Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Nuestro estudio en esta noche nos lleva de regreso al primer capítulo de Romanos. Romanos capítulo 1. En meses recientes hemos comenzado un estudio de esta epístola maravillosa de Pablo a la iglesia de Roma, en la cual él presenta el evangelio del Señor Jesucristo y estamos viendo ahora los versículos 19 al 23. Esta noche vamos a concluir nuestro estudio de estos versículos. Permítame leerle el texto comenzando en el versículo 18. Y aquí Pablo realmente comienza con el cuerpo principal de su carta.

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra impiedad e injusticia de los hombres, que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible de aves, de cuadrúpedos, y de reptiles.”

Ahora, hemos titulado esta sección: “Razones para la ira de Dios,” la ira de Dios revelada en el versículo 18, y la razón para esto en los versículos 19 al 23. Hemos estado dándole cuatro puntos, o cuatro razones para la ira de Dios, y el último que vamos a estar viendo en esta noche es: religión. Y vamos a entrar a eso en un momento. A usted podría interesarle el saber que los hindús, por ejemplo, tienen unos trescientos treinta millones de dioses, lo cual equivale a unos ocho por familia. Cuatrocientos cincuenta millones de hindús tienen setenta y cinco vacas que adorar.

En Tailandia hay veinte mil templos budistas, uno por cada cristiano bautizado. Y, de hecho, un diente que ha perdido el color de más de un centímetro y medio, es reverenciado por cuatrocientos millones de budistas como un objeto sagrado en la tierra, y dicen que es un diente rescatado del funeral de Buda en el 543 a. C., su diente. Lo han colocado en un loto dorado, en un templo llamado el templo del diente. En Candy, Ceilán (Sri Lanka), lo han rodeado con rubís, lo rodean con muchas flores, y la gente viene de muchos países para adorarlo trayéndole ofrendas de oro, plata, y joyas. Los budistas creen que sus budas son realmente dioses vivos.

De hecho, en Fuzhou (Foochow), China, uno de cada quince budas de madera en una repisa de madera accidentalmente se cayó sobre un hombre, y lo mató. Su familia demandó un juicio en la Corte, acusando a Buda de homicidio. Él fue hallado culpable, como también lo fueron los otros catorce budas que estaban en la repisa, y decapitaron a todos. Realmente creen que esos son seres reales, sus dioses. Algunas de las reliquias del cristianismo apóstata difieren poco de esto, por ejemplo, la iglesia romana, dice tener el cabello de la virgen María. Y tienen varios mechones, uno en una iglesia en Naples, otro en una iglesia en Roma, también dicen que en la Catedral de Perugia está su anillo de bodas. Tienen su velo santo en la iglesia en Prato, gotas de la leche de la virgen son guardadas en las iglesias de San Guadioso y Patricio en Naples (Nápoles), y San María del Pueblo en Roma.

El contenedor santo usado en la última cena supuestamente está en la catedral de San Lorenzo, en Genoa (Génova), la lanza que perforó el costado de Jesús, y el velo de Verónica, con los rasgos de Cristo grabados, y la cabeza de San Andrés, todos se mantienen guardados en cuatro pilares inmensos que sostienen el Domo de Pedro en Roma. La sábana de sepultura de Cristo, supuestamente es el manto en Turín, y no parece molestarle a nadie que dice que Él estaba envuelto en una sábana y Su cabeza estaba envuelta en una servilleta, separado por sí mismo de aquello que estaba en el lugar. La piedra rectangular de mármol con las huellas de la pisada de Cristo se mantiene en la iglesia de San Sebastián en Roma, y tienen tres huesos del hombro, cuatro piernas, cinco brazos, cincuenta dedos índices y todos le pertenecieron a Juan el Bautista. Y todos esos cincuenta dedos índices son de hecho los dedos que apuntaron y dijeron: “He aquí el Cordero de Dios.”

Vivimos en un mundo muy religioso, muchas religiones, inclusive en nuestra propia sociedad. Los jóvenes se amontonan en las sectas, se identifican con grupos religiosos, por lo menos 2.6 miles de millones de personas en el mundo tienen una afiliación religiosa que se puede identificar. Eso es más de la mitad de la población. Dicen que 1.7 mil millones de personas en el mundo tienen una religión no identificada. Las encuestas entonces, y la gente que cuenta a gente determina que si no saben cuál es tu religión, asumen que tienen una, simplemente dicen que tu religión no está identificada. El hombre es religioso.

Ahora, ¿acaso toda esta religión es el hombre realmente buscando a Dios? ¿Es eso? ¿Acaso el hombre está luchando en medio de su confusión primitiva, y el caos de su mundo, luchando para superar las tradiciones y los errores de sus ancestros pasados? ¿Acaso el hombre realmente está luchando al tratar de encontrar el camino en medio de todo esto para llegar al Dios verdadero? ¿Acaso esto es el hombre ascendiendo? ¿Acaso esto es el hombre ascendiendo a través del animismo y el poli-demonianismo y el politeísmo, finalmente para llegar al monoteísmo, o un dios y finalmente al Dios verdadero? ¿Realmente el hombre va hacia arriba? ¿Acaso debemos darle una palmada en la espalda a los hombres y decirles, te felicitamos por tu búsqueda de Dios? Te honramos por buscar.

¿Acaso el hombre entonces debe ser digno de compasión, de lástima, porque está trabajando tan duro, y él simplemente no parece terminar con la verdad que no está disponible de manera fácil por una u otra razón? ¿Acaso él simplemente está tratando tener un enfoque claro de Dios y está haciendo todo lo que puede hacer por aclarar el enfoque del lente, pero Dios simplemente está fuera de enfoque y él ha hecho su mejor esfuerzo? Los teólogos liberales quieren que creamos eso. Y si Dios entonces envía a ese hombre al infierno, quién está haciendo un esfuerzo tan duro por enfocar la situación, ¿acaso, Dios no es injusto? Después de todo, el hombre es religioso. Él ha hecho su mejor esfuerzo. Bueno, los liberales también nos dicen que no hay infierno.

Pero eso no es lo que Pablo nos dice en Romanos 1. Pablo nos dice que el hombre no asciende a la religión, él desciende a la religión. Y ese es el mensaje de Romanos 1: 19-23. El hombre es digno de lástima, no por una falta de oportunidad, no porque no hay manera en la que él pueda aclarar su enfoque, no porque Dios es injusto, sino que el hombre es digno de lástima porque él rechaza la verdad. Y habiendo rechazado la verdad al nivel más elevado, él desciende al pozo de la religión. El hombre no ascendió del lodo del paganismo para descubrir a Dios, él dejó el conocimiento de Dios y descendió hasta caer en el lodo del paganismo. La religión no es la subida del hombre, la religión es la caída del hombre.

Ahora, éste es un pasaje crítico porque usted tiene que ver la justicia de Dios encerrada en todo esto. Y esa es la razón por la que comienza en el versículo 18, al decir: “la ira de Dios se revela desde el cielo, en contra de toda impiedad e injusticia de los hombres.” En otras palabras, Dios está enojado con los hombres, y Dios demanda que enfrenten las consecuencias de su pecado. Y la razón por la que él tiene un derecho por estar enojado fluye de lo que Pablo dice al final del versículo 18, “los hombres detienen la verdad.” Pero la abandonan, versículo 19 dice, “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pero ellos dejan eso.” Y el versículo 21 dice, “Habiendo conocido a Dios no le glorificaron como a Dios, y el versículo 23 dice: “Y cambiaron la gloria del Dios” que verdaderamente es incorruptible por sus ídolos. Éste es el declive del hombre.

Ahora, a lo largo de este estudio hemos estado diciendo que conforme Pablo abre el evangelio, él comienza con las malas noticias. Usted tiene que tener las malas noticias antes de las buenas noticias, primero el peligro, después el que libera. Primero el juicio, después la manera de escapar. Primero la condenación, y después el perdón. Primero la culpabilidad, y después la gracia. El mensaje entero de perdón, el mensaje entero de gracia redentora, el mensaje entero del amor de Dios, el mensaje entero de la muerte de Cristo en la cruz a favor de usted y de mí, está basado sobre el hecho de que entendamos de que el hombre, es verdadera y honestamente culpable ante Dios por abandonar la verdad de Dios.

Y Pablo hace de esto su mensaje. Por cierto, comenzando en el capítulo 1, versículo 18 y hasta el capítulo 3, versículo 20. Una buena parte del capítulo 1, todo el capítulo 2, y una buena parte del capítulo 3, todos estos tratan con el hecho de que el hombre es culpable delante de Dios, él es un pecador.

Entonces, el odio indignante de Dios hacia el pecado continuamente está siendo revelado desde el cielo en contra de los hombres impíos, porque ellos tienen la verdad, pero descienden de ella hasta el pozo de la religión. La cual, por cierto, es la blasfemia definitiva porque sustituye a un dios falso por el Dios verdadero. Un escritor dijo: “El enojo justo de Dios, nunca se levanta y nunca se abate, siempre está al nivel de la ola más fuerte en la presencia del pecado, porque él es incambiable, e inflexiblemente santo.

Y entonces, Dios está continuamente revelando su ira contra el pecado. De hecho, el Salmo 7:11 presenta esta afirmación interesante, “Dios está airado contra el impío cada día.” Dios está airado cada día, continuamente en contra del pecado. Dice usted: Bueno, ¿acaso Dios tiene un derecho de estar enojado? Claro. La indiferencia al pecado sería una mancha moral. “El que no odia el pecado es un leproso moral,” dijo Arthur Pink, y tiene razón. ¿Cómo podría uno que se deleita únicamente en lo que es puro y hermoso, no aborrecer aquello que es impuro y feo? ¿Cómo es que Él, quien es infinitamente santo podría menospreciar el pecado que viola esa santidad total? ¿Cómo es posible que aquel que ama aquello que es justo no manifiesta odio y actúa severamente hacia la injusticia?

Y, ¿cómo es posible que Él quien es la suma de toda la excelencia podría ver con satisfacción la virtud y el vicio por igual? Él no podría y Él no puede porque Él es santo y justo, y bueno. Él odia el pecado, y Él tiene el derecho de reaccionar porque el hombre es culpable. El hombre le ha dado la espalda al conocimiento disponible de Dios, y hemos estado viendo esto conforme hemos estado avanzando a lo largo de estos versículos. La ira de Dios es simplemente la reacción apropiada de la santidad hacia la impiedad, y Pablo quiere que sepamos eso antes de que podamos entender la gracia de Dios, tenemos que entender la ira de Dios.

Antes de que podamos entender el significado de la muerte de Cristo y antes de que podamos entender cuan amoroso Dios es, y cuan perdonador es Él, y cuan lleno de gracia es Él, y cuan misericordioso es Él, tenemos que entender cuán culpables e inmerecedores somos. Su ira, por cierto, no es una perfección divina menor que su amor o su santidad, es tanto un elemento de su perfección como cualquier otra cosa. Es una perfección divina. En el Salmo 95:11 por ejemplo, dice: “Quién juré en mi ira.” Dios dice ciertas cosas en Su ira. Él jura en Su ira que Él hará ciertas cosas.

Ahora, hay dos ocasiones en las que Dios jura en el Antiguo Testamento. Dos veces cuando Dios jura hacer algo. Una es cuando Él hace una promesa. Y eso se dio el caso como en Génesis 22:16 o cualquier otra vez dónde Dios dice que jura y hace una promesa, significa que Él lo va a cumplir. La otra ocasión cuando Él jura es al denunciar y llamar el juicio, como en Deuteronomio 1:34, y usted puede ver esas como ejemplo. Sabemos que Dios jura en misericordia a Sus hijos. Y algunas veces Él jura para aterrar al impío, Dios con la misma certeza trae ira sobre el impío, como Él va a traer Su misericordia sobre el justo. Él jura hacer ambos. Y debemos entender eso. Dios está enojado de manera perfecta, así como es amoroso de manera perfecta, porque los hombres son culpables.

Ahora, hay cuatro razones por las que el enojo de Dios está justificado. Razón número 1, regresemos y recordemos, es revelación. Y con eso quiero decir que a los hombres se les ha dado la verdad, versículo 19, “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, porque Dios se lo manifestó.” ¿Cómo hizo eso? Versículo 20, “Mediante las cosas invisibles de Él, siendo mostradas en la creación del mundo.” Son entendidos por las cosas que son hechas, inclusive su eterno poder y deidad. Usted puede saber de Su naturaleza sobrenatural y Su gran poder, simplemente al ver la creación.

Leí esta semana la afirmación de un científico, él dijo: “Los fenómenos de la naturaleza revelan las dos cualidades de fuerza e inteligencia operando en armonía perfecta.” Usted tiene que ver la fuerza, y usted tiene que ver una inteligencia tremenda, y eso es lo que Pablo está diciendo. Usted puede ver Su poder eterno, y usted puede ver Su deidad, Su inteligencia sobrenatural infinita y sabiduría simplemente al ver al mundo que lo rodea.

Ahora, Dios es manifiesto en la creación, de tal manera que el hombre no tiene excusa. Y hemos estado tratando de mostrarle a usted que, si el hombre viviera al nivel de la luz que él ve en la creación, Dios revelaría el resto de las verdades a él. Pero el hombre le da la espalda en ese punto. Si él siguiera la luz que Dios da, Dios, creo yo, daría más luz. Y Dios le daría el mensaje de Cristo, el Señor quiere que todo hombre conozca a Cristo. Esa es la razón por la que dice en Juan 1:9 que Cristo es la luz que vino al mundo, y alumbra a todo hombre. Dios quiere que los hombres conozcan a Cristo, y en donde quiera que él encuentra un corazón dispuesto y pronto, Él va a traer el mensaje de Cristo de alguna manera a ese corazón. Pero los hombres ni siquiera viven al nivel de la luz que tienen.

Y eso nos lleva al segundo punto: rechazo. En el versículo 21 aprendemos que los hombres le han dado la espalda a la verdad. “Pues habiendo conocido a Dios no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en su razonamiento y su necio corazón fue entenebrecido. Ahora, cuando conocieron a Dios le dieron la espalda a Dios. Y hay una razón muy simple por la que hicieron esto, nos es indicada creo yo en Juan 3:20. “No vinieron a la luz porque tenían miedo que sus obras fueran,” ¿qué? “exhibidas.” Los hombres ven a Dios y ven la verdad de Dios, y corren porque no quieren ser exhibidos. Esa es la base de eso. No están dispuestos a venir a la luz, no sea que sus obras sean reprendidas, no sea que sean desenmascarados, no sea que la roca debajo de la cual se esconden sea levantada y todo mundo conozca la verdad. Y entonces, rechazan a Dios.

La condenación de Daniel, por cierto, de Belsasar en Daniel 5:23 es verdad de muchas personas, dice esto y creo que es una gran afirmación: “El Señor en cuya mano está tu aliento, y cuyos son todos tus caminos no has glorificado.” El Señor en cuya mano está tu aliento, y de quien son todos tus caminos no has glorificado. Usted rechaza al mismo Dios quien es su vida. Y cuando el hombre hace esto, cuando el hombre rechaza la revelación y le da la espalda a Dios, él coloca grasa sobre la resbaladilla, y él se resbala aún más lejos de Dios. Y él cae, dice en el versículo 21, “al envanecerse en sus razonamientos,” o razonamientos vanos. Y hablamos de eso la última vez, lo cual significa filosofía humana.

Ahora, quiero ser muy claro en algo, no estoy en contra de toda la lógica humana. No estoy en contra de todo el razonamiento humano, de vez en cuando el hombre ha llegado a una intersección con la verdad, no hay duda al respecto. Pero cuando hablo de filosofía estoy hablando de la manera en la que Pablo habla en Colosenses 2:8, estoy hablando de los razonamientos vanos de los que él habla aquí. Y lo que queremos decir es, filosofía inútil, razonamiento vacío que está carente de Dios. Cuándo Dios se revela a sí mismo y el hombre rechaza, entonces el hombre se desliza alejándose de Dios hacia su propia filosofía, su propio razonamiento, su propia imaginación, su propia especulación de ciencia, falsamente así llamada.

Y la percepción del hombre de la verdad se vuelve, algo que no tiene esperanza y está nublada, confundida, y es incierta, su corazón se hunde. Después al final del versículo 21, en la oscuridad total, se apaga la luz, él comienza con luz y usted puede ver esto, usted puede ver esto, la manera en la que usted puede ver esto es al ver a un niño pequeño, responden al mensaje. Esta tarde comimos con una pareja de Florida, y el hombre dijo que él se había ido a casa, con su familia cuando él fue salvo y los reunió a todos y él tiene siete hermanos y hermanas, y se puso de pie y les contó a todos ellos acerca de Jesucristo.

Y lo hicieron pedazos, y se burlaron de él, y se rieron de él, y él dijo que todos están metidos en Harvard y en MIT ahí en Boston, y todos se creen intelectuales, y cuando él termino con todo, y él tenía dos hermanas pequeñas, y se pusieron de pies con lágrimas, después de su presentación entera. Y le dijeron al resto de la familia, ¿no pueden ver que lo que nos está diciendo de Jesús es realmente verdad? ¿De dónde sacaron eso? Usted nunca ha conocido a un ateo de ocho años de edad, no tienen ningún problema con eso. Aquello que se puede conocer de Dios les es visible, ahí hay un corazón de creencia. Esa es la razón por la que Jesús dijo: “A menos de que os volváis, como un” ¿qué? “como un niño pequeño, no entraréis en el reino.” Y después cuando crecen y se vuelven sofisticados, y tienen que hacer lo que quieren, le dan la espalda a Dios. Y entonces, se entenebrecen.

En primer lugar, es razonamiento vano, vacío. Y en el vacío de la vanidad, y la vaciedad se hunden en la oscuridad, y las luces se apagan. Y esa es la razón por la que cuando el apóstol Pablo se preparó para ministrar, la definición de su ministerio fue, “fui enviado a los gentiles,” Hechos 26:18, “para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas,” a ¿qué?, “a la luz.” ¿Por qué? Porque están en tinieblas. Su corazón malo está entenebrecido, su corazón necio está oscurecido. Y dijimos la última vez que es tanto oscuridad intelectual, como oscuridad moral. Y vemos eso a lo largo de la Escritura, que la oscuridad puede referirse al intelecto o a la moralidad de un individuo.

Entonces, el hombre desciende de conocer a Dios, de rechazar a Dios, de no glorificar y darle gracias a Dios, él entonces se queda con su razonamiento humano, y lo hunde en oscuridad total, y él es totalmente incapaz de discernir lo que es correcto, lo que es malo, lo que es verdad, lo que es una mentira. Él está perdido. Y, por cierto, él ha descendido tan lejos de Dios, claro, hasta su foso de oscuridad que no hay capacidad en él para refrenar la maldad.

Esa es la razón por la que conforme los países y naciones y pueblos se alejan de Dios se entregan a la inmoralidad y a la amoralidad, porque no hay refrenos en la filosofía humana, en últimas.

Y eso nos lleva al tercer paso: racionalización. ¿Se acuerda de esto, de la última vez? Versículo 22, “Profesando ser sabios se hicieron necios.” Los hombres han oído la verdad, rechazado la verdad, y ahora afirman que su oscuridad es la verdad. Y se ponen de pie y dicen: “Conocemos la verdad.” Y eso me dice que han perdido el toque con la realidad, han perdido de manera total el toque con la realidad. Ya no saben lo que es la verdad. Como Pilato le dijo a Jesús: ¿Qué es verdad? ¿Quién sabe lo que es eso? Esa es la naturaleza del hombre perdido. Él es totalmente incapaz de afirmar lo que es verdad. No sabe.

En 2 Timoteo 3:13 usted tiene el retrato aquí. “Los hombres malos y los engañadores,” escuche, “irán de malo en peor,” escuche esto, “engañando y siendo engañados.” Eso es característico de la filosofía humana, engañan a otros, porque están total y absolutamente engañándose a sí mismos. No conocen la verdad. En Tito 3:3, “Nosotros mismos también fuimos antes insensatos, desobedientes, engañados. Es característico del hombre no regenerado que él está engañado, no conoce la verdad, no la puede conocer, él está en oscuridad absoluta. ¿Pero sabe usted lo que él hará inevitablemente? Él se va a poner de pie ahí, va a racionalizar que él conoce la verdad, y él ve a escupir todas estas supuestas respuestas.

Una afirmación importante hecha por Isaías el profeta, en Isaías 47:10, él dice: “Tú sabiduría, y tu conocimiento me ha pervertido, y tú has dicho en tu corazón, yo soy y nadie más fuera de mí.” No es eso interesante, estás tan pervertido por lo que crees que tú conoces, que has decidido que nadie sabe nada más que tú. Tú tienes todas las respuestas. ¡Qué ilusión! Esa fue la ilusión mediante la cual Lucifer cayó. De hecho, pensó que tenía todas las respuestas, él pensó que la sabiduría residía con él, él se vio a sí mismo y vio la majestad y la belleza de su persona como Dios lo creó y se fue a su cabeza, él pensó que sería superior a Dios, ¡qué ilusión!

Entonces, Dios tiene el derecho de juzgar al hombre porque el hombre lo rechaza en la oscuridad de su mente torcida, y pervertida. Y después, en su torpeza afirma que él es sabio. Su fantasía lo lleva a ese engaño. Pero, ¿sabe una cosa? Inclusive en medio de su filosofía humana, y en medio de su mente confusa, en la oscuridad de su corazón él tiene un conocimiento residual de que debe haber un Dios. ¿Alguna vez ha observado eso? es verdad, aunque él quiere ser un filósofo, él quiere tener todo residiendo con él. En últimas, él es un ser religioso y él no puede negarlo.

Y entonces llegamos a la cuarta en las cuatro razones para la ira de Dios, el cuarto paso en el declive del hombre: religión. De revelación a rechazo, a racionalización, a religión en el versículo 23, porque él clama por un Dios. Él tiene que tener un dios. Hay una atracción hacia la dimensión sobrenatural en su naturaleza. Él debe adorar, él tiene que postrarse en algún lugar. Así como él respira aire, él tiene que adorar en algún lugar. Y lo va a hacer, inclusive en medio de su filosofía él tiene que tener algún dios. Y si él no tiene al Dios verdadero él va a inventar un dios con el que él pueda vivir. Y el versículo 23 nos los dice, él que cambia la gloria del Dios incorruptible en semejanza de un ídolo o imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Voltaire dijo en una ocasión: “Dios hizo al hombre a su propia imagen, y el hombre le devolvió el favor.” Y eso es verdad. Él cae hasta el pozo y hace la peor cosa que un ser humano puede hacer, él se vuelve religioso. La peor blasfemia en contra de Dios, la religión fuera del Dios verdadero. ¿Quiere que le muestre como es eso? Regrese a Éxodo capítulo 20. Éxodo capítulo 20.

Ahora aquí, Dios establece las reglas, los estándares, este es el decálogo, los diez mandamientos. Versículo 1: “Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:” aquí viene, los estándares prioritarios de Dios. “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.” Y aquí viene la regla número uno: “No tendrás,” ¿qué? “dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.”

Regla número uno, “No tendrás otros dioses.” Regla número dos: “Ningún ídolo de ninguna forma.” Ese es el estándar más elevado. Está resumido en la afirmación de nuestro Señor, este es el gran mandamiento “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma, mente, fuerzas”. En otras palabras, totalmente comprometido con el Dios verdadero, sin lugar alguno para otro Dios. Cuándo los hombres se vuelven religiosos fuera del Dios verdadero, han violado el estándar de Dios en su punto inicial. Es la cosa más blasfema que pueden hacer.

Un hombre compró la estatua de Cristo y la colocó en su escritorio, unos cuantos días después su esposa la pasó a la sala, unos cuantos días después apareció en el comedor, motivando a un pequeño niño a decir: ¿En dónde van a dejar a Dios? Y quizás esa es la pregunta que Dios quiere que todo hombre pregunte. ¿En dónde vas a colocar a Dios? Él demanda el primer lugar, éste mandamiento dice que solo hay un lugar en dónde Dios debe ser colocado y ese es el primero, y no habrá dioses, y no habrá ídolos, o imágenes de ningún tipo. Y esto es precisamente lo que el hombre ha violado, él ha quebrantado los mandamientos de Dios en el comienzo mismo, blasfemando a Dios.

Entonces, el hombre no tiene excusa. Hay una buena ilustración de esto en 2 Reyes 17, y usted puede ver que inclusive Israel hizo esto. Israel siguió este flujo. En 2 Reyes 17:15, simplemente escuche por un minuto, dice acerca de ellos esto, versículo 14 dice: “No creyeron en Jehová su Dios.” Entonces, esa fue la primera cosa, Dios se había revelado a sí mismo a ellos, pero rechazaron. No creyeron en el Señor su Dios, rechazaron Sus estatutos y Su pacto que Él hizo con sus padres, Sus testimonios que Él testificó en contra de ellos, siguieron la vanidad, ahí van, tan pronto como rechazan a Dios se resbalan cayendo en la vaciedad y se volvieron vanos.

Se oye exactamente como Romanos 1, esto es lo que Israel hizo. Y fueron en pos de las naciones que los rodeaban, acerca de quien el Señor les había dicho que no debían hacer como ellos. Y dejaron todos los mandamientos de Jehová su Dios e hicieron, ¿qué? imágenes, dos becerros y un ídolo y adoraron a todas las estrellas en los cielos, y sirvieron a Baal. Es increíble. Increíble.

Y Dios se enojó tanto que Él quitó a todo mundo excepto por la tribu de Judá, dice el versículo 18. ¿Qué hicieron? No querían creer en Dios, entonces descendieron de ahí a la vaciedad. Y de la vaciedad a la idolatría, y de la idolatría a la perversión moral. Al final del versículo 18, se entregaron a hacer la maldad, y al juicio. Acompáñeme por un momento a Daniel capítulo 5, y veamos esta misma verdad ilustrada por un momento, esto es fascinante. Daniel 5:17, Belsasar el rey hizo un gran banquete, usted sabe, y este es el capítulo de la escritura de la mano en la pared.

Versículo 17: “Daniel respondió y le dijo al rey: Que tus regalos sean para ti y da tus regalos a otra persona. Voy a leer la escritura para el rey, y le daré a conocer la interpretación.” No quiero nada de ti, sino únicamente decirte lo que dice, de cualquier manera. “Oh rey, el Altísimo Dios le dio a Nabucodonosor tu padre, un reino, y majestad, y gloria y honra, y debido a la majestad que le dio todos los pueblos, naciones, e idiomas temblaban y temían delante de él. A quien él quería mataba, y al quien él quería mantenía con vida, y al quien él quería levantaba, y al quien él quería abatía.”

En otras palabras, él dice: “Deberías haber visto hacia atrás y haber visto a Nabucodonosor tu padre, y como le fue, Dios le dio todas estas cosas, soberanía absoluta, versículo 19, soberanía total, versículo 20, “pero cuando su corazón se exaltó y su mente se endureció en soberbia, él fue depuesto de su trono real, y le quitaron su gloria. Y fue expulsado de los hijos de los hombres, y su corazón fue hecho como el de las bestias, y su morada fue con las bestias salvajes, y lo alimentaron con pasto como los bueyes. Y su cuerpo estuvo mojado con el rocío del cielo.”   

En otras palabras, él se volvió un loco, “hasta que él supo que el Altísimo gobierna el reino de los hombres, y que Él establece a quien él quiere.” “Y tú, su hijo Belsasar, no has humillado tu corazón.” Ahora, escuche esta frase, aunque tú sabías todo esto. Ahora, ahí está el primer principio de nuevo, Belsasar pecó en contra del conocimiento, todos los hombres lo hacen. Debería haber sido claro para él, a partir de lo que él vio en el caso de Nabucodonosor. Su pecado no fue en ignorancia. Su soberbia y su jactancia y su rechazo de Dios no tuvo excusa.

Al final del versículo 22 lo condena. “Tú sabías todo esto.” Él pecó en contra de la luz. Y en medio de la luz él blasfemó a Dios. Versículo 23. “Pero tú te has exaltado a ti mismo contra el Señor del cielo. Y han traído los vasos de su casa delante de ti, tú y tus señores y tus concubinas y tus esposas han bebido vino en ellos, y han alabado los dioses de la plata, y del oro y del bronce y el hierro, y madera y piedra, y demás. ¿Qué hicieron? Fueron al templo y tomaron los vasos sagrados, y se emborracharon usándolos. Y los usaron para presentar brindis a los ídolos. Entonces él comenzó a pecar en contra del conocimiento, y en segundo lugar él blasfemó a Dios.

Y, en tercer lugar, él fue idolatra. Él adoró a los dioses de hierro, bronce, hierro, plata y oro, y madera y piedra que no ven, y no oyen, y no conocen. “Y el Dios,” aquí estamos en nuestro versículo, “en cuya mano está tu aliento, y cuyos son todos tus caminos, no has glorificado.” Y después, claro, él se volvió un hombre vil, réprobo. La implicación, toda en ese versículo, las esposas, las concubinas, la embriaguez, el resultado está en el versículo 24. Después estuvo la parte de la mano enviada de él, y la Escritura que fue escrita, y esta es la escritura que fue escrita: “MENE, MENE, TEKEL, UPARSIN.” ¿Y, qué significa? MENE: Dios ha contado el reino y lo ha terminado. TEKEL: tú eres pesado en las balanzas y has sido hallado falto. PERES: tu reino es dividido. En otras palabras, se acabó para ti. Versículo 30, en esa noche Belsasar el rey de los caldeos fue matado. Y Darío el medo tomó el reino. Fue el final.

Ahora, ¿qué tiene usted aquí? Un hombre conoció la verdad, le dio la espalda a la verdad. Blasfemó a Dios, pero debido a que el hombre es religioso por naturaleza, él hizo dioses personales, los adoró, descendió en patrones réprobos, malos, viles, de vida, y experimentó la ira de Dios. Ese es el mismo flujo que usted ve en Romanos 1.

Ahora, regresemos a Romanos 1, básicamente la misma cosa. Sea que usted estando en Israel y su declive, sea que usted esté viendo a Belsasar y esto, esta es la crónica de cómo es con los hombres. Lo vuelvo a decir, quiero que lo recuerde, el hombre no es religioso porque él está ascendiendo por tratar de encontrar a Dios. Él es religioso porque él está huyendo de manera blasfema de Dios, descendiendo al foso de la idolatría. Toda la religión falsa es idolatría. Y A. W. Tozer tuvo razón cuando él dijo: “La idolatría comienza en la mente cuando pervertimos o cambiamos la idea de Dios, por algo diferente de lo que Él es en realidad.”

Ahora, quiero decir algo acerca de esto, que creo que es importante a la luz del liberalismo y la teología contemporánea, el declive del hombre a la idolatría, es definitivamente un declive, la historia muestra eso. Los liberales, y otros que tratan de decirnos que el hombre comenzó en idolatría, comenzó en animismo primitivo, o totemismo, adorando animales y tótem y cosas, dice que está ascendiendo. Eso simplemente no puede ser verificado históricamente. De ninguna manera puede ser verificado históricamente, dice que el hombre comenzó con el animismo, comenzó adorando animales, y después él ascendió a poli demonismo, él comenzó a adorar a muchos demonios, y después él ascendió a politeísmo, y él adoró a muchos dioses, y después él ascendió a monoteísmo, un dios, y así es como llegó adónde él iba.

Eso es lo que los liberales nos dicen. Y esa es la razón por la que no creen que Moisés escribió el Pentateuco. Y no creen que Moisés realmente conoció los diez mandamientos en su era, porque creyeron que en el tiempo en el que Moisés vivió, el hombre todavía estaba metido ahí con el animismo, el totemismo, y el poli-demonismo, por lo tanto, el Pentateuco es una farsa. De hecho, fue escrito mucho tiempo después y se nos vendió como si fuera antiguo. Esa es teología liberal típica.

La Enciclopedia Británica adopta esta postura, y la revisé esta semana. Y esto es lo que quiere oír usted, un párrafo confuso, escuche esto: “En una época cuando el estudio de la religión prácticamente estaba confinado al cristianismo y al judaísmo, la idolatría era considerada como una degeneración de una fe no corrupta, antigua.” Eso es lo que dicen que los cristianos y los judíos creían. “Pero la investigación comparativa histórica de la religión, a mostrado que más bien es una etapa en un movimiento ascendente.”

En otras palabras, están diciendo que los judíos y los cristianos creían que el hombre comenzó con una fe antigua, y descendió en la idolatría. Pero la historia nos dice que él comenzó ahí, y él está ascendiendo. Después en el siguiente párrafo dice esto. “De acuerdo con Varro, los romanos no tuvieron una imagen de animal o de un humano que representara un dios, por ciento setenta años después de que se fundó Roma. Heródoto dice que los persas no tuvieron templos ni ídolos antes de Artajerjes. Lucio da un testimonio semejante para Grecia, y también en cuanto a los ídolos para Egipto. Eusebio resume toda la teoría de la antigüedad, cuando él dice: “Los pueblos más antiguos no tenían ídolos en absoluto.” Bueno, ese párrafo contradice al otro párrafo.

Y después el siguiente párrafo lo empeora. “Las imágenes de los dioses, de hecho, presuponen una definición de concepción y poderes de discriminación que podrían únicamente ser el resultado de la historia y la reflexión. ¿Sabe lo que es eso? Bla, bla, bla. Dicen que es evidente que el hombre realmente ha ascendido, pero todas estas personas que citan dicen que no había idolatría en el pasado. Y la prueba es mediante su propia afirmación que el hombre descendió por ciento setenta años después de la fundación de Roma, no habían ídolos, no habían imágenes.

Como puede ver, así es, el hombre comienza con fe, y desciende de eso. La Escritura afirma esto. Dice, por ejemplo, antes del diluvio no había algo como la idolatría en absoluto, el mundo no fue ahogado porque había idolatría, fue ahogado porque había injusticia. No había idolatría. Dice en Génesis 4:26, los hombres en esa época, y cito: “Invocaron el nombre de Jehová.” Adoraron a Dios. El hombre no salió de la idolatría para conocer al Dios verdadero, él descendió a eso. Muy importante.

Entonces, la idolatría del mundo, la religión del mundo es una caída, no levantarse. Por lo tanto, Pablo dice: “El hombre es culpable, el hombre merece juicio.” Y la locura definitiva del hombre es que él rechaza a Dios, y después inventa a un no-dios, hecho a su propia imagen, en sus propios términos, adora ese no-dios, y después se llama a sí mismo sabio. Inclusive el poeta latino Horacio, se rio ante la torpeza de la idolatría. Él escribió esto: “Yo fui el tronco de un árbol de higos. Una madera inútil. Los obreros vacilaron, ¿haré un banco o un dios? Escogieron hacer un dios, y por ello soy un Dios.” Ridículo.

En los apócrifos, dicen: “Un carpintero experimentado corta un árbol que es fácil de manejar, con habilidad le quita toda su corteza, y después con artesanía agradable lo hace un artículo útil que sirve para las necesidades de la vida. Pero él toma un pedazo de deshecho, uno que no es bueno para nada, una vara torcida, y llena de nudos, la talla con cuidado, y hace que se parezca a un hombre, o él hace que se vea como algún animal sin valor, y le da una cubierta de pintura roja, y con la pintura cubre toda imperfección.

Y después le prepara un nicho apropiado, lo coloca en la pared, y lo amarra con hierro. Se asegura de que no se caiga, porque él sabe que no se puede ayudar a sí misma, porque únicamente es una imagen y en necesidad de ayuda. Y después él le ora acerca de su matrimonio y sus hijos, y para salud él apela a una cosa que es débil, para vida él ora a una cosa que está muerta, para ayuda él le ruega a un objeto que no tiene experiencia en absoluto, y él pide fuerza de una cosa cuyas manos no tienen fuerza.”

Ahora, ese fue el escrito de los antiguos en ese entonces, todos pensaban que realmente era insensato. Sin embargo, estaban atrapados en el rechazo de Dios con sus otras pequeñas alternativas. En Isaías 44, solo un par de pensamientos aquí, estoy tratando de editar unas cuantas cosas para que no entremos en mucha profundidad en esto. “Así dijo Jehová el rey de Israel, su redentor, Jehová de los ejércitos, Yo soy primero y yo soy postrero y fuera de mí no hay Dios.” Eso es bastante claro, ¿no es cierto? No hay Dios. ¿Y quién como yo llamará y lo declarará y pondrá en orden para mí desde que yo designé al pueblo antiguo? y las cosas que están por venir y vendrán que se los muestren.”

En otras palabras, ¿quién va a estar a cargo en la historia? ¿quién va a crear más que yo? “No temáis, ni tengáis miedo. ¿No os lo he dicho desde ese entonces, y lo he declarado? Inclusive vosotros sois mis testigos.” ¿Hay un Dios fuera de mí? “Si, no hay Dios, no conozco de ninguno, Dios dice, no conozco a ninguno. Los que tienen una imagen de talla, todos ellos son vanidad, y sus cosas apetecibles no tendrán utilidad, y son sus propios testigos. No ven, ni saben, para que se avergüencen.

“¿Quién ha formado un dios o ha fundido o ha producido una imagen que es útil para nada? He aquí todos sus semejantes serán avergonzados, y los obreros son de los hombres, que todos se congreguen, que se pongan de pie, sin embargo, temerán, y serán avergonzados juntos.” En otras palabras, es tan torpe que, si todos trajeran a sus dioses y los metieran en un montón, en cierta manera se sentirían torpes. Y él procede a decir como hacen y talan árboles y trabajan con el fuego y el metal y lo tallan, y hacen todo esto, y cuando acaban tienen algo que no puede ver, no puede oír, no entiende una cosa, no puede pensar.

Y después él le dice a su pueblo: “Por favor, piensen. ¿Por qué quieren adorar eso?” Bueno, como pueden ver cuando el hombre rechaza a Dios y se adora a sí mismo, invariablemente tiene que hacer un dios de su propia creación. Y me apresuraría a añadir que básicamente quiero que recuerde esto. Toda la idolatría es adoración personal. Toda. En un sentido. En otro sentido es adoración de Satanás, o adoración de demonios. Veremos eso en un minuto, pero un sentido es adoración de uno mismo porque en últimas el hombre termina adorándose a sí mismo porque él inventa deidades como él.

En el versículo 8 del capítulo 2 de Isaías dice: “Adoraron la obra de sus propias manos, aquello que sus propios dedos han hecho.” De hecho, están adorando la creación que ellos han creado, la cual de hecho es adorarse a sí mismo. Por cierto, el clímax de eso viene con el anticristo quien se sienta en el templo de Dios diciéndose a sí mismo que él es, ¿qué? Dios. 2 Tesalonicenses 2:3-4, el anticristo se sienta en el templo de Dios, diciéndose a sí mismo que él es Dios. Entonces, el hombre es idólatra, y su idolatría en últimas, aunque él no lo quiera admitir es la adoración de sí mismo, él rechaza al Dios verdadero, él afirma en su propia mente que él es sabio, por lo tanto, él va a decidir lo que se hace, él va a determinar lo que es verdad, y en el sentimiento residual que debe haber un dios, él crea uno que es de su propia mente, que es el producto de su propio pensamiento, y adora a ese dios y de hecho se adora a sí mismo. Esto, créame, es la herejía definitiva, condenadora, de la cual Pablo le escribió a Timoteo.

Pero, ahora observe el versículo 23, la esencia de esto es que él cambia la gloria, o intercambio es una mejor manera de decirlo, él intercambia la gloria de Dios incorruptible por un ídolo. Digo, es increíble que la naturaleza de Dios incorruptible, eterna, divina, pueda ser intercambiada por un palo, o piedra, o algún tipo de imagen inventada. Pero eso es lo que hacen. Y quiero apresurarme a añadir que cuando los hombres hacen esto, de hecho, terminan adorando al diablo mismo.

Simplemente, para mostrar eso, 1 Corintios 10 es un versículo clave, dice en el 10, versículo 20, 1 Corintios 10:20 simplemente escuche esto: “Las cosas a las que los gentiles sacrifican,” escuche esto, en otras palabras, el mundo de la religión hace sus cosas sacrificiales, pero él habla en el versículo 19 de los ídolos que ellos adoran, el ídolo no es nada, él les dice y demás, pero los ídolos a los cuales los gentiles sacrifican, las cosas que sacrifican las sacrifican a demonios. ¿Escucho eso? ¿Por qué? Porque si usted quiere adorar un palo, un demonio va a actuar como si fuera el dios que usted piensa que está en el palo, y va a hacer suficientes cosas para mantenerlo a usted trabajando en el palo.

Sabe una cosa, yo me he hecho esa pregunta tantas veces, ¿cómo puede la gente adorar a una roca? ¿cómo pueden hacer eso? Rápidamente usted dice, esta roca nunca hace nada. Digo, le oro a la roca y nada pasa. Y quizás él ha estado adorando la misma roca que veinte generaciones antes han estado adorando, y usted se pregunta cómo pueden estar aferrados a esta roca. Básicamente si usted adora el dios que usted piensa que está en la roca, yo creo que un demonio va a actuar como el dios que usted piensa que está en la roca. Van a ser suficientes cosas sobrenaturales y suficientes fenómenos van a pasar como para mantener a la gente pegadas a esa roca. Yo creo que, si la gente quiere adorar las estrellas en la astrología, Satanás va a hacer que pase suficientes cosas dentro de su poder para mantener a la gente enganchada a esa cosa.

Entonces, en primer lugar, es adoración de uno mismo, y en segundo lugar es adoración de Satanás. Cualquier religión excepto la verdadera, y la única verdadera es la adoración de Dios mediante Cristo, cualquier cosa, la gente dice: “Oh, no deberías decir nada acerca de otras religiones que son falsas. No deberías hacer eso.” Escuche, eso es el foso, eso es blasfemia. Solo hay un camino a Dios y eso es a través del Señor Jesucristo, solo hay un Dios, cualquier otra cosa es adoración de uno mismo y adoración de Satanás, todo incluido en un paquete y el mundo de la gente religiosa está adorándose a sí misma, y lo sabe creo yo, pero están adorando al diablo y probablemente no saben eso.

Ahora, veamos los ídolos que hacen, comenzaremos al final y regresaremos hacia atrás. Reptiles. Sabe usted que a lo largo de los siglos han adorado insectos. Es correcto, insectos, escarabajos, usted ve a Egipto, y adónde quiera que va le dicen a usted que adoran estos pequeños escarabajos. Escarabajos. Realmente están metidos en todo eso, de hecho, traje un par de escarabajos pequeños como ilustraciones de su adoración. Los reptiles podrán ser insectos y escarabajos y serpientes, cualquier cosa que va de una serpiente a una mosca.

Dice usted: “¿La gente adora moscas?” Claro. Belcebú significa el señor de las moscas. Es correcto, adoran moscas. Los filisteos adoran moscas, los asirios adoran serpientes. En el templo de Actium, los griegos solían sacrificar un buey al dios de las moscas. Plinio nos dice que, en Roma, se ofrecían sacrificios a moscas que volaban por el templo de Hércules. Los sirios sin duda alguna ofrecieron sacrificios a las moscas, y se dice que ninguna mosca se atrevió jamás a entrar en el templo de Salomón. Yo cuestiono eso.

Hoy, ya los hindús no matan moscas, porque temen que puedan violar alguna deidad que está operando en alguien quien por una vida tiene que ser una mosca. Las serpientes aparecen en muchas, muchas religiones como dioses. Y después, los hombres no solo adoran ese tipo de cosas, sino que adoran a cuadrúpedos. Ahora, inclusive los judíos adoraron al becerro de oro, ¿no es cierto? No solo hicieron eso en Éxodo 32, en el Sinaí, sino que levantaron un par de becerros de oro en 1 Reyes 12, en Dan y Betel, y los adoraron otra vez.

Los egipcios adoraban toros. Nunca olvidaré cuando estuve en Egipto, nos sacaron y fuimos a caballo y llegamos a las pirámides, y estos pequeños niños árabes jalaban el caballo, y solo conocían dos palabras en inglés, usted sabe, dólares y el llanero solitario. Oh, sí, también conocían a John Wayne. El llanero solitario, John Wayne y dólares. Y salimos ahí y tomamos otro viaje a caballo, y fuimos a otro lugar dónde sepultaban cadáveres, absolutamente exquisito, lo han descubierto ahí, en la arena ahí afuera. Y entramos, y estaban estos arreglos enormes de sarcófagos, con ataúdes enormes que han sido sacados del suelo, y nos dijeron que en estos estaban sepultados toros sagrados. Toros enormes, y los bajaban por en medio del suelo, y después apilaban la arena. Y estaban estas cámaras con todas estas pinturas en las paredes y todas las riquezas, todo, fortunas, que literalmente estaban apiladas en esos lugares en dónde sepultaron a los toros egipcios.

Los griegos adoran a Diana de los efesios, y cuando usted piensa en Diana probablemente piensa en alguna joven esbelta, vestida de blanco. Diana de los efesios era una bestia negra, una bestia negra horrenda, que tenía cosas debajo de ella como catorce vacas habría tenido. Todas en una bestia, para alimentar al mundo, algo nauseabundo. Esa es Diana. A lo largo de la historia han adorado vacas sagradas y ratones, y ratas y elefantes. ¿Sabía usted que en Egipto estaba Sobek el dios cocodrilo? Estaba Nubis, quien era mitad hombre con la cabeza de un chacal, las dos deidades egipcias primordiales eran Osiris e Isis, y eran el sol y la luna, adoraban al sol y la luna. Por cierto, Pablo no cubre toda cosa posible, adoraban las estrellas, el sol, la luna, han adorado todo lo que hay, rocas, árboles, todo. Esto es simplemente una muestra.

Los egipcios adoraron a la cigüeña, adoraron al mono, adoraron al gato, adoraron al halcón, adoraron por lo menos a veinte mil animales más. Thebes adoró un carnero. Menfis adoró un buey llamado Apis. Bubastis un gato. Momenfis una vaca; los Mendesianos, un carnero. Los Hermopolitos adoraron a un pez, y los Paprimas de ese entonces, lo cual es un área egipcia, adoraron a un hipopótamo. Los Licopolitanos adoraron a un lobo. Y sigue, y sigue, y sigue. Las serpientes, algunos de ellos inclusive adoraron a huevos de cocodrilo.

Después dice en el versículo 23, regresando de nuevo, aves. Los romanos adoraron al águila, hicieron un ídolo de las águilas, Herodes el grande hizo que un águila dorada fuera levantada sobre la puerta de Jerusalén, y eso enfureció a los judíos. Los soldados de Roma tenían águilas en sus estandartes y los judíos lo reconocieron como ídolos prohibidos por la ley divina, y trataron de derribarlos y causaron todo tipo de problemas. Los indios han adorado aves, y los han colocado en tótems, como pájaros relámpago.

Los hombres que construyeron a las pirámides adoraron entre otras cosas algunos tipos de aves, insectos, adoraron animales, simplemente sigue y sigue. Y simplemente podría seguir. Los hombres preparados, cultos de Roma, por ejemplo, hacían sus planes al estudiar las entrañas de las ovejas, o el vuelo de las aves. Así, muy parecido a la astrología.

Entonces, el hombre ha colocado las cosas más ridículas en lugar de Dios. Y después, en últimas, dice en el versículo 23, la primera cosa: “Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible, en semejanza de imagen de hombre corruptible.” El hombre en cierta manera es el nivel más elevado, el nivel más sofisticado de adoración. Adoraron a César, colocaron su rostro en todas las monedas, los dioses de los griegos y los dioses de los romanos, realmente eran dioses creados parecidos al hombre.

Los dioses de Mesopotamia, por cierto, llegaron a ser mil quinientos. Tenían dioses de la guerra, dioses de la fertilidad, dioses del aprendizaje, dioses de la caza, dioses del cielo, tierra, fuego, aire, agua, y más, y más, y más. Con mucha frecuencia tenían la forma de algún hombre imaginario, o una criatura semejante a un hombre. Y a lo largo de los siglos los hombres se han postrado ante formas de otros hombres, la gente inclusive en la actualidad en la iglesia romana todavía se postra ante ídolos de hombres muertos. Quizás no dicen que es adoración, pero así se manifiesta para muchos de ellos.

En el Salmo 115, versículo 4: “Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres. Tiene bocas más no hablan, tienen ojos más no ven, orejas tienen más no oyen, tienen narices más no huelen, manos tienen más no palpan, tienen pies más no andan, no hablan con su garganta, semejantes a ellos son los que los hacen.” No saben más que esos ídolos que no pueden hablar. Eso es lo que el salmista dice. Los dioses principales con mucha frecuencia tenían forma humana. El hombre es idolatra.

Dice usted “Bueno, John, ¿cómo es que esto se relaciona en la actualidad?” En Estados Unidos no tenemos, tenemos algo de esto supongo, probablemente algunas personas raras en algún lugar adorando, simplemente todo lo que hay. Pero tenemos otros dioses, en cierta manera más sofisticado, supongo en la actualidad. Adoramos la ciencia, adoramos el comunismo, el secularismo, el humanismo, el nacionalismo, el naturalismo, la ecología. Adoramos el dinero, el placer, el sexo, el romance, el entretenimiento, los deportes, la educación, el prestigio, el poder, a los cantantes de rock, a las estrellas de películas, grandes atletas. El hombre es idólatra. Ahora, estos son únicamente parte de su adoración. En algún punto a lo largo del proceso él tiene una creencia en un dios, y él va a crear algún dios de su propio razonamiento.

Entonces, el resultado final, y creo que usted entiende el panorama, es la religión. El hombre desciende. Creo que ha sido ilustrado de manera excepcional en un fenómeno reciente del que le conté la semana pasada, se lo mencioné, llamado Calabozos y Dragones. Calabozos y Dragones es un juego nuevo. Tres millones de estadounidenses en la actualidad juegan en este juego. Y pensé en leerle algo de lo que dice y en que consiste. Calabozos y Dragones es un juego de fantasía.

En lugar del trasfondo histórico de los juegos de guerra, populares en, a fines de los mil novecientos cincuenta, los juegos Calabozos y Dragones, son peleados en las mentes de los jugadores, conforme el amo del calabozo prepara el escenario en un mundo de fantasía. Nuevos juegos están siendo creados, más sofisticados y más crueles que el Calabozos y Dragones original. Estos son llamados juegos de fantasía en dónde cada quien tiene un rol. Y entre los más conocidos son RuneQuest; Caballería y Hechicería; Arduin Grimoire; Túneles y Trolls; y sigue y sigue, y sigue.

Aquí está el juego. Una persona es el amo del calabozo y él está a cargo de entre comillas la función del dios supremo en el mundo. Él crea un mundo para sus jugadores. Sus herramientas son mapas, dados, figuras miniatura, libros de reglas, y demás. Y un juego puede durar por varios años. Y los jugadores juegan a lo largo de esos años, por horas, y horas, y horas. ¿Cuál es la fantasía definitiva del hombre? La fantasía definitiva del hombre es: el hombre debe ser dios. Esto habla de esa fantasía. Cuándo un juego comienza, a cada jugador se le da una personalidad creada, mediante la cual él entra al juego. Usted tiene que ser alguien. Él puede quedarse en el juego siempre y cuando no sea matado.

Y él tiene que matar a otras personas para quedarse en el juego. Si el juego continúa por mucho tiempo, la mayoría de los jugadores se identifican a sí mismos con el personaje con el que están jugando, y el juego ahora se convierte en un acontecimiento real en el que el jugador comienza a tener dificultades separando la realidad de la fantasía. Cuando los personajes son creados, los dados van a gobernar lo que ellos serán, en los manuales de Calabozos y Dragones, cada personaje tiene seis capacidades básicas: fuerza, inteligencia, sabiduría, constitución, destreza, y carisma. Las guías del manual determinan si el personaje va a ser bueno o malo. Y para sobrevivir los acontecimientos en el juego, cada personaje está equipado con armas especiales, como armas mágicas, pociones, hechizos, herramientas mágicas, agua santa, ajo, y cosas que salen de la brujería.

El objeto del juego es dirigir estos personajes en medio de un laberinto continuo de calabozos llenos de monstruos, magia, emboscadas y aventuras, buscando tesoros y demás. Y lo que usted realmente termina haciendo, y a lo largo de este laberinto es matarse el uno al otro y demás. Todo mundo está tratando de convertirse en el amo del calabozo. Todo mundo quiere ser Dios. No le puedo leer todas las cosas, es simplemente impresionante. De acuerdo con el manual de instrucciones de Calabozos y Dragones, la sabiduría es el requisito primordial. Los hechizos milagrosos pueden ser pronunciados y sigue, y sigue.

También han habido algunos incidentes interesantes en dónde la homosexualidad, la sodomía, la violación, y otros actos perversos de sexualidad son jugados en el juego, claro. Y en dónde la gente, de hecho, ha llevado esto a tal nivel a la vida que están viviendo sus fantasías. Un niño pequeño dijo: “Noventa por ciento del tiempo, él tiene que ser quien era en el juego, y diez por ciento del tiempo, él es quien realmente era.” Un amo del calabozo tiene poderes que nunca pueden ser obtenidos en la tierra, y se ha convertido un dios en su propio mundo de fantasía.

Por cierto, en 1980, vendieron veinte millones de dólares en ganancias del juego, y esperan vender sesenta millones más en este año. Por cierto, cuando usted es matado en el juego, usted puede ser resucitado si usted encuentra la fuente mágica correcta. Ahora, el resultado de todo esto simplemente para darle algo de reacción a esto, es que el juego enseña brujería, y enseña adoración a demonios. Enseña como resucitar a los muertos, pronunciar hechizos, usa una frase: “to-con”. No puedo recordar la frase exacta, pero tiene un término “elementales” en él. Y un escritor dijo que el único otro lugar en dónde él había visto esa frase fue en la brujería.    

Pero toda la idea es que mete a la gente en el ocultismo, y les da la fantasía de que se pueden convertir en dios. Esa es la fantasía definitiva del hombre, como también promover la homosexualidad, el incesto, la violación, y algunas de las cosas que hay ahí son tan viles y miserables, y en los juegos que lo siguen son inclusive mucho peores.

Ahora, ¿porqué es que un juego como este atrae a tres millones de personas que están jugándolo en la actualidad? ¿Por qué? Porque esa es la fantasía definitiva del hombre, él quiere ser dios, él quiere estar a cargo, él quiere controlar a todo mundo a su alrededor, él quiere determinar el destino de la gente, él quiere determinar quién muere y quien vive. Eso es lo que usted hace en este juego. El hombre es religioso, sí, por naturaleza, pero cuando él aplasta a dios, lo saca de su vida, lo único con lo que se queda es consigo mismo, entonces él se va a elevar para que él sea Dios, sea el dios supremo del amo del calabozo, o sea algún dios que él invente en su mente religiosa, o sea algún elemento del mundo secular que él adora, invariablemente él va a presentar un dios, y después su fantasía es que él va a adorar a ese dios de su propia creación.

La verdad del asunto es que él está adorando al dios de este mundo, que no es ningún otro que Satanás mismo. Esa es la razón por la que la ira de Dios es revelada. Esa es la razón por la que Dios está enojado en contra del pecado, porque refleja el declive del hombre. Y, por cierto, hay un paso más, es correcto, un paso más final. Lo podría llamar, reprobación. Usted lo encuentra en el versículo 24 al 32, a la mitad del versículo 28, Dios los entregó a una mente reprobada, ni la filosofía del hombre, ni la religión del hombre puede retrasar su pecaminosidad vil.

Entonces, él va a descender hasta la inmundicia, a la lujuria de su propio corazón, él va a deshonrar su propio cuerpo, eso es lo que él va a hacer. Versículo 26, él va a meterse en deseos viles, él va a estar en una situación en dónde las mujeres cambian el uso natural por aquello que es contra naturaleza, los hombres lo mismo, lesbianas, homosexuales. Versículo 29, él va a estar lleno de injusticia, fornicación, impiedad, avaricia, malicia, envidia, homicidio, contienda, engaño, malignidad, murmuradores, y más, y más, y más.

Como puede ver, cuando usted comienza con la revelación y usted cae de ahí al rechazo, y usted cae de ahí a la racionalización, usted cae de ahí a la religión, el siguiente paso es la reprobación. Usted simplemente tiene una mente reprobada, eso significa una mente que es absolutamente incapaz de discernir lo que está bien y lo que está mal. Si usted cae en la inmundicia terrible, asquerosa, sucia, que caracteriza a nuestro mundo, y eso es por lo que Dios está enojado. Y esa es la razón por la que tiene el derecho de estar enojado.

Ahora, escuche esto conforme cierro, y voy a entrar al versículo 24 al 32 cuando regrese. No es la naturaleza de Dios, y usted necesita oír esto, no es la naturaleza de Dios el deleitarse en el castigo. Mientras vivo y él vive, con la misma certeza que yo vivo, dice Jehová Dios, no quiero la muerte, ¿de qué? del impío. No quiero. Sino que el impío se vuelva de su camino y viva. Él dice: Volveos, volveos de vuestros malos caminos, ¿por qué moriréis? Ese es el corazón de Dios. Él está enojado porque Su santidad reacciona. Ese no es Su deseo. Dios se deleita en mostrar misericordia. Dios no quiere que nadie perezca.

Jesús dice: Oh Jerusalén, Jerusalén, cuántas veces quise congregar a tus hijos, como la gallina congrega a sus polluelos bajo sus alas y no quisisteis. Cuándo él se acercó a la ciudad, dice que Él lloró. Él lloró. Él dijo: Oh, que tú conocieras hoy las cosas que son para tu paz, pero ahora están escondidas de tus ojos, porque el día vendrá sobre ti cuando tus enemigos te rodearán por todos lados, te van a despedazar en el suelo, a ti y a tus hijos dentro de ti. No van a dejar una piedra sobre otra porque no conociste el tiempo de tu visitación. Y él lloró.

En el corazón de Dios hay lágrimas, mezcladas con su ira, porque él llama que los hombres respondan a Su gracia. Pero el evangelio comienza con Su ira, Él está enojado porque los hombres son culpables. Incline su cabeza conmigo, y escuche esto. Hace muchos años atrás, un hombre llamado J. H. Clinch escribió algunas palabras que creo que son provocativas. Nos forzan a pensar acerca de la alternativa: O glorificar a Dios, o rehusarnos y seguir el declive. Él escribió esto: “Y, todavía de él nos desviamos y llenamos nuestros corazones de cosas sin valor. Los fuegos de la avaricia derriten el barro y dan lugar al ídolo. La flama de la ambición y el corazón de la pasión mediante una alquimia asombrosa, transforman la escoria de la tierra para levantar alguna imagen inventada, que llene el asiento de Jehová.” Es correcto. Los hombres hacen dioses para que tomen el lugar de Dios.

Esa es la razón por la que Dios está enojado. No se engañe pensando que el hombre es bueno, y que él va hacia arriba, él va camino abajo. Los hombres malos irán de mal en peor, no mejor y mejor. El mundo no está mejorando, y los hombres no están mejorando, están empeorando. Porque así es, de la revelación, al rechazo, a la racionalización, a la religión, a la reprobación. Pero no necesita ser así, Cristo busca a cada uno de nosotros y no quiere que perezcamos. Usted puede invocar al Señor Jesucristo y ser salvo en este momento, ahí dónde está sentado.

Si usted no adora al Dios verdadero, usted es culpable, y usted va a pasar la eternidad en infierno pagando por su culpabilidad. Esa es su decisión. Aunque usted es muy religioso, eso no lo acerca a Dios, eso es lo más lejos que usted puede estar si él no es el Dios verdadero, mediante Su Hijo Cristo.

Padre, gracias esta noche por tu Palabra y aunque hemos tratado mucho y nos hemos saltado un poco, y nos hemos apresurado en algunas cosas, oramos porque el mensaje haya sido claro. Ayúdanos a ver que tú estás en la situación correcta al estar enojado porque los hombres han rechazado lo que Tú has hecho. No conocieron el tiempo de su visitación. No lo conocieron, porque no quisieron conocerlo. No te quisieron. No era que fueron víctimas, fue que ellos te rechazaron. Y así es en la actualidad, la gente no está perdida porque no hay oportunidad, está perdida porque no quieren la oportunidad, la rechazan, sea en nuestra cultura o en cualquier otra.

Y si tan solo aceptaran y aceptaran la luz que das, Tú les darías toda la luz de Cristo. Oramos que eso pueda suceder en los corazones de algunos, inclusive esta noche. Por causa de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar