Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Mucho ha sucedido en nuestro país, muchas cosas están pasando a una velocidad muy acelerada; y con toda la discusión que se ha estado llevando a cabo, he tenido muchas ganas de regresar con ustedes y quizás darles una perspectiva. Y sé que se han hecho comentarios desde este púlpito -comentarios excepcionalmente útiles, claros, bien seleccionados acerca de los asuntos que enfrenta nuestro país el día de hoy. Pero simplemente necesito añadir algo de mi propia percepción y perspectiva y después, llevarlo a una porción en particular de las Escrituras.

Este país habla mucho acerca de ataques terroristas -y de manera apropiada. Casi cualquier persona en Estados Unidos puede darle una lista de los actos de terrorismo más destructivos que han sucedido en nuestro país. Pero permítame sugerirle una cosa: los dos ataques más grandes de terror en contra de los Estados Unidos fueron llevados a cabo por parte de la Corte Suprema. No por parte de ningún musulmán, sino por parte de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos. El primero fue legalizar el aborto. Y después de eso, ha habido millones de bebés que han sido matados en los vientres de sus madres. Es incalculable el siquiera comprender eso. La sangre de esas vidas clama desde la tierra para que haya venganza divina en contra de esta nación.

El segundo gran acto de terrorismo que llevó a cabo por parte de la Suprema Corte de Justicia fue la legalización del matrimonio del mismo sexo. La destrucción de la vida humana en el vientre, en un sentido, la destrucción de la maternidad; y ahora, la destrucción de la familia misma. Ninguna bomba, ninguna explosión, ningún ataque en contra de las personas a nivel físico puede acercarse a ese tipo de terrorismo. Nuestro país está siendo víctima de terrorismo por parte de aquellos que tienen la mayor responsabilidad de protegerlo -aquellos que deben asegurarse que la ley se cumpla.

Simplemente unos cuantos comentarios más allá de eso. Ninguna corte humana tiene la autoridad de redefinir la molaridad. Pero esta corte humana ha dicho que el homicidio no es homicidio y que el matrimonio no es matrimonio y que la familia no es la familia. Han usurpado la autoridad que le pertenece únicamente a Dios, quien es el Creador de la vida, el matrimonio y la familia. Cualquier intento por definir la moralidad de manera diferente de como Dios la ha definido es una forma de rebelión y blasfemia -blasfemia en contra de Dios, en contra de Su naturaleza santa y Su ley santa y Su pueblo santo.

Esta nación, a su nivel más alto, ha tomado una postura en contra de Dios. Una rebelión blasfema como esta es activada por la corrupción del grupo de corazones pecaminosos que constituye a esta nación o a cualquier nación. No hay duda al respecto. Pero detrás de ese grupo de corazones pecaminosos, corruptos, humanos, que hacen posible que este tipo de situación sea posible y aceptable, está la esfera de Satanás y los demonios. La Biblia dice que el mundo entero está bajo el maligno.

Dios y Cristo y el Espíritu Santo y la Biblia y la Iglesia y la Verdad son los enemigos de Satanás. Y Satanás controla al mundo. Él controla al mundo de pecadores y tiene su autoridad en lugares altos. Él es el gobernador del reino de las tinieblas; y él odia y busca destruir a todo lo que es luz, todo lo que es verdad, todo lo que es puro, todo lo que es santo, todo lo que es virtuoso y todo lo que es bueno.

Le estoy diciendo todo esto para hacerle saber que no necesita sorprenderse. Admito que por unos cuantos cientos de años, Estados Unidos tuvo un refreno muy raro de este tipo normal de conflicto que la mayoría del mundo siempre ha conocido. Pero ese refreno ha llegado a un alto total. Y quiero recordarle que la homosexualidad, el matrimonio homosexual, la transición de género -estos no son los verdaderos campos de batalla. El verdadero campo de batalla es en contra de Dios y Cristo y el Espíritu Santo y la Biblia y la Iglesia y el Evangelio. Cualquier blasfemia en contra de Dios viene de personas que odian a Dios, personas que odian a Cristo, que odian la Biblia, que odian al Evangelio. Y el archi-enemigo, el que más odia, Satanás mismo, es el que contribuye a ese odio.

Debido a que el matrimonio es vital al diseño de Dios, al orden de la sociedad, a la civilización sensata, a una civilización que puede disfrutar de la gracia común, debido a que el matrimonio es, por diseño de Dios, Su manera de transmitir el orden, de transmitir la paz, de transmitir la bendición temporal e inclusive de transmitir la justicia de una generación a la siguiente, la familia siempre ha estado bajo ataque; bajo ataque.

Desde Génesis, Dios, de manera clara, dice que Él los hizo varón y hembra -varón, hembra. Nada en medio. Varón, hembra. Él dijo que el matrimonio es cuando un hombre y una mujer se unen y crean una unión de por vida y tienen hijos. Eso es el matrimonio. Pero usted no llega muy lejos en Génesis hasta que encuentra la poligamia, el incesto, la prostitución, la homosexualidad desenfrenada ya para el capítulo 19 de Génesis. Todas las desviaciones, todas las perversiones están en el libro de Génesis, después de la caída.

Éstas siempre han sido las corrupciones que han caracterizado a la sociedad humana. De nuevo, en Estados Unidos y en el mundo occidental, hemos tenido algo de refreno debido a la influencia prevaleciente de la moralidad cristiana. El objetivo de Satanás, el objetivo de los demonios y como consecuencia, el objetivo de todos los que son los súbditos de Satanás, los hijos de Satanás, como son llamados en las Escrituras, es destruir todo lo que Dios ha hecho. Son los enemigos de Dios y de Cristo y de la Verdad de las Escrituras y del Evangelio.

El objetivo no es simplemente redefinir el género. El objetivo no es simplemente redefinir el matrimonio. El objetivo es destruir lo que Dios ha diseñado.

Las familias proveen una unidad pequeña soberana que actúa como una pequeña barrera en contra de la corrupción que busca dominar. Despedace a la familia, destruya a la familia y la pequeña barrera soberana es desintegrada. Y por cierto, la meta en todo esto -usted necesita estar leyendo para ver esto- la meta en todo esto no es el matrimonio homosexual, el matrimonio del mismo sexo. La meta es la eliminación total de todo matrimonio, lo cual entonces significa que usted no posee ninguna privacidad. Usted no tiene esa unidad pequeña, soberana y sus hijos no son suyos. Son hijos públicos y ellos pertenecen al sistema educativo y pertenecen al país y pertenecen a la aldea o a la ciudad; pero no a usted. Y entonces, cuando ellos llegan a los 15 años de edad, en el estado de Oregón, pueden tener un cambio de sexo sin decirles a sus padres; y el estado lo hará y pagará por eso.

Esto no es acerca del matrimonio del mismo sexo. Esto es acerca de la destrucción total de la familia. De tal manera que ya no habrá más familia, no más pactos. No más unidades privadas soberanas que estén en contra de la corrupción. Si usted regresa a los métodos anticonceptivos, usted regresa a donde todo esto comenzó. Es el producto, hay que reconocerlo, del movimiento feminista. Regrese usted a los métodos anticonceptivos. Ahora,

cuando entran los métodos anticonceptivos, usted tiene sexo sin hijos. Por primera vez, el refreno más grande en contra de tener sexo es eliminado. El refreno más grande a nivel natural en contra de tener sexo simplemente con cualquier persona en cualquier momento era que posiblemente podrían producirse hijos.

Entonces, llegan los métodos anticonceptivos y usted puede tener sexo sin hijos. Pero eso no es suficiente; eso no cubre lo suficiente, porque eso no es lo suficientemente completo. Entonces, usted tiene que añadir el aborto. Y ahora, usted puede tener sexo sin hijos y si eso falla y concibe un hijo, simplemente, usted lo mata.

Hemos llegado, escuche esto, del sexo sin hijos hasta hijos sin sexo. Usted puede manufacturar un bebé. Dos lesbianas pueden tener un bebé. Una lesbiana puede tener implantada en su vientre un ser vivo de alguien más. Los hijos pueden ser manufacturados. La razón normal para el matrimonio, un hombre y una mujer uniéndose para producir hijos ha sido totalmente confundida. La mayoría de la gente, me parece, preferiría tener un perro. Entonces, ahora usted puede tener sexo sin hijos y ahora puede tener hijos sin sexo. Usted simplemente los puede hacer. ¿Por qué necesita una familia? ¿Por qué necesita un marido? ¿Por qué necesita una esposa?

Casi el cincuenta por ciento de los niños que nacen ahora en los Estados Unidos, nacen sin padres casados. Y va a empeorar, y empeorar, y empeorar conforme el matrimonio desaparece. ¿Por qué casarse? Demasiadas complicaciones. Demasiadas preguntas. Demasiadas obligaciones. La gente dice: “bueno, el gobierno ni siquiera debería estar en esto.” Tiene razón, el gobierno no debería estar en esto y se van a salir de esto rápidamente. Y la gente va a poder hacer cualquier tipo de contrato que quiera, hará cualquier tipo de arreglo que quiera. Mismo sexo. Sexo opuesto. Poligamia. Las personas van a, escuche esto, obsérvelo, casarse con sus perros, sus caballos. Porque Satanás simplemente quiere destruir de manera total el matrimonio.

No es algo nuevo. Es Génesis 19. Homosexualidad. Y Dios destruyó a Sodoma y Gomorra por este pecado. Ellos trataron de violar a ángeles en Sodoma, ángeles que adoptaron la forma humana para ir a Sodoma. Los homosexuales en Sodoma fueron cegados por Dios y en su ceguera, trataron de violar a los ángeles. El Antiguo Testamento no es vago en este asunto. Permítame tan solo leerle algo que quizás no sepa que existe. Está en Deuteronomio, capítulo 22, simplemente se lo voy a leer. Versículo 5: “Una mujer no vestirá ropa de hombre.” ¿Es eso difícil de entender? “Una mujer no vestirá ropa de hombre, ni un hombre se vestirá de ropa de mujer, porque el que haga estas cosas es abominación a Jehová vuestro Dios.”

Travestismo, como solía ser llamado, no es algo nuevo. Por cierto, es una abominación. Esa abominación es exactamente la misma palabra usada en Levítico 18 para referirse a homosexualidad.

Había hombres que querían vestirse como las mujeres en ese entonces. Había mujeres que querían vestirse como hombres. De hecho, Deuteronomio 22:5 es más general que la ropa. El hebreo de hecho dice: “no es correcto vestirse o adoptar en uno mismo aquello que le pertenece a un hombre.” Cualquier cosa que sea masculino, una mujer no debe adoptar; cualquier cosa que sea femenina, un hombre no debe adoptar.

Había personas, inclusive en los tiempos antiguos, a las cuales se refieren en el libro de Deuteronomio quienes eran castrados -eran privados de su masculinidad de manera voluntaria o involuntaria. Deuteronomio 23:1 dice que a cualquier hombre castrado se le prohibía entrar a la asamblea del Señor, se le prohibía entrar a la asamblea del Señor.

Este tipo de pecados que borra la distinción clara entre el hombre y la mujer son satánicos. Y por cierto, ninguna característica de la sociedad pagana, ninguna característica de la sociedad pagana en tiempos antiguos, llenaba a los judíos con mayor odio que la tolerancia o la admiración de la homosexualidad. Ellos entendían lo que el Antiguo Testamento decía. El Antiguo Testamento lo prohíbe de manera específica. No te vas a acostar con un hombre como un hombre se acuesta con una mujer. Eso es detestable. Levítico 18:22. Primera de Corintios 6:9-10, el Nuevo Testamento dice lo mismo: los homosexuales y los afeminados no heredarán el Reino de Dios. No es un estilo de vida alterno, es una desviación, es una perversión, es una corrupción.

Sucede en un mundo caído, hay que reconocerlo. Y este es un mundo caído. La corrupción es acumulativa. Usted notará eso. Los hombres malos empeoran y empeoran. La corrupción acumulada deja lugar para que suceda todo. Usted dirá: “bueno, algunas de estas personas tienen una atracción muy fuerte hacia las personas del mismo sexo”. Claro, es un mundo caído. Es un mundo corrupto y pervertido. Y hay más y más que se sienten menos y menos culpables porque estamos haciendo que sea posible que ellos se sientan menos y menos culpables.

En la literatura helénica en el período romano, alrededor del Nuevo Testamento, ellos sabían lo que significaba. La palabra afeminada en 1 Corintios 6 en el griego es la palabra malakos. Es la palabra para suave. Suave. Pablo usa dos palabras, arsenokoitēs, lo cual es homosexual y afeminado, lo cual es suave.

¿Cuál es la diferencia? El homosexual es el que sodomiza. Y el afeminado es el que es sodomizado. Esos son los dos lados de la conducta homosexual. Desde el período clásico de Filo, el erudito judío, hay un desagrado extremo que se expresa en toda la literatura griega y helénica, así como también en la literatura judía. Filo dice, y cito: “Porque el hombre afeminado, quien usa cosméticos y el arreglo del cabello.” Fin de la cita. Y Filo algunas veces, usa una palabra y utiliza esa palabra para ellos; y esa palabra es undragunos. ‘Andrógeno’ - Masculino, femenino.

Escuche otra traducción de Filo, y cito: “Otra maldad mucho mayor de la que ya hemos mencionado, se ha infiltrado, se ha soltado en la ciudad: esto es el amor de niños lo cual formalmente antes era visto como gran infamia, inclusive hablarse de eso. Pero debido a que es tema de jactancia, no sólo por aquellos que lo practican, sino inclusive los que lo sufren. Y quienes acostumbrándose a llevar la aflicción de ser tratados como mujeres, se desgastan en cuanto a sus almas y a sus cuerpos, no llevando en ellos ni siquiera una chispa de virtud masculina que pueda ser avivada hasta llegar a una flama. Sino que inclusive los cabellos de sus cabezas son adornados y rizados de manera conspicua y sus rostros están cubiertos de pintura y cosas de ese tipo, y sus ojos son maquillados por debajo y su piel es ungida por perfumes de fragancias. Es casi como una cualidad seductora. Y después, siendo bien designados en todo lo que tiene que ver con la belleza o la elegancia -y no están avergonzados con ser devotos de su estudio y esfuerzo constante de la tarea de cambiar sus características masculinas en femeninas.” Fin de la cita. Nada nuevo. Nada nuevo.

Y la respuesta antigua a eso era repulsión. Ahora, ¿acaso era este pecado tan horrible que no era posible el perdón? Pase a Isaías 56; Isaías 56. Versículo 1: “Así dijo Jehová: Guardad derecho, y haced justicia; porque cercana está Mi salvación para venir, y Mi justicia para manifestarse. Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. Y el extranjero que sigue a Jehová no hable diciendo: Me apartará totalmente Jehová de su pueblo. Ni diga el eunuco: He aquí yo soy árbol seco. Porque así dijo Jehová: A los eunucos que guarden Mis días de reposo, y escojan lo que Yo quiero, y abracen Mi pacto, Yo les daré lugar en Mi casa y dentro de Mis muros, y nombre mejor que el de hijos e hijas; nombre perpetuo les daré, que nunca perecerá.” ¡Guau! Ése es un retrato de palabras. Inclusive los eunucos, a los cuales se les prohibía entrar a la adoración de Dios, los homosexuales que eran objeto de burla de la gente, encontraron perdón con Dios y un nombre eterno.

Y después, 1 Corintios 6, también necesitamos ver eso. Primera de Corintios 6, versículo 9: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados,” los malakos, el lado suave, “ni los que se echan con varones,” los homosexuales, el lado masculino agresivo, “ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el Reino de Dios.” Después, esto en el versículo 11: “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”. Tanto Isaías, hablando por Dios, como Pablo, hablando por Dios, ofrecen salvación a los pecadores. Inclusive aquellos que han caído en este pecado vil, pervertido, destructivo.

Ahora, como le he estado diciendo, en Estados Unidos hemos estado viendo una expansión agresiva de este pecado. He vivido por mucho tiempo. Siempre ha estado ahí. Cuando joven, inclusive en los primeros años de ministerio aquí, era algo de lo que se hablaba -este tipo de conducta, travestismo o confusión de género u homosexualidad- era algo de lo que se hablaba en voz baja o murmullos. Pero ya no. Está por todos lados. El Presidente, los líderes de la nación, la Corte Suprema de Justicia, todos afirman la nobleza de esto, la moralidad de esto.

Y eso me lleva a creer que ahora estamos viviendo en Romanos 1. Ya le he dicho eso. ¿Cómo sabe usted que la ira de Dios es liberada? ¿Cómo sabe usted que la ira de Dios es desatada contra una sociedad? Primero, Romanos 1:24, hay una revolución sexual. Ya hemos vivido eso, en los años 60, el siglo pasado. Después, habrá una revolución homosexual guiada por lesbianas. Las mujeres son mencionadas primero en Romanos 1:26. Y después, habrá una mente depravada. Y ahí es cuando el pensamiento realmente es el producto de revoluciones sexuales, homosexuales, y el pensamiento es tan corrupto que no podemos encontrar el camino de regreso. Ahí estamos.

La gente en nuestro país que lleva la responsabilidad de pensar con claridad para el resto de la gente, el Presidente, los líderes, la Corte Suprema de Justicia, aquellos que se supone que deben pensar con mayor lucidez, que tienen la mayor responsabilidad de proteger a esta nación, no pueden literalmente pensar de manera clara. La mente depravada ha ascendido al banco.

Esta semana recibí una carta de un juez, un juez muy importante en una corte muy importante. Y en esta carta él dijo, y cito: “Uno de los deberes de un juez es casar a las personas. Ahora, estoy bajo el mandato gubernamental de casar a personas del mismo sexo. No puedo hacer eso. No puedo hacer eso.” Fin de la cita. Él va a perder su trabajo. Personas cristianas con responsabilidades civiles en todo el país, quienes otorgan licencias de matrimonios, certificados de matrimonio, actas de matrimonio y tampoco pueden hacer eso, están perdiendo sus trabajos. Y van a ser reemplazados a nivel masivo. Personas cristianas con mucha responsabilidad van a ser reemplazadas por personas que van a hacer lo que esta corte dice que deben hacer.

Le respondí con una carta y le dije: “Lo respeto, Señor. Lo respeto porque usted ha ascendido a ese nivel de responsabilidad. Usted ha mostrado sentido común y sabiduría y una mente brillante en su campo de la ley. Y a usted se le ha encomendado la gente, por lo que usted ha demostrado, y ahora debido a la calidad y virtud de su vida usted será reemplazado, esencialmente, por alguien sin virtud.”

Prepárense, la mente depravada ya ha alcanzado los niveles más altos. Y ese nivel va a demandar que la mente depravada esté en el resto del país. Y cuando esa mente domina, al final de Romanos 1, cuando hay una mente depravada, entonces todo lo que es impropio comienza a suceder. “Toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.”

Simplemente no hay un juez, no hay un juez sentado en la Suprema Corte de Justicia que no sepa lo que la Biblia dice acerca de la homosexualidad. Pero de cualquier modo, lo afirman. Esa es la mente depravada. Y ahora, va a dominar nuestra sociedad.

Entonces, nosotros como cristianos, somos la minoría. Pero siempre hemos sido la minoría. Siempre hemos tenido un refreno en nuestra pequeña parte de la historia humana. Somos definidos en las palabras maravillosas, inspiradas de Pedro como un “pueblo apartado,” como una “nación santa.” Cristo es nuestro Rey. Las Escrituras son nuestra ley. Y en modos en los que no han sido una realidad en el pasado, las Escrituras y las leyes de nuestro país están ahora chocando. De frente. Lo vamos a sentir.

En el seminario, publicamos un artículo en la página de internet del seminario acerca de la homosexualidad. Pocas horas después, recibimos una carta que nos ordenaba a cesar y desistir inmediatamente o enfrentar una demanda muy severa. ¿Podríamos ser demandados por adoptar esta postura? ¡Absolutamente que sí! Las compañías de seguros, que proveen seguros de responsabilidad para las iglesias, para que seamos protegidos contra demandas, están comenzando a decir: “no vamos a asumir la responsabilidad por demandas que tengan que ver con asuntos de matrimonio homosexual o del mismo sexo.” La Iglesia está ahí afuera por sí sola.

El ateísmo práctico, el rechazo de la Verdad, el relativismo moral siempre ha prevalecido en el reino de Satanás. Pero aquí, en Estados Unidos, hemos sido protegidos de su furia plena. Pero ya no. Y por cierto, la libertad religiosa no se promete a los cristianos, ¿verdad? No se le promete la libertad a los cristianos. Sí la persecución. Sí la persecución. Y creo que lo vamos a sentir.

Y van a venir en contra de nosotros de muchos modos. Y hay un movimiento que está buscando quitar el estatus de estar exento de impuestos a las iglesias. De tal manera que lo que usted ofrenda a un ministerio cristiano ya no sea deducible. Hay un movimiento muy fuerte.

Barry Lynn, quien está a cargo de una organización hostil, satánica, en contra del Evangelio y en contra de la Palabra de Dios, está haciendo todo lo que puede para asegurarse de que las iglesias pierdan su estatus exento de impuestos. Y la manera en la que hacen eso es que comienzan a demandar y a arrastrar a las iglesias a la corte en ese punto. El gobierno provee préstamos a los alumnos que están en universidades cristianas. Pero si esa escuela o universidad no afirma el matrimonio del mismo sexo y abre su inscripción a los homosexuales, pueden quitar todo el patrocinio, becas y préstamos que les permiten a los alumnos estudiar en la universidad. Esto va a venir. Disfrutamos, como iglesia, un hermoso campus, un gran terreno, una propiedad grande. No pagamos impuestos por la propiedad porque estamos exentos de ese impuesto. ¿Cuánto tiempo va a permanecer eso sino nos sometemos?

Ahora, somos el objetivo. Ahora, somos el blanco. Y no hay engaño; así es como esto realmente es. Ahora, simplemente para que quede claro: no nos inclinamos al César. Nos inclinamos ante nuestro Rey.

Estaba leyendo de una universidad cristiana que fue confrontada en este tema y se le dijo: ‘Vas a perder tu acreditación si no provees admisión inmediata total para los homosexuales. Y les permites conducirse como quieran en tus dormitorios. La escuela, cuando fue fundada en el año 1885, su nombre era la Escuela de Preparación Misionera de Boston. Aquí estamos, 130 años después, y esa escuela, orgullosamente propuso 14 iniciativas pro-homosexuales para mantener su acreditación. ¿Qué le pasó a la Escuela de Preparación Misionera de Boston? Claudicaron.

¿Y sabe una cosa?, vi el otro día mi Biblia, simplemente buscando los lugares en los que pudiera encontrar el término “inclinarse” o “postrarse”. Inclinarse, postrarse. Está por todo el Antiguo Testamento. La gente se inclinó ante un superior. Hay muchas ilustraciones como esa. Vea la vida de José y usted ver recordará cómo sus hermanos se postraron ante él.

Pero la gente fiel no se postró. La gente infiel se postró ante los ídolos. Se postraron ante monarcas. Se postraron ante reyes impíos. La gente fiel no se postró. Mardoqueo no se postró. Daniel no se postró. Sus amigos no se postraron. Jesús no se postró. Pablo no se postró.

Habrá un bombardeo de persecución. Éstos van hacer días muy desafiantes. No nos inclinaremos. Mostraremos amabilidad y seremos amorosos, pero le daremos a Dios lo que es de Dios.

Entonces, ¿qué hacemos? Bueno, quiero enfocarme en algo esta noche que creo que es muy importante. Dios pronuncia juicio en contra de todos aquellos que lo blasfeman -todos aquellos que pervierten Su ley, que pervierten Su Palabra. Él pronuncia juicio en contra de ellos. No sólo en un sentido temporal, así como en Romanos 1, en donde usted de una manifestación de ira en la sociedad misma, sino también en un sentido eterno. En Isaías 5 tenemos una serie de ‘ayes’, una serie de condenaciones severas. Una de ellas está en el capítulo 5, versículo 20. Escuche esto: “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” ¡Ay!, condenación, maldición, en contra de aquellos que revierten la moralidad, que revierten la justicia, que cambian lo bueno por lo malo. Fue el llamado de los profetas del Antiguo Testamento el pronunciar condenación en contra de personas pecaminosas, en contra de naciones pecaminosas, declarar juicio venidero. Sabemos eso, leemos los profetas. En el Nuevo Testamento, Jesús pronunció juicio. Y las epístolas del Nuevo Testamento están llenas de advertencias de juicio.

Estoy oyendo mucho por parte de cristianos evangélicos en estos días, leyendo muchos artículos que dicen que necesitamos ser compasivos con personas que están en transición de género, lo cual no existe. Necesitamos ser compasivos hacia personas que están involucradas en la homosexualidad. Estoy de acuerdo. Estoy de acuerdo. Y lo más compasivo que usted puede hacer hacia estas personas es, en amor, advertirles de la condenación eterna -advertirles del juicio eterno. Eso es compasivo. Eso es compasivo. Predique el Evangelio, proclame el Evangelio, proclame gracia y perdón, de la cual leemos en Isaías y en 1 Corintios. Pero predique juicio.

Ahora, yo quiero llevarlo al pasaje del que le quiero hablar -2 Tesalonicenses, capítulo 1. Segunda de Tesalonicenses, éste es un grupo de creyentes y están atravesando momentos muy difíciles. El versículo 4 los identifica como creyentes modelo. Pablo y Silvano y Timoteo hablan orgullosamente acerca de los tesalonicenses adonde quiera que vayan. Repiten su testimonio. ¿Y cuál es? Es acerca de “vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.”

Hay gratitud a Dios aquí, versículo 3: “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros”. Es Dios quien está operando en ustedes. Es Dios quien está engrandeciendo su fe. Es Dios quien está causando que su amor el uno hacia el otro vaya creciendo más. Dios está operando en medio de ustedes. Su fe continúa incrementándose. Su amor continúa creciendo. Agradecemos a Dios por eso y todo lo que está pasando en medio de persecuciones y tribulaciones. Y continúa, en el medio de eso, perseverando en fidelidad.

Simplemente, le estoy diciendo que más vale que nos preparemos, porque quizás estemos viviendo en poco tiempo. Y por cierto, no va a tomar mucho tiempo para que esto se cumpla. Una vez que la Suprema Corte de Justicia tomó la decisión, ya estaban con todo listo; y va a venir. Al final del versículo 5 dice que estaban sufriendo. Sufriendo y dignos del Reino de Dios por el modo en el que ellos sufrieron.

Aquí hay una iglesia, entonces, que en medio de la persecución, en medio de la aflicción, en medio del sufrimiento, está floreciendo. Fuerte en la fe y creciendo en la fe. Fuerte en amor y amando de una manera más y más grande. Perseverando fielmente en medio de todo lo que está siendo desatado en contra de esa iglesia.

¿Cómo podían aferrarse? ¿A qué se aferraron? Pase al versículo 5: “Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan.” ¿Escuchó eso? Es solo justo que Dios pague con aflicción a aquellos que los afligen a ustedes.

“Y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros,” ¿Cuándo, cuándo vendrá eso? “Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de Su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en Sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros). Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de Su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con Su poder, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en Él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.”

Él tiene gran esperanza por esta iglesia porque Cristo viene. La clave está a la mitad del versículo 7; a la mitad del versículo 7: “Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo.” Ése es nuestro enfoque. Siempre ha sido la esperanza del cristiano. No importa qué tan mal la situación se ponga, Jesús viene. El Señor Jesús, ahora a la diestra del Padre, exaltado como el Señor soberano de la Iglesia y el Sumo Sacerdote fiel, intercediendo por Su pueblo, será revelado. El Señor Jesús será manifestado.

El apokalupsis, el descubrimiento, la aparición de Jesús. Algunas veces, el apóstol Pablo usa parousia, lo cual significa presencia. Aquí, él usa apokalupsis, lo cual significa el descubrimiento de algo que está escondido. Jesús, quien -en lo que al mundo concierne- está escondido, será descubierto. En Su venida, el libro de Apocalipsis dice que la gente va a pedir que las rocas y los montes caigan sobre ellos para esconderlos del rostro de Su gloria refulgente.

Aquí, y en 1 Corintios 1:7, Pablo utiliza la palabra apokalupsis, la revelación, el descubrimiento, y éste es ese descubrimiento para aquellos que no lo conocen. Él viene. Y Él no viene sólo. Versículo 7 dice que: “Él será manifestado desde el cielo con los ángeles de Su poder.” Con los ángeles de Su poder. Mateo 24:30 dice que: “Veréis al Hijo del Hombre viniendo en las nubes en poder y gran gloria.” Mateo 25:31 dice esencialmente lo mismo. La próxima vez que Él venga, no habrá Belén, no habrá establo, no habrá pesebre, no habrá infancia, no habrá tienda de carpintero. No habrá Nazaret humilde, no habrá pobreza, no habrá caminos polvorientos, no habrá pecadores que se entristezcan de Él. No habrá falsos líderes religiosos que se opongan a Él, no habrá enemigos infernales que lo ataquen con su poder demoníaco. No habrá soldados que le pongan clavos en Sus manos o una corona de espinas en Su cabeza. No, cuando Él venga la próxima vez, Él vendrá como el Soberano del universo. Éste es el Apocalipsis.

Tres frases preposicionales modifican la revelación: ‘del cielo’, ‘con Sus ángeles de poder’, ‘en llama de fuego’. Del cielo, en donde Él ahora está sentado a la diestra de Dios intercediendo. Ahí atrás, en 1 Tesalonicenses, capítulo 1, versículo 10 dice: “como es creyentes esperamos a Su Hijo del cielo.” Esperamos a Su Hijo del cielo. Él vendrá del cielo.

Él vendrá con los ángeles de Su poder, los ángeles, literalmente, los ángeles de Su poder. El regresará con diez mil veces diez mil ángeles. El mundo entero verá ese acontecimiento, aquellos que estén vivos en ese entonces.

Él vendrá en llama de fuego. Eso podría ser de lo que Pedro habla, los elementos se derretirán con calor ardiente, la implosión del universo entero, conforme deja de existir. Pero probablemente se refiere, en lugar de eso, a la explosión de gloria. Y usted sabe que la Biblia dice que las estrellas se apagan y la luna se apaga y todas las luces en el cielo se oscurecen. El universo está totalmente oscuro; y después, viene el regreso ardiente, refulgente de Cristo.

Es el fuego de juicio. Salmo 50. Salmo 97. El Señor viene y el fuego viene delante de Él. El Señor viene y el fuego viene delante de Él. Esa escena en Apocalipsis, capítulo 6, es tan dramática como usted se lo puede imaginar. Versículo 12: “Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de Aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de Su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”

Hay dos palabras aquí en este pasaje que definen las características de su venida. Una es retribución, la otra es alivio. Una es retribución, versículo 8. La otra es alivio, versículo 7. Para el creyente, esto es alivio. Para el incrédulo, esto es retribución.

Observe el versículo 8 por tan sólo un momento. Cuando Él venga desde el cielo con los ángeles de Su poder en llama de fuego, versículo 8, “dando retribución”. ¿Qué quiere decir eso? Castigo. Venganza plena. Isaías 59:17: “Él se viste de venganza.” Ezequiel 25: “Daré Mi venganza de acuerdo a Mi ira y Mi enojo.” Deuteronomio 32: “A Mí pertenece la venganza.” Romanos 12:19: “Mía es la venganza, Yo daré el pago, dice el Señor.”

Venganza. ¿Venganza en contra de quién? En contra de aquellos que no conocen a Dios, aquellos que no obedecen el Evangelio de nuestro Señor Jesús.

Mire, tenemos que advertirle a esta generación, ¿no es cierto? Tenemos que advertir a esta generación. Es suficiente saber que va a morir y sellar para siempre su eternidad en el infierno si no cree. Pero un día, Cristo mismo va a venir para traer retribución a este globo entero. Y van a sufrir castigo y van a pagar el castigo. Van a pagar el castigo.

¿Y cuál es el castigo? Versículo 9: “Pagarán el pago de destrucción eterna, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder.” Y por cierto, el versículo 6 dice: “Solo,” ¿cuál es la siguiente frase? “Justo.” Es justo. Es solo apropiado. No es amoroso por parte de Dios hacer eso, es justo por parte de Dios hacer eso. Es justo.

Pagarán la paga. A partir de los Salmos, leemos cosas como esta: “El justo se gozará cuando vea venganza. Él bañará sus pies en la sangre del impío.” “Dios sacudirá las cabezas de Sus enemigos.” “Añadirá castigo sobre castigo.” “Devolverá séptuple en el vientre de nuestro prójimo la burla con la que se burlaron de Ti, oh Dios.” “Que no haya nadie que le extienda bondad a él ni compasión a sus hijos.” “¿No odio a aquellos que Te odian, oh Jehová?” “¿No aborrezco a aquellos que se levantan contra Ti? Los odio con un odio perfecto”, dice el salmista.

Los piadosos en el Antiguo Testamento entendieron la justicia de la ira de Dios. Cuando Dios le revela a Jeremías que algunos están tramando su muerte, Jeremías ora: “Oh Jehová de los ejércitos que juzgas justamente, que pruebas el corazón y la mente, déjame ver Tu venganza en ellos porque a Ti he encomendado mi causa.” Y Dios le respondió a Jeremías “Los castigaré. Los jóvenes morirán por la espada, los hijos e hijas morirán por hambre y ninguno de ellos quedará.”

Más adelante, encontramos inclusive una oración más terrible: “Oh Jehová, mira por mí, y oye la voz de los que contienden conmigo. ¿Se da mal por bien, para que hayan cavado hoyo a mi alma? Acuérdate que me puse delante de ti para hablar bien por ellos, para apartar de ellos Tu ira. Por tanto, entrega sus hijos a hambre, dispérsalos por medio de la espada, y queden sus mujeres sin hijos, y viudas; y sus maridos sean puestos a muerte, y sus jóvenes heridos a espada en la guerra… no perdones su maldad, ni borres su pecado de delante de Tu rostro…” Y Dios le respondió a Jeremías: “Así dice Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que Yo traigo mal sobre este lugar, tal que a todo el que lo oyere, le retiñan los oídos. Porque me dejaron… y llenaron este lugar de sangre de inocentes.  Y edificaron lugares altos a Baal…”

La Biblia es muy clara acerca del juicio. Usted dice: “Bueno, ése es el Antiguo Testamento. ¿Qué hay acerca de Jesús?” Escribí un libro llamado El Jesús que No Puedes Ignorar. Algunos de ustedes lo recuerdan. Es éste el Jesús que parece el ser ignorado. Jesús fue predicador de juicio. Él habló mucho más acerca del infierno de lo que habló del cielo. Comenzó con Juan el Bautista. Juan el Bautista anunció a los líderes de Israel que el juicio estaba por venir con un fuego inextinguible y los iba a consumir a todos.

Jesús contó una historia en Lucas, capítulo 20, acerca del juicio divino que tomaría a los infieles y los despedazaría. Jesús anunció en Juan, capítulo 5, que Él vendría al final y que habría una resurrección para condenación. El apóstol Pablo dijo: “Si no amas al Señor Jesucristo, estás condenado,” 1 Corintios 16:22.

Cuando Jesús describió Su propia parte en el día del juicio, Él dijo: “Apartaos de Mí al fuego eterno.” Al fuego eterno. Él dijo: “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! ¡Ay de vosotros, fariseos! ¡Ay de vosotros, escribas! ¡Ay de aquel que me ha traicionado!” Él predicó juicio a lo largo de Su ministerio. Eso es amoroso. Eso es compasivo. Eso es necesario.

Entonces, simplemente lo estoy preparando. No vamos a entrar en algún tipo de baile para meternos en alguna esfera marginal en donde no decimos nada. Vamos a predicar el Evangelio con corazones amorosos a una nación de pecadores, a un mundo de pecadores. Pero, al mismo tiempo, predicaremos juicio. Proclamaremos juicio.

Jesús está por venir y Él está por venir para pagar con aflicción que es eterna a aquellos que han afligido a Su Pueblo. No es vengativo. Es correcto, es justo.

Más allá de eso, simplemente para concluir, cuando nuestro Señor venga, no sólo es retribución, sino también es alivio. ¡Y esto nos llena de tanta esperanza a nosotros! Versículo 7: “Y a vosotros que sois atribulados daros reposo con nosotros,” refiriéndose a los apóstoles. Pablo estuvo afligido, ¿no es cierto? Y todos aquellos que viajaron con él - y todos aquellos primeros creyentes estaban afligidos. Y estaban buscando alivio.

Aquellos que no conocen a Dios, aquellos que rechazan el Evangelio, serán afligidos eternamente. Pagarán la paga de destrucción eterna y serán excluidos para siempre de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder. No van a conocer ni Su persona ni Su poder. Van a vivir eternamente en una esfera sin la presencia de Dios y sin poder de Dios. Dominados de manera total por todo lo que es ausente de Dios.

Pero ese mismo acontecimiento nos trae alivio; alivio. Versículo 6: “Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación.” E implícito, y es justo para Dios el dar alivio. Él va a traer alivio a lo que son Suyos. La aflicción terminará. La persecución terminará. El sufrimiento terminará. Ésa es Su promesa. Y terminará para aquellos que le pertenecen - aquellos que han sido afligidos por un mundo que rechaza a Dios, un mundo que rechaza a Cristo.

¿Y cómo se ve ese alivio? Versículo 10: “Seremos glorificados con Él en aquel día y Él será admirado en todos los que creyeron.” Me encanta pensar en eso. Vamos a vernos el uno al otro y decir: “¡Hombre, terminante siendo asombroso! ¡Nunca pude haberme imaginado!” Les he dicho antes, sé que hay muchos de ustedes que cuando lleguemos al cielo no los voy a reconocer. La perfección va a borrar cualquier memoria de lo que usted solía ser.

Simplemente estamos aquí de manera temporal, ¿no es cierto? Sólo estamos de paso, ¿no es cierto? Sólo estamos de paso. Él será glorificado en Sus santos; Sus santos glorificados en Él. Así es como necesitamos vivir. Vivimos por encima del mundo. Estamos en el mundo; no somos del mundo. Estamos en el mundo - amamos al mundo con el amor del Evangelio. Estamos en el mundo y los amamos lo suficiente no sólo como para predicarles gracia y el Evangelio, sino que los amamos lo suficiente como para hablarles del juicio eterno, del infierno, del fuego.

Eso no es lo que usted va a ver que suceda en el mundo evangélico. Ya estoy viendo todo tipo de respuestas que dicen que necesitamos mostrar compasión a personas que están enfrentando transición de géneros, lo cual no existe. Es una perversión. Es una corrupción. Es una desviación. Es una blasfemia.

Sí, nuestros corazones se rompen porque no tienen poder para resistir esa tentación. Nuestros corazones se rompen ahora que está en todos lados. Vi el otro día a unos padres de un niño de tres años diciendo que estaban tan contentos porque este niño de tres años estaba en proceso de llevar a cabo una transición de género. ¡Trágico! Imagínese.

Permítame darle una sugerencia: si usted tiene niños, más vale que se asegure de que se vuelvan hombres. Si usted tiene niñas, más vale que se asegure que se vuelvan mujeres. No les permita verse tentados por esta desviación y corrupción. Usted nunca pensó que tendría que pelear por eso, ¿verdad? Ahí estamos.

Nuestro Señor viene.

Cuando pensamos en cómo son las cosas, todos diríamos: “Amén, ven Señor Jesús”, ¿verdad? Estamos listos. Sácanos.

Oremos. Es un gozo enorme, Señor, estar juntos y conocer la Verdad y amar la Verdad y escuchar la Verdad, aceptar la Verdad. Haznos personas que no sólo la conocen, la aman, la creen, sino que la proclaman. Danos valentía. Danos denuedo. Protégenos. Protege a Tu Evangelio, a Tu Verdad. No queremos decir que nos hemos rendido. Puedes hacer lo que quieras. Tú edificarás Tu Iglesia y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Tú nos vas a llamar como Tu Pueblo. Tú predicarás Tu Evangelio. Tú vas a llamar a Ti mismo a los que quieras. Úsanos para eso. Haznos una luz en las tinieblas. Que seamos conocidos por nuestro amor y nuestra veracidad, que seamos fieles en predicar el Evangelio de la gracia amorosa y la amenaza del juicio eterno. Y Señor Jesús, sé glorificado entre Iglesia y Señor, sé glorificado en el mundo. Ven pronto. Ven pronto. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar