Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Ahora, lo invito a que abra su Biblia en 1ra de Timoteo, capítulo 2. 1ra de Timoteo, capítulo 2. Vamos a estar estudiando en las siguientes semanas los versículos 9 al 15. 1ra de Timoteo 2:9-15. Quiero leer ese texto, para que lo tenga en su mente. Confío en que usted lo volverá a leer a lo largo de las semanas, en las que estemos enseñándolo. Pero por esta mañana lo voy a leer para que esté en su mente. Así que, escuche con atención conforme comienzo a leer en el versículo 9.

“Así mismo, que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad. La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; Y Adán no fue engañado, sino que la mujer siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor, y santificación, con modestia.”

Ahora obviamente esta porción de las Escrituras tiene que ver con la función de la mujer en la iglesia. Y vamos a estarla estudiando a detalle, porque es como lo encontramos de manera tan común en las Escrituras, una revelación de la amplitud más maravillosa. El Espíritu de Dios usando esa economía de palabras, que solo Dios puede usar. Usa muy pocos términos para expresar cantidades enormes de verdad, de una manera amplia.

Debido a eso, necesitamos prestar atención cuidadosa a todo lo que es dicho en ese pasaje. Y cuando se acabe, tendremos una afirmación clara acerca del diseño de Dios para las mujeres en la iglesia.

Ahora, creo que es aparente para todos los que estamos aquí, que este es un campo de batalla en la actualidad. El dialogo y el debate, e inclusive el conflicto que se lleva a cabo por el asunto de la función de las mujeres en la iglesia, ha alcanzado proporciones masivas.

Me parece sorprendente, que todo comenzó con una especie de esfuerzo de justificación personal por parte de un grupo de lesbianas, que quisieron tener su día en el sol, y dio a luz al movimiento moderno feminista. El feminismo emana de la perversión pecaminosa.

Sin embargo, a pesar de su origen, se ha infiltrado en la cultura de nuestra sociedad en casi toda área e inclusive, últimamente en la iglesia.

Y la iglesia durante años, comprometida con ciertos estándares de conducta para los hombres y las mujeres, sistemáticamente, y más bien progresivamente, ha hecho a un lado las doctrinas que antes profesaba, a favor de las nuevas.

Y me sorprende cuantas iglesias evangélicas, escuelas, e inclusive seminarios, rápidamente están desechando cosas que durante toda su vida se aferraron como verdades bíblicas.

Están saliendo libros, escritos por personas quienes a lo largo de su ministerio han sido conocidos como evangélicos, y ahora están negando las cosas que siempre han creído, y afirmando nuevas verdades acerca de la función de las mujeres.

Están regresando a pasajes en las Escrituras, y están diciendo, tienen que ser reinterpretados. Algunos están diciendo deben ser ignorados, reflejan únicamente la tendencia anti-mujer de Pablo. Otros están diciendo que fueron añadidos más tarde por editores y no reflejan la intención del escritor bíblico, o inclusive sus propias palabras.

Una u otra manera de abordar este asunto, ha hecho a un lado lo que ha sido la interpretación tradicional de la Palabra de Dios. De hecho, interpretar pasajes que son tan obvios, que inclusive una lectura más bien breve del pasaje como lo acabo de hacer, lo deja a usted sin duda alguna en cuanto a la intención de su significado.

No obstante, la iglesia que debe ser el último guardián de la verdad de Dios está cayendo rápidamente a los pies del ejercito feminista. Y es mi propio pacto, y voto en mi propio corazón, que Grace Community Church y yo mismo, y la integridad de nuestra enseñanza de la Palabra de Dios, no se convertirán en victimas a lo que está pasando en la sociedad que nos rodea. Únicamente necesitamos regresar a la Palabra de Dios y afirmar lo que dice, y ser fieles a ella. Ahora, estamos conscientes, creo yo, que todo este tipo de esfuerzo realmente no es el esfuerzo de los hombres, sino que es el esfuerzo del archienemigo de Dios, él que odia a Dios mismo, Satanás. Quien desea usar a agentes humanos pecaminosos, para alcanzar sus metas.

Pero realmente, su meta consiste en derrocar el plan y el diseño de Dios para su iglesia. Y esa es la razón por la que es tan trágico, cuando la iglesia se rinde, cuando la iglesia se vuelve presa a las mentiras de Satanás. Y se convierte en parte de su propio sistema de ataque en contra del plan de Dios. Dios ha diseñado un lugar para el hombre, y un lugar para la mujer en la sociedad, en la familia, y en la iglesia, que es muy claro en las Escrituras. Y necesitamos regresar y reafirmar eso para nosotros y para todos aquellos que escucharán la Palabra de Dios. Ahora, francamente podrá tomar mucho tiempo demostrando, cuan amplio es el movimiento feminista.

Podría citar a todo tipo de personas, y podríamos ver todo tipo de incidentes, podemos entrar en las escuelas y seminarios, y libros, y las cosas que están indicándonos como en muchas áreas de la iglesia se ha cedido ante esta presión. Pero estamos todos conscientes de eso.

Realmente no creo que eso serviría propósito alguno, evaluar toda esa información y tomaría mucho de nuestro tiempo. Entonces, a la luz del hecho de que todos sabemos de la marcha del feminismo, todos sabemos de cómo se ha infiltrado, me parece que es más necesario, simplemente ver la Palabra de Dios. Y habiendo entendido lo que la Palabra de Dios dice, entonces tendremos la capacidad de enfrentar cualquier error que podamos enfrentar.

Y francamente, ningún pasaje es más directo, más útil, más amplio, que el que tenemos frente a nosotros el día de hoy. Me gustaría que pudiéramos cubrirlo todo en un sermón, pero usted no querría estar aquí 5 horas, entonces no vamos a hacer eso. Pero a lo largo de las próximas semanas, vamos a cubrir este pasaje. Y creo que usted va a ver de manera muy clara y concisa lo que la Palabra de Dios tiene que decir acerca de la función de las mujeres.

También vamos a ligar pasajes relacionados, que son necesarios, debido a que las Escrituras interpretan a las Escrituras. Y cuando acabemos, será solo cuestión de que, si deseamos o no responder positivamente a la Palabra de Dios, o unirnos a aquellos que se están revelando contra ella.

Ahora, al ver nuestro pasaje, quiero que observe seis características con respecto a la función de las mujeres en la iglesia, que el Apóstol presenta: su apariencia, su actitud, su testimonio, su función, su diseño y su contribución.

Cada uno de estos abre un área entera de pensamiento y entendimiento para nosotros. Y para esta mañana vamos a tomar las primeras dos.

Había esperado poder tomar las primeras tres, pero no pude cubrir esa tercera, entonces únicamente vamos a cubrir las primeras dos en esta ocasión.

Ahora, quiero que recuerde el contexto para que entienda lo que está pasando aquí.

La carta es escrita del Apóstol Pablo a su hijo en la fe, su querido amigo y colaborador Timoteo. Pablo ha concluido sus tres viajes misioneros, acaba de ser liberado de su primer encarcelamiento en Roma. Él ahora es un hombre libre, el libro de los Hechos ha sido terminado, y conforme él sale de la prisión se encuentra con Timoteo en la ciudad de Éfeso.

Aparentemente le llegó un reporte de que las cosas en Éfeso no son lo que deben ser.

Y Éfeso, y la iglesia ahí, era cercana a su corazón. Él había pasado tres años de su ministerio ahí, él había entregado su alma a esa iglesia. Él había dicho acerca de ese ministerio que él no había, en Éfeso, rehuido a anunciarles todo el consejo de Dios, él les había advertido noche y día durante tres años que el error entraría desde afuera, y la maldad se levantaría desde el interior. Y así fue, ciertamente sus peores temores se habían cumplido, la iglesia había caído en error doctrinal, la iglesia había entrado en una vida impía y muchas cosas estaban mal en esa iglesia. Lo más importante de todo, el liderazgo se había corrompido doctrinal y moralmente.

La iglesia entonces tenía pastores y ancianos y aquellos que eran los diáconos oficiales de la iglesia, que necesitaban ser reemplazados con personas piadosas. Bueno, Pablo se encontró a Timoteo ahí, y creo que personalmente enfrentó a Himeneo y Alejandro, como se menciona en 1ra de Timoteo 1:20. Después Pablo tuvo que irse al oeste, para continuar con más ministerio, pero dejó a Timoteo ahí en Éfeso. Y Timoteo debía corregir ahí el resto de los asuntos en la iglesia. Pablo solo había estado afuera unas cuantas semanas y él escribe esta carta de regreso a Timoteo, para fortalecer su mano, para alentarlo en la tarea, y para que su enfoque fuera claro, para que supiera que tenía que hacer.

Ahora, muchas cosas estaban mal en la iglesia. Sabemos eso debido a la naturaleza de esta carta y los temas que cubre. Pero notará en el capítulo 3, versículos 14 y 15, en cierta manera nos da la intención general de la carta. “Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, pero en caso de que me retrase te escribo para que sepas como debes conducirte en la casa de Dios, la cual es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.” En otras palabras, te estoy escribiendo para que sepas como debe funcionar la iglesia. Esta es una carta para establecer a la iglesia en el orden apropiado. Ahora, habían muchos problemas en esa iglesia, uno de ellos se relacionaba con el lugar de las mujeres.

Obviamente, si la iglesia estaba entrando en áreas de doctrinas falsa, obviamente si era impía en su conducta, esto impactaría a las mujeres en la iglesia, como también a los hombres. Y debido a que normalmente hay más mujeres en una iglesia, de lo que hay hombres, esto podría haber indicado una gran proliferación de problemas. Las cosas no estaban bien en esa iglesia, y eso impactó a las mujeres. Hay un recordatorio en el capítulo 5, si observa, en el versículo 2 que las mujeres deben mantener pureza. Debido a que hay una naturaleza polémica en esta epístola, esto quiere decir que está escrita para enfrentar problemas. Está escrita para atacar problemas, podemos asumir que la indicación aquí acerca de que las mujeres tengan toda pureza, podría señalar que algunas no estaban así.

Además, en ese capítulo notamos en el versículo 6 por ejemplo, que algunas mujeres estaban viviendo en placer, y realmente estaban muertas mientras que estaban vivas. Algunas mujeres, habían abandonado la pureza quizás, algunas habían deseado vivir solo para el placer. Inclusive, encontramos ahí más en el pasaje, en el versículo 11 que algunas viudas jóvenes habían hecho votos y promesas con Cristo que no podían guardar, sino que en su lujuria estaban en peligro de gran violación de esas promesas, y de esta manera, traer sobre sí mismas, versículo 12, condenación por ser infieles con su compromiso original. Encontramos en el versículo 13 que algunas de ellas se habían vuelto ociosas, andando de casa en casa. Eran ociosas, entrometidas, diciendo cosas que no deben ser dichas.

Versículo 15, algunas de ellas ya se habían vuelto en pos de Satanás.

En su segunda carta a Timoteo en Éfeso, 2da Timoteo capítulo 3, versículo 6, él señala que habían mujercillas que estaban cargadas de concupiscencias, que eran fácilmente engañadas por aquellos que enseñaban mentiras.

Ahora, de regreso en el capítulo 2. En este pasaje aprendemos que no solo las mujeres estaban teniendo problemas con la pureza, no solo se estaban volviendo en pos de Satanás, rompiendo promesas que le habían hecho a Cristo, siendo arrastradas por sus propias concupiscencias, sino que aquí habían algunas de estas mujeres que estaban actuando de manera indecorosa.

Esto quiere decir que estaban trayendo estos asuntos impropios, sus impurezas, inmoralidades y los estaban trayendo a la adoración de la iglesia. Y bajo la pretensión de venir a adorar a Dios, estaban desfilando y profanando esa adoración, por el vestido, y conducta que mostraba una intención mala en lugar de un corazón de adoración.

Ahora, es importante en la iglesia que la adoración sea lo primordial, ¿no es cierto?

Estamos comprometidos con eso aquí y hemos estudiado mucho acerca de la adoración. Entonces en la lista de prioridades, conforme Pablo presenta estas cosas para Timoteo, esto se presenta cerca de la cima.

En el capítulo 2, cuando él comenzó la explicación de asuntos en la iglesia, él comenzó con el asunto de la oración evangelística, ¿no es cierto? Llamando a que la iglesia orara por la salvación de todos los hombres, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos.

Y ese fue el asunto más importante que Pablo tratara, porque la iglesia de Éfeso había desarrollado una doctrina exclusivista de redención, que decía que únicamente unos cuantos judíos elite que guardaban la ley podían ser salvos, o unos cuantos gentiles elite que pudieran elevarse al nivel de conocimiento místico podían ser salvos. Y no es para todo mundo, y esta mentalidad exclusiva, literalmente había cortado el cordón de la evangelización del mundo.

Y entonces, él enfrentó inicialmente, la necesidad de reconocer que Dios quiere que todos los hombres sean salvos. El segundo tema que está en su mente es el tema de la adoración, y la adoración estaba siendo contaminada por mujeres que lo vio como una manera de desfilar su riqueza, de demostrar su belleza, de hacer una demostración sexualmente atractiva a los hombres, que quitaría su enfoque del Dios vivo, y llamaría su atención a cosas no apropiadas. Ciertamente no apropiadas en un ambiente de adoración. Y entonces, la adoración es el tema con el que está tratando. Y eso lleva a Pablo al asunto de la función de una mujer dentro del contexto de la fe cristiana.

Ahora recuerde que en el asunto de la oración evangelística, él le habló a los hombres en el versículo 8, y dijo que los hombres deben orar públicamente. Y deben hacerlo no solo con manos santas, esto es con una vida limpia, sino sin enojo y disensión, esto es con un corazón puro. Entonces, la vida y el corazón de los hombres fueron el asunto en el versículo 8, y ahora la vida y el corazón de las mujeres se convierten en el asunto en el versículo 9.

Debido a que la ropa, es un asunto de cierta importancia con el sexo más atractivo, Pablo comienza con una explicación de su apariencia. Y ese es el primer punto que quiero que vea. Él explica su apariencia, y sin duda alguna en mi mente, él está revelando un problema en la iglesia en Éfeso.

Y no solo ahí, sino que, sin duda alguna, sus problemas fueron síntomas de problemas en la iglesia en todos lados. Entonces él dice en el versículo 9, veámoslo. Así mismo, que las mujeres se atavíen, literalmente dice en el griego, en vestimenta de adorno. Y después, saltándonos al final del versículo, él se vuelve muy específico. No con peinado ostentoso ni oro, ni perla, ni vestidos costosos. Ahora usted realmente no puede tener un problema al entender lo que él dice, es muy, muy simple y muy claro, pero quiero que entienda la intención de esto de manera plena, y entonces quiero que lo vea a detalle.

En primer lugar, la frase “así mismo”, nos lleva de regreso al versículo 8, en donde él dijo, “quiero pues, que los hombres se conduzcan de esta manera, así mismo mujeres de esta manera”. Así mismo, introduce un nuevo tema, pero uno relacionado. Es una nueva dimensión del tema total, de cómo los hombres y las mujeres se conducen así mismo en la asamblea en la adoración, en la asamblea de los creyentes. La palabra así mismo, hace una transición dentro de un tema amplio hacía otro énfasis. Por ejemplo, en el capítulo 3, él comienza a hablar acerca del obispo o anciano o pastor, después en el versículo 8, él dice “así mismo, los diáconos, en el versículo 11, “así mismo, las mujeres”. Y ahí lo que él está haciendo, es que, dentro del contexto, de aquellos que están oficialmente reconocidos como siervos de la iglesia, él hace una transición de los ancianos a los diáconos, a lo que conocemos como diaconisas.

Entonces la pequeña palabra “así mismo”, la cual es una palabra en el griego, es la transición dentro de un tema grande a otra dimensión de esa explicación. Él entonces se está moviendo de la actitud general de los hombres en la adoración, a la actitud general y conducta de las mujeres. Ahora regrese al principio del versículo 8, y usted notará el verbo ‘quiero’, este es ‘boulomai’, esta es la voluntad de la intención, esta es la voluntad del propósito, esta es la voluntad de la determinación, esta es la voluntad del mandato. Esto no es ‘theló, la voluntad de un deseo, la voluntad de la emoción. Esto es Yo mando, conlleva intención apostólica, conlleva autoridad divina, él está mandando que los hombres oren y que las mujeres se adornen así mismas de una manera apropiada.

Ahora entonces, después de afirmar que la intención es mandar, tenemos una idea de que esto es algo serio. ¿Y que es específicamente lo que él está buscando? Así mismo, que las mujeres, ahí está para indicar que los hombres deben conducirse de esta manera y las mujeres de esta manera, se atavíen. Ahora permítame tan solo hablar de la palabra ‘atavíen’. La palabra, atavíen, es ‘Kosmeo’, obtenemos la palabra cosmético, de ella. Tiene que ver con cómo una mujer se prepara a sí misma. Significa básicamente arreglar, ordenar, preparar, y él está diciendo, una mujer debe prepararse.

Quiero comenzar con ese pensamiento simple. Cuando una mujer viene a adorar, hay una preparación involucrada, una mujer debe prepararse para la adoración. Ella debe prepararse, eso se asume, eso se da por sentado. Y cuando se preparan, debe ser de ropa decorosa. Y aquí hay otra forma de la palabra Kosmeo de la misma raíz, este es un adjetivo kosmios, y simplemente conlleva la misma idea. Ella debe preparase a sí misma con la preparación apropiada, ella debe adornarse a sí misma con el adorno apropiado.

La palabra kosmios, la forma del adjetivo significa, ordenadamente, apropiadamente, de manera bien ordenada, bien arreglada. Una mujer entonces, debe venir a la adoración, arreglada de manera apropiada. Esto quiero decir que, hay cierta preparación para la adoración, obviamente. Ahora la palabra, que es traducida en algunas versiones con la palabra ropa, realmente es un término más grande que ese. Significa no solo ropa, sino que es usada en muchos lugares para significar conducta, actitud o acción. Puede ser la manera en la que se conduce una mujer. La idea entonces aquí es, una preparación total, cuando una mujer viene a la adoración, ella debe estar totalmente preparada, ella debe estar adornada de adentro hacia afuera.

Y una demostración de eso, está en el tipo apropiado de vestimenta. Ahora dijimos que la palabra kosmeo, es ordenar y kosmios habla del orden de ese arreglo. El nombre que viene de esa misma raíz es la palabra kosmos de la cual obtenemos la palabra mundo. Es traducida con mucha frecuencia mundo, realmente significa orden o sistema, y lo opuesto de kosmos es caos. Y entonces podemos concluir, que una mujer no debe venir a la adoración, de una manera caótica. Esto es en desarreglo, sin una preparación apropiada, conduciéndose de manera impropia o con un guardarropa impropio.

Ahora la idea que conocemos aquí, en términos de énfasis es la ropa, pero la idea que está detrás de esto es la actitud, la cual veremos en un momento. La cual es temor piadoso y dominio propio, pero él está hablando aquí de la ropa, porque él es muy específico acerca del cabello, oro, perlas y vestidos costosos. El punto es este, inicialmente, una mujer debe prepararse a sí misma para la adoración, y esa preparación involucra una actitud de corazón, involucra un adorno apropiado por fuera, ella debe venir, no desarreglada en espíritu y no desarreglada en ropa, no desarreglada en manera alguna, sino en un respeto apropiado para el asunto de la adoración.

Ella debe vestirse de una manera que es apropiada para la adoración, que es ordenada, que es apropiada para el propósito que Dios quiere, de manera espiritual para la reunión de la iglesia. Su ropa debe reflejar un corazón que adora a Dios, enfocado en Dios y enfocado en la gloria de Dios. Ahora Pablo, no solo nos deja con esa exhortación general, sino que él es muy específico al final del versículo 9. Observémoslo, él dice, solo en caso de que no entiendan lo que estoy diciendo, no con peinado ostentoso, ni oro, ni perla, ni vestidos costosos. Ahora aquí el apóstol confronta estilos muy específicos de extravagancia, que corrompieron la adoración de la iglesia en Éfeso, y quizás otras iglesias también.

Es muy directo y muy práctico, y necesita nuestra atención y entendimiento.

Ahora Pablo, permítame decir esto, no está diciendo que las mujeres deben venir a la iglesia vestidas de manera desarreglada o indiferente. Él no está diciendo eso, él no está diciendo que no deben vestirse de manera bonita. Él acaba de decir, que deben venir con una preparación correcta, lo cual asume que van a estar vestidas de manera apropiada, en una manera que es apropiada, tanto para la gracia y la belleza de una mujer y para el propósito, intención de adorar a Dios.

Pero como la tendencia de los hombres fue quizás, disentir y pelearse, quizás estar amargados, y quizás tener sus manos sucias en las cosas de la vida, y venir con sus pecados. La tendencia de una mujer podría ser, estar preocupada con su adorno exterior. De tal manera que ella abusaría del servicio de adoración. Ahora permítame darle una pequeña idea, de cómo era la cultura, y de donde habrían salido estas cosas.

Hubo un hombre llamado Juvenal, quien vivió alrededor del 60 hasta el 140 d. C. él fue un poeta, y él ha escrito muchas cosas que hemos encontrado. Y entonces tenemos una idea del tiempo del imperio romano al leer sus escritos. En un documento que se ha encontrado, él escribió esto: No hay nada que una mujer no se permita ser, nada que ella considere vergonzoso, y cuando ella encierra su cuello con esmeraldas verdes, y amarra perlas enormes a sus oídos largos, es tan importante el asunto de la belleza. Tan numerosos son los niveles y los pisos apilados uno sobre otros sobre su cabeza, que ella no le pone atención a su propio marido. Fin de la cita.

Ahora Juvenal nos da una idea de mujeres, que estaban preocupadas con su apariencia, y ciertamente estaremos de acuerdo en la actualidad, en que nuestra cultura está preocupada con esto. Nuestra cultura tiene la adoración de la anatomía humana, y la adoración de la moda, y la adoración de los peinados, digo simplemente es nuestra cultura. Y si la iglesia en la actualidad, cae presa ante la influencia de ese sistema, ¿por qué esperaríamos algo diferente en la primera iglesia?

Siempre es el sistema del mundo, que se esfuerza por infiltrarse en la iglesia, y trágicamente la iglesia tarde o temprano parece darle la bienvenida a esa infiltración. Habían mujeres en esa época, cuya vida francamente, estaba centrada en su apariencia. Así como hay mujeres en la actualidad en la iglesia que tienen esa misma mentalidad. Vienen a la iglesia son la intención de mostrar su ropa y su peinado elaborado. En la descripción de Filo de una prostituta, la cual es bastante interesante, en su escrito llamado los sacrificios de Caín y Abel, él escribe esto: una prostituta, con frecuencia es descrita como alguien que tiene un peinado ostentoso, presentado en trenzas complejas, sus ojos con líneas de lápiz, sus cejas cubiertas de pintura y su ropa cara, llena de manera abundante con flores, y brazaletes, y collares de oro, y joyas colgando por todo su cuerpo. Fin de la cita.

Ahora en esa cultura en particular entonces, la mujer del mundo, la mujer que quería desfilar su riqueza, y desfilar su belleza, y llamar la atención así misma, y atraer el interés de todo mundo, y atraer sexualmente a alguien, era la mujer que se vestía de manera ostentosa. Se arreglaba de manera excesiva, y se pintaba de manera excesiva en todo sentido.

Ahora esta era la mujer del mundo, esto caracterizaba la prostituta, o al tipo de persona que quería vestirse de manera ostentosa. Y lo que el apóstol Pablo está diciendo, eso no puede entrar a un servicio de adoración, sin que sea algo excesivo. Señores, no estoy aquí para adorar a Dios, estoy aquí para llamar su atención, esa es su intención. En Roma, por ejemplo, Plino cuenta de la novia de Calígula, cuyo nombre fue, Lolia Paulina. Y se dijo que, con mucha frecuencia, cuando asistía a algún evento muy especial, ella estaba arreglada en perlas, esmeraldas y oro, que excedía su valor en un millón de dólares.

Ahora, en contraste con la mujer del mundo, quién quería llamar la atención, y era ostentosa, y quería atraer a alguien, y quería que la vieran, es interesante señalar que, si usted estudia las sectas de Roma, esto es los sistemas religiosos de sectas, y estudia las religiones de misterios de ese tiempo, encontrará que tenían reglas muy estrictas acerca del vestido y la apariencia de las mujeres que venían a esos tiempos de adoración. Las sectas eran muy fuertes en esto.

Por ejemplo, hay un escrito que se ha descubierto que dice esto: una mujer consagrada no tendrá adornos de oro, ni tendrá su rostro emblanquecido, ni una diadema, ni cabello trenzado, ni calzado, a menos de que sea de las pieles de animales sacrificados. Fin de la cita. Ahora esa secta religiosa estaba diciendo, que ninguna mujer podía entrar aquí, a menos de que estuviera vestida de manera apropiada.

Eso todavía es gran parte de las sectas y religiones del mundo. Si usted fuera a visitar, por ejemplo, una mezquita musulmana en cualquier lugar del mundo, he estado en varias de ellas en el medio oriente, particularmente la que está en Jerusalén. Si usted trata de entrar en ese lugar como una mujer, y no está vestida de manera apropiada, no van a dejarla entrar a usted, de hecho, la van a vestir a usted de manera apropiada para que usted entre. En muchos casos, esas operaciones de sectas de religión, tienen un estándar más elevado que la iglesia lo ha tenido a lo largo de los años.

Entonces, usted puede ver la tensión que está existiendo en la congregación Efesia, que le está preocupando a Pablo y Timoteo. Y ese es hecho de que aquí está la iglesia en medio del mundo corrupto, esforzándose por ser un testimonio de piedad a toda persona que la rodea. Y si la iglesia se contagia de la enfermedad del mundo, entonces trae deshonra a Cristo y destruye su propio testimonio. El que las mujeres en la iglesia, que supuestamente, deben ser el ejemplo de piedad, se vean como prostitutas, o se vean ostentosas.

Mujeres que están tratando de llamar la atención así mismas, o que ellas vengan con la intención de atraer a otros hombres, y hagan que estos hombres estén insatisfechos con su propia esposa, o inclusive peor, atraerlos para meterlos en una relación sexual, sería blasfemar la intención de la iglesia, ciertamente cuando se congrega para adorar al Dios vivo y santo. Entonces el punto en todo esto, es que el mundo de ese día y el mundo de este día, siempre ha tenido una preocupación con el adorno de las mujeres.

Y siempre, hay mujeres que quieren presentarse así mismas como objeto de atención, y es un equilibrio muy delicado, y una línea muy fina, el que una mujer piadosa, sepa cuando está vestida de manera apropiada para demostrar la gracia y la belleza de la feminidad, para mostrar su amor hacia su propio marido y su sumisión hacia él, y al mismo tiempo evitar ser el centro de atracción, que hace que los pensamientos de la gente se desvíen de Dios a esas cosas que son vergonzosas.

Ahora, usted también tiene que entender que, en esa época en particular, había gran pobreza entre las masas de personas, y una persona rica podía demostrar un arreglo que era muy difícil de alcanzar. Francamente, en la actualidad yo no puedo distinguir un vestido de $500 de uno de $45, tengo que decirle la verdad, damas. No estoy seguro de como ustedes pueden distinguirlo, quizás si pueden, es un tiempo diferente, es un día diferente.

Pero quiero que usted tenga una idea de ese día, para que pueda entender cuál es el problema aquí. En ese día, la gente era muy pobre. De hecho, por ejemplo, un vestido muy costoso usado por una mujer muy rica, costaría hasta 7 mil denarios. Ahora 1 denario, es la paga de un día para un trabajador común y corriente. Entonces, la paga de 7 mil días por uno de esos vestidos, y ella vendría a la iglesia en uno de estos atuendos muy caros, y el enfoque entero de la adoración se volvería a ella, y todo se perdería. Y las mujeres se sentirían como de segunda clase, y los hombres verían a su esposa, y la verían a ella, ¿por qué no me case con una rica? ¿me entienden? Simplemente no contribuiría a la adoración. Y después estaban esas mujeres, francamente, que tenían la intención de atraer a hombres.

Y entonces, venían vestidas en ropa que no era modesta, ropa que demostraba sensualidad, pasión, lujuria, deseo, que tenían la intención de atraer y llamar la atención. Y de esta manera con esos propósitos de lujuria, que reflejaban y profanaban el espíritu de adoración. Entonces Pablo, confronta esto de manera muy directa, y observe lo que dice, primero él trata con el peinado ostentoso. No sabemos exactamente, específicamente lo que era eso, era alguna manera de entretejer el cabello, ¿acaso esto significa que es un pecado peinar de colitas a tu niña pequeña o hacerte trenzas en el cabello? No, esa no es la intención, la intención es que era un pecado excederse, y desarrollar un peinado tan ostentoso, que no hacía nada más que llamar la atención a usted misma.

Y lo sucedía es que las mujeres, literalmente, tomaban su oro, y plata, y perlas, y joyería, y estas peinetas de concha de tortuga y cosas como esa, y apilaban su fortuna sobre su cabeza, esta era la costumbre. Una trenza es una cosa, una trenza entretejida con una cadena de oro, otra trenza entretejida con perlas, es otra cosa.

Esta era una manera de mostrar riqueza. Y esto es a lo que Pablo se dirige. El entrelazado elaborado de una fortuna en joyería en el cabello. Oro, claro, siempre ha sido de valor, lo era en ese entonces, y en esos días las perlas tenían un valor de tres veces el del oro, entonces una mujer podía colocar una fortuna en su cabeza.

Las mujeres también usaban oro en sus dedos, lo usaban en sus oídos, lo usaban en sus sandalias. Inclusive colgaban oro en sus vestidos, y estaba fuera de lugar.

Ahora eso no quiere decir que usted no debería ser dueña de oro y perlas. A mi esposa le di un anillo de oro cuando me casé con ella, y le compré algunas perlas. Y le he dicho que las puede usar. Le di 60 dólares de valor en esas cosas. Pero noté que ella no las usó esta mañana, ella sabía de qué iba a predicar. No hay nada en las Escrituras que indique que Dios quiere que todo el mundo sea pobre. Y me acuerdo también, y usted también, ¿no es cierto? Se acuerda leer en el Cantar de los Cantares 1, 9 al11, como la novia está arreglada en cosas hermosas que rodean su cuello.

Y me acuerdo de la mujer de Proverbios 31, en el versículo 22, quien tenía una ropa tan hermosa para honrar a su marido, y verse hermosa en la presencia de su marido. No hay nada de malo con eso. Es cuando eso se convierte en el enfoque de su atención, y la intención que usted tiene es llamar la atención a usted misma mediante eso. Y usted sabe que en su ambiente y en su cultura, eso es exactamente lo que eso hace, usted ha violado el espíritu de la adoración. Entonces las mujeres deben venir, no con el propósito de alejar a los hombres de sus propias esposas, al presentar una demostración de lujuria o sexualidad. No con el propósito de desfilar su riqueza, no con el propósito de lucirse en algunas de esas maneras, pero las mujeres hacen eso, y con mucha frecuencia lo hacen para seducir a hombres.

Después de un sermón, hace un tiempo atrás, salí por la puerta de ahí y una mujer me encontró ahí, una mujer que estaba vestida de manera ostentosa, y no arreglada de manera apropiada para la iglesia. Y ella estiró su mano y me entregó algo y lo tomé y lo abrí. Y adentro tenía, bueno, un artículo caro de joyería y una cadena de oro, y una nota haciéndome una propuesta. Ahora eso es bastante abierto, no sé cómo podría ser más abierto, pero hay propuestas mucho más sutiles que se llevan a cabo todo el tiempo en la iglesia.

Si usted no cree que es así, su cabeza está sepultada en la arena, simplemente vea cuantos pastores caen. Simplemente vea cuanta inmoralidad existe en una iglesia.

No es nuevo. Y él está tratando con esto aquí, que la gente no está satisfecha con su propia esposa, o con su propio estatus económico. Ciertamente no es el propósito por el cual una mujer viene a adorar. Entonces podríamos decir que la cortina cae en el desfile de modas en la iglesia, en este pasaje. Vestirse, por parte de las mujeres, con deseos sexuales o insubordinación a sus maridos, o para desfilar su riqueza, o para desfilar su belleza. Para hacerse atractivas a alguien que no es su marido, es una profanación de la adoración.

Para mostrarle cuan antiguo es esto, Juan Crisóstomo, uno de los primeros padres de la iglesia, escribió esto: ‘Y que entonces, es arreglo modesto, (comentando acerca de este pasaje) tal como aquello que las cubre de manera completa y decente. Y no con adornos superfluos, porque uno es decente y el otro no. ¿Qué? ¿te acercas a Dios a orar con peinado ostentoso y adornos de oro? ¿viniste a un banquete, a un banquete de boda? ¿ a un carnaval? Ahí dichas cosas costosas podrían haber sido apropiadas. Aquí ninguna de ellas es deseada. Debes venir a orar, a pedir perdón por tus pecados, a rogar por tus ofensas, rogándole al Señor y esperando que Él sea propicio a ti, deshagámonos de dicha hipocresía” (fin de la cita).

Entonces, una mujer cristiana debe llamar la atención a su virtud, no a su ropa. Una mujer cristiana debe mostrar mediante su vestimenta y su conducta, su amor y devoción hacia su propio marido. Ella debe mostrar mediante su vestimenta, y deseo, que ella no tiene intención de desfilar su riqueza, sino que ella es en apariencia y actitud, caracterizada por un corazón humilde que obviamente está comprometido con adorar al Dios vivo.

Y alguna mujer soltera va a decir, ‘pero espera un minuto, no estoy casada. Y tengo que atraer a alguien pronto.’ Puedo entender eso, pero el servicio de adoración no es el lugar para hacer eso, esa no es la función del servicio de adoración.

Además, bien podría ser que la persona a la que quieres atraer, se verá más atraída por tu virtud piadosa. Espero que así sea. No te gustaría terminar con alguien, que se vio atraído por todo, menos eso. Y, por cierto, voy a decir algo antes de que esta serie se acabe, acerca de ustedes hombres, que deberían verse atraídos a la virtud piadosa, y no estar mostrando que están siendo atraídos por ella. Ya es hora, para que muchos de ustedes se casen. Pero vamos a entrar a eso más adelante. Algunas de estas mujeres piadosas han mostrado lo suficiente su piedad, y algunos de ustedes hombres necesitan responder.

Ahora de regreso al punto. Digo, todos estamos conscientes de 1ro de Samuel 16, ¿no es cierto? 1ro de Samuel 16:7 dice, el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Dios (¿ve que?) el corazón.’

Y eso es lo que él le está diciendo aquí. Y si estas preocupada, por ¿cómo se si estoy vestida de manera correcta? simplemente revisa tu corazón. No creo que necesitamos ser específicos, no creo que necesitamos tener una supervisión de vestido. No voy a ponerme ahí en la puerta y decir: estás bien, no estás bien, estás bien, no estás bien. Sé que hay un pastor de color en Los Ángeles que me contó de una mujer que vino a su iglesia, a la puerta de su iglesia en una ocasión y él le dijo, esta es la manera en la que él lo dijo: ‘mi reina, no puedes entrar aquí. Y ella le dijo: ¿por qué? Él dijo: no estás vestida bien. Ahora vete a casa, y vístete de manera apropiada. Y él me dijo, él dijo: ella regresó media hora después y yo estaba ahí al frente, y ella entró por la puerta y yo me detuve y dije: linda, te ves bien, pásale. Y él dijo, Así es como enfrentamos ese problema.

Bueno, no vamos a contratar a alguien para que te revise en la puerta. Realmente no creo que eso es necesario. Creo que eso es entre tú y el Espíritu Santo. Y lo único que tienes que hacer es revisar tus motivos. Como está tu espíritu, cuál es tu intención, porque estás vestida como te vestiste. ¿Cuál es tu meta? ¿cuál es tu objetivo? Vas a hacer lo que puedas hacer para llamar la atención a Dios, o estás tratando de llamar su atención a ti.

Mateo capítulo 6, Jesús dijo: Y por el vestido, ¿Por qué os afanáis? Verdad. ¿Por qué piensas en eso? Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas. Dios proveerá eso.

Observe 1ra Pedro capítulo 3, y ese es el pasaje paralelo que es tan importante. 1ra de Pedro, capítulo 3, él está hablando acerca de maridos y mujeres y su relación juntos. Y conforme él habla de esto, él llega al versículo 3 y habla del arreglo de la mujer. Y él dice, el arreglo de una mujer, y aquí él no está hablando particularmente acerca de la iglesia. Sino que él parece inclusive haber ido más allá de eso, y él está hablando de como una esposa piadosa gana a un marido impío. Su adorno, dice él, no sea el externo, del peinado ostentoso.

Y él se refiere a esa misma costumbre de pasar demasiado tiempo, y demasiado dinero, y demasiado esfuerzo en tu cabello.

Que no sea eso o el usar oro o el usar ropa, sino que sea el interno el del corazón, en el incorruptible, el que no es corruptible. El incorruptible, el arreglo de un espíritu afable y apacible que es de grande estima a los ojos de Dios. Ahora él dice, cuando ustedes mujeres piensan en su arreglo. No piensen en su cabello, y no piensen en su ropa, y no piensen en sus joyas, piensen en su ¿qué?, su corazón, su corazón. Ahora quiero que sepa, que esto no le está prohibiendo usar perlas, no está prohibiéndole usar oro. Le voy a mostrar porque no puede estar haciendo eso.

Observe el versículo 3 de nuevo, cuyo adorno, no es el adorno externo de peinado ostentoso, o el usar oro, o la ropa. Ahora si él quiere decir que no puede usted peinar su cabello, y no puede usar oro, él también quiere decir que no puede usar ropa. Ahora sabemos que él no quiere decir eso, lo que él quiere decir es, no dejen que aquello sea la preocupación de su arreglo, pónganse su ropa y usen las joyas que quieran usar en discreción, modestia y humildad, y péinense de tal manera que no distrae. Y, por cierto, el otro extremo puede ser tan malo como este, venir a la iglesia sin preparación, también va a causar que llames la atención.

Y es sorprendente, el mundo está llegando, a lo que me parece algo así como una moda anti-belleza. ¿Se siente así usted? Quiero decirles, nunca he visto tantos peinados tan feos y guardarropas tan feos en mi vida. Es casi como si las mujeres han creído la mentira de que la feminidad es mala, y quieren hacer que se vea lo más feo posible. Es sorprendente, sorprendente. El punto que estoy explicando es que, el arreglo de la mujer debe ser que ella tiene un corazón arreglado, ella tiene un corazón hermoso, ella tiene una virtud hermosa. Muéstrame a una mujer con virtud hermosa, muéstrame una mujer con un espíritu afable y apacible, muéstrame una mujer que tiene un corazón incorruptible, muéstrame una mujer que viene a adorar a Dios y te voy a mostrar una mujer, cuyo guarda ropa, no tiene que ser un objeto de preocupación, porque el corazón determina eso.

Entonces Pablo, llama a las mujeres cristianas como lo hace Pedro, a un arreglo que exalta a Dios, especialmente en el tiempo de la adoración. Ahora cuando usted tiene una boda, usted se puede vestir como una novia. Y cuando usted va a una ocasión muy formal usted se puede vestir de manera apropiada para eso, y puede haber un tiempo especial para todo. Pero la adoración de la iglesia es un tiempo para humildad, es un tiempo para mansedumbre, es un tiempo para un espíritu quebrantado y contrito, es un tiempo para confesar tu pecado. Ahora eso se ve en el segundo punto. El primero es su apariencia, regresemos al versículo 9 de nuevo.

El segundo es su actitud, este tan solo es un punto breve, solo dos palabras, su actitud. Su actitud en preparación para la adoración. La actitud de las mujeres debe ser temor piadoso, y algunas versiones dicen sobriedad. Esa es una mala palabra para nosotros, porque pensamos en alguien que no es un borracho. Pero eso no es lo que significa, es la palabra dominio propio. Por un lado, temor piadoso, por otro lado, dominio propio. El arreglo de una mujer comienza con el corazón. ¡Damas, todo comienza con el corazón! El temor piadoso es una palabra usada únicamente aquí, es la palabra Aidos, significa modestia mezclada con humildad. Es una palabra maravillosa, en su corazón tiene el sentido de vergüenza, es correcto, tiene en su corazón el sentido de vergüenza.

La idea de raíz es un sentido de vergüenza, ¿qué quieres decir con eso? ¿Me avergüenzo de ser mujer? No, ¿me avergüenzo de mi ropa? No, ¿me avergüenzo de mi marido? No, ¿me avergüenzo de mi cabello? No, me avergüenzo sí yo, en alguna manera, jamás contribuiría a que el pensamiento de alguien más, sea un pensamiento malo, un pensamiento de lujuria, un pensamiento de deseo ilícito, o que yo en algún momento distraiga a alguien de una adoración apropiada de Dios, es ese tipo de vergüenza.

Y una mujer con un sentido apropiado de vergüenza, se va a vestir de tal manera, que no va a buscar seducir y no va a buscar ser la fuente de tentación. La palabra conlleva la idea innata, de rechazar moralmente algo que deshonre a Dios, de retraerse de los límites de la modestia femenina.

Un lexicógrafo, esto es un traductor del griego, sugiere que la palabra implica algo tan fuerte como tristeza por el sentido de pecado, que una mujer está tan triste y es tan sensible al pecado, odia el pecado a tal grado que ofende a Dios, que ella nunca, ni siquiera se acercaría a hacer algo que podría generar en la mente de otra persona alguna actitud pecaminosa. En otra traducción antigua, se traduce una vergüenza en el rostro, un sentido de vergüenza. Esta debería de ser la actitud de toda mujer cristiana. Ningún deseo de ir más allá de lo que es honorable, ningún deseo de exceder lo que es puro, lo que es modesto, lo que es apropiado delante de Dios, ningún deseo por atraer a los hombres, ningún deseo por desfilar la sexualidad, sino un sentido de vergüenza que encaja con la modestia verdadera y la fidelidad con el marido de una.

E inclusive como dije antes, para una mujer soltera, esa misma modestia, esa misma belleza de virtud piadosa, debe convertirse en lo más atractivo que hay en ti, en el sentido apropiado. Y cuando las mujeres se congregan, en la comunión de los santos redimidos para adorar a Dios, están aquí con ese propósito. Y todo lo que hacen, como también todo lo que hacen los hombres, debe atraer nuestros corazones hacia Dios.

La segunda palabra es la palabra dominio propio, podría ser traducida de muchas maneras, algunos lo han traducido buen sentido, pero esa también es una traducción demasiado superficial, no hace nada con la riqueza del término. Realmente habla de un dominio personal. De hecho, tiene un matiz sexual en la literatura extra bíblica, y tiene la idea de controlar totalmente tu pasión y tu deseo, controlar totalmente tus deseos. Platón dijo que es una de las 4 virtudes cardinales, y cuando se aplica a las mujeres, dijo que tiene que ver con sus deseos sexuales, siendo totalmente controlados.

Habla del control personal habitual, de reinar constantemente sobre tu pasión. Eso debe caracterizar a las mujeres, que tienen control total de esa área, que están aquí con el propósito de adorar a Dios, comprometidas de manera exclusiva con el temor piadoso, un sentido de vergüenza de que nunca sean ellas una fuente de tentación para nadie. Ahora el punto de todo esto es obvio, la iglesia puede ser un lugar en donde la adoración se lleva acabo, o la iglesia puede ser un lugar, entregado totalmente a que la gente hace una presentación.

Como pueden ver, esto es lo que me molesta tan profundamente cuando veo, con mucha frecuencia en la televisión a gente que dicen que representan al cristianismo, gente que dicen ser obreros y siervos del Señor, que reflejan una preocupación total con su propia apariencia. Simplemente la antítesis de todo lo que profesan, y ciertamente no debe caracterizar a la iglesia. Pero hay algunas mujeres centradas en sí mismas, que están usando la ocasión de que la iglesia se reúne para llamar la atención así mismas, para desfilar su belleza, desfilar su riqueza, desfilar su atractivo ante los hombres, porque carecen de humildad, carecen de mansedumbre, carecen de modestia y control sobre sus propios deseos y eso trae gran tragedia para la iglesia.

Yo creo que trajo gran tragedia a esta iglesia, le voy a mostrar en donde, observe el capítulo 3. Aquí conforme él presenta los requisitos para un líder en la iglesia, un pastor, un obispo, un anciano, él dice, este hombre que supervisa la iglesia, el pastor, debe ser irreprensible, versículo 2. Y después el griego dice, un hombre de una mujer. No tiene nada que ver con el divorcio, no tiene nada que ver con la poligamia como tal, lo que está diciendo es esto, que un hombre que guía la iglesia de Jesucristo, debe ser un hombre de una mujer. Esto es en su matrimonio, en su mente, en su corazón, él está entregado a una mujer.

Y yo creo, que ese fue uno de los problemas primordiales en esa iglesia.

Y esa es la razón, por la que eso, sigue inmediatamente esta sección, que habían hombres en el liderazgo de esa iglesia con teología mala, con vidas impías, y una manifestación de ello fue pastores que no fueron fieles a sus propias esposas. Y esa es la razón por la que ese es un asunto de primer orden. Después de la idea general de ser irreprensible, de donde el resto son elementos. El primero en la lista es hombre de una mujer, porque a Satanás le encantaría traer a mujeres que seducen en la iglesia para destruir el liderazgo, y él lo hace todo tiempo.

Y eso no quiere decir que las mujeres únicamente tienen la culpa, no es el caso, pero tienen su responsabilidad cuando lo hacen. Observen el versículo 12, no solo había impactado a aquellos que eran ancianos en la iglesia, sino inclusive a los diáconos. Y entonces al presentar este pensamiento a los diáconos, encontramos un paralelo, los diáconos sean maridos de una sola mujer. Y en el capítulo 5, versículo 14, quiero pues que las viudas se casen, ¿sabe usted que peligro es eso para la iglesia, amados? Realmente, creo esto con todo mi corazón, la masa de mujeres solteras que tenemos en la sociedad de la actualidad, presenta un peligro muy grave para la iglesia.

Porque usted tiene a muchas mujeres solteras, que tienen un deseo fuerte por el matrimonio, moviéndose adentro de la iglesia, y eso crea problemas tremendos. Y esa es la razón por la que la palabra es que necesitan casarse. Y esa es la razón por la que digo a algunos de ustedes, hombres, es difícil para ellas sino les preguntan. Y en el versículo 15 él dice, algunas de ustedes ya se han ido en pos de Satanás. Algunas de las mujeres habían ido así de lejos.

Tito capítulo 2, cuando Pablo le escribe a Tito algo similar él dice, las ancianas, las mujeres mayores, 2:4, deben enseñar a las mujeres jóvenes a ser sobrias, a amar a sus maridos, a sus hijos, a ser discretas, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus propios maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

Aparentemente el mismo problema estaba sucediendo en Creta. Habían mujeres que no eran fieles a sus maridos, no eran leales a sus hijos, no se estaban quedando en la casa, no estaban haciendo lo que debían, no puras, no castas. Y la mujer que viene a la iglesia, tratando de crear problemas al presentarse de manera atractiva, viola la palabra de Dios.

Observe 1ra de Corintios, le voy a mostrar esto, este es una ilustración muy clara de este problema mismo. 1ra de Corintios 5, de manera muy breve, y después otro pasaje, 1ra de Corintios 5, se dice, se reporta, es conocido, la gente lo sabe y no solo por una o dos fuentes, es conocimiento común, todo mundo sabe que en la iglesia en Corinto hay porneia, fornicación, pornografía, pecado sexual. Y tal fornicación, que ni siquiera se nombra entre los gentiles, que uno tiene a la esposa de su padre, incesto. Una forma de incesto, un hijo teniendo una relación sexual con su madrastra, que es lo más probable. Lo más probable es que no es su madre, de lo contrario habría dicho eso, la esposa de su padre, siendo una manera de expresar el hecho de que esta es la esposa de su padre. Sin embargo, no es la madre del hijo, un matrimonio después, no obstante, una forma de incesto que un hombre tenga la esposa de su padre.

Y el versículo 2 lo hace peor. En lugar de llorar por esto, están orgullosos de esto, están envanecidos. Inconcebible, absolutamente inconcebible. En la iglesia están tolerando la inmoralidad, el incesto y no solo lo están tolerando, sino que están orgullosos por ello, de tal manera que hablan de ello, y tienen una reputación por ello, y todo mundo lo sabe. Ahora como es que lo justificaron, capitulo 6, versículo 13, lo justificaron con esta especie de proverbio antiguo, la comida para el cuerpo y el cuerpo para la comida, la comida para el cuerpo y el cuerpo para la comida, ¿qué quiere decir eso? Es biológico, el sexo es biológico, simplemente biología, ¿Cuál es la diferencia? Digo, somos hombres, son mujeres, fuimos hechos los unos para los otros, el sexo simplemente es un acto biológico, no se preocupen por ello, él dice, Dios va a destruir tanto lo uno como lo otro, y el cuerpo no es para la fornicación. Y él procede a hablar acerca de cómo es para ellos el unir a Cristo a una ramera, y han olvidado que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, y el versículo 18 dice, huid de la fornicación y demás.

Entonces la iglesia en Corinto se había metido en maldad sexual, hay poca duda en mi mente de que el mismo tipo de seducción que se estaba llevando en la iglesia ahí, se estaba llevando en la iglesia en Éfeso cuando Pablo escribió 1ra de Timoteo y trae tragedia para la iglesia. Y en la actualidad está por todos lados en la iglesia, por todos lados. Entonces las mujeres necesitan entender cuál es el principio de Dios. Sí, hay un lugar para que una mujer se vea apropiada, y hermosa, y muestre gracia, y para permitir que la belleza del sexo más hermoso que Dios les ha dado sea valorado. Y si, no hay lugar para un tipo de indiferencia perezosa a algún tipo de preparación para la adoración, pero hay un límite, y ese equilibrio perfecto se encuentra por aquellas cuyos corazones están bien.

Quiero cerrar a leerle una porción de Isaías capítulo 3. Entonces habrá su Antiguo Testamento en el capítulo 3, versículo 16. Usías todavía está en el trono, y bajo el rey Usías quien reinó durante 52 años hubo gran prosperidad entre el pueblo. Tuvieron paz de sus enemigos, tuvieron una posición fuerte en la guerra fría, tuvieron crecimiento económico. Inclusive su religión floreció en la superficie, había riqueza, como resultado de esto, las mujeres entraron en un materialismo desenfrenado.

Y en Isaías 3:16 al 24, Dios pronuncia juicio en contra de ellas, y quiero que vea por qué, comenzando en el versículo 16. Así mismo dice Jehová, por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, esto es son soberbias, y andan con cuello erguido y con ojos desvergonzados, están ocupadas con la seducción, cuando andan van danzando, danzando sería una especie de caminar de manera sexual, es un paso pequeño corto, solo un paso pequeño corto como para llamar la atención a ti misma, y también haciendo son con los pies, porque tenían campanas en sus pies.

Entonces aquí están las mujeres, están ahí buscando seducir a los hombres. Por tanto el Señor raerá la cabeza de las hijas de Sion y Jehová descubrirá sus vergüenzas. Eso es simbólico del juicio de Dios, aquel día quitará el Señor el atavío del calzado, las redecillas, las lunetas, los collares, los pendientes y los brazaletes, las cofias, los atavíos de las piernas, los partideros del pelo, los pomitos de olor y los sarcillos, los anillos, y los joyeles de las narices, las ropas de gala, los mantoncillos, los velos, las bolsas, los espejos, el lino fino, las gasas y los tocados. Y en lugar de los perfumes aromáticos vendrá, hedionez y cuerda en lugar de cinturón, y cabeza rapada en lugar de la compostura del cabello. En lugar de ropa de gala ceñimiento de silicio, y quemadura en vez de hermosura, tus varones caerán a espada y tu fuerza en la guerra, sus puertas se entristecerán y enlutarán, y ella desamparada se sentará en tierra.

Esas mujeres que son soberbias, esas mujeres llenas de lujuria, esas mujeres que llaman la atención así mismas por tener una mala intención y un mal propósito, serán juzgadas. Esta es la palabra de Dios, todas esas cosas en sí mismas no son malas, colocar un anillo en el dedo de una mujer no es malo, el hecho de que una mujer use un cinto no es malo. Pero excederse, arreglarse debido a lujuria o para desfilar riqueza es malo. Y particularmente lo es, entre la congregación de los justos. Ropa ostentosa, peinados ostentosos, joyería ostentosa, deseo sexual, difícilmente expresan un corazón quebrantado y contrito que el Señor busca. Inclinémonos en oración.

Quiero decirles algo al llegar a la conclusión, he predicado la palabra de Dios, como la palabra de Dios. Pero en mi corazón me he dado cuenta de que la he predicado a manera de recordatorio. Y debo decirles que le doy gracias a Dios por la gracia, y la consideración, y la piedad de las mujeres de ésta iglesia. En ninguna manera en el mensaje tengo la intención de hablar mal en contra de las mujeres de ésta iglesia. Ha sido mi gozo a lo largo de estos años, ver por la gracia de Dios, que ésta iglesia nunca ha sido golpeada con ningún escándalo moral serio. Alabo a Dios por las mujeres piadosas. Esta iglesia nunca ha sido un lugar en donde la moda ha dominado, en donde la gente ésta preocupada por su apariencia y bendigo a Dios por eso.

Y felicito a las mujeres piadosas de ésta congregación, por su virtud, su modestia, su sensibilidad, su gracia y su belleza. Y por ese espíritu afable y apacible que es el verdadero arreglo del corazón. Le doy gracias a Dios por ello, pero mientras que estoy agradecido también estoy alerta, como todos nosotros debemos estarlo, no sea que pensando que estamos firmes, caigamos. Y entonces tenemos mucho por que agradecerle a Dios, y les doy gracias a ustedes por demostrar su amor a Dios y su compromiso con adorarlo a Él, y quiero recordarnos a todos de la necesidad de continuar buscando una perspectiva santa como esa.

Padre te doy gracias por estas personas en esta congregación, te agradezco por hombres con corazones puros y manos santas, por mujeres caracterizadas por temor piadoso y dominio propio, cuyas vidas son un testimonio de Cristo y no lo deshonran. Y pido Señor, que tú nos hagas a todos nosotros aún más sensibles a ese equilibrio perfecto, entre ser lo que has diseñado que seamos, en belleza y en gracia, y al mismo tiempo no crucemos los límites de la modestia. Oro porque tú ayudes a toda mujer en esta congregación, a conocer ese lugar, y que tu desarrolles en todo corazón el espíritu afable y apacible, el cual es la belleza verdadera de una mujer. Y en todo hombre, la vida santa y corazón puro, que caracteriza a la masculinidad verdadera, y estas cosas pido porque sé que son coherentes con la voluntad de Jesucristo. Amén.

 

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar