Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Continuamos en nuestro estudio del Evangelio de Marcos, y regresamos al capítulo 5, en los primeros 20 versículos que vimos la semana pasada y terminaremos en esta mañana. El propósito por el cual Marcos escribe se presenta en el versículo 1 del capítulo 1, el principio del Evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios; esta es una historia de la vida y ministerio de Jesucristo, como lo es el Evangelio de Mateo, el Evangelio de Lucas, y el Evangelio de Juan. Hay cuatro registros inspirados por el Espíritu Santo, escritos por Él de su vida y ministerio; e inclusive esos cuatro con todo lo que contienen no pueden comenzar a contar la historia entera; de hecho, Juan nos recuerda que todos los libros en el mundo no podrían contener el registro de todo lo que nuestro Señor hizo.

Pero el propósito de la escritura de estos evangelios se afirma por Juan al final de su Evangelio, él resume no solo la razón de su propio evangelio sino de todos los demás, cuando él dice: “Estas cosas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre”. El propósito de los escritores es que usted crea que Jesús es el Hijo de Dios, y al creer, tenga vida eterna mediante su Nombre. Esa es la razón por la que ponemos tanta atención a estos evangelios, y es un gozo tremendo para nosotros estudiar el registro de Marcos.

Ahora, ¿cómo puede Jesús demostrar que Él es el Hijo de Dios? Él lo puede hacer con conocimiento sobrenatural, Él puede decir cosas que nunca antes han sido dichas, y para las cuales Él es la única autoridad, así como en el sermón del monte cuando la gente se asombró porque Él habló como uno que tenía autoridad dentro de sí mismo lo cual era muy raro y diferente de los rabinos, quienes siempre citaban a alguien más; y claro, el comentario de su enseñanza fue que nunca antes hombre ha hablado como éste hombre. Él fue evidentemente más sabio, más erudito, tenía más conocimiento, no solo de las cosas que la gente conocía, sino conocimiento sobrenatural que solo había venido de la mente de Dios, claro, de lo que cualquier otra persona jamás había tenido.

Y entonces Él demostró su deidad con su conocimiento, y Él dijo: “Créanme por mis palabras”; pero Él también demostró quién era demostrando su deidad mediante sus obras. El Antiguo Testamento dice que cuando el Mesías venga, cuando el Salvador venga, cuando el Redentor venga, Él literalmente va a cumplir las promesas del Antiguo Testamento de una nueva creación, una nueva tierra, una tierra renovada, como Isaías lo describe a gran detalle; es muy diferente del mundo que conocemos en la actualidad, el mundo caído. Habrá una renovación entera del planeta, seguida por la explosión del universo y su reemplazo por un nuevo cielo y una nueva tierra; si Él va a ser el Hijo de Dios, entonces Él debe demostrar el poder que Dios tiene sobre el orden creado, y Él hace eso.

Él controla el viento, como vimos en el capítulo 4, controla las olas, Él crea panes y peces, de hecho en dos ocasiones, una la alimentación de los cinco mil y veremos más adelante la alimentación de los cuatro mil –y eso es solo los hombres, puede añadir a las mujeres y a los niños–, ocasiones enormes en las que Él creó alimento. Él tiene poder sobre el mundo físico como lo demostró su capacidad de dar vida a la gente muerta, y dar órganos nuevos a gente cuyos órganos estaban enfermos, y miembros, nuevos miembros que operaban frescos a personas cuyos miembros estaban deformados, paralizados, o de alguna manera estaban dañados o amputados; Él tiene este poder.

El Mesías debe tener poder sobre el mundo creado, el mundo físico, Él debe tener poder sobre otra esfera, y ese es el mundo sobrenatural; debido a que Satanás es el príncipe de la potestad del aire, el gobernador de las tinieblas quien ha extendido su gobierno por el planeta Tierra entero y está a cargo del sistema del mundo; el Mesías, el Hijo de Dios, si Él de hecho es el Hijo de Dios, debe tener la capacidad de desplegar su poder sobre los demonios y sobre Satanás. Ya hemos visto cómo Jesús ha confrontado a demonios en varias ocasiones en los primeros capítulos de Marcos, y los ha expulsado de personas a quienes poseían; Él ya ha demostrado su poder para resistir y triunfar en la tentación con Satanás, a lo largo de su ministerio entero; Él demostró este poder de mandar a los demonios, y ellos sucumbieron ante su mandato total.

De regreso en el capítulo 1, versículo 32 dice con respecto a su ministerio en Galilea y Capernaum: “Cuando vino la noche, después de que el sol se había puesto, comenzaron a traerle a todos los que estaban enfermos, y aquellos que estaban poseídos por demonios, y la ciudad entera se congregó a la puerta, y Él sanó a muchos que estaban enfermos con diferentes enfermedades, y expulsó a muchos demonios; y Él no dejaba que los demonios hablaran porque ellos sabían quién era Él”, cuando Él no quería que hablaran, ellos ni siquiera podía hablar, no podían ni siquiera reconocer quién era Él.

Por un lado, hubieron ocasiones, ya las vimos, cuando los demonios decían: “Sabemos quién eres, el Santo de Dios”; en este caso, en Marcos capítulo 5, el demonio de nuevo sabe quién es Él, el Hijo de Dios Altísimo; Jesús quería minimizar ese tipo de testimonio de los demonios por la misma razón por la que los apóstoles no quisieron el testimonio de una persona poseída por demonios en el libro de los Hechos, porque no es para extender el reino necesariamente, porque no contribuye a la extensión del reino necesariamente el tener como agentes a los demonios; no obstante, expresaron la verdad acerca de Él porque conocían la verdad acerca de Él, y en el libro de Marcos, como ya sabemos, el único testimonio hasta ahora de la realidad de quién es ha venido de los demonios; de hecho, no oímos a un ser humano reconociéndolo como el Hijo de Dios hasta el final del libro de Marcos, cuando un centurión romano dice: “Verdaderamente éste era el Hijo de Dios”.

¿Tenía el poder sobre la naturaleza? Absolutamente. ¿Tenía el poder sobre el mundo físico? Absolutamente. ¿Tenía poder sobre el mundo sobrenatural de demonios, las fuerzas del infierno? Absolutamente. Hay muchas ocasiones en los cuatro evangelios en los que vemos este poder desplegado, pero en ninguna ocasión de manera tan sorprendente como ésta. La que se registra en Marcos 5, la cual también está en Mateo 8 y Lucas 8, y merece ser repetida tres veces porque es la ilustración más extensa y extrema de su poder sobre los espíritus inmundos. Leámoslo de nuevo, versículo 1: “Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos, y cuando salió Él de la barca, enseguida vino a su encuentro de los sepulcros un hombre con un espíritu inmundo, que tenía su morada en los sepulcros y nadie podía atarle ni aun con cadenas, porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos y nadie le podía dominar.

Y siempre de día y de noche andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. Cuando vio pues a Jesús de lejos, corrió y se arrodilló ante Él, y clamando a gran voz dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo; y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo, porque somos muchos. Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. Estaba allí cerca del monte un gran ato de cerdos paciendo, y le rogaron todos los demonios diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos; y luego Jesús les dio permiso.

Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil, y el ato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron. Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos, y salieron a ver qué era aquello que había sucedido. Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio y que había tenido la legión, sentado, vestido, y en su juicio cabal, y tuvieron miedo. Y les contaron los que lo habían visto cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos. Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos.

Al entrar Él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con Él, mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. Y se fue y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él, y todos se maravillaban”. Como dije, si Jesús es de hecho el Hijo de Dios, y el Mesías, y el Redentor, si Él es el que va a aplastar la cabeza de la serpiente, entonces Él debe demostrar poder sobre el reino de las tinieblas.

Usted recordará, 1ª de Juan 3:8 dice que el Hijo de Dios apareció para este propósito, para destruir las obras del diablo; eso es parte del propósito divino. Usted recordará en Lucas capítulo 11, versículo 20, Jesús dijo: “Si yo hecho fuera los demonios, es por el dedo de Dios; y si echo fuera demonios por el dedo de Dios, vosotros sabéis que el reino de Dios ha venido”, el reino ha venido en el sentido de que el Rey ha venido. ¿Qué quiso decir Él con el dedo de Dios? Si usted regresa a Éxodo capítulo 8, usted lee el relato tan interesante de los magos de Egipto tratando de copiar lo que Moisés hizo mediante el poder divino, ellos tenían sus métodos falsos y engañosos de cosas, pero eventualmente Moisés estaba haciendo cosas por el poder de Dios que ellos no podían duplicar, y entonces fue que los magos de Egipto, quienes en Éxodo capítulo 8, versículo 19 dijeron: “Este es el dedo de Dios”. En otras palabras, “dedo” es simplemente una palabra que sustituye “poder”.

Y ese es el lenguaje mismo que Jesús usa de los magos egipcios en sus comentarios en Lucas 11, porque esa sería una historia muy conocida para el pueblo judío, y ellos recordaban que lo que estaba pasando en Egipto era el dedo de Dios, lo cual significa el poder de Dios, inclusive los magos egipcios paganos lo reconocieron; y Jesús entonces toma ese concepto y lenguaje conocido, y lo incorpora en su afirmación: “Si yo echo fuera los demonios por el dedo de Dios, entonces saben que el reino de Dios ha venido”, y no hubo otra explicación para lo que Él estaba haciendo. Entonces, parte de su ministerio era demostrar el poder de Dios sobre el mundo de las tinieblas. Y al llegar a este relato, le he dicho que hay tres poderes dominantes que básicamente son revelados aquí, tres poderes dominantes.

Número uno, es el poder devastador de los demonios, el poder devastador de los demonios; aunque la posesión demoniaca se ha llevado a cabo por mucho tiempo, lo ve usted en Génesis 6, pero usted no tiene ocasiones de posesiones demoniacas que se manifiestan a lo largo de la historia del Antiguo Testamento; también es aparente que la posesión demoniaca abierta que tiene manifestación visible mediante conducta humana, comienza a desaparecer inclusive en el Nuevo Testamento. Pero durante la vida de nuestro Señor Jesucristo, la posesión demoniaca se vuelve manifiesta de manera clara; y no es porque los demonios quieren manifestarse a sí mismos, es porque Jesús los trae. La posesión demoniaca casi de manera exclusiva, y ciertamente a un nivel sorprendente, es revelada durante la vida y ministerio de Jesús, y después los apóstoles, y comienza a disminuir conforme los apóstoles comienzan a desaparecer.

En esta explosión de poder que vino con Jesús, vino una revelación explosiva del conflicto que los demonios libraron en contra de Él, y cuánto poder Él tenía sobre ellos. Entonces, con eso en mente, llegamos a los primeros siete versículos de apertura, el poder devastador de los demonios, ya los explicamos, Jesús está en una pequeña flotilla con los apóstoles, y los discípulos que están cruzando la parte norte del Mar de Galilea a la parte del este, han encontrado una tormenta a la mitad de la noche, les ha tomado un rato porque la tormenta los sacó de la ruta, finalmente llegan en la mañana al otro lado, y Jesús habló y el viento se detuvo y las olas se detuvieron; recordamos ese acontecimiento sorprendente. Finalmente llegan al otro lado, probablemente no sabían lo que iba a pasar cuando llegaran allí, ellos supusieron que debido a que ésta era un área más rural, vamos a ir ahí y descansar quizás un poco de las multitudes, y estos apóstoles y discípulos pueden recibir una instrucción más personalizada e individual por parte de nuestro Señor, pero ese no era el plan.

Tan pronto como llegó al otro lado, llamado el país de los geresenos, había una villa ahí llamada Gerasa, esa es la razón por la que es llamada así; aunque Mateo es llamada la región de los gadarenos, porque hay una ciudad más grande al sur y al este, Gadara, en cierta manera le dio ese nombre a la región, entonces es la región de Gadara, y es la villa en sí de Gerasa; en esa área hay todavía una villa en la actualidad inclusive que se llama Kurse. Cuando Él salió de la barca, inmediatamente un hombre de las tumbas con un espíritu inmundo se encontró con Él, que tenía su morada entre las tumbas y nadie podía ya atarlo inclusive con una cadena, porque él con frecuencia había roto las cadenas y los grillos con que lo habían atado habían sido rotos por él, despedazados; nadie era lo suficientemente fuerte como para sujetarlo.

Entonces, aquí hay un hombre salvaje, fuera de control, él es violento según uno de los escritores, él es tan violento que nadie quiere pasar por ahí, él daña de manera mortal las vidas de las personas, él es una amenaza para la vida; constantemente noche y día mostrando esta falta de reposo horrendo, él está gritando entre las tumbas y en los montes, está hiriéndose con piedras, diríamos que sicológicamente él es un sociópata; pero verdaderamente él es un hombre poseído por demonios, cuya propia personalidad y sentido de dominio propio ha sido totalmente aplastado, él ahora simplemente es un vehículo para expresión demoniaca; estos demonios se han apoderado de manera total del hombre, los encontramos conforme él desciende por el monte en su ataque normal, aterrador, gritando; versículo 6 dice: “Ve a Jesús desde lejos, y corrió y se postró ante Él”. Las otras personas en esa región podrían no haber conocido a Jesús, pero Él lo conocía, y créame, ahí en la internet demoniaca ya sabían todos los demonios, a donde quiera que fueran, que Jesús, lo que Él estaba haciendo en Galilea; fuera cual fuera el mecanismo de reconocimiento espiritual, no fue que el hombre reconoció a Jesús, fue que el demonio lo reconoció, el demonio ciertamente sabía que estaba en la presencia del Dios Santo, el Hijo de Dios; él es aplastado inmediatamente, el demonio en el hombre.

Los demonios, de hecho, aunque uno es el vocero, él se postra. La palabra “proscuneo”, la palabra para “adoración”, él cae postrado a los pies de Jesús, y él grita con esta voz fuerte, este alarido que ha vencido, dominado la voz humana, y está usando las cuerdas vocales humanas, “¿Qué tienes conmigo, Jesús, el Hijo del Dios Altísimo?”, ¿por qué hace él esa pregunta? Bueno, en primer lugar, él sabe quién es Él, el Hijo del Dios Altísimo, siempre lo saben. Allá atrás en el capítulo 1, versículo 23, el demonio dijo: “Sabemos quién eres, el Santo de Dios”; en el capítulo 3, versículo 11 dice que todos dijeron eso.

Cuando Él se encontraba con un demonio, los demonios confesaron que Él era el Hijo de Dios, todos lo confesaron, ellos saben quién es, pero lo que no entienden es: “¿Qué estás haciendo aquí, qué tienes que ver aquí con nosotros, Jesús?”; y Mateo añade: “Antes del tiempo”. He dicho esto antes, lo volveré a decir, la teología de los demonios es ortodoxa, tienen una teología propia ortodoxa, esto es, saben quién es Dios, saben quién es Él, un Dios trinitario, tienen una Cristología ortodoxa, saben que Jesucristo es el Hijo del Dios Viviente, tienen una escatología ortodoxa, entienden que hay una agenda futura en la cual ellos van a ser enviados al lago de fuego, y parece que esto está fuera de la agenda, esto está fuera de tiempo.

Y en Lucas dice que él inclusive dijo: “No nos envíes al abismo”, “abuzos”, al foso, al lugar en donde Dios ocasionalmente ata permanentemente a los demonios, así como aquellos que pecaron en Génesis 6; 2ª de Pedro 2, y Judas nos dicen que son atados permanentemente en un foso, los demonios no quieren estar en un foso; son malos, no son solo malos, sino apasionadamente malos, y quieren poder cometer su maldad en el mundo, quieren tener la libertad para crear toda la destrucción que puedan; no quieren estar encerrados en un foso. Inclusive si no es el lago de fuego permanente, entonces él viene y dice: “Espera un momento, esta no es la agenda, este no es el tiempo, y por favor no nos envíes al foso”; el foso es algo al que pueden ser enviados de vez en cuando, eso no es futuro; el lago de fuego es futuro, pero no parece que está esto siguiendo la agenda que ellos conocían. Ahora, eso nos lleva al versículo 8, el segundo poder. El primer poder es el poder devastador de los demonios; el segundo es el poder liberador de la Deidad, el poder liberador de la Deidad. En el versículo 8, Jesús le había estado diciendo al hombre: “Sal del hombre, espíritu inmundo”, al demonio que era el vocero, el vocero representante para todos los demonios que estaban en este hombre, y eran muchos como lo veremos. “Sal del hombre, espíritu inmundo”.

En otras ocasiones, en el registro del Nuevo Testamento, Él dijo cosas muy parecidas a esa; es una afirmación muy conocida para los demonios, que se les diga que salgan, y sean identificados como espíritus inmundos. Él manda con autoridad divina, y soberanía, para que los demonios dejen al hombre que está siendo torturado; Él también estaba preguntándole cuál es tu nombre, cómo te llamas; el hombre tenía un nombre, estoy seguro, él recibió un nombre por parte de su madre y padre cuando le dieron a luz, cuando era un pequeño bebé en sus brazos, probablemente un nombre que tenía algún significado familiar, y significado para la familia, inclusive le incorporaban alguna virtud, alguna característica que esperaban que fuera verdad de su pequeño; pero para ahora el nombre humano ha sido sujetado.

La personalidad del hombre ha sido dominada de tal manera que esencialmente ya no existe, y entonces el nombre que se le da en respuesta es el nombre que se relaciona con la fuerza de los demonios que ahora viven ahí en él, y entonces el demonio vocero le dijo a Jesús: “Mi nombre es Legión, porque somos muchos, somos muchos”. Lucas dice: “Muchos demonios habían entrado en ese hombre”. Llevando por lo tanto a escoger el nombre, y simplemente para mostrarle lo que significa legión, realmente no es un nombre, es una designación militar, y una legión llegaba a tener hasta 6,000 soldados, 6,000 soldados romanos, es una unidad militar de miles de hombres hasta 6,000 soldados.

Jesús saca ese nombre, algunos comentaristas han asumido que los demonios con gusto le dieron ese nombre porque pensaban que podía intimidar a Jesús saber que eran muchos de ellos con los que tenía que enfrentar, yo no veo eso como realidad, creo que ellos entendían que no podían intimidar a Jesús, saben exactamente quién es Él; pero Él les pide el nombre, no están dando el nombre como un mecanismo de defensa, Él está demandando el nombre porque quiere demostrar la amplitud del poder de Él sobre los demonios; una cosa es expulsar un demonio de una persona, otra cosa es enfrentar a miles de demonios con un mandato simple.

Ellos no quieren salir del hombre, no quieren ser enviados al foso, ellos ni siquiera quieren salir de la región, porque comienzan a rogarle apasionadamente que no los saque del país, versículo 10; no están listos para el lago de fuego, ese es el futuro, todavía no ha llegado el momento, no están listos para el foso, no quieren ir a ese lugar de encarcelamiento en donde no pueden operar, ni siquiera quieren dejar la región en la que están, el país en el que están, es territorio gentil lo cual significa que es territorio en el que probablemente hay religiones múltiples, todas ellas inventadas, producidas por demonios, porque cualquier cosa que no es la verdad es doctrina demoniaca, ¿verdad? Doctrinas de demonios.

Entonces, han desarrollado el escenario perfecto para su promoción del reino de las tinieblas, tienen sus propias religiones, sus propias sectas, sus propios ídolos, es un contexto deseable para su operación mala; y este hombre maníaco, solo es una característica de su operación mala sin duda alguna. Probablemente habían muchos más demonios operando en esa área mediante la religión falsa, sin manifestarse a sí mismos, de tal manera que esos líderes religiosos falsos se vean respetables e inclusive morales, quieren quedarse ahí para seguir haciendo lo que están haciendo, quieren continuar, no es tiempo para su tormento eterno, no quieren irse al foso, y entonces tienen un plan, versículo 11: “Estaba allí cerca del monte un gran ato de cerdos paciendo”.

Ahora esto nos recuerda de nuevo que están en territorio gentil, ¿verdad? Los judíos no crían cerdos, esta es una operación gentil, y éste es un ato grande, grande, según el versículo 13 hay 2,000 cerdos en este ato; entonces, este es una empresa más bien significativa, inclusive pudo haber sido una empresa de la villa con esa cantidad de cerdos. Entonces, los demonios le dicen en el versículo 12: “Envíanos a los cerdos para que podamos entrar en ellos”. Inevitablemente alguien me va a preguntar por qué querían entrar a los cerdos, no lo sé, me da gusto reportarles que no sé por qué los demonios quieren hacer algo; no opero en esa esfera, no conozco a los demonios lo suficientemente bien como para conocer sus motivaciones, no tengo idea fuera de decirle que quieren la libertad para dañar, y si usted no puede dañar mediante un hombre, puede dañar mediante animales.

¿Es posible que un animal pueda ser poseído por los demonios? Obviamente lo es. ¿Es posible que un demonio literalmente pueda controlar la conducta de los animales? Los animales no tienen consciencia de sí mismos, no tienen una personalidad, lo siento, su perro no tiene personalidad, usted cree que la tiene; tiene ciertas características de conducta que son únicas, pertenecen a ese animal, pero no es consciente de sí mismo, no es una persona; y entonces tiene un cerebro y conductas que los demonios pueden dominar. Y la acción misma de los cerdos, como veremos en un momento, indica lo que los demonios hacen: crean caos, quitan el instinto normal, y el refreno normal que inclusive los animales tienen, y crean resultados violentos y mortales.

Ahora, simplemente como un comentario al margen aquí, una pregunta que me sorprendió, que me cautivó conforme estaba pensando en esto, los demonios están rogándole por misericordia, dice que los demonios le rogaron, están rogando, no es solo una petición digo, están saliendo de este hombre y este demonio en nombre del resto está rogándole a Jesús, y usted sabe, usted podrá pensar: “Envíalos al foso”, el mundo sería un lugar mucho mejor si tuviéramos 2,000 demonios menos, o 4,000 o los que hubiera habido en esta legión; no tiene eso sentido, y de hecho, mientras que lo hacen, “Mándalos a todos al foso”, ¿por qué no quitarle al mundo los demonios? ¿Sabe una cosa? Hay unas personas que se dicen cristianos, algunos predicadores que creen que Dios está en algún tipo de lucha con los poderes del infierno, y que algunas veces Satanás gana, y algunas veces Él gana, y eso es absolutamente absurdo.

En cualquier momento, en cualquier instante, Dios podría tomar a todos los demonios que existen, decenas de miles por decenas de miles, miles y miles, los incontables, sin duda alguna, millones de demonios que existen, y Él podrá colocarlos en cadenas instantáneamente. Dice usted: “¿Cómo sabes eso?”, Apocalipsis 20 dice en el futuro en el milenio eso es exactamente lo que Él va a hacer, Él va a encadenar a Satanás y a todas sus fuerzas durante mil años, Él lo podría hacer en cualquier momento, en el momento que quisiera; el hecho de que no lo hace ahora, indica que Él no quiere hacerlo ahora, porque sirven a un propósito lo cual es lo que hace tan torpe que la gente anda por todos lados pensando que pueden decir a los demonios qué hacer, atando demonios aquí, atando a Satanás aquí, atando a demonios allá. En primer lugar, usted no tiene autoridad, se están riendo de usted así como se rieron de los hijos de Seba, y dicen: “A Jesús conocemos, y a Pablo conocemos, ¿pero quién es ese hombre?”.

Pero en segundo lugar, encajan en el propósito divino. Satanás vino a Dios y dijo: “Quiero a Job”, Dios dijo: “Adelante, porque sirve en mi propósito”. Pablo en 2ª de Corintios capítulo 12 dice – Dios permitió que Pablo tuviera un mensajero de Satanás, mensajero es “angelos”, un ángel satánico, ese es un demonio que creó un aguijón en su carne, y él oró tres veces que lo quitara, y Dios le dijo: “No lo voy a quitar porque mi fortaleza es perfeccionar en tu ¿qué?, tu debilidad, y vas a aprender a ser humilde a través de esto”. Y fue Pedro, en Lucas 22, Jesús le dice a Pedro: “Satanás quiere tenerte para zarandearte como trigo”, “Bueno, ¿qué le dijo? ¿No?”, “No, le dije sí”, Jesús le dijo sí a Satanás, “Adelante, es tuyo, sacúdelo, porque cuando se vuelva, va a poder fortalecer otros hermanos, cuando él salga de esto triunfalmente y su fe quede intacta, él va a ser un mejor apóstol y un siervo más eficaz”.

Dios tiene sus propósitos, Él puede detener la operación satánica instantáneamente, atarlos a todos al foso inmediatamente, inclusive al lago de fuego. Pero él tiene sus propósitos, Él deja que la maldad siga su curso total porque le trae gloria. Muestra la maravilla de su gracia, y también muestra la maravilla de su ira; Él lo va a detener cuando Él esté listo para detenerlo, pero Él todavía no está listo para hacer eso. Su deseo diabólico es operar en el mundo físico, y por ahora Él lo permite. Si no es mediante humanos, mediante animales. Y como su rey quien es llamado Abadón en las Escrituras, lo cual significa “el destructor”, son destructores, fueron destructivos para ese hombre, destruyeron su personalidad, y lo hicieron buscar el suicidio conforme se corta con piedras filosas.

Y ahora se vuelve obvio qué tan destructivos son, versículo 13, Jesús les dio permiso, “epitrepos” significa “ceder”; si Él no les hubiera dejado hacerlo, no podían hacerlo; Él está en control total de todo poder demoniaco. Permítame decirlo de esta manera, no hay un solo demonio rebelde en la existencia, en el mundo sobrenatural, que haga algo que Dios no quiere que haga, o que le permita hacer. Como siempre, hacen lo que es destructivo, entonces Jesús les dio permiso. ¿Por qué? ¿Por qué? Bueno, una razón, porque cuando llegaran a los cerdos, probaría que ellos habían dejado al hombre y no quieren dejar al hombre, entonces Jesús de manera visible está demostrando su capacidad de liberar a una persona de miles de demonios. En segundo lugar, esto prueba el poder sobrenatural inmenso que Él tiene. Y en tercer lugar, hacer esto muestra los propósitos destructivos de los demonios, porque no toma mucho tiempo para que ellos destruyan al ato entero; versículo 13: “Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos los cuales eran como dos mil, y el ato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron”.

Por cierto, a unos 3 kilómetros al sur de la antigua villa de Gerasa, la ciudad de Kurse en la actualidad, está esta pendiente, y el ato entero se apresuró para arrojarse al mar unos dos mil, y se ahogaron en el mar. La destrucción llegó rápido, realmente rápido. No hay comentario por parte de Mateo, no hay comentario por parte de Marcos, no hay comentario por parte de Lucas, para explicarnos por qué sucedió esto; pero revela, como dije, la liberación del hombre, demuestra el poder de Jesús de liberar al hombre, y ciertamente manifiesta la intención mortal de los demonios. Son caóticos, los cerdos se vuelven violentos, enloquecen, buscan destruirse a sí mismos como el hombre poseído; se han vuelto lo que él era.

Sé que la Asociación de Animales les molestaría esto, probablemente concluirían que los dos mil cerdos valen más que un hombre, y los socialistas y los liberales que escriben de esto dicen: “Oh, no, esto es algo horrible. Esto es una indicación de que Jesús no era Dios, porque Él acababa de destruir la economía de la villa”, realmente no. Por cierto, en la historia entera en Mateo, Marcos y Lucas, los dueños de los cerdos nunca dicen nada acerca de sus cerdos muertos, y si hubiera sido un negocio de la villa lo cual bien pudo haber sido, nunca se quejaron por eso tampoco; realmente no destruyó al ato entero, solo tuvieron una venta prematura de puercos.

Quizás habían estado planeando que esos cerdos siguieran un poco más, algunos de ustedes que trabajan con animales, digo, ¿por cuánto tiempo tienes un cerdo antes de que esté listo para tener tocino y costillas de cerdo y todo eso? Lo que sucedió fue que probablemente desarrollaron un tipo de negocio de exportación porque tenían tanto puerco, comenzaron a moverse en toda dirección, y fue disponible, créanme; estaban ahí en el agua sacándolos de ahí; no destruyó la carne, probablemente de hecho la preservó por un poco de tiempo, usted sabe, al estar en agua, y era fresca y nadie se quejó; nada más que no tuvieron ese tipo de plan para matar y para comercializarlo, pero probablemente fue una manera más gentil de quitarle la vida a un cerdo que de otra manera, no se lo voy a describir. Pero de cualquier manera haciendo esas cosas a un lado, eso no es el punto; nadie pareció quejarse por eso, todo mundo entendió lo que estaba pasando, este hombre era diferente y los cerdos estaban actuando como ese hombre.

¿Quién es este hombre que hizo esto? No conocían a Jesús, esta es un área gentil, ¿quién está haciendo esto? Bueno, la respuesta instantánea en el versículo 14: “Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad, y en los campos”; y Lucas dice lo mismo, reportaron en la ciudad y en el campo, lo cual significa que simplemente fueron por todos lados, la gente viviendo en la ciudad, la gente viviendo en áreas rurales, y se movieron lo más rápido que pudieron para poder esparcir lo que pasó. Esto me lleva a pensar que probablemente este es un negocio a nivel de la villa, probablemente no habrá sido una persona, un par de personas que eran dueños de este ato tan grande, sino que más bien la villa entera y todo mundo que estaba involucrado en ella, la gente en esa área. No obstante, la gente toda salió a ver lo que había pasado.

De hecho, Mateo dice en Mateo 8:34: “La ciudad entera salió”, la ciudad entera salió, todo mundo, todos atraídos por el testimonio tan raro, ¿qué pasó? El hombre violento que todo mundo había conocido, ¿qué? ¿Él está postrado, y los cerdos se arrojaron al mar? Esto va más allá de la comprensión de todos ellos. Salen para conocer qué pasó, nadie demuestra enojo por los cerdos, por el hecho de que los cerdos se ahogaron, y nadie demuestra tristemente gozo por el hecho de que el maníaco ya ha sido sujetado; y ellos se habían esforzado mucho por tratar de hacer eso, por encadenarlo repetidamente, y él siempre rompía las cadenas, y ese no es el punto.

El punto del maníaco siendo sujetado, y el punto de los cerdos siendo ahogados, no es el punto. Versículo 15: “Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido, y en su juicio cabal”. “Sofroneo” es el verbo griego, significa “ser sensato, estar en control”, él está vestido, en su juicio cabal el mismo hombre que tuvo la legión. Y observe cuál fue la respuesta: “Tuvieron miedo”. Extraño. Solían tener miedo, no se acercaban a este hombre sin tener miedo, ¿verdad? Él era tan violento, él los asustaba a todos, los aterraba; ahora él está vestido, y no está desnudo, la transformación es total, él está sentado, no está fuera de control, él no daña a nadie, no es peligroso, él está en silencio, no está gritando, él está entre los vivos, no los muertos, él está en paz, no está siendo atormentado; ¿y ahora tienen miedo? ¿Quién los asustó?

Tienen miedo de Jesús, están aterrados; “fobeo”, fobia, significa “estar aterrado”; están en una condición continua de terror, porque ahora ellos saben que están presentes poderes espirituales sobrenaturales más grandes de lo que ellos jamás han experimentado, es el mismo trama de santidad que usted tiene a lo largo de las Escrituras. Cuando la gente está en la presencia de Dios, creyentes o incrédulos, y están aterrados, usted lo ve con Manoah cuando él viene a casa y le dice a su esposa: “Vamos a morir”, y ella dice: “¿Por qué?”, “Porque vi al Señor, y si lo vi, Él me vio, y vi santidad, Él vio pecado, estamos muertos”. Es la misma experiencia que Ezequiel tuvo cuando él tuvo una visión de Dios, entró en coma; Isaías pronunció una maldición sobre sí mismo, “¡Ay de mí, que soy maldito, soy un hombre con una boca sucia!”; es la misma experiencia que Juan tiene en Apocalipsis, cuando él tiene su primer visión del Cristo Glorificado moviéndose en su iglesia, y él cae como muerto, aterrado.

No ha pasado mucho tiempo desde que vimos esta reacción. Si usted va ahí de regreso al capítulo 4, versículo 40, ahí al otro lado de la página, cuando Jesús estaba en la barca con los discípulos tuvieron miedo; ellos dicen en el versículo 38: “Maestro, ¿no te da cuidado que perecemos?”, tenían mucho miedo; y después en el versículo 40 cuando Él calmó la tormenta, Él les dijo: “¿Por qué teméis?”, porque noto de los relatos, dice que ellos tuvieron miedo cuando vino la tormenta y se aterraron, y tenían mucho miedo cuando se detuvo la tormenta; es más aterrador tener al Dios del universo en tu barca, que a la tormenta fuera de la barca; es aterrador estar en la presencia del poder divino.

Los discípulos estaban aterrados aún después de que la tormenta se calmó, aterrados de la presencia de Cristo porque ellos sabían que estaban expuestos; y entonces, así es con estos paganos gentiles, saben que están en la presencia de uno que es sobrenatural, quien es divino, y de manera apropiada tienen miedo. Ahora, eso nos lleva al poder final que se manifiesta aquí, eso me va a tomar tan solo un par de minutos para expresarles esto. Vimos el poder destructivo de los demonios, y el poder liberador de la Deidad, ¿qué tal el poder condenador de la depravación? A la mayoría de nosotros nos gustaría creer que con ese tipo de milagro esto llevaría a un avivamiento, ¿verdad? Nos gustaría leer que el pueblo entero habría dicho: “Señor, no sabemos quién es usted, por cierto, ¿cuál es su nombre? ¿Y podría por favor decirnos quién es, y de dónde vino, y decirnos que puede liberarnos de los poderes de Satanás? ¿Podría liberarnos de los poderes de las tinieblas? ¿Podría usted cambiarnos? ¿Puede transformarnos? ¿Cuál es su mensaje? ¿Qué tipo de persona es usted? ¿De dónde vino? Díganos, por favor díganos.

Hemos visto su poder, queremos conocer su poder de la manera en la que este hombre ha experimentado el poder de usted, queremos conocer qué poder transformador es éste”. Nos gustaría pensar que un milagro de esta escala tan masivo, tan manifiesto, sería convincente. Así es como responden, no obstante, versículo 17: “Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos”, “Váyase señor”. Por cierto, Lucas dice, toda la gente lo dijo, es un clamor universal, “Váyase”.

Es sorprendente, en lugar de que quisieran oír más, sus almas depravadas, endurecidas por el pecado, no solo el terror de la santidad, el terror de la presencia divina, conforme ven que es mucho más peligroso para ellos, el terror de la presencia divina que este lunático pervertido y todos los demonios en él tienen más miedo de que Dios pueda estar en presencia de ellos, de que Satanás esté en presencia de ellos; están cómodos hasta cierto punto con Satanás, no hay una palabra de gratitud por parte de nadie por la liberación del terror de este hombre violento, no hay una palabra de gratitud, no hay una expresión de gozo, no hay una pregunta acerca de quién es Él y de dónde viene su poder. Ellos prefirieron ser aterrados por Satanás francamente que por Dios, porque Satanás no condena su conducta pecaminosa; están más cómodos con Satanás que con Dios, están más cómodos con el pecado que con la santidad, así es la naturaleza de la depravación, así son todos los pecadores.

Es más cómodo estar en la presencia de la maldad que estar en la presencia de la justicia, esa es una de las razones por las que el mundo odia a los cristianos. Las fuerzas masivas de la maldad son más bienvenidas que el poder impresionante de Dios. Un hijo de Satanás es bienvenido con más gusto que el Hijo de Dios, así es el poder mortal de la depravación para condenar al pecador; y usted puede hacer un milagro que va más allá de toda contradicción, y ese milagro con todo su poder no puede superar la incredulidad, no puede cambiar el corazón. Observe la respuesta, no solo de estos gentiles; observe la respuesta de la nación entera de Israel, ¿qué dijeron? “No queremos que este hombre reine sobre nosotros, crucifícale”; Juan 3:19, “Los hombres amaron más las tinieblas que la luz porque sus obras eran malas. No hay justo, ni aún uno, no hay quien haga el bien, todos a una se desviaron. La predicación de la cruz para ellos es locura, son de su padre el diablo, están muertos en delitos y pecados, caminan según la corriente de este siglo, están bajo el poder del príncipe de la potestad del aire, son controlados por los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida”.

Por muy poderoso que fue el milagro, el poder de la depravación es más fuerte, ese milagro no va a romper el corazón duro como la vida y el ministerio entero lo prueba. Tiene que haber otro milagro que se lleve a cabo, y ese es el del poder regenerador de Dios que tiene que venir al corazón, y romper al corazón duro, y reemplazarlo con un corazón de carne. No quieren más de Jesús, no quieren más de su presencia santa; entonces Él respondió a su petición, versículo 18, conforme se metía a la barca, eso es tan triste, se metió a la barca para partir; nunca regresó ahí, se lo dije la semana pasada, pero Él fue a territorio gentil, más adelante lo veremos en el capítulo 7 en un momento; pero Él se fue, se metió a la barca y se fue.

Es algo tan triste; qué oportunidad, qué demostración de la condición miserable, la ceguera, y la mortandad del corazón humano. Por otro lado, versículo 18: “El que había estado endemoniado, le rogaba que le dejase estar con Él”, este hombre no quiere vivir otro día sin Jesús; estoy convencido de que hubieron más palabras con ese hombre, y que no solo fue librado de los demonios, sino que él ahora es un discípulo de Jesucristo; creo que él está comprometido con seguir a Cristo con todo lo que él sabe, con todo lo que hay en su corazón, él está rogándole a Jesús, él no quiere vivir otro día y dar otro paso a menos de que esté en la presencia de Cristo, esta alma atormentada ha vuelto a nacer a una nueva vida fresca, nueva condición social, nueva pureza; por primera vez él desea estar con alguien que es santo, él quiere estar con los vivos, y no solo con los vivos, sino el que en sí mismo es la vida; él nunca querría estar en ningún otro lugar fuera de su benefactor eterno, eso es un discípulo, ¿no es cierto?

Pero hay otra sorpresa aquí, porque en el versículo 19 Jesús le responde de una manera que podríamos pensar que es un poco rara, versículo 19: “Mas Jesús no se lo permitió”, Jesús no se lo permitió. No fue apropiado para que él fuera con Jesús, sino que le dijo, versículo 19: “Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti”. ¿Quieres decir que vas a enviar a este hombre para ser un misionero? Absolutamente. Dices: “Él no tiene preparación”; es correcto, este es un buen recordatorio, ¿no es cierto? ¿Cuánto tiene usted que conocer para ser un misionero? ¿Cuánto tiene usted que conocer para ser el único misionero en el país?

Éste, por cierto, es el primer predicador que Jesús jamás envió, él no ha enviado todavía a los apóstoles, él no ha enviado todavía a los 70, ésta es la primer persona que Jesús jamás envió a predicar su nombre, y él es un gentil que tuvo un pasado bastante malo. Y cuando él dio testimonio, era: “No sé cómo decirles esto, pero solía ser un maníaco desnudo”, “Ah, muy bien”, “Viviendo en las tumbas”; “Y ve a casa”, Él dice: “Ve a casa, a los tuyos, y cuéntales qué grandes cosas el Señor ha hecho por ti”. Aquí Él se identifica a sí mismo como el Señor, “y cómo Él tuvo misericordia de ti”. Oh, esto es tan maravilloso. ¿Qué es lo que se necesita para poder ser un testigo del poder de Cristo? El hecho de que Él ha operado en tu vida, ¿no es cierto? Desde el momento en el que usted fue convertido, desde el momento en el que usted fue transformado, usted heredó inmediatamente la responsabilidad de proclamar el nombre de Cristo.

“Ve a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho por ti, y cómo Él tuvo misericordia de ti”. ¿La fe verdadera se manifiesta en qué? Obediencia; y se fue. Versículo 20: “Y comenzó a publicar en Decápolis”. Lucas dice: “Decápolis, la ciudad entera”; bueno, ese podría ser el primer punto. Marcos añade: “Decápolis”. Decápolis es una región de 10 ciudades, por eso “Deca”, una liga de 10 ciudades influenciadas por los griegos al este del Jordán, y él fue avanzando por estas 10 ciudades; y este hombre que no conocía nada más que un testimonio, que sería absolutamente solo posible de explicar por el poder de Dios en Cristo. ¿Acaso su ministerio tuvo un efecto? Vea el capítulo 7 por un minuto. Más adelante, Jesús regresa a la región gentil de Tiro, por Sidón, y al Mar de Galilea a la región de Decápolis, Jesús visita la región de Decápolis, y le trajeron a uno que era sordo, y espere un momento, ¿por qué le traerían a él a alguien que era sordo? Él no ministró en esa área, Él solo había estado en una ocasión en el encuentro con este maníaco. Escuche, el testimonio de ese hombre se había estado llevando a cabo en los meses antes de que Jesús llegara, y le estaban trayendo gente a Él, gente que necesitaba ser curada.

Esa es la historia maravillosa, y claro, Jesús respondió; tocó la lengua y los oídos de esta persona sorda y muda, y vino la curación; versículo 1 del capítulo 8, en esos días, cuando de nuevo hubo una gran multitud. El testimonio del hombre, de Jesucristo, le había hecho saber a toda esa región quién era Él, y cuando Él regresó las multitudes estaban ahí para recibirlo; qué hombre tan fiel. ¿Cuál fue la respuesta a su testimonio? De regreso al capítulo 5, versículo 20, al final del versículo, “todo mundo se sorprendió”, “thaumazo”, admirar con maravilla; aquí está el primer misionero que Jesús jamás envió. ¿Le dice eso un poco a usted de la gracia?

Recuerde a Isaías que dijo: “No me envíes a mí, yo soy hombre de labios inmundos”, bueno, este hombre podría haber dicho: “No me envíes, hombre, yo tengo una reputación terrible. Si me acerco a la gente van a correr”, esto es gracia sobre gracia, ¿no es cierto? La transformación cambia todo, y él fue obediente. ¿Qué sabía él? Dice usted: “Bueno, quizás yo sería más obediente si conociera más”, ¿eh? ¿Qué conoció él? Él sabía que había sido transformado. Si usted es cristiano usted sabe eso, ¿no es cierto? Entonces, usted es responsable por ser tan fiel como él lo fue. Bueno, vamos a terminarlo aquí.

Padre, qué bendición tan tremenda estar ahí, estar ahí en el lado este del lago, haber sido testigos oculares por las Escrituras de esta ocasión increíble; en cierta manera vivirlo, cuán maravilloso es eso; ver la misericordia gloriosa de Cristo para con esta alma horrendamente torturada, y verlo convertirse en el primer misionero, el primer misionero en el Nuevo Testamento enviado por Jesús. Qué misericordia y qué gracia, y qué fidelidad mostró él; de tal manera que estaban listos para recibir a Jesús cuando Él vino. Recuérdanos de esa responsabilidad que tenemos, y no podemos evitar al decir que realmente no conocemos lo suficiente; si conocemos lo suficiente para ser salvos, conocemos lo suficiente para contarle a alguien más cómo ser salvo. Haznos fieles en esa área. De nuevo, gracias por este retrato magnífico de la gloria de nuestro Cristo, Él siempre es más maravilloso para nosotros, más sorprendente, más glorioso con cada vistazo de Él; que demostremos nuestro amor hacia Él, y nuestra gratitud, y nuestra fidelidad. Oramos. Amén. 

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar