Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Abramos nuestras Biblias en esta mañana en 1 Timoteo capítulo 1. Estamos viendo de nuevo los versículos 3-11. El cargo de apertura que es dado del apóstol Pablo a Timoteo para cumplir con un trabajo en la iglesia y en la región que rodeaba la iglesia en Éfeso.

Ahora como mencione en la última vez, el objetivo primordial que Pablo tiene en mente con Timoteo al escribir esta epístola, es alentar a Timoteo a llevar a la iglesia a un lugar de doctrina sana y vida piadosa. Él está preocupado por el impacto de los falsos maestros, no sólo por lo que dicen sino por lo que modelan mediante su estilo de vida. Y él está muy preocupado porque Timoteo invierte el impacto de estos falsos maestros.

Al escribir a Timoteo él nos ha dejado una carta, la cual todos nosotros en la iglesia de Jesucristo en la actualidad o en cualquier época puede beneficiarse de la misma porque todos enfrentamos la misma infiltración potencial de la falsa enseñanza y la vida impía.

Para darles simplemente un idea del tema que rodea no solo la 1 Timoteo sino 2 Timoteo y Tito, quiero señalar las dos palabras claves en las tres epístolas y son las palabras didascalia y eusebeia. Didascalia es la palabra traducida con mayor frecuencia doctrina. Es usada 21 veces en el Nuevo Testamento, 15 de las cuales en estas tres pequeñas epístolas. Eso nos da una clave para entender cuál es el tema de las epístolas. Todo tiene que ver con la doctrina, la necesidad de doctrina sana. La otra palabra, eusebeia, es la palabra traducida con mayor frecuencia piedad. Esa palabra aparece 15 veces en el Nuevo Testamento y es usada 10 de esas quince veces en estas tres epístolas. Ambas palabras son usadas ocho veces en 1 Timoteo únicamente. Y cuando usted encuentre en una epístola breve una palabra repetida ocho veces, usted puede entender que está entrelazada a lo largo de esa epístola breve de una manera temática. Simplemente eso nos dice que la preocupación de Pablo al escribirle a Timoteo es para que la doctrina verdadera y la vida piadosa sean una realidad en la iglesia y eso lo hace algo esencial inclusive en la actualidad.

Ahora, para que usted entienda qué importante son estas dos características de la doctrina verdadera y la vida piadosa, observe Tito. Tito, siendo la segunda de estas tres epístolas que Pablo escribió, aunque es la tercera en el orden en el Nuevo Testamento. Y en la carta a Tito Pablo está enfrentando gran parte de lo mismo que el enfrentó al escribir 1 Timoteo; y Tito, no de manera diferente a Timoteo mismo, es llamado a cumplir con una tarea muy parecida. Pero usted notará en Tito capítulo 1 que conforme Pablo bosqueja para Tito el tipo de líderes, son llamados ancianos en el versículo 5, son llamados obispos en el versículo 7, simplemente dos términos diferentes para el mismo pastor el mismo líder en la iglesia, pero conforme él nos explica, a él le preocupa su virtud santa y su capacidad de enfrentar la doctrina sana, esas dos mismas cosas. Su virtud es el punto en el versículo 6-8: “Un hombre que va a ser un líder o pastor en la iglesia debe ser irreprensible, debe ser marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía, de conducta impía, indisciplinados.” De nuevo en el versículo 7: “Él debe ser irreprensible, como administrador de Dios;” esto reconociendo su vida en ministerio es una responsabilidad de administración a Dios quien es el verdadero poseedor y dueño, “él no debe ser soberbio, ni iracundo, no dado al vino y no pendenciero,” literalmente que no use sus puños, “no codicioso de ganancias deshonestas,” en otras palabras no busca el dinero en el ministerio, “él debe ser hospedador,” esto es, él ama a esas cosas que benefician a los extraños, “él es amante de lo bueno, sobrio,” esto es, tiene sus prioridades en el orden correcto, “es justo, es santo, y es dueño de sí mismo.”

Ahora esa es la virtud de un hombre piadoso. Eso es piedad. Y cuando Pablo le escribió a Tito él tenía la misma preocupación que él tuvo cuando él escribió a Timoteo: que en la iglesia hubiera un liderazgo que se caracterizara por piedad. Lo segundo y la segunda palabra clave en estas epístolas fue este asunto de doctrina sana, o de enseñanza correcta. Y entonces, el segundo aspecto de liderazgo de la iglesia, comenzando en el versículo 9, es la capacidad de comunicar la verdad. Este, que es un anciano u obispo pastor en la iglesia, debe ser “retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada,” en otras palabras él nunca se desvía de la verdad, para que él “pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen. Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión,” esto es judíos que querían imponer la salvación mediante la ley mosaica en la gente, “a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene,” por dinero. “Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos. Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad. Todas las cosas son puras para los puros, más para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra. Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.”

Ahora aquí de nuevo en la descripción de los requisitos para un pastor es esencial reconocer que hay dos categorías amplias. Una tiene que ver con vida piadosa y la otra tiene que ver con doctrina sana. Esas son las dos cosas que deben caracterizar al liderazgo de la iglesia. Y la infiltración de Satanás en la iglesia siempre es la infiltración de doctrina no sana y vida impía. Y en contra de eso debe venir la fortaleza de la piedad y la verdad.

Ahora regrese conmigo a Mateo capítulo 7 por un momento, y a las palabras de nuestro Señor quien esperaba este problema en particular en la iglesia que enfrentamos. Jesús ha llevado a su clímax el Sermón del Monte con una invitación en los versículos 13 y 14. La invitación es a entrar por la puerta estrecha, al camino angosto que es el camino de la vida eterna, el camino de la salvación. Y después de dar la invitación él también da con ella una advertencia para guardarse del camino amplio que lleva a la destrucción. Es un camino religioso pero no lleva al cielo; dice “cielo” pero va al infierno. “Los estoy llamando”, Jesús dice, “al camino verdadero, al camino de la verdad, a la salvación verdadera, a la vida verdadera de Dios.”

“Pero,” Él dice, “hay otro camino; un camino de religión sobre el cual muchos caminan, que realmente no conocen la salvación en absoluto.” Y con respecto a estos dos caminos, poco después de haber dado la invitación al venir por el camino correcto, Él dice en el versículo 15: “Guardaos de los falsos profetas,” porque por cada profeta verdadero llamando a la gente al camino estrecho, a la puerta estrecha, al camino angosto, sin duda alguna habrá una multiplicidad de profetas falso llamando a la gente al camino ancho, a la puerta ancha que lleva a la destrucción. Guardaos de ellos.

“Vendrán a usted,” les dice: “vestidos de ovejas.” Ahora, ¿qué es el vestido de una oveja? De lana, esto es lo que usted obtiene de una oveja. Es lana, y la lana es atún de un profeta. Un profeta usaba una túnica de lana. Y lo que usted tiene aquí no es alguien vestido como una oveja, sino alguien vestido como un profeta que viene diciendo que proclama la palabra de Dios pero internamente no es nada más que un lobo que quiere despedazar a las ovejas. Y entonces estamos conscientes del hecho de que nuestro Señor nos instruye a que, poco después de que ofrezcamos la invitación al verdadero Evangelio y a la verdadera salvación, que veremos a aquellos que también están llamando una decisión que lleva únicamente a la condenación. Falsos maestros y falsos predicadores que quieren desviar a la gente, que sólo muestran el camino al infierno aunque no lo anuncian como tal.

Y francamente como dije en la semana pasada, esto no es nuevo. Si usted quiere leer Deuteronomio 13:1-5, escríbalo, verá que inclusive en el libro de Moisés, allá atrás en la ley de Moisés, estaba la presencia de enseñanza falsa. Usted lee en el capítulo 13 de Isaías y usted lo ve ahí. Se nos recuerda en el Nuevo Testamento por el apóstol Juan en esa pequeña epístola, 2 Juan en el versículo 7: “muchos engañadores han entrado al mundo, que no confiesan que Jesucristo viene en la carne. Este es un engañador y un anticristo.”

Se nos recuerda conforme Pablo, lleva el libro de Romanos, una conclusión en el capítulo 16 versículos 17-18: “os ruego, hermanos, que identifiquen a aquellos que causan divisiones y ofensas contrarias a la doctrina que han aprendido, y evítenlos porque ellos no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios cuerpos, y mediante palabras buenas y discursos agradables engañan los corazones de los inocentes.”

Pedro en 2 Pedro 2:1 dice que hay, “falsos profetas entre el pueblo.” Así como hubieron falsos profetas, siempre habrán falsos profetas, es su punto. Quienes de manera secreta meterán herejías destructoras. Y en el versículo 2: “muchos seguirán sus caminos peligrosos” y en el versículo 3 dice: “harán mercadería de esas personas para su propia ganancia.” En 1 Juan 4:1, Juan dice: “prueben los espíritus para ver si son de Dios; porque muchos engañadores han salido por el mundo.”

Ahora, son peligrosos porque dicen ser de Dios y dicen hablar la palabra de Dios, y hemos estudiado eso. Jeremías nos recuerda en el capítulo 5 versículos 30-31 que “los profetas profetizan falsamente, y los sacerdotes gobiernan con su propia autoridad; y a mi pueblo le encanta.” En Jeremías 14:14 él dijo: “los profetas están profetizando mentira en mi nombre, ni los he enviado ni los he mandado ni les he hablado; están profetizando engaño.”

Ahora son peligrosos porque su engaño es un engaño condenador, y viene de ese engañador más condenador de todos, Satanás, quien se disfraza sí mismo como ángel de luz dice 2 Corintios 11:13-15 y todos sus mensajeros están disfrazados como ángeles de luz y salen a engañar.

A algunos son herejes. Y supongo que en cierta manera, de manera general, podríamos definir a un hereje como una persona que de manera abierta rechaza la palabra de Dios y enseña cosas opuestas a la misma. Ese es un tipo de falso maestro. A otros podríamos llamarlos apóstatas. Apóstatas quien en una ocasión en el pasado siguieron la fe pero ahora se han desviado. Y después están simplemente los engañadores generales quienes vienen, y no son como los herejes que niegan la fe y no como los apóstatas quienes dicen que una vez creyeron pero ahora se desviaron de la misma, sino que pretenden todavía creerla, y quieren verse como cristianos evangélicos fundamentales ortodoxos y la verdad es que mienten. Mienten.

Jesús dijo en Mateo 7 y en el pasaje que hemos visto que los conoceréis por sus, ¿qué? Por sus frutos. No necesariamente por lo que dicen sino ve más de cerca a su vida y usted verá. Invariablemente el falso maestro no puede producir buen fruto porque la maldad no puede producir el bien. Jesús dice no puedes tener bien saliendo de una fuente mala. Un árbol no puede producir tanto fruto bueno como fruto malo. Y entonces ellos producen fruto malo pero lo van a disfrazar. Esconden su fruto malo inevitablemente detrás de un atuendo eclesiástico. O tienen su fruto malo escondido bajo el aislamiento de la falta de rendición de cuentas. Existen sin ninguna rendición de cuentas a nadie y la gente no puede acercarse lo suficiente a ellos para ver la realidad de lo que está debajo de la máscara.

Algunos de ellos esconden su fruto malo bajo un vocabulario santo, o la asociación con cristianos buenos fructíferos. Algunos de ellos cubren su fruto malo al pertenecer a una asociación cristiana o con conocimiento bíblico. Pero normalmente no pueden esconderlo de todo el mundo todo el tiempo. Y conforme usted se acerque a un falso maestro y lo ve de cerca usted verá el fruto. Están ausentes de virtud. Pedro los llama en 2 Pedro 2 con varios términos: “nubes sin agua,” “perros que lamen su propio vómito,” todo tipo de títulos horribles porque su virtud es carente. Son viles. Hacen lo que hacen por dinero. Hacen mercadería de la gente. Estos son los falso maestros.

Y conforme regresamos a 1 Timoteo permítame recordarle brevemente que ellos habían aparecido en ese lugar también en Éfeso en donde Timoteo había recibido este ministerio. Se había levantado en la iglesia en Éfeso y sin duda alguna en las áreas que rodeaba esta iglesia. Y Timoteo está ahí para corregir la situación, y no es algo fácil. Él está ahí para enseñar doctrina sana y él está ahí para enfrentar a los maestros falsos. Él debe ser un ejemplo de vida piadosa. Él debe enseñar doctrina sana y presentar un ejemplo en su propia vida y después sacar a los falsos maestros.

Ahora necesitamos aprender de esto. Este cargo de apertura de los versículos 3-11 realmente presenta la escena para el resto de la epístola. Y aquí el apóstol Pablo le da a Timoteo cuatro cosas que entender que lo convencerá de la necesidad de moverse en contra de los falsos maestros. En primer lugar entender su error, en segundo lugar entender su meta, en tercer lugar entender su motivo, y finalmente entender su efecto. Ahora cuando entendemos estas cuatro cosas por lo tanto entenderemos la urgencia con la cual debemos enfrentar a estas personas.

En primer lugar recordemos el entender su error. Versículo 3 Pablo dice: “quiero que te quedes, Timoteo, para que mandes a algunos que no enseñen diferente doctrina; no doctrina que da atención a mitos,” mitos judaicos sin duda alguna como aprendimos a partir de un estudio general de lo que estaba pasando, “genealogías interminables que no hacen nada más que producir especulación más bien que el plan de Dios que es por fe,” esto es el plan salvador de Dios. Entonces lo que usted tiene aquí es un sustituto del Evangelio salvador, su error era que inventaron un nuevo medio de salvación. Salvación mediante fábulas y genealogías interminables y especulaciones, más bien que el plan maravilloso salvador hermoso de Dios que es por fe.

Como todos los falsos maestros, no había una puerta estrecha, no había arrepentimiento, no había confesión, no había misión, el mansedumbre y humillación, que usted no podía alcanzar el estándar divino sino que más bien habían inventado un sistema de justicia por obras que era un paralelo del sistema judío apóstata de su día, su religión de mérito humano, de salvación por obras, el evangelio popular de que usted está bien como estas; simplemente guarde algunas cuantas leyes y todo va a estar bien. Pero necesitaban ser detenidos porque su error era un error que era el punto absolutamente más importante de todos. Como pueda ver, si usted cree algo equivocado acerca del Evangelio, todo lo demás no sirve, ¿verdad? Si usted tiene una creencia equivocada acerca del Evangelio salvador usted está condenado al infierno para siempre. Tiene que entender eso bien. Hay algunos lugares para variación pero eso no es uno de ellos. Entonces necesitamos entender, Pablo le dice a Timoteo, entender su error y su error es que ellos se han desviado del plan salvador de Dios. Entonces un falso maestro, en el sentido técnico, es uno que enseña algo diferente al Evangelio salvador.

Alguien me preguntó esta semana acerca de personas que podrían tener una perspectiva diferente acerca de este versículo bíblico, o podrían tener una perspectiva diferente en alguna doctrina de las escrituras, ¿son falso profetas? Bueno, podrán estar enseñando error, podrán estar enseñando mentira de manera consciente o inconsciente, pero un falso maestro primordialmente es un uno que está enseñando un evangelio equivocado. Los otros, serán maestros de un Evangelio verdadero que están equivocados en algunas otras cosas, pero un falso maestro o falso profeta enseña algo diferente del verdadero Evangelio, y de esta manera condenan a los hombres.

Su meta. ¿Cuál es su meta? Bueno, nos dice lo que no es en el versículo 5. Él fin, la meta del mandamiento, el objetivo no sólo del mandamiento de Dios sino también del mandamiento de Pablo a Timoteo a hacer esta obra, es producir a amor. Dios quiere producir amor. Esa es la razón por la que la biblia dice que el mandamiento más grande es amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma, mente, y fuerzas, y el segundo es parecido: amar a tu prójimo como a ti mismo. Lo que Dios quiere producir en nosotros a través de la salvación es que lo amemos con todo nuestro corazón, alma, mente, y fuerzas, y amar a todos los demás, como nos amamos a nosotros mismos.

La meta del mandamiento de Dios como también la meta del mandamiento de Pablo a Timoteo dentro de la iglesia es crear una comunidad de personas quienes aman a Dios de manera suprema y los unos a los otros. Y él dice que el amor emana y nos da tres principios tremendos a partir de un corazón puro, una buena conciencia, y una fe no fingida. Un corazón puro es un corazón que ha sido limpiado por Dios. Un corazón que ha sido limpiado, lavado, por la sangre de Cristo. Es el corazón por el que clamó David en el Salmo 51:10: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.” En el Salmo 24 el salmista dice: “¿Quién descenderá al monte del Señor? ¿Quién estará en su lugar santo? El que tiene manos limpias y un corazón puro.” Las únicas personas que vienen a la presencia de Dios son aquellos cuyos corazones han sido limpiados. Y dije en la última vez que el corazón es simplemente otra palabra para el centro de la personalidad. Es otra palabra para la médula de la vida. Es donde su personalidad está y su virtud y su mente y su pensamiento y su creencia, es igual en la Biblia a su mente. Y eso tiene que ser limpiado y lavado. Y entonces la meta del ministerio es corazones puros, ¿no es cierto?

Pero eso no era la meta de estas personas. Estos hombres estaban contaminados, de hecho creo que fue, bueno, en los versículos 9-10 habla de todos estos pecados, probablemente los tienen en mente, porque es seguro que si usted tiene el evangelio equivocado, si usted tiene el medio equivocado de salvación, usted no está haciendo nada para su corazón contaminado. Un corazón puro es la primera meta y eso sólo puede venir a través del Evangelio puro purificando el corazón.

Y entonces donde usted tiene un corazón puro usted también tendrá un potencial para una buena conciencia. Si el corazón no ha sido limpiado entonces la conciencia, lo cual básicamente es su facultad de juzgarse a usted mismo, esa es una definición de la consciencia, es la facultad que usted tiene para juzgarse a sí mismo, es lo que lo justifica y lo afirma, lo condena, y lo acusa. O dice, “usted ha hecho algo mal,” o “eso estuvo bien.” Es esa pequeña parte de usted cuando usted hace algo correcto que la satisfacción, placer, paz, y gozo. Cuando usted hace algo equivocado, lo condena y si su corazón es puro, entonces su conciencia puede ser buena porque lo que habría estado ahí para condenarlo ha sido cubierto en la sangre de Jesucristo. Una buena consciencia produce placer, satisfacción, un estado de bienestar, libertad, de sentimientos de culpabilidad, gozo, paz, y la consciencia, escuche con atención, sólo puede responder a la mente.

Esa es la razón por la que en Tito 1:15 él dice de los incrédulos: “están contaminados; inclusive sus mentes y conciencias están contaminados.” Van de la mano. Si la mente está contaminada la consciencia responderá al reconocer la contaminación. Si la mente es pura, si el corazón es puro, la conciencia dejará de acusar y traerá paz y gozo. Y el resultado de eso será una fe no fingida, esto es fe sin hipocresía. Usted no necesita pretender ser algo si usted no tiene nada que pretender. La gente que finge su fe, la gente que quieren usar una máscara de religiosidad, la gente que son farsante son farsantes porque la verdad es que están malas. Están jugando un juego que no es genuino pero si usted es genuino no necesita jugar el juego. Su fe puede ser sin hipocresía si su conciencia no le está acusando a usted porque su corazón es puro.

Creo que hemos pasado por alto demasiado ese versículo en la enseñanza Evangélica. Eso es algo increíble. Si usted quiere conocer cuál es el corazón y alma del crecimiento del cristiano y en qué consiste el desarrollo del ministerio, es en llevar a la gente al lugar en el que, a través de Jesucristo, sus corazones están limpiados de tal manera que tienen una buena conciencia. La consciencia deja de acusarlos. Su fe, siendo genuina, puede ser desfilada como la fe genuina, esto es no algún hipocresía. Y a partir de ese corazón puro, una buena conciencia y la fe genuina vendrá el amor que es la meta del producto final de todo lo que Dios desea hacer en y a través de nosotros.

Y podemos pasar mucho tiempo desarrollando esos temas pero usted entiende lo que está diciendo. La meta de la enseñanza sana es amor, amor hacia Dios. Amor de la voluntad, como dije, amor de la voluntad, amor del dar de manera de venerar a Dios y a otros. Y eso sólo viene a partir de un corazón puro, viene de una buena conciencia, viene de una fe genuina sin hipocresía.

Entonces esas son las metas del ministerio apropiado y verdadero, pero versículo 6: “de las cuales cosas desviando algunos se han apartado a vana palabrería.” Su meta está equivocada. Su enseñanza está mal porque es el evangelio equivocado. Su meta está equivocada porque es el objetivo equivocado. ¿Cuál es su objetivo? ¿Dinero, quieren enriquecerse, quieren dinero? Quieren dinero. Están metidos en eso por lo que pueden obtener. Quieren hacer mercadería de sus súbditos. Esa es la meta de los falsos maestros. Y todo lo que hacen destruye la posibilidad de un corazón puro. Están contaminados, su mensaje está contaminado. La doctrina que enseñan en capítulo 4 dice: “la doctrina de demonios, que viene de espíritus de engañadores y se han desviado de la fe.”

Bueno usted no va a tener un corazón puro si se aparta de la fe, escuchando a espíritus engañadores y los que enseñan doctrinas de demonios. No pueden tener una conciencia buena debido al versículo 2 del capítulo 4 dice: “sus conciencias están cauterizadas.” Sus conciencias están cauterizadas. Ni tienen una fe no fingida porque el versículo 2 dice que hablan mentiras e hipocresía entonces el capítulo 4 versículo 1-2 hacen un contraste directo con las metas correctas y apropiadas del versículo 5 en el capítulo 1. Estos hipócritas mentirosos, estos hombres contaminados impuros, con una conciencia contaminada se han desviado de la meta correcta del amor y han hecho de su propia meta, su propio placer y su propia ganancia.

Observe su meta, me encantaría que tuviéramos tiempo de ver el Nuevo Testamento entero y ver como siempre parece, sea quien sea el escritor bíblico que escriba, parece como si, el Espíritu Santo atreves del él, parece apuntar a la característica medula de los falso maestros que buscan acumular para sí mismos dinero y gente para su propia ganancia. Los motivos están todos mal. Y claro su enseñanza trae lo opuesto del amor hacia Dios y amor hacia otros hombres porque está edificada sobre amor hacia sí mismos. Amor hacia sí mismos.

Lo tercero, y donde me gustaría que vieran por un momento, es el versículo 7; entender sus motivos. ¿Qué está de esto? ¿Cuál es su motivo? ¿Qué es lo que realmente buscan? Tienen un motivo muy fuerte por cierto un deseo fuerte. Pero no es el deseo correcto el versículo 7 dice: “queriendo ser doctores de la ley,” y nos vamos a detener ahí. Tienen un deseo consumidor por ser maestros de la ley. Por ser maestros de la ley. Ese es su deseo. ¿Hay algo de malo en eso? Sí. No saben de qué están hablando, el resto del versículo dice que no saben, porque están siendo dogmáticos no entienden la ley de Dios. Quieren ser maestros. No es que quieren conocer la ley, no es que quieren conocer a Dios, no es que les preocupa la agente, es que quieren el prestigio de ser reconocidos como un maestro de la ley. Estaban buscando una posición rabínica, estaban en la iglesia buscando el prestigio y la prominencia y todo el paquete que iba con el rabino en la cultura judía. Querían eso. No estaban satisfechos con enseñar a la gente la verdad. Querían, como dije otra vez, la prominencia. Querían como dice en Mateo capítulo 23 cuando Jesús condena a los fariseos, “querían los principales asientos.” Aman, dice en el versículo 6: “los principales lugares en los banquetes y los principales lugares en las sinagogas y los saludos en los lugares públicos, y les encanta ser llamado rabí, rabí, maestro, maestro.”

Todo era prominencia. Querían usar esas túnicas elegantes y todo ese atuendo eclesiástico y buscaban esa prominencia y preeminencia. Querían el aplauso de los hombres, querían recolectar la ofrenda, querían ser maestros. Esto es simplemente lo opuesto de un verdadero motivo. Santiago 3:1 dice: “dejen de ser tanto ustedes maestros porque recibirán mayor condenación.” El que realmente entiende la función de maestro entiende que no es un lugar para personas orgullosas. Estas eran personas orgullosas. Capítulo 6 versículo 3 dice que: “no afirman las palabras sanas inclusive las palabras de Jesús,” y el versículo 4 dice que, “son orgullosos, están envanecidos.” Eran orgullosos, eso era el punto, lo opuesto de la virtud de un verdadero maestro.

Por ejemplo cuando Patris y yo estuvimos en Escocia unos años atrás, tuve el privilegio de predicar en muchas de las iglesias presbiterianas escocesas. Cada una de ellas tiene en la iglesia lo que es llamado el púlpito de Juan Knox. El púlpito de Juan Knox es el púlpito del cual sólo el predicador predica, y en el momento apropiado usted atraviesa a las cortinas y se pone de pie ahí y predica entonces en este pulpito. Lleva el nombre de este gran hombre de Dios quien trajo avivamiento a Escocia, quien sin duda alguna habría estado entristecido si hubiera oído lo que ahora se predica de la mayoría de esos púlpitos que llevan su nombre.

Pero me interesó en el pasado leer acerca de Juan Knox para descubrir lo que había en su vida que lo hizo un siervo tan maravilloso de Dios. Y una de las cosas que se quedó en mi mente a lo largo de los años es un comentario que hizo su biógrafo diciendo esto, y cito: “Cuando Juan Knox fue llamado a predicar el Evangelio él irrumpió en muchas lágrimas y se retiró a su precinto. Su semblante y conducta a partir de ese día lo llevó a verse obligado a colocarse en el lugar público de la predicación. Hizo lo suficiente para declarar tristeza y turbación de su alma.” La idea entera de predicar el Evangelio era tan seria y tan abrumadora que él estaba en un estado de lágrimas y tristeza hasta la ahora misma en la que se vio obligado por primer a vez a predicar. Martin Osjones cuya vida ha sido una gran inspiración para mí, cuyos libros y biografía he leído, dijo que la enseñanza de la palabra de Dios es una tarea tan impresionante que un hombre piadoso, y cito: “Se retrae de ello. Nada más que el sentido abrumador de ser llamado y tener la obligación de hacerlo jamás debe llevar a alguien a predicar.”

El sentido profundo de indignidad y temor de una responsabilidad tan seria es el potencial para la verdadera utilidad. William Taylor escribiendo en su libro “El Predicador y Su Modelo” cuenta la historia de abnegación que ilustra el punto. Es una leyenda de que había un alfarero chino a quien se le ordenó producir una gran obra para el emperador y él trató de hacerlo pero no tuvo éxito. Llevado a la tristeza total se arrojó a si mismo en el horno con el barro que él estaba tratando de hacer. Y el efecto de su abnegación en el barro que estaba en el fuego fue que salió la obra porcelana más hermosa jamás conocida. Ahora, ¿cuál es el punto de la leyenda? Bueno, William Taylor dice en el ministerio cristiano la abnegación lo que da es la verdadera excelencia y gloria a nuestro trabajo. Cuando nosotros desaparecemos y sólo Cristo es visto entonces nuestro éxito más elevado se presentará en nuestras vidas, y también contribuiremos para servir a nuestro prójimo.

Nos acercamos al secreto de la grandeza de Pablo cuando lo oímos decir, “Según mi expectativa más grande y mi esperanza que Cristo sea magnificado en mi cuerpo, sea por vida o por muerte, y en la medida en la que reflejemos su espíritu nos elevaremos a su eficiencia.” Y John Stott lo dijo de esta manera, y cito: “No puedo evitar más que preguntarme si esta podría ser la razón por la que hay tan pocos predicadores a quienes Dios esté usando en la actualidad. Hay muchos predicadores populares pero no muchos poderosos que predican en el poder del Espíritu. ¿Es acaso porque el costo de tal predicación es demasiado grande? Parece que la única predicación que Dios honra a través de la cual su sabiduría y poder son esperadas es la predicación de un hombre que está dispuesto en sí mismo a ser tanto un debilucho como un necio. Dios no sólo escoge a las personas débiles y necias para salvarlas sino a predicadores débiles y necios a través los cuales la salve, o por lo menos predicadores que están satisfechos con ser débiles y parecen necios a los ojos del mundo. Y no siempre estamos dispuestos a pagar ese precio. Constantemente nos vemos tentados a codiciar una reputación como hombres eruditos u hombres de influencia, a buscar la honra en círculos académico y hacer concesiones con nuestro mensaje anticuado para que de esta manera cultivemos un atractivo personal. O algún tipo de influencia para motivar a la gente encomendadas a nuestro cuidado.”

Demanda humildad ser un siervo de Dios y la obligación del llamado de Dios. Estos hombres no conocían ninguna de esas cosas. Estos hombres buscaban una posición por causa de su propia preeminencia, y por sus novedades útiles y sus alegorías distorsionadas y por su legalismo judaico estricto y su ascetismo en el que se negaban a si mismo, querían ser exaltados como maestros de la ley, nomosdirascalos, un término judío que hace referencia a la idea de enseñar la ley mosaica como un rabí no lo haría. No era nada más que una experiencia de su ego. Estaban buscando la prominencia. Querían el prestigio de la función rabínica y estaban imponiendo la apostasía judaica, la regia de la salvación por obras. Y eran las autoridades que lo atraían a la gente, y entonces debemos entender que su motivo estaba equivocado. No eran hombres en humildad, motivados, obligados a predicar, eran hombres en orgullo buscando la preeminencia.

Lo cuarto y último que Pablo quiere que Timoteo y nosotros entendiéramos es su efecto. Su efecto. Y este es un punto muy fuerte. El versículo 7 dice: “En primer lugar queriendo ser doctores de la ley sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman.” La palabra “afirman” podría ser “hablar dogmáticamente” y usted entiende la idea. No sólo estaban diciendo cosas que no entendían sino que estaban diciendo de manera dogmática como si fueran verdad absoluta. Eran ignorantes y estaban orgullosos de ello. Estaban desfilando su ignorancia y siendo dogmáticos. La idea de entender ni lo que dicen en la forma del verbo es un presente activo participio. Estaban continuamente en un estado de no entender de lo que estaban hablando. Como regla general podrían ser definidos como ignorantes. No tenían ni idea de lo que estaban hablando.

Y hay tantos, tantos, como ellos inclusive en la actualidad que pretenden ser maestros de la ley, y si usted los oye y pretenden conocer la palabra de Dios usted sabe que no tienen ni idea de lo que están hablando, pero se presentan a sí mismos como aquellos que enseñan la palabra de Dios. Además estas personas continuamente y con confianza afirman con dogmatismo, eso es lo que deayebayoma significa, son muy dogmáticos acerca de su ignorancia. Ahora el punto que debemos recordar no es qué herejía enseñaban, eso ni siquiera se nos da, sino recordar que deben ser entendidos por lo que hacen. Son ignorantes. Entonces él dice, “quieren ser maestros de la ley pero no entienden nada de ella.”

Y rápidamente, que hace como una reacción, Pablo quiere defender la ley porque la tragedia, como puede ver, de un falso maestro es que en su boca la palabra de Dios es pervertida. Y a menos de que sea cuidadoso cuando usted se deshace del falso maestro, usted puede terminar perdiendo la confianza en la palabra que él ha hablado. Algo de la palabra que él habló pudo haber sido verdad cuando las escrituras fueron representadas de manera verdadera. El punto es que usted no debe deshacerse del bebé con el agua sucia del baño en la que usted bañó al bebé. Pablo se apresura rápidamente a decir en el versículo 8: “Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente,” y a condenar a uno que quiere ser maestro de la ley no estamos condenando la ley. Podemos condenar el motivo, y podemos condenar la ignorancia abismal de la ley, y podemos condenar el dogmatismo torpe que afirma cosas que ni siquiera se da cuenta de que no son verdad. Y le voy a decir algo, oigo eso con tanta frecuencia en la actualidad, personas que hablan dogmáticamente acerca de cosas que ignoran de manera total.

Pero él se apresura a decir, “no decimos entonces que la ley no es buena. La ley es buena si es usada legítimamente.” La ley tiene un uso correcto, tiene un lugar apropiado pero no lo están usando bien. Están usándola como un medio de salvación. Están presentándola como el estándar de salvación por la ley, y eso es siempre lo que apela los hombres que son orgullos porque son orgullosos, o su orgullo se manifiesta en la ilusión de que son lo suficientemente buenos por si mismos para agradar a Dios. Esa es la epitoma del orgullo. El orgullo dice “No necesito un salvador. ¿Por qué necesito un salvador? Yo Puedo alcanzar al estándar de Dios por mí mismo.” Entonces su orgullo los habría llevado a crear un enfoque en la ley de Dios y creo que cuando él habla acerca de que ellos querían ser maestros, ellos querían ser maestros de la ley, él tiene en mente la ley mosaica, la ley de Dios. Pero él dice que ellos no conocen acerca de la ley de Dios, pero la ley es buena si usted la usa correctamente, la estaban usando mal. Ellos sentían que usted podía ser salvo por la ley.

Eso es siempre lo que los falso maestros enseñan, que usted no necesita gracia salvadora, usted no necesita la muerte de Cristo, usted no necesita venir en mansedumbre y humildad y quebrantado delante de Dios; usted puede llegar ahí por sí mismo, usted puede alcanzarlo por sí mismo. Y ellos usan mal la ley. Ellos creen que la ley es el estándar mediante el cual los hombres alcanzan su salvación, y eso está mal. Él dice, “la ley es buena si usted la usa legítimamente.” Bueno, ¿cómo es que usted la usa legítimamente? Versículo 9, necesita saber esto: “conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo,” y literalmente dice en el griego que “ley” es un anartros sin el artículo definido. La ley en general, y ciertamente incluye la ley mosaica, la ley no es hecha para hombres justos, eso es obvio. La ley es hecha para condenar, ¿a quienes? A pecadores. Como puede ver, la ley es buena pero usted no puede tratarla como el Evangelio.

Escuche con atención. La ley es buena pero a la ley en sí misma no son buenas noticias. ¿Escucho eso? La ley es buena, pero la ley por si misma no son buenas noticias. La ley en si misma son malas noticias porque Romanos 3:19-20 dice: “Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.” Entonces lo que la ley hace es condenar a todo mundo. Lo que la ley hace es pronunciar juicio, condenación en todo mundo. Lo que la ley hace es enviar a todo mundo al infierno, porque hemos quebrantamos la ley de Dios y no hay justo ni aun uno. No hay quien entienda, no hay ni uno. No hay quien cumple el estándar de Dios. Nadie. Los judíos pensaron que lo hicieron, pero en Romanos 10 Pablo dice que la razón por la que pensaron que lo hicieron fue porque eran ignorantes de la justicia de Dios, y establecieron su propia justicia. El punto es que pensaron que ellos eran más justos de lo que ellos eran, y eso era una mentira. Eran ignorantes de lo justo que Dios es en realidad.

La ley no es para personas que son justas, pero esto es lo que estaba pasando. Estaban desfilando como si fueran guardadores justos de la ley. La ley no es para los justos, de hecho, mientras que usted piense que es justo usted nunca va a llegar a ser salvo. Nunca va a ver el uso verdadero de la ley, porque para la ley no es para personas justa, la ley es “para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestrados, para los mentirosos, y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina.” Para eso es la ley. La ley es para aplastar a los pecadores, la ley es para mostrar quienes somos realmente.

La ley es buena pero la ley no son buenas noticias. La ley es buena pero no es el Evangelio, no por si misma. No fue hecha para hombres justos, fue hecha para pecadores para que pudieran ver su pecado. Y para demostrar eso, Pablo eleva a todas de definiciones de pecadores que le acabo de leer. El primer grupo, y él realmente encuentra su pista aquí a partir del decálogo, los diez mandamientos de Éxodo 20, porque él pasa por los diez mandamientos. Y los primeros tres pares, transgresores y desobedientes, impíos y pecadores, irreverentes y profanos, esos son pares, y todo se refieren a la primera parte de los diez mandamientos que tienen que ver con nuestra relación con Dios. La idea de que no tenemos otros dioses delante de nosotros, que adoramos al Dios verdadero, que no hacemos imágenes, que recordamos que Él es el único que debe ser adorado, y todo eso. Esos se refieren a eso.

Comenzando con los parricidas y matricidas, homicidas, los fornicarios, sodomitas, secuestradores, y mentirosos, él avanza a lo largo de la segunda mitad de los diez mandamientos que tienen que ver con nuestra relación con otros hombres en la sociedad. Pero permítame mostrarle brevemente lo que esto significa porque no creo que su intención es que nos detengamos y nos desviamos en todos estos, pero necesitas saber que estas tres primeros pares que tienen que ver básicamente con la primera mitad de los diez mandamientos son presentados con un resultado negativo y uno positivo.

El primer negativo es transgresores, el resultado positivo es desobediencia. Alguien que es transgresor, esto es alguien que no tiene compromiso con ninguna ley, alguien que no tiene estándar alguno, va ser insubordinado si usted no cree en la ley y usted no va a prestar ninguna atención, entonces los transgresores son los desobedientes. Lo negativo es que son transgresores, el efecto positivo es que son desobedientes. El siguiente negativo es que son irreverentes, no les importa nada que sea sagrado. No les importa en absoluto Dios o nada de lo que sea verdad acerca de Dios ni lo que está bien .Y debido a que son impíos eso lleva al efecto positivo de ser pecadores. Los impíos entonces salen y cometen pecado, viven sin ningún respeto sin ninguna consideración hacia Dios porque no tienen ninguna consideración hacia Dios, así es como viven. El tercer negativo son irreverentes. Irreverente significa “indiferente a lo que es correcto”, son indiferentes a Dios, indiferentes al deber que le deben a Dios y debido a que son indiferentes a su deber, terminan siendo profanos, bebelos. Estos pisan lo que es sagrado. Entonces si usted tiene una persona que es transgresor y tiene desobediencia, tiene una persona que es impía y va a tener pecaminosidad. Tiene una persona irreverente y va a tener una vida que está pisando todo lo que es sagrado.

Podríamos resumirlo a decir entonces que la ley fue hecha para personas que son desobedientes, impuras, irreverentes. ¿Para qué? Para mostrarles quienes eran. Cuando usted coloca su vida contra la ley de Dios usted ve que usted de hecho es pecaminoso, transgresor, desobediente, impío, irreverente, y profano. Y todo eso tiene que ver con desafiar a Dios y el deber que uno tiene que rendirle a Dios. Es un pecador atacando a Dios. Después Pablo pasa a la segunda tabla de los diez mandamientos que tienen que ver con las relaciones de los hombres con otros hombres. Y él comienza con el quinto mandamiento haciendo referencia al mismo cuando él dice el quinto mandamiento dice “hombre a tu padre y a tu madre,” y además él dice que la ley fue hecha para los parricidas, o quiere decir homicidas de padres, y matricidas que quiere decir homicidas de madres, y homicidas punto. Gente que mata. Bueno, en primer lugar esto involucra el primer mandamiento lo cual dice “honra a tus padres,” el quinto mandamiento, y es ampliado en el siguiente capítulo de Éxodo 21 versículo 15 para hablar del hecho de que inclusive si una persona sólo le pega a su padre y si usted le pega a su padre usted debe recibir la pena capital. Entonces ese quinto mandamiento se tiene en mente aquí. La ley fue hecha para personas que rompen el quinto mandamiento al no honrar a sus padres, hasta deshonrar hasta matar y todo lo que se encuentra en estos dos puntos se incluye en ese quinto mandamiento al cual hace referencia Pablo.

Y después la palabra homicidas, lo cual es la palabra para homicidio, literalmente significa asesino, se refiere aquí al sexto mandamiento lo cual es “no matarás.” Y después la ley en el versículo 10 también es hecha para los fornicarios, pecadores sexuales, y sodomitas, que son homosexuales, arsencoite, es la palabra coite y viene de la última parte de la palabra y son dos palabras en el griego: “masculino” y “cama matrimonial,” varones en la cama matrimonial. Ahora no puede haber ningún malentendido de lo que está hablando. Varón, coite, y homosexualidad. La homosexualidad es una violación del séptimo mandamiento de Dios, el cual es el mandamiento de la pureza sexual, lo cual no permite relación sexual fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer. Y la ley fue escrita para exhibir a esas personas como pecadores viles condenados.

Y después el octavo mandamiento tiene que ver con el robo. Y a la luz del robo que él menciona, secuestradores, porque en su época una de las maneras más prominentes en las que los hombres demostraban su depravación era el robar niños. El robar niños era un problema común porque necesitaban esclavos y los niños eran presa fácil para robar y usarse como esclavos. En Éxodo 21:16, Deuteronomio 24:7, él presenta la pena definitiva para aquellos que hacen eso bajo la ley de Dios.

Después él menciona a los mentirosos y a los perjuros que también se refieren en el noveno mandamiento. Usted puede ver que él se está moviendo a lo largo de los mandamientos, y él está diciendo la ley es hecha para esas personas para mostrarles su maldad, para mostrarles que estaban violando la ley de Dios, y usted tiene la idea aquí que detrás de esto hay un pensamiento que probablemente le está dando a esta lista entera porque estas son las cosas que son características de los falsos maestros.

Créame. Regresamos a Mateo 7, un falso maestro habla bien pero vive mal. Y si la verdad fuera expuesta acerca de su vida, si usted pudiera quitarle el cuello y al atuendo eclesiástico o si usted pudiera meterse atrás las asociaciones o el lingo bíblico o la conversación religiosa y realmente viera lo que estuviera ahí probablemente vería algunas de esas cosas ahí. Siempre me sorprende cuando este tipo de cosa se manifiesta a sí mismas en personas en las que hemos creída por mucho tiempo que son siervos de Dios. Apenas recientemente recibí una llamada telefónica. Una iglesia dos pastores, un pastor maestro y un pastor asistente y la congregación descubrió que ambos estaban relaciones con diferentes mujeres de la iglesia. Por mucho tiempo eran fornicarios. Bueno, el fruto fue hecho manifiesto. No sé qué tipo de fachada usaban, sé que vinieron a la conferencia de pastores aquí un par de veces y se enojaron porque no pudieron reunirse tanto tiempo como hubieran querido al nivel personal con nosotros para hablar de algunas de las cosas que les preocupan y eran personas demandantes de manera inapropiado y me acuerdo que nuestro impresión fue que su actitud no demostraba lo que pensamos que debería ser la actitud de un hombre de Dios. No obstante aceptamos lo que podíamos ver en la superficie y ahora la verdad es conocida. Y esa no es una situación rara, tristemente. Tristemente.

Y bien pudo haber sido que Pablo está diciendo que en esta lista hay más que tan sólo una lista a partir de los diez mandamientos. Podría ser que, debido a que toma los diez mandamientos y en cierta manera los dirige un una área específica, podría ser que esa área específica, tenía algo que ver con los líderes de esa iglesia. Podría haber sido que algunos de ellos habían matados sus padres, podría haber sido que algunos de ellos se habían robado a niños para ser esclavos, podría ser que algunos de ellos eran homosexuales, podría ser que algunos de ellos eran mentirosos y habían cometido perjurio y de más. Y él dice que para eso es la ley. Y él pudo haberlos condenado de una manera más bien sutil pero los pudo haber condenado. Y él dice, “sólo en caso de que algo se quede afuera, cualquier otra cosa contrario a la sana doctrina, es lo que la ley viene a exhibir.” No hay nada de malo con la ley. Pablo dice en Romanos 7, “me da gusto la ley, porque por la ley vi mis pecados.” ¿Se acuerda de eso? En Romanos capítulo 7 él dice: “¿Es la ley pecado?” Versículo 7, “¿Acaso la ley es pecado? No, no, no, no,” él dice. Porque yo no habría conocido el pecado más que por la ley, ¿verdad? Romanos 7:7: “Yo no habría conocido lo que es la codicia a menos de que la ley dijera: “No codiciarás.” Fuera de la ley, dice en el versículo 8, el pecado está muerto: “pero cuando la ley vino, el pecado cobró vida y entonces yo morí.” Y entonces el mandamiento fue muerte para mí. El pecado a través del mandamiento me mató. ¿Dice usted eso es malo? No. En el siguiente versículo, versículo 12: “Entonces la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno.” Y más adelante él dice: “porque yo me deleito en la ley de Dios según el hombre interior.”

No, no, la ley es buena porque la ley es la primera aparte del Evangelio. La ley viene y dice “usted es un pecador” y necesitas saber eso porque la segunda parte del Evangelio es que hay un salvador. Entonces Pablo dice la ley viene para el pecado y él enlista todos estos y después alguien podrá decir, “Bueno, yo no estoy en esa lista, estoy bien.” Entonces él simplemente dice, “y para cuanto se oponga a la sana doctrina.” Es la palabra sana, es una palabra interesante, jugianino, obtenemos nuestra palabra higiénico de ella, significa “saludable, que promueve vida y salud.” Y el tipo de enseñanza que Pablo promueve es el tipo de enseñanza que produce vida espiritual y crecimiento espiritual y salud espiritual. Entonces él dice la ley es para exhibir y condenar y aplastar al pecador. Y después él enlista unos cuantos tipos de pecadores incluya a todo mundo y cualquier otra cosa opuesta a la enseñanza saludable que promueve la vida. Esto encaja, versículo 11 dice: “según el glorioso Evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.”

¿Qué quiere decir con eso? Lo que él está diciendo es que está definiciando que la ley es parte del Evangelio. Esta definición de la ley es según el Evangelio. ¿Qué es el Evangelio? El Evangelio es este: el hombre es pecador, el hombre es un pecador, un pecador de tal profundidad que él no puede redimirse a si mismo pero Jesucristo vino al mundo, Dios en carne humana, murió en la cruz, fue resucitado al tercer día para nuestra justificación, y por fe en Él y en la gracia de Dios podemos ser perdonados de nuestro pecado. Ese es el Evangelio. Entonces definir apropiadamente la ley es parte del Evangelio, esa es la razón por la que él entonces dice, “esto es según el glorioso Evangelio.” Las buenas noticias en primer lugar son malas, eso es el Evangelio y el Evangelio dice que el hombre es un pecador. La primera parte de Evangelio es que usted está perdido sin Cristo, con pecado no perdonado por el cual usted será condenado para siempre en un infierno eterno. Entonces cuando alguien viene y cubre el mensaje del pecado eso no ayuda de nada. La ley. Y usted no debe esconder la ley. La gente dice, “Bueno, no queremos hablar de eso.” Tenemos que hablar de eso. Eso es el Evangelio. Eso es según el glorioso Evangelio del Dios bendito.

Ahora si usted tiene un mensaje mejor que el glorioso Evangelio del Dios bendito entonces usted debe tener algún tipo de problema de entender realmente quién es usted. ¡Este es el Evangelio glorioso de Dios! Y siempre me sorprende que la gente que quiere quitarle la parte de la ley al Evangelio, quieren despojar la parte del pecado del Evangelio porque creen que tienen un mejor evangelio que el glorioso Evangelio del Dios bendito glorioso. Eso quiere decir que Evangelio demuestra su gloria. Escuche, la gloria de Dios son su atributos. Y parte de sus atributos son un odio hacia el pecado, ¿verdad? Parte de sus atributos son ira y juicio y condenación y santidad. Y si usted despoja todo eso y hace que Dios sea un Santa Claus benigno, eso no es el Dios glorioso, eso no es el Evangelio glorioso. Él no se revela a si mismo. Usted tiene que ver su odio santo hacia el pecado, usted tiene que ver su justicia condenadora porque eso es parte de sus ser esencial. Y entonces usted entiende su gracia y su misericordia y amor también. Entonces es llamado el Evangelio glorioso porque es el Evangelio mediante el cual la gloria de Dios es revelada. El glorioso Evangelio se comienza con la ley que condena a los hombres al pecado, al infierno, y termina con la gloria del cristiano en perdón. Y todo lo que hay allí es una revelación de los atributos de Dios. Usted ve sus atributos de ira y juicio y justicia y santidad, condenación, odio hacia el pecado y todo eso, y usted ve su sabiduría y ve su amor y ve su misericordia y ve su gracia y su poder, todo lo que es Dios. Y todo eso se presenta, se revela en el Evangelio y todo lo que es dios, esa es la razón por la que es el Evangelio de su gloria. El Evangelio revelando su gloria o la esencia de quién es Él.

¿Y quién es Él? Él es el Dios bendito. ¿Qué quiere decir con eso Él? No quiere decir que Él es el Dios que bendecimos. Significa que Él es el Dios quien es la fuente de bendición. Él es bendecido en su propia persona. En el capítulo 6 versículo 15, hablando del Señor Jesucristo, Pablo dice que Él es el bienaventurado y solo soberano, el Rey de Reyes y Señor de Señores. Él es bienaventurado, bendito. No en el sentido de que lo bendecimos, que bendecimos a Dios. Sino en el sentido de que Él en manera inherente es bendito. Él tiene bendición esencial, felicidad esencial, perfección esencial, la cual entonces Él puede manifestar a nosotros. Pablo dice, “este es el Evangelio glorioso del Dios bendito, que me ha sido encomendado. Que me ha sido dado a mí.” Y él no lo recibió, Gálatas 2:7 dice, “de hombres sino de Cristo mismo.” Y él quería ser un mayordomo fiel. De mil en 1 Corintios 4:1-2, él quería ser un siervo fiel. En entregar los misterios que Dios le había dado. Capítulo 9 de 1 Corintios dice: “¡Ay de mí si no predicare este Evangelio!” Él dice en Romanos 1: “Soy deudor en predicar, lo estoy listo para predicarlo, no estoy avergonzado de predicarlo.” Como puede ver él estaba bajo una comisión divina a partir del camino a Damasco en adelante. Entonces él dice: “mira, los efectos de estos hombres es que predican un mensaje que no es según la sana doctrina y no es según el glorioso Evangelio del Dios bendito que me ha sido encomendado.” Entonces no podemos permitir esto.

Escuche con atención al cerrar. Ahora, ¿cómo vamos a poder estar en guardia, estar alerta? Porque necesitamos estar alerta. Cada uno de nosotros tiene esta responsabilidad en la iglesia. ¿Qué es lo que usted debe buscar? Permítame regresar a estas cuatro cosas y señalarlas de manera muy cuidadosa en su mente. Cuando usted quiere oír con atención para descubrir si alguien puede ser un falso maestro, en primer lugar escuche su entendimiento de las Escrituras. Vea si puede haber error ahí. ¿Es saludable, es bíblico, es legítimo? No vea su personalidad, no vea los aspectos externos religiosos que lo rodean. No necesariamente vea con quién se asocia aunque eso le podría decir algo acerca de quiénes son si las personas con las que se asocia son negativas. Pero escuche lo que dicen. Y sabe lo que 1 Juan 4 dice: “pruébenlos contra la revelación de Dios.” ¿Cuál es su enfoque en las escrituras? ¿Están metidos en todo tipo de cosas más allá de las escrituras? ¿Están diciendo cosas para las cuales usted no puede encontrar versículos aunque se oigan bien?

En segundo lugar, ¿cuál es su objetivo o meta? ¿Es espiritual? ¿Los ve usted como a persona cuya meta primordial en la vida es producir un grupo de personas que aman a Dios de manera excelsa? ¿O parecen buscar el amor propio? ¿El exaltarse a sí mismos? ¿Es él posesivo en materialismo, la felicidad personal? ¿Cuál es su objetivo? ¿Es amor hacia Dios y para el resto de la gente? ¿O es una apelación al buscar la gloria personal, la ganancia personal? ¿Es su objetivo la santidad? ¿Un corazón puro? ¿Eso se presenta en su mensaje, la pureza de corazón, buena conciencia, fe sin hipocresía? ¿Acaso hay legitimidad?

En tercer lugar, ¿qué hay acerca de sus motivos? ¿Demuestran un motivo abnegado? ¿Puede ver en ellos humildad y mansedumbre y abnegación personal? Aunque parecen estar ayudando a la gente, a lo largo del proceso, ¿se están enriqueciendo mucho, muy prósperos? ¿Y están manifestando actitudes de egoísmo a expensa de personas a quienes supuestamente ministran? ¿Y qué acerca de su efecto? ¿Qué acerca de su efecto? ¿Acaso sus seguidores entienden claramente el Evangelio del Jesucristo? ¿Entiende el uso correcto de la ley y la definición correcta del glorioso Evangelio del Dios bendito? ¿Realmente entienden eso?

Me acuerdo que estuve hablando en una comida en una organización cristiana. Se llama a si mismo una organización cristiana. Creo que algunos ahí podrían ser, y algunos no. Algunos no lo son. Sé que este hombre no lo era. De cualquier manera un hombre se me acercó después y dijo, “Bueno, tú sabes, escuché lo que dijiste,” y él dijo, “he estado en esta organización nueve años y esto es lo que yo creo. Yo creo que hay una puerta grande y lo que necesitas hacer es subir por estas escaleras. Es una escalera larga y llegas hasta arriba y llamas la puerta y das tu nombre y esperas que te dejen entrar.” Él dijo, “eso es lo que yo creo.” yo le dije, “¿Cuánto tiempo has estado en esta organización?” Nueve años. Yo le dije, “¿Podría atreverme a decirte que tú no eres cristiano?” Y él se sacudió bastante con eso. Yo le dije, “No eres cristiano. No entiendes el Evangelio.” Nadie antes jamás le había dicho eso. Demasiado triste que nunca nadie antes le había dicho eso, ¿verdad? Porque debido a todo lo que le rodeaba, el ambiente, todo mundo da por sentado que él era cristiano. ¿Cuál es el efecto de esto? Hay personas, creo yo, en iglesias cristianas y en organizaciones por todo el mundo que no son cristianas. Y usted sabe eso. Pero no cumplí con nuestra responsabilidad de no haberles dicho cuando debimos de haberles dicho.

Entonces usted tiene ahí la prueba. Revise si hay error en su doctrina, revise los objetivos y las metas de su ministerio, revise sus motivos, vea sus seguidores y vea cuál es el efecto. Y entenderás la urgencia con la cual tenemos que enfrentar a los falsos maestros.

Inclinémonos en oración. Gracias Padre por nuestro tiempo en tu Palabra en esta mañana. Nos regocijaríamos si pudiéramos descansar en los gozos de la vida cristiana, y ni siquiera hablar de cosas como estas que nos molestan y nos turban y nos preocupan, pero así es. Esto es la guerra, y somos soldados. Y hay un enemigo, y él es agresivo y él es sobrenatural y él es brillante y poderoso, y nosotros somos débiles y estamos en una necesidad desesperada de tu fortaleza. Ayúdanos Señor a aferrarnos a la Palabra verdadera. Ayúdanos a vivir vidas piadosas. Ayúdanos a reconocer a los falsos y a confrontarlos para que sus bocas sean silenciadas. Porque trastornan a casas enteras. Ayúdanos a hablar la verdad. Y Señor úsanos y a nuestra iglesia porque estamos comprometidos con las dos cosas que estaban en el corazón de Pablo de una manera tan aguda: doctrinas sana y vida santa por causa de Cristo. Amen.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar