Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Hemos estado estudiando una serie a lo largo de los últimos meses, el domingo por la noche, a partir de un libro que escribí titulado ‘Doce héroes inconcebibles’. Y es un libro que está diseñado para demostrar lo que Dios puede hacer con gente inconcebible, muy débil, llena de muchas fallas. Hemos cubierto una lista larga, y solo tenemos unos cuantos más. Esta noche estaremos estudiando, Santiago, el hermano de nuestro Señor, y el próximo domingo por la noche estaremos viendo a los últimos dos; Marcos, quien escribió el evangelio de Marcos, y Onésimo. Onésimo quien fue un esclavo que huyó. Y sus vidas se unieron de una manera sorprendente.

Ciertamente, Santiago el hermano de nuestro Señor es un héroe inconcebible. Y él es en un sentido espiritual, un héroe. Estamos hablando de heroísmo espiritual que es sorprendente, y poderoso, que tiene un impacto espiritual e influencia que se extiende mucho más allá de lo que uno supondría, en base a lo que sabemos que es verdad acerca de cierto individuo. Estamos hablando de heroísmo espiritual, siendo usado poderosamente por Dios. Y yo encuentro que Santiago, el hermano de nuestro Señor, es uno de los personajes más interesantes en el Nuevo Testamento, debido a la relación que él tuvo con el Señor Jesús. Hágase usted la siguiente pregunta, ¿Cómo habría sido vivir en la misma casa y crecer en la familia del Señor Jesús? ¿Cómo habría sido para sus hermanos y hermanas?

La pregunta no es hipotética, la pregunta es real. El hecho de que sus hermanos y hermanas vivieran con el Dios encarnado fue una realidad diaria. Y a pesar de las afirmaciones tradicionales hechas por la Iglesia Católica Romana, María no fue una virgen perpetua. Ella fue una virgen cuando ella concibió por el poder del Espíritu Santo, y dio a luz a Jesús, pero después de dar a luz a Jesús, ella tuvo una relación normal con su marido José, que dio lugar a que ella diera a luz por lo menos a seis hijos más, inclusive, más que esos. Si usted ve Lucas capítulo 2, versículo 7, usted descubrirá que ella tuvo un hijo llamado Jesús, quien fue su primogénito. Y eso en sí mismo implica que ella tuvo otros.

En Mateo 13, y en Marcos 6, sus otros hijos son nombrados. Estuvo Jacobo, José, Simón, y Judas. Estos mismos pasajes, Mateo 3 y Marcos 6 también indican que Jesús tuvo hermanas múltiples, aunque sus nombres no son dados. Las familias judías en los tiempos antiguos, eran grandes, eran familias de manera típica, grande. La familia de José y María no fue la excepción. Y aunque Jesús es el unigénito de Dios, él no es el unigénito de María, hay siete o más hijos. Cinco niños, incluyendo a Jesús, y por lo menos dos niñas, y es muy probable que más, viviendo en la casa de José y María como cualquier familia lo haría a lo largo de todas sus vidas como jóvenes.

Jesús, mientras que fue el hijo verdadero de María, no fue el hijo biológico de José. Entonces, sus hermanos y hermanas fueron medios hermanos, y medias hermanas, pero vivieron juntos desde que nacieron, como familia. Él vivió con la familia, como el hijo terrenal de María y José, sus hermanos fueron una parte de su vida diaria, como lo fueron sus hermanas, hasta que él se desarrolló, hasta llegar a ser un adulto. Y, de hecho, no se embarcó en su ministerio publico hasta que tuvo 30 años de edad. Y, hasta ese entonces, él hizo lo que la mayoría de los hijos adultos hicieron, él vivió con o cerca de su familia, y él trabajó con su padre como el hijo de un carpintero, en la aldea pequeña de Nazaret.

Él vivió hasta la edad de 30 años, en y alrededor de los hermanos que habían estado ahí. Uno de esos es un hombre llamado Jacobo, Jacobo o Santiago. Y la pregunta que hacemos en esta pequeña mirada a Santiago en esta noche es ¿Cómo fue para Santiago crecer en la misma familia, con un hijo perfectamente justo, el Hijo Divino de Dios? Entonces veamos la primera pequeña perspectiva de Santiago. Lo llamaremos, el hermano incrédulo, el hermano incrédulo. Ahora, hay todo tipo de leyendas raras, y relatos apócrifos de Jesús como niño. Hay historias que son un mito, acerca de cómo él como un niño pequeño, él de manera milagrosa instantáneamente purificó el agua contaminada.

Hay historias acerca de cómo él hizo aves de arcilla, y después habló y las hizo vivir y volaron. Hay literatura apócrifa acerca de cómo Jesús estuvo triste, por un amigo que murió, y entonces lo resucitó de los muertos. Como el curó el miembro herido de un hombre que cortaba madera. Como sabemos, los que cortan madera, a veces se pueden lastimar. Hay una historia de él, sanando milagrosamente la herida, de alguien que cortaba madera. Hay otra historia acerca de cómo Jesús tuvo un grano de trigo en su mano, y a partir de ahí él pudo crear cien medidas de trigo. Hay otra historia del hecho de que estaban construyendo algo en el taller de carpintería de José, y alguien, o Jesús quizás, Santiago había medido de manera equivocada la madera y entonces no encajó, y Jesús milagrosamente la extendió.

Hay otra historia en la literatura apócrifa, acerca de Jesús resucitando a uno de sus maestros de los muertos y específicamente curando a Santiago de una mordida de serpiente potencialmente fatal. En un relato, él joven Jesús es retratado siendo rodeado por leones, y leopardos que están adorándolo. En otro, él no puede alcanzar el fruto en un árbol y entonces él manda al árbol a que incline sus ramas para que el fruto fuera más accesible. Según dichas leyendas y otras supersticiones raras, él hizo todos estos milagros, un escritor dice, para sazonar la vida más bien aburrida de Nazaret, para hacerlo un poco más emocionante. Nada de eso, por cierto, está en la Biblia, todo eso es un invento.

Creciendo, Jesús apareció en todo sentido, como cualquier otro niño en la aldea y cualquier otro hijo en esa familia. En Lucas, dice que, el hijo creció y se volvió fuerte en espíritu, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estuvo sobre él. El hijo creció, sabemos que él creció en sabiduría, estatura, favor con Dios, favor con los hombres. Con cada año pasajero, su cuerpo y su mente continuaron desarrollándose. Y entonces, a la edad de 12, él había alcanzado un entendimiento pleno de quién fue Él. Él se dio cuenta a la edad de 12 años, que él tenía que estar ocupado con los asuntos de Su Padre, y Él estaba hablando de Dios.

Según Hebreos 5:8, Él aprendió la obediencia por las cosas que Él sufrió. Según Hebreos 4:15, Él fue tentado en todo, esto es, a través de todos los puntos de la vida, todos los puntos cronológicos de la vida, tentado según nuestra semejanza, pero sin pecado. Cómo niño, él sufrió las tentaciones que vienen a los niños que viven en un mundo caído. Las tentaciones que categóricamente están resumidas en los deseos de los ojos, los deseos de la carne, y la vanagloria de la vida. Vinieron a él, en la manera en la que dichas tentaciones vienen a los niños, después a los niños más grandes, después la adolescencia, después los jóvenes adultos, después hombres adultos.

Él creció en todos esos puntos y experimentó las tentaciones que son comunes a cada una de esas etapas de la edad, y conectadas con estas características de maduración de la vida. La diferencia entre Jesús y otros, no fue que él tuvo algún tipo de desarrollo anormal, la diferencia no fue que él estuvo carente de tentaciones. La diferencia fue que él enfrentó como cualquier otra persona, toda tentación. Él fue tentado en todo, según nuestra semejanza, de tal manera que él pudiera tener compasión de los sentimientos de nuestras debilidades. La diferencia es que él nunca pecó, el nunca pecó. Lo cual, francamente lo haría un dolor para sus hermanos. Él fue como ninguna otra persona que jamás vivió.

Él nunca tuvo una actitud mala; él nunca desobedeció a sus padres; él nunca se quejó por la cena; él nunca peleó con sus hermanos y hermanas; él nunca mintió; él nunca entretuvo un pensamiento malo; él nunca dijo una palabra mala; él nunca habló mal de un amigo; él nunca calumnió a un enemigo. Y aquí hay uno, él nunca desperdició un momento de su vida. En toda situación, a través de toda forma de tentación en todo nivel de desarrollo, su vida entera fue absolutamente sin pecado. Él siempre triunfó sobre toda tentación de todo tipo, y él aprendió experimentalmente a través de las batallas con la tentación, a ser obediente a su Padre Celestial en todo, en todo momento.

Perfección santa absoluta. Ahora, quiero decirle como padre, Él habría sido el hijo favorito. Eso no es exageración, eso es crianza de hijos con cero mantenimiento. Él debió haber sido la envidia de sus hermanos, él debió haber sido el punto de celos. Sus padres no podrían hacer nada más que apelar sobre el amor, nunca lo disciplinaron, nunca lo reprendieron.

Y creo que, desde un punto de vista humano, esa es la razón por la que sus hermanos y hermanas lo rechazaron. Y lo hicieron.

Inclusive, su perfección de por vida, 30 años en la casa, no los persuadió del hecho que Él era el Mesías.

Según Juan capítulo 7, versículo 5, sus hermanos no creyeron en Él, no creyeron en Él. Lo envidiaron, estaban resentidos con él. El único retrato en sí que tenemos de Él es a la edad de 12 en Lucas 2. Él fue con sus padres al templo, como lo hacían cada año. María y José fueron a Jerusalén para celebrar la Pascua, llevándose a Jesús junto con ellos, y el resto de la familia. Ese fue el peregrinaje, con una caravana grande de peregrinos de Galilea, que se hacía cada año. Un viaje de 4 días, por cierto, el sureste, dándole la vuelta a Samaria y finalmente descendiendo a Jericó y por la parte de atrás de Jerusalén hasta la ciudad grande, en el monte para la celebración de la Pascua. Cuando la celebración se acababa, y fue extensiva, durante muchos días, José y María se unieron a la caravana y comenzaron el viaje de regreso a Nazaret.

De regreso hacia Jericó, de regreso dándole la vuelta a Samaria, y de regreso a Galilea, y después por el lado oeste de Galilea, la ciudad de Nazaret. Nunca habían tenido en su vida entera, razón alguna para cuestionar la confiabilidad de Jesús o su responsabilidad, o cumplimiento de todo deber esperado. Ellos simplemente dieron por sentado que Él estaba en algún lugar en la caravana, probablemente caminando adelante de ellos con amigos y parientes. Él no era un hijo por el que usted se preocupaba. Él no era el hijo que usted tenía que ir a buscar, él no era el hijo que se distraía. Entonces, no fue sino hasta el final del primer día de viaje que se dieron cuenta de que él no estaba ahí.

Se quedó en Jerusalén, y Lucas reporta esto. Lucas 2, cuando no lo encontraron, regresaron a Jerusalén buscándolo. Ahora, fue después de 3 días que lo encontraron en el templo, les tomó tres días encontrarlo. Y él está sentado en medio de los maestros escuchándoles y haciéndoles preguntas, lo cual fue muy respetuoso. No les estaba enseñando, él les estaba haciendo preguntas y escuchando sus respuestas. Y todo los que le oían, estaban asombrados ante su entendimiento y respuestas. Sin duda alguna, lo cuestionaron y de manera apropiada él les dio respuestas profundas. Entonces, cuando sus padres lo vieron, se sorprendieron y su madre le dijo: Hijo, ¿Por qué nos has hecho esto?

Esta es la primera vez en los 12 años de su vida, que hizo algo que confundió a sus padres, porque pareció ser irresponsable, inclusive, desobediente. ‘Mira, tú padre y yo te hemos buscado de manera ansiosa’. Esa fue la primera vez que él llegó a ser alguna fuente de ansiedad para sus padres. Él les dijo: ¿Por qué me buscáis? ¿no sabíais que debo estar ocupado en los negocios de mi Padre? Pero no entendieron la afirmación que él les habló. A la edad de 12 años, él ha crecido y se ha desarrollado hasta llegar a un entendimiento pleno de quien es Él, y porque está aquí.

12 años de edad y él entiende de manera plena, exactamente quién es Él, su naturaleza, y porque ha venido. Y su respuesta a sus padres no tiene la intención de faltarles al respeto en absoluto, más bien, es una declaración profunda de que Él sabía quién era Él y Él conocía su misión.

Y él está en el templo, y él la llama la casa de mi Padre. Y con esas palabras, él se identifica a sí mismo como el Hijo de Dios. Esta es una afirmación contundente que los judíos vieron como blasfemia, según Juan 5:18. Pero sus padres sabían que era la verdad. Ellos sabían, porque antes de su nacimiento habían sido visitados por un ángel, y se les había dicho que el niño sería el Hijo de Dios. Ellos sabían. Y de manera sorprendente, después de ese incidente, a la edad de 12, después de esa declaración monumental, Jesús regresó de manera sumisa, con José y María, y vivió en casa durante 18 años más. 18 años más.

Y según Lucas 2:51, Él continuó permaneciendo sujeto a sus padres. Y a los ojos de su familia y sus hermanos, hermanos y hermanas y amigos, y parientes, y vecinos, él regresó a la vida normal. La vida normal de su niñez, y sus primeros años de vida adulta. Son confirmados por el hecho, de que cuando él comenzó su ministerio publico, los que eran sus vecinos antes en Nazaret, no creyeron que él era el Mesías, no creyeron que él era el Hijo de Dios. Así de normal fue de su niñez. De hecho, en Mateo 13 dijeron: ¿acaso no es este el hijo del carpintero? ¿acaso su madre no es llamada María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿y sus hermanas, no están todas con nosotros? ¿de dónde entonces es que este hombre obtuvo estas cosas? ¿Por qué es que él está haciendo estas afirmaciones ridículas? Eso viene de gente que lo vio crecer.

Ellos dieron por sentado que él era como cualquier otro niño. Inclusive, si más justo, pero se rehusaron a creer que él fue el hijo de Dios, el Mesías, el Redentor del mundo. Con los hermanos de Jesús, fue un rechazo inclusive más profundo. Estaban tan fijos en su incredulidad que conforme vieron su ministerio comenzar, usted ve esto en el tercer capítulo de Marcos, conforme ellos vieron su ministerio comenzar, ellos concluyen con esta afirmación absurda, Marcos 3:21: él está loco. Él está haciendo afirmaciones que son afirmaciones de un loco, algún tipo de paciente mental.

Su incredulidad no se justifica, por un lado, y debido a que estuvieron con él todo tiempo y expuestos a su perfección absoluta, su incredulidad es hostil, gran parte de lo cual probablemente nació de la envidia y los celos. Y me imagino que es la ilustración más pura, Marcos 6:4, “No hay profeta sin honor, más que en su propia tierra, entre sus propios parientes y en su propia casa.” Eso es lo que él dijo. Fueron escépticos, debido a que tuvieron envidia. Él no había hecho ningún milagro para ellos, creciendo. Él no había resucitado a ningún amigo muerto. Él no había creado aves. Juan 2:11 dice que cuando él convirtió el agua en vino, fue el comienzo de las señales que él hizo.

Su niñez fue normal, desde el punto de vista de milagros y obras sobrenaturales ausentes. Pero su perfección fue obvia para todos. Él vivió una vida que estuvo en contraste dramático a la de Santiago, José, Simón, Judas y las niñas. Pero no convenció sus corazones, y no los convenció de su identidad verdadera porque como todos sabemos, la familiaridad da lugar a ¿qué? al menosprecio. Y la perfección genera rechazo, y en sus mentes tenían menosprecio y burla hacia él, de tal manera que lo designaron como un hombre que estaba loco, que hizo las afirmaciones que hizo cuando él comenzó su ministerio. Entiendo el lado humano de tener un hermano mayor quién es perfecto, un hermano mayor quien literalmente es el trasfondo a la luz del cual ves de manera clara tus propias deficiencias pecaminosas.

Y todo es exagerado en comparación a él. Y no sé cuántas veces José y María dijeron esto, pero debieron haberlo dicho más de lo que debieron. ¿Por qué no puedes ser como tu hermano? Lo cual realmente tampoco ayuda. Semillas de resentimiento, semillas de envidia son plantadas en sus corazones. Y entre ellos esta este hombre Santiago, quien entonces se convierte en un candidato muy poco probable para que sea grandemente usado por Dios. Santiago es usado primero en la lista de los 4 hermanos, lo cual sugiere que él fue el mayor de los 4 hermanos, Cristo siendo el primogénito. La mayoría diría un año o dos más joven que Jesús. Él es el que nació en segundo lugar.

Entonces él siente las diferencias entre sí mismo y Jesús, de manera más poderosa, porque él ha estado más tiempo ahí con él, y porqué él sufre más que todos de la comparación. Cuando Jesús dejó Nazaret y dejó su ministerio público a la edad de 30 años, Santiago se habría convertido en el líder de la familia. ¿Por qué digo eso? Porque José ya está muerto para ese entonces. ¿Cómo sabes que José está muerto? Porque no lo encontramos en ningún lugar en la narrativa bíblica, en absoluto. Él desaparece, aparentemente, en un punto muy temprano, y para el tiempo en el que Jesús llega a la cruz y María está ahí de pie a los pies de la cruz; Jesús, desde la cruz encomienda a María al cuidado de Juan, porque ella es una viuda.

Santiago entonces, en un punto, una vez que Jesús se va, se convierte en el líder de la familia. Hasta ese punto, si José hubiera muerto en cualquier punto antes de que Jesús comenzara su ministerio público, Jesús entonces, no solo habría sido el hermano mayor sino el líder de la familia y habría guiado a esa familia desde el punto de vista de su perfección. Y el resultado de todo eso fue un resentimiento hacia él. Santiago se habría convertido en el vocero, para los hermanos y las hermanas, y probablemente él que estuvo más activo en expresar una actitud de critica incredulidad, como leemos en Juan 7. Y entonces, conocemos a Santiago como un hermano incrédulo, quién es hostil al Señor Jesús.

Pero, demos la vuelta a la esquina, y veámoslo como un hermano creyente. Por cierto, no se da indicación alguna en ninguno de los 4 evangelios de que los hermanos de Jesús llegaron a creer en Él durante su ministerio. No hay indicación, los tres años de su ministerio público. La indicación es, de hecho, la afirmación de las Escrituras es que fue después de su muerte y después de su resurrección y después de su ascensión que un cambio dramático y milagroso se lleva a cabo entre sus hermanos. Porque sus hermanos aparecen entre los creyentes, los 120 creyentes en el aposento alto, en el día de Pentecostés, esperando la venida del Espíritu Santo. Según Hechos 1:14, después de que Jesús ascendió al cielo, los apóstoles y cito: “continuaron en un sentir, en oración y suplica con las mujeres, y María la madre de Jesús, y con sus hermanos; Jacobo o Santiago, Simón, José, y Judas.

Entonces, están en el día de Pentecostés, ahí hay creyentes congregados con los otros creyentes para la venida del Espíritu Santo, y las hermanas pueden ser incluidas en la referencia general, a las mujeres. Ya no son antagonistas, han llegado a creer en Él como Mesías y Señor. ¿Cómo sucedió eso? ¿cuál fue el acontecimiento que los convirtió de ser escépticos, y tener envidia, y tener celos y ser críticos, a ser creyentes? La respuesta se encuentra en 1ra Corintios 15, 1ra Corintios 15. Usted conoce esa porción maravillosa de las Escrituras. Usted puede verla y ver los versículos 3 al 7. Se lo voy a leer. Pablo está haciendo un panorama de las apariciones post-resurrección de Jesús, y esto es lo que él escribe.

“Os entregué en primer lugar, lo que también recibí, que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que él fue sepultado, y que resucitó en el tercer día conforme a las Escrituras, y que él fue visto por Cefas o Pedro, después por los doce. Después de eso él fue visto por más de quinientos hermanos en una ocasión, de los cuales la mayoría permanecen hasta el presente, pero algunos han dormido. Después de eso Él fue visto por Santiago, después por todos los apóstoles.” No Santiago el apóstol, sino Santiago su hermano. Este pasaje explica que la post-resurrección de Jesús, después de su resurrección apareció personalmente a Santiago y es muy posible, que también los otros hermanos estuvieron ahí.

Es una reunión sorprendente, una reunión sorprendente. Sus hermanos no son parte de la escena en torno a su muerte, no están ahí para defenderlo. No están ahí para apoyarlo, no están congregados en torno a María, conforme ella está sola como una viuda al pie de la cruz. No están en ningún lugar, no están en ningún lugar. No hallan su lugar entre los apóstoles en el aposento alto, no se ven en ningún lugar, lo cual nos indica que todavía están en incredulidad. Pero sin duda alguna, en ese momento del cual Pablo habla cuando él apareció a Santiago, esa reunión sorprendente se convirtió en la conversión de Santiago cuando él vio al Cristo resucitado, su hermano Jesús.

Y eso explica porque él y los otros hermanos están congregados en el aposento alto, y las hermanas también. Santiago, el obstinado, escéptico, el segundo hijo de María, llega a la fe salvadora, confía en su medio-hermano mayor, el Señor Jesucristo, mediante una aparición post-resurrección. Y después está ahí, con el resto de la familia, en el aposento alto en el día de Pentecostés. Eso habría sido suficiente para Santiago, para que hubiera estado en una historia gloriosa, pero la historia no termina ahí. No pasó mucho tiempo hasta que Santiago, se elevó a una función de liderazgo estratégico en la iglesia. Él se convirtió en el autor del libro que lleva su nombre, la epístola de Santiago, y otro hermano Judas, se convirtió en el autor de la epístola que lleva su nombre, la epístola de Judas.

Dos de los cuatro hermanos escribirían epístolas del Nuevo Testamento bajo la inspiración del Espíritu Santo. El Nuevo Testamento no revela mucho acerca de la vida personal de Santiago, él como dije, es el segundo hijo nacido de María y José. Él fue de Nazaret, claro. Él fue preparado como un carpintero como todos los hombres lo fueron, seguían el oficio de su padre. Él fue un galileo, lo cual significaría que él no solo habló arameo, sino también griego, porque estaba ahí en el borde y había una ruta de comercio que pasaba por ahí; y hablar griego era importante, si usted quería hacer negocios más allá de su propio lugar donde vivía. Y eso lo sabemos. Sabemos que su griego fue excelente, porque su griego es excelente en la epístola que él escribió.

1ra Corintios 9:5 dice que él estuvo casado, él estuvo casado. Eso es todo lo que conocemos de él, a partir de una especie de perspectiva biográfica. Aunque él había conocido a Jesús por 30 años, no creyó en él. No creyó en él hasta que su hermano, su medio hermano, resucitó de la tumba, en su gracia se apareció a él, y lo salvó soberanamente. Pero el Señor tuvo un gran plan para este hombre, Santiago, su hermano escéptico, incrédulo. Entonces, lo vemos como un hermano incrédulo, y después lo vemos como un hermano creyente. En tercer lugar, lo vemos como una columna en la iglesia, columna en la iglesia. Después de la inauguración de la iglesia en el día de Pentecostés, cuando la iglesia nació los doce apóstoles se dispersaron para predicar.

Usted conoce la historia del libro de los Hechos. Primero es Pedro y Juan, y después el resto de los apóstoles están dispersos y predicando. ¿Qué hay acerca de la iglesia? ¿Quién está cuidando de la iglesia? Bueno, fue la responsabilidad de Santiago. Santiago se convirtió en el lider preeminente de la iglesia en Jerusalén, él se convirtió, si usted quiere tomar un término contemporáneo, en el pastor principal de la iglesia en Jerusalén. Los apóstoles viajaron, y llevaron el evangelio a Judea, Samaria, y más allá de eso hasta lo último de la tierra, y Santiago se quedó en casa. Un par de pasajes del Nuevo Testamento hacen referencia a la posición vital que Santiago ocupó en la iglesia.

Por ejemplo, tres años después de la conversión de Pablo, quizás unos cinco años después de Pentecostés, Pablo fue en secreto a Jerusalén para reunirse con los líderes de la iglesia. Y según Gálatas 1:18 y 19, él se reunió con Santiago el hermano del Señor. Entonces cuando Pablo quiso decirle a la iglesia que él se había convertido, lo cual asustó a algunos de ellos porque lo habían conocido como un perseguidor, ¿verdad? Él fue directamente con el líder de la iglesia, Santiago. Varios años después cuando Pedro fue liberado milagrosamente de la prisión, Pedro instruyó a los creyentes que habían orado por él. ¿Se acuerda de eso en Hechos 12? Vayan, y díganle estas cosas a Santiago. Vayan a decirle a Santiago.

Santiago se había convertido en el punto focal del liderazgo de la iglesia en Jerusalén. Y los asuntos importantes relacionados con la iglesia iban a él, y a través de él. Su liderazgo, llega en cierta manera, a su punto más elevado, en lo que es conocido como el Concilio de Jerusalén, en Hechos 15. No tenemos tiempo de entrar a todo eso, pero lo que se había desarrollado es esto, y esto es lo que entendemos. No se necesita mucho tiempo antes de que el error comience a atacar al Evangelio verdadero. Y hay una controversia teológica importante en la primera iglesia, que gira en torno al evangelio. Fue el 49 d. C. Pablo regresa después de su primer viaje misionero junto con Bernabé, y entran en un conflicto, con algunos maestros falsos que insistieron en esto: que Cristo es verdadero, creemos en Cristo, pero creer en Cristo no es suficiente para ser salvo, también tienes que ser circuncidado y tienes que practicar ciertos aspectos del judaísmo para ser salvo.

Entonces, inventan una combinación de gracia a través de la fe en Cristo, y obras a través de las ceremonias. Hechos 15:1 lo expresa de esta manera: Ciertos hombres descendieron de Judea, y enseñaron a los hermanos, a menos de que os circuncidéis, según la costumbre de Moisés, no podéis ser salvos. Estos maestros falsos, han sido conocidos en la historia de la iglesia, como Judaizantes porque quieren imponer aspectos externos del judaísmo combinando las obras de la ley mosaica con la gracia del Evangelio, y de esta manera confunden y tuercen el Evangelio y destruyen la gracia.

Estaban intentando destruir la gracia. Si usted mezcla obras con la gracia, Pablo dice en Romanos, la gracia ya no es más gracia. Entonces aquí están, en ese primer siglo, a la mitad del siglo I teniendo que enfrentar una herejía que amenaza el corazón mismo del Evangelio de salvación. Entonces, un Concilio es convocado en Jerusalén. Pablo y Bernabé viajan a Jerusalén para reunirse con los doce apóstoles, los líderes de la iglesia, y Santiago es el moderador. Santiago, en este contexto es llamado en Gálatas 2:9: una de las columnas de la iglesia. Una de las columnas de la iglesia.

¿Quiénes eran las otras columnas? Pedro y Juan. Pedro y Juan. Hechos 15 detalla la función que Santiago tiene. Y usted puede estudiarlo, él dirige el Concilio. Después de que Pablo y Bernabé hablan del evangelio, la salvación ha sido concedida a los Gentiles, el evangelio de la gracia fue predicado a ellos, estos legalistas judíos hostiles, vienen atrás de la predicación del evangelio, y comienzan a presentar estas demandas de conformarse a ceremonias, en estos convertidos. Y dice, según el versículo 5 de Hechos 15: Es necesario circuncidarlos y mandarles que guarden la ley de Moisés.

Y entonces los apóstoles y los ancianos bajo el liderazgo de Santiago, se reúnen para considerar este asunto. Este es el primer Concilio de la Iglesia, para afirmar la doctrina sana. Escuche los versículos 7 al 11, la conclusión del Concilio es: si el judío, o gentil todos son salvos a través de la fe únicamente, por gracia únicamente. Y aquí está el testimonio que Pedro da en el Concilio: varones hermanos, vosotros sabéis que hace tiempo atrás Dios escogió entre nosotros, que, por mi boca, Pedro está diciendo, que los gentiles oyesen la palabra del evangelio y creyesen. Entonces Dios quien conoce el corazón, les dio el Espíritu Santo, así como lo hizo con nosotros. Y no hizo distinción, así como nosotros y ellos, purificando sus corazones por la fe.

Fue claro que la fe fue suficiente, porque recibieron al Espíritu Santo, Pedro dijo. Y él vio el fenómeno. Ahora, por tanto, ¿Por qué probáis a Dios al colocar un yugo sobre el cuello de los discípulos, el cual ni nuestros padres ni nosotros pudimos llevar? Pero nosotros creemos que mediante la gracia del Señor Jesucristo seremos salvos de la misma manera que ellos. Los pecadores son perdonados y salvos, y reconciliados con Dios por la gracia, mediante la fe únicamente, no al observar algún tipo de ceremonia o ritual o ley mosaicas. Cuando Pedro terminó de hablar en ese Concilio, Santiago dio una respuesta, pero el peso completo de autoridad como líder de la Iglesia de Jerusalén. Y el que presidió sobre ese Concilio, la palabra de Santiago hizo eco de la de Pedro, regocijándose porque el Señor había visitado a los gentiles, para tomar de ellos un pueblo para su nombre.

Dios estaba salvando gentiles, sin considerar la ceremonia, o circuncisión o la ley de Moisés. El veredicto claro del Concilio, fue que la salvación no demanda adherirse a la ley mosaica, es por gracia mediante la fe. Entonces, aquí en esta primera etapa de la iglesia, conforme el evangelio es capturado y afirmado, el evangelio de gracia divina que ha sido atacado, en el centro mismo de la defensa de esto está Santiago, el hermano de nuestro Señor Jesús. Su prominencia en la iglesia en Jerusalén es enfatizada una última vez en Hechos 21. Casi una década después del Concilio de Jerusalén, Pablo regresa a Jerusalén en donde ahora en el 57, 58 d. C. en este tiempo, él va a ser arrestado y encarcelado.

Pablo iba ser enviado a Roma para ser juzgado. Cuando Pablo llega inicialmente a Jerusalén, leemos esto: Santiago y todos los ancianos de la iglesia en Jerusalén se congregaron. Pablo vino a reportarles lo que Dios de nuevo, estaba haciendo entre los gentiles. Diez años después, después del Concilio, Santiago todavía es el líder de la iglesia. No se vuelve a mencionar Santiago en el libro de los Hechos, según la tradición de la iglesia, cinco años después de esa visita de Pablo, alrededor del 62 d. C. él fue martirizado. Cuando el gobernador romano, el procurador romano Poncio Festo murió, hubo un espacio, un tiempo breve antes de que el siguiente gobernador romano fuera asignado e instalado en Judea.

Y en ese periodo de transición sin un gobernador, el sumo sacerdote judío comenzó a ejercer sus poderes hostiles en contra del cristianismo. Él se aprovechó de la ausencia de supervisión imperial, e hizo que a Santiago lo arrestaran bajo la autoridad del Sanedrín. Él fue acusado de quebrantar la ley, la ley de Moisés, él fue condenado y fue sentenciado a morir. Y la historia nos dice que él fue arrojado del borde del templo, y después apedreado y después golpeado hasta ser matado por una multitud enojada. Y ese es el fin de la vida de Santiago. Mirando hacia atrás, a su vida, es difícil sobreestimar la importancia estratégica que este hombre tuvo. El guió a la iglesia infante, durante el tiempo crítico, la iglesia que acababa de nacer emergiendo del judaísmo.

Muchos cristianos judíos no entendían como la ley de Moisés, la cual era tan importante en el pasado, se conectaba con la gracia y la fe. Aferrándose aún a festivales, ceremonias y actividades familiares para ellos. Él fue un instrumento que Dios usó para guiar a la iglesia, al dirigirse hacia la libertad y dejar atrás las cosas del pasado. Los creyentes estaban comenzando a llevar el evangelio al mundo gentil, los gentiles estaban creyendo y siendo salvos, y no necesitaban ser ofendidos por judíos sobre-escrupulosos que estaban imponiendo legalismo en ellos. Él fue líder en todo este tiempo de transición. El ministerio de Santiago fue crítico en establecer el cimiento para la iglesia.

Santiago fue el primero pastor modelo. No pensamos en eso con frecuencia. Pero Santiago fue el primer pastor modelo de la primera iglesia. Y él peleo por la pureza doctrinal. Cómo dije, a diferencia de los doce apóstoles, quienes eventualmente dejaron Jerusalén para llevar el evangelio por todo el mundo. Santiago nunca se fue, él se quedó con la iglesia que él amaba. Y él guió a esa iglesia fielmente, durante 30 años, hasta el día en el que él fue matado. Su compromiso fue con su rebaño, cuidar de ellos. Su compromiso fue con la verdad. Su compromiso fue con la compasión por las conciencias de sus compatriotas judíos que todavía eran sensibles a las tradiciones del judaísmo.

Él tuvo un corazón de pastor, y su corazón de pastor sale en los cinco capítulos de su epístola. Ahora que usted conoce un poco más de él, léala y óigala saliendo del corazón de este hombre. Y entonces él fue un hermano incrédulo, y después un hermano creyente, y después una columna en la iglesia. En cuarto lugar, un escritor de las Escrituras, un escritor de las Escrituras. Hay varios hombres llamados Santiago en el Nuevo Testamento, pero él es el autor. La primera posibilidad Santiago, el hijo de Zebedeo, y hermano de Juan; no podía ser el escritor de la epístola porque él fue matado por Herodes Agripa antes de que la epístola fue escrita. El único escritor posible es Santiago, el hermano de nuestro Señor, el pastor de la iglesia de Jerusalén.

Él escribió esta epístola a creyentes judíos que habían huido de Jerusalén, bajo la persecución instigada por Herodes, alrededor del año 44. La carta no menciona los acontecimientos de Hechos 15, y el Concilio de Jerusalén, lo cual sugiere que fue escrita antes de que eso ocurriera. Es muy probable entonces que Santiago la escribió en la primera mitad de los años 40, lo cual la hace el primer libro escrito del Nuevo Testamento, con Gálatas siendo el segundo. Entonces, él es el primer instrumento que Dios usa, para escribir un libro que está en el Nuevo Testamento. Si usted fuera a estudiar el libro de Santiago, simplemente para resumir, usted observaría 5 rasgos acerca de él.

Primero, él fue un hombre de humildad verdadera. ¿Cómo sabemos que él fue un hombre de humildad verdadera? Porque él comienza su libro de esta manera. “Santiago, esclavo de Dios y del Señor Jesucristo.” Santiago 1:1 “Santiago, esclavo de Dios y del Señor Jesucristo”

Si usted quisiera tener un poco de impacto, usar un poco de influencia. Él podía haber dicho: Santiago: el hermano del Señor Jesús. Él no hizo mención alguna, él no hace mención en ningún lugar de su relación familiar. Él no menciona en el libro su posición prominente como el líder de la iglesia. Él simplemente se ve a sí mismo como un esclavo de Dios, y un esclavo de su hermano mayor. Santiago fue un hombre humilde.

Su único honor, fue ser un esclavo, de aquel de quien se burló durante poco más de 30 años. En segundo lugar, él fue un hombre justo. Él es conocido en la historia de la iglesia, como Santiago el justo, Santiago, el recto. Y cuando usted lee los 5 capítulos del libro de Santiago, usted encontrará por lo menos 50 imperativos, 50 mandatos, conforme él manda a sus lectores a vivir una vida de justicia, una vida de virtud, una vida de obediencia. Y él inclusive, advierte a sus lectores a no caer en trampas cargadas de pecado. Santiago, el justo, él llegó a ser conocido de esa manera.

En tercer lugar, él fue un pastor amoroso. En su carta vemos a un hombre de compasión, y a un hombre de empatía. Conforme su corazón se derrama hacia los extranjeros, privados, aislados, luchando, literalmente extraños, que han huido la persecución y ahora están viviendo en lugares extranjeros, pobres y privados en muchas cosas. Él tiene empatía por ellos, en su carta vemos su amor, mostrado en el hecho de que él no tiene tolerancia hacia el favoritismo en la iglesia. Él no quiere a nadie dando atención especial al hombre rico. Él alienta la unidad dentro del cuerpo de Cristo. Él escribe que la iglesia es una comunión de ricos y pobres.

Él está inclinado en que la gente conozca la sabiduría celestial y no la terrenal. Él quiere que su gente se ame humildemente entre sí, y se refiere a ellos como amados. Él es un hombre humilde, justo y amoroso.

En cuarto lugar, él es un hombre de la Palabra y la oración. Su dominio de las Escrituras es visto en el hecho de que, su carta corta contiene cuatro citas directas del Antiguo Testamento. Cuatro citas directas, y cuarenta referencias indirectas al Antiguo Testamento. Él es un hombre de la Palabra, un hombre de la Palabra. Incluye varios paralelos, por cierto, al Sermón del Monte, haciendo eco de la enseñanza de Jesús.

Él también es un hombre de oración y así es como el termina su carta, con esa gran sección de la oración. La oración eficaz del justo puede mucho, Santiago 5:16. Y finalmente, Santiago fue un teólogo. Es evidente, porque en ese pequeño libro de 5 capítulos, usted tiene una teología del sufrimiento, una teología del pecado, una teología de la tentación, una teología de la condición caída, una teología del mundo demoniaco, una teología de la ley, una teología de la fe, una teología de la iglesia, una teología de Dios, y una teología de Cristo. Todo eso en 5 capítulos. Él presenta a Cristo como la fuente de sabiduría, el único ante quien todos los hombres y mujeres son humillados.

Él presenta a Cristo como aquel que controla toda la historia y el destino humano. Como el rey venidero, el gran médico. Él enfatiza, que Dios es un Dios, el creador del mundo, la fuente de justicia, el objeto de adoración, la guía y sabiduría verdaderas, el gobernante soberano, el enemigo del pecado y la mundanalidad, el líder del ejercito del cielo, el juez de todos y el redentor de gracia de todos aquellos que se arrepienten. Hay una teología rica de Dios, y la teología de Cristo, ahí. Y aunque únicamente tiene 5 capítulos de extensión, abunda con verdad profunda y aplicación personal.

Su tono es tanto teológico como práctico, personal y pastoral.

Entonces, en conclusión. Realmente un impacto inmenso de su vida, pero que héroe tan inconcebible es él. Usted podría haber esperado que el medio hermano de Jesús, fuera un líder influyente en la iglesia, simplemente porque él creció en la familia más privilegiada. Pero en el caso de Santiago, su familiaridad con Jesús fue el obstáculo más grande para su salvación. Como sus vecinos en Nazaret, Santiago estaba lleno de incredulidad y menosprecio hacia su hermano mayor cuando él dijo ser el Mesías. Su escepticismo no se debió a alguna imperfección en Jesús, sino a sus propios celos. Pero el Señor tuvo planes para Santiago, en un acto maravilloso de gracia divina, después de la resurrección, Jesús le apareció a Santiago en misericordia profunda disipó sus dudas, y menosprecio, y lo salvó radicalmente.

Y cuando él aparece en la historia de la iglesia, en el libro de los Hechos, él es un hombre sin menosprecio, sino más bien un hombre quien con disposición es el esclavo de su hermano mayor, quien adora a Jesús como su Señor y Salvador. Y su lealtad a Jesús es tan fuerte que él entregó su vida con disposición como un mártir, por su hermano mayor. Dios lo usó en maneras sorprendentes. ¿Y sabe una cosa? El Señor, está ocupado en hacer eso con la gente más inconcebible, incluyéndonos, incluyéndolo a usted. Y la historia, nunca será entendida de manera completa hasta que esté completa. Esté disponible. ¿Quién sabe lo que Dios tiene planeado para su vida?

Padre, te damos gracias en esta noche, por la oportunidad que nos has dado de tener un vistazo de un hombre quien, en la superficie se vio inútil, como un obstáculo. Sin embargo, en tu gracia sorprendente, lo hiciste un hombre de influencia inmensa. Cambió el curso de la historia, se le dio la responsabilidad de ser el primer pastor que la iglesia jamás tuvo inicialmente. Señor, te damos gracias porque todavía puedes hacer lo que hiciste con Santiago con nosotros. Lo hemos visto en muchas personas. Tú estás ocupado en hacer cosas maravillosas y eternas con gente muy inconcebible, pecaminosa, débil, frágil. Porque ese es el único tipo de gente que hay, y en tu misericordia soberana los levantas y los usas poderosamente. Gracias por eso. Deseamos ser usados así para tu gloria. En el nombre de Cristo. Amén.  

  

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar