Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Abra su Biblia si es tan amable, al cuarto capítulo de Gálatas. Estamos viendo esta epístola maravillosa la cual enfatiza la salvación por la fe únicamente, ese es el mensaje cristiano. Esa es la razón por la que hubo una reforma protestante. La salvación no es por la fe más obras, no es un esfuerzo de cooperación entre el pecador y Dios. Dios hace un poco y usted hace un poco y juntos todo funciona para que sus pecados sean perdonados y usted pueda entrar al cielo santo de Dios. Sino que más bien la Biblia es clara en enseñar que la salvación es totalmente una obra de Dios, y lo único con lo que el pecador contribuye es simplemente una mano abierta. Únicamente estiramos la mano para recibir el regalo al creer en el Señor Jesucristo.

Como hemos estado diciendo a lo largo del estudio, no obstante, toda la religión falsa, toda la religión falsa incluyendo formas falsas de cristianismo, quieren hacer de la salvación una combinación de la obra de Dios y la nuestra. Fe y obras, que Dios hace una parte y nosotros hacemos una parte, y ese tipo de sinergia hace que Dios produzca nuestra salvación. Esa es la herejía que define a toda religión falsa, que de alguna manera usted puede contribuir a ser rescatado del juicio por sus propias obras. Pablo predicó el evangelio verdadero de salvación mediante la fe únicamente en Cristo, él plantó algunas iglesias en Galacia como lo hizo en muchos otros lugares en el mundo mediterráneo en el primer siglo.

Y no mucho tiempo después de que Pablo predicó el evangelio, e iglesias eran plantadas y gente era convertida, no mucho tiempo pasaba hasta que algunos maestros judíos venían y le decían a los creyentes que lo que Pablo les había dicho no era verdad, la salvación no es por la fe únicamente, es por la fe más obras. Ese fue el mensaje de aquellos que llegaron a conocerse como los judaizantes, porque trataron de hacer judíos a partir de los gentiles que habían llegado a conocer a Cristo mediante el evangelio. Y lo que básicamente estaban diciendo era, ‘tienes que guardar la ley de Moisés’.

Y por eso se referían a la ley externa, como se vuelve claro en el pasaje en la actualidad. Las leyes ceremoniales, las leyes rituales, las leyes de las festividades, las fechas, los días, los años, los meses, todas esas cosas que eran conductas externas y no la ley moral de Dios. Fueron prescritas por Dios con el propósito de aislar a Israel y hacerlos un pueblo único en medio de un mundo multi ídolos, debían ser los monoteístas que adoraban al Dios Vivo y Verdadero. Y entonces Dios les dio algunas leyes externas simbólicas y rituales, para apuntarlo en la especie de infancia del desarrollo de la religión verdadera. Pero cuando Cristo vino todo esos ABC, todas esas cosas elementales cesaron y la esclavitud de la ley se acabó y Cristo se convirtió en la sustancia y todo eso pasó como la mera sombra.

No obstante, hubieron judíos que decían venir de Jacobo, el líder de la iglesia en Jerusalén, decían ser creyentes en Cristo, y promovían que usted necesitaba añadir obras. Pablo en el libro de Gálatas está dando una serie de argumentos en contra de la salvación por la fe y obras. Y el que estamos viendo en el capítulo 4, versículos 1 al 11 es un argumento muy, muy poderoso. Tiene que ver con adopción. Y él le está diciendo a los Gálatas, ustedes ya han sido adoptados como hijos de Dios, con todos los derechos y privilegios que vienen con esa adopción, ¿por qué creen que algo les falta?  ¿por qué quieren regresar a lo que ustedes solían tener, la sombra, cuando ustedes tienen la sustancia y la realidad?

Entonces, este es otro de sus argumentos para la salvación por la fe únicamente, permítame leerle los once versículos de apertura. Capítulo 4 de Gálatas. “Pero también digo, entre tanto que el heredero es niño en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo, sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a Su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de Su Hijo, el cual clama “Abba Padre”. Así que ya no eres esclavo sino hijo, y si hijo también heredero de Dios por medio de Cristo. Ciertamente en otro tiempo, no conociendo a Dios servíais a los que por naturaleza no son dioses, más ahora conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros que haya trabajado en vano con vosotros.”

Esto es tan serio que Pablo se pregunta si sus esfuerzos han sido para nada. Los gálatas habían oído el evangelio verdadero de la salvación por la fe, lo creyeron, habían confiado en Cristo y se habían convertido en creyentes verdaderos. Versículo 3 del capítulo 3, “habiendo comenzado por el Espíritu”, eran creyentes verdaderos. Acabamos de leerle el versículo 8, “no conocías a Dios, versículo 9, “pero ahora han llegado a conocer a Dios o más bien han llegado a ser conocidos por Dios”. Él está afirmando la realidad de su salvación, son creyentes, han comenzado en el Espíritu, han experimentado el poder del Espíritu, han oído la verdad del evangelio, sus vidas han sido transformadas, ¿por qué están regresando de conductas externas? Esa es la pregunta aterradora para la cual Pablo presenta muchos, muchos argumentos en esta epístola breve.

Ahora, permítame tan solo señalar que en los versículos que leí, el asunto es adopción, él habla de un niño, un niño que no difiere de un esclavo cuando es joven, él habla cuando es pequeño, él habla del hecho de que cuando éramos niños en esa condición, estábamos en la esclavitud a las cosas elementales del mundo, este quiere decir esclavitud a la ley, esclavitud en el caso de los gentiles, a una religión falsa, después Cristo vino y fuimos redimidos, llegamos a un punto de ser adultos, fuimos maduros en Cristo y recibimos la adopción como hijos. Y él dice eso en el versículo 5.

Ahora, el tema aquí de la adopción, quiero pasar un poco de tiempo en este tema, y de nuevo en el versículo 6, “sois hijos”. De nuevo en el versículo 7, “Ya no un esclavo, sino un hijo”. Todo esto tiene que ver con adopción. Pablo es el único que usa la palabra ‘adopción’ en el Nuevo Testamento, y él la usa en el libro de Romanos, y en el libro de Efesios, y en el libro de Gálatas. La palabra es simplemente una palabra compuesta en el idioma griego, huios, hijos, tithemi, colocar, significa colocar a alguien como a un hijo. Eso es lo que una adopción. La adopción, desde el punto de vista teológico, como Pablo la usa, es Dios colocándonos como sus hijos en Su familia. Dios colocándonos en Su propia familia.

Ahora, dicho eso de manera simple, no tiene toda la textura rica que quiero que entienda usted acerca de la adopción. Entonces, le voy a dar un poco de trasfondo de esto. Como siempre cuando estamos tratando con la Biblia, estamos tratando con un libro antiguo, estamos tratando con costumbres sociales y tradiciones y conductas que tienen unos dos mil años de edad. Cuando nosotros en Estados Unidos decimos adopción, y creo que en noviembre es el mes de la adopción, cuando hablamos de la adopción estamos hablando de algo muy diferente de lo que estaba en la mente de un ciudadano del mundo greco-romano en los tiempos del Nuevo Testamento.

Y como siempre, con toda la interpretación bíblica tenemos que regresar y recrear la estructura social, la estructura cultural, la estructura lingüística, para que sepamos lo que algo significó en ese día porque eso es todavía lo que significa. Algunas veces usted oye a la gente decir, necesitamos traer la Biblia a la época moderna, eso está mal, no necesitamos hacer eso, necesitamos tomar a la persona moderna y llevarla a tiempos bíblicos y recrear el contexto. Y eso es lo que siempre estamos haciendo al recrear las Escrituras. Cuando Pablo menciona la palabra adopción, él no la define. No dice nada de ella, no da sus características y eso es porque él sabía que ellos entendían esa palabra, en cierta manera, y esa era la manera en la que él quería que ellos entendieran.

Y al entender eso, habrían entendido la realidad completa rica, de lo que él estaba diciendo aquí espiritualmente porque ellos sabían lo que era la adopción en su mundo, nosotros no. Entonces necesitamos regresar, necesitamos separarnos del concepto contemporáneo de la adopción y regresar. Ahora, permítame tan solo decir esto en primer lugar, Pablo está tratando con una idea romana aquí. No hay un conjunto de leyes en el Antiguo Testamento con respecto a la adopción. ¿Acaso los judíos adoptaban? Sí, adoptaban. Adoptaban por dos razones. Adoptaban, una, porque no tenían hijos y había cierto estigma con no tener hijos, entonces adoptaban un hijo. Adoptaban en segundo lugar, con mucha frecuencia, cuando los padres eran de edad avanzada y necesitaban que alguien cuidara de ellos, adoptaban a alguien, para que en cierta manera cuidara de ellos.

Entonces, eso es conocido para cualquier historiador judío en términos de adopción judía. Pero de nuevo, no tienen leyes de la adopción, y no hay afirmaciones con respecto a ella en el Nuevo Testamento. Pablo no está hablando de eso, él está hablándole a gentiles en el mundo greco-romano, él está en términos que ellos entienden. Entonces veamos si podemos entender esto, va a redefinir completamente su entendimiento de la doctrina de la adopción. Ahora, la adopción moderna es una especie de acción caritativa, la adopción moderna es llevada a cabo por personas que quieren rescatar a niños primordialmente, sean niños de un país extranjero, o que están en un orfanatorio, y están viviendo una vida muy difícil o inclusive si es más difícil la situación, son hijos discapacitados, niños discapacitados, niños enfermos, niños con defectos de nacimiento, lo que sea. Hay padres cristianos amados y otros también que quieren aliviar el sufrimiento de esos niños, al sacarlos de esos orfanatorios, sacarlos de ese tipo de ambiente y los traen a su familia como bebes. Hay adopciones de esos bebes que nacen a madres que no querían un aborto, pero no quieren tener al niño y entonces esos niños son adoptados.

Pero en términos típicos la adopción en el mundo occidental y en nuestro país es una adopción de bebes o niños, niños pequeños de hogares que pueden ser adoptados también. Pero básicamente la gente no adopta adultos, no adoptan adultos, adoptan a niños. En el mundo romano antiguo no adoptaban a niños, adoptaban a adultos. Y adoptaban a adultos hombres, rara vez se adoptaba una mujer. Esa es la razón por la que cuando Pablo habla de la adopción él habla de hijos, porque la adopción se realizaba con un hombre, hombres jóvenes, adultos. Rara vez alguien en nuestra sociedad adopta a un adulto. No habría ninguna razón obligatoria para hacer eso básicamente en nuestra sociedad.

Pero permítame contarle un poco acerca de la adopción romana. Casi siempre un hombre adulto de veinte años de edad y más, inclusive llegando a los treintas. Eran adoptados por familias ricas, familias de estatus, familias con un patrimonio, familias de prominencia, y virtualmente todos esos tipos de familia adoptaban, inclusive si tenían hijos, inclusive si tenían hijos hombres adoptaban, sino tenían hijos obviamente adoptaban para tener un heredero, pero si tenían hijos que no pensaban que eran aptos para el futuro de la familia ellos adoptaban a otro hijo. Y por cierto, había una facultad en la Roma antigua llamada ‘patria potestas’ la cual esencialmente dice el poder del padre, y un padre podía desheredar a un hijo que había tenido biológicamente, con mayor frecuencia que no, sería una niña.

Pero el padre también podía desheredar a un hijo, también podía vender a un hijo para adopción, también podía matar a un hijo por la razón que él quisiera. Entonces el padre tenía poder absoluto sobre sus hijos, y si no tenía hijos, o si tenía hijos que no quería que se convirtieran en los herederos de su patrimonio, él adoptaba. Eran escogidos no como bebes porque muchos bebes no sobrevivían la niñez. Usted no pasaba por toda la adopción para tener un bebe que moriría. Además, usted no sabía qué tipo de hombre joven este bebe se volvería. Entonces, se esperaban hasta que estuvieran en sus veintes o treintas y pudieran ver su potencial de liderazgo, sus aptitudes mentales, su fortaleza física, su sabiduría. Estaban buscando alguien que fuera el siguiente, ‘patrias familias’ el padre de la familia.

El padre quería alguien que liderara el patrimonio, el propósito era realmente singular, traer un heredero a la familia que fuera digno de este patrimonio, y pudiera garantizar el futuro de que ese patrimonio siguiera en adelante. Y esto sucedía porque no tenían hijo, porque no tenían hijo que pensaban que estaba calificado. Y había familias que tenían más hijos de lo que necesitaban, tenían hijos para continuar con su descendencia y estaban felices de que uno de sus hijos fuera adoptado por una de estas familias así. Con mucha frecuencia de los plebeyos, las familias comunes y corrientes.  

En tiempos romanos, la cabeza de la familia era tanto un administrador del patrimonio de la familia, alguien que llevaba las cuentas y cuidaba de las finanzas para la fortuna de la familia, y un sacerdote quien básicamente estaba a cargo de la religión de la familia. Fueran cuales fueran los dioses que adoraban, fueran cuales fueran los dioses de la casa, fueran cuales fueran las formas de adoración que eran parte de ese legado, eran su responsabilidad. Él era ‘patria familias’, el padre de familia. Entonces, cuando adoptaban a jóvenes, estaban buscando un heredero que ocupara esa función, muy, muy importante, que fuera el que cuidaba la fortuna de la familia, y el que cuidaba la reputación de la familia en el futuro.

Pobre, de nuevo, los padres menos nobles que tenían a hijos deseables como estos, con gusto hacían que esos hijos estuvieran disponibles a una familia noble, por un precio, por un precio. Y el precio podía ser muy alto. Era un honor, por cierto, no una deshonra, era un acto honorable entregar a su hijo a una de las familias de los senadores, la gente que eran de la elite. Y mantenga esto en mente, alguien podía decir, bueno espera un momento, si usted realmente un hijo joven brillante, quizás él podría tomar a la familia en la que está y elevar a la familia y hacer que suba esa familia por la escalera social para hacerla una de las familias elite. No podía suceder, no sucedía, había una clase elite en el mundo romano que esencialmente era inaccesible y no estaba disponible para el resto de la sociedad plebeya.

Entonces, si usted quería que su hijo capaz, avanzara, esta era una gran manera de hacer eso, y quizás la única manera de elevarlo. No era secreto, era muy público, era muy oficial. De hecho, era tan oficial que, a un nivel alto, demandaba confirmación del Senado, confirmación del Senado. Mucho estaba involucrado, usted está hablando de familias ricas con patrimonios y reputaciones, muchas de ellas senadores, muchas de ellas por cierto emperadores en Roma, entonces esto tenía un involucramiento del Senado. Era una ceremonia muy larga, muy formal, como una boda. Era así de publica, era ese tipo de celebración. Y como una boda, como cuando la novia se entrega al marido, ella no tiene la intención jamás de volver a hablar con su familia. ella no tiene la intención de olvidar a su familia, aunque se unen y crean una unión que es de ellos, continúan estando conectados a la familia que fue la familia de su nacimiento. Crean una nueva familia, pero tienen una nueva conexión a la familia del pasado, de alguna manera.

Eso era verdad en la adopción, no era un dejar de manera completa tu familia, de tal manera que la familia en el futuro en ciertas maneras podía disfrutar algo del éxito del hijo adoptado, conforme se mantenían conectados de alguna manera con él. No obstante, él tomaba el nombre del padre, el nombre del padre nuevo, y él llevaba ese nombre para el resto de su vida. Él recibía todos los derechos y privilegios de esa familia, de hecho, él era el heredero de todo lo que esa familia poseía y él llevaba el nombre de su padre nuevo. La adopción, aquí hay una definición. La condición de un hijo escogido, y dado a un padre y familia a los cuales él no pertenece de manera natural. Para declarar a un hijo de manera formal y legal, un hijo quien no es un hijo de nacimiento, sino un hijo por elección, concediéndole derechos y herencia completas. Eso es la adopción romana.

Había cuatro resultados de esta adopción, número uno, usted tenía un padre nuevo, usted tenía un padre nuevo. Número dos, usted era heredero de su patrimonio, y esa es la razón primordial de esa adoración. Y si usted era adoptado para convertirse en el heredero primordial, y la pareja tenía más hijos, esos hijos nunca podían reemplazar al hijo adoptado, quien era declarado el heredero. Podían participar de la herencia como co-herederos, pero ese hijo adoptado era el heredero definitivo. Tercera cosa, todas las deudas y responsabilidades previas del hijo adoptado eran borradas. Si él debía algo a alguien en algún lugar, todo eso se acababa, borraban su vida pasada, excepto por la conexión con su familia, era como si él nunca antes hubiera vivido. Todo era hecho a un lado, todo era borrado, él ahora de manera legal y absoluta era el hijo y heredero de su nuevo padre y no hay vida pasada que considerar. El cuarto elemento es, él tenía que ser comprado con un precio alto. La cual es una de las razones por las que las familias pobres hacían que este hijo, era para ellos importante que este hijo sea deseable por una familia rica. Entonces los resultados eran significativos.

Una cosa más que decir, según el libro de leyes sirio-romano, encontré una cita interesante ahí, de este tema. Dice, y cito: “Un hombre no puede desheredar a un hijo adoptivo.” (fin de la cita). Entonces, una vez que usted era adoptado, era permanente. Se invertía tanto cuidado acerca de quién era adoptado, él hijo adoptado, escuche, entonces está más seguro en su herencia que un hijo de nacimiento. El hijo adoptado está más seguro en su herencia que un hijo nacido. Un hijo nacido podía ser desheredado, vendido, adoptado por alguien más o inclusive matado, como dije antes. Este es un acontecimiento tan noble que nueve de los Cesares fueron adoptados. Julio César no tuvo hijos, entonces él adoptó a Augusto. Augusto no tuvo hijos entonces él adoptó a Tiberio. Nueve Cesares, nueve emperadores fueron adoptados de otras familias para ser parte de la línea real.

Entonces, este es un retrato muy rico, con mucha textura de lo que los creyentes cristianos experimentan al ser adoptados en la familia de Dios. Y si usted le ve en la amplitud de eso, usted comienza a ver lo que los Gálatas habrían entendido, y lo que Pablo quiso que ellos entendieran, que lo que sucede cuando Dios nos adopta como parte de su familia y es en primer lugar, que estamos en otra familia. En términos comparativos estábamos en una familia, estábamos en una familia sin futuro, sin esperanza de que jamás lleguemos a alcanzar lo que esa familia nueva posee. Somos escogidos, somos entonces comprados, después se nos da el nombre de la familia nueva, entonces nos convertimos en herederos de todo lo que ese padre posee. Y eso nunca puede cambiar. Eso es adopción.

Y decimos, “Abba Padre”. Tenemos un padre nuevo y estamos conectados de manera tan íntima con él que decimos, ‘Papá’, ‘Papito’. Es así de intensa la relación. Y tenemos todos los derechos y privilegios de tal manera que Jesús dice en Juan 1:12, “aquellos que creyeron en él, él les dio la potestad o la autoridad de ser llamados hijos de Dios.” Es una posición de autoridad. En el reino milenario gobernaremos y reinaremos sobre el mundo con Cristo, en el cielo nos sentaremos con él en su trono, seremos como hemos leído en Romanos 8, “herederos y coherederos con Cristo”, de todo lo que Dios posee.

Por cierto, en la ceremonia de adopción, según una fuente, había siete testigos, siete testigos. ¿Por qué tendría usted testigos de la adopción? Para establecer la legalidad de la adopción y el testimonio de ellos, en el caso de que en el futuro otros hijos de esa familia rica quisieran desafiar esa adopción y dijeran, ‘espera un minuto’. Cuando él patrimonio comienza a distribuirse y son pasados por alto, bien podría haber conflicto en la familia. Y entonces una fuente dice que había siete testigos que eran requeridos, lo cual me impresiona, porque tenemos en nuestros textos, si usted va ahí al versículo 6, “porque” versículo 5, “hemos recibido la adopción como hijos”, versículo 6, “porque vosotros sois hijos, Dios ha enviado al Espíritu de Su Hijo a nuestros corazones”. ¿Y qué es lo que el Espíritu que es enviado a nuestros corazones hace? Romanos 8 dice, “para dar testimonio de que somos hijos de Dios”. El Espíritu Santo es el testigo de que somos los hijos de Dios.

Y según Isaías 11:2 el Espíritu Santo es el espíritu séptuple. En Isaías 11:2 hay siete características del Espíritu Santo, son demostradas en la ‘minora’ con sus siete flamas. La plenitud del Espíritu es una plenitud séptuple. Y entonces la plenitud del Espíritu séptuple es el testimonio de Dios de la legalidad de nuestra adopción, de que nunca puede ser desafiada, debido al testimonio del Espíritu Santo. Hemos visto la preparación para nuestra adopción, hemos visto la preparación para que nos volvamos hijos, en los primeros versículos. El cumplimiento de que nos hicimos hijos, en los versículos 4 y 5, cuando somos adoptados como hijos, la confirmación de que somos hechos hijos, versículo 6, recibiendo al Espíritu en nuestros corazones quien da testimonio con nuestro espíritu, de que somos los hijos de Dios. Todo esto está edificado en este retrato increíblemente rico de la adopción romana.

Ahora, llegamos a la consumación de ser hechos hijos, en el versículo 7. La consumación de ser hechos hijos. “Por tanto ya no sois esclavos”. Y, por cierto, los esclavos podían ser adoptados, tanto esclavos como hombres libres podían ser adoptados. Los esclavos, por cierto, no todos eran el tipo de esclavos en los que usted podía pensar, muchos de ellos eran personas bien preparadas. Muchos de ellos eran personas profesionales, muy capaces, ese era únicamente su estatus social. “Ya no eres un esclavo, sino un hijo”. Y aquí viene, “Si hijo, entonces un heredero mediante Dios”. El punto de la adopción era dar patrimonio a ese hijo adoptado. Era que él fuera el heredero a través de Dios, día, por la agencia inmediata de Dios. Dios está escogiendo un heredero.

Piense de su salvación de esa manera. Él lo escogió a usted, antes de la fundación del mundo para que fuera un heredero de todo lo que Él posee. Esta es la naturaleza magnánima de la gracia y el amor de Dios. Esto es sorprendente, sorprendente. El tipo de trivialidades necias, que usted oye de la gente que “predica”, (entre comillas) el evangelio de la prosperidad, acerca del hecho de que Jesús quiere que usted tenga un auto nuevo, una casa nueva, fuera de ser una mentira, es tierra sin valor comparada con heredar todo lo que Dios posee en la gloria de su reino y presencia eternos. ¡Que me importa qué tipo de auto manejo! ¡Que me importa algo en este mundo, comparado con la gloria que está delante de mí!

Entonces, el punto de todo esto es que, mediante la decisión, y mediante el poder de Dios nos hemos convertido en un heredero. Dios el Padre nos ha escogido, nos ha llevado a la madurez en Cristo, pagó por nosotros por la sangre de Cristo, nos hizo hijos y herederos, y todo es por amor y gracia. Y aquí está el punto más amplio, esto es lo que el evangelio de la fe hizo por usted. Esto es lo que Cristo le dio a usted cuando usted creyó en él. Usted tiene esa herencia, usted es un hijo, usted ha sido adoptado, usted tiene todo lo que Dios puede darle, usted lo tiene todo. Vaya a Romanos 8 lo mencioné. Permítame llevarlo ahí por unos cuantos momentos, porque este es el otro lugar en donde Pablo explica de manera elocuente la adopción.

Hemos sido adoptados como hijos de Dios, versículo 15. Hijos de Dios, versículo 14. Hijos de Dios, versículo 16. Hijos de Dios, versículo 17. Y usted dice, “Bueno, somos herederos, versículo 17, somos herederos de Dios, coherederos con Cristo, ¿qué significa ser un heredero de Dios?” Significa heredar todo lo que Dios posee. Heredar todo lo que Dios posee. Todo será nuestro en la gloria del cielo. Y somos coherederos con Cristo. Eso quiere decir que nuestra herencia, es la misma herencia que Cristo recibe, lo cual es todo lo que Dios posee.

Dice usted, “Bueno, la vida es algo difícil aquí, no me siento como un heredero”. Digo, “apenas estoy sobreviviendo”. Bueno, usted será glorificado con él si usted está dispuesto a sufrir con él, versículo 17 y versículo 18. “Tengo por cierto que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que en nosotros será manifestada.” Coloque sus ojos en donde necesitan estar. Coloque su enfoque no en las cosas de la tierra, sino en las cosas de arriba. El sufrimiento en esta vida no es digno de ser comparado con la gloria que será revelada en nosotros, y esa es la gloria completa de todas las posesiones de Dios. Y es sorprendente, promesas impresionantes.

Dice usted, “Bueno, ¿cómo sé que voy a recibir eso? vaya al versículo 28. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien. Esto es a los que conforme a su propósito son llamados. Si usted ha sido llamado de manera salvadora, a su familia como un hijo, todo lo que sucede en su vida, opera para bien. Todo lo que sucede en su vida opera para bien. ¿Y que es bueno? Su herencia, su herencia eterna. Nadie va a ser reemplazado, nadie va a ser desheredado, porque a los que antes conoció, a quién él predeterminó conocer, establecer su amor sobre ellos, a estos los predestinó para ser conformados a la imagen de su hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos. Todos somos predestinados por Dios para ser conformados a la semejanza de Cristo. En el cielo, Cristo entonces tendrá muchos hermanos. Y a los que predestinó a ese fin, él llamó, a los que llamó a estos también justificó, a los que justificó a estos también glorificó, hablados en tiempo pasado como si ya hubiera sucedido.

Desde el conocimiento anticipado de Dios, la predestinación de Dios, el llamado de Dios, la justificación de Dios a la glorificación por el poder de Dios, Él nos lleva a Su presencia. “¿Qué pues diremos (versículo 31) a esto?” “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” ¿Quién con éxito puede estorbar el plan de Dios? nadie, nadie. “El que no escatimó ni a Su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él, todas las cosas?” ¿quiere saber cuál es su herencia? Todas las cosas, todas las cosas. Si Él envió a Su Hijo para morir, para redimirlo, para hacerlo a usted un hijo adoptado. Si Él hizo eso, lo más difícil, razonando de lo mayor a lo menor, si Él dio a Su Hijo para morir, para hacerlo a usted Su hijo, entonces Él también le dará a usted todo lo que ser hijo de Él promete.

Bueno, alguien podría venir y presentar acusaciones en contra de nosotros, versículo 33. “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo Jesús es el que murió”. De hecho, el que fue resucitado. Sea cual sean los pecados que traigan en contra de usted, el Señor mismo dice, “por cierto, morí por ese, morí por ese, morí también por ese, morí por todos esos. Todo está pagado. Pagado de manera completa, pagado en total, en total.” Él está a la diestra intercediendo. Entonces, “¿Quién lo separará del amor de Cristo? Tribulación o aflicción, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada, porque está escrito, “por tu causa somos matados todo el día, somos como ovejas llevadas al matadero, pero en todas estas cosas conquistamos de manera abrumadora, por medio de aquel que nos amó.” ¿Por qué conquistamos? Por qué llegamos hasta nuestra herencia a través de Él quien nos llamó porque él nos amó, y él nos llevará a la gloria.

Entonces, “Estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni potestades, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” Dios nos amó, esa es la razón por la que Él nos escogió, y Él nos va a llevar a la culminación de ese amor. Realidades sorprendentes, sorprendentes. Tienen todo por la fe en Cristo, él les está diciendo a los Gálatas, tienen todo lo que Dios posee. Eres un hijo, como Cristo es un hijo, un heredero. Un heredero y un coheredero. Tienes la herencia completa, todo es tuyo, todo es tuyo, todo en el cielo glorioso de Dios es tuyo. Toda bendición en los lugares celestiales que están en Cristo.

Ahora, todavía no lo tiene usted. Esa es la razón por la que Romanos 8 dice, “gemimos, esperando la redención completa de nuestro cuerpo.” Gemimos en esperanza, pero sabemos que hay una herencia incontaminada, inmarcesible, incorruptible, reservada para nosotros en el cielo. Sabemos eso. Esa es la razón por la que él nos hizo hijos, para darnos una herencia. Mantenga esto en mente, es algo simple. La adopción es con el propósito de recibir la herencia. No tiene que ver con empatía o compasión, así como nuestra adopción. Eso Dios lo tiene, pero la adopción como hijos en ese contexto romano, y por lo tanto en el lenguaje paulino, es con el propósito de disfrutar del privilegio, el derecho de tener una herencia y ¿cuál es esa herencia? Todo lo que Dios posee, para siempre.

Ahora, usted tiene eso por la fe. Eso es lo que Pablo ha estado diciendo. La justificación por la fe únicamente, fe únicamente, fe únicamente, es sin obras. Lo único que usted recibe de las obras es maldito, hemos cubierto todo eso. Y aquí vienen los judaizantes y dicen, “Whoa, no, no, no, no, no, no, tienen que ser circuncidados según la ley de Moisés. Tienen que guardar los días, los días de reposo. Tienen que guardar las festividades y las festividades de las semanas, meses y las estaciones, y los años. Tienen que hacer todo eso, de lo contrario no van a lograrlo.” Y Pablo dice, “Eso es absurdo, de manera total”. Observe el versículo 8, “vosotrois sois hijos”, eran esclavos, no obstante, en el tiempo cuando eran esclavos, cuando no conocían a Dios, eran esclavos a aquellos que por naturaleza no son dioses. “Pero ahora, que habéis venido a conocer a Dios, o más bien, habiendo sido conocidos por Dios, ¿cómo es que ahora regresan a las cosas débiles, sin valor, elementales, a las cuales quieren volver a esclavizarse? Observan los días, y meses, y temporadas y años. Temo por vosotros que quizás he trabajado por vosotros en vano.”

Esto es un shock para Pablo. ¿están regresando a su vida antigua, llena de dudas, cargada de pecado? ¿están regresando a su familia de antes, pobre? ¿están regresando a lo infantil? de regreso a la esclavitud, a rituales, a la religión superficial. Inclusive, escuche, inclusive el judaísmo antes de Cristo, es una forma de paganismo. Fuera de Cristo, el judaísmo sin Cristo es paganismo. ¿Están regresando, están tan fascinados? Capítulo 3, versículo 1, “¿son tan necios, que van a regresar a algo que es otro evangelio, pero realmente no otro?” y cualquiera que lo predica debe ser maldito. Así es como él se siente acerca de cualquier sistema religioso que requiere rituales. Sean cuentas, oraciones, sacramentos, penitencias, o cualquier otro tipo de deberes externos. No es posible que quieran regresar a eso.

Ahora, observe el versículo 8. Porque aquí encontramos la responsabilidad de ser hijos, la responsabilidad de ser hechos hijos. La adopción traía responsabilidades en el mundo antiguo. Usted necesitaba ser leal a su padre nuevo. Usted necesitaba mostrar gratitud por su amor, gratitud por su gracia. Usted necesitaba mostrar un aprecio por la herencia que se le daba a usted. En el momento, antes en el tiempo, antes de que llegaran a conocer a Cristo, no conocían a Dios, versículo 8. Eran esclavos, “a aquello que por naturaleza no son dioses”. Solo hay un Dios verdadero en el universo, solo un Dios verdadero. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, la única manera de conocer a Dios es mediante Cristo. “Nadie viene al Padre sino por mí”.

Entonces, alguien que no viene a Dios, al único Dios verdadero mediante Cristo, no conoce a Dios. La gente habla de Dios, no conoce a Dios. Tienen todo tipo de dioses diferentes, inventan a su propio dios, la mayoría de la gente simplemente inventa su propio dios, o tienen una religión que ha inventado el dios para ellos. Y hay dioses representados por demonios. Pero el mundo entero de la gente religiosa, fuera de los cristianos, no conocen a Dios. Usted oye a gente hablar acerca de Dios, orar a Dios, decir, “Que Dios te bendiga”, “Creo en Dios”, “Soy una persona muy religiosa”, no conocen a Dios a menos de que hayan venido al Dios Verdadero, mediante la fe en Jesucristo. No conocen a Dios. El que ellos creen que es Dios, es el diablo. No conocen a Dios.

Cuando no conocían ustedes a Dios, Efesios 4, Pablo describe eso como estar alejados, excluidos de la vida de Dios, teniendo el entendimiento entenebrecido, ignorantes, con el corazón endurecido, entregados a la sensualidad y la práctica de todo tipo de impureza con avaricia. Usted era avaro por su impureza, usted no conoce a Dios. 1ra de Corintios 1, le dice a la gente que no conoce a Dios, “nunca encontrarán a Dios mediante la sabiduría humana, Dios no puede ser conocido por la sabiduría humana. Agrado a Dios que él no fuera hallado por la sabiduría humana. ¿Dónde está el escriba, donde está el sabio? ¿Dónde está el inteligente, no pueden conocer a Dios? ven el evangelio verdadero como locura, pero ellos son los locos, los necios reales.

Romanos 1 dice, cuando conocieron a Dios, por lo menos tenían conocimiento innato de Dios, no lo glorificaron como a Dios, sino que crearon a no dioses, se hicieron ídolos. El mundo entero está lleno de gente que habla de Dios, pero no conoce a Dios de manera absoluta, y lo que ellos creen que es Dios, no es Dios en absoluto, están adorando al trono de Satanás, el promotor de la religión falsa. “Pero ahora, (versículo 9), que habéis llegado a conocer a Dios.” ¿Qué significa la palabra conocer? Conocer en un sentido muy profundo ahí, intimo. Dice en el libro de Génesis que Caín conoció a su esposa y ella tuvo un hijo. Unión intima, tan íntima como puede ser en el mundo físico. Cuando María estaba embarazada, el Nuevo Testamento dice que José no la había conocido. Ese es un eufemismo para una relación sexual, la más íntima de todas las relaciones humanas.

En el Antiguo Testamento Dios dice acerca de Israel, Amos 3:2, “Solo a Israel he conocido”. Bueno, no significa que la única gente que Dios conoció en el mundo eran judíos. Él quiere decir Israel es la única nación con la que tuve un pacto íntimo, con quien tuve una relación de amor íntimo. Usted no tenía eso, pero ahora la tiene. Ha llegado a conocer a Dios, usted tiene esa relación intima de amor con Dios, de tal manera que puede clamar a Dios “Abba Padre”, “Papi”, “Papito”, ahí es donde usted acude en las luchas de la vida. Y la razón por la que usted conoce a Dios, me encanta esto, versículo 9, es porque más bien usted es conocido por Dios. Ahí es donde todo comienza, usted no puede conocerlo hasta que Él primero a colocado su amor en usted. Él inicia esa relación. Nosotros lo amamos a Él porque Él nos amó primero. Lo conocemos porque Él nos conoció primero.

Él le dice a Nataniel en los primeros capítulos de Juan, “Te vi, te conocí cuando estabas parado por ahí”. Él lo vio con los ojos de la omnisciencia. Él lo vio con los ojos de amor, él los vio con los ojos de la predestinación, Dios lo conoció a usted primero antes de que usted lo conociera a Él. Dios lo amó a usted primero antes de que usted lo amara a Él. Dios lo llamó a usted antes de que usted clamara a Él. 1ra de Tesalonicenses 1:9 dice, “que fuimos rescatados de los ídolos”, volviéndonos de los ídolos al Dios Viviente. Eso es lo que significa conocer a Dios, tener una relación íntima con Dios. Usted ha llegado a conocer a Dios, porque Él lo conoce a usted.

Juan 10, Jesús dice, “mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco”. Y él sigue diciendo, “y me conocen”. Y él quiere decir en esta relación íntima. Ustedes han llegado a conocer a Dios, son creyentes, y él está hablando claro, de manera general, hasta donde él sabe. Esta es la maravilla de la salvación. Ustedes que no conocían a Dios, ahora conocen a Dios y ahora claman: “Abba Padre”. Y ustedes son conocidos por Dios porque nadie puede venir a Mí, Jesús dijo, si el Padre que me envió no le trajere. Juan 6:44. Entonces, ahora que conocen a Dios, porque Dios los conoce a ustedes, “¿cómo es”, versículo 9, “que regresan”, esa es la palabra para convertido, ¿cómo es que ustedes están convirtiéndose de reversa, otra vez, a las cosas débiles y sin valor elementales? Cualquier forma de religión, cual este incluyendo, esclavitud a la ley mosaica por parte de los judíos, es algo elemental, débil, y sin valor, cuando es comparada con el evangelio verdadero en Cristo.

¿Desean otra vez estar esclavizados? ¿Están convirtiéndose de regreso? ¿Están regresando a su religión antigua? ¿Están regresando al judaísmo, el cual ni siquiera era su religión antigua? Pero, ¿están regresando a una religión que, una vez fue el plan de Dios, pero ha sido reemplazada? ¿Están regresando a lo que ahora es la concha de una religión verdadera y en sí misma es falsa? El legalismo es una religión falsa, regresar a leyes alimenticias, regresar a observar el día de reposo, regresar a festividades y festivales, pascuas. ¿Están regresando a aquello de lo que fueron librado? ¿Se están regresando a su familia antigua? ¿a su esclavitud antigua? ¿No es suficiente en ser hijos? ¿Están yendo de regreso? Esto no es profundo.

Usted sabe, usted ve las religiones y usted piensa que algo en cierta manera es informal si es como esto, y después usted ve representado, si usted ve una catedral o ve algo así en la televisión y usted ve todos los disfraces, todo el brillo que constituye ese tipo de situación y usted tiene el sentimiento que eso es profundo, esa no es religión que avanza, esa es una religión que está atrás de regreso a las cosas elementales, débiles, y sin valor. De regreso a cosas simples, simplistas. Esa no es religión avanzada, es una religión que ha retrocedido. Esa no es religión profunda, esa es religión simplista. Lo que es religión profunda es abrazar su relación como hijo, por la fe, y no enredarse en cosas elementales, débiles, y sin valor, que constituyen la religión falsa.

Ustedes desean, él dice al final del versículo 9, “¿quieren volver a estar esclavizados?, ¿quieren ser como Israel?” Un poco de la historia de Israel sería una buena advertencia. Israel fue sacada de Egipto, bastante dramático, ¿no lo diría usted? las plagas. ¿Acaso vieron la mano de Dios? claro que la vieron. Vieron la mano de Dios en las plagas y su protección, y salieron al desierto en el capítulo 14 de Éxodo. Faraón comienza a perseguirlos, entonces estaban aterrados en el versículo 10 de Éxodo 14, y llegan con Moisés y esto es lo que le dijeron: “¿Es porque no habían tumbas en Egipto que nos has sacado para morir en el desierto?” Eso es simplemente sarcasmo. “Oh, ¿nos sacaste hasta aquí porque no podías encontrar un lugar donde sepultarnos en Egipto? ¿Por qué nos has tratado así, sacándonos de Egipto? No es esta la palabra que te dijimos en Egipto, te dijimos, déjanos, para que podamos servir a los egipcios. Hubiera sido mejor para nosotros servir a los egipcios que morir en el desierto.”

Y después, Moisés dice, “no teman, estad quietos, vean la salvación de Jehová”. Y el mar Rojo se parte y pasan por el medio, y llegan al otro lado. Guau, me imagino que aprendieron su lección. Capítulo 16, Inmediatamente después de eso, los hijos de Israel le dijeron a Moisés y Aarón, versículo 3, “Hubiéramos muerto por la mano del Señor en la tierra de Egipto”. No habían avanzado en absoluto. “Cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos hasta estar saciados, ¿Por qué nos habéis sacado a este desierto para matarnos a todos nosotros con hambre?” Entonces ¿sabe usted lo que el Señor hizo? El Señor proveyó agua, y el Señor proveyó carne. Oh muy bien, eso los va a ayudar a pasar ese estorbo. Capítulo 17, versículo 3, “El pueblo tuvo sed de agua, se quejó contra Moisés y dijeron, ‘¿Por qué ahora nos has sacado de Egipto para matarnos a nosotros, y a nuestros hijos y a nuestro ganado, de sed?’. Y después Moisés responde al decir, me van a apedrear si esto sigue.

Habían visto milagro tras milagro, tras milagro, incluyendo el mar Rojo abierto. Agua, alimento creado. Y fueron seducidos para regresar a Egipto. Eso es lo que los judaizantes estaban tratando de decirles a los creyentes gálatas que hicieran. Regresen a aquello de lo que el Señor los había rescatado. ¿Y que era específicamente? Versículo 10, “Observan los días y meses y años y temporadas.” Estaban comenzando a absorber el calendario mosaico, rituales externos y ceremonias. Y escuche, ninguna de ellas, ninguna de ellas es obligatoria para la iglesia, en ningún lugar de todo el Nuevo Testamento. No hay mandato en todo el Nuevo Testamento a guardar el día de reposo o ningún otro de los acontecimientos o eventos del calendario judío. Festivales, ritos, rituales, leyes alimenticias, todo se acabó, están regresando, están yendo hacia atrás.

Colosenses 2:16, “No dejen que nadie actúe como su juez, con respecto a comida o bebida o festival o luna nueva o día de reposo, cosas que son una mera sombra de lo que está por venir, pero la sustancia pertenece a Cristo.” No regresen a eso, es ser fascinado. Es peor que eso. Aquellos de ustedes que están desviándose de regreso, eso, versículo 11, “Temo por ustedes que quizás he trabajado por ustedes en vano.” He trabajado por ustedes en vano. Puedo pensar en una dama en nuestra iglesia, tenía mucho amor hacia ella. Ella es una mujer judía y se convirtió a Cristo aquí, y parte de nuestra iglesia, ministrando de maneras maravillosas, inclusive enseñando algo de la Biblia, y de pronto ella regresó a las profundidades del catolicismo romano, profundidades del catolicismo romano. Ella de hecho se convirtió y creo que todavía es una apologeta para el romanismo.

Después de toda la predicación, y toda la enseñanza y todas las conversaciones, entiendo lo que Pablo quiso decir cuando dijo, “Temo por ustedes que quizás he trabajado por ustedes en vano, porque han regresado a las cosas de las cuales el evangelio quiere salvarlos.” Esa es la idea. Usted se gana su salvación al adherirse al ritual religioso. Eso es ser fascinado. Entonces, ¿cómo es posible que usted no abrace de manera completa la salvación por la fe únicamente, cuando usted se ha convertido en un hijo? Ha sido adoptado y es un heredero de todo lo que Dios posee. La gente que regresa, ¿realmente eran creyentes reales? No. 1ra de Juan 2:19, “Salieron de nosotros porque no eran de nosotros. Si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros. Salieron de nosotros, para que se manifestase que nunca fueron de nosotros.” Juan 8, Jesús dice, “Si continuas en mi Palabra, entonces eres mi discípulo real”. 

La teología de ser un hijo, la teología de la adopción realmente es el evangelio. Antes de la salvación usted no conocía a Dios. usted era parte de la familia del diablo. El disfrazó la condición verdadera con religión, pero usted estaba enredado en cosas sin valor, débiles, elementales. Usted quizás pudo haber sido religioso, pero usted no conocía a Dios. Esa era su condición antes de la salvación. En la salvación, Dios quien lo escogió a usted antes de la fundación del mundo, lo predestinó a usted para conformarlo a la imagen de Su Hijo, se movió en su vida por Su amor y gracia, Él lo conoció a usted, Él se unió a sí mismo a usted en amor. Y despertó su corazón y usted respondió al unirse a sí mismo a Él. Él vino a usted y usted vino a Él. Él lo conoció a usted y usted lo conoció a Él. Él lo amó a usted y usted lo amó correspondiéndole. Y ahora, después de la salvación, usted está esperando para que se desarrolle su herencia.

Este es el evangelio. Es acerca de lo que Dios ha preparado para aquellos que le aman en el cielo. No es acerca de riquezas en esta tierra. De hecho, esta tierra está llena de sufrimientos, inclusive los apóstoles sabían eso. Este es el evangelio, usted no conocía a Dios, usted estaba en la religión débil y sin valor, estaba en esclavitud a la ley, al pecado. Usted es alguien sin esperanza, inútil, ciego, ignorante, y después Dios desea tener una relación íntima con usted. Y entonces el establece su amor en usted, y por el poder del Espíritu, mediante la predicación y el oír el evangelio, Él establece una relación con usted, y usted con Él. Él lo conoce a usted y usted lo conoce a Él. Él lo ama a usted y usted lo ama a Él. Usted es liberado de la esclavitud, todo es por fe en Cristo únicamente y nada más. Ahora, usted es un hijo adoptado esperando la herencia completa que está reservada para usted en el cielo.

Usted no necesita añadir nada a eso. Y si usted lo hace, si usted regresa, entonces todo este esfuerzo fue en vano. Todas sus deudas pasadas fueron canceladas cuando usted vino a Cristo, su vida antigua fue borrada, Dios ya no se acuerda de ella, su familia antigua se acabó, usted tiene una familia totalmente nueva, todo esto debido a la sangre preciada de Jesucristo, siendo aplicada como un pago para que usted fuera hecho hijo.

Padre, te damos gracia de nuevo esta mañana, como siempre lo hacemos. Porque no sabemos que más decir, cuando pensamos en lo que tú haces por nosotros, para tu gloria. Simplemente, realmente es abrumador. Simplemente va más allá de la compresión que tú nos concedas, riquezas eternas como estas cuando somos tan indignos. Que nunca jamás pensemos ni por un momento, en regresar a la religión débil y sin valor, superficial, externa, de regreso a la esclavitud de la cual fuimos librados, de regreso a la niñez, antes de que fuéramos maduros, de regreso a la ignorancia antes de que te conociéramos a ti, sino que nos regocijemos en nuestra condición de hijo, clamando Abba Padre. Y experimentemos regularmente tu amor y tu poder en nuestras vidas, conforme tu continúas derramando toda bendición espiritual en tus hijos. Y que esperemos pacientemente, algunas veces sufriendo la gloria que está por venir, sabiendo que los sufrimientos de esta vida no son dignos de ser comparados con la gloria que nos espera. Concédenos paciencia y gozo, hasta que te veamos cara a cara y recibamos lo que tienes para nosotros, y arrojemos de regreso la corona a tus pies, para que tu recibas toda la gloria. Amén.

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar