otro lugar, ¿verdad? Entonces es cuestión de velocidad, es correcto, es cuestión de velocidad. De hecho encontramos también en Daniel, ¿no es cierto? Que Dios había despachado a un ángel para entregarle una palabra a Daniel, y el ángel se detuvo en el espacio por algunos demonios, y el Señor tengo que enviar a Miguel para liberarlo para que pudiera terminar el viaje. Entonces los ángeles van de algún lugar a otro lugar, y éste fue rápido. Por cierto, el único otro ángel nombrado en la Biblia es Miguel, el otro único ángel bueno es Miguel, y él es un súper ángel, el ángel campeón, el líder de las fuerzas celestiales, el único otro ángel que es mencionado es Lucifer.

Pero observe al final del versículo 21, dice que me tocó, en el hebreo, Él estaba tan concentrado en la oración que creo que indica algo de la postura de la oración. Daniel estaba involucrado de manera tan intensa la oración, sin duda alguna de sus ojos estaban cerrados, su cabeza estaba inclinada, y el ángel tuvo que tocarlo para despertarlo para que estuviera alerta su presencia.

Después versículo 22, “Y me hizo entender y habló conmigo diciendo Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento.” Y Gabriel le habla acerca de su misión. Ahora, la oración de Daniel no fue para entendimiento y la oración de Daniel no fue para capacidad, y realmente esas dos palabras significan prácticamente lo mismo, es muy difícil distinguir entre las dos. Pero Daniel no estaba pidiendo algo para sí mismo. Daniel no estaba pidiendo entendimiento para el futuro. Daniel no era algún tipo de amante de la profecía, “Oh Señor, simplemente muéstrame lo que va a pasar.” ¿Se da cuenta? Digo, lo que le preocupaba a Daniel era el propósito y el plan de Dios, no la fascinación del futuro. Pero el ángel dijo, “Quiero informarte, he venido oh Daniel para darte sabiduría y entendimiento.” El Señor quería asegurarle a Daniel de su propósito inalterable de cumplir todas sus promesas y quería asegurar a Daniel de manera plena para que no hubiera duda alguna en su mente.

Versículo 23, “Al principio de tus ruegos, cuando comenzaste este proceso de oración.” Y esta es la razón por la que algunos comentaristas creen que fue cuando él comenzó a ayunar porque ese fue el comienzo real de la oración, inclusive antes de que él hubiera pronunciado la oración. Pero al principio cuando fuera que fue, al principio del día fue dada la orden. ¿De dónde cree que fue dada? Vino de Dios. Todos los mandamientos de los ángeles vienen de Dios, “Y yo he venido para enseñártela – ahora escuche esto – porque tú eres muy amado.” ¿No es eso tremendo? Es un pensamiento tremendo. Apenas cuando comenzaste a orar el mandamiento vino, envíale una respuesta y llévala de primera mano, y quiero que Gabriel se la entregue en persona.

Ahora, cómo es posible que usted llega a tener acceso ese tipo de recurso divino, creo que tiene que ver con la virtud de su oración y la calidad de su vida, fue dada la orden. Y, por cierto, la orden está en los versículos 24 al 27 como lo veremos. Gabriel fue el agente divino, ¿por qué? ¿Por qué es que Dios respondió a su oración? No solo porque él oró como él debió haber orado sino porque él fue lo que debió haber sido. ¿Lo ve en el versículo 23? “Porque tú eres muy amado.” Oh que pensamiento es ese, que pensamiento es ese.

Creo que un buen paralelo, acabo realmente de pensar en esto en este momento, está en el libro de Judas. Hay un título maravilloso en el versículo 20 de Judas, no necesita pasar ahí, simplemente escúchelo, dice esto, “Más vosotros amados edificando vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, guardados en el amor de Dios.” ¿Y qué quiere decir guardaos, manténganse en el amor de Dios? Hombre, inicialmente es una afirmación aterradora, ¿no es cierto? ¿Qué tengo que hacer para mantenerme en el amor de Dios? ¿Qué está diciendo él? ¿Está diciendo que puedo estar fuera del amor de Dios? Bueno no en el sentido definitivo, pero creo que la manera de percibir eso es esta, hay, por así decirlo, si usted traza un círculo en el suelo en algún lugar simplemente para efectos de una imagen mental y un gran círculo y asume que dentro de ese círculo, y por cierto el círculo tiene una o alrededor de él, y eso representa una gran palabra en el Nuevo Testamento. ¿Cuál es? Obediencia. Entonces lo llamo el círculo de la obediencia. Pero usted trace este círculo grande y mientras que usted está dentro de él, ahí es en donde llueve el amor de Dios, ahí es donde el amor de Dios está liberando bendición en su plenitud.

Ahora, mientras que usted se mantiene dentro de ese círculo usted está manteniéndose en el amor de Dios. La bendición de Dios siempre va a ser derramada en los obedientes. Tan pronto como usted sale de ese círculo y usted comienza a ser desobediente no es que Dios ha dejado de derramar la bendición, es que usted se acaba de salir de los parámetros en los que eso está sucediendo. No es que Dios dice, “Oh Daniel, te amo más que nadie más.” Lo que Él realmente está diciendo es, “Daniel, tú estás en una mejor posición que la mayoría para recibir la bendición que quiero darle a todos, pero debido a la ausencia de virtud en sus vidas no lo puedo hacer. En otras palabras, hay cierto tipo de vida que lo coloca a usted en el centro mismo del círculo de la lluvia de la bendición eterna de Dios. Y ahí es exactamente donde Daniel estaba. No sé usted, pero ahí es donde yo quiero estar. ¿Quiere usted estar ahí? Yo pienso en esto y después pienso en Juan, Él dice, “Porque tú eres muy amado.” Y Juan cuando él escribe acerca de sí mismo dice, “Y ahí estaba Pedro y estaba Andrés y ahí estaba Jacobo y después ahí estaba el discípulo a quién – qué – Jesús amaba.” Digo, por qué llamarse a usted mismo Juan cuando usted se puede llamar así, ¿verdad?

Y entonces Daniel no solo debido a que su vida de oración era correcta, sino que su virtud era correcta y estaba tan bien. Él fue grandemente amado por Dios. ¿Sabe lo que eso también me dice? Eso me dice que Dios tiene la capacidad de responder a mi obediencia, que Dios de hecho derrama bendición cuando yo soy obediente a Él. Yo quiero ser muy amado porque quiero experimentar lo que eso significa para Su gloria. Entonces él dice al final del versículo 23, “Entiende pues – pues qué – debido a que eres muy amado quiero que entiendas la visión, quiero que entiendes el asunto.” Usted tiene que pensar y escuchar con atención. Una mejor manera de entender la palabra visión sería traducirla a apariencia porque realmente no es una visión. Este es el Ángel Gabriel real ahí en algún tipo de forma física. Es una aparición real de Gabriel en lugar de una visión y entonces Dios le envía a su ángel y vemos las circunstancias de Daniel y la venida de Gabriel. Esto nos lleva en tercer lugar a la comunicación de Dios, la comunicación de Dios.

Versículos 24 al 27, simplemente escuche esto, “70 semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad para terminar la prevaricación y poner fin al pecado y expiar la iniquidad para traer la justicia perdurable y sellar la visión y la profecía y ungir al Santo de los santos. Sabe pues y entiende que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías príncipe habrá 7 semanas y 62 semanas. Se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. Y después de las 62 semanas se quitara la vida al Mesías más por si. Y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario y su fin será con inundación y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones, y por otra semana confirmará el pacto con muchos. A la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador hasta que venga la consumación y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.”

Ahora, usted sabe por qué el ángel le dijo que escuchara con atención. Usted ha leído eso muchas veces y probablemente no entiende todo lo que acabo de leer. Esa es una afirmación muy compleja, muy, muy compleja, sin embargo, sorprendentemente precisa. Permíteme ver si puedo darle un pequeño resumen para que pueda tener una idea de lo que dice. En primer lugar, la profecía entera tiene que ver con el pueblo de Dios y la ciudad de Daniel, esto es la nación de Israel en la Ciudad de Jerusalén. En segundo lugar, hay dos príncipes diferentes mencionados, está Mesías el príncipe en el versículo 25, y está el príncipe que vendrá en el versículo 26. Uno es Cristo y uno es el anticristo. En tercer lugar, el período entero de tiempo involucrado es exactamente especificado como 70 semanas, versículo 24, y 70 semanas son divididas en tres secciones; la primera sección son 7 semanas, la siguiente son 62 semanas y la última es 1 semana Entonces usted tiene tres segmentos.

El periodo de tiempo entero comienza, según el versículo 25, con la salida del mandato a restaurar y reedificar Jerusalén, el fin de todo, en el versículo 25, es cuando el Mesías, el Príncipe viene. Ahora, eso es simplemente un panorama general y lo veremos conforme avanzamos a lo largo de este texto. Observe el versículo 24, y no lo vamos a terminar, de hecho quizás no llegamos tan lejos cómo pensaba llegar esta noche, pero vamos a entrar al versículo 24 por un momento, “70 semanas están determinadas sobre tu pueblo.”

Ahora, quiero que observe la palabra determinadas, esto es una indicación divina, esto nos dice que Dios tiene un plan, que Dios diseña el curso de la historia, que Dios ha predeterminado lo que está pasando, es la suposición de un plan de Dios. De hecho, la palabra hebrea para determinadas es una palabra fascinante, literalmente significa cortar algo, y la idea es que en toda la historia humana en todo el flujo de la historia humana Dios ha trazado o cortado un segmento de tiempo y lo ha sacado para sus propios propósitos con su propio pueblo, Él ha tomado un período llamado 70 semanas y lo ha apartado o cortado del resto de la historia, y es un período dirigido a cumplir la liberación de Israel. Observe de nuevo el versículo 24, “Que es tu pueblo y tu ciudad santa.” Daniel había orado, en su oración por el pueblo, él había orado por la ciudad y la respuesta vino relacionada a ambos. Ahora, ¿cuál es el propósito de esta profecía?

Hay 6 propósitos dados en el versículo 24, simplemente son sorprendentes. En primer lugar, las 70 semanas son cortadas de la historia para que Dios lleve a cabo su obra con tu pueblo y tu ciudad para cumplir estos seis objetivos. 3 son negativos, escuche, y 3 positivos.

Número 1, terminar la transgresión literalmente significa restaurar, refrenar firmemente la transgresión. En el mundo en el que vivimos en la actualidad el pecado tiene la libertad de expresarse a sí mismo, pero viene un día cuando ese no será el caso. Viene un día cuando cada vez que el pecado levanta su cabeza será aplastado con una vara de hierro, será refrendado de manera firme y la libertad del pecado de expresarse a sí mismo se acabará, toda apostasía se acabará, toda maldad estará bajo el control divino y está parece ser una palabra, esto es la palabra transgresión, que tiene referencia a una perspectiva general del pecado.

Ahora, observe el segundo propósito. No solo terminar o refrenar firmemente la transgresión sino llevar a su fin los pecados, plural, no solo el pecado en su totalidad va a ser enfrentado o en general, sino pecados de manera específica van a ser enfrentados también. Ahora, hay mucho debate acerca de lo que el verbo significa, terminar algunos creen que significa sellar, y cada vez que la raíz de la palabra sellar es usada habla de juicio divino en la Biblia, siempre asumen la idea de juicio, pero la idea es que no solo Dios va a enfrentar el pecado en su totalidad, sino que Dios va a enfrentar con pecados específicos también. En otras palabras, hay un periodo de 70 semanas en la historia al final del cual Dios va acabar con el pecado. Ahora, hay un tono de fin en ese pensamiento.

Finalmente, la tercera firmas negativa, terminar la transgresión, terminar con los pecados y hacer reconciliación para la iniquidad, hacer reconciliación para la iniquidad. El verbo escafar significa simplemente cubrir la iniquidad, cubrir el pecado, y literalmente en el hebreo es expiar, es la palabra hebrea normal para expiación. Ahora, ¿entendió eso? Ahora observe. Viene un tiempo cuando Dios va a enfrentar el pecado en general, va a enfrentar los pecados de manera específica. Y Él va a enfrentarlo al traer una expiación para esos pecados.

Resumiendo estos tres, todos se refieren a deshacerse del pecado, y esa fue una palabra bienvenida por Daniel porque fue pecado lo que había llevado a Israel a la cautividad. La primera trata con la idea del pecado en general. La segunda el pecado en específico. Y la tercera dice como por expiación.

Y realmente creo que lo que Daniel ve, pero no ve, de lo que el Espíritu de Dios habla aquí tiene que ser la venida de Jesucristo y su obra en la cruz. Fue en la cruz que el pecado en general fue enfrentado, ¿verdad? Aunque la aplicación plena de eso espera su segunda venida. Fue en la cruz que los pecados de manera específica fueron enfrentados conforme Él los llevó en Su propio cuerpo. Fue en la cruz que la expiación se llevó a cabo. Y entonces veo en esos primeros tres propósitos de las 70 semanas un retrato de la cruz y su provisión maravillosa y sorprendente para el pecado. La cabeza de Satanás fue herida, en dónde, en la cruz. Aunque la sentencia final no ha sucedido aún. Todo nuestro pecado fue pagado, ¿verdad? Todos nuestros pecados fueron cubiertos, no solo se cubrió el problema general de una naturaleza de pecado, sino que también recibimos de la Cruz el perdón de todo pecado específico. Entonces el pecado está siendo cubierto aquí.

Después hay tres propósitos positivos para las 70 semanas. Número 1, traer justicia eterna. Que gran intercambio. Usted quita el pecado y usted trae la justicia eterna, literalmente está en el plural, es la justicia de las edades, la justicia de los eones, la justicia permanente la eternidad, la justicia toma el control permanente. Ahora, escuche esto, los judíos nunca vieron en el Antiguo Testamento la distinción entre la primera y la segunda venida de Cristo y el espacio que había entre ellas. Entonces usted puede tener una profecía en el Antiguo Testamento que llega la cruz y es seguido inmediatamente por un entendimiento del reino porque el espacio o la época de la iglesia es un misterio. Entonces las primeras 3 son cómo es que Dios de enfrentar el pecado, y las siguientes 3 cómo es que Él va a establecer la justicia eterna.

La quinta dice que Él sellará la visión y la profecía. En otras palabras, vendrá un fin para la revelación, vendrá un fin para las profecías, vendrá un fin para las visiones, ¿por qué? Porque en Su reino grande y glorioso y eterno cuando esté finalmente establecido conoceremos como somos conocidos, la revelación cesará, todo el conocimiento será nuestro. Algunos creen que él está hablando de que se terminará el Nuevo Testamento, que está diciendo que el canon del Nuevo Testamento será terminado, pero no adoptó esa postura por la razón que dice que habrá un fin para la profecía y habrá profecías y visiones que ocurrirán al inicio del reino, según Joel 2. Entonces tiene que haber lugar para eso en el futuro.

Entonces veo esto como la consumación final, y no puede ser demasiado quisquilloso con encajarlo todo en un pequeño bosquejo cronológico. Lo que el profeta está diciendo es que viene un tiempo cuando el Mesías vendrá y el Mesías terminará con el pecado y el Mesías traerá el reino de justicia eterna y no habrá necesidad de que nosotros estemos recibiendo pequeñas revelaciones especiales porque todo nos será descubierto, todo. Y creo que él ve especialmente en un contexto judío la glorificación de los santos judíos en el reino. Finalmente, esta es una buena palabra al final del versículo 24, y vamos a parar con esto, “Ungir – ahora escuche esto – el santo – o mejor – un santo de santos o un santísimo. Ahora, ¿qué es esto? La mejor traducción amados es un santo de santos. Y lo que está diciendo es simple, la frase Santo de santos se refiere o al lugar santísimo en el tabernáculo o al lugar santísimo del templo. Y yo creo que lo que está diciendo es que al final con la justicia eterna y con conocimiento completo conoceremos como somos conocidos, también se establecerá un templo en el reino, y lo único que tiene que hacer es leer Ezequiel 40 al 48 para encontrar esa confirmación. Este es el templo restaurado del reino milenario. Entonces usted entiende el panorama, ¿verdad?

Resumiéndolo, usted tiene una profecía aquí, y si esto no abre su apetito para la semana próxima no sé cómo hacerlo usted tiene una profecía aquí que se estira desde el día de Daniel hasta el tiempo cuando el Mesías viene, cuando Él acabe con el pecado y los pecados y Él expía, y Él establece un reino de Justicia eterna, y Él termina con las visiones y las profecías. Un pensamiento maravilloso. Y Él construye un templo milenario magnífico e incomparable. Esta profecía se estira desde el día de Daniel hasta el final. Y lo que es sorprendente es que el profeta nos dice exactamente cuánto va a ser, 70 semanas, 70 semanas.

Las primeras 3 partes negativas de esta perspectiva parecen apuntar a la cruz. Los segundos 3 puntos positivos parecen ir más allá de la cruz hasta el reino. Y eso nos muestra que hay un espacio aquí, sabemos que será en 70 semanas desde el tiempo de Daniel hasta el final, pero también sabemos que esas 70 semanas están divididas en 3 secciones. Primero hay un periodo de 7 semanas, después hay un período de 62 semanas y después hay un período final de 7 semanas. Vamos a descubrir que hay un espacio ahí que explica la distinción entre la venida de Cristo la primera vez y la segunda vez. Ahora, si usted quiere saber específicamente qué son las 70 semanas, venga usted el próximo domingo y le voy a decir.

Permítame tan solo reiterar conforme partimos en esta noche qué es lo que el Espíritu de Dios le ha dicho a usted en esta noche. Creo que el resumen de lo que yo percibo en mi propio corazón es esto: Daniel recibió las mejores cosas que Dios jamás podía darle. ¿Y sabe usted qué es lo mejor que Dios jamás puede dar? Un sentido de su propia presencia. ¿Qué quiero decir con eso? Quiero decir que no son cosas, lo mejor que usted puede jamás recibir por parte de Dios es su palabra traída a su presencia bajo la entrega de sus propios ángeles. Que pensamiento, que pensamiento. El Nuevo Testamento afirma que sus ángeles todavía son ministros, que Dios puede traer a nuestras vidas grandes realidades de Su trono mismo.

Ahora, no quiero ser místico en esto, solo quiero estar en el lugar en donde puedo conocer lo que es ser muy amado para que puede experimentar toda la bondad que Dios desea dar. No estoy buscando visiones o revelaciones sino únicamente percibir que Dios ha traído a mi corazón la verdad de Su palabra que ya ha sido revelada una manera muy especial. Quizás usted no entiende lo que estoy diciendo, lo puedo decir de otra manera. Lo que más temo es sequía en mi vida espiritual, y anhelo vivir de tal manera que cada vez que abro la Palabra de Dios es como si Dios me tocara con Su propia mano, está tan viva para mí. Y entonces en las palabras de Judas yo diría manténgase en el amor de Dios, sepa usted lo que es ser grandemente amado por Dios porque usted está dentro del círculo de la obediencia, y eso es cuestión realmente de su propia virtud, la virtud de su vida. Y cuando usted cae de rodillas a orar usted recibirá de la mano de Dios cosas mucho mayores de lo que jamás soñó. Bueno, es muy frustrante no poder terminar esto porque estoy tan emocionado. Por esto voy a estar dejando que gotee este sermón de mí a lo largo de la semana. Lo puedo sentir que viene.

Padre, gracias por nuestra comunión en esta noche. Estamos tan agradecidos simplemente por la emoción de Tu palabra. Es maravilloso estar juntos en esta noche para disfrutar este gran texto y simplemente comenzar a rascar su superficie. Percibimos que eres tan real, que Tú oyes nuestras oraciones y Tú mueves a Tus ángeles en respuesta. Cuán maravilloso, cuán maravilloso es saber que realmente estás involucrado, que realmente respondes como hemos visto en el caso de Daniel. Oh Dios, que seamos tan amados, que recibamos una palabra como está de Ti, que haya tal frescura cuando abrimos sus páginas, que conozcamos el derramamiento de Tu bendición. Padre, oramos en esta noche por toda persona que está aquí, pedimos Tu atención especial a toda necesidad, hay muchas de estas queridas personas que tienen cargas, ayúdales a orar correctamente, ayúdales a que su vida esté alineada con Tus principios y que oren de la manera en la que nos has enseñado orar para que ellos conozcan la plenitud de Tus respuestas. Padre, por aquellos que quizás estén con nosotros en esta noche que nunca han entregado su vida a Cristo oramos que esta sea la noche en la que lo hagan. Haz eso, abre sus corazones. Señor, simplemente queremos agradecerte por esta comunión tan buena te damos gracias por el testimonio de toda vida aquí que te conoce y te ama, que esta sea una semana de bendición especial por causa de Tu nombre sobre todas las cosas oramos. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar