Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Bueno, este es un día especial y un día especial como este, demanda que enfoquemos nuestra atención en especial al asunto de la maternidad. Ser una esposa y madre. Un asunto del cual la palabra de Dios habla de manera muy explícita. Y quisiera llevarlo a Proverbios capítulo 31, Proverbios capítulo 31, para ver juntos la palabra de Dios, y su instrucción en el tema de una esposa excelente. ¿Sabe una cosa? es sorprendente como nuestra sociedad ha cambiado, en su percepción de una mujer y su función, y no quiero decir que ha cambiado a lo largo de varios miles de años, desde que Proverbios 31 fue escrito. Pero me parece que ha cambiado en los últimos 20 o 30 años.

Me parece que por lo menos en mi propia vida, hubo una parte de mi vida en la que nuestra sociedad por lo menos, podía entender y afirmar el patrón de una esposa excelente dado en Proverbios 31. Pero en los últimos 30 años aproximadamente, nuestra sociedad se ha alejado tanto de estos principios, que podría parecer casi raro imaginar una mujer de los 80s encajando en el molde de los estándares dados aquí en Proverbios 31. ¿Qué tipo de mujer honra nuestra sociedad? ¿Quién es la mujer honrada de los 80’s? ¿Quién es la mujer prototipo de los 80’s? ¿Cómo es la súper mujer moderna? ¿si nuestra sociedad y nuestra cultura pudiera diseñar a una mujer, como sería esa mujer?

Bueno, permítame ver si puedo presentársela. Ella trabajaría en un trabajo, se preocuparía por avanzar en su propia carrera, demandaría el recibir una paga igual a la de los hombres. Ella se rehusaría a someterse a su marido, demandando igualdad con él en todo. Ella tendría una, o dos, o tres relaciones extramatrimoniales. Uno, o dos, o tres divorcios. Uno o dos abortos. Ella definitivamente ejercería su independencia, ella se aseguraría de que estuviera eminentemente satisfecha. Ella dependería de sus propios recursos. Ella no querría que ni su marido, ni sus hijos amenazaran sus propias metas personales. Ella tendría su propia cuenta de banco. Ella contrataría a una sirvienta o un servicio de ayuda doméstica.

Ella comería por lo menos 50% del tiempo fuera de casa, con o sin su familia. Ella prepararía cereal frio y café, como la dieta estándar para la familia, y normalmente prepararía comidas congeladas normalmente para la cena. Ella, ciertamente esperaría que su marido hiciera la mitad del trabajo en casa. Ella estaría bronceada, muy bien arreglada. Ella estaría marcada en términos de músculos, ella estaría en muy buena forma física. Ella estaría de compras de manera regular, para mantenerse al día con las tendencias de la moda, y se aseguraría de que pudiera competir en el concurso para llamar la atención. Ella metería a sus hijos en una guardería.

Se aseguraría de que cada uno de ellos también tuviera una televisión en su habitación, de tal manera que cuando ellos estuvieran en casa, no interrumpieran la rutina de ella. Ella tendría opiniones fuertes, ella demandaría ser oída, y estaría dispuesta a satisfacer toda su ambición personal. El mundo le aplaudiría. Y ella no podría quedarse casada o feliz, y sus hijos probablemente estarían metidos en drogas. Pero ella sería la mujer de los 80’s, y ella está a un millón de kilómetros de distancia de la mujer de Dios descrita en Proverbios 31. ¿Entiende usted, que el libro de Proverbios es una colección de sabiduría, que padres y madres tenían que darles a sus hijos?

¿Entiende usted, que era común en una familia judía, que un padre le enseñara a sus hijos las verdades de este libro? Y no solo un padre sino una madre, ya que en varias ocasiones dice, ‘no dejes la instrucción de tu madre’. Básicamente este era el manual práctico para vivir la vida, que los padres judíos le enseñaban a sus hijos.

Ahora, una de las cosas más importantes que los hijos necesitaban aprender, se dirigió a los niños jóvenes, y esa era como escoger a la mujer correcta. De hecho, al principio del libro de Proverbios, a los jóvenes se les advierte en contra del tipo de mujer equivocado, la adultera. Que lisonjea con sus labios, la adultera que deja su propio marido, quebranta el pacto, y entretiene una unión con alguien más.

La adultera, cuyos labios destilan miel, pero quien trae muerte y destrucción. La adultera de lengua suave, que caza la vida preciada para ser de él su presa. Proverbios advierte en contra de la mujer ruidosa, la mujer contenciosa, la mujer rebelde, la mujer necia. Y los hijos de Israel debían ser advertidos, para mantenerse alejados, y evitar a todo tipo de mujeres como estas. En el capítulo 12 de Proverbios, en el versículo 4 dice, ‘la mujer virtuosa es corona de su marido, pero la que lo avergüenza, es como putrefacción en sus huesos’.

Encuentra una mujer excelente, mantente alejado de cualquier cosa que sea menos que eso. Entonces se han dado las advertencias en el capítulo 19, y en el versículo 14. Viene una verdad llena de esperanza, dice ‘una esposa prudente es del Señor’. Una esposa sabia, una esposa virtuosa, una esposa piadosa es un regalo de Dios. Entonces, a lo largo de este libro maravilloso de sabiduría, hay instrucción acerca de qué tipo de mujer hay que evitar, y buscar a la mujer excelente, la esposa excelente, quien es un regalo de Dios. Me parece interesante, que el capítulo final de Proverbios, es el capítulo 31. Que toda la instrucción dada, en cierta manera llega a su clímax en este punto.

Y lo que usted tiene en el capítulo 31, es la lección final de un padre a un hijo. En este caso, de una madre a su hijo. El versículo 1 nos dice, que estas son las palabras del rey Lemuel, él las escribió, pero son el oráculo que su madre le enseñó. Aquí tenemos una madre desconocida, no sabemos nada acerca del rey Lemuel, esta es la única vez en la que su nombre es mencionado. No conocemos nada acerca de su madre, pero aquí esta una madre judía que le enseño a su hijo como escoger una mujer, y muchas otras cosas también, igual de importantes. Y esta es la sabiduría de ella dada a él. En el versículo 2, ‘¿qué hijo mío? ¿y que, hijo de mi vientre? ¿y que, hijo de mis deseos?’.

En otras palabras, ¿qué te voy a decir a ti, como te instruyo, que te digo? Lo primero que te digo es, no te involucres en inmoralidad sexual, no le des tu fuerza a las mujeres, eso es lo que eso significa. No te involucres en vivir en una mala conducta sexual. Después, ahí en el versículo 7, y en adelante, inclusive ahí hasta el versículo 9 ella dice, mantente alejado de la embriagues, de la bebida fuerte, cuida de la gente que está necesitada, defiende aquellos que no se pueden defender a sí mismos, apoya a los oprimidos, apoya a los necesitados, y trata de manera justa toda la gente. Y le da un rango amplio de verdad práctica.

Pero después ella llega a lo que realmente le preocupa, que nos transmite a todos nosotros, sobre cualquier otra cosa hijo mío encuentra una esposa buena, encuentra una esposa buena. Con ella pasaras tu vida, ella determinará tus logros terrenales, y establecerá los parámetros de tu vida y de tu influencia. Encuentra una buena esposa. Y desde el versículo 10 al 31, una esposa así es descrita. La mujer descrita aquí es de un valor inestimable, ella tiene fortaleza física, fortaleza mental, fortaleza moral y fortaleza espiritual. Sobre cualquier otra cosa, ama a Dios de manera profunda y reverente. Ella se caracteriza en esta sección en seis maneras, y se las voy a señalar conforme vemos juntos las Escrituras.

Seis maneras: su virtud como esposa, su devoción como ama de casa, su generosidad como prójimo, su influencia como maestra, su eficacia como madre y su excelencia como persona. La suma de todo esto es lo que constituye a la esposa excelente, y podría añadir que esta no es una mujer en particular, pero esta es la mujer que toda mujer debe buscar imitar. Ella es rara. Observe el versículo 10, ‘mujer virtuosa’, por cierto, la palabra virtuosa en hebreo significa fuerza. Una mujer de fuerza, una mujer de sustancia, una mujer de fortaleza, sería otra manera de caracterizarla. Es excelente en el sentido de su fortaleza espiritual, moral, mental y físicamente.

Ella es una mujer de sustancia, ella es una mujer que ha dejado huella en la sociedad. Ella es alguien que hace una diferencia y una fuerza en su vida, hay cierta fuerza en su vida. Este tipo de mujer dice él, ‘¿quién la hallara?’, muy rara, difícil de encontrar a este tipo de mujer. Por cierto, el capítulo 20 dice, en el versículo 6, ‘hombre de verdad ¿quién lo hallara?’, únicamente quiero incluir eso ahí, porque no quiero que piense que esto esta desequilibrado, es igual de difícil encontrar a un hombre digno de confianza, al nivel del estándar de virtud de Dios. Ese fue el capítulo 20, versículo 6. Pero este el día de la madre, entonces aquí vamos. En termino típicos, los hombres buscan una esposa por todas las razones equivocadas, todas ellas. Por como se ve, sus méritos, estilo, éxito, dinero, educación, todas las razones equivocadas.

Deben buscar una mujer por su virtud, fortaleza de virtud, excelencia espiritual, piedad interna, esa son las razones correctas. Este tipo de mujer es una mujer de fuerza, ella hace una diferencia, ella deja una huella. Y el versículo 10 dice, ‘que su valor está por encima de las joyas’, algunos traducen esa palabra rubís, algunos la traducen perlas. La Septuaginta la traduce piedras preciosas, en otras palabras, ella es de mayor valor que todas las cosas terrenales que tienen valor. Ella es una fortuna rara, una joya rara, una mujer de fuerza. ¿Cuáles son sus cualidades de esta mujer rara de encontrar?

En primer lugar, veamos su virtud como esposa, versículo 11, y sin decir nada específicamente de ella, habla de su marido para comenzar, ‘el corazón de su marido está en ella confiado’. Ahora, obviamente la primera cosa que vemos en su virtud, es que es una esposa que puede ser alguien en quien se puede confiar. Ella es digna de confianza. Este es el tipo de mujer, que permite que su marido cumpla con su trabajo lejos de su hogar, que permite que su marido este fuera, quizás por un tiempo extendido de tiempo. Y hacer todo eso en confianza absoluta en su integridad, y en su discreción, y en su sabiduría, y en su cuidado de todos los intereses de él.

La implicación aquí, es que hay un hogar sustancial que debe ser cuidado, y recursos sustanciales, de los cuales ella es una administradora, pero él confía en ella, él confía en ella. El corazón de su marido está en ella confiado. Ella ha probado ser digna de confianza, ella es virtuosa al punto de que él no tiene celos, él no tiene temor, él no tiene sospecha alguna, él no tiene ansiedad. Él sabe que la preocupación de él es la preocupación de ella, la comodidad de él es la pasión de ella, las cargas de él, ella las alivia. El hecho de que él este cómodo, es la prioridad más alta para ella, y la casa de él se ha convertido en el hogar del corazón de él, porque él confía en la que guía esa casa, su esposa.

Integridad, discreción, sabiduría, fidelidad, confianza en ella, esto es lo que llena el marido de esta mujer, de tal manera que ‘él no carecerá de ganancias’, él no carecerá de ganancias. En otras palabras, ella no va hacer que él pierda aquello, por lo que él está trabajando tan duro por adquirir. Ella es una administradora muy cuidadosa de todo lo que él tiene.

Permítame darle, esto ve a la mujer en la función de oikodespotés, para usar la palabra de Pablo, usada en 1ra de Timoteo 5. Ella es la que gobierna el hogar, ella es la que gobierna la casa, ella administra los bienes, ella coordina las actividades. Ella es la administradora de todo aquello que él ha provisto, y él no carecerá de ganancia.

Porque ella es una buena administradora, debido a la administración de ella, la sabiduría de ella, la preocupación de ella, el cuidado de ella, y eso lo libera a él, para que él sea todo lo que él puede ser al buscar el pan para esa familia. Y también libertad de ansiedad, porque él sabe que lo que él traiga, ella lo cuida como un tesoro. Definitivamente, ella está a cargo de los asuntos domésticos, usando y rindiendo cuentas de todos los recursos del hogar de tal manera que él tiene la libertad de entregarse al trabajo. Ella le ayuda a producir una utilidad, ella se entrega al cuidado de las ganancias de él. Ella es cuidadosa, ella es sabia, ella es escrupulosa. Y él puede dejar el hogar y nunca preocuparse.

Él puede entregar su corazón entero, a aquello para lo que vive en su profesión, su negocio, su trabajo, y saber que todo está cuidado. Su virtud como esposa, ella es totalmente digna de confianza, ella es una administradora de todo lo que él provee para ella. Ella definitivamente está en el extremo de recibir la provisión de él, y ella cuida de ello como un tesoro preciado.

Personalmente, versículo 12, ‘le da ella bien y no mal’, ella le da bien y no mal. Ella siempre, siempre hace lo que es mejor para él. Ella busca los mejores intereses de él, ella lo fortalece, ella lo edifica, ella lo alienta. Ella ve como la función de ella, el hacer bien a este hombre. Él está proveyendo para ella, y para todos aquellos que están bajo el cuidado de ella en ese hogar. Hijos y siervos en la casa, y trabajadores, si de hecho esto, habría incluido una granja.

Y él, al proveer todo eso, es digno de lo mejor de ella. Ella le hace bien, ella nunca toma cosas de él, ni su dinero, ni sus posesiones, ni sus recursos, ni su reputación. Ella nunca habla mal de él, de tal manera que aquellos que están en el hogar aprenden a no confiar en él debido al testimonio de ella, de su ausencia de virtud en él. Ella le da bien y no mal, ella hace todo lo que puede para edificarlo. Y después, añade de manera muy interesante esta nota, ‘todos los días de su vida’, ¿no es eso interesante? Todos los días de su vida. En otras palabras, su amor de ella hacia él está basado en principios espirituales tan elevados que no fluctúa con las circunstancias de la vida.

Cuando usted se casa, sin duda alguna ha firmado el voto de que vivirían juntos, en enfermedad y en salud, en gozo y en tristeza, en abundancia y en carencia. Y ese es un voto que esta mujer guardó. Buenos tiempos, malos tiempos, tiempos débiles, tiempos fuertes, tiempos de enfermedad, tiempos buenos, tiempos felices, tiempos tristes, tiempos de abundancia, tiempos vacíos. En todo tiempo. Toda la vida de ella le hizo bien a él. Como Sara en 1ra de Pedro 3:6, ella lo sirve como Señor, ella revela su virtud mediante un servicio constante a favor de él. El amor de ella es tan profundo, tiene una pureza y poder, y una devoción que nunca jamás cambia.

La comodidad de él, su éxito, su reputación, su gozo, su satisfacción, su bendición, son el deleite de ella. Totalmente abnegada. Vivir para él es la felicidad constante de ella. Ella sabe que ella va a cosechar el beneficio. Nunca grosera, siempre sumisa, de la manera que más gracia muestra. Y esta es la esencia de lo que Pablo dijo, cuándo le escribió a Tito en Tito 2:4, cuando dijo, ‘mujeres, amen a sus maridos’, háganle bien toda su vida, administren apropiadamente aquello que está bajo su cuidado para que ellos no tengan necesidad de ganancia. El beneficio para el marido se expresa en el versículo 23, ‘su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra’.

¿Sabe lo que eso significa? Él ha llegado a la cumbre de la estima de la gente, en la profesión que él ha escogido en la vida, porque está libre para hacerlo debido a la esposa fiel. Ella crea un mundo para él en el que él puede ser todo lo que Dios quiere que él sea. Ella es tan fiel hacia los deberes del amor de ella, que él tiene la libertad de ser todo lo que él puede ser como un hombre. Él es conocido en las puertas, él es un hombre bien conocido, la implicación ahí, es que él es estimado, él es honrado, él es respetado. Y eso es debido a que ella ha provisto libertad de las cosas que lo distraen a él, y le estorban para que él pueda hacer todo, todo lo que él desea hacer.

Esa es su virtud como esposa, digna de confianza, dándole bien todos los días de su vida. Asegurándose de que su vida como mujer, este invertida en ver que él pueda hacer todo lo que Dios quiere que sea. Esa es una mujer excelente. La virtud que se encuentra ahí es abnegación, ese esa la virtud que está detrás de esto. Ella está consumida con él, y se ofrece a sí misma en servicio amoroso para satisfacer ese deseo. En segundo lugar, no solo su virtud como esposa, la hace excelente, sino su devoción como ama de casa. Ahora, ser una ama de casa no es una cosa popular el día de hoy. Estaba leyendo esta semana a Vivian Gornick, quien es una profesora en la universidad de Illinois.

Quien dijo y citó, ‘Ser una esposa de casa es una profesión ilegitima’. Ha reemplazado la prostitución en la mente de ella, ser un ama de a casa es una profesión ilegitima. Phyllis Schlafly dijo, ‘El hostigamiento sexual más cruel y más dañino, que se lleva a cabo en la actualidad, es el hostigamiento por parte de las feministas, y sus aliados en el gobierno Federal, en contra de la función de la maternidad y la función de la esposa dependiente’. Fin de la cita. Pero en la economía de Dios, ser un ama de casa es una función exaltada. La esfera del deber de la mujer es el hogar, ella es la que gobierna la casa, la oikodespotés, y como comenzamos a ver esto en el versículo 13, veremos la belleza de la función de ella, ahí desarrollándose.

Observe el versículo 13, en primer lugar, ‘busca lana y lino, y con voluntad trabaja con sus manos’, ella expresa su habilidad con sus artesanías, con su capacidad de usar sus manos, en este caso hacer ropa, cobijas, quizás inclusive cortinas, para cubrir los espacios abiertos en el hogar, que permitían que entrara el aire y la luz. Ella busca lana, ella busca lino. La idea es que ella busca el producto de calidad, ella trae a casa la lana, la lana usada para la ropa, eso sería en los tiempos de frio, el lino el cual era usado en tiempos de mayor calor, y era usado para la ropa hermosa de manera específica, y que usaban en cualquier temporada.

Ella encuentra lo mejor que tiene, lo trae de regreso con el propósito de usar las manos de ella, para convertirlo en ropa. Como puede ver su sumisión y su piedad, su virtud, su relación con su marido no la hacen una ermitaña religiosa, pretendiendo ser espiritual, cuando realmente es irresponsable. Ella no está definiendo la pereza como espiritualidad, ella no está evitando los deberes del hogar. De hecho, no hay lugar en la vida de esta mujer para el egoísmo, no hay lugar para la pereza, no hay lugar para la inactividad. Ella está llena de energía y está llena de actividad. Ella busca la materia prima para que ella pueda trabajar con sus manos. Dice, ‘y con voluntad trabaja con sus manos’. Y esa es la clave.

Como puede ver, ella ama la familia, y ella ama su marido, y es el amor del corazón de ella, que inyecta deleite en su trabajo. Si ella pensara que la razón de su vida, es satisfacerse a sí misma, todo lo que ella tendría que hacer para alguien más, lo aborrecería. Pero debido a que ella sabe que su razón de ser, es entregarse para el gozo de aquellos a quienes ella ama, el deleite de su corazón se convierte en el deleite de sus manos. La versión Siriaca traduce que sus manos, están activas conforme al placer del corazón de ella. No hay queja, hay gozo en la tarea más insignificante, porque el motivo es amor, y el motivo del amor que está adentro, produce deleite en las manos. La abnegación de manera clara está tras bambalinas.

Ella no está preocupada por el placer de ella, ella está preocupada por el gozo y el deleite de la familia de ella, lo cual, le da a ella gozo y deleite, porque ella está consumida con amor hacia ellos sacrificial. Ella hace su ropa y todo lo que necesitan, y lo hace con gozo. El versículo 14 dice, ‘es como nave de mercader, trae su pan de lejos’. Ella cubre distancias grandes para obtener alimento. Y ella no se subió a la autopista, ella caminó, ella caminó. Y ella caminaba para conseguir la mejor comida al mejor precio, para incluir variedad en la familia. Algo que va más allá del mercado local, que podía ser comprado en su propio vecindario. Ella obviamente, estaba involucrada en buena planeación y buena administración.

Ella fue una buena administradora fiel, de la ganancia de su marido. Y ella iba lo más lejos que necesitaba ir, para conseguir lo que ella necesitaba para su familia, no solo para proveer alimentos, sino para proveer la variedad y la calidad de alimento, que verdaderamente expresaba el amor y el deleite del corazón de ella. Ella, no nada más estaba preparando lo que tenía y se los aventaba ahí, ella estaba involucrada en el proceso de ir tan lejos como tenía que ir, para conseguir lo que ella pensaba que ellos disfrutarían. Versículo 15 dice, ‘se levanta aun de noche, y da comida a su familia y ración a sus criadas. De manera típica en el Este, una lámpara siempre está encendida en la casa.

Una pequeña lámpara terracota, con aceite en ella, y una pequeña mella flotando en el aceite. Y claro, la mecha se quemaba mientras que el aceite estaba ahí. Debido a que, en la mayoría de los casos, iban a dormir cuando bajaba el sol, el aceite no duraba toda la noche, y siempre era la responsabilidad de la esposa, levantarse en algún momento después de la media noche, y colocar más aceite en la lámpara, para que la familia pudiera dormir. De manera típica, la mujer se levantaba en algún punto después de la noche, le ponía aceite en la lámpara, la mantenía encendida, y después comenzaba a hacer el trabajo que se necesitaba hacer, para alimentar a la familia ese día.

Ella tenía que moler maíz, ella tenía que preparar los alimentos de todo el día. No habían lugares de comida rápida, no hay había ningún lugar a donde ir. Usted alimentaba su familia mediante el trabajo de sus manos y el sudor de su frente. Estaba caliente en esa parte del mundo para la mayor parte del año, todavía lo está, y la frescura de la noche era un tiempo maravilloso, la quietud de la noche. Pero aun así era un sacrificio serio. Entonces ella molía el maíz, hacia lo que necesitaba hacer para que cuando la familia se despertara a unas cuantas horas después, había alimento para todos ellos. Esa fue la dedicación de ella, el compromiso de ella.

Su familia podía disfrutar la comodidad, mientras que ella hacia el sacrificio para que ellos disfrutaran. Como puede ver, ella estaba mucho más preocupada con la bendición y gozo de la gente a la que ella amaba, que con su propia satisfacción. Y después dice, y me encanta este pensamiento, ‘y ración a sus criadas’. La palabra ración es bastante interesante, probablemente, significa ración de trabajo, no ración de alimento. Ración es tareas en la Septuaginta. La palabra usada es erga en griego, es traducida labor en Éxodo 5:14. Entonces, lo que ella hacia era levantarse a la mitad de la noche, y comenzaba con su propio trabajo. Y las mujeres que también eran sirvientes en la casa también se levantaban.

Y ella les asignaba sus tareas, de tal manera que todo mundo estaba ocupado preparándose para la familia y la casa, maravilloso. Consumida con las necesidades de otros, haciéndolo con deleite. Ella es la administradora de la casa. Menospreciar la función de una ama de casa es bastante necio. El espectro de la función del ama de casa es sorprendente.

Poder ser una economista, una administradora de fondos y recursos, poder analizar todos los productos disponibles, ser lo suficientemente fuerte y planear con suficiente anticipación y aptitud, como para tomar las mejores decisiones en el momento correcto, para adquirir las cosas correctas.

Ser de manera completa, una esposa para su marido y una madre tierna y amorosa para todos sus hijos. Designar todas las responsabilidades para toda persona que era parte de la fuerza laboral, eso demanda cierto tipo de mujer. La gente dice, ‘bueno, tu sabes las mujeres tienen habilidades administrativas, ¿Por qué deben encerrarse en una casa? No entienden, puede ser la expresión más plena y más maravillosa de la feminidad. Esa es la razón por la que estoy emocionado en el Masters College, por la licenciatura en administración del hogar. Producir este tipo de mujer es una tarea seria, por la gracia de Dios un privilegio tremendo. El versículo 16, inclusive nos lleva en mayor profundidad, en lo trabajadora que era esta mujer.

‘Considera la heredad, y la compra, y planta viña del fruto de sus manos’. Hay un campo quizás, al lado de la propiedad que posee la familia, ella piensa que está a buen precio, y que sería útil para la familia, la compra. Hay cierta cantidad de independencia en esto. No dice que su marido la compró, ella la compró, ella tomó la decisión que fue sabia. Ella buscó esa opción. Dice usted, ‘bueno, espera un minuto, ella la compró, y ella también de su ganancia, de la ganancia de ella, la compró y plantó viña’, es correcto, ‘¿bueno de dónde sacó el dinero, acaso tenía un trabajo a lado en el margen?’. Observe el versículo 24, ‘hace telas y vende’, hace telas y vende, ‘y da cintas al mercader’.

Una especie de cintos de telas, que eran usados para envolver las túnicas usadas por la gente en esos días, ‘y da cintas al mercader’. La palabra mercader, literalmente es Cananeos, esto es los Fenicios, los marineros del mundo antiguo que llevaban los bienes por todos lados. Ella tenía una pequeña industria ahí en casa, ella hacía cosas con sus manos. Hizo algo de dinero, produjo algo de dinero, nunca dejó que ese dinero adicional entrara en el flujo de efectivo operativo. Ella lo mantuvo a un lado, y cuando ella vio un momento apropiado para comprar un campo para el beneficio de la familia, ella lo compró. Plantó viña, ella lo hizo por sí misma.

Una administradora sabia, una administradora cuidadosa de dinero, una buena analista, esta es una mujer excepcional, una mujer excepcional. Ella hace inversiones sabias para ayudar a su marido. Ella trabaja en el hogar para ayudar, ella toma el dinero que ella ha ganado al hacer esas cosas, e invierte eso en una inversión a largo plazo, para el beneficio de la familia de ella, y sus hijos, y sus nietos. Ella compra tierra y planta viña, una mujer sabia. El versículo 17 dice, ‘ciñe de fuerza sus lomos, y esfuerza sus brazos’. La primera expresión, ‘ciñe de fuerzas sus lomos’, expresa la energía o la fuerza de esta mujer de fuerza. Podría traducirse fuerza, está enrollada en ella.

Ella es una mujer fuertemente disciplinada, fuerte en términos de compromiso con la familia, fuerte en amor a su marido. Digo, ella es una mujer fuerte, inclusive sus brazos son fuertes, no porque ella va al gimnasio, sus brazos son fuertes debido al esfuerzo que ejerce en las tareas diarias. La fortaleza de ella es un resultado de esfuerzo. La fortaleza de ella es un resultado de convertirse en una bendición para la familia de ella. Totalmente abnegada, esto es lo que vemos a lo largo de este pasaje, su humildad, su abnegación, su amor, el gozo y deleite de todo lo que ella hace, porque está perdida en el amor de su familia. Y el versículo 18 dice, ‘ve que van bien sus negocios’.

En otras palabras, cuando ella compra el campo y planta la viña, y la familia prospera, ella percibe que es bueno. En otras palabras, como dice la Septuaginta, ella hace una buena utilidad, ella ve que es bueno para la familia, ella ve que es benéfico. Ella ha provisto bienestar para ellos, es para el bienestar de ellos. Entonces eso la motiva, ella está motivada por beneficiar a otros, esta es la mujer del diseño de Dios. Ella no está motivada por la satisfacción personal, por la autoestima, por la gloria personal, por la adulación personal. Ella está totalmente motivada al ver a otros beneficiados, esa es la mujer piadosa. Motivada no por el ego, sino por el hecho de que ella ve, que lo que ella hace le trae bien a otros.

Entonces como resultado, dice el versículo 18, ‘su lámpara no se apaga de noche’. Ella esta tan satisfecha en el beneficio que están recibiendo otros, que la motiva a trabajar más y más duro. Es sorprendente lo que la gente hace, para satisfacer sus deseos personales. También es aterrador lo que la gente no hará, para beneficiar a otros.

‘Su lámpara no se apaga de noche’, ¿qué significa eso? debido a que ella está tan contenta con el beneficio de su trabajo, ella encuentra trabajo para las horas de la oscuridad, motivada totalmente por la bondad y el beneficio del trabajo. Ella es totalmente abnegada, ¡qué mujer!, ¡qué mujer!

Y el versículo 19 dice, en esas noches quizás, cuando la lámpara no se apagaba, ‘aplica su mano al huso, y sus manos a la rueca’. Elementos del tejido, el huso y la rueca, convirtiendo la lana y el lino en hilo, y después tomando el hilo y convirtiéndolo en tela. Después tomando la tela y cortándolo en un patrón. Después cosiéndolo en prendas de ropa para vestir a la familia, haciendo que gire la lana, que gire el lino, haciéndola escarlata, haciendo lino, haciendo los atuendos de púrpura. Ahora todo esto para que alguien más sea bendecido y animado. El versículo 21, entonces sigue, saltándonos el versículo 20 por un momento. ‘No tiene temor de la nieve por su familia’.

¿Sabía usted, que nieva en Jerusalén?, quizás 3 de 5 años, ahí nieva. Inclusive cuando no nieva en el invierno, puede ser muy muy frio porque esta tan elevado. Lea 2do de Samuel 23, alrededor del versículo 20 habla de la nieve. Pero ella ha planeado para eso. ¿Sabe una cosa? ellos no tenían calentadores en sus hogares, la manera en la que calentaban una habitación era con una sarten de carbones calientes. Ellos tomaban esa sarten de carbones calientes y la colocaban en el suelo, y después se colocaban alrededor en el calor de las colchas. Pero ellos necesitaban no solo colchas calientes para dormir, sino prendas de ropas calientes, porque algunas veces era frio durante el día.

Con frecuencia esa temporada fría, podía durar mucho tiempo, pero ella no tenía temor de eso. ella no tenía miedo de la nieve para su familia. Observe esto, ‘porque toda su familia esta vestida de ropas dobles’, ¿porque no dicen que estaban vestidos de lana? Bueno asumimos que era lana, porque eso era lo que los mantenía calientes. Ropas dobles, este, puede traducir escarlata. Escarlata se añade ahí para mostrarle, que esta es una mujer que tiene un toque de clase. Normalmente la lana no necesitaba ser teñida, pero ella la tiño, y la tiño en un color de rojo profundo, porque ese era el color de la elegancia, todavía lo es. Porque era hermoso, todavía era oscuro y la ropa oscura tiende a mantener el calor mejor.

Pero era escarlata, porque había algo más hermoso, más digno en el calor y la belleza de ese color. Entonces ella no solo lo hizo funcional, sino que también lo hizo hermoso, y ella planeó con suficiente anticipación, para que ella no se preocupara cuando el frio viniera, porque todo estaba listo, una mujer sorprendente. El versículo 22 añade algo, ‘ella se hace tapices’.

Ahora, lo que eso literalmente significa es cubiertas, ropa de cama, colchones, almohadas. Ella hizo ropa de cama. Ahora recuerde, ella tiene que hacer todo esto, ella adorno todas las camas de ellos con comodidad y belleza, proveyendo para ellos la comodidad que ellos disfrutarían.

Y de nuevo tras bambalinas es este amor, esta devoción, esta abnegación, esta humildad que está en el corazón de la esposa excelente. Dice usted, sí, pero digo, esta mujer está de pie toda la noche, esta mujer está viajando por todos lados para conseguir cosas, ella está trabajando de manera excesiva, plantando una viña, digo, estoy seguro de que ella es una mujer que se ve horrible, digo estoy seguro de que ella está vestida con su bata todo el día. Con la bata desmenuzándose, con hilos colgando por todos lados y con tubos en su cabeza. Digo, esta mujer, digo. ¿Sabe una cosa? puedes ver al marido de ella, que llega a casa y le dice, ‘oye, tienes la casa muy linda, pero hombre que mal te ves, digo ¿no puedes hacer algo al respecto?’.

No está mujer, ella valora la belleza con la que Dios la ha adornado a ella, ella valora el amor de su marido, y ella quiere mostrarle cuanto se preocupa, y cuanto quiere presentarse a él en la belleza que Dios le ha dado. Entonces el versículo 22 dice, ‘de lino fino y purpura es su vestido’, eso es hermoso. No seda, y oro, y perla, y etc., simplemente lino. No es caro en particular, pero lo mejor porque ella quería encontrar el mejor lino y tejer de la mejor manera que pudo, y purpura debido a que la belleza del color, contribuiría a la belleza de ella. Ella cuida de sí misma, ella adorna la belleza de su propia creación, ella evita el extremo del despliegue ostentoso y busca la simplicidad de gracia. No es excesiva.

Ella sabe que el verdadero adorno, el verdadero arreglo de una mujer, como Pablo dijo en 1ra de Timoteo y Pedro en 1ra de Pedro 3, el verdadero adorno de una mujer es la pureza de ella, su virtud casta, su virtud, su piedad, su belleza interna. Ella busca honrar a Dios, honrar a su familia, honrar a su marido, y eso no hace a un lado su propia hermosura, porque eso trae deleite y gozo a todo mundo. Entonces ella lo administra todo para su familia, inclusive para sí misma, y tiene suficiente tiempo. El versículo 24 dice como señalamos, para hacer algunas cosas, para contribuir con un poco de ingreso, de tal manera que un campo pueda ser añadido a la propiedad, una viña plantada, y la familia enriquecida, que mujer.

Nos saltamos el versículo 20, entonces regresemos, y veamos la tercera cosa acerca de ella, su generosidad como prójimo. El versículo 20 dice, ‘alarga su mano al pobre, y extiende sus manos al menesteroso’, claro, esperaríamos esto, ¿no es cierto? Esta es una mujer excelente. Y por muy devota y amorosa que ella es hacia su familia, es igual de amorosa hacia aquellos que están afuera de su familia. Ella demuestra no solo una devoción especial hacia su hogar, sino compasión hacia todos aquellos que no tienen el privilegio de estar en su hogar, o que no tienen un hogar como el de ella. Los pobres, los desafortunados. El versículo 20 dice, ‘y extiende su mano al pobre’, podríamos asumir que significa que los toca.

Ella está involucrada personalmente, ella está involucrada íntimamente. No hay duda que, sin duda haciendo ropa para ellos y asegurándose de que estén calientes y alimentados, pero podríamos asumir que cuando dice ‘ella extiende su mano al pobre’, que ella está respondiendo a aquellos pobres que vienen a ella. La siguiente frase dice ‘y extiende sus manos al menesteroso’, lo cual implica que ella busca tocar a lo que no se acercan a ella. Ella ha tocado, y ella está tocando, ella no solo va a tocar a aquellos que se acercan, sino que ella busca a aquellos que están quedándose lejos, con la idea de alimentarlos y vestirlos, y enriquecer la vida de ellos, a través de los recursos de ella.

Ella es en gran parte, el modelo y el ejemplo para Dorcas, de quien dice en Hechos 9:36, que estaba abundando con obras de bondad y caridad, que ella continuamente hizo. Y usted recuerda que, cuando ella murió, las viudas que estaban al lado de Pedro llorando, y mostrando todas las túnicas y prendas, que Dorcas solio hacer mientras que ella estuvo con ellas. Ella hizo toda esta ropa para la gente pobre, las viudas y esa es la mujer virtuosa piadosa. Ella alarga su mano a los necesitados, su generosidad como prójimo. Ella está inmersa en su familia, pero ella no es miope, eso no es lo único que ella ve en el mundo. No se excede, no se aísla, ella se preocupa también por otros.

Eso nos lleva a la cuarta descripción de ella, su influencia como maestra, lo cual viene comenzando en el versículo 25, y después en el versículo 26. Y comenzando en el versículo 25, porque la enseñanza comienza con virtud, ‘fuerza y honor son su vestidura’, ella está vestida de fuerza y honor, ‘y se ríe de lo porvenir’. Fuerza tiene que ver con virtud espiritual. Honor tiene que ver con clase, calidad. Ella es una mujer de gran virtud, fuerte, digna, hay cierta gracia en ella, hay cierta confianza en ella, hay cierta espiritualidad en ella, que realmente es el cimiento de la enseñanza de ella. Como puede ver, usted no enseña en un vacío, no en un hogar.

Digo, usted puede ser una maestra en una escuela, y aparecer y decir lo que quiere, pero usted no puede hacer eso y hacer que la gente le crea a usted, gente que vive en una casa, a menos de que usted vive lo que enseña, ¿verdad? Entonces esa enseñanza comienza con una plataforma de virtud en un hogar, de otra manera usted le está enseñando a la gente a ser hipócrita, ciertamente usted, no debe dar esa lección. Cuando usted demanda que su familia sea lo que usted no es, usted les está diciendo que realmente, no es muy importante que ellos aprendan esto, solo es importante que traten de enseñarle a alguien más y transmitan el legado de hipocresía.

No, la maestra en el hogar, es la mujer que se ha ganado el derecho de ser oída y creída, porque fuerza y honor son su vestidura. Dice ‘y se ríe de lo porvenir’. ella no tiene temor, ella no tiene temor, porque ella sabe en quien confía. Ella es profundamente espiritual. Todas las cosas están en manos de Dios. Ella se ha preparado de manera elegante para todo, va a estar bien en el futuro para ella, porque ella está bien con Dios, va a estar bien en el futuro para su casa porque todas las cosas están en orden. Estará bien en el futuro para sus hijos, porque han sido criados de manera apropiada en la disciplina y amonestación del Señor.

Va a estar bien en el futuro para su marido porque ella ha provisto, en el caso de él, para que él sea lo mejor que él puede ser. Va a estar bien en la eternidad venidera, para todos ellos debido a la vida de ella. Ella ha hecho un impacto espiritual. Y después la enseñanza en el versículo 26, a partir de esa base de virtud ‘abre su boca con sabiduría’. Ella guía a su familia diariamente en sabiduría. Yo creo, que el padre debe ser un maestro en el hogar, yo creo que él es el sacerdote de la familia, pero no creo ni por un momento, que eso evita la realidad de que es la madre, quien día tras día, hora tras hora está enseñando sabiduría a sus hijos. No clases formales, sino instrucción en el flujo de la vida, ella es la maestra.

Hombres, nosotros podemos dar las lecciones formales, pero día tras día ella es la maestra. ¿Y en qué actitud es que viene la enseñanza de ella? Versículo 26 ‘la sabiduría de Dios sale de su boca y la ley de clemencia está en su lengua’, la Tora de Jesed, la Tora de misericordia está en su lengua. La actitud en la que ella enseña todo esto, es una actitud dominante de misericordia, que desafío. ¿Qué significa eso?, palabras de gracias, palabras amables, palabras tiernas, palabras que agradan, palabras compasivas, ministrando gracia a los oyentes como Pablo dijo, edificando aquello que sale de su boca, es la sabiduría de Dios. En palabras tiernas, compasivas, amables de gracia, que maestra, la maestra más grande.

Porque la virtud de la vida hace que ella tenga tal credibilidad, debido a que la sabiduría de Dios es verdad, y debido a que la actitud es compasiva y llena de gracia. No hay maestra como esa, que retrato. Créanme mujeres, este es un desafío de por vida. En quinto lugar, vemos su bendición como madre, o su eficacia como madre. En el versículo 27 resume el liderazgo de ella en la casa al decir, ‘considera los caminos de su casa’. En otras palabras, ejerce una supervisión constante, sobre todo, ella administra bien a los hijos, todos los recursos bien, toda la casa, ‘y no come el pan de balde’, en otras palabras, ella no está comiendo el producto de la pereza, ella está comiendo el producto del esfuerzo.

Ella trabajó duró en esto, ella tiene la satisfacción real que viene de un esfuerzo supremo. Ella supervisa la casa, ella lo tiene todo bajo control, ella satisface toda necesidad, e implica que sus hijos están en todo esto. Porque el versículo 28 dice, ‘se levantan sus hijos, y ¿qué? la llaman bienaventurada’. La reverencian, la honran, la tienen en alta estima. Permítame darle algo que necesita saber, la primera mitad de su vida, mujeres, hacen una inversión, los dividendos de la cual cosechan en la segunda mitad, se voltea. Esta mujer crió a sus hijos, y cuando sus hijos tuvieron la suficiente edad como para ser independientes, pasaron el resto de su vida bendiciendo a la mujer que les dio vida a ellos.

Ese es el diseño de Dios, la compensación, entonces, para la edad avanzada. Es el gozo emocionante bendito, de cosechar la inversión de la juventud en los hijos, lo triste es que, si usted es la mujer de los 80’s, y está en la segunda mitad de su vida, usted no puede ser la mujer de los 80’s, usted no lo puede ser, y no habrá a nadie a quien le importe lo que usted ha hecho. Esa es la tragedia. Dios ha diseñado que nuestra vida sea por etapas, y cuando invertimos nuestra vida en aquellos hijos que Dios nos da, descubriremos al final de nuestra vida que ese es el mejor tiempo, el tiempo más dulce, más grande, la bendición más grande conforme ellos nos devuelven la bendición que les dimos. Es ese el diseño de Dios.

Conforme a los hijos crecen, y tienen a sus propios hijos, y buscan criar a sus hijos como ellos fueron criados, y por lo tanto su madre constantemente está delante de sus ojos. La guía tierna de ella, su consejo sabio, su disciplina amorosa, su ejemplo santo, su trabajo duro, su abnegación al dar. Nunca dejan de llenar las memorias de los hijos de ella, que tratan de transmitirlas a sus hijos. Y hay otro dividendo para su maternidad, versículo 28, ‘su marido también la alaba’ y él dice, ‘muchas mujeres hicieron el bien, más tu sobrepasas a todas’. Y él dice, hay muchas mujeres de fuerza, muchas mujeres de fortaleza, mujeres de virtud, pero mi amor, querida, tu eres la mejor. Esa es la recompensa de una mujer, esa es la recompensa de una mujer.

Invertiste en tus hijos, y te lo devolvieron, invertiste en tu marido, y él te lo devolvió. Pero, ¿cómo una mujer puede ser así?, casi parece ser algo no real ser una esposa como esta. Y ser una ama de casa como esta, y ser una mujer que es un prójimo como esta, y ser una maestra como esta, y una madre como esta, ¿Cómo puede ser una mujer así? Eso nos lleva al último punto, su excelencia como persona. Todo comienza con la dimensión espiritual. Por favor observe el versículo 30, ‘engañosa es la gracia’, ¿sabe usted lo que significa gracia en el hebreo? Forma corporal, eso es engañoso, eso es engañoso. Algunas mujeres pasan todo su tiempo en su forma corporal, eso es engañoso, porque eso no es lo que en realidad es usted.

La belleza no tiene valor real, es vana, es inútil, es vacía. La forma engañosa. Usted cree que usted está consiguiendo algo que usted no es. La belleza no tiene valor real. ¿Quiere saber algo? Esas son las dos cosas que nuestro mundo busca. No es sorpresa que sus relaciones están vacías, y están llenas de engaño. Eso es lo único que buscan, necios, necios absolutos. Pero aquí está la mujer que usted debe buscar, ‘la mujer que teme a Jehová esa será alabada, dadle del fruto de sus manos y alábenla en las puertas sus hechos’. ¿Qué mujer es esta? Ella ama a Dios, ella es una verdadera adoradora, ella teme al Señor. Usted tiene que vivir con eso toda su vida, usted vive con una mujer que teme a Dios, ama a Dios.

Y usted va a estar en el mejor ambiente. Y, por cierto, ella se va a convertir más hermosa para usted conforme pasan los años. Esta es la mujer de virtud, solo Dios puede producirla. Matthew Henry dijo, ‘Proverbios 31 es el espejo, en el que toda mujer cristiana debe verse’. Este es el diseño de Dios y solo Dios puede producir esta mujer. Pero esta es la mujer que Dios quiere, esta es la mujer que será alabada por sus hijos y su marido. Esta es la mujer que recibirá el producto de sus manos, ella va ha recibir de regreso todo lo que ella dio. Y aquellos a los que ella dio le van a dar a ella. Esta es la mujer que no solo es recompensada en privada con el producto de sus manos por aquellos a quienes ella ama.

Sino recompensada públicamente, conforme sus obras la alaban en las puertas. Escuche, esta es la mujer que Dios quiere, y que todo hombre debe desear, y que toda mujer debe desear ser. Una que es fiel a su cónyuge, una que administra bien su hogar, una que cuida de manera compasiva de los necesitados, una que vive y enseña sabiduría divina con amabilidad, compasión y gracia. Una que cumpla de manera plena el llamado de una mujer, de tal manera que sus hijos la bendicen. Y una quien, aunque no busca alabanza, la va a recibir de cualquier manera, debido a la virtud de su vida. Yo sé que no podemos venderle esta mujer a nuestra sociedad, únicamente oro, porque nosotros en la iglesia podamos continuar enfocándonos en el estándar de Dios.

Es un estándar alto, pero es el estándar de Dios. Y mi oración es que toda mujer que nombra el nombre de Cristo, busque ser este tipo de mujer por la gracia de Dios. Oremos juntos. Padre quiero orar en este momento, por todas aquellas que son madres. Que Señor Dios, tu les del poder de tu Espíritu para moverlas hacia este patrón. Este diseño, este retrato de piedad. También Señor, que ellas conozcan de tu gracia perdonadora, para todo fracaso en el proceso, porque le estándar es tan alto. Gracias por el estándar, gracias por el poder en el espíritu para satisfacer, para cumplir con el estándar. Gracias por la gracia, el perdón para los fracasos.

Oro por toda madre soltera, mediante la muerte o el divorcio, luchando por ser todo lo que ella debe ser, sin ese hombre que le dé guía, ese hombre para quien ella puede vivir, y en cuyo amor ella puede encontrar tanta recompensa. E inclusive oro con gratitud, por aquellas mujeres, Padre, a quienes no se les ha dado hijos, porque eso no estuvo en su plan. Haz que su vida este satisfecha en su marido. Oro por aquellas que han sido llamadas a la soltería, que ellas te sirvan de esa manera única, en la que solo los solteros pueden servir, sin tener las preocupaciones de la casa y la familia. Y que ellas sean recompensadas de manera plena en la bendición de saber que están en tu voluntad.

Oro por las jóvenes, que todavía no se han casado, que tú las hagas las mujeres que quieres que sean. Por los jóvenes que escojan a una mujer, que busquen encontrar la virtud que es ejemplificado aquí. No en satisfacción, sino como la meta y la dirección de la mujer que escojan. Y Señor inclusive, conforme pienso en todo esto, esta es una carga pesada de llevar para las mujeres, y no puedo evitar sino pensar ¿quién soy yo para merecer una mujer así? siendo un hombre como soy. Señor nos quedamos tan cortos. Ningún hombre de nosotros es digno de una mujer así. Una mujer así en nuestras vidas, nos haría sentir culpables. Entonces Señor haznos los hombres que debemos ser.

Y después Señor, quiero agradecerte el día de hoy por mi propia esposa, Patricia, quien durante todos los años de nuestro matrimonio ha buscado ser este tipo de mujer. Quien ha entregado su vida a mí, a sus hijos, a otros, a nuestro hogar, y quien se ha convertido en una parte vital de lo que soy. Que no se ya en donde termina ella y donde comienzo yo. Gracias por el regalo que ella es para mí, de tu mano. Y oro porque de alguna manera Señor, yo pueda ser para ella lo que un marido debe ser para que ella este satisfecha. Y oro Señor por todos, para que seamos todo lo que tú quieres que seamos, para tu gloria en el nombre de Cristo. Amen.

   

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar