Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Abra su Biblia al primer capítulo de 1ª de Timoteo. Recientemente comenzamos un estudio de 1ª de Timoteo; ya comenzamos con dos mensajes para iniciar viendo la introducción, y ahora llegamos en esta próxima sección a los versículos 3 al 11. Esta sección tiene que ver con enfrentando a los falsos maestros. Quiero que tomemos los versículos 3 al 11 como una unidad, pero vamos a dividirlo en dos semanas: este día del Señor y el próximo. Permítame introducir nuestro estudio el día de hoy, al recordarles de algo de lo que estoy seguro usted está muy consciente. En el Evangelio de Juan, capítulo 8, versículo 44, nos recuerda que satanás no solo es un homicida, sino que satanás también es un mentiroso. Una de las manifestaciones de la intención mentirosa de satanás, es la proliferación de los falsos maestros que atacan el Evangelio y a la iglesia.

A lo largo de toda la historia de la vida de la iglesia, los falsos profetas y los falsos maestros son parte de la batalla que la iglesia ha tenido que pelear en toda época. Y eso realmente no es nada que nosotros hemos tenido que enfrentar. De hecho, el pueblo de Dios a lo largo de su historia entera, ha tenido que enfrentar a los falsos maestros. Vamos al Antiguo Testamento y encontramos advertencia, tras advertencia, tras advertencia, en contra de aquellos que enseñan falsamente. En particular, me acuerdo de Jeremías capítulo 23 hasta el capítulo 27, en donde usted tiene muchas referencias a los falsos maestros. En donde quiera que Dios establece la verdad, satanás se esfuerza por sembrar mentiras y farsa y error.

Nos acordamos sin duda alguna de Mateo capítulo 7, en donde oímos las palabras de nuestro Señor diciéndonos que habrán falsos maestros, falsos profetas, que aunque son lobos, se disfrazan a sí mismos de ovejas, el cual era la vestimenta de un profeta, como si fueran verdaderos profetas de Dios. Más adelante, se nos recuerda en el Evangelio de Mateo en ese gran discurso del Monte de los Olivos, en el cual Jesús predicó un sermón acerca de su propia segunda venida, en la cual Él advirtió que habrían muchos falsos cristos que vendrían en el futuro. Juan nos dice en 1ª de Juan 2, que ya en el mundo habían muchos anticristos. El libro de Apocalipsis nos presenta un retrato muy claro de la consumación de la época de la iglesia, el retrato final de Dios de lo que va a pasar en la Tierra; y es un tiempo lleno de engaño y mentiras, enseñanza falsa, doctrina falsa; finalmente resumida en el falso profeta y el anticristo mismo.

En 1ª de Timoteo, la epístola misma que estamos estudiando, se nos recuerda en el capítulo 4, versículo 1, que espíritus engañadores están sueltos en la iglesia por todo nuestro alrededor con sus doctrinas de diablos o demonios. Hablan mentiras. El Apóstol Pablo al escribirle a la iglesia galacia, les advierte en varias ocasiones en esa carta acerca de los falsos maestros; al escribirle a la iglesia en Colosas, la porción primordial del capítulo 2, en defensa de la suficiencia de Jesucristo para la salvación; en contraste a aquellos falsos maestros en Colosas que estaban atacando esa suficiencia misma. Entonces, de una manera muy general, cualquier estudiante de la Biblia está consciente del hecho de que en donde quiera que usted tiene la verdad, usted tiene la infiltración del error. Realmente no creo que simplemente debemos limitar nuestro entendimiento de eso a la Biblia únicamente, porque aquí en Grace Church, hemos experimentado el hecho de que satanás es forzado recientemente por sembrar mentiras entre nosotros.

Aquellos de nosotros que hemos estado aquí en los últimos dos meses, lo cual incluye ciertamente a la mayoría de nuestra congregación, recordará que hemos hecho un par de referencias a los falsos maestros en el estacionamiento, falsos maestros en el patio, tratando de desviar a la gente y llevarlos a sus errores. Mencioné hace un par de semanas atrás que ha habido algunos en medio de nosotros, que como miembros de nuestra iglesia, se han desviado, han buscado atraer a sí mismos discípulos dispuestos que han sido desviados y enseñados a creer que lo que enseñamos aquí es herejía, que queda corto de la verdad de Dios; y han sido llevados a la confusión y al caos en su entendimiento de lo que es la verdad. Y realmente creo amados, que ese es solo el principio. No creo que va a disminuir. Creo que se va a intensificar conforme Dios le da a nuestro ministerio una mayor oportunidad y una mayor voz en nuestro día.

Y bueno, así fue en Éfeso. La iglesia en Éfeso fue, supongo que medida por todo barómetro, una gran iglesia. Había conocido la bendición de Dios como pocas iglesias en la historia jamás la conocerán; esto es mediante tres años del ministerio del gran Apóstol Pablo mismo, un legado sin paralelos en la mayoría de las situaciones; ellos sabían lo que era tener a Pablo como su mentor durante tres años, de acuerdo con Hechos 20. Y conforme llevó a una conclusión a ese ministerio con ellos, y congregó a los ancianos en Mileto, a más de 40 kilómetros de Éfeso, conforme él viajaba por barco a Jerusalén, él los llamó y les dijo en Hechos 20, comenzando en el versículo 29: “Porque yo sé que después de mi partida, entrarán en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarán al rebaño”.

Y como esos descritos en Mateo 7, vienen vestidos con ropa de ovejas; eso no significa que se visten como ovejas, eso significa que llevan una lana, la cual era el atuendo de un profeta; y después él dice: “Y también dentro de vosotros mismos se levantarán hombres perversos que desviarán a la gente de la verdad”, y después él dijo: “Por tanto, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene la capacidad de sobre edificaros y daros herencia”. Pablo sabía que la iglesia en Éfeso, como cualquier iglesia, estaría bajo el ataque de los profetas mentirosos y los maestros falsos. Eso es exactamente lo que ha pasado. Ese legado de toda iglesia que es fiel a la verdad, el tener que enfrentar a lo que Pablo llama en 2ª de Corintios capítulo 2, versículo 17, los que corrompen la verdad, “kapelos”, los que corrompen la Palabra, los que vienen – como dice en 2ª de Corintios capítulo 4, versículo 2: “De manera deshonesta, los que usan la Palabra de Dios engañosamente”, y la sutileza de la enseñanza falsa de este tipo, es que usa la Palabra de Dios, pero representa de manera equivocada su enseñanza.

No es realmente una amenaza verdadera para la iglesia cristiana, enseñar algo que de manera explícita y abierta, y distintiva anti-Biblia, anti-Cristo, y anti-Dios; es la sutileza de la enseñanza que parece ser bíblica lo que presenta un peligro serio para la iglesia, y aquello que aleja a almas ingenuas. La iglesia en Éfeso, que tuvo una gran historia, un gran comienzo, y fue la iglesia de la cual salieron otras iglesias hermanas en Asia Menor; y aunque tuvo el ministerio de Pablo, nunca, nunca fue invulnerable a los falsos maestros. Y entonces Pablo le escribe a Timoteo para decirle que detenga los falsos maestros, y que corrija las cosas en esa iglesia; él manda a Timoteo a mantener la enseñanza pura, y establecer un ejemplo para que otras iglesias lo sigan. Ahora, en estos versículos de apertura en los cuales él presenta esta necesidad de detener a los falsos maestros, él le ayuda a Timoteo y a nosotros a entender la necesidad de hacer esto, mediante cuatro ideas clave que quiero que entienda, y vamos a estarlas estudiando este día del Señor, y el próximo. Detener la falsa doctrina y detener a los falsos maestros demanda que entendamos cuatro cosas.

En primer lugar, necesitamos entender su efecto; en segundo lugar, necesitamos entender su meta u objetivo; en tercer lugar, necesitamos entender su motivo; y finalmente, necesitamos entender su resultado, lo que producen en el caos. Ahora, para comenzar, es importante que entendamos el error y lo que crea. Supongo que el primer punto igualmente podría ser: entender su error. Su error tiene un efecto muy serio. Veamos los versículos 3 y 4, y veamos si podemos entender su error, y cómo definimos ese error y lo que produce. El versículo 3 dice: “Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia para que mandases algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas; más bien, que edificación de Dios, que es por fe, así te encargo ahora”. Vamos a detenernos ahí.

Aquí encontramos el error de los falsos maestros, simplemente presentado. Pero entendamos la escena un poco. Él comienza en el versículo 3 diciendo: “Como te rogué”, y esa es una palabra de exhortación, una palabra de cierta fuerza, “es importante que te quedes, te ruego que te quedes”, lo cual podría indicar que Timoteo gustosamente buscaba una nueva tarea porque ésta no era una fácil. Aquí estaba un joven, Timoteo, de la edad de unos 35 años; él había estado con Pablo durante 20 años, él era una verdadera réplica de Pablo, como dice en el versículo 2, “verdadero hijo en la fe”; pero inclusive en esas circunstancias había cierta timidez en su personalidad, él en cierta manera estaba intimidado por aquellos que menospreciaban su juventud, sin duda alguna le parecía difícil enfrentar a nivel intelectual a aquellos que estaban promoviendo el error aquí.

Él realmente no estaba en el sentido de la polémica y apologética, no tenía la capacidad de enfrentar sus argumentos a ese nivel, y él pudo haberse sentido un poco inepto para la tarea; además no era fácil quitar a los líderes en la iglesia. Una cosa era haber estado trabajando con la gente en la banca a nivel de laicos, pero estar enfrentando a estos líderes y falsos maestros era una tarea muy difícil. Y bien pudo haber sido que Pablo esperaba eso, y esa es la razón por la que le dijo: “Como te rogué que te quedases ahí, quiero que te quedes”, Pablo ya había comenzado a corregir estas cosas. En el capítulo 1, versículo 20, dice que mencionando a Himeneo y a Alejandro, dos de los falsos maestros que guiaban, quizás dos de los más importantes que estaban en la parte de arriba de la lista, “a quien entregué a satanás para que aprendan a no blasfemar”. Aparentemente Pablo mismo cuando estuvo ahí enfrentó a Himeneo y a Alejandro, y en cierta manera echó a andar a Timoteo y lo dejó y le dijo: “Ahora tú sigue con lo que queda, termina con lo que yo empecé con estos dos. Debemos detener y eliminar estos falsos maestros”.

Y entonces, Pablo ha dejado Macedonia para visitar a los Filipenses, y Timoteo se quedó ahí con una tarea muy difícil, tratando de deshacerse de los líderes espirituales falsos en la iglesia de Éfeso, y quizás en las iglesias hermanas en esa área. Ahora, como le mencioné una semana atrás, esta carta no encaja en la cronología del libro de Hechos; el libro de Los Hechos termina con Pablo en prisión, en la cárcel en Roma; y en el capítulo 28 se cree que él entonces fue liberado de ese encarcelamiento, y después de ser liberado de ese encarcelamiento él viajó mediante barco a Éfeso. Camino ahí, visitó Colosas. Él le había prometido a Filemón, en el versículo 22, en esa carta a Filemón, que él vendría ahí, y así fue sin duda alguna; y después fue de Colosas a Éfeso. Timoteo viniendo de Filipos a Éfeso, ahí se reunieron, enfrentaron a Himeneo y a Alejandro, analizaron la situación, y Pablo dejó a Timoteo ahí, y él mismo prosiguió a Filipos para cumplir con la obra que Dios tenía para él ahí, como lo indica en Filipenses 2:24.

Entonces, Timoteo ahora está ahí; Pablo acaba de salir a Filipos, él no ha partido hace mucho tiempo atrás, y él escribe esta epístola porque él sabe que Timoteo tiene una tarea muy difícil que enfrentar, y él quiere fortalecer la valentía de Timoteo, él quiere fortalecer su autoridad con la gente que van a oír también esta carta; y entonces es una carta de gran importancia conforme él enfrenta la eliminación de los falsos maestros en la congregación de esa iglesia, y las otras que la rodean. Es interesante señalar que en los versículos 3 y 4, que son un pensamiento completo, carecen de la estructura gramatical para que sea una oración legítima; es elíptica. Él comienza con una cláusula, comenzando con “cómo”, pero nunca la resuelve. Y entonces, en algunas versiones aparecen con letras inclinadas en las últimas dos palabras del versículo 4: “Así haz”, porque el editor siente que tiene que completar o terminar la oración.

Y entendemos que Pablo en este punto no está preocupado con la gramática, lo cual es una pista acerca del corazón cargado que él está expresando por este asunto, de que Timoteo enfrente a los falsos maestros; él no está demasiado preocupado con la gramática en este punto, él más bien comienza con un clamor apasionado para que Timoteo acepte el mandamiento de hacer la tarea que necesita ser realizada en esta iglesia que está tan cercana al corazón de Pablo. Él sabe que Timoteo es un verdadero hijo en la fe, él sabe que Timoteo por la capacidad del Espíritu puede cumplir con la tarea, y de manera apasionada él lo alienta a hacer eso. De hecho, a la mitad del versículo 3 él dice: “Como te estoy rogando, como te he rogado a lo largo de todo este proceso, como te rogué, por favor manda a algunos que no enseñen otra doctrina, ni presten atención ni a mitos ni a genealogías interminables”.

En otras palabras, él en cierta manera, está enfatizando el hecho de que Timoteo tiene autoridad apostólica, y él quiere que mande esas personas a detenerse. Usted no enfrenta de manera ligera la enseñanza falsa, usted no enfrenta a la ligera los falsos maestros, usted no enfrenta a la ligera el error en la iglesia, debe ser enfrentado de manera inmediata y firme. Entonces, él le da, mediante un mandato militar, “parangelo”, básicamente es una palabra que conlleva a la idea de un mandato militar. No es que usted tiene la opción de responder o no responder, es uno que demanda una respuesta de un inferior a una orden dada por un superior. Ahora, Pablo, según el capítulo 3, versículo 14, había esperado que él mismo llegara; la verdad es que nunca llegó ahí, como lo vemos en su segunda carta a Timoteo.

Pero él está escribiendo en caso de que no pueda venir, y claro, él nunca llegó para fortalecer la mano de Timoteo; simplemente un recordatorio breve de que Éfeso era una ciudad clave, fue una capital provincial, de la provincia de Asia Menor, en cierta manera estaba declinando económicamente porque el río que pasaba por Éfeso estaba depositando ciertos depósitos minerales ahí en la línea costera en el mar, y como consecuencia estaba replegando a la ciudad hacia dentro debido a ese depósito de minerales, y estaba perdiendo algo de su capacidad y comercio económico; pero continuó siento una ciudad significativa debido primordialmente al templo de Diana, o Artemis; esta secta pagana particular, era una secta de la fertilidad en la cual la adoración era expresada mediante ritos de la fertilidad sensual, y orgías de una naturaleza indescriptible. Y en medio de ese lugar, está esta iglesia por la que Pablo, de manera tan apasionada se preocupa, a la cual él había enviado a Timoteo, había dejado a Timoteo para este ministerio.

Observe que él usa la palabra “algunos”, “que mandases a algunos”. “Ciertos individuos” es la idea aquí. Parece indicar que eran unos cuantos, pero estaban teniendo una influencia más bien amplia, sin duda alguna no solo en Éfeso como mencioné, sino en la región que rodeaba a Éfeso; y Pablo quiere que sean enfrentados inmediatamente así como él enfrentó a Himeneo y a Alejandro de manera inmediata. Es muy posible que eran todos conocidos por nombre no solo por Pablo, sino también por Timoteo. Y hacemos la pregunta: ¿Por qué esos nombres no son mencionados? Y supongo que la respuesta es que el Señor no quiso darle ninguna publicidad por un lado, o por otro lado el Señor no quiso enlistar algunos de esos nombres, y haber dejado a alguien afuera que quizás hubiera pensado que no estaba incluido; y no hay pista de que hubiera habido personas de afuera, como aquellos que estaban en Gálatas, o aquellos que estaban en Corinto, que habían venido a contaminar la asamblea ahí.

De hecho, estoy convencido que “algunos”, los “ciertos individuos”, probablemente eran ancianos en la iglesia en Éfeso, y algunos en las iglesias que rodeaban a Éfeso; eran aquellos que estaban en el nivel más elevado; eran pastores quienes eran los falsos maestros. Ahora, la razón por la que tiendo a inclinarme en esa dirección, es simplemente por el flujo de esta epístola en particular. Por ejemplo, al describirlos, dice en el versículo 7, que se presentaban así mismos como maestros, y sabemos a partir de otras partes en esta epístola, que la enseñanza era la función excepcional del anciano u obispo o pastor. En el capítulo 3, versículo 2, al final del versículo dice al describir al obispo o al supervisor quien también sería el pastor, anciano, misma persona, simplemente al describir diferentes facetas de ese hombre, él debe ser apto para enseñar, didáctico, es un maestro hábil, capaz. En el capítulo 5, versículo 17, esos ancianos o pastores, quien gobernaba bien, y debían ser tenidos dignos por doble honor, eran aquellos que estaban especialmente capacitados en el manejo de la Palabra y la doctrina.

Entonces, parece como si éstos habrían aspirado, y quizás habían llegado al punto de ser reconocidos como maestros dentro de esa congregación, habían llegado al punto de ser un pastor, o un anciano ahí. También me parece curioso que en el versículo 20 Himeneo y Alejandro fueron despedidos por el acto unilateral por parte del Apóstol Pablo. Dice que: “Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a satanás, para que aprendan a no blasfemar”. Aparentemente Pablo tenía que confrontar a estos hombres, tenía que sacarlos de la iglesia, entregarlos al diablo mismo, lo cual probablemente apunta a una coalición de buenas personas en la iglesia que no lo podían hacer, lo cual podría indicar que ellos habían alcanzado un lugar de prominencia tal, que la gente misma no podía enfrentarlos, y tenía que ser enfrentado con autoridad apostólica; y esa es la razón por la que Pablo lo hizo, y esa es la razón por la que Timoteo se quedó ahí también para hacer eso.

Además, en el capítulo 3, el hecho de que la primera parte del capítulo está tan preocupada con los requisitos de un anciano, o los requisitos de un pastor; parece indicar que habían personas descalificadas que habían llegado a ese lugar, y necesitaban cierta instrucción clara con respecto a quién debía tener esa responsabilidad. Después, también en el capítulo 5, se nos recuerda en el versículo 19, que un anciano debe ser acusado, pero siempre de la manera apropiada ante dos o tres testigos, y los que pecan deben ser reprendidos, y no se debe tratar con parcialidad a estas personas porque son ancianos. Ahora, todas estas cosas tienden a indicar que estos falsos maestros habían llegado a un nivel muy elevado en la iglesia y tenían que ser enfrentados, en este caso con confrontación apostólica. Ahora, a Timoteo se le dice en el versículo 3, observe al final del versículo, que les mande con un mandato militar, que les dé órdenes que no enseñen diferente doctrina.

Ahora, ese es un verbo largo, ese es un verbo probablemente inventado por Pablo; él toma la palabra “enseñar”, “didascalia”, y toma la palabra “heteros”, lo cual significa “de un tipo diferente”; hablamos de heterodoxia siendo algo que es diferente a la ortodoxia, y él coloca estas dos palabras y lo más probable es que él inventa la palabra “enseñen doctrina”, “enseñen herejía”, eso es lo que significa, “mándales a que dejen de enseñar algo diferente de la verdad, que enseñen algo”, enseñar, enseñanza de un tipo diferente, que esté en conflicto con la verdad revelada. Entonces, sin duda alguna, estaban usando la función de pastor, estaban usando la función de anciano; tenían prominencia en la iglesia, y cuando estaban usando la Palabra de Dios, probablemente el Antiguo Testamento, lo cual es bastante significativo, y lo usaban como su base, y lo estaban mezclando, enseñando de manera incoherente con el Antiguo Testamento, y con toda seguridad enseñando de manera incoherente con el Evangelio del Nuevo Testamento; por lo tanto, habían cambiado, habían torcido y pervertido la naturaleza entera de la verdad cristiana.

Ahora, ellos tenían un estándar, digo, han pasado 30 años desde el día de Pentecostés, inclusive en el día de Pentecostés dice que Pedro predicó y tres mil fueron salvos, y Hechos 2:42 dice que ellos continuaron, perseveraban en la doctrina de los, ¿qué? Apóstoles. Ellos sabían cuál era la sustancia de verdad revelada que había venido a través de los apóstoles, y que la doctrina de los apóstoles era la base de lo que era la verdad; y éstos, sin duda alguna, se habían desviado de eso, lo habían violado, esa es la razón por la que en 2ª de Timoteo 2, a Timoteo se le recuerda que “enseña solo esas cosas que has oído de mí”, entre hombres fieles, entre muchos testigos, “encomienda esas cosas a hombres fieles que sean aptos de enseñar también a otros”. Pero se habían desviado de la verdad y estaban enseñando error. Ahora, entendemos un poco más de cuál fue su error en el versículo 4.

Si vamos a entender su error necesitamos ver el versículo 4, y necesitamos comenzar a ver cómo comienza él a discutirlo. “Ni presten atención”, lo cual significa “entregar tu mente a” u “ocuparte con”, “mándales a que no enseñen ninguna otra doctrina, ni presten atención a fábulas y a genealogías interminables”, es la palabra “muthos”, fábula, obtenemos la palabra “mito” de ahí; leyendas y fábulas, e historias, que son inventadas y manufacturadas por hombres, y espíritus engañadores, los cuales así serán llamados en el capítulo 4 “doctrina de demonios”. Estaban inventando cosas. Eran muy parecidos a los atenienses que son descritos en Hechos 17:21, en una descripción más bien general que nos ayuda a entender esto, dice que todos los atenienses y los extranjeros que estaban en la ciudad de Atenas pasaban su tiempo nada más que en contar o en oír alguna cosa nueva, estaban preocupados con alguna cosa filosófica nueva; y aparentemente aquí éstos estaban introduciendo cosas nuevas para tentar a la gente en Éfeso de estas leyendas, estas mentiras inventadas por los hombres, demoníacamente diseñadas y farsas, estaban siendo presentadas como la verdad divina.

Es  muy difícil para nosotros identificar de manera específica estas ideas. De hecho, no podemos identificar qué leyendas eran, porque no tenemos esa información revelada, no sabemos qué estaban tratando de imponer en las genealogías o cómo estaban interpretándolas o mezclándolas, realmente no tenemos detalles específicos; es suficiente saber que lo que estaba siendo enseñado era opuesto a la verdad. No es necesario que nosotros conozcamos todos los detalles acerca del error, pero es muy probable que en cierta manera podemos sistematizarlos simplemente al seguir a lo largo de las epístolas. Por ejemplo, encontramos esto en el versículo 4, se estaban entregando a mitos y a genealogías interminables; el versículo 7 nos dice algo más, estaban haciendo esto deseando ser maestros de la ley. Entonces, de alguna manera estos mitos y genealogías estaban conectados con la ley del Antiguo Testamento, lo cual nos lleva a creer que había una orientación judía en esta enseñanza falsa.

El capítulo 4 nos dice que estos espíritus engañadores y doctrinas de demonios estaban llenos de hipocresía y mentiras. Parte de esto tenía que ver, versículo 3, con prohibir el matrimonio; estaban promoviendo el celibato, y también estaban mandando a la gente a abstenerse de alimentos. Entonces, había cierto tipo de rasgo de monje, lo que llamamos ascetismo, o privación personal; cierto enfoque monástico que promovía que la verdadera espiritualidad se encontraba a través de las leyendas y genealogías, interpretaciones secretas de la ley, y a través de todo este tipo de abstinencias en donde usted no se casa y no come ciertas cosas. Y mediante su privación personal, y al adoptar estas ideas inventadas por ellos, usted alcanzará a cierto nivel de aceptación divina. El capítulo 4, también versículo 7, nos ayuda a identificar esto también como fábulas profanas y de viejas, mitos contados por estas señoras de edad que no hacen nada más que traer impiedad, es la intención aquí. Observe en 2ª de Timoteo, y aquí encontramos, de hecho vea el capítulo 6 de 1ª de Timoteo en primer lugar, capítulo 6, versículo 4 nos ayuda a definir aún más esto.

La gente enseñándolas son personas orgullosas, que pasan su tiempo en cuestiones disputando acerca de palabras; en otras palabras, el versículo dice: “Son muchos argumentos perversos de hombres, que tienen mentes corruptas, que están absolutamente privados de la verdad”, y la razón por la que están metidos en esto no es por la piedad, sino por el dinero. Y querido amigo, usted va a encontrar que la médula, el meollo de todos los falsos profetas es el dinero, siempre es el meollo. 2ª de Timoteo nos ayuda a entender aún más esto, porque Pablo escribe esto no mucho tiempo después, escribiéndole a Tito, en medio de 1ª y 2ª de Timoteo, y después en 2ª de Timoteo, pero también él habla acerca de esta perversión que se estaba llevando a cabo en el versículo 14 del capítulo 2, él dice de estas cosas: “Recuérdales esto”, mandándoles de nuevo él le da órdenes estrictas para presentarle mandatos a estas personas, “que no discutan acerca de palabras las cuales para nada aprovecha, sino que trastornan a los oyentes”.

Aparentemente, estaban discutiendo acerca de palabras. Bien pudo haber sido que habían sacado palabras de su contexto, les habían presentado significados alegóricos legendarios. Un comentarista, JN D Kelly, dijo que a los judíos les encantaban los árboles genealógicos, y literalmente podían imponer en esos árboles genealógicos todo tipo de especulaciones alegóricas ridículas, absurdas, y francamente gran parte del Hagadá rabínico, gran parte de su enseñanza consiste en las escrituras reescritas en una base alegórica, realmente sin relación alguna a una interpretación correcta de la Palabra de verdad, como él lo dice en el versículo 15. Ese versículo indica que ellos estaban usando las Escrituras, pero estaban entendiéndolas de manera equivocada, la estaban interpretando de manera equivocada, y como consecuencia la estaban aplicando de manera equivocada. Por cierto, eso no solo estaba limitado a ellos, eso se ha llevado a cabo a lo largo de los años, y todavía se lleva a cabo en la actualidad. Hay personas en la actualidad que todavía interpretan de manera equivocada la Palabra de Dios.

Y como dije al principio, la sutileza de los falsos profetas y la falsa enseñanza es que usa la Palabra de Dios, pero la corrompe; solo los impostores usan la Palabra de Dios para producir dinero, para comercializar con la gente, la tuercen y la pervierten para sus propios fines. Pero siempre ha habido personas así con interpretaciones ridículas de las Escrituras. Pienso en el Papa Gregorio, de la gran interpretación del libro de Job, y cito: “Los patriarcas, tres amigos, representan a los herejes”, fin de la cita. Él está tratando de tomarlo alegóricamente y traerlo a su propia época, los anti-católicos, y cito: “Los siete hijos son los 12 apóstoles”. ¡Lo que tú digas, Gregorio! Y continúa: “Las 7 mil ovejas –él dice– son el pueblo fiel de Dios, y sus 3 mil camellos son los gentiles depravados”, fin de la cita. Ese tipo de interpretación absurda de las Escrituras era común en el periodo rabínico, y tengo que confesar que todavía es común, y estoy algo asustado por ella.

El otro día en la televisión carismática había una persona que estaba siendo entrevistada, y le dijeron a esta persona: “Oh”, están haciendo todo tipo de preguntas y él dijo que él había nacido en 1929, y él dijo: “Dios lo hizo nacer en 1929, porque su versículo de la Biblia es Mateo 19:29”. ¡Oh! Hasta entraron en la euforia por eso. “¡Oh, qué maravilloso! ¿Y qué dice Mateo 19:29?”, “Para los hombres esto es imposible, pero con Dios todas las cosas son posibles”. “¡Oh, qué versículo para la vida! Ese es su versículo de la vida, porque usted nació en 1929”. Y después el anfitrión dijo: “¡Oh! Yo nací en 1934, ¿qué dice Mateo 19:34? Ese va a ser mi versículo de la vida”, y entonces su esposa buscó Mateo 19:34, y claro, Mateo 19 no tiene 34 versículos, y Marcos no tiene 19 capítulos, y usted queda con Lucas, y él dijo: “Busca Lucas 19:34, busca Lucas 19:34 y ese va a ser”, y ella lo buscó con mucha emoción y dijo: “Y Jesús dijo: Tengo necesidad de él, tengo necesidad de él”, y él dijo: “¡Ahí está! ¡Él me necesita, él me necesita!”, y ella continuó buscando, y ella buscó y dijo: “¡No, no, no, eso está hablando de un asno!”, y yo dije: “Muy bien”.

Es aterrador lo que la gente ha hecho y le hace a la Palabra de Dios. No obstante, en este versículo – bueno, usted entiende. En 2ª de Timoteo este uso equivocado de la Palabra de verdad se discute aún más en el versículo 16 como palabras profanas, que incrementarán y llevarán a la impiedad, y es una palabra que come como gangrena. En el versículo 18: “Han errado de la verdad”. Ahí en el versículo 23 lo describe aún más como preguntas necias, que solo producen contienda; capítulo3, versículo 8, son de mentes corruptas, resisten a la verdad, son réprobos con respecto a la fe; en el versículo 13 son engañadores que empeorarán engañando a otros, y siendo ellos mismos engañados; en el capítulo 4 son maestros que son el resultado de las concupiscencias de la gente que quieren que sus oídos sean rasgados; se desvían de la verdad, se vuelven a las fábulas.

Y Tito en Creta estaba enfrentando lo mismo sin duda alguna, Tito 1:10: “Son engañadores”, y después él dice: “Especialmente los de la circuncisión”, lo cual de nuevo me indica que esto no es algo pre-gnóstico, sino que probablemente tiene un elemento judaizante; pudo haber tenido algunos elementos de la filosofía gentil pagana, pero me parece que esta es una especia de filosofía judaizante, en donde llegan con la ley y la están interpretando de manera alegórica con todas estas leyendas y mitos que terminan siendo nada más que palabras sin significado, sin importancia. Y él dice de ellos en el capítulo1 de Tito, versículo11: “Sus bocas necesitan ser silenciadas porque alteran a casas, y enseñan cosas que no deben enseñar”, y aquí vamos de nuevo, y lo hacen ¿por qué? Por dinero. Es el dinero lo que siempre se encuentra en el fondo. El versículo 14 los llama “fábulas judías y mandamientos de hombres”, esto es diseñados por hombres que desvían a la gente de la verdad, profesan –versículo 16– conocer a Dios, pero con sus obras lo niegan, son abominables, desobedientes; de hecho, todo lo que hacen demuestran que son réprobos.

Bueno, usted entiende la idea. Capítulo 3, versículo 9 de Tito, genealogías o cuestiones necias, contenciones, argumentos acerca de la ley, que son vanos y no sirven para nada; de hecho, él los discute en el versículo 10 como herejes que deben ser amonestados una vez, y después dos, y después rechazados. Son pecadores que se han condenado a sí mismos. Ahora, eso realmente es un panorama de lo que era esta herejía. Y de nuevo, no podemos etiquetarla de una manera específica, fuera de decir que era contraria a la verdad de Dios, y como dije antes, no es importante que entendamos todo acerca de una herejía, todo acerca de una interpretación equivocada, es importante que Dios está diciendo en esta epístola que eso tiene que ser ¿qué? Detenido. Tiene que ser enfrentado.

Y es aterrador para mí ver en Estados Unidos, y ver una iglesia que es tan ingenua, y la gente literalmente se puede sentar y oír enseñanza falsa y no reconocerla. Como Walter Martin dijo una vez: “El testigo de Jehová promedio, puede destrozar a un cristiano en 30 minutos porque él realmente no conoce, no sabe lo que cree”, y la gente se vuelve víctima por todos estos falsos maestros, porque los maestros que tienen, aunque pueden en su corazón ser verdaderos, no están enseñándole a su congregación cómo conocer y reconocer eso, y cómo evitar de que se meta a sus vidas. Y algunas veces es tan simple como apagar su televisión, apagar su radio, deshacerse del libro, o alejarse de una persona que se acerca a usted con enseñanza falsa. Mezclar la verdad sagrada con mitos, corrompe la Palabra de Dios, y las sectas lo han hecho por años. Y el liberalismo lo hace, y tenemos que estar listos para enfrentarlo. Simplemente para resumirlo.

Los maestros que lo enseñan son descritos en las epístolas pastorales como ambiciosos, avaros, ignorantes, hipócritas, enorgullecidos, corruptos en la mente, despojados de la verdad, impostores, engañadores, mentirosos, contaminados, incrédulos, desobedientes y abominables. Es un grupo agradable. Ellos, dice, se han desviado, han naufragado en cuanto a la fe, se han apartado de la fe, no consienten en las palabras sanas, han errado con respecto a la fe, han errado con respecto a la verdad, se han desviado de la verdad y son réprobos en cuanto a la fe. Ahora, quiero que observe el efecto de este error en el versículo 4. Ellos proveen especulaciones, esto es en lugar de la verdad; ellos simplemente cuestionan y cuestionan, y cuestionan, y eso crea confusión; ellos promueven cuestionamientos inútiles. Ahora, observe esto: Más bien que edificación de Dios que es por fe. Ahora, la palabra que usted ve quizás como edificación en su versión, es realmente la palabra “economía”, la cual Pablo usa en 1ª de Corintios 9:17, Efesios3 un par de veces; significa “administración o dispensación, o mayordomía; pero tiene que ver con un modus operandi, tiene que ver con un medio de operación. Y conectado con TO, el término Dios, es la operación de Dios o el plan de Dios, o si puedo añadir esto, el plan salvador de Dios.

Lo que ellos están enseñando produce preguntas, especulación inútil, más bien que el plan de Dios que es por fe; en otras palabras, le da un golpe al Evangelio de la fe salvadora. Por lo tanto, concluimos que es un sistema de justicia por obras, es un legalismo; algún tipo de caos judaizante mezclado con filosofía gentil pagana que, de hecho, negaba la salvación por la gracia a través de la fe, el cual era el mensaje apostólico y el Evangelio de Cristo. Entonces, ¿cuál es el efecto? El efecto es atacar el Evangelio. Y permítame darle una pequeña fórmula que usted pueda recordar, que es muy simple, porque el caos en el mundo en la actualidad algunas veces la gente se confunde con los sistemas religiosos; y se lo puedo decir de manera muy simple, solo hay dos religiones en el mundo, solo dos: está la religión del mérito divino, esta es la religión del mérito divino, esto es que Dios en Cristo logró la salvación fuera de ningún esfuerzo del hombre; y después está la religión del mérito humano, esto es que el hombre, mediante algo que ellos hacen, alcanzan la salvación.

La religión del mérito divino es el evangelio cristiano, cualquier otra religión en el mundo de una u otra manera encaja en la categoría del mérito humano; y en donde quiera que la doctrina falsa viene a atacar el Evangelio, siempre ofrecerá el hecho de que el hombre en sí, por sí mismo, de alguna manera llega al nivel de agradar a Dios; y estas personas que vinieron con sus leyendas y fábulas judías, trataban de interpretarla la cual ni siquiera entendían, sin duda alguna llegaban con algún tipo de enfoque legalista, algún tipo de enfoque en el que se negaban a sí mismos, alguna leyenda que involucraba alguna filosofía mal entendida que se imponía sobre las Escrituras, de tal manera que todo se volvía caótico. No es diferente, querido amigo, de los mormones que toman la Biblia y dicen: “Sí, creemos en la Biblia”, pero no tienen idea de lo que la Biblia significa, a menos de que le impongan a la Biblia todos los documentos mormones que interpretan de manera equivocada y confunden. No es diferente de alguien en la ciencia cristiana que dicen: “Sí, creo en la Biblia, pero no la puedo entender a menos de que tenga la clave de las Escrituras”, la cual es escrita por Mary Baker Eddy, Patterson, Robert Fray, y ella tenía un problema.

Y están esas personas que no pueden entender la simplicidad de la Palabra de Dios, a menos de que su maestro en particular o su sistema la re-interprete según leyendas sofisticadas e inventos de mentes que son tanto humanas como demoníacas. Es esencial que entendamos que cuando alguien viene con otro evangelio, Pablo nos ha dado una palabra en Gálatas 1 que dice, que aunque nosotros un ángel del cielo les predicara un evangelio diferente que al que les hemos predicado, que sea ¿qué? Anatema o maldecido, entregado a la destrucción. Los maestros falsos no deben ser enfrentados a la ligera, no si usted entiende su error, y su error es inevitablemente un ataque en contra de la doctrina de la salvación por la gracia a través de la fe. No es algo ligero. Ahora lo segundo, y simplemente quiero introducirle esto, y necesitamos entender no solo su error, y el efecto que tiene manteniendo a la gente de la salvación, pero necesitamos también entender sus metas.

¿Cuáles son sus metas? Versículo 5, Pablo le dice a Timoteo: “Ahora el “telos”, el fin, el objetivo, la meta del mandamiento que te estoy dando es amor. Quiero ver en la iglesia lo que Dios quiere ver en la iglesia”, y lo que Dios quiere ver en la iglesia es amor; Jesús dijo que los hombres los conocerían por su amor, y es esencial que la iglesia sea caracterizada por aquellos que aman al Señor su Dios, con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, y amen a su prójimo como a sí mismos, como dice Mateo 22:37 y en adelante, dice que es el gran mandamiento: “Debemos ser identificados por el amor. Este es el amor, no que amamos a Dios, sino que Él nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros”, y después él procede a decir: “Y si pertenecemos a Dios, nos caracterizaremos por amor, porque Dios es amor”, 1ª de Juan 4:7 y 8.

Entonces, la característica primordial, la característica distintiva de los cristianos es que se identifican por el amor, la palabra es “ágape”, es ese amor de la voluntad, es ese amor abnegado, ese amor abnegado que dice: “Yo doy mi vida por el beneficio de Dios, ese es mi amor hacia Él; yo doy mi vida por tu beneficio, ese es mi amor hacia ti; yo doy mi vida por el beneficio de los perdidos, ese es mi amor hacia ellos”, eso no es emoción, es el amor de la voluntad, ese es el tipo de amor más maravilloso y más elevado. “El propósito que te estoy dando, Timoteo, es crear amor ahí”, y le voy a prometer una cosa, esa no es la meta de los falsos maestros; la meta del mandamiento es amor, ¿y qué es lo que produce amor?, es un corazón puro y una buena conciencia, y una fe no fingida o no hipócrita. El concepto de un corazón puro es un concepto magnífico del Antiguo Testamento, un concepto rico del Antiguo Testamento.

El salmista en el Salmo 24:4 y en el 51:10 en donde David habla, clama por un corazón puro, un corazón limpio, David dice: “Crea en mí (¿un qué?) un corazón limpio Dios”. 1ª de Samuel 16:7 creo que es, en donde se nos recuerda que Dios ve el corazón mientras que Dios ve lo de afuera; el corazón es el centro de pensamiento, como piensa el hombre en su corazón así es él; el corazón es el centro de la creencia del hombre, convicción y la virtud moral; es el centro de sus deseos espirituales, es el centro de sus anhelos hacia Dios. Y cuando el corazón es purificado mediante el lavamiento de la regeneración, cuando el corazón está totalmente enfocado en su devoción a través de la fe en Cristo, como en Romanos 6:17 dice, “es un corazón obediente”, entonces es un corazón puro; y un corazón puro es uno que está entregado a Dios, con una lealtad singular porque ha sido lavado y limpiado por Cristo, y a partir de un corazón puro viene el amor y una buena conciencia, buena, “agathos”, perfecto, produce placer y satisfacción y un sentido de bienestar; la conciencia es su facultad para juzgarse a sí mismo, es su facultad para juzgarse a sí mismo, y francamente responde a su mente.

Lo que hay en su mente va a activar su conciencia, y si usted tiene un corazón puro, usted va a tener una conciencia pura. ¿En qué sentido? Su conciencia no lo va a acusar a usted, ¿verdad? Su conciencia no lo va a condenar a usted, su conciencia no lo va a condenar, porque si usted tiene una conciencia pura no hay nada qué condenar; la facultad de juzgarnos a nosotros mismos va a decir: “Muy bien, todo está muy bien”, y su conciencia va a proveer para usted paz y gozo, y libertad de la culpabilidad porque su corazón es puro. Y eso es lo que Pablo quiere decir en Hechos 24:16 cuando él dice: “Siempre quiero tener una conciencia libre de ofensa hacia Dios”. Ciertamente no quiero tener una conciencia como estos falsos maestros, ¿verdad? ¿Qué tipo de conciencia tienen? 1ª de Timoteo 4:2, tienen una que está cauterizada como con un hierro ardiente, está cauterizada. Y después, en tercer lugar, dice: “Este amor viene de una fe genuina, fe genuina, no la fe hipócrita que los falsos maestros manifiestan; fe verdadera, fe que no tiene pretensiones”.

Permítame contarle acerca de un falso maestro, ¿muy bien? Un falso maestro tiene un corazón sucio porque nunca ha sido limpiado por el evangelio verdadero, fe en Cristo; un falso maestro tiene una conciencia culpable, porque un corazón impuro da lugar a una conciencia culpable, a menos de que la conciencia haya llegado al punto en el que está tan cauterizada que ha perdido su sensibilidad, como en 1ª de Timoteo 4:2; y un falso maestro tiene una fe hipócrita, él de todas las cosas es un farsante, él usa una máscara, él no es sincero; y ese tipo de vida nunca va a producir el amor de Dios, ¿verdad? La meta entonces, y el objetivo de los falsos maestros, no es crear un ambiente de amor, la meta es satisfacer su ego y llenar sus bolsillos, esa es su meta.

Y entonces, versículo 6 dice: “De las cuales cosas desviándose algunos”; se han desviado significa perder el blanco, fracasar y no darle al objetivo; “De las cuales cosas desviándose se apartaron”, dos verbos: uno significa “perder la marca”, uno significa “salirse del curso, salirse del camino”; su meta no era el amor, no estaban apuntando a la meta, la meta del amor; ellos no se dirigían a la meta del amor, se desviaron de eso; tienen otra meta, y su meta es muy clara, es la satisfacción de su propio ego, versículo 7; ellos deseaban ser conocidos como maestros de la ley. Y en el capítulo 6 su deseo es el oro, el oro; “Y como viajeros que dejan el camino correcto para tomar un camino de muerte, terminan enseñando –dice el versículo 6– ruido irrelevante”. Corazones perversos, conciencias cauterizadas, fe hipócrita, todo eso nunca va a producir el amor; esa es la razón por la cual no hay amor genuino en el corazón de un falso profeta y él no puede producir eso.

¿Entiende usted que el amor genuino del que se habla aquí, un corazón puro, una buena conciencia, y fe no fingida, solo puede ser logrado por una vida transformada a través de Cristo? ¿Usted lo entiende, no es cierto, que la religión falsa no puede restringir a la carne? ¿La religión falsa no puede reformar la vida? ¿La religión falsa no puede transformar el corazón? Lo único que es, es mucho ruido; desafortunada y trágicamente con frecuencia es ruido condenador. Y esa es la razón por la que Tito 1:11 es tan importante: “Sus bocas necesitan ser silenciadas”. Entonces, Timoteo él dice: “Si entiendes su error y su efecto, y si entiendes su meta, entonces vas a saber lo importante que es que tú les mandes a detenerse”. Hay otras dos cosas que necesitamos entender y veremos esas el próximo día del Señor.

Inclinémonos en oración. Señor, estoy agradecido en mi corazón este día por abuelos piadosos que conocieron tu Palabra, y padres piadosos que conocieron tu Palabra, de tal manera que el legado que he recibido es la verdad. Estoy agradecido por maestros piadosos en mis días de educación, de preparación, que influenciaron mi vida mediante su vida y su enseñanza y me dieron la verdad. Estoy agradecido por hombres piadosos que han escrito y llenado mi mente y corazón con la verdad. Estoy agradecido por aquellos que caminan de la mano en ministerios a lo largo de estos años, que traen a mi propia vida verdad. Te doy gracias, Señor, por permitirme escapar del error trágico que ha hundido a tantas personas, y esto solo por tu gracia soberana. Y Señor, también te doy gracias porque en esta iglesia tu verdad ha prevalecido, y la doctrina sana ha sido enseñada. Y Señor, te doy gracias por eso, y oro porque Tú continúes preservando eso, y nos ayudes a saber como Pablo supo, que debido a nuestra bendición de ti, no estamos protegidos de la infiltración de falsos maestros, los esperamos como lobos desde afuera; y conforme hombres perversos se levantan en medio de nosotros.

Pero, oh Dios, que los veamos por lo que son, y que haya en nuestra congregación Timoteos que la confronten, que la silencien, que la callen. Que continuemos creyendo la verdad para la gloria de Dios. Oh Dios, oro por que al mismo tiempo tú le des a tu iglesia en esta nación oídos para oír la verdad y discernirla, y que conozca el error en sus sutilezas que los podría desviar; y que Tú inclusive preserves a tantas almas perdidas de ser persuadidas por los espíritus engañadores, y las doctrinas de demonios como si de hecho fueran la verdad de Dios. Señor, colócanos en las líneas frontales para la verdad.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar