Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Tome su Biblia si es tan amable y sígame conforme estudiamos en esta noche en el noveno capítulo de Daniel, Daniel capítulo 9. Una de las grandes y emocionantes porciones proféticas de la Palabra de Dios, Daniel capítulo 9. Y en estos días estamos viendo los versículos 20 al 27, la última mitad del gran noveno capítulo de Daniel.

Ahora, permítame ver si puedo darle una introducción que la ayudará a encontrar su enfoque conforme volvemos a ver este texto. Jeremías el profeta fue un hombre muy especial. Jeremías fue conocido como el profeta llorón, y la función de Jeremías fue diferente que la de Daniel, ya que Jeremías vivió ANTES de que los hijos de Israel fueron llevados a la cautividad, y su ministerio consistió en advertirles acerca de la inevitabilidad de ese juicio catastrófico por parte de Dios, porque si había una cosa que Israel valoraba era su independencia, su existencia nacional, su autonomía, su identificación personal como el pueblo de Dios.

Pero Jeremías vino como un MENSAJERO de Dios para decirles que a menos de que se arrepintieron de su pecado enfrentarían el juicio divino y serían sacados de su tierra para convertirse en prisioneros de una nación extranjera. Durante años Jeremías les advirtió, él les advirtió en lo que dijo y él presentó demostraciones vividas, vivientes, lecciones objetivas para mostrarles lo que estaba por venir, y a lo largo de los años del ministerio de Jeremías nadie lo escuchó, nadie prestó atención a lo que él dijo, lo ignoraron, lo hicieron a un lado y finalmente lo arrojaron a un foso. Pero Jeremías vivió para ver sus profecías cumplirse. Él vivió para ver el sitio babilónico y cómo terminó en la captura de la ciudad de Jerusalén y la subyugación de la nación. Él vivió para ver un pueblo no arrepentido, rebelde, pecaminoso, llevado a la cautividad.

Ahora, Jeremías escribió de esta actividad y nos provee un contexto muy importante para el capítulo 9 de Daniel. En Jeremías capítulo 25, versículo 9 Jeremías escribió esto, “He aquí, enviaré y llevaré a todas las familias del norte dijo Jehová. Y Nabucodonosor, el rey de Babilonia mi siervo.” Dios usó a Nabucodonosor. “Y los traeré en contra de esta tierra y en contra de sus habitantes y en contra de todas estas naciones que lo rodean y los destruirán de manera absoluta y los hare horror y desolación perpetua. Además quitaré de ellos la voz de mirra y la voz de alegría y la voz del novio y la voz de la novia, el ruido de las piedras de molino y la luz de la lámpara y todo esta tierra será desolación y un horror y estás naciones servirán al rey de Babilonia 70 años.

En el capítulo 29 de Jeremías esto se repite, versículo 10, “Porque así dijo Jehová, después de que 70 años se cumplan en Babilonia os visitaré y cumpliré mi buena palabras hacia vosotros al causar que regresen a este lugar, porque yo conozco los pensamientos que tengo hacia vosotros, dijo Jehová, pensamientos de paz y no de mal.”

Y después en el versículo 12, “Y entonces me invocaréis e iréis y oraréis a mí y yo os oiré y me buscaréis y me hallaréis cuando me buscares con todo vuestro corazón y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y os volveré de nuestra cautividad y os congregare de todas las naciones y de todos los lugares a los que os he llevado, dijo Jehová, y os traeré de regreso al lugar del cual he causado que seáis llevado cautivos.”

Ahora, Jeremías da la profecía de la cautividad babilónica e indica que durará 70 años en primer lugar en el capítulo 25 y después enfatizando no la cautividad sino la restauración, 70 años después él repite la profecía en el capítulo 29.

Ahora, con eso en mente observe el noveno capítulo de Daniel y verá cómo todo esto comienza, versículo 2, “En el año primero de su reinado – esto es el reinado de Darío quien fue el rey del imperio medo persa su primer año – yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años, esto es la duración de la cautividad de que habló Jehová al profeta Jeremías que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en 70 años.”

Ahora, Daniel está leyendo Jeremías no es que Daniel por primera vez descubre Jeremías, él ha sabido lo que Jeremías profetizó, pero ahora Daniel ha estado en cautividad 68 o 69 años y él sabe que está muy cerca del tiempo de la restauración y sin duda alguna él está familiarizado con el hecho de que Isaías lo predijo y predijo que sería Ciro quién daría el decreto para regresar, y yo creo que Darío y Ciro son el mismo individuo, lo más probable es que Darío sea un título y Ciro sea su nombre propio. Y entonces él percibe que el cumplimiento de la indicación de Isaías con respecto a Ciro es posible, él sabe que el mismo ha estado en la cautividad por 68 o 69 años, y si Dios comenzó a contar los 70 con la primera deportación tiene que estar muy cerca cuando el Señor va a restaurar a su pueblo, a su tierra. Pero él también sabe que Jeremías dijo que sería cuando el pueblo volviera su corazón hacia mí y cuando el pueblo me buscara con todo su corazón y cuando el pueblo se volviera en una dimensión espiritual. Y entonces inmediatamente después en el versículo 3 del capítulo 9 él vuelve tu rostro al Señor para buscarlo mediante oración y súplica con ayuno y cilicio y ceniza y él comienza a confesar sus pecados y los pecados de su pueblo, en otras palabras, él sabe que tiene que haber una respuesta espiritual que precipite el fin de la cautividad.

Entonces Daniel está estudiando las profecías para poder entender la agenda de Dios. Ahora, quiero decir en este punto que eso es precisamente lo que debemos hacer, nos estamos esforzando por entender Daniel para que nosotros también podamos tener un marco profético para que también nosotros podamos entender lo que está sucediendo en el flujo de la historia. Y esto francamente es una buena muy buena ilustración de cómo entender la profecía. Únicamente señalaría una cosa que simplemente me confronta aquí de manera fuerte y eso es que Daniel cuando él leyó el término 70 años, ¿qué pensó él que eso significó? Él pensó que significaba 70 años, ¿no es cierto? Lo que me sorprende es que conforme usted lee a varios y diferentes comentaristas bíblicos es que cuando la Biblia dice 70 años inmediatamente entran a un estado de mente de hocus pocus e inventan todo tipo de símbolos fantásticos que no fueron el caso en la mente de Daniel. Y creo que también es interesante que cuando Daniel descubrió cuál fue el marco profético él no se volvió un promotor de la profecía y se puso su pijama y se sentó en el techo. Él no nada más jugó a la fascinación con la profecía, él se arrodillo y comenzó a confesar su pecado para prepararse para lo que Dios iba a hacer. Esa es una respuesta apropiada porque Dios le había dado desde el capítulo 26 de Levítico la condición de bendición, y la condición de bendición fue la confesión de pecado y obediencia a los estándares de Dios.

Entonces Daniel ora y él ora del versículo 13 al 19, y en el versículo 20 viene la respuesta. Y ese es el texto que vamos a ver en esta noche. Ya lo comenzamos, simplemente vamos a avanzar, es un texto tremendo. Ahora, en primer lugar mencionamos que hay 3 perspectivas y 3 personas en este pasaje de los versículos 20 al 27. En primer lugar están las circunstancias de Daniel, después la venida de Gabriel y finalmente la comunicación de Dios. Ahora, ya hemos visto las circunstancias de Daniel en el versículo 20 él estaba hablando y orando y confesando su pecado y los pecados de su pueblo Israel, él estaba presentando sus súplicas delante de Dios y su preocupación fue por el monte santo de Dios, no por sus propios propósitos ni sus propias metas ni sus propios proyectos, sino los de Dios. Y entonces él se está comunicando con Dios, esa es su circunstancia en el momento.

Después pasamos en segundo lugar a la venida de Gabriel en el versículo 21. En el proceso mismo de que Daniel está involucrado en oración Gabriel llega. Y dice el texto que voló rápidamente, no le toma mucho tiempo a los seres angélicos volar del cielo a la tierra y se movió rápidamente y vino con una respuesta, una respuesta increíble. Él dijo al final del versículo 23, “Entiende pues la orden y entiende la visión.” En otras palabras, Gabriel le dijo a Daniel, “No te pierdas esto.” ¿Y sabe una cosa? Inclusive los mejores de nosotros en cierta manera podemos salirnos de sintonía, ¿no es cierto? Inclusive los mejores de nosotros podemos llegar a momentos en nuestras vidas en los que por nuestra debilidad humana en cierta manera perdemos realidades grandes. No estoy bajo ninguna ilusión y quiero que sepa que yo sé que usted no oye todo lo que yo digo, yo sé eso porque escuchó respuestas equivocadas cuando le hago a veces a ustedes preguntas, yo lo sé. Y yo sé que usted se sintoniza y se desintoniza. Usted puede ser distraído por alguien enfrente de usted que está haciendo algo o su mente divaga, pero quiero decirle a usted lo que Gabriel le dijo a Daniel, “No se pierda esto.” Y si usted se distrae un poco consiga la cinta.

Ahora, Dios sabía que podía haber inclusive en un hombre como Daniel, un hombre bueno, un poco de una mente que se distraía en algo tan complejo como esta profecía que está por venir y él podía perderse un poco en los detalles. Y entonces él le dice, “Si vas a entender algo, por favor entiende esto, todavía no lo has aprendido todo Daniel.” Algo que debe ser dicho aquí para la humildad, que todavía puede escuchar y todavía aprender. Muchos de nosotros necesitamos ser librados de la idea falsa y fatal de que ya lo tenemos todo. El Señor me libra de ese pensamiento todo el tiempo. Eso me lleva al tercer punto, la comunicación de Dios porque en los versículos 24 al 27 usted tiene el mensaje que Gabriel trae de Dios, las circunstancias de Daniel, él está orando, la venida de Gabriel enviado por parte de Dios con la respuesta, la comunicación de Dios, la profecía más increíble con respecto a la historia de Israel jamás dada en la Biblia.

Y comenzamos la última vez a verlo, versículo 24, “70 semanas están determinadas sobre Tu pueblo y sobre Tu santa ciudad para terminar la prevaricación y poner fin al pecado y expiar la iniquidad para traer la justicia perdurable y sellar la visión y la profecía y ungir al santo de santos.” Es la expresión literal. Ahora, simplemente a manera de recordatorio, esta es la perspectiva general. Gabriel dice tengo una profecía, un periodo de tiempo llamado 70 semanas en el texto es determinado. Ahora, esta palabra determinado tiene que ver con el plan soberano eterno de Dios, de manera amplia es que Dios controla todo acontecimiento futuro, literalmente la palabra hebrea significa cortar, es como si Dios simplemente ha cortado o ha liberado un período de 70 semanas, lo ha sacado de la historia humana y en ese período él va a cumplir sus propósitos con su pueblo Israel.

Observe nuevo en el versículo 24, “No sólo es determinado por Dios sino que es determinado por Dios sobre Tu pueblo y sobre Tu santa ciudad.” Eso se está refiriendo al pueblo Daniel quienes eran los judíos, y la ciudad de Daniela la cual es Jerusalén. Entonces es una profecía acerca de los judíos y de Jerusalén, en contraste a las profecías previas en el libro de Daniel las cuales estaban lidiando primordialmente con las potencias mundiales gentiles, esta trata con Israel. Y el propósito de todo es dado aquí en el versículo 24, hay un propósito séxtuple para este periodo de 70 semanas, hay 3 positivos y 3 negativos, los primeros son negativos, terminada la transgresión, esto es refrendar el pecado en principio. En segundo lugar, terminar con los pecados en plural no solo refrenar firmemente el pecado en principio sino romper el poder del pecado en específico, no solo el principio del pecado, sino los pecados mismos. En tercer lugar hace la reconciliación o literalmente es la palabra usada en Génesis para la brea que Noé colocó en su bote y lo que significa es cubrir la iniquidad, ser una cubierta para la iniquidad. Y sabemos que la cobertura para la iniquidad no fue nada menos que la sangre expiatoria de Jesucristo.

Entonces ha determinado un periodo de 70 semanas para quitar el pecado general como un principio, el pecado en específico como un acto, y para hacer reconciliación o cobertura o expiación por la iniquidad. Y habían enfrentado el pecado entonces hay tres cosas positivas. Él va a traer justicia eterna, este es un gran pensamiento y realmente no lo desarrollamos la semana pasada. Permítame tan solo darle una nota a pie de página. La palabra realmente significa la justicia de la eternidad o la justicia de las épocas. ¿Sabe usted que hay una justicia de la eternidad? En otras palabras, hay un estándar verdaderamente justo. Hay una justicia en la mente de Dios que es la justicia de la eternidad pero nunca ha sido traída a la tierra, operamos en un sistema hecho por el hombre, la justicia de las edades indica que hay reglas y estándares de vida que son correctos y siempre han sido correcto y siempre están correctos y son los estándares de Dios y ahora no están de moda en el mundo. Pero vendrá un día cuando las 70 semanas se acaben que el mundo y todos los principios del hombre serán controlados de manera eterna por principios eternos de justicia y equidad que Daniel llama la justicia de las edades. Después el Señor sellará la visión y la profecía, esto es habrá un fin en la revelación, ya no habrá más necesidad de revelación escritural o revelación profética. Isaías 2 nos dice que Dios morara en la presencia de la tierra y será nuestro maestro y las naciones serán traídas delante de él para aprender, Dios mismo enseñará. Y después finalmente ungir un santo de santo. Abra en el reino la construcción de un templo milenario y eso va a ser algo maravilloso.

Ahora, usted tiene el panorama. Este es un concepto consumado. 70 semanas son determinadas, al final de 70 semanas Dios se habrá enfrentado de manera total con el pecado y habrá traído de manera total la justicia eterna, vendrá en un final para la revelación y él establecerá un tipo de adoración en un templo como nunca jamás ha conocido el mundo. Y todo esto amados, se está refiriendo, creo yo, al reino milenario y se extiende inclusive al reino eterno de Jesucristo. ¿Qué está diciendo entonces? Escúchelo, hay un periodo de tiempo de 70 semanas que llega hasta al final del día del hombre y el establecimiento del reino eterno de Jesucristo. Dios ha cortado este periodo. Ahora, hay una clave para todo esto, las primeras dos palabras del versículo 24, “70 semanas.” ¿Qué son? Bueno, el término para semanas ‘shavoa shavoin’ en hebreo, no significa semana, significa 7, setenta 7, en sí mismo no identifica días, no identifica semanas, no identifica meses, no identifica años. Simplemente significa setenta 7.

Entonces cuando usted ve el término, usted tiene que obtener su significado del contexto o de los versículos que lo rodean. Y estoy convencido como lo están casi todos, ciertamente todos los eruditos bíblicos evangélicos, que se refiere a años, no semanas de días sino semanas de años. ¿Por qué? Bueno, Daniel ya estaba pensando en 7 de años, versículo 2, él estaba pensando en los 70 años de la profecía. Entonces él estaba pensando en términos de años. Y hay un sentido en el que veo un juego de palabras aquí, Daniel está pensando, “Señor 70 años y todo se acabará.” Y Dios le está diciendo, “No, setenta veces 7, setenta 7. Todavía no estás ahí. Oh, habrá una restauración a la tierra después de las 70.” Pero hay mucho más después de eso, hasta que todo el pecado haya sido enfrentado y la justicia eterna haya sido traída.

Y entonces creo que él parte a partir del pensamiento mismo de los 70. Y Permítame añadir otra razón por qué creo que se refiere a años. Los judíos tenían el concepto de semanas de años, por ejemplo el reposo de la tierra debió ocurrir, según Levítico 25:3 y 4, cada 7 años. En otras palabras, habían 6 años en los que usted trabajaba su tierra y el séptimo año su tierra tenía que reposar. Y entonces venían los años en términos de semanas de 7, y después de 7 semanas de 7 años, en el año 49 llegaba un año conocido, cómo qué, el año del jubileo. Y la tierra reposaba y todos los terrenos o parcelas regresaban a sus dueños originales y todas las deudas eran perdonadas y todos los esclavos eran liberados. Y entonces un múltiplo de esta semana este año era algo muy conocido para el pensamiento judío.

Y quiero añadir otro pensamiento, otra razón por la que yo creo que se refiere a años es porque la única otra ocasión en la que Daniel jamás usa el término chaua o 7, él lo usa en el capítulo 10, versículo 2 y 3, y conforme él se refiere al término en el versículo 2 él dice 3 semanas completas, y después en el versículo 3, 3 semanas completas, y lo que él usa ahí es la palabra para días, él lo usa específicamente para días en el hebreo. Y es casi como si él coloca la palabra día en referencia a semanas en el capítulo 10 y lo deja afuera en el capítulo 9 para que usted sepa que hay una diferencia.

Pero creo que hay otro pensamiento que simplemente es sorprendente, simplemente sorprendente en esta profecía. Ahora, sígame en esto. Daniel sabía esto, Daniel sabía que una de las razones por las que los hijos de Israel habían sido llevados a la cautividad, ahora escuche esto, una de ellas, hubieron varias, pero una de las razones por las que fueron llevados a la cautividad fue porque ellos habían violado de manera constante ese de reposo de cada séptimo año, se habían vuelto avaros y materialistas y habían trabajado en esa tierra 6 años y en lugar de dejar ese séptimo año que reposara la tierra para que se restaurara, trabajaron en esa tierra ese séptimo año y siguieron haciendo y siguieron haciéndolo y siguieron haciéndolo y violaron año de reposo tras año de reposo tras año de reposo tras año de reposo y esa es una de las razones por las que fueron quitados de la tierra porque Dios quería darle a su tierra su reposo apropiado, ¿se da cuenta?

Y si ellos no hubieran dejado que la tierra reposara cuando estuvieron ahí, entonces Dios la iba a vaciar de ellos y la iba a dejar reposar en los términos de él. En 2 Crónicas 36:21 dice, “Para cumplir la palabra de Jehová por boca de Jeremías hablando de la cautividad hasta que la tierra hubiera disfrutado de sus años de reposo, porque mientras que la tierra permaneciera desolada ella guardó los años de reposo hasta cumplir 70 años.” ¿Contenedor es eso? 70.

Ahora, escuche, esta es una verdad tremenda, Dios dice van a estar fuera de esa tierra durante 70 años, ¿sabe por qué? Porque habían violado cuántos años de reposo, 70. Habían violado 70 años de reposo. ¿Cuántos años tomaría para que usted violara 70 años de reposo? 490. Parece que lo que el Espíritu de Dios nos está diciendo es que así como ellos habían violado el año de reposo durante 490 años, entonces 490 años más serían determinados para su historia. Sorprendente. En sus 800 años como nación habían violado 70 de sus años de reposo. Entonces Dios usa el mismo número de años violados como la base de su plan futuro, y cada año en la cautividad fue por un periodo de 7 años cuando el año de reposo fue violado. Hombre, Dios es muy exacto, ¿no es cierto? Entonces yo creo que estas son semanas de años.

Y leí un comentario que dijo, “Bueno no podemos estar seguros de que son años, podrían tan solo ser simbólicos de movimientos, podrían significar días o semanas o períodos largos.” ¿Sabe una cosa? Esas son invenciones hocus pocus con muchos espacios, Daniel no tuvo problema alguno con 70 años, él entendió eso. Ahora, ¿cuál es la extensión de estos años? ¿Cuánto dura 1 año? Dice usted es fácil, 365 días. No, no es tan fácil porque no todo mundo usaba el año de 365 días en el tiempo de Daniel, ¿qué le parece eso? Dice usted, ¿qué tipo de año usaban ellos? Bueno, algunos usaban un año de 360 días y después tuvieron que incluir hay un mes extra de vez en cuando para que pudieran estar al día. Dice usted, bueno, ¿a qué año se refirió la profecía? Es muy importante. Bueno, yo creo que la profecía se refiere a 1 año de 360 días. Ahora, sígame, aquí es en donde separamos a los hombres de los niños, esto se va a volver pesado, aguanten. Según Génesis el diluvio, ahora dice usted espera un momento, ¿cómo es que entramos al diluvio? No se preocupe vamos a regresar a Daniel. La Biblia dice en Génesis 7:11, no vaya ahí y simplemente escuche, si usted comienza ahí a tropezar en su Biblia usted se va a encontrar bajo la cama recitando el alfabeto griego, simplemente aguante ahí. Voy a hacer mi mejor esfuerzo. Vamos a acabar esto. Muy bien, según Génesis 7:11 el diluvio comenzó en el día 17 del mes segundo, y el diluvio llegó a su fin en el día 17 del mes séptimo. Ahora, si el diluvio comenzó en el día 17 del mes segundo y terminó en el día 17 del mes séptimo, ¿cuántos meses duró el diluvio? Muy bien grupo, 5 meses, 5 meses. Dice usted, ¿por qué es tan interesante eso? Escuche esto, en Génesis 7:24 y en Génesis 8:3 la Biblia dice que el diluvio duró 150 días. Ahora, si el diluvio duró 150 días y los judíos contaron eso como 5 meses, ¿cuántos días tuvieron sus meses? 30 días, 12 meses de 30 días equivale a 1 año de 360 días. Entonces creemos que los judíos operaron en base a un calendario de 360 días por año. Los meses más tempranos conocidos y usados en ese entonces en el texto bíblico fueron meses de 30 días dándonos un año de 360 días, y de vez en cuando ellos se incluían un montón adicional para ponerse al día con el año solar.

Ahora, permítame darle otro pensamiento. ¿Está listo para escucharlo? Daniel 7 dice que la gran tribulación va a durar un tiempo, ese es uno, tiempos, eso es dos, y medio tiempo, esa es la mitad; tiempos, tiempo y medio tiempo, tres y medio. Apocalipsis 13 dice que la tribulación va a durar 42 meses y Apocalipsis 12:6 dice que la tribulación durará 1260 días. Ahora, ¿no es eso interesante? Tenemos tres diferentes marcos de tiempo para la tribulación; en un lugar dice 3 y medio años, en un lugar dice 42 meses y en otro lugar dice 1260 días; 3 y medio años equivale a 42 meses, ¿es correcto? Es correcto. Le voy a decir que es correcto, 36 + 6, 3 y medio, muy bien, 3 y medio equivale a 42 meses, pero si 42 meses equivale a 1260 días tienen que ser meses de 30 días, no hay otra manera.

Entonces de nuevo descubrimos no solo en Génesis sino de manera clara en Apocalipsis que la Biblia todavía está contando en base al mismo reloj, los meses son meses de 30 días. Entonces Daniel habría usado un calendario bíblico profético, él no habría usado el año pagano de 365 días. ¿Entonces qué tenemos? Tenemos un período de 490 años de 360 días. ¿Todavía está conmigo? 490 años de 360 días. Ahora, dice usted, ¿cuándo comenzó este periodo? Porque si podemos descubrir cuándo comienza podemos descubrir cuándo termina. Está pensando correctamente, eso es correcto, descubramos cuándo comienza. Inclusive le dicen el versículo 25 y simplemente dice esto y me gusta esto, “Sabe pues y entiende – él continua diciendo esto lo largo del texto, ahora escuche esto – comienza desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén.” Ahora, eso es bastante claro, ¿no es cierto? Dice usted hombre estamos en muy buena forma. Comienza exactamente en el mandato a restaurar y edificar Jerusalén, eso es fabuloso, excepto que hubieron un cuatro de esos malditos, cuatro de ellos, tres de ellos son dados en el libro de Esdras, uno por Ciro, uno por Darío y uno por Artajerjes, y después hubo un cuarto por Artajerjes, un segundo de él.

Ahora, ¿cuál es con el que comenzamos? Porque todos fueron dados en fechas diferentes, y si todos comienzan en un tiempo diferente, todos van a terminar en un tiempo diferente. Y hay mucho debate para determinar cuál de estos es el correcto. Ahora, algunos dicen que el primer decreto de Ciro es el correcto, este es si lo encuentran, por cierto, si usted está interesado, en el primer capítulo de Esdras. Y entonces dice en el primer decreto de Ciro es del que está hablando y el razonamiento es que en Isaías 44 la Biblia nos dice que Ciro sería el siervo de Dios quién guiaría al pueblo, dejaría que el pueblo regresara a la tierra a reconstruir su ciudad y demás.

Entonces dicen los 490 años comenzaron cuando Ciro emitió el primer decreto. ¿Sabe cuándo fue eso? 536 antes de Cristo. Muy bien, tomemos eso. Digamos que comenzó en el 536 antes de Cristo y partimos de ahí, y por cierto, si usted no está ahí en el versículo 27 dice, “Y él confirmara el pacto con muchos por una semana, por una semana.” La septuagésima semana es cortada de las otras 69, entonces no podemos contar esa, veremos en dónde entra eso más adelante. Entonces de regreso al versículo 25, comienza con una orden para construir Jerusalén y va, a qué, al Mesías, serían 7 semanas y 62 semanas, 7 y 62 es 69, las primeras 69 o 483 de las 490 comienzan con un decreto y terminan con el Mesías. Y entonces algunos eruditos dicen que tiene que ser el primer decreto, tiene que ser el decreto de Ciro porque en Isaías 44:24 al 28 Isaías dijo que Ciro emitiría este decreto y demás. ¿Pero sabe lo que sucede? Cuando usted va con 483 años del 536 antes de Cristo, usted terminó alrededor del 54 antes de Cristo y usted no puede tener al Mesías 54 años antes de Cristo, usted tiene un problema. De hecho Cristo realmente no comienza su ministerio sino hasta el 30 después de Cristo. Y entonces está 80 años de retraso. Usted dice sí pero estás cercano. Pero Dios no nada más está cercano. Dios no nada más se acerca. ¿Y sabe lo que este hombre dijo el que se aferra a esta postura? Él dijo, “Bueno, la solución es que el calendario de Tolomeo y la lista de Tolomeo de los reinados de los reyes tiene un margen de error de 80 años Esa no es una solución, usted no puede probar. Usted no nada más puede decir, “Bueno, nos quedamos 80 años cortos, por lo tanto la historia está 80 años corta.” Eso no es demasiado convincente, no hay prueba para eso en absoluto. Entonces no aceptamos ese primer decreto, y le voy a decir otra razón por qué. Porque en el primer decreto de Ciro no hubo orden para reconstruir la ciudad, únicamente el templo, únicamente el templo.

Después hay algunas personas que dice, “No, nadie dice que es el segundo decreto de Darío.” Pero pasan al tercero y dicen, “Es el primer decreto de Artajerjes en el 458 antes de Cristo.” Y eso está avanzando un poco en el calendario, unos 80 años aproximadamente, están tratando de compensar con ese periodo de tiempo que falta. Y entonces dicen 458. Y si vamos 483 años del 458 el cual es el decreto de Artajerjes terminamos en el 25 después de Cristo. Bueno, ese es un problema, 25 después de Cristo, porque lo único que puede estar remotamente cercano al 25 después de Cristo sería el bautismo de Cristo, y el bautismo no fue su presentación como Mesías, el bautismo fue la aprobación del padre. Eso fue entre sí mismo y Dios. Ni siquiera hay un comentario que alguien hizo entorno a alguna afirmación acerca de eso en absoluto, ni siquiera sabemos si oyeron lo que estaba pasando, oyeron un ruido. Y por cierto, el primer decreto de Artajerjes tampoco dijo nada de la ciudad, únicamente del templo, nada acerca de restaurar y reconstruir la ciudad. Hay otra alternativa. Y ese es el cuarto decreto el cual es el segundo decreto de Artajerjes. Básicamente hay dos que han encontrado el hilo de la verdad y ha sido sustentado a lo largo de la historia. Uno es Sir Robert Anderson que vivió hace unos 100 años atrás y estuvo con Scotland Yard y escribió un libro clásico titulado El Príncipe Venidero. El otro es un libro más bien nuevo escrito por el doctor Harold Hoehner del seminario teológico de Dallas en el que él confirma con una precisión tremenda los números de Sir Robert Anderson, aunque él difiere con él en 1 año, él quiere empujarlo únicamente un año, y le voy a mostrar eso como no avanzamos. Y estoy es fascinante, es un pensamiento fascinante.

En los primeros 3 decretos no hubo autorización dada en absoluto para la construcción de la ciudad. Entonces no puede comenzar ahí. De hecho lo que me parece más interesante en esto, y estaba leyendo a lo largo de Esdras para revisar todo esto, que cuando estaban construyendo el templo en Esdras capítulo 4, y esto es muy interesante, fueron detenidos por un tiempo en su construcción porque fueron acusados por sus enemigos judíos de intentar reconstruir la ciudad sin un permiso. Entonces sabemos que no tenían ese derecho hasta ese decreto de Artajerjes, ese es el único decreto que encaja y se encuentren en Nehemías capítulo 1 y en el capítulo 2, Nehemías capítulo 1 y capítulo 2. Y únicamente quiero leer el capítulo 2, versículo 1 porque no tenemos mucho tiempo para este punto. Pero dice en el capítulo 2, “Sucedió en el mes de nisán en el año 20 de Artajerjes el rey.” Y después continúa diciendo que él hizo el decreto, conforme usted lee a lo largo de este texto en el versículo 8. Pero quiero que observé que el mes fue nisán y el año 20 de Artajerjes. ¿Cuándo comenzó a reinar Artajerjes? Hay muy poca duda acerca de eso.

Los historiadores nos dicen que él llegó al trono en el 465 antes de Cristo. Eso está en la enciclopedia británica por cierto. Entonces ese es un hecho muy bien establecido, 465 antes de Cristo. Entonces su año número 20 sería qué, 445, porque estamos acercándonos al nacimiento de Cristo. Entonces 445. Y según los cálculos de Sir Robert Anderson, los años del reinado de un rey iban del primer mes de su reinado. Y entonces si es el mes de nisán comienza en el primero del mes de nisán. Y eso de nuevo es sustanciado, él piensa, porque no hay otra fecha mencionada. Entonces sería probable que fuera el primer día del mes de nisán en el 445. Ahora, para nosotros eso se traduce al 14 de marzo 445 antes de Cristo. Y por cierto, si usted quiere leer el libro El Príncipe Venidero, usted puede ver este material, varios cientos de páginas de todos los cálculos. Entonces el 14 de marzo según Sir Robert Anderson, 445 antes de Cristo comenzaron los 483 años, estas son las primeras 69 semanas. ¿Cuándo terminó? De regreso a nuestro versículo, obsérvelo, versículo 25, hasta Mesías, hasta Mesías el Príncipe. Es entonces consumado esas primeras 69 semanas en la llegada del Mesías, el Príncipe, será dice él, 7 semanas y 62 semanas, se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.

Ahora, deténgase ahí por un momento. Entonces tenemos estos dos períodos divididos, las primeras 7 semanas y después 62 semanas, dándonos un total de 69. Ahora, observe esto, las primeras 7 semanas son un periodo de 49 años, entonces separémoslas. 7 semanas, el versículo 25 indica hasta que la calle es reconstruida y el muro inclusive en tiempos turbulentos. Ahora, si usted estudié libro de Nehemías, usted descubre algo rápidamente, tuvieron muchos problemas construyendo la ciudad, ¿no es cierto? Tiempos angustiosos. Pero él ve, el profeta ve un período de 49 años. Entonces si usted va del 445 a 49 años más tarde, usted está en el 396 antes de Cristo. Y ese es un tiempo muy crucial porque eso no fue solo el tiempo en el que completaron la ciudad sino que también fue el tiempo cuando el canon del Antiguo Testamento fue completado también. Es como si Dios estableció a Su pueblo en Su tierra. Dios estableció Su ciudad, Dios estableció un templo y Dios estableció Su palabra. Y a partir de ahí hasta la venida de Juan el Bautista no hubo profeta. Dios había firmado a Su pueblo Su ciudad y Su palabra.

Y por cierto, dice en el versículo 25, “En esos 49 años se volverá a edificar la plaza y el muro.” Y de hecho la palabra plaza es la palabra para plaza pública o lugar de comercio y probablemente es mejor entendida como la parte interna de una ciudad. Y después el muro de hecho es la palabra para un dique o una fortaleza externa y lo que significa es que la ciudad fue terminada en su interior y en su exterior, fue completada de manera total en esos años restauración completa en 49 años. Y amados, eso solo es posible que haya ocurrido a partir del decreto de Artajerjes porque fue en ese tiempo que Nehemías comenzó a reconstruir. Entonces el decreto de Artajerjes, creo yo, tiene que ser el decreto y usted tiene el periodo de tiempo en el que la ciudad es finalizada, lo único que tiene que hacer es leer Esdras 9:10, Nehemías 4 capítulo 6, capítulo 9; y usted puede ver esos tiempos angustiosos en los que completaron esto.

Ahora, hemos cubierto los 49 años y tenemos otro periodo en el versículo 25. Y después vienen 62 semanas, 62 semanas. Y esto va del tiempo del 396, y de ahí en adelante. Ahora, tomemos el número entero de 483, del 445 antes de Cristo queremos avanzar 483 años, usted tiene 69 por 7 años lo cual equivale a 483 años y después usted tiene 483 años por 360 días, y ese es el número que quiero que entienda, el total de días es 173880 días. Eso es 483 años por 360 días recuerde le dije que estamos hablando de un año de 360 días. Entonces para convertir eso en un año de calendario de 365 días como el que tenemos, tenemos que reducirlo a días y después dividirlo otra vez. Entonces estamos tratando con 173880 días desde del decreto de Artajerjes en el 445 antes de Cristo a la venida del Mesías el Príncipe. El Mesías vendrá en 173880 días. Ahora, la frase hasta Mesías el Príncipe creo yo es una frase muy interesante, creo que es una frase que conlleva una terminología muy oficial, Mashiagnadi, El Mesías, el Ungido, el Príncipe, el Gobernante, es un término muy oficial.

Por cierto ese término mismo príncipe es usado en primer lugar de Saúl y usado otras veces de reyes. Entonces es un concepto real. No estamos viendo el nacimiento de Cristo, no es el bautismo de Cristo lo que estamos viendo, es la presentación de Cristo con el Mashiagnadi, como el Príncipe, el Mesías. Y eso es lo que usted tiene que mantener en mente.

Ahora, solo hay dos acontecimientos en su vida, en la vida de Cristo, en donde él es apartado de manera oficial, uno es el bautismo y dos, es la entrada triunfal en Jerusalén. Ahora, algunos creen que es el bautismo, pero como dije, no puede ser porque él no estaba siendo presentado allá los hombres sino a Dios y los hombres ni siquiera sabían lo que estaba pasando, no hay referencia absoluta, Israel, no hay afirmación acerca de que él es el Mesías, únicamente “Este es mi hijo amado.” Y entonces si no es el bautismo tiene que ser la entrada triunfal, tiene que serlo, realmente no hay otra alternativa. Y no es sorprendente que en Isaías 46:10 dice que Dios es el que anuncia lo porvenir desde el principio, y él predice cosas que todavía no han sido hechas. Dios le dijo a Daniel el día mismo en el que Jesús entraría en la ciudad de Jerusalén. ¿Y qué es lo que ellos dijeron? Hosanna al Rey de David, el Mesías. No duró mucho tiempo. Y después el versículo 26 dice, “Después de estas 7 y 62 semanas el Mesías será, qué, se le quitara la vida. Oremos.

Señor, el tiempo simplemente ha volado esta noche, difícil creerlo, es tan emocionante estudiar tu palabra, oh que certeza nos da, que mente infinita, que verdad incomprensible, todo comenzando ahí atrás desde el año de reposo, y por cada año de reposo contaminado habría un año de reposo que pagar en la cautividad, y por cada bloque de 7 años así contaminado habrían otros 7 años determinado en la historia. Cuan maravilloso, cuan preciso, cuan exacto que debiera llegar al día mismo, al día mismo en el que Jesús entró por la puerta oriental en el pollino, en el asno, con las ramas de palmera ahí a sus pies oyendo los hosannas, debe haber tenido un corazón que estaba emocionado más allá de lo que podemos creer. Debe haber tenido un eco en sus oídos las profecías de Daniel, cómo el cielo debió haberse regocijado que esta profecía grande y monumental que si hubiera estado equivocada por un día había desafiado la veracidad de la Palabra de Dios que de hecho se había cumplido. Dios te damos gracias porque Tú haces cosas como éstas con precisión absoluta. Te damos gracias porque Tú eres un Dios que puede preocuparse por el calendario, que eres un Dios que puede trazar el destino de toda alma. Y entonces estamos contentos Padre de que sabemos que Tú a través de Cristo y que la sabiduría infinita que es tuya, como se manifiesta en lo que hemos visto en esta noche nos es concedida de una manera ilimitada para vivir de tal manera que seamos para la alabanza de Tu gloria. Gracias por amarnos y por dejar que se le quitara la vida al Mesías por nosotros. Te alabamos en Su nombre bendito. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar