Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Apocalipsis, capítulo 6, es una escritura muy importante y una que nos hablará de manera profunda, inclusive asombrosa, conforme la estudiamos. En esta noche, tomamos otro viaje de regreso al futuro conforme vamos al libro antiguo de Apocalipsis; y al hacerlo, vemos hacia adelante, al desarrollo de la ira de Dios que está por venir en el futuro.

Al llegar al capítulo 6, como usted sabe, si ha estado con nosotros, la música de la alabanza que ocupó los capítulos 4 y 5 ha terminado; y comenzó el movimiento del juicio en el trono ya desde el capítulo 4, versículo 5, donde ve algunos relámpagos, sonidos y truenos. Bueno, eso veía hacia adelante al juicio que comienza en el capítulo 6. Y aquí tiene usted al Cordero de Dios, el Cordero que es digno, el León de la tribu de Judá, ningún otro que nuestro Señor Jesucristo comenzando a romper los sellos en el pequeño rollo que registra la ira de Dios conforme Cristo vuelve a apoderarse del universo que es Suyo y lo quita al usurpador, esto es Satanás y a todo su ejército de demonios.

Ahora, las visiones de este texto en el capítulo 6 no llevan al principio de la ira final de Dios. Como ya les hemos explicado, es nuestra convicción que la Iglesia es arrebatada antes de que esto suceda y vemos de hecho que la Iglesia está en el cielo representada por los 24 ancianos que están alabando a Dios y glorificando a Dios y glorificando al Cordero conforme el Cordero entra a la escena de la historia para derramar estos juicios. Entonces, la Iglesia es arrebatada para estar con el Señor y está allí en la gloria con el Señor, conforme este período de tiempo, este período de siete años conocido como la tribulación comienza y conforme los siete sellos, las siete trompetas y las siete copas son derramadas, todos emblemas del juicio final.

El mundo del hombre enfrenta una muerte inevitable. El pecado está ahogando al mundo de tal manera que termina con el juicio de Dios. Toda dimensión de nuestra cultura, toda dimensión de nuestra sociedad está descendiendo en esa pendiente, siendo devastado por la depravación más y más, entregándose a la lascivia, al orgullo, a la autosatisfacción, a la inmoralidad y el rechazo de Dios y Cristo y la verdad de las Escrituras. Y de esta manera, el hombre está sentenciado, su mundo entero está sentenciado a la ira divina. El hombre va a beber de la copa de la ira a su plenitud. Como lo dijo un escritor hace unos años atrás, “el polvo de la muerte está en nosotros.” Hemos tenido nuestro pequeño momento en el sol y lo hemos echado a perder. La condenación puede estar muy cercana. Y podemos estar muy cercanos a lo último del hombre moribundo.

Jeremías, el profeta, usted recordará, vio el período venidero del juicio de Dios en referencia Israel y lo que enfrentarían cuando él escribió, en Jeremías 30, versículo 7: “¡Ah, cuán grande es aquel día! Tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob.” Los judíos van a enfrentar la inevitabilidad de la ira de Dios, aquellos que han rechazado a su Mesías.

Isaías, por otro lado, también vio la ira final; y la vio no tanto desde la perspectiva de los judíos, sino que en el capítulo 34 de Isaías, la vio en referencia a los gentiles. En el versículo 1: “Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce.” Y él está incluyendo a toda la humanidad. “Porque Jehová está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero. Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor; y los montes se disolverán por la sangre de ellos. Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera. Porque en los cielos se embriagará mi espada; he aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema. Llena está de sangre la espada de Jehová, engrasada está de grosura, de sangre de corderos y de machos cabríos, de grosura de riñones de carneros; porque Jehová tiene sacrificios en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom.”

Pasando de lo que sucederá en Edom al mundo más amplio del juicio final, el profeta Isaías ve la condenación definitiva y la destrucción de la humanidad. Y entonces, oímos por parte de los profetas de la antigüedad y no sólo en esos pasajes, son meramente emblemáticos, que vendrá un día final de juicio. Porque para los judíos será el tiempo de aflicción de tribulación de Jacob y para los gentiles, será la matanza del mundo.

Y entonces, cuando vemos a nuestro mundo, tenemos que reconocer que se dirige a la condenación, al juicio. De hecho, nos sentimos como si a veces pudiéramos oír a un mundo que se está ahogando, los últimos suspiros de agonía, por así decirlo.

Y en este capítulo, en el cual nos concentramos en esta noche, Apocalipsis capítulo 6, somos transportados literalmente al futuro. La experiencia de abrir el rollo de siete sellos no sólo fue visible para Juan en su visión, sino que ahora nos es hecho visible porque Dios quería que él lo escribiera. Ahora recuerde que hay un pequeño rollo en el escenario aquí. Es mencionado en el capítulo 5 estando en la mano de Dios. Y después, es tomado de la mano de Dios por el Señor Jesucristo mismo. Y en el capítulo 6, versículo uno, él comienza a abrir uno de sus sellos. Estaba un poco enrollado y sellado en las orillas, enrollado un poco y sellado; y todos estos eran para mantenerlo escondido y que jamás fuera dado a conocer, leído o revelado hasta que el tiempo apropiado llegara, el cual es aquí revelado nosotros. Y de últimas, será de hecho desarrollado. Y conforme se desenrolla, los acontecimientos de la ira de Dios también son desarrollados.

Ahora, hay siete sellos en este rollo; y los veremos. Ellos incluyen ese período entero hasta la venida final de Cristo.

En contraste a lo que algunas personas han pensado al ver la profecía, los primeros tres jinetes traen un período de paz y prosperidad. Lo vimos en la última ocasión. Pero los últimos tres son fuerzas mortales. El primero, recordará, era paz. Lo que está por seguir no es nada de eso.

Ahora, simplemente para recordarle, también estos cuatro jinetes son los que Jesús llama en Mateo 24 “el principio de dolores.” Y en la expectativa de un nacimiento hay dolores de parto. Esos dolores de parto vienen en cierta manera no tan frecuentemente, y después se vuelven más frecuentes y más frecuentes y más frecuentes hasta que el nacimiento final se lleva a cabo. Y lo mismo es el caso de los acontecimientos que van a ocurrir durante este período de tiempo. Viene un acontecimiento final, la venida de Cristo para establecer Su Reino. Ése es el nacimiento que aquí se tiene en mente. Los dolores de parto son los acontecimientos que son preliminares a eso y comienzan a ser más y más rápidos, más y más rápidos hasta que llegan al acontecimiento final. Es una analogía muy vívida. Habrá dolor y más dolor y más dolor y más dolor, más rápido y más rápido hasta el dolor final y definitivo de la venida de Cristo y la destrucción de todos los impíos sobre la faz de la tierra.

El comienzo de los dolores de parto usado en Mateo 24:8, esa frase, describe entonces la primera mitad del período final y realmente es un paralelo de los primeros cuatro jinetes que Juan ve en su visión. El quinto sello es severo, es una persecución severa y se extiende por todo el mundo; y esa persecución se retrata aquí en el quinto sello como usted lo ve en el versículo 9. “Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.” Obviamente, ya al llegar al punto medio de este período de siete años, la gente ha sido salvada; hay gente que ha sido salvada y se ha convertido en esos primeros tres años y medio. La Iglesia ya se fue antes de que el período comenzara - en el rapto. Pero en la primera mitad habrá personas redimidas y después eran matadas. Y estarán clamando en el versículo 10: “Y clamaban a gran voz, diciendo: ‘¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?’” Y en el versículo 11, se indica que también han sido glorificados porque “se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.” Por lo tanto, aún hay más por ser matados.

Entonces, el punto del medio, el quinto sello aquí, es la persecución. Y también tiene un acontecimiento único dentro de esa persecución llamado la abominación desoladora. Eso es de lo que se habló en Daniel capítulo 9, versículos 24 al 27. Esto es cuando el anticristo profana el templo en Jerusalén, comienza la persecución de los cristianos, la persecución de los judíos y se levanta a sí mismo como Dios. Y después, tenemos la persecución mundial. Después de eso, en la segunda mitad, lo que Jesús llamó en Mateo 24 “la gran tribulación,” ése fue el nombre de la segunda mitad. La primera mitad, el comienzo de los dolores de parto. La segunda mitad, la gran tribulación. Y en esa segunda mitad, la persecución continúa. Después, viene el sexto sello y después, el final, la venida del Señor Jesucristo y la matanza de los impíos.

La abominación entonces que se lleva a cabo por parte del anticristo en Jerusalén, de acuerdo con Daniel 9:27, se encuentra en el punto medio, a la mitad del período de 70 años. Daniel dice que sucede a la mitad de la semana. En algún punto en medio. Eso detona la gran tribulación. Ese es el interruptor que hace que la humanidad entre a la gran tribulación, los últimos tres y medio años, 42 meses, 1260 días antes de la venida de Cristo, los dos sellos finales, las trompetas finales y los juicios finales de las copas.

Entonces, los acontecimientos descritos en el rollo cuando es desenrollado de manera plena, incluirán los siete años completos de la ira de Dios. Y la última parte la podríamos llamar “el Día del Señor.” La furia final cuando Cristo Dios mismo viene en la forma de Cristo e implementa Su propio juicio. Pero ese Día Final del Señor es precedido por juicios divinos que estamos viendo abrirse en estos primeros cinco sellos.

Ahora, conforme cada sello es abierto, la secuencia de juicio se desarrolla de manera vívida. Recordemos el primer sello, versículos 1 y 2. “Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes,” usted recordará que los cuatro querubines que rodeaban el trono de Dios, hemos hablado de ellos anteriormente, estas cuatro criaturas vivientes, cada una tiene un papel, una función que jugar. El primero dice aquí que dijo: “…como con voz de trueno: ‘Ven y mira.’” El trueno encaja con la noción de juicio. Él está hablando a un jinete. En el versículo 2, viene un caballo blanco. Y sobre él hay un hombre que tiene un arco y una corona le es dada. Y viene conquistando y para conquistar. Y esto, como hemos notado la última vez con gran detalle, simboliza la breve paz mundial engañosa. El jinete y el caballo no son un individuo en particular sino una fuerza, una fuerza de paz. Y va a caracterizar a muchos liberadores falsos, muchos falsos mesías liderados por el mesías falso definitivo, el anticristo, el falso cristo definitivo. La herramienta humana suprema de Satanás.

Ahora, ellos serán guiados por falsos cristos y falsos mesías; y Jesús dijo en Mateo 24 que vendrán muchos de ellos. Y vendrán a lo largo del período entero; pero inicialmente vienen y ofrecen paz mundial. El anticristo es ciertamente un jugador clave, la prosperidad se establece en el mundo entero y el caballo blanco retrata eso. El hecho de que él es blanco indica la majestad conquistando. Indica inclusive pureza y justicia, una pureza y una justicia falsa. Notará que tiene un arco, pero no tiene flechas, lo cual significa que tiene cierta cantidad de autoridad pero conquista sin llegar a disparar ni una flecha. Es una conquista sin derramamiento de sangre. Una corona le es dada, no la tomó, se le dio, lo cual significa que el mundo corona la paz como rey. Por todo el mundo, la paz se vuelve lo más importante. Y le dijimos que eso ciertamente es el ambiente del día, ¿no es cierto? La paz mundial, paz global y la paz será coronada como rey. Y la paz estará conquistando y vendrá a conquistar aún más, una serie de triunfos llevando a una época dorada de prosperidad con la promesa de que más prosperidad y más paz están por venir.

Todo esto, por supuesto, es engañoso. Y es una seguridad falsa. Inclusive vemos en Mateo 24:4 y 5 que Jesús dijo: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en Mi Nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’; y a muchos engañarán.” ¿Por qué? Los profetas siempre han dicho que no hay paz para el impío. Los falsos maestros dicen paz, paz; pero no hay paz.

Ahora eso nos lleva entonces al segundo sello, siguiendo la paz. Y no sabemos el período de tiempo exacto, pero no va a tardarse mucho, porque en la primera mitad va a tener a estos otros tres jinetes que entran. Y entonces, si sólo son tres años y medio, usted puede saber que la paz no durará mucho tiempo. Juan está todavía en el cielo a medida que llegamos a los versículos 3 y 4, transportado allí desde el principio de la visión en el capítulo 4, versículo 1. Pero las visiones ahora describen eventos que suceden en la tierra. El siguiente dolor de parto que comenzará a intensificarse hacia el acontecimiento final de la ira de Dios y la venida de Jesucristo, puede ser entendido claramente si usted tan sólo mira los versículos 3 y 4. “Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: ‘Ven y mira.’ Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.” Es otra razón por la que sabemos que el primer jinetes paz, porque el segundo quita la paz. En una palabra, el segundo jinete no es paz, el segundo jinete es guerra, Guerra Mundial. Ahora, eso no nos debe sorprender porque en Mateo 24 Jesús dijo después de los versículos 4 y 5: “Y oiréis de guerras y rumores de guerras.” Y luego en el versículo 7, Él dice: “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino.” Ese va a ser el siguiente acontecimiento en el flujo, en la secuencia de precursores que llevan al Día Final del Señor.

Y aquí la historia se vuelve algo feo. Aquí la historia se vuelve fea y queda así hasta que Cristo establece Su Reino.

Ahora, veamos los detalles. Versículo 3, Él abrió el segundo sello. Aquí estamos hablando del Cordero, el León de la tribu de Judá, el Heredero legítimo, quien es que abre el segundo sello; y al hacer esto, desenrolla otra sección del rollo que describe los acontecimientos que se están llevando a cabo en esta segunda fase del juicio de Dios que se está desarrollando. “Oí al segundo ser viviente,” Juan nunca lee nada. Es como si conforme usted desenrolla el rollo, lo que está ahí escrito es actuado, se vuelve un drama visible. Y el segundo ser viviente, el segundo ser viviente, el segundo querubín dice: “Ven.” Y vemos exactamente el mismo escenario, el ángel que está ahí cerca del trono de Dios que se nos describe en el capítulo 4 versículos 6 al 9 como uno de los cuatro seres vivientes; y él le habla al siguiente jinete conforme el Señor soberano rompe el sello y el juicio se desarrolla. Hay una respuesta inmediata por parte del jinete y en el versículo 4: “Salió otro caballo bermejo.”

Ahora, no quiero tomar el tiempo en esta noche, pero si usted quiere llevar a cabo un estudio interesante, simplemente vea en su concordancia y rastréelo a lo largo del Antiguo Testamento. Y encontrará que sea que usted esté leyendo Job 39 o Proverbios 21, el Salmo 76 o Jeremías 6, Isaías 43, Zacarías 9 o Zacarías 10, los caballos están asociados con el triunfo, con majestad, con fuerza, con poder. E inclusive los encontramos más adelante en el libro de Apocalipsis, unos caballos bastante raros en el capítulo 19, versículo 11, aquí viene el Señor en Su Segunda Venida en un caballo blanco. Y después, en el versículo 14, los ejércitos que están en el cielo, estos son los creyentes, también vestidos de fino lino, blanco y limpio, siguiéndolo en caballos blancos. Ahora, es cuestionable si estos son caballos literales, ciertamente son simbólicos de triunfo. Son simbólicos de poder y majestad y fuerza.

Ahora esta fuerza que viene, usted notará que es bermejo. Esto es rojo, en contraste a blanco. Rojo como fuego, rojo como sangre; y habla de holocausto, de guerra. La guerra en su forma más devastada lectora y aterradora. Sabemos que es guerra porque dice que quita la paz de la tierra. Los hombres se matan unos a otros y una gran espada le fue dada a él. También sabemos que es guerra porque es un paralelo de lo que Jesús dijo acerca de la guerra y rumores de guerra y naciones levantándose contra naciones. Y después, envía como juicio en contra de la paz que vivió por poco tiempo, la falsa paz, una guerra inmediata.

Y también notará que dice: “Salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz.” Note ‘le fue dado.’ ¿Por quién? Por Dios. Por favor recuerde esto porque es un punto muy importante. Todas estas cosas están sucediendo por mandato de Dios. Algunas personas tratarán de decirle que esta no es la ira de Dios porque dirán que quieren asegurarse de que seamos librados de la ira de Dios como cristianos; pero también quieren que los cristianos atraviesen la tribulación. Entonces, no podemos llamarle a esto la ira de Dios. Y ha sido llamado varias cosas: algunas veces la ira de los hombres, algunas veces la ira de Satanás. Sólo hay una manera en la que usted puede llamarla bíblicamente y esa es la ira de Dios. Viene del trono en el pequeño rollo en la mano de Dios y es ejecutado por el Señor Jesucristo mismo. Es Dios desenrollando, descargando ira, es Dios que ha concedido a este caballo rojo la autoridad y el poder de moverse, de traer guerra. Fue Dios quien permitió la paz falsa y es Dios quien comienza las guerras. Dios lo permite. Y como hemos leído en Mateo 24, involucrará a las naciones de toda la tierra, nación se levantará contra nación y reino contra reino. No sé cómo sucede, pero cuando todo el mundo esté respirando el aire de la euforia, se comenzará a desatar la guerra y comenzará a escalar por todos lados.

En Marcos, capítulo 13, leemos en los capítulos 7 y 8: “Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin.” Todavía son los dolores de parto, es el comienzo de este período. Cuando oigan de guerras y rumores de guerras, no se atemoricen porque nación se levantará contra nación y reino contra reino. Ése es el principio. Marcos 13:8 dice ‘dolores de parto.’ Y después, él reitera precisamente lo que nuestro Señor dijo en el Evangelio de Mateo.

Después, en Lucas 21, simplemente una nota en caso de que quiera un pasaje aquí comparativo. Ahí encuentra lo mismo. En el versículo 9: “Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente. Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino,” y hay más por venir. Y veremos qué es lo que está por venir.

Ahora, esta fuerza de guerra que viene tiene tres características. La característica número uno es quitar la paz de la tierra. Versículo 4, quitar la paz de la tierra. En algún punto, al principio de los tres años y medio, en los dolores de parto, al principio, la paz mundial se convierte en guerra. Eso inició la paz, esa prosperidad engañosa llega a su fin. Y noten, si son tan amables, que dice “para quitar la paz de la tierra.” Eso significa que es global. La guerra va a estar por todos lados. Toda la tierra perderá su paz.

En segundo lugar, los hombres van a matarse unos a otros. Una matanza violenta comienza a llevarse a cabo por todo el mundo. Y no conocemos los detalles específicos de eso, simplemente exactamente lo que dicen las Escrituras. Va a haber una matanza por todos lados.

Por cierto, esta guerra se lleva a cabo prácticamente en el resto de la tribulación. Ciertamente va más allá del punto medio hasta la segunda mitad. La matanza va más allá de esto también. Comienza al principio y se lleva a cabo por mucho tiempo.

Y una tercera característica “se le dio una gran espada.” Una májaira megala, esta májaira es la espada que se usa para la espada del soldado, la que se llevaba a la batalla. También es usada para el arma de los asesinos. Retrata la guerra y el asesinato y la rebelión y la revuelta y la masacre, una fuerza mortal que involucra matanza y muerte. Esa es la intención de la májaira megala, la gran espada. Y ésa es la espada que era usada por los soldados y también por los asesinos. No tanto la espada larga y ancha sino la que era mortal, la que llevaban, la májaira, la que era más corta, como la daga de los asesinos en la mayoría de los casos, aunque la palabra también se puede referir a otro tipo de espadas. En este tiempo en particular, fueran cuales fueran las cosas positivas que habían estado viviendo aquí en el mundo, llegan a un alto absoluto. Lea Jeremías 25, si tiene tiempo, del versículo 15 en adelante. Y ahí verá algo del desarrollo de esta guerra horrible.

Ahora, el anticristo será un jugador clave en esto como lo fue en la paz mundial. Él va a tener una función clave como la tuvo en la paz mundial. Sabemos eso a partir de Daniel 8:24. No sabemos exactamente cómo se va a desarrollar exactamente su función en este momento, pero sabemos que va a estar involucrado. Daniel 8:24 dice esto acerca del anticristo, que él va a destruir a un grado extraordinario a hombres poderosos y al pueblo santo. Ahora, usted recordará que es el quien dirigió un tratado de paz con Israel de acuerdo con Daniel, ¿se acuerda? Él hizo un pacto con ellos, probablemente va a ser el instrumento de paz mundial; pero cuando la guerra comienza por todos lados, para contener su poder y mantener su autoridad, él va a tener que volverse a la guerra. Él matará a muchos, incluyendo judíos y cristianos. Quizás él no inicie las guerras, quizás intentará resolverlas hacia el punto medio de la tribulación; y después lleva a cabo su obra perversa de abominación; y eso es sólo parte del holocausto que él produce.

Y vea por un momento, si es tan amable, a Daniel 11. No quiero entrar sin por lo menos darle un toque del escenario en el cual se mete el anticristo. En Daniel, capítulo 11, versículo 36, dice que este anticristo llamado el rey que hará lo que él quiere, el rey voluntarioso. El anticristo va a exaltarse y elevarse por encima de cualquier Dios. De todo Dios. Él se vuelve un dictador mundial. Él habla cosas monstruosas contra el Dios de dioses, Daniel 11:36. Él prosperará hasta que la indignación sea terminada para que aquello que ha sido decretado, sea hecho. Dios permite que este hombre profano se vuelva soberano y un dictador, que hable contra Dios, que llegue al poder. Él no va a mostrar respeto alguno hacia los dioses de sus padres; él es alguien profano. Él no muestra consideración hacia el deseo de las mujeres. Ahora, eso podrá ser una referencia al deseo de la mujer siendo una frase que los judíos solían usar para hablar del Mesías; esa es una posibilidad, que no tiene respeto, que no le da importancia al verdadero Mesías, el verdadero Cristo. Quizás una mejor posibilidad es cuando dice que él no tiene el deseo de las mujeres, lo que indica que él es un homosexual, algo no difícil de concebir en nuestro mundo. Él no mostrará consideración alguna para ningún otro dios, se magnificará, se elevará a sí mismo por sobre todos los hombres. El honrará al dios de las fortalezas, éste es el Dios de la fuerza, un Dios a quienes sus padres no conocieron. Él honrará con oro, plata, piedras preciosas y tesoros. Él va a ser extremadamente rico para poder financiar sus guerras. Él va a tomar acción contra la más fuerte de las fortalezas con la ayuda de un dios extraño. Él le dará gran honra a aquellos que lo reconocen y va a causar que gobiernen sobre los muchos y va a darles tierra por un precio. Él tiene a sus enemigos y a sus aliados y comienza a pelear aquí y allá y a ganarse aliados para las guerras. Y puede verlo involucrado en un esfuerzo de guerra masivo. Y todo esto está por todo el mundo rodeando Israel. Inicialmente, él supuestamente va a proteger a Israel. Y aparentemente, protege a Israel cuando todo esto comienza. Hacen un pacto con él y los protege mientras que esta guerra mundial se está desarrollando y escalando; y él está tratando de posicionarse como el dictador mundial y la gran potencia. Y la matanza se está llevando a cabo. Y él continúa protegiendo a Israel hasta el punto medio de la tribulación. Y después hace lo que hace al profanar el templo y comienza a moverse para matar a Israel.

Sin duda alguna, el anticristo viene en paz. Probablemente resuelva algunos problemas en el Medio Oriente, inclusive problemas mundiales. Él se vuelve el protector de Israel con quien Israel hace un pacto. Él encabeza el Imperio Romano revivido, probablemente una confederación europea, el Imperio Romano revivido habiendo ocupado Europa. Él va a venir como un gran líder de Europa. Israel está bajo su sombrilla de protección y bajo la sombrilla de protección de la confederación occidental, el poder europeo, la potencia europea. Y el anticristo va a gobernar al mundo. Y después, el mundo, en todos sus levantamientos, va a ser aplastado.

Después dice en el versículo 40: “Ya en el fin del tiempo, en los días postreros,” esto probablemente se lleva a cabo en la segunda mitad. Simplemente para mostrarle el amplio rango de sus guerras o hacia el final de la segunda mitad, el tiempo del fin, probablemente la gran tribulación, la última mitad de eso siete años, el rey del sur va a chocar con ellos. Ahora, no sabemos quién es el rey del sur, pero si usted va al sur de la tierra de Israel, usted está en Egipto. Y no sería difícil de imaginar que Egipto cargara contra el anticristo. No sería difícil de creer que Egipto vendrá contra él debido a que ha establecido su trono ¿en dónde? En Israel, en Jerusalén. Ahí es donde él ser establece a sí mismo como Dios para ser adorado por el mundo entero. Este es un lugar estratégico, como usted sabe, en el mundo debido a que es la encrucijada de muchos caminos en el mundo: Asia, África, Europa. Y él es atacado por el rey del sur; el texto hebreo literalmente dice “para ser empujado como cabra,” para bajar sus cuernos y venir en ataque. Probablemente el rey del sur no es identificado sólo como Egipto porque es el sur entero. Todo el mundo musulmán de Egipto, Libia, Etiopía, África… La alianza que viene contra él, viene de esa parte del mundo. Un ejército africano de cierto tipo se mueve contra el anticristo que no sólo está gobernando al mundo, sino que ha establecido su trono como dios en la ciudad en Jerusalén.

Y también notará en el versículo 40 que el rey del norte va a venir contra él, carros y jinetes y muchas naves y claro, el equivalente moderno a todo eso. Y aquí viene el rey del norte. ¿Quién es? Bueno, algunos creen que es Rusia. Podría ser Rusia, ciertamente he enseñado en nuestro estudio de Daniel que está bien suponer que podría ser esa nación enorme de Rusia. Hay toda razón para pensar que podría ser porque habla de estar en el norte; y eso está en el norte.

También es razonable suponer que podría ser otra conspiración árabe. Y la manera en la que la unión soviética se está dividiendo en la actualidad y ha dividido y la manera en la que el mundo árabe parece estarse uniendo como un enemigo común contra Israel, podrían llevarnos a pensar que es razonable suponer que algún tipo de coalición árabe del medio oriente con Irak, Irán y alguna otra nación árabe hostil se podrían unir. Y entonces, usted tiene un mundo musulmán empujando desde abajo y otro mundo musulmán. Usted se preguntará ¿por qué es llamado el rey del norte? Porque todos conquistador que viene a la tierra de Palestina en su historia viene del norte, porque usted no puede llegar por el este. El oeste es agua, el sur ya está ocupado, y el lugar para llegar es el norte porque si usted está en el sur, todo lo que está en el este está abajo de Jerusalén y abajo de Israel. Y tratar de escalar todo eso y venir desde abajo es muy difícil. Descender desde arriba es la manera en la que todo, todo enemigo siempre ha venido. Aún en el día de hoy, vienen del norte. Entonces, sean lo que sean estos ejércitos, aquí está el anticristo, tratando de controlar la guerra por todos lados. Él abomina el templo, lo establece. Y entramos en la segunda mitad, la guerra todavía se está llevando a cabo por todo el mundo. Ahora el mundo se está volviendo contra él. El rey del sur viene, el rey del norte viene.

Dice también: “Entrará a la tierra gloriosa, y muchas provincias caerán; mas éstas escaparán de su mano: Edom y Moab, y la mayoría de los hijos de Amón. Extenderá su mano contra las tierras, y no escapará el país de Egipto.” Por cierto, la potencia del norte parece ser totalmente derrotada. El anticristo gana. Y él después procede a conquistar a otros países. Pasa por medio de ellos. La tierra hermosa, es una referencia a Palestina, Israel. El conquista toda la tierra, por supuesto. Versículo 42: “Extenderá su mano contra las tierras, y no escapará el país de Egipto.” Entonces, él ha derrotado a los dos reyes, los dos ejércitos. Entra a la tierra gloriosa de Israel. Y quizás éste es el lugar donde él lleva a cabo la abominación. Realmente no sabemos. Quizás este es el punto del medio. Es difícil estar seguro de eso. Quizás ya sucedió para el tiempo en el que esto sucede. Qué razón habría para que el sur empujara de esa manera y el norte empujará de esa manera si él ya no hubiera establecido su poder en ese lugar. Entonces, es difícil saber. Pero él ha profanado el templo. Él se ha establecido a sí mismo como Dios. Y si usted quiere leer más de esto, lea Apocalipsis 13:7 y llegaremos allí.

Entonces, él tiene a Medio Oriente en sus manos, todos sus recursos. Él es el Dios soberano invencible en su propia mente. Él consuma a la Iglesia ramera, la religión falsa que queda en el mundo, de acuerdo con Apocalipsis 17. Y tiene un asociado llamado el falso profeta que llama al mundo entero a adorarlo. Y es en esa posición en la que lo encontramos en el versículo 42, conforme él se ha salido de ahí para conquistar otros lugares y continúa venciendo a otros países. Y hay un derramamiento de sangre interminable aquí, Edom, Moab, Amón, francamente es una tierra estéril la que deja ahí. Y no hace eso. En lugar de moverse hacia el sureste, se mueve hacia el suroeste, tal como indica el texto. Él gana control de los tesoros escondidos del oro y la plata, las cosas preciadas de Egipto, los libios, los etíopes lo seguirán.

Luego en el versículo 44: “Pero noticias del oriente y del norte lo atemorizarán, y saldrá con gran ira para destruir y matar a muchos. Punto” los rumores del oriente podrían ser ejército del 200 millones, recordará en el libro de Apocalipsis. Ese ejército de 200 millones que viene del este, del norte de nuevo contra otra conspiración. Y él se mueve con gran ira para destruir y aniquilar a muchos. Él es una fuerza poderosa. Poderosa.

“Y plantará las tiendas de su palacio entre los mares,” son el Mar Mediterráneo y el Muerto. Y si usted coloca su tienda entre esos lugares, está en la tierra de Israel. Él coloca su palacio, su lugar de poder en el monte santo mismo de Sión. Y él va a llegar a su fin, encontrará ahí a quien lo aplaste.

Y él piensa que ha conquistado al mundo y los niños en la actualidad dicen: “no, no es así.” No va a suceder porque el Señor va a venir.

Entonces, las guerras comienzan al principio y se extienden. Y en algún punto, la abominación desoladora y esta guerra siguen incrementándose hasta que Cristo regresa a conquistarlo.

Ahora, usted puede regresar , si es tan amable al libro de Apocalipsis. Conforme usted ve a este jinete de la guerra, éste es el principio de los dolores de parto. Y empeora. Daniel parece mostrarnos las guerras que se incrementan conforme el anticristo se involucra en ellas. Entonces, el comienzo de guerras en la primera mitad se lleva a cabo hasta el final y sigue hasta el final. El último intento del hombre por salvar a su sociedad termina en un holocausto mundial. Y todo comienza a desintegrarse. Viene la guerra, se queda y escala hasta el final.

Ahora, observe el tercer sello. Versículo 5, aquí encontramos la misma introducción. “Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: ‘Ven y mira.’ Y miré.” Y aquí hay shock en esta palabra. Aquí hay sorpresa. “Y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: ‘Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.’” Entonces, se abre el tercer sello y viene el tercer jinete. Y la respuesta de asombro de Juan es indicada en la frase “he aquí.” Y él ve un caballo negro; y negro es el color del hambre. Lea Lamentaciones, capítulo 5, versículos 8 al 10 y verá al negro identificado como el color del hambre.

El hambre es el efecto de la Guerra Mundial. Jesús dijo esto también. Jesús dijo, después de que se levante nación contra nación y reino contra reino habrá hambre, Mateo 24:7. Esto también es el juicio de Dios. Él lo ha hecho antes. Hageo 1, Ezequiel 4, Dios antes ha traído hambre; y la volverá a traer.

Cuando se lleve a cabo este tipo de guerra por todo el globo, la gente dejará de producir. La matanza es tan grande, como lo veremos en un momento, que las provisiones de alimentos son destruidas. Y usted puede imaginar que una guerra a este nivel con el tipo de armamento que tenemos en la actualidad, va a ser devastador. Y como resultado de esto, se va a racionar el alimento debido a la escasez de alimento. Esa es la razón por la que dice en el versículo 5 que el jinete en el caballo negro también tiene un arma, no es una gran espada como la del otro jinete; sino que aquí tiene una balanza en la mano. Y eso es usado para medir. Y lo que significa eso es que el alimento será racionado, será medido, será pesado. Habrá filas para tener alimentos. Y podemos entender eso, ¿no es cierto? Algunos de ustedes inclusive pueden recordar las filas que se tenían que formar para adquirir alimentos en la Segunda Guerra Mundial. Algunos de ustedes han visto retratos de filas que la gente hacía para poder conseguir alimento en Europa Oriental. Gente muriendo de hambre por todo el mundo, formándose en líneas. Usted ha visto en la actualidad países del tercer mundo en donde se raciona la comida.

Y luego en la mitad, esto es asombroso, en el versículo 6: “Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes,” usted dígame: ¿quién está en el centro de las cuatro criaturas vivientes? ¿Quién está en el centro? ¿Alrededor de qué trono se encuentran ellos? El trono de Dios… El trono de Dios. Entonces, no hay duda en mi mente de que Dios aquí está hablando porque estas criaturas, estos cuatro ángeles vivientes, estos cuatro querubines, están rodeando el trono de Dios. Y en medio del trono, la voz de Dios. Y Dios dice: “Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.” Está hablando Dios. De nuevo, un recordatorio de que este es un juicio de Dios. Él también habla, por cierto, en el quinto sello en el versículo 11. Habla Dios. Entonces, no debemos estar demasiado seguros de que él no está hablando aquí. Él habla del hecho de que esto tiene que suceder por un rato hasta que toda persona que va a morir, morirá, en el versículo 11. Aquí está Dios quien habla; y Dios dice que aquí están las condiciones, un cuarto de trigo por un denario.

Ahora, permítame decirle lo que eso significa. Un cuarto de trigo sería para sustentar a una persona con un apetito muy moderado durante un día. Un denario es el sueldo de un día. Entonces, usted trabaja simplemente para comer lo mínimo para usted. Lo cual no proveerá nada para su familia. Son condiciones de hambruna. Todo lo que usted trabaja sólo será para proveer suficiente alimento para una persona.

Y después dice: “Seis libras de cebada por un denario.” Usted podía obtener más alimento para comer si elegía cebada. Pero la cebada era comida para los animales… Alimento para los animales. Sería como permanecer en línea para escoger entre pan y alimento para perros, básicamente. Con poco valor nutricional, la cebada era más barata, por lo menos así podía comer una familia. Pero eso demandaría todo su dinero por seis libras; lo cual alimentaría a tres personas con comida para animales. Esas son condiciones de hambre; y eso es lo que la guerra le va a hacer al mundo.

Y después, Dios dice: “Pero no dañes el aceite y el vino.” Ha habido muchas interpretaciones distintas de eso. Y creo que si usted lo lee de manera directa, tiene sentido de manera simple decir que Dios les advierte que tengan mucho cuidado con su vino y su aceite porque son tan preciados. Si lo único que tiene es este trigo crudo sin ningún aceite para mezclarlo, sin ningún vino para acompañarlo, es muy, muy difícil. La comida básica, de pronto se convierte en un lujo. El aceite era usado para la preparación del pan. Para cocinar, como así también el vino. Él dice que más vale que tengan cuidado con cómo lo tratan, no lo desperdicien, no lo dañen, es preciado. Será medido y tratado con mucho cuidado. No puede usted herir el grano, pero ciertamente puede herir esas cosas al romperlas o al despedazarlas en su contenedor, o desperdiciarlas. Esto es verdadera hambre, verdadera hambruna, hambruna mundial que llega rápido. Paz mundial, guerra mundial, hambre mundial y usted ni siquiera ha salido de estos primeros tres años y medio de este período.

Finalmente, el último jinete, cuarto sello, versículo 7, el mismo escenario: “Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: ‘Ven y mira.’” Y ahora sabemos por qué son cuatro, cada uno tiene una función que jugar aquí. Él está mandando, está mandándole al siguiente caballo y al jinete. “Miré, y he aquí,” esto ha sido traducido de varias maneras. “Un caballo amarillo,” o pálido. Le puede interesar saber que la palabra griega es chloros, de la cual obtenemos la palabra clorofila o cloro; y normalmente se asocia con el color verde. Una especie de verde amarillento pálido. De hecho, esa palabra chloros aparece varias veces en el Nuevo Testamento en conexión con la vegetación o el pasto o la hierba, como en Marcos 6:39 y Apocalipsis 8 y Apocalipsis 9.

Entonces, él ve este caballo pálido, verde. “Y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.” Aquí está el jinete pálido, verdoso, descomposición, un cadáver. Y de manera apropiada, el que se sentaba tiene el nombre hathanatos, muerte. Lo que sigue a la guerra es hambre. Y, ¿qué sigue al hambre? ¿Qué? Muerte… muerte. ¿Y qué sigue a la muerte? El Hades. Esta es otra palabra simplemente para la tumba. La tumba viene, por así decirlo, el que escarba la tumba con su pala para recolectar los cuerpos que la muerte destruye.

El Hades es el asociado correcto de la muerte. Usted los encuentra juntos en el capítulo 20, versículo 13. El Hades es el asociado de la muerte. Él sigue a la muerte. Ellos trabajan juntos. Este es el resultado del segundo y del tercer sello. Pero más que eso, observe el versículo 8: “Le fue dada potestad.” ¿Quién se la dio? ¿Quién le dio esa autoridad? Dios, porque este es el desarrollo de Su rollo, de Su título de propiedad, de Su juicio. Le fue dada autoridad o potestad para matar sobre la cuarta parte de la tierra. Para matar. Se estima que ya para el año 2000, en unos cuantos años, tendremos alrededor de 6 billones de personas en la tierra. Lo que esto nos dice es que en un punto, 5 billones de ellos morirán. Es un número inconcebible de personas. Literalmente podría aplastar a dos continentes. El armamento nuclear y las armas sofisticadas ahora hacen esto posible en un corto período de tiempo, mientras que habría sido imposible en una época de espadas y de arcos.

Pero cuatro cosas van a matar. La espada, y ya hablamos de eso en relación con la guerra, el hambre, y hablamos de eso en relación con el tercer sello; pero aquí hay otros dos. Y aquí tenemos mortandad y con las fieras de la tierra. Esto es fascinante. Mortandad y las fieras de la tierra. Por cierto, estos cuatro están unidos varias veces en las Escrituras. Y probablemente, por lo menos necesito mencionarles esto. Estos cuatro han sido predichos por Dios para que sean Sus medios de juicio final en varios pasajes del Antiguo Testamento. Jeremías 14:12, él dice: “Los consumiré con espada, con hambre y con pestilencia.” Y él ahí tiene tres de los cuatro. Jeremías 24, versículo 10: “Y enviaré sobre ellos espada, hambre y pestilencia.” Nuevamente, en Jeremías 44, versículo 13: “Pues castigaré a los que moran en tierra de Egipto como castigué a Jerusalén, con espada, con hambre y con pestilencia.”

Ahora, lo que usted tiene la espada, lo cual lleva la hambre, lo cual lleva a la mortandad. En donde cae la espada y existe hambre, usted tiene a la mortandad que lo sigue. En Ezequiel, por ejemplo, sólo dos pasajes, capítulo 6, versículo 11: “Así ha dicho Jehová el Señor: ‘Palmotea con tus manos, y golpea con tu pie, y di: ‘¡Ay, por todas las grandes abominaciones de la casa de Israel! porque con espada y con hambre y con pestilencia caerán.’”

Luego, en Ezequiel capítulo 14, probablemente el más significativo, comenzando en el versículo 13, Ezequiel 14, escuche esto: “ ‘Hijo de hombre, cuando la tierra pecare contra Mí rebelándose pérfidamente, y extendiere Yo Mi mano sobre ella, y le quebrantare el sustento del pan, y enviare en ella hambre, y cortare de ella hombres y bestias, si estuviesen en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus propias vidas,’ dice Jehová el Señor. ‘Y si hiciere pasar bestias feroces por la tierra y la asolaren, y quedare desolada de modo que no haya quien pase a causa de las fieras, y estos tres varones estuviesen en medio de ella, vivo yo,’ dice Jehová el Señor, ‘ni a sus hijos ni a sus hijas librarían;’” En otras palabras, la presencia de hombres justos no detendrá el juicio. “…Ellos solos serían librados, y la tierra quedaría desolada. O si yo trajere espada sobre la tierra, y dijere: Espada, pasa por la tierra; e hiciere cortar de ella hombres y bestias, y estos tres varones estuviesen en medio de ella, vivo yo,’ dice Jehová el Señor, ‘no librarían a sus hijos ni a sus hijas; ellos solos serían librados. O si enviare pestilencia sobre esa tierra’” -ahí están los cuatro- “’y derramare Mi ira sobre ella en sangre, para cortar de ella hombres y bestias, y estuviesen en medio de ella Noé, Daniel y Job, vivo yo,’ dice Jehová el Señor, ‘no librarían a hijo ni a hija; ellos por su justicia librarían solamente sus propias vidas.’ Por lo cual así ha dicho Jehová el Señor: ‘¿Cuánto más cuando Yo enviare contra Jerusalén Mis cuatro juicios terribles, espada, hambre, fieras y pestilencia, para cortar de ella hombres y bestias?’”

En otras palabras, si no puedes soportar cuando una de ellas viene, ¿qué harán cuando los cuatro lleguen al mismo tiempo? Les va a pegar. Los va a aplastar.

¿Qué es pestilencia? De hecho, es la misma palabra griega que se usa para la palabra muerte, thanatos, pero aquí se refiere a la causa la muerte. Jesús dice aquí que habrá temblores, seguido por hambre, puede haber una palabra que eso incluye a desastre natural. Y creo que eso es correcto. Si usted tiene guerra al nivel que va a estar sucediendo en este tiempo particular con el tipo de armas que tenemos en la actualidad, va a venir un cataclismo de temblores creado por las bombas y los misiles y toda esa destrucción devastadora. También podría ser que se refiere a un tipo de temblores que son el resultado de eso. Podría referirse a desastres naturales que Dios va a liberar, así como inundaciones y terremotos. Podría referirse a armas biológicas, armas químicas, las cuales tenemos en abundancia que podrían matar a millones de personas, un cuarto de gas nervioso puede matar a un millón de personas, podría referirse a enfermedades.

Escuche, cuando usted tiene una guerra mundial y la devastación que va a llevarse a cabo con esa guerra mundial, seguida del hambre que va a llevarse a cabo, usted sabe muy bien, al igual que yo, que habrá un problema con la salud, la salubridad y todas esas cosas. Y no sé si usted recuerda esto, pero veinte millones de personas murieron en una epidemia de enfermedad de gripe en la Primera Guerra Mundial porque conforme las naciones estaban en guerra, trajeron diferentes tipos de virus con ella. Seis millones más murieron de fiebre tifoidea en la Primera Guerra Mundial. Muerte masiva, aún a través de la enfermedad como el sida es posible. Y hay más bacterias mortales que están por todos lados. La fiebre tifoidea, usted recordará, mató a doscientos millones de personas en cuatro siglos. Subestimamos el poder de la enfermedad para matar a poblaciones enteras.

Y después, en Apocalipsis 6, añade no sólo la mortandad que podría significar todas estas cosas, sino que añade bestias salvajes. Usted preguntará qué es eso. No tenemos bestias salvajes en Norteamérica. ¿De qué está hablando? No tenemos bestias salvajes o nada. Usted tiene que ir a África para encontrar un león o irse a China para encontrar a un tigre siberiano o lo que fuere. ¿Qué son estas bestias?

Permítame hacerle una pregunta. ¿Sabe usted cuál es la criatura más mortal sobre la faz de la tierra? La criatura más mortal, más temible sobre la faz de la tierra no es una serpiente, no es un león, no es un cocodrilo, es una rata. Históricamente, es la criatura más mortífera sobre la faz de la tierra. ¿Por qué? Las ratas son anualmente responsables por las pérdidas de billones de dólares en alimentos sólo en los Estados Unidos de Norteamérica. Las ratas infectadas con la plaga bubónica mataron un tercio de la población de Europa en el siglo XIV. Ésa es la estadística de la Enciclopedia Británica. Las ratas pueden ser portadoras de hasta 35 enfermedades al mismo tiempo; y lo que es sorprendente es que si el 95% de la población de ratas es exterminada en un área dada, se reemplazará a sí misma en menos de un año. Ha matado a más personas que en todas las guerras de la historia y siempre construye su hogar en donde habitan los hombres.

Con la guerra, el hambre y los terremotos, va de la mano la salubridad. No hay medicina, las condiciones de vida descienden a un nivel primitivo y las ratas pueden ser las fieras que están ahí matando. Un juicio de vino terrible. Y esto es sólo el principio, sólo el principio. Hay más por venir.

Y tristemente, no es sino hasta el sexto sello que la gente reconoce que Dios es la fuente de esto. Y usted hace una pregunta, ¿verdad? ¿Hay alguna esperanza para nuestro mundo? Y la respuesta es no, no hay esperanza, esto va a venir, es inevitable. Y usted hace otra pregunta ¿hay alguna esperanza para mí? Y la respuesta es sí, sí, hay esperanza para usted en Jesucristo. Usted ha escuchado los testimonios esta noche, ¿no es cierto? Estas personas no sólo han sido libradas del alcoholismo, no sólo han sido libradas de doctrina falsa, no sólo han sido libradas de sus propios pecados y sus propias iniquidades, sino que han sido libradas de todo esto.

Es sorprendente que el escritor de Hebreos Dijo: “¿Cómo escaparemos si descuidamos una salvación tan grande?” Y la respuesta es no, no escaparemos. Pero Jesús ha provisto una manera, un camino para escapar.

Padre, gracias por el regalo de Cristo y Su provisión, cosas aterradoras, cosas terribles le esperan al mundo. Y Tú las has presentado aquí; pero no lo reconocen. Aquí es donde van y no sabemos cuánto tiempo pasará antes de que comience. Pero Señor, te damos gracias porque nos has librado de Tu ira terrible del Día del Señor, del día del juicio terrible. Nos has librado a través de Cristo. Te damos gracias por la salvación que Él provee y que nos salva de la ira venidera, incluyendo ese infierno eterno, ese juicio eterno. Que nadie aquí sea tan necio como para descuidar una salvación tan grande, porque sólo en Cristo podemos escapar. Te damos gracias porque algún día Jesús va a venir y va a congregar a los Suyos a sí mismo y a Su presencia antes de que se lleve a cabo este terrible, terrible, capítulo final de la historia humana. Te damos gracias porque en Cristo podemos vivir en esperanza y no en temor. Y queremos estar en esa escena en el cielo y estar cantando “El Cordero que fue inmolado es digno.” Y ser parte de los benditos y no de los malditos. Y Te damos gracias porque esto es provisto en Cristo a través de Su muerte y Su resurrección, porque Él se entregó a sí mismo por nuestros pecados.

Mientras sus cabezas están inclinadas al cerrar en tan sólo un momento, quiero convertir esa oración a nivel personal en su corazón. ¿Conoce usted a Cristo? Si el Señor Jesús fuera a venir y llevarse a Su Iglesia, usted ¿se iría o se quedaría para ser arrastrado en esta trampa de paz que finalmente lo va a llevar a un juicio insoportable y devastador? Si usted conoce a Cristo, usted es de Él.

Usted preguntará cómo puede hacer eso. Crea usted en su corazón que Él murió y resucitó por usted y confiéselo como su Señor, pídale que lo salve de su pecado y juicio. Dios en carne humana, Cristo, vino al mundo para morir en su lugar, para cargar la maldición para que usted nunca pueda sentir la maldición de Dios. Necesita venir en fe y arrepentimiento.

Padre, oramos para que todo corazón se vuelva hacia Cristo y Te alabamos y Te damos gracias porque has provisto un escape, no sólo un escape sino que has provisto un cielo glorioso en el cual moraremos contigo para siempre. Te damos gracias en el nombre del Salvador. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar