Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Bueno, queríamos pasar algo de tiempo en esta noche porque sabemos que podríamos tener unos 20 minutos o algo así; y no quiero tomar mucho tiempo. Entré y me senté; y vi a Melinda y me dijo: “No vas a predicar, ¿o sí?” Entonces yo le dije: “Voy a hablar contigo cuando llegue a casa.” Pero bueno, no, mi amor, no voy a predicar. Como pueden ver, no sólo predico en la Iglesia, sino que ella vive en mi casa y yo predico allí también… ustedes entienden.

Pero quería pasar algo de tiempo porque sé que hay muchos de ustedes que tienen preguntas; y algunas de ellas desgraciadamente se han perdido en el proceso de que me lleguen. Y recibí un montón algo extenso; y trate de recolectarlas brevemente esta noche antes del servicio de bautismo. Y las coloqué, en cierta manera, en una secuencia, juntando algunas que básicamente preguntan lo mismo para ver si podemos entender lo que hemos estado aprendiendo. Estoy muy contento por la respuesta a esta serie. Ha habido mucha disposición porque nosotros pongamos todo esto en CD, y en las notas de estudio, y en la radio; y eso haremos. Y estoy muy agradecido por eso.

Pero alguna de las preguntas que voy a responder puede haber sido tocadas en la serie y en cierta manera algunos pueden haberse perdido esa tarde o quizás no cubrí todo. Ustedes saben, como predicador, entiendo esto. Ustedes vienen y van, algunos regresan. Algunos han estado distraídos durante los últimos 15 segundos. Así es simplemente la naturaleza que nos caracteriza. Y ustedes se distraen y entonces dicen ‘¿qué dijo?, ¿qué dijo?’ Algunas personas realmente se pueden enfocar y oír todo. Entonces, entran y salen; y quizás oyeron algo o quizás estuvieron y no lo escucharon. Y trataré de tocar estas cosas importantes y darle un tipo de respuesta breve, porque quiero cubrir tanto como pueda. Y usted puede seguirlas en su propio estudio de la Escritura.

La primera pregunta que escribí, no están en ningún orden de importancia, fue: Debido a que los cristianos saben lo que la Escritura enseña acerca del aborto y lo que enseña acerca de la pena capital, ¿hay algo de malo con involucrarse de una manera legal y ordenada por ver que estas cosas sean cumplidas?

Lo que están diciendo es si está bien cuando usted sabe que hay un medio para que se alcance la implementación de la pena capital, la pena de muerte, o un medio para llevar a su fin al aborto, ¿debe usted involucrarse? Y la respuesta es sí. Si se va hacer un referendo con la gente o si hay una oportunidad de votar, de que usted exprese su posición en algo, aplicar el tipo apropiado de presión, necesitamos hacerlo.

Ahora, otra pregunta que llegó -y creo que por lo menos media docena de personas preguntó esta pregunta- y la voy a mencionar brevemente, es ésta: “¿Cómo se debe justificar la guerra? ¿Está bien o está mal que un cristiano forme parte del servicio militar y, en el proceso de involucrarse en el servicio militar, quite una vida?

Bueno, la respuesta a esa pregunta obviamente es que bíblicamente hay guerra. En muchos puntos en la historia del Antiguo Testamento la guerra no sólo se permite sino que la guerra fue básicamente diseñada por Dios. ¿Verdad? Entonces, el tema no es si está mal matar, el asunto es en qué condiciones está mal. Y básicamente sabemos que está mal asesinar alguien porque en los diez mandamientos dice ‘No matarás’, usando la palabra hebrea que significa asesinato y no la que significa quitar la vida en una guerra. No hay lugar para el homicidio. Pero las Escrituras son muy claras, hay una defensa personal justa; y hay una retribución justa.

Usted recordará en Romanos 13 que dijimos que las autoridades son ordenadas por Dios y dice que son ministros de Dios que no llevan la espada en vano. La llevan para algo: para quitar la vida. Hay condiciones en la que es justo quitar la vida, cuando alguien viola la ley nacional o cuando un grupo de personas viola la ley nacional y cuando se entrometen en las libertades y en los privilegios de la ciudadanía, debe haber retribución. Aún Jesús le dijo, usted recordará, en Mateo 26 a Pedro: “Si tú usas la espada, morirás por la espada.” Y él estaba afirmando que si usted quita una vida, entonces Dios ha ordenado que usted debe entregar su vida. Entonces, más vale que guarde su espada. Tendrán todo el derecho de quitarle la vida.

Entonces, un gobierno puede tomar la vida de un asesino o alguien que comete un crimen; esa es la ley del talión en el Antiguo Testamento: ojo por ojo, diente por diente, vida por vida. Y en Génesis 9: “El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada.”

Ahora, si eso es verdad a nivel nacional con un criminal individual, también podría ser verdad a nivel nacional con un grupo colectivo de criminales. Entonces, yo creo que el asunto en la guerra puede ser entendido de manera muy simple. Si una guerra es una guerra de defensa en contra de un invasor malo y agresivo que viene a asesinar a gente inocente, entonces creo que la defensa personal es un acto justo. Si, por ejemplo, yo en los Estados Unidos fuera llamado a servir en el tiempo de guerra porque fuimos atacados por Rusia; y los rusos vinieron a tratar de apoderarse de nuestra nación y a destruir nuestras vidas y masacrar a millones de nosotros. O Rusia decidiera invadir a nuestros amigos canadienses al norte y yo fuera llamado ahí a defenderlos contra ese agresor malvado, creo que ese sería un acto justo de defensa. No obstante, si yo como fuera ciudadano ruso; y los rusos me reclutaran para su ejército y me dijeran que fuera a Afganistán y masacrara a tantas personas como fuera posible para que pudieran apoderarse de su tierra y convertirla en una tierra comunista, no podría hacer eso.

Entonces, el asunto no es simplemente quitar una vida. Un policía en la calle enfrenta lo mismo cuando ve, por ejemplo, a algunas personas inocentes que están siendo atacadas. Están a punto de ser asesinadas; y en defensa de esas personas, él puede escoger si lo mejor es quitar la vida del que quiere matar al inocente. Esa es la diferencia entre un policía y un criminal. El criminal quita la vida inocente y el policía protege al inocente. Y eso sucede a nivel nacional; y siempre ha sido así, y podemos estar contentos por eso en un sentido, que los Estados Unidos de Norteamérica ha adoptado la postura de proteger a personas inocentes. Nos confundimos un poco en eso en Vietnam, desafortunadamente, porque estábamos siendo inundados por humanistas socialistas que querían destruir lo que Norteamérica proponía, aquello que creía. E hicieron un buen trabajo en confundirlo al punto que Vietnam estuvo en un punto de quiebre en la historia de nuestra nación. Pero por lo menos hasta ese entonces, éramos la nación que buscaba ayudar a aquellos que estaban siendo atacados por los agresores malvados. Ahora, no es fácil decir que toda vida que ha sido tomada fue en defensa propia, que no abuso hubo abusos en eso; pero creo que eso debe ser entendido de manera clara.

Fue interesante en la convención de medios masivos religiosos nacionales en donde habló el presidente Reagan, que él se refirió al capítulo 14 de Lucas; y sé que la prensa hizo que fuera algo difícil para él después de eso, no le gusta que la gente use la Biblia. Y ciertamente, está fuera de su rango. Y él utilizó la declaración de Lucas 14:31 en donde dice: “¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil?” Y el Señor simplemente está diciendo aquí, usando una ilustración simple, que en cierta manera el reconoce el hecho de que hay guerra justa ahí. Digo, tenemos que enfrentar eso, es una realidad. Y entonces, él simplemente está asumiendo la realidad de la guerra que dice que cualquier rey que tiene sentido común evaluará cuidadosamente lo que tiene, y ver si con sus 10,000 puede enfrentar al que tiene 20,000; o de otra manera envía a una delegación y desea establecer condiciones de paz. Ahora, eso es lo que se conoce como una especie de acuerdo de paz o negociación. Eso es lo que genera la carrera armamentista.

Entonces, el Señor reconoce que algunas veces habrá un rey que tiene mucho más potencial militar, mucho más poder militar, y para enfrentar con el enemigo que él teme, tiene que hacer algo a nivel de negociaciones. Y tan sólo menciono ese pasaje para señalar que el Señor supuso o asumió que la guerra era una realidad de la vida y que la guerra tenía que ser enfrentada cuidadosamente. Sería bueno evitar, si usted va a estar en la parte que va de perder, obviamente. Él no moraliza la guerra, simplemente la afirma como un hecho. La guerra es un hecho y tiene que ver con la historia. Las naciones se levantan, las naciones caen, la guerra es parte de eso. Yo creo que como cristiano la única ocasión en la que usted puede entrar en una actividad así, sea como soldado en un ejército o un policía, es en defensa de alguien que está siendo atacado por un agresor malvado.

Lo mismo sería el caso, y alguien hizo la pregunta: Tengo un negocio, ¿qué hay acerca de las personas que llegan con todo tipo de armas y amenazan las vidas de gente inocente en mi negocio? Si llega a un punto de vida o muerte y tengo un arma, ¿tengo el derecho de usar el arma? Y creo nuevamente que llega al punto de que queda a discreción de la persona si usted está actuando como un agresor malvado, o si usted está actuando en defensa de la vida y la propiedad. Lo mismo sería el caso en su hogar. Y ese es un asunto muy personal.

También reconocemos, y alguien hizo la siguiente pregunta: “¿Está bien ser dueño, poseer armas?” Y de nuevo, yo añadiría que depende del punto de vista de la ley. Sea lo que sea que nuestra nación permite, si estamos dentro de los límites de la ley, tenemos derecho a poseer esas cosas. Si usted simplemente quiere ir al patio de atrás y dispararle a latas de Coca Cola sobre una cerca o lo que usted tenga en mente para ese tipo de cosas; pero tan pronto como usted toma esa arma y la convierte en un arma de agresión contra alguien más, usted no sólo ha violado ya el estándar divino, sino que ciertamente ha violado la intención de la ley de la tierra.

Ahora, otra pregunta que llegó es esta: “¿Acaso las Escrituras en el Antiguo Testamento no se aplican al gobierno de Israel en lugar de aplicarse al gobierno en general? En otras palabras, la persona está preguntando: ¿cómo puedes tomar principios bíblicos del Antiguo Testamento y principios bíblicos del Nuevo Testamento y aplicarlos a gobiernos que no sean el gobierno de Israel?

La respuesta a esa pregunta es esta: lo que Dios estableció en la nación de Israel era como un ejemplo para el resto de las naciones. Israel fue diseñada por Dios para que fuera un modelo para la sociedad humana de la mejor manera en la que una sociedad debe vivir y funcionar. Lo que Dios hizo en Israel, fuera de manera natural del pacto único y especial, lo que Dios hizo en Israel fue por Su propio diseño como el Rey, el verdadero Rey de Israel, porque esa era la mejor manera en la que un pueblo pudiera disfrutar de los beneficios de la vida nacional. Y también, no hay nada en las Escrituras que indique que Dios ha establecido o tiene un conjunto de valores molares para Israel y otro para el resto de la gente. Entonces, no tenemos razón alguna de concluir que los principios dados a la nación de Israel serían diferentes para alguien más. Y podríamos vivir en base a esos principios dados a la nación de Israel en cualquier nación, en cualquier momento, en cualquier gobierno y beneficiarnos y ser bendecidos.

Alguien hizo la interesante pregunta a lo largo de esa idea acerca del equilibrio de poderes… Acerca de la idea de tener una rama judicial, una rama legislativa y una especie de función presidencial en la que usted tiene este equilibrio de poder. Quizás usted no reconozca esto, no se haya dado cuenta de eso, por cierto, pero eso es bíblico y ése fue el diseño de Dios. De hecho, ése fue el diseño de Dios para el pueblo de Israel. En el versículo 17 de Isaías 33: “Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán la tierra que está lejos.  Tu corazón imaginará el espanto, y dirá: ¿Qué es del escriba? ¿qué del pesador del tributo? ¿qué del que pone en lista las casas más insignes?” Y continúa hablando de esto. Y después, en el versículo 22 dice, y esto es muy interesante: “Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey.” Y aquí hay una declaración interesante. Ahí está la rama judicial, legislativa y la presidencial… El Señor es nuestro juez, el Señor es nuestro dador de la ley, el Señor es nuestro rey. E inclusive ahí está en el sentido del gobierno de Dios en la tierra de Israel, una cierta descripción de lo que experimentamos en nuestra propia nación como el equilibrio de poderes.

Entonces, los principios - y esa es sólo una ilustración - los principios relacionados con Israel son principios que los hombres han descubierto que son eficaces en cualquier época en cualquier lugar y en cualquier nación.

Otra pregunta que llegó es esta: ¿Cómo es que nuestra sumisión al gobierno se reconcilia con los Salmos imprecatorios?

Ahora, no sé si usted conoce los Salmos imprecatorios, son una serie de Salmos que usted lee, y en esos Salmos usted encuentra al salmista clamando porque Dios destruya a los impíos. ¿Se acuerda de esos? Y él está orando: ¡Oh Señor!, ¿cuándo vas a destruir a mis enemigos? David es el que está ahí, en los salmos imprecatorios. Él está huyendo de Absalón, huyendo de alguien que lo ha traicionado y clama a Dios: ‘¿por qué no haces algo?’, usted sabe, es como ¿por qué los justos sufren y los malos prosperan? Y demás. Y, ¿cómo reconciliamos lo que es una actitud piadosa con una actitud de sumisión al gobierno?

La respuesta es ésta: nos sometemos al gobierno pero si hay maldad en él, podemos orar a Dios porque elimine la maldad. Pero hay una diferencia entre la oración y la rebelión, ¿no es cierto? Nos sometemos al gobierno y si seguimos lo que hizo David, oramos porque Dios elimine la maldad. Y creo que eso da el equilibrio apropiado.

Otra pregunta que se hizo, fue bastante interesante y fue la siguiente: ¿Qué hay acerca de los inmigrantes ilegales y los refugiados que están de manera ilegal en el país, debería la Iglesia acogerlos?

Quizás usted no se dé cuenta de esto, pero hemos tenido que enfrentar eso no sólo en unas cuantas ocasiones, personas que por ejemplo han venido a Estados Unidos, que han cruzado la frontera con México, o que vienen de  América latina, vienen a California, llegan a Los Ángeles, vienen a Grace Community Church, vienen al estudio bíblico o lo que sea, quizás en el departamento hispano; y llegan a conocer a Jesucristo y son salvos y se vuelven parte de la Iglesia y descubrimos que están aquí de manera ilegal. ¿Cuál es nuestra responsabilidad?

Bueno, la posición que hemos adoptado es que nuestra responsabilidad es reportarlos como ilegales, pero hacer todo lo que podemos por demostrar que hay medios para mantener su residencia y presencia y estar a su lado en cualquier manera que podamos ayudar y asistirlos. Pero de nuevo, no albergarlos en violación de la ley.

Ahora alguien dirá: “Bueno, si regresan no tendrán ningún amigo cristiano y demás.” El asunto no es ese. El asunto es que usted obedece lo que Dios dice y confía en que Él se encargará de las circunstancias. Si tuviéramos un Dios en quien no podemos confiar, aquí podríamos tener un pequeño problema, ¿no es cierto? Si tuviéramos un Dios que no pudiera cuidar de ellos sin nosotros, podríamos preocuparnos por eso. Y entonces, se vuelve una situación en la que necesitamos ir a las autoridades y hacerles saber cuál es la situación. Tuvimos un joven en una situación única hace algunos años atrás. Vino a Estados Unidos porque él tenía un problema de riñones, no podía recibir diálisis en México. Vino a los Estados Unidos, encontró aquí que podía vivir y fue salvo. Se volvió parte de Grace Community Church. Él era un inmigrante ilegal sin documentos, sin papeles. Y estaba en una situación desesperada, de estar aquí no sólo por razones espirituales, sino también por razones físicas. Y no me acuerdo de todos los detalles de la situación fuera de que mi memoria me sirve al punto del hecho de que hicimos lo que pudimos con las autoridades, algunas de las cuales fueron compasivas y se pudo quedar hasta que eventualmente, creo yo, partió con el Señor.

Alguien también hizo la siguiente pregunta: “¿Qué hay acerca de llevar Biblias de contrabando? ¿Qué hay acerca de imprimir Biblias cuando está prohibido?

Escuche, yo no tengo problema con eso. Digo, ahora usted está hablando de un mandato divino, ¿verdad? Ahora usted está hablando acerca de proclamar la Palabra de Dios, de ir por todo el mundo y predicar el Evangelio a toda criatura. Entonces, si usted quiere meterlas como contrabando, métalas. Pero reconozca esto, debe reconocer esto, que si lo descubren, ¡yo nunca les dije que hicieran eso! No, no, no. No sé cómo salió esto. Usted tiene que enfrentar las consecuencias. Pero la Palabra de Dios necesita avanzar. Y usted sabe, siempre me emociona cuando escucho que en sótanos detrás de la Cortina de Hierro hay imprentas hechas con partes de bicicletas, me encanta eso. Y alguien está usando una parte de bicicleta para imprimir las Escrituras.

Alguien más preguntó qué función existe para un abogado cristiano. Una muy importante. ¿Se da cuenta de que el mundo entero está controlado por los abogados? Así es. Y nadie más sabe de qué están hablando. Usted no puede hacer nada sin un abogado. Y así está diseñado el sistema. Los abogados son los abogados, los abogados son los jueces, los abogados son los políticos, los abogados están a cargo de la legislación. Y necesita haber abogados cristianos porque los no cristianos realmente no saben dónde está el estándar de verdad y justicia. Algunos son mejores que otros. Pero realmente creo que hay un lugar para que un abogado cristiano represente la causa cristiana, la creencia cristiana, la verdad y la justicia en nuestro sistema. Y le doy gracias a Dios por los abogados cristianos.

La otra noche, cuando estaba en Wisconsin, se me acercó un hombre. Un hombre muy honorable llamado John McLario, quien es un abogado muy conocido, un abogado cristiano, piadoso, que ha estado involucrado en muchos asuntos en el país, defendiendo los derechos de cristianos en la Iglesia y demás. Y cuando conozco a un hombre así, le doy gracias a Dios por ese hombre que expresa la verdad de las Escrituras en el área de la justicia.

Alguien más hizo el esta pregunta: ¿Qué viene primero: pagar sus impuestos o mantener a sus hijos en la escuela cristiana? Eso es para la próxima semana. La próxima semana vamos a hablar acerca de pagar sus impuestos; entonces, regrese la próxima semana, hablaremos de qué viene primero. Pero lo que leí - simplemente para darle una pista - en Romanos 13 no es “Amados, mantengan a sus hijos en la escuela cristianas” sino “Paguen sus impuestos”.

Otra pregunta: ¿Nos debe preocupar el elegir a aquellos que afirman una postura bíblica? La respuesta es sí, claro. Hallo imposible el votar por alguien que no lo hace. Y para ser honestos con ustedes, no sé si es apropiado admitir esto, pero aquí va: hay muchas cosas por las que ni siquiera voto porque no hay alternativa. Si son dos personas que no afirman una postura bíblica, tiendo a alejarme de eso.

Alguien más hizo una pregunta interesante: ¿Puede el Señor llamar a individuos a trabajar en el gobierno? La respuesta a eso también es sí. Estoy agradecido a Dios por policías cristianos. Por cierto, nuestra iglesia está llena de policías cristianos. Quiero que sepan eso, los están observando. Cómo manejan ustedes en el estacionamiento, lo que hacen cuando pasa la ofrenda, ah, claro, los están viendo. Y le doy gracias a Dios por ellos, ¿usted no? Le doy gracias a Dios por los policías cristianos. Por el hecho de que cuando un hombre va a la cárcel, y algunos de ellos han compartido esto conmigo muchas, muchas veces, tienen el privilegio de entrar e interrogar a un prisionero; y cuando terminaron con la interrogación, les dan el Evangelio. Gracias a Dios por eso. Gracias a Dios por el ministerio de estos hombres que son fieles a la verdad y a la justicia; son fieles no sólo a la ley de la tierra sino a la ley del Señor. Y creo que hay un lugar para que un cristiano esté sirviendo en toda forma de gobierno porque Cristo necesita ser representado en todos lados. Simplemente, siento que donde el Señor quiere que usted esté, ahí es donde debe usted estar.

Y después, alguien hizo la siguiente pregunta: ¿por qué en las Escrituras no murieron todos los homicidas? El primero sería Caín, ¿por qué no murió? Y claro, Dios no había establecido todavía la pena capital cuando Caín mató a Abel en el capítulo 4; no llegó hasta el capítulo 9. Entonces, todavía no había sido establecido de manera plena por Dios. Dios fue paciente en ese caso porque la ley no había sido establecida.

Pero aún después del capítulo 9 de Génesis, usted encuentra muchas situaciones en las que hubo personas que cometieron crímenes y no murieron. Ahora, puede haber algunas ocasiones especiales en las que el Señor fue misericordioso - y eso queda a discreción de Dios. Pero en mi estudio a lo largo de los años, y Dick Mayhue y yo estudiamos esto de manera bastante detallada durante un período de tiempo, llegamos a la conclusión de que al discutir el asunto de por qué las personas no murieron inmediatamente cuando cometieron crímenes los cuales eran penados con la sentencia de muerte, el asunto real fue doble. Número uno, no quedaba nadie en la tierra en muchos casos que fuera lo suficientemente justo como para implementar la ejecución. En otras palabras, la tierra entera era tan apóstata y realmente no había nadie en posiciones de autoridad que fuera justo como para implementar el castigo. En segundo lugar, si hubieran comenzado a implementar la pena de muerte, hubieran matado a todo el mundo porque todo el mundo había seguido a ídolos; y el seguir a ídolos era causa de muerte, ¿no es cierto? La nación entera, una generación entera de hijos fue desobediente a sus padres; y eso era digno de muerte.

En otras palabras, todos eran apóstatas. Y no era que Dios había cambiado Su voluntad. Fue que no había nadie que lo implementara. Pero Dios no cambió Su voluntad.

Veamos… Una pregunta más: ¿Debe un cristiano entrar en huelga? Bueno, ésa es una pregunta interesante. Y hemos hablado de eso con muchos, muchos cristianos a lo largo de los años; y he llegado a la conclusión de que es una decisión muy personal, privada, que usted debe tomar en su propio corazón considerando todos los factores que estén involucrados. El motivo de todo lo que está involucrado. Y realmente, no puedo determinar bíblicamente si hay algo que se relacione a las huelgas en las páginas de las Escrituras. Lo que leo en las Escrituras en Efesios y en Colosenses es que si usted es un empleado, debe someterse a su jefe. Punto. Punto.

Usted dice ‘sí, pero mi jefe es una persona mala’. Sí, probablemente ése sea el caso en muchos casos. Pero también usted debe someterse también a personas malas. Estoy pensando en Efesios capítulo 6, versículo 5: “Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo.” Si yo estuviera en esa posición, me sometería a mi jefe. Encuentro muy difícil el hacer algo diferente de eso bíblicamente. “No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.” Simplemente dice lo mismo una y otra y otra vez… Obedezcan a sus jefes, obedezcan a sus amos.

Usted dirá que las condiciones son injustas. Bueno, éste era un tiempo en el cual había esclavos, eso también es injusto. Digo, es más injusto que cualquier otra cosa que usted quizás haya experimentado. Pero eso no cambió la condición.

Y en Colosenses es lo mismo. Versículo 22 del capítulo 3: “Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.” Usted tiene que recordar que usted tiene un jefe, pero al que realmente sirve usted es ¿a quién? Al Señor. Y de nuevo, regresamos al hecho de que los cristianos deben vivir vidas quietas y reposadas.

Ahora, lo que dije al principio se vuelve una decisión individual. Puede haber algo de confusión en el proceso. Puede haber algo de conflicto que va a llevarlo a preguntarse cómo interpretar eso y debe depender de la guía del Espíritu Santo. Pero la conclusión en la Escritura es que usted se someta a su jefe; así es. Y si usted dice que las condiciones son injustas, entonces usted debe regresar a la esclavitud del Nuevo Testamento, en la cual el mandato es dado originalmente.

Y creo que los cristianos realmente se meten en problemas y van más allá de las Escrituras y tratan de inventar respuestas en base a lo que creen que es lógico y demás. Entonces, espero que eso le dé algo de perspectiva en el asunto. Realmente creo que somos llamados a someternos. A menos de que las circunstancias sean tales en donde el mandato no es claro o no es claro quién es su jefe, o quién es a quien usted sirve, o lo que sea. Y no debido a que usted no le cae bien el jefe; y por eso cree que usted cree que usted tiene el derecho de violar el estándar bíblico.

Bueno, podríamos seguir pero vamos a detenernos en ese punto. Les agradezco sus preguntas. Espero que hayamos cubierto las que usted tenía en mente. Pongámonos de pie para terminar en oración.

Gracias, Padre, por nuestro tiempo en esta noche, por un tiempo maravilloso, los testimonios de bautismo. Te alabamos, bendecimos Tu nombre con gratitud por todo lo que has hecho en este día. Oramos, Oh Señor, para que vivamos para Tu gloria conforme salimos de este lugar; y te damos la alabanza en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar