Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Tenemos el gran privilegio nuevamente esta noche de mirar hacia el futuro. Y quiero que tome su Biblia o si quizás no tiene una, hay una en la banca ahí. Pase al sexto capítulo del último libro en la Biblia, el libro de Apocalipsis. El sexto capítulo. En esta noche, vamos a ver los versículos 9, 10 y 11 en nuestro estudio continuo de este gran capítulo.

Permítanme leer estos tres versículos, Apocalipsis, capítulo 6, comenzando en el versículo 9: “Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.”

Al comenzar un análisis de este quinto sello y este pasaje tan importante, es apropiado examinar el pensamiento de la venganza por un momento; porque de eso trata este sello. Trata de la venganza. Es un clamor por parte de estas almas identificadas aquí por nuestro Señor para vengar nuestra sangre, para traer juicio. No es incoherente con Dios hacer un ruego así, aunque imaginaríamos que en un mundo así un Dios así no existe, las personas han reinventado a Dios de la forma que les agrada, y claro, han eliminado cualquier pensamiento de que Él sea un Dios de venganza. Pero el Dios de las Escrituras es un Dios de venganza. El mismo dice en Deuteronomio 32:35: “Mía es la venganza y la retribución.” Dos veces más en ese mismo capítulo, versículo 41 y 43, Él dice: “Yo tomaré venganza de Mis enemigos, Y daré la retribución a los que Me aborrecen.”

El salmista afirmó la misma verdad acerca de Dios cuando escribió: “Jehová, Dios de las venganzas, Dios de las venganzas, muéstrate. Engrandécete, oh Juez de la tierra; Da el pago a los soberbios.” Ese es el Salmo 94. Y el Salmo finaliza de esta manera: “Los destruirá Jehová nuestro Dios.” Hay varios de los que llamamos los Salmos imprecatorios en donde el escritor inspirado del Salmo está llamando a Dios a destruir a los impíos, él está llamando a que Dios traiga venganza y el más largo de esos Salmos imprecatorios se encuentra en el Salmo 35, Salmo 69 y en el Salmo 109. Y hay otras porciones de los Salmos con oraciones parecidas llamando a Dios a que traiga venganza sobre los impíos.

En el Salmo 79, por ejemplo, en el versículo 10, leemos: “Sea notoria en las gentes, delante de nuestros ojos, la venganza de la sangre de tus siervos que fue derramada.” Dios es un Dios de venganza. El profeta Miqueas dijo en Miqueas 5:15: “Con ira y con furor haré venganza en las naciones que no obedecieron.” Isaías capítulo 59, versículo 17, vemos que Dios “tomó ropas de venganza por vestidura.” En el versículo 18 de Isaías 59: “…para retribuir con ira a Sus enemigos, y dar el pago a sus adversarios.” En Isaías 63, leemos: “Porque el día de la venganza está en mi corazón… En mi corazón.”

En el Salmo 64, y quizás simplemente veremos esto y dejaremos el resto para que usted lo lea, en el Salmo 64, sólo voy a leer tres versículos, 7, 8 y 9, hablando de los impíos: “Mas Dios los herirá con saeta; de repente serán sus plagas. Sus propias lenguas los harán caer; se espantarán todos los que los vean. Entonces temerán todos los hombres, Y anunciarán la obra de Dios, y entenderán Sus hechos.” Y luego en el versículo 10: “Se alegrará el justo en Jehová, y confiará en él. Y se gloriarán todos los rectos de corazón.” En un sentido, un pensamiento aterrador. ¿Que el justo pueda ver la destrucción del impío y estar contento y gozoso por ello?

Pero está este elemento. Dios es un Dios de venganza y la venganza despliega la gloria de Dios. Y la venganza despliega la justicia de Dios. Y la venganza despliega la santidad de Dios. Y la venganza despliega de esta manera quién es. Y cuando todo esto es desplegado y Dios es representado de manera apropiada, entonces el justo estará contento.

Proverbios 25: 21 dice: “Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua.” Ése es el otro lado de esto, debemos ser compasivos, debemos demostrar el amor de Dios hacia los pecadores, así como el amor de Dios fue demostrado hacia nosotros mientras que todavía éramos pecadores. Hay un equilibrio. Debemos buscar misericordia y compasión hacia aquellos que están bajo el juicio de Dios, como también buscaría anhelar la venganza que despliega a Dios y refleja Su santidad y Su justicia.

En Romanos 12, creo que usted ve el mismo equilibrio. Dice en el versículo 19: “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: ‘Mía es la venganza, yo pagaré,’ dice el Señor.” Y luego el siguiente versículo, el versículo 20, dice: “Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber.” Viene un día de venganza, pero eso no significa que tratamos a los pecadores con venganza o con una actitud de retribución o vengativa. Sí, anhelamos el día en el que la santidad y justicia de Dios sea desplegada, pero al mismo tiempo sabemos que es un día terrible para los impíos y mientras tanto, los alcanzamos en amor y compasión y misericordia.

Ahora, al ver Apocalipsis, capítulo 6 en esta noche, venimos cara a cara con la venganza de Dios. El tiempo de la gracia está realmente llegando a su fin. Estamos ahora en un período de siete años que hemos llamado el tiempo de Tribulación, también es llamado el tiempo de aflicción o tribulación de Jacob un referencial papel o a la función de Israel en él. Este período de siete años identificado en el libro de Daniel como siete años e identificado de nuevo en el libro de Apocalipsis en cuanto a la mitad siendo de tres años y medio, 42 meses o 1260 días; este breve período de tiempo es el tiempo en el que Dios desata Su venganza, cuando Dios desata Su juicio y Su ira sobre la Tierra como nunca antes. Ahora, ha habido ocasiones pasadas cuando la venganza de Dios ha sido manifiesta, cuando la ira de Dios ha sido manifiesta, cuando el enojo de Dios ha sido revelado. Y algunas de esas ocasiones inclusive han sido llamadas días del Señor; pero este tiempo final es aún mayor que cualquier otro tiempo que lo precede. Éste es el período de siete años cuando Jesucristo no sólo juzga los impíos, sino que también se vuelve a apoderar de la Tierra y el universo para Su propia posesión.

Ahora, recordará que en el Evangelio de Mateo, ahí Jesús predicó un sermón que llamamos el discurso del Monte de los Olivos. En el cual Él discutió este período de tiempo. Y Él dijo que estos siete años serían divididos en dos mitades. La primera mitad, la llamó el principio de dolores. Es un término muy vívido. Cuando un niño va a nacer, previo al nacimiento, hay una serie de dolores de parto que se vuelven más y más intensos y están más y más cercanos en cuanto a su frecuencia conforme se acerca usted a ese gran acontecimiento del nacimiento mismo. Y lo que nuestro Señor está diciendo es que hay un gran acontecimiento, esto es la llegada no de un niño sino la llegada del Rey, el hijo de Dios. Pero conforme usted entra a esos siete años de esa llegada, los dolores de parto van a comenzar, la Tierra va a comenzar a sentir el dolor. Va a comenzar en cierta manera siendo lento; y va a incrementarse rápidamente. El principio de esos dolores de parto ocurrirá durante los primeros tres años y medio; y el dolor furioso va a venir en la segunda mitad. Y a esa segunda mitad, nuestro Señor la llamó el tiempo llamado la gran tribulación. Entonces, la primera mitad en Mateo 24:8 se llama el principio de dolores. La segunda mitad de Mateo 24:21 es llamada la gran tribulación o el gran tiempo de aflicción, presión y dolor.

Ahora, algo que es interesante, y esto es algo que simplemente puede mantener en mente para efectos de cronología, es que conforme Lucas vio el mismo período de tiempo en el capítulo 21 de su Evangelio, conforme Lucas vio el mismo período de tiempo y registró las palabras de nuestro Señor en el mismo sermón, Lucas añadió el hecho de que Jesús llamó a la gran tribulación, el período de la gran tribulación, esa segunda mitad, “días de venganza,” de acuerdo con el capítulo 21, versículo 22. Después de la abominación desoladora, la cual es identificada en el punto medio de esos siete años por Daniel en el capítulo 7, lo cual también es mencionado por Jesús en Mateo 24, lo cual no es mencionado en Lucas 21; pero los acontecimientos que vienen después son mencionados. Entonces, cuando él llama a este tiempo en particular el día de venganza, él está hablando del tiempo después de la abominación, después del punto medio, esto es después de la segunda mitad. La furia de Dios realmente viene, azota después del punto medio. Lucas llama a esos días, esos días en la segunda mitad, días de venganza.

Ahora, eso es muy importante porque eso es coherente con lo que vamos a ver aquí en el quinto sello. La cronología es muy clara: los primeros cuatro sellos ocurren en la primera parte, los primeros tres años y medio y son los que Jesús llamó ‘el principio de dolores.’ Suceden en la primera mitad. Este quinto sello comienza en la primera parte y se estira hasta la mitad, es acelerado en la segunda parte y es seguido por la venganza… la venganza.

Pablo vio esta venganza de Dios que estaba por venir. En 2 Tesalonicenses, él dice en el versículo 5: “Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del Reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de Su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder.” Entonces, Pablo señaló ahí que venía un día de retribución o un día de venganza.

Pedro vio lo mismo, el mismo tipo de venganza. Segunda de Pedro capítulo 3, versículo 10: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.” Después, continúa a partir de ahí. Viene un gran día de la venganza de Dios, el cual traerá holocaustos de destrucción como el mundo jamás los ha conocido, un día cuando Dios justo y el Dios santo traiga Su justicia esperada por mucho tiempo en contra de hombres y mujeres pecadores.

Y es verdad que los creyentes se regocijan en ese día porque despliega la gloria de Dios. Trae un final a la iniquidad que menospreciamos. Despliega al Señor, quien ha sido tan burlado y tan abusado. Muestra que en realidad es justo. Quita al universo de las manos de ese usurpador, Satanás, y trae justicia eterna al final del reinado del pecado. Entonces, nos regocijamos, entendemos el gozo que fue expresado por el salmista. Entendemos la esperanza y el gozo que estaba en los corazones de los apóstoles conforme esperaban este acontecimiento, aunque que significaba la destrucción de los impíos, a quienes fueros enviados para efectos de evangelismo.

De nuevo, este sentimiento doble de gozo y tristeza se indica en Apocalipsis, capítulo 10. Pase ahí por un momento. En uno de los ricos capítulos en este libro, al cual prestaremos mucha atención en el futuro, ahí, en el versículo 9, se le dice a Juan que tome el libro, el cual es abierto en la mano del ángel en el versículo 8 y se le dice: “Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y él me dijo: ‘Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel’. Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre.”

Esta es la actitud amarga y dulce del juicio. Hay una dulzura ahí porque despliega quién es Dios. Hay una dulzura ahí porque trae justicia eterna. Hay una dulzura en él porque destruye el pecado. Y hay una amargura porque devasta a los impíos.

Nos llevamos un mensaje de venganza. Ciertamente, Jesús colgando ahí en la Cruz dijo “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Ciertamente Esteban, cuando estaba siendo apedreado por los impíos, dijo “no les tomes en cuenta este pecado;” lo cual es otra manera de decir perdónalos. Ciertamente Pablo dijo “me encantaría ser anatema por la salvación de mis compatriotas, los judíos”; y Pablo también dijo “conociendo el terror del Señor, persuadimos a los hombres.” Y él procedió a decir que se nos había dado por parte de Dios el ministerio de la reconciliación y “os rogamos que se reconcilien con Dios antes de que esta retribución caiga.”

La Biblia inclusive dice que Dios no quiere la muerte del impío. Dice que Dios no quiere que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento. Supongo que esto es ilustrado por el mismo salmista que escribió los Salmos imprecatorios en los cuales él llamó, él invocó el fuego de Dios en sobre sus enemigos. Y es el mismo salmista quien cuando tuvo la oportunidad, como se registra en 1 Samuel 24 y 26, pudo haber quitado la vida de su enemigo, Saúl, y le perdonó la vida porque tuvo compasión y misericordia y se preocupó por el alma del hombre.

Pero el Espíritu de Dios no siempre contendrá con el hombre. Y llegará un fin al tiempo de la gracia. En Hechos 17, el apóstol Pablo predicó eso. Él dijo que Dios en cierta manera ha sido tolerante en tiempo pasado, pero viene un día, dice en el versículo 30 de Hechos 17, un día cuando Él juzgará al mundo en justicia a través de un hombre, esto es Cristo, quien Él designó. Viene un día cuando la gracia terminará y el juicio caerá.

Ésa es la expectativa tan importante que se tiene en mente en el quinto sello. Éste? es el sello que nos indica la expectativa. Ahora, usted ha notado en cada caso que hay una fuerza que está operando. Sello número uno, ¿la fuerza fue qué? ¿Se acuerda? La paz. Sello número dos, la fuerza fue guerra. Sello número tres, la fuerza fue el hambre inundando la tierra. Y el sello número cuatro, el caballo amarillento, la fuerza fue la pestilencia resultando en muerte por todos lados.

Hay otra fuerza en este quinto sello y raramente es discutida por los comentaristas. Pude encontrar un comentarista que realmente entendió esta fuerza digamos de una docena que leí. La fuerza aquí es la venganza. Pero detrás de esto, está la oración. Casi podríamos decir que la fuerza es la oración por la venganza. La venganza no viene en el quinto sello, viene la oración. Y si recordamos la promesa de Santiago, que la oración eficaz del justo puede mucho, entonces éstas tienen que ser oraciones poderosas porque son están siendo ofrecidas por personas que ya están en el cielo y no tienen mancha de pecado en ellas. Entonces, aquí están las oraciones de los que son perfectamente justos y ese tipo de oraciones son una fuerza; y son oraciones por venganza. Y esas oraciones serán respondidas.

Ahora, recuerde que los últimos siete años de juicio comienzan a esperarse en el capítulo 4, conforme el trono comienza a verse rodeado de truenos y relámpagos. El juicio en sí comienza aquí en el capítulo 6 y se lleva a cabo hasta el capítulo 19. Y todo comienza con la apertura del libro sellado siete veces o ese rollo sellado siete veces. Los primeros cuatro ángeles, ya hemos visto, entraron en la escena en respuesta a la apertura de los primeros cuatros ellos. Y habrá una paz falsa y guerra y hambre, pestilencia, trayendo muerte por todos lados, que matará a un cuarto de toda la humanidad.

Entonces, ya sabemos que el mundo está enfrentando un período de problemas inimaginables. El sueño del optimista de un mundo mejor no encaja con la Palabra de Dios. El triunfo final de Jesucristo, el Cordero digno, es garantizado. Conforme el libro de Apocalipsis lo presenta de manera clara, él va a traer a la Tierra Su reinado a expensas de Satanás, los demonios y los hombres impíos. Él va a traer un Reino de justicia que seguirá el derramamiento de la ira de Dios sobre todos los impíos. Entonces, estamos viendo el principio de este juicio, este tiempo de ira.

Y ésta bosquejado, como dije, a lo largo de estos siete sellos. Incluye, como veremos, siete trompetas que vienen en un período muy breve y siete copas que vienen aún en un período más breve, en una sucesión de acontecimientos muy rápido. Todavía estamos en la primera mitad del período de siete años conforme llegamos al sello número cinco. La segunda mitad, los días de venganza, todavía no han sido desatados. Pero ésta es la oración de venganza.

Ahora, al ver estos tres versículos, quiero que noten tres características. Simplemente para dividirlo, para que en cierta manera pueda seguirlo. Vamos a ver a las personas involucradas, las peticiones que tienen y las promesas que reciben… Las personas involucradas versículo 9, las peticiones que tienen en el versículo 10 y las promesas que reciben en el versículo 11. Esto es absolutamente fascinante. Y hay mucho que aprender y tenemos que ver cómo encaja con el resto del registro de la literatura profética para poder tener un enfoque claro. Y nos esforzaremos por hacer eso en esta noche.

Veamos en primer lugar a las personas involucradas. Versículo 9: “Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.”

Ahora, notará que él ve a algunas almas ahí y hay algunas personas involucradas. Llegaremos a ellas de manera específica, pero comencemos con el principio del versículo. “Cuando abrió el quinto sello.” Y recuerde ahora, el rollo de siete sellos es el título de propiedad de la Tierra. Él lo está desenrollando. Y cada vez que Él lo desenrolla y rompe otro sello, el cual era colocado en documentos antiguos para mantener ahí la información escondida del público, cada vez que él desenrolla la siguiente sección, los sellos estando en la orilla del rollo, uno podía ser roto y podía ser desarrollado al punto en el que el siguiente los sellos estaba. Cada vez que Él desenrolla uno, otra secuencia de acción de juicio es hecha visible.

Este quinto sello revela que estas almas están bajo el altar. ¿Cómo llegaron allí? El versículo 9 dice que fueron matados. Entonces, es apropiado decir que son mártires. Entonces, después de que usted tiene una paz falsa y guerra y hambre y la pestilencia natural que es el resultado de una muerte extensa del cuarto de la población del mundo, usted tiene persecución que resulta en martirio. Ahora, nuevamente esto encaja de manera perfecta con la enseñanza de nuestro Señor en Mateo 24. Debemos regresar a eso porque quiero que tenga esta perspectiva, este panorama completo en su mente. Regrese a Mateo 24 y creo que vea el mismo flujo aquí.

En Mateo 24, versículo 3, hacen la pregunta: “¿Cuál es la señal de Tu venida y del fin del siglo?” Digo, ¿cuándo es el final de todo esto?, ¿cuándo termina todo esto?, ¿cuándo viene esta justicia eterna? ¿Cuándo será destruido el pecado? Y Jesús dice “mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en Mi Nombre diciendo ‘yo soy el Cristo’ y engañarán a muchos.” Y esa es una referencia a la paz falsa de apertura con todos los mesías falsos que establecen un mundo de paz fabricado, manufacturado, artificial y una prosperidad que no dura mucho.

Y después, en el versículo 6, “y oiréis de guerras y rumores de guerras”. Y viene el caballo rojo inmediatamente después del caballo blanco, rumores de guerras, y, versículo 7: “se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.” Y después añade el terremoto, el cual podría incluir desastres naturales a los que se hace referencia como mortandad o pestilencia en el libro de Apocalipsis. Y él dice que todo es el principio de dolores. Y después llegamos al versículo 9: “entonces os entregarán a tribulación, y os matarán.” Observe cómo todo esto es un paralelo de Apocalipsis capítulo 6. Las almas que están debajo del altar en el quinto sello están ahí porque fueron matadas. Eso es precisamente lo que sigue. Lo que sigue a los desastres naturales y a la pestilencia, a la mortandad que terminan la vida para un cuarto de la población de la tierra, es la persecución. Dice que serán aborrecidos por todas las naciones por causa de Mi Nombre.

Entonces, inmediatamente después del cuarto sello viene un quinto lo cual es persecución mundial. Persecución por todos lados. Por cierto, usted puede leer lo mismo en Marcos, capítulo 13, versículos 9 al 13 y en Lucas 21, versículos 12 al 19. La persecución comienza; y creo que es importante señalar esto, y es difícil, no va a sentir la dificultad porque espero que quede claro ya para cuando le llegue, pero es muy difícil estudiar todos estos pasajes y extraer la cronología de todo esto. Espero que pueda presentarlo de una manera clara para usted. Esta persecución comienza en los primeros tres años y medio. ¿Cómo sabemos eso? Porque ya vimos que comenzó en el versículo 9 y la abominación desoladora no viene sino hasta el versículo 15 y Daniel 9:27 dice que eso sucede a la mitad del período de los siete años. Entonces, todavía estamos en la primera mitad, el comienzo de los dolores.

¿Por qué es esto importante? Porque Jesús dice que esto es sólo el principio de dolores, el verdadero dolor viene después. Y si usted dice que ese es sólo el principio y mata a un cuarto de la población del mundo, hombre, ¿cómo va a ser el resto? Y eso es correcto, ésa es la pregunta y vamos a responder eso. Durante el principio de los dolores va a ser el inicio de persecución. No va a ser una masacre entera, va a ser un principio de persecución; y los van a entregar a tribulación, versículo 9, y os matarán y serán aborrecidos por todas las naciones por causa de mi nombre. Aquí comienza todo.

Hay cierta inevitabilidad que sucederá en ese entonces. La persecución será oficial, será guiada por el gobierno. Serán odiados por todas las naciones por causa de Mi Nombre. Por todo el mundo, creo yo, habrá una persecución religiosa inspirada, guiada por los gobiernos. Creo que las cortes se van a involucrar. Los gobernantes se van a involucrar. Las sinagogas y las iglesias se van a involucrar. Será el tipo de persecución que es manejada de manera oficial. El sistema religioso ecuménico mundial se va a involucrar y la religión se va a volver el perseguidor de los verdaderos creyentes. Lea Apocalipsis 17:6, la iglesia falsa, la ramera se embriagará con la sangre de los mártires.

La persecución refleja un odio mundial hacia Dios y Cristo. Comienza, como dije, aun antes de que el anticristo sea revelado. Él no se revela sino hasta el punto medio, cuando él profana el tiempo del templo en Jerusalén. Hasta ese punto, él es el salvador del mundo, él es el libertador del mundo. Él es una persona muy importante, con mucho poder a nivel mundial que está involucrado primero en la paz y después en la guerra, tratando de consolidar este poder mundial. Realmente no es revelado sino hasta el punto medio.

Pero aún antes de la revelación del anticristo al mundo, comenzará esta persecución. Y recuerde que de acuerdo con 2 Tesalonicenses capítulo 2, versículo 7, el Espíritu Santo, ha estado hasta ahora restringiendo el pecado. Él lo está haciendo ahora, lo está conteniendo, pero durante este período de tiempo, el que lo retiene suelta esto, quita Su restricción y el pecado se desata sin restricción alguna. El Espíritu Santo quita Su restricción y deja que las actitudes anti Dios, anti Cristo se desaten sin refreno alguno. Y conforme esto comienza, algunos morirán. Después viene la inevitabilidad en el versículo 10.

“Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.” Hasta ese entonces creo que habrá ciertas personas que se identificarán con el cristianismo, habrá personas que se salvarán a principios de este período. Recuerde ahora, que la Iglesia ya ha sido raptada antes de que esto comience. Habrá conversiones que ocurrirán durante este período de tiempo, al principio. Y mencionaremos eso en un momento. Gente que se salvará y se identificará, como siempre lo ha hecho, con la Iglesia. No serán el verdadero trigo, será cizaña. Pero una vez que la persecución comience, van a apartarse, van a seguir a falsos profetas, van a enfriarse en su amor hacia el Señor. Ellos van a mostrar que son falsos. Ellos van a desertar, porque serán falsos creyentes.

Después, en el versículo 13, él dice: “pero el que persevere hasta el fin, este será salvo.” Los cristianos genuinos siempre perseveran en medio de cualquier tipo de pruebas, inclusive cuando es persecución y martirio. Después, en el versículo 14 dice: “Y será predicado este Evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” Esto es maravilloso, a pesar de toda esta masacre de cristianos que está causando deserción por todos lados, el Evangelio del Reino será predicado en el mundo entero. Entonces, mientras que la persecución comienza, el principio de ello en los primeros tres años y medio, y continúa, va a seguir hasta el final por cierto, va a continuar hasta el final. Y veremos eso en un momento. Comienza al principio, comienza a escalar hasta el final y en un esfuerzo por masacrar a todo creyente sobre la faz de la tierra. Pero mientras que esto se está llevando cabo y ciertas personas están desertando, el versículo 14 dice que el Evangelio continuará siendo predicado. Eso me hace ver que va a ser predicado durante todo este período de tiempo. El Evangelio de cómo entrar al Reino mediante la gracia por la fe en el señor Jesucristo será predicado.

¿Quién estará predicándolo? Bueno, de acuerdo a Apocalipsis 7:1 al 8 y Apocalipsis 14:1 al 5, van a haber 144,000 judíos, 12,000 de cada tribu que van a predicar. De acuerdo con Apocalipsis, capítulo 11, van a haber dos testigos, dos testigos que van a hacer milagros y que van a predicar el Evangelio. De acuerdo con Apocalipsis 14, y esto es realmente maravilloso, de acuerdo con Apocalipsis 14, habrá un ángel, un tipo de ángel volando en el cielo, predicando. Apocalipsis 14, necesito leerle esto: “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el Evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: ‘Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de Su juicio ha llegado; y adorad a Aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.’” Va a haber un ángel volando ahí en el espacio, predicando.

Algunas personas han dicho que bueno, que es el satélite del canal cristiano de televisión. No lo crea. Ésa exégesis es errónea.

Habrá 144,000 judíos, van a haber dos testigos y va a haber algún tipo de ángel poderoso haciendo una proclamación que va a ir más allá de lo que cualquier satélite pueda hacer. Hasta el final habrá gente predicando, va a haber creyentes, judíos creyentes y gentiles creyentes. Y leemos en el capítulo 7 que tantas personas vienen a Cristo que ni siquiera pueden ser contadas.

Entonces, comienza la persecución. El Evangelio está siendo predicado. Continúa siendo predicado. Algunos abandonan. Algunos desertan. Los verdaderos cristianos continúan, o mueren o hasta el final entran al Reino porque el Señor los ha protegido de la muerte.

Después, el acontecimiento, de regreso en Mateo 24, el acontecimiento que llega en el punto medio, versículo 15, simplemente estamos avanzando a lo largo del texto. El Evangelio está siendo predicado y después, ¡bum!, viene la abominación desoladora. Esta es la profanación del templo. Al anticristo entra al templo en el lugar santísimo en Jerusalén, blasfema al Dios verdadero, establece un ídolo de sí mismo, demanda que el todo el mundo lo adore como Dios. Él tiene un falso profeta que apunta hacia él y demanda lo mismo. Éste es su asociado, el mundo entero debe adorar al anticristo y él está a cargo. Eso sucede a la mitad de la Tribulación. Hasta este punto, él es sutil. Y ahora, su sutileza se acabó.

En 2 Tesalonicenses 2 lo describe, versículo 4, como el hombre de impiedad “el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto”. Este hombre llamado el hijo de perdición. Este hombre se opone y se exalta por encima de todo lo que se llame Dios u objeto de culto. Él toma su asiento en el templo de Dios, desplegándose, presentándose a sí mismo como Dios. Él ya no es un líder político, ya no es un liberador mundial; él no es un político, él no es un salvador, él no es un gran líder. Ahora dice al mundo que es Dios. Él es Dios. Versículo 9 dice: “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la Verdad para ser salvos”.” Lo que sucede es que el mundo lo acepta. El mundo lo acepta. Recuerde, examinamos Daniel 8, lo cual describió algo de su llegada al poder. Describimos la semana pasada en Daniel 11, lo cual también lleva a lo mismo. Y podemos decir con certeza en este punto que el anticristo está en control.

Para ver algo más acerca de su poder, vea Apocalipsis, capítulo 13. Aquí vemos algo que nos ayuda a entender lo que está sucediendo en este punto. En Apocalipsis capítulo 13, versículo 3, dice en la segunda mitad del versículo: “se maravilló toda la tierra en pos de la bestia. Y adoraron al dragón,” este es Satanás, “que había dado autoridad a la bestia”. Entonces, Satanás le da autoridad al anticristo. “Y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” Como puede ver, en todo este asunto de la guerra, él ha sido el héroe conquistador. Él ha sido el protector de Israel hasta el punto medio de la Tribulación. Y después, él va tras ellos para matarlos. Como va tras el resto de las personas cristianas, los cristianos, los judíos y los creyentes en Cristo son los que él está buscando. Pero cuando ya ha establecido su poder militar, como Daniel 8 y Daniel 11 lo describen él toma su lugar. Y él tiene en el versículo 5 “una boca que hablaba grandes cosas y blasfemias y se le dio autoridad para actuar con cuarenta y dos meses,” esos son tres años y medio, la segunda mitad. Entonces, él lanza su carrera a la mitad de los siete años y la lleva hasta el final del periodo de los siete años. Él abre su boca en blasfemias contra Dios, blasfema el nombre de Dios, el tabernáculo de Dios y a aquellos que están en el cielo. Él blasfema a los creyentes.

Y ahora, versículo 7: “Y se le permitió hacer guerra contra los santos y vencerlos. También se le dio autoridad sobre todo la tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.” Todo esto comienza en la mitad. Ahora, regresemos a Mateo 24 y quiero que mantenga esto en mente porque es tan crucial para entender este período de tiempo.

Entonces, ¿qué sucedió? Vienen las primeras cuatro cosas, sello uno, sello dos, sello tres, sello cuatro; luego vino el quinto sello. Comenzó la persecución. La gente fue matada. Lo vemos en el texto de Apocalipsis 6, ya bajo el altar porque han sido matados. Ellos ya están en el cielo. Comienza la matanza. Viene de todo el mundo.

Usted preguntará qué es lo que la está precipitando. Bueno, no sería muy difícil entender esto porque los cristianos por todo el mundo estarán diciendo ‘oigan, ¿saben lo que está pasando en el mundo? Esto está en la Biblia.’

No será muy difícil de entender. Cuando vean paz, paz mundial seguida inmediatamente por una guerra mundial, seguida inmediatamente por un hambre mundial, seguida inmediatamente por un cuarto de la tierra pereciendo por una pestilencia trágica terrible. Los cristianos van a decir ‘miren, esto es exactamente lo que Jesús dijo en Mateo 24 que iba a pasar. Esto es exactamente lo que se registra en la visión de Juan en Apocalipsis 6. Les estamos diciendo, Dios está jugando al mundo y están viendo el principio de dolores’. Y su respuesta es ‘callen a esas personas. Mátenlas, no queremos oír esto.’

Y una vez que el anticristo se presente como Dios y el mundo entero lo acepte, entonces lo que los cristianos dicen es blasfemia contra el único Dios, quien es el anticristo. Y después, el propio sistema religioso del anticristo se convierte en el perseguidor; y la persecución realmente escala. Y es contra Israel y contra los creyentes.

Para ver cómo se incrementa, lo único que tiene que hacer es ir al ser el siguiente versículo, el versículo 16, cuando eso sucede en el punto medio de la Tribulación, y el anticristo establece su carrera: “Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!” ¿Por qué? Porque las mujeres embarazadas no corren muy rápido. Y ¡ay de esas pobres mujeres que están alimentando a un bebé y lo están cargando sus brazos y tienen que detenerse para alimentarlo! “Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;” ¿por qué? “porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo.”

¡Hombre!, la persecución realmente se incrementa. Por todos lados hay falsos cristos, falsos profetas, mostrando sus señales y maravillas falsas, tratando de engañar a todo el mundo. Y muchos van a ser matados. Va a haber judíos que van a ser matados, tantos como dos tercios, nos dicen las Escrituras. Dios va a permitir que mueran como rebeldes, aquellos que han sido limpiados, purgados, incrédulos. Cristianos van a ser matados. Y después vemos a algunos de ellos bajo el altar en nuestro texto.

En Apocalipsis 9:21 dice, más adelante, que esas personas no se arrepintieron de sus homicidios, de sus homicidios. Eso es interesante. Va a haber homicidio por todos lados. Ahora, lo que usted tiene en el mundo del anticristo no son matanzas organizadas por el gobierno, no como Jesús dijo en Juan 16, cuando dijo que los iban a llevar a las sinagogas y los iban a juzgar y matar e iban a ir ante cortes y jueces. Eso es simplemente un mundo en el cual se da libertad a todo el mundo para que mate a cristianos y mate a judíos. Y todo el mundo se vuelve un homicida. Y todos están bajo el poder de Satanás.

Ahora, muchos van a ser matados. La matanza va a ser masiva. Observe el capítulo 7, versículo 9, tiene una idea de cuánto van a ser matados. Juan dice: “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: ‘La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero’. Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: ‘Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén’. Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: ‘Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?’” ¿Quiénes son? “Yo le dije: ‘Señor, tú lo sabes’. Y él me dijo: ‘Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá Su tabernáculo sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno,’” lo cual le da una idea de la vida que tuvieron que vivir conforme estaban tratando de escapar la matanza.

Entonces, la multitud que va a salir del tiempo de la Tribulación será innumerable. Va a haber una multitud, una gran cantidad de humanidad salvada. El hecho de que el capítulo 7 comienza con la descripción de los 144,000 testigos y concluye con estos que han sido convertidos es suficiente razón para creer que los 144,000 son los evangelistas clave de traer la presentación del Evangelio que dio lugar a la fe en los corazones de esta multitud innumerable. Entonces, aquí están en el cielo, lo cual significa que han sido matados. Ahora, algunos de ellos pudieron haber muerto por una muerte natural, pero la mayoría de ellos habrán sido parte de la masacre que comenzó antes del punto medio de la Tribulación y se incrementó en el tiempo llamado la Gran Tribulación. Éstos que están en el cielo son aquellos que salieron de la Gran Tribulación. Entonces, el quinto sello tiene que ver con la matanza de los cristianos que comienza con la persecución en la primera mitad y se vuelve una masacre entera después del punto medio; y continúan matando a cristianos hasta donde pueden al final.

Pero habiendo dicho todo eso, el punto aquí no es martirio. Algunas personas dicen que este sello martirio, algunos dicen que este sello es persecución. No lo es. Yo estoy entre ambas cosas. Algunas veces digo que el sello persecución, perdóneme, venganza, y a veces, pienso que es oración. Y entonces, me gustaría meter ahí una diagonal y decir que es oración por venganza o también decirlo así: oración/venganza.

Ahora, veamos específicamente el versículo 9. “Vi bajo el altar.” ¿Qué altar? Yo no sé qué altar. ¿Por qué la gente hace preguntas como esa? Digo, puedo leer quince páginas acerca de personas discutiendo qué altar es; y cuando termino estoy diciendo no sé qué altar es. Si el Señor hubiera querido que usted supiera qué altar era, Él hubiera dicho qué altar era. Pero hay un altar en el cielo, hay un altar allí. Hay un trono allí. La gente dice ‘bueno, tiene que ser el altar que es el equivalente al altar en el templo del Antiguo Testamento’. ¿Por qué? No había trono en el templo del Antiguo Testamento. Hay un trono en la escena que Juan ve aquí. Entonces, este es el cielo y tiene aquí su propia arquitectura y agregados y ciertamente tiene sus propias características. Hay una especie de altar allí arriba. Si yo fuera escoger, había dos altares en el tabernáculo y dos en el templo, uno era el altar de la ofrenda del holocausto donde se hacían los sacrificios, que estaba en la parte exterior. El otro era el altar del incienso en donde las oraciones eran ofrecidas; y estaba junto al santuario o el lugar santo.

Si yo fuera escoger entre los dos, me inclinaría por escoger el altar del incienso en donde el incienso retrata la oración que asciende. Usted lee acerca de eso en Éxodo, capítulo 40, versículo 5. Pero es un altar en el cielo; y en este caso en particular, podría ser emblemático del altar de incienso en el Antiguo Testamento porque ahí es donde la oración se simbolizaba, en el incienso.

Y aquí lo que usted tiene son personas bajo este altar que están orando. El altar, el altar del holocausto, de la ofrenda quemada. La gente no estaba ahí, no estaba abajo de él. Los sacrificios no se colocaban abajo de este altar, se colocaban encima de ese altar. Entonces, parece que estas personan están ahí bajo el altar orando. Sus oraciones podían ser simbolizadas en tiempos antiguos por el incienso que ascendía de la parte de arriba del altar. Es importante por lo menos reconocer este altar porque se va a volver a aparecer en este libro particular del Apocalipsis, como ya lo hemos visto. ¿Se acuerda ahí atrás en el capítulo 5, versículo 8, en donde estaban las copas de oro llenas de incienso que eran las oraciones de los santos? Bien podrían haber salido de ese mismo altar. El incienso pudo haber estado ahí y lo tomaron de ahí; y colocaron eso en sus copas, lo cual simbolizaba sus oraciones. El incienso, como dije antes, simboliza la oración.

Capítulo 8, versículo 3: “Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.” Creo que ésta es la clave.

Probablemente era como el altar de incienso, muy cerca del trono de Dios, muy cerca del santuario en donde Dios moraba. El altar de la ofrenda quemada estaba más lejos y no habría razón por la que hubiera algún sacrificio en el cielo fuera de esta indicación en particular de que las oraciones de los santos todavía tienen un lugar y parece entonces por eso más razonable identificarlo con el altar de incienso; y ésa es la descripción que tenemos aquí en el capítulo 8.

Entonces, aquí hay un altar celestial cercano al altar del incienso en el Antiguo Testamento pero único, algo excepcional, en el cielo, cerca del lugar en donde Dios tiene Su trono. La siguiente pregunta, ahora que sabemos dónde, es ¿quién? ¿Quién está aquí en este altar? Dice: “Las almas de aquellos que habían sido matados.” Ahora, ya les dije quiénes son. Esas almas son mártires de la Gran Tribulación. Son descritas en el versículo 9 del capítulo 7, el cual leímos.

Ahora note que ellos aún no han recibido sus cuerpos. Todavía no han recibido sus cuerpos, todavía son almas porque su resurrección corporal aún no ha ocurrido. Y no ocurrirá sino hasta un tiempo futuro, cuando venga el Señor Jesucristo, cuando los cuerpos de los santos del Antiguo Testamento junto con los cuerpos de los santos de la Tribulación serán resucitados de acuerdo con Daniel, capítulo 12. Entonces, son simplemente almas ahí y están bajo el altar y están orando. Han sido matadas en la persecución y la hostilidad de un ataque mundial guiado por el anticristo en contra de los creyentes que les ha quitado la vida en un sentido y en otro sentido los ha elevado a la gloria. Estas son las primicias entonces de los 144,000 y la predicación del Evangelio que se llevará a cabo hasta el final.

Y podría añadir aquí, si es tan amable de escuchar esto, que aquí ciertamente hay judíos. Y probablemente esos judíos constituirán el principio del cumplimiento de Romanos 11:26 al 29 el cual describe el tiempo en el cual todo Israel será salvo. Eso realmente sucede culminando al final, cuando mirarán a Aquel a quien traspasaron y llorarán por Aquel como a único hijo. Pero ciertamente habrá algo, algún comienzo, inclusive aquí. Ciertamente, los 144,000 son redimidos y no son matados porque el Señor los sella de tal manera que no los pueden matar. Ellos deben haber llevado a otros judíos a Cristo que habrían sido incluidos en toda nación, toda tribu, toda lengua y pueblo. Entonces, Romanos 11:26, la salvación futura de Israel está comenzando aún aquí, como dije de acuerdo con Zacarías 12:10 y 13:1, culmina al final con este tiempo de tribulación.

La siguiente pregunta, aquí vemos dónde estaban, vemos quiénes eran, la siguiente pregunta es ¿por qué fueron matados? ¿Por qué fueron matados? Por la Palabra de Dios. Y ya les he dicho cómo debió haber sido ese escenario. Digo, esos creyentes habrán apuntado a la Biblia diciendo ‘miren, la Palabra de Dios explica lo que está pasando en el mundo’. Ellos podían interpretar correctamente los principios de dolores, podían interpretar correctamente el juicio de Dios que está llevando al Día del Señor y a la ira y a la venganza del Señor Dios Todopoderoso. Y el mundo dice ‘queremos que se callen’. No queremos oír lo que dicen. Entonces, comienza la matanza. El mundo no va a tolerar a los predicadores, no va a tolerar al testimonio cristiano. Me parece que en algunas partes del mundo y quizás inclusive en nuestro propio país, nos estamos moviendo rápidamente en esa dirección, ¿no es cierto? En medio de toda esa masacre y toda esa matanza que se está llevando a cabo, los cristianos dirán que es el juicio de Dios… Es el juicio de Dios… Es el juicio de Dios. Y tratarán de matar a esos 144,000, no pueden ser matados, estarán sellados y no podrán ser lastimados. Ellos tratarán de matar a los dos testigos, de acuerdo con Apocalipsis 11. Los matarán en medio de la ciudad de Jerusalén y van a estar muertos ahí en la ciudad. Y no mueven sus cuerpos porque quieren que el mundo entero los vea. Entonces, los ponen ahí en televisión, donde están, están muertos, ¿no les da gusto? Esos dos testigos que plagaron la tierra. Después, al tercer día, mientras que todo el mundo está viento, se levantan de los muertos, comienzan a predicar otra vez. Y esa va a ser una repetición instantánea muy interesante.

Sin la restricción del Espíritu Santo, como le señalé, hombres crueles van a matar a aquellos que hablan la Verdad de Dios. En segundo lugar, por la Palabra de Dios y por el testimonio que tuvieron. Ellos van a matarlos para silenciar su proclamación intimidante de la Palabra de Dios y debido al testimonio que mantuvieron. ¿Qué testimonio? ¿Qué significa eso?

Regrese al capítulo 1, versículo 2. Esta es una frase común en Apocalipsis. Y puede verla y eso le va a explicar lo que significa. Apocalipsis 1:2 dice: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a Sus siervos…” Versículo dos: “que ha dado testimonio de la Palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo.” Versículo 9: “Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.” Ahora, vaya al capítulo 6 y usted ahora sabe qué significa el testimonio… La Palabra de Dios y el testimonio que ellos habían mantenido… Esto es el testimonio de Jesús. No sólo estaban diciendo ‘esto que nos está pasando están la Biblia’, también estaban diciendo Jesús es el Cristo, Jesús es el liberador, Jesús es el redentor, Jesús viene’. Ellos mantuvieron fielmente el testimonio acerca de Jesucristo. Ellos estarán proclamando la Palabra de Dios, estarán proclamando el Evangelio de Jesucristo. Ellos habían mantenido eso como parte de su compromiso sin reservas. Y lo van a hacer hasta la muerte, sin hacer concesiones.

Y dice en Apocalipsis capítulo 12: “el dragón”… Esto es Satanás… “Estaba enfurecido contra la mujer”… Esto es Israel… “Y salió a hacer guerra contra el resto de su descendencia, salió a matar a los cristianos que guardaban los mandamientos de Dios y tenían el testimonio de Jesús.” Ahí está la misma frase de nuevo. Están comprometidos con la Palabra de Dios y con el que el testimonio de Jesús.

Vaya a Apocalipsis capítulo 20, versículo 4. “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados,” ¿por qué fueron decapitados? “Por causa del testimonio de Jesús y por la Palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.” Eso es Resurrección, cuando reciben sus cuerpos.

Todas esas Escrituras nos dicen que la razón por la que fueron matados es porque se mantuvieron fieles en vivir y predicar la Palabra de Dios y el Evangelio de Jesucristo. La causa de su martirio entonces es fidelidad en vivir y hablar la Palabra de Dios y el Evangelio de Cristo.

Entonces, conocemos a la gente. Vemos a las personas. Ahora, veamos la petición en el versículo 10, rápidamente. “Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?” Esto es algo asombroso. Es algo asombroso que la oración juegue un rol vital en el juicio final. La oración es una fuerza. La fuerza aquí es la oración por venganza. ¿Qué es lo que trae la venganza? La oración, ¿no es eso asombroso? Creo que la mayoría de nosotros asume que la oración no tiene mucho efecto, la oración es uno de los sellos que trae la venganza. La oración es realmente la fuerza que está influenciando el holocausto; y sin embargo que está por venir en la ira de Dios en el Día del Señor. Nos subestime la importancia de la oración, la oración mueve el juicio de Dios.

En Lucas 18:6, Jesús dice: “Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a Sus escogidos, que claman a Él día y noche? ¿Se tardará en responderles?” Esta intercesión entonces amados, en el quinto sello, activa las torturas que entran en los sellos sexto y séptimo. Los cuales incluyen los juicios de las trompetas y de las copas. Y claman, dice ahí, gran voz, krazo una palabra que significa urgencia, fervor. Es una palabra muy fuerte ahí. Realmente están apasionados. Están clamando. Así como los veinticuatro ancianos y las cuatro criaturas vivientes y el resto de los ángeles en los capítulos 4 y 5 estaban alabando a gran voz, estaban alabando con una voz fuerte. Éstos aquí están pidiendo con voz fuerte. ¿Y qué es lo que están diciendo? ¿Hasta cuándo, Señor santo y verdadero? ¿Hasta cuándo, despotes? -la palabra que significa maestro, amo soberano, gobernante soberano, una palabra más fuerte que kurios, que significa Señor. Esto es una palabra que tiene la idea de poder, de majestad y de autoridad. ¿Hasta cuándo?, Tú eres santo, eso quiere decir que Tú tienes que lidiar con el pecado, tienes que enfrentarlo, tienes que ser fiel a Tu promesa. Tú que estás apartado del mal, Tú que eres fiel a Tu palabra, ¿hasta cuándo antes de que actúes contra el mal y guardes Tu Palabra?

Por cierto, Jesús en el capítulo 3, versículo 7 es llamado Santo y Verdadero. Otra indicación de que Jesús y Dios son iguales. Ellos saben que ambos atributos demandan que Dios actúe en venganza. Él debe terminar con el dominio del pecado y debe cumplir Su promesa de juicio. Entonces, es un clamor fuerte, urgente; en voz alta y la pregunta es ¿hasta cuándo? Ellos saben que vendrá, pero, ¿cuánto tenemos que esperar? ¿Por cuánto tiempo te vas a refrenar de juzgar? ¿Cuánto tiempo antes de que la gracia y la misericordia se acaben y vengan la justicia y el castigo?

Estas oraciones no son una venganza personal, no es una sed de venganza personal. Es un deseo genuino porque termine la iniquidad. Son un deseo genuino por la destrucción de Satanás. Anhelan que se destruya el anticristo y el falso profeta y todos los que lo siguieron. La iniquidad ha alcanzado la cúspide en la matanza, ¿hasta cuándo vengarás nuestra sangre?… Después esta frase: “en aquellos que moran esta tierra” Ese es un término técnico para referirse a paganos no regenerados a lo largo del libro de Apocalipsis. Está en el 3:10, 8:13, 11:10, 13:8 y 12, 17:2 y 8. En donde quiera que usted vea esa pequeña frase, los que moran en la tierra, se refiere a los impíos. ¿Hasta cuándo vas a vengar nuestra sangre? ¿Qué quieren decir con eso? ¿Cuánto tiempo va a pasar hasta que los mates?¿Cuánto tiempo vas a esperar hasta que mates a los homicidas? E suelo clama por sangre, como Génesis 4:10 dijo acerca de la sangre de Abel. Sus corazones están concentrados en la consumación. La gracia se acerca a su fin. No se oye ya como Cristo en la Cruz, no se oye como Esteban bajo las piedras, no se oye como Pablo, no se oye como Pedro. Es el tiempo de oraciones de venganza.

Un tercer componente en este sello es la promesa. Y en esta promesa aquí hay dos cosas, un regalo de Dios y una palabra de Dios. Y ambos indican promesa. “Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.”

Primero, recibieron un regalo, primero de Dios actuó, después Dios habló. “Se les dieron vestiduras blancas.” ¿Qué significa una vestidura blanca? Bueno, dice usted, ¿cómo podían vestirse, ponerse una vestidura blanca si son espíritus? Bueno, los ángeles también son espíritus y son vistos como vestidos en blanco, es una señal de pureza. Es una señal de justicia, de bendición, de la belleza de la santidad. El término griego es una túnica blanca resplandeciente de dignidad y honor que llega hasta el suelo; y esto es mencionado en el capítulo 3, versículo 5. Y lo que eso nos dice que el Señor les dio el honor, la dignidad y la justicia y la pureza para vestirlos. Sus almas son puras y justas. Tan pronto como llegaron, yo creo que tuvieron eso. Por cierto, están llegando todo el tiempo ahí. Más de ellos se están juntando bajo el altar conforme más y más de ellos están siendo asesinados. Llegan, yo creo que reciben esta honra y dignidad y pureza y santidad… Cada uno de ellos lo recibe al llegar, esta túnica blanca simbolizando la perfección a la cual ahora han entrado.

Y después dice que Dios no sólo les va a dar algo, sino que Él dijo algo. Se les dijo que deben descansar por un poco más de tiempo. Que descansasen. Usted podrá decir que bueno, que están siendo impacientes. No, no están siendo impacientes porque son perfectos y la gente perfecta no es impaciente. Ellos están en el cielo. Que no le preocupe si son impacientes, eso no es impaciencia.

Usted dirá que bueno, que están molestando a Dios. No, no están molestando a Dios. La gente perfecta tampoco molesta a Dios. Él simplemente está diciendo que está por venir, pero descansen un poco. El descanso tiene la idea de descanso celestial, de bendición. Ustedes no se preocupen, todavía no llega aquí. Ustedes simplemente disfruten la bendición del cielo. Ustedes son perfectamente santos, ustedes no están fuera de control, ustedes nos han sido impacientes, ustedes no me está molestando. Ustedes simplemente disfruten su descanso, todavía un poco de tiempo… Un poco más de tiempo… Tienen que esperar un poco más.

Esa frase “un poco de tiempo,” es utilizada en el capítulo 10, versículo 6 en la séptima trompeta. Inclusive es usada en el capítulo 12, versículo 12, para hablar del tiempo de Satanás. Él va a seguir operando un poco de tiempo. Sólo un poco de tiempo. Bueno, ya nos estamos moviendo hacia ese punto medio; entonces, un poco más de tiempo.

Bueno, ¿qué estamos esperando? “Hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.” Hay un número predeterminado prescrito de aquellos que van a ser matados; y ustedes simplemente van a disfrutar de la bendición del cielo hasta que ese número predeterminado de aquellos que están predestinados a morirse se cumpla.

Satanás, el anticristo y los impíos todavía no han terminado con la matanza. No va a terminar aquí, sino que va a terminar poco antes de que venga Cristo. Entonces ustedes, descansen. La venganza está por venir.

El mundo se dirige en esta dirección. Ni siquiera puede pensar en esto sin cierto sentimiento de temor, de terror. Por un lado, anhelamos la salvación de los impíos. Por otro lado, anhelamos que la justicia se cumpla, se aplique. Por un lado, amamos a los pecadores y por otro lado, odiamos su pecado. Por un lado, anhelamos que todos pudieran entrar a la bendición del cielo, por otro lado, clamamos por la destrucción de pecadores que han levantado sus puños en la cara de Jesucristo, le han escupido y lo crucificaron, por así decirlo.

Entonces, nuestras sonrisas de expectativa están mezcladas con lágrimas de tristeza. Para nosotros en este día, por lo menos podemos decir hoy es el día de salvación, ¿no es cierto? El día de la venganza todavía no viene.

Otro pensamiento que viene a la mente al cerrar. Me parece que el día de hoy el discipulado es el ciertamente ignorado y el cristianismo es bastante barato. Pero puede volverse más y más costoso continuamente. En ese día, miles y miles van a sellar su testimonio con su propia sangre. Miles de creyentes van hacer fieles a la PALABRA de Dios y fieles a Cristo y eso les va a costar sus vidas. Algunas personas creen que esa será la iglesia porque no creen que la Iglesia será raptada antes de la Tribulación. Ciertamente eso es una posibilidad y esas personas pueden presentar un buen argumento. De cualquier manera, sea la Iglesia como la conocemos, gente que viva en ese entonces o sean nuevos creyentes que estén vivos en ese entonces, pagarán una alto precio por su fe. Ellos van a ser fieles, pasarán la prueba de ser fieles hasta la muerte.

Me gustaría poder estar de pie con ellos en la eternidad y no sentirme avergonzado, ¿a usted no? Hombre, si usted ve las noticias en la actualidad y se imagina que el hombre es tan sofisticado. Él piensa que su evolución lo ha llevado un lugar muy elevado. Él se siente como que ya pasó los días de masacrar a la gente. Pero no. El hombre es un animal vil, impío, miserable y es sólo el poder del Espíritu Santo lo que lo restringe.

El mundo no está demasiado iluminado, no es demasiado humanitario, no es demasiado civilizado, no está demasiado inundado de razón y educación como para repetir las atrocidades de la historia pasada. Va a entrar en atrocidades que los hombres ni siquiera han concebido, de matanza y masacre que en jamás se ha visto. ¿Por qué? Porque será entregado a Satanás sin restricción alguna. Y tendremos una familia Manson a nivel mundial.

Entonces, estos santos se dice que están bajo el altar orando por el día de la justicia. Orando porque la justicia se cumpla. Y el Señor dice ‘les daré justicia ahora’, en una promesa de una justicia futura para todos en el Reino. ‘Y en el estado eterno también les daré el recordatorio. Hay poco tiempo, disfruten de la bendición del cielo.’

Para nosotros todavía hay mucho tiempo. Bueno, ¿qué es mucho? Algo de tiempo, todavía estamos en la época de la gracia, ¿no es cierto? Cuando tenemos que mostrar misericordia y compasión a aquellos que nos rodean y traerles el Evangelio de salvación, el único que puede mantenerlos de esto. El único que puede evitar que estén en esto. ¿Podemos ser tan fieles como estas queridas personas van a ser a la Palabra de Dios y el testimonio de Jesús? Eso espero.

Padre, gracias por nuestro tiempo en Tu Palabra en esta noche al haber sido traídos cara a cara con la revelación divina. Estamos abrumados por ella. Estamos asombrados por ella. Es asombrosa, nos deja boquiabiertos. Es aterradora y al mismo tiempo es causa de gozo. Ayúdanos a vivir, Señor, en este tiempo, en esta época de gracia cuando la salvación está siendo ofrecida a todos los que oigan y crean. Ayúdanos a vivir de tal manera que podamos guiar a muchos a la justicia para que puedan escapar de esta hora inevitable. Y oro por aquellos que están con nosotros en este servicio que no conocen a Cristo, que no tienen el perdón de pecados, que no han confesado a Jesús como Señor y han creído en sus corazones que Tú lo resucitaste de los muertos. Oro por ellos. Que ellos no entren en Tu venganza sino que sean liberados. Que Tú les conceda fe, fe para creer en el Señor Jesucristo, quien dio Su vida por ellos, quien murió por sus pecados, pagando la paga y resucitó para andar en ellos y a través de ellos, en una vida nueva. Y oramos, Padre, por la salvación de muchos que oigan esta palabra y el aliento de cristianos para que sean tan fieles y seamos tan fieles en nuestra predicación que podamos un día estar de pie junto a aquellos que darán su vida por su fidelidad y no ser avergonzados. Gracias, Padre, por Tu Palabra y el poder con el que habla, en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar