Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta mañana al llegar al tiempo de la Palabra de Dios, el Señor realmente ha en cierta manera impresionado mi corazón con la idea de llevarnos a un pasaje de que habla de un asunto del liderazgo espiritual. Debido a que estamos concluyendo nuestra Conferencia de Pastores el día de hoy, y pensamos que debíamos hablar de estos asuntos que están en el corazón de nuestros invitados, quiero llevarlo a Mateo capítulo 23, en esta mañana.

No es mi deseo esta mañana predicarle un sermón en particular, sino que más bien abrir un capítulo de la palabra de Dios para usted y dejar que el Espíritu de Dios hable. Conforme preparé mis pensamientos y me preparé en el estudio de la Palabra, realmente no estaba muy preocupado con muchos de los detalles textuales con los que frecuentemente trato. No estuve muy preocupado por gran parte del material de ilustraciones, sino simplemente desarrollar la importancia de este capítulo tremendo. Mateo 23.

Ahora, aquellos de ustedes que me conocen, que son parte de Grace Church, o que han escuchado cintas y radio, saben que me cuesta mucho trabajo cubrir muchos versículos en un mensaje. De hecho, soy conocido por pasar semanas en un versículo o dos, pero me gustaría en esta mañana simplemente avanzar más bien rápido, a lo largo de una porción grande de este capítulo y ver si por lo menos puedo identificar en sus mentes, algunos de los elementos muy cruciales de lo que estoy llamando el anti-modelo de liderazgo espiritual. El anti-modelo del liderazgo espiritual.

Aquellos de ustedes que han estado con nosotros en nuestro estudio de Filipenses, saben que, en las últimas tres semanas en Filipenses, hemos estado estudiando tres modelo de liderazgo espiritual. Pablo, Timoteo y Epafrodito. Filipenses, capítulo 3, nos da a estos tres hombres como ilustraciones de aquellos quienes en humildad y sin quejarse en circunstancias difíciles, manifestaron su salvación en servicio eficaz a Jesucristo. Son modelos magníficos de liderazgo espiritual. Y hemos pasado tres semanas, examinando esos modelos. En contraste a eso, como si fueran apartados de manera sobresaliente, quiero compartir con usted a partir de este capítulo el anti-modelo del liderazgo espiritual. Lo que un líder espiritual, no es. Y básicamente tengo dos razones para hacer eso. Una, estoy preocupado por la masa de líderes espirituales falsos en nuestro mundo en la actualidad. Y creo que es importante que entendamos este capítulo porque nos va a ayudar en reconocerlos. En otras palabras, nos va a ayudar a evaluar a aquellos que se presentan a sí mismos como líderes espirituales, y podemos evaluar si realmente son o no, legítimos.

Entonces, este capítulo va a proveer para nosotros, una guía para reconocimiento de líderes espirituales. En segundo lugar, no solo provee reconocimiento sino instrucción. Y a manera de contraste, conforme vemos lo que un líder espiritual no debe ser, por lo tanto, vamos a entender lo que un líder espiritual debe ser. Y entonces, si podemos vamos a voltear la mesa un poco en nuestra manera de pensar, y vamos a ver lo que Jesús condena y conoceremos entonces lo que él exalta, lo que él reconoce. Habiendo visto la naturaleza de un líder falso, podemos entender a manera de contraste, la virtud de un líder espiritual verdadero.

En una ocasión estaba en una entrevista con Paul Moyer, quien está en la televisión KABC, y me hizo una pregunta que siempre me ha hecho pensar, porque pensé que fue una pregunta tan incisiva. Él me dijo en medio de todos los escándalos que están pasando en el cristianismo, él dijo, ¿Por qué es que ustedes no vigilan como policía su movimiento? ¿acaso, no hay alguien que está a cargo? ¿Cómo puede permitir que este tipo de personas desacredite a las buenas personas en el cristianismo?

Y entonces, si puedo en esta mañana me gustaría permitir que el Señor Jesucristo en sus propias palabras, vigile como policía nuestro movimiento, al ayudarnos a tener una guía mediante la cual podemos evaluar la verdad o farsa de alguien. Y también un contraste mediante el cual podamos evaluar nuestro propio estándar para el servicio espiritual. Ahora, es obvio que siempre ha habido falsos profetas, predicadores falsos, maestros falsos, líderes falsos, pastores falsos, inclusive cristos falsos como leemos de esto en el Nuevo Testamento. Ciertamente Jeremías los identificó, ciertamente Jeremías los señaló, “los profetas que profetizan falsamente”. Ezequiel los señaló, “esos profetas necios que seguían su propio espíritu.”

Jesús los señaló como “falsos profetas, falsos cristos, que muestran grandes señales y maravillas.” Pablo los señaló como “mentirosos e hipócritas, que están promoviendo doctrinas demoniacas, generadas por espíritus engañadores.” Pedro habló de ellos como “aquellos que de manera encubierta meten herejías destructivas. Son como perros que comen su propio vómito,” dijo él. Juan habló de ellos como “muchos anticristos que ya existen.” Judas los llamó, “soñadores engañados que contaminan la carne, manchas en sus ágapes. Costras y manchas.”  Siempre ha habido pastores falsos. Siempre ha habido aquellos que son un gran peligro para el pueblo de Dios. Jesús dijo, “guardaos de los lobos vestidos de ovejas.” No quiso decir, lobos vestidos de ovejas. La ropa de las ovejas es lana, y la túnica de lana era la vestimenta del profeta. Como Zacarías dijo, “usan lana para engañar.” NO están vestidos como ovejas, están vestidos como pastores, y son falsos.

Y después en Juan capítulo 10, Jesús habló del verdadero pastor, y habló del rebaño. Y él dijo que hay ladrones que no son pastores verdaderos, que tratan de subirse y meterse y destruir a las ovejas. En Hechos capítulo 20, el apóstol Pablo dijo, “porque yo sé que después de mi partida entrarán lobos rapaces que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres perversos.” Siempre la inevitabilidad. Y entonces Pablo dijo, “Por tres años no he dejado de amonestaros día y noche con lágrimas.”

Pero de todas las porciones de las Escrituras que tratan con estos falsos maestros, ninguna es más incisiva, ninguna es más directa, ninguna los presenta en un enfoque más claro, y ninguna presenta un juicio tan penetrante y completo como Mateo 23. Y estas palabras parecen ser las palabras más fuertes, más duras, más directas y amplias en contra de los falsos maestros en las Escrituras. Y eso bien podría ser claro porque fueron habladas por nuestro Señor, en contra del ataque más grande que el infierno jamás había acumulado, este es el ataque de tres años en contra del ministerio de Jesucristo. Bien podría ser que este fue el ataque más grande de la doctrina falsa, y la enseñanza falsa hasta este punto en la historia del mundo. Ciertamente esta es la denuncia más grande de falsos maestros en las Escrituras.

Ahora, quiero darle un poco de trasfondo. Es la época de la pascua, Jesús dentro de poco va a estar en la cruz, en cuestión de días. Él ha ido al templo, en el templo él ha entrado en conflicto con los líderes religiosos, esto es los escribas y los fariseos. Los fariseos eran la secta legalista de judíos que creían en salvación por obras. Eran legalistas fundamentalistas. Dentro de los fariseos había un grupo conocido como los escribas, quienes eran los expertos en la ley. Eran expertos farisaicos de la ley. Habían diseñado un sistema judaico apóstata, en el que la salvación era ganada por los méritos personales de uno.

Es a ellos a quienes Jesús trae este mensaje, este es el último sermón que jamás predicó el Señor, de manera pública. El resto de sus conversaciones son con los discípulos a partir de este punto. Él les da este mensaje en el templo, en donde él ha estado en un conflicto continuo con ellos. Él les ha dado parábolas que hablan de su juicio. Ahora él es directo. Él da el mensaje a oídos de los escribas y los fariseos, porque después de todo es dirigido a ellos. Pero también lo presenta a oídos de la multitud, porque actúa como una advertencia para ellos, para darle la espalda a estos líderes falsos. Además, él lo presenta a oídos de los discípulos, porque ellos deben ser los maestros verdaderos a quienes la gente debe buscar.

Entonces los discípulos están ahí, la multitud está ahí, los escribas y los fariseos también están ahí. Y el versículo 1 entonces dice, “Entonces hablo Jesús a la gente y a sus discípulos diciendo: en la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.” En ese punto vamos a detenernos por suficiente tiempo, para decir que él dirige el mensaje a los escribas y a los fariseos en el sentido de que ellos son el tema, mientras que hay una audiencia mucho mayor. Este es un juicio en contra de ellos, pero más que ello, es una advertencia para el resto de la multitud, pero más que eso, es un llamado a esa multitud advertida para seguir a sus discípulos, quienes son los portadores de la verdad y la justicia.

Ahora, básicamente él se concentra en dos cosas: su virtud y su condenación. Y quiero decirle que aquí tenemos tanto una guía para reconocer a falsos maestros, como también un estándar en el sentido negativo de lo que un siervo verdadero y fiel de Dios debe ser. Veamos en primer lugar, su virtud. Y cómo dije, no vemos a tener tiempo para escarbar en todos los detalles, vamos a movernos de manera más bien rápida. Pero le voy a dar seis marcas de líderes espirituales falsos, que serán una guía para usted en la actualidad, tanto como lo fueron en ese entonces.

Número uno, los líderes espirituales falsos, los predicadores y maestros falsos, carecen de autenticidad. Carecen de autenticidad, versículo 2 dice, “En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.” Cátedra, o la silla de Moisés. Cada sinagoga tenía una silla o asiento especial, la silla de Moisés. Era una silla ocupada por la autoridad legal de la ley, la autoridad suprema de la ley. El maestro supremo en esa sinagoga, en esa comunidad se decía que él estaba sentado en la silla. Tenemos la misma situación en la actualidad en las universidades. Hablamos del que ocupa la silla o el asiento de filosofía, o el asiento de ciencias, o el asiento de historia, o una silla de literatura. Lo que queremos decir con eso es el experto que guía, él sabe de educación, que se sienta en ese asiento de autoridad primordial.

Tenían en la sinagoga eso también, estaba el asiento de Moisés, es la silla de autoridad. La palabra cátedra es, por cierto, catedra, la iglesia católica romana dice que cuando el Papa habla para Dios, él habla ex catedra. A partir del asiento de autoridad. Y entonces, esto era típico de la sinagoga. Había una silla ocupada por el experto de la ley que guiaba ahí. No siempre pudo haber sido una silla literal, pero es vista como una posición de autoridad. Ahora, el punto que quiero que observe en el versículo 2, es que los escribas y fariseos se han sentado a sí mismos en la silla de Moisés. El punto es que ellos se colocan a sí mismos ahí. No hay llamado de Dios aquí, no hay autenticidad, son usurpadores auto-designados, que tomaron el lugar de autoridad y trataron de mantener a todo mundo que amenazaba esa autoridad, fuera de ese lugar.

Lo único que tiene que hacer es leer los evangelios un poco, y va a descubrir que los fariseos se volvieron inmediatamente violentos y hostiles a Jesucristo, ¿por qué? porque la enseñanza de Jesús amenazaba su autoridad. El primer sermón registrado en los evangelios es Mateo 5 al 7, el sermón del monte. Ellos respondieron al decir, él hablaba como uno que tenía, ¿qué?, autoridad. Hubieron muchas, muchas personas, en posiciones de autoridad, amenazados por la enseñanza clara, precisa, poderosa, dramática, dinámica de Jesús.

De hecho, en Lucas 4 cuando él vino a Nazaret, y él se puso de pie y leyó de Isaías, y habló en términos de una explicación y un cumplimiento de lo que Isaías dijo, estuvieron tan amenazados por su mensaje, tan amenazados por su poder y autoridad que los sacaron de ahí al borde de un monte, y lo habrían matado si él no hubiera escapado de ellos. Jesús en Juan 15:16 le promete a los suyos que ellos van a tener persecución van a tener problemas, que el mundo los va a aborrecer porque el mundo lo aborreció a él, y después en el capítulo 16, versículo 2 él dice “el día vendrá cuando los van a sacar de las sinagogas.” ¿Por qué? porque su veracidad y su autenticidad será una amenaza en contra de su autenticidad usurpada. Y lo hicieron. Lo hicieron con Pablo. Pablo fue una amenaza tremenda para ellos. Y lo hicieron con los otros apóstoles.

Los líderes espirituales falsos siempre son expertos auto-designados. No son llamados por Dios, no son ungidos por Dios, no están preparados apropiadamente, no están ordenados apropiadamente dentro de la comunidad de aquellos que se aferran a la palabra de Dios como preciada y viven por la verdad bíblica.  No rinden cuentas a nadie, existen en una identificación auto-designada. Es lo que Jeremías dijo, cuando él dijo, “ellos van, pero no fueron enviados. Predican, pero Dios no les dio el mensaje.”

Entonces, todos aquellos que dicen que son los voceros de Dios, deben ser examinados cuidadosamente para ver si son dotados por Dios, llamados por Dios, si son fieles a la Palabra de Dios, capacitados por el Espíritu de Dios de tal manera que hay autenticidad. Digo, debemos enfrentarlo, los charlatanes religiosos en nuestra sociedad están por todos lados. Cualquier persona que quiere puede aparecerse en la escena, convertirse en el profeta auto-designado, decir lo que él quiere y va a tener a una multitud de seguidores.

Leí el otro día esto que apareció en el periódico: “Somos una fe que está creciendo rápidamente, y que estamos buscando de manera activa miembros nuevos que crean lo que nosotros creemos, que todos los hombres deben buscar la verdad, a su propia manera, por la manera en la que ellos consideren apropiada. Como un ministro de nuestra fe, usted puede establecer su propia iglesia, solicitar el quedar exento de impuestos de propiedad y otros, realizar matrimonios y ejercer todas las facultades eclesiásticas y podemos decirle como. Obtener cantidades de efectivo considerables, por llevar a cabo obra misionera. Algunas compañías de transporte, hoteles y cines, inclusive le van a dar a los ministros, costos reducidos. Recibid el paquete entero por $100 dólares.” Esta ordenación ha sido declarada como legal y válida en cualquier lugar en el país. Pero en ningún lugar en el Reino. Simplemente más de lo mismo de siempre, y está en todos lados. Pero el pastor verdadero, el pastor verdadero es auténtico, y llamado por Dios, dotado por Dios, confirmado por la iglesia, piadoso en su virtud, fiel a la palabra.

En segundo lugar, ellos son condenados con respecto a su virtud, no solo porque carecían de autenticidad, sino que carecían de simplicidad. Y se hace referencia a esto en el versículo 3, dice, “Así que, todo lo que os digan que guardéis guardarlo y hacedlo.” Ahora, ¿por qué dice él eso? ¿por qué es que Jesús dice, hagan lo que les dicen? Porque él está hablando en referencia a la silla de Moisés. Si ellos están sentándose en la silla de Moisés, y están enseñando la ley de Dios, entonces, hagan lo que ellos dicen. Hagan lo que dicen. La implicación de eso es que, cuando alguien habla la palabra de Dios, él habla como el ministro verdadero de Dios debe hablar, y la verdad de Dios. Inclusive en la boca de un falso profeta, no deja de ser la verdad. ¿No es cierto?

La palabra de Dios en la boca de un mentiroso, no deja de ser la palabra de Dios. Y entonces él simplemente está diciendo, que la palabra de Dios es el mensaje. La palabra de Dios es lo que importa. inclusive ellos, si hablan la palabra de Dios hablan la verdad que ustedes deben hacer. El problema era claro, que no se limitaron a eso. Hablaban la ley de Moisés, tomaban la silla de Moisés y hablaban la palabra de Dios. Y en la sinagoga ellos leían la palabra de Dios. El problema era que carecían de simplicidad, habían ido mucho más allá de la palabra de Dios.

Es dicho que los fariseos, solo los fariseos tenían cincuenta volúmenes de regulaciones de normas hechas por los hombres, además de la revelación del Antiguo Testamento. Carecían de simplicidad, no se quedaron con la palabra de Dios, y únicamente la palabra de Dios. Para ellos no era Sola Scriptura. Los líderes religiosos de Israel, no eran diferentes de muchos en la actualidad, que añaden a la palabra de Dios sus visiones, sus predicciones, sus revelaciones que exceden la palabra de Dios. Oí a un falso maestro en la televisión, hace dos días atrás, y él estaba diciéndole a la gente que él había recibido una nueva palabra de Dios. Y esa palabra de Dios es que ningún cristiano jamás, en ningún momento debe morir accidentalmente por la enfermedad. Usted nunca debe morir en ningún punto en el tiempo, hasta que usted quiera morir. En otras palabras, usted está en control total del momento en el que muere, cómo muere, en dónde muere, y porqué muere usted. Y si usted no está en control total de eso, entonces usted no está viviendo su vida cristiana al máximo.

Ahora, usted no encuentra eso en la Biblia. “Oh,” él dijo, “hay un versículo para eso.” El versículo es que Pablo dijo porque ahora estoy listo para ser derramado. Y que lo que Pablo estaba diciendo, en este momento me gustaría morir. Y esta es la razón por la que me gustaría morir, y así me gustaría morir, por favor mátenme. Es mi tiempo. Y él mandó todo en el mundo para que se uniera para que le quitaran su vida, y por lo tanto tenemos esa misma promesa, y cualquiera de ustedes que está muriéndose. Y después le dijo a todas estas personas, “No digas que fue la voluntad de Dios cuando usted murió, no digas que fue la voluntad de Dios cuando tu padre murió, no digas que fue la voluntad de Dios cuando alguien en tu familia murió. El Señor me ha mostrado que esa nunca fue la voluntad de Dios, que esa fue la voluntad de la persona, porque ellos quisieron la cosa equivocada en el momento equivocado.”

Bueno, eso ciertamente no es bíblico. Pero usted tiene a unas tres mil personas diciendo, “Oh, sí.” Usted puede ver a la iglesia mormona, no es solo la Biblia, es la Biblia más el libro del mormón: Las doctrinas y los pactos. Usted ve a la Ciencia Cristiana, es la Biblia más Ciencia y Salud y Clave a las Escrituras, y los escritos de Mary Baker Eddy. Y si ustedes ve los escritos de todas estas personas que se han apegado de una forma de secta, alguna interpretación rara de las Escrituras. Usted ve a personas en la actualidad que quieren añadir sus visiones y su revelaciones, interpretaciones privadas, profecías, muchas cosas más allá de las escrituras. Existe en la vida y ministerio de un líder espiritual verdadero una simplicidad, en que su contenido está confinado a la Palabra de Dios. Básico.

La tercera cosa que ellos carecían. Carecían de integridad, por favor, note el versículo 3 de nuevo. “Mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen y no hacen.” Carecen de integridad, dicen pero no hacen. En otras palabras, él dice, “cuando se sientan en la silla de Moisés y hablan la verdad mosaica, hagan lo que dicen. Cuando hablan la ley de Dios, hagan lo que dicen, pero no hagan lo que hacen. Porque inclusive cuando dicen la verdad, no la hacen, no tienen integridad. Ese es un asunto muy básico. Los líderes falsos siempre son corruptos en el interior, siempre. Lea cuidadosamente 2 Pedro capítulo 2, lea cuidadosamente la epístola de Judas. Hay afirmaciones monumentales ahí acerca de su corrupción interna.

Si usted añade eso a este capítulo, y algunos otros lugares en el Nuevo Testamento, usted encuentra una descripción de su falta de integridad que terminaría siendo algo así, son llamados levadura, son llamados sepulcros blanqueados, son llamados paredes blanqueadas, son llamados tumbas encubiertos por el pasto, son llamados vasijas rotas, cubiertas por escoria de plata, son llamados cizaña, son llamados lobos, son llamados pozos sin agua, falsos profetas, presuntuosos, bestias naturales brutas, que deben ser tomadas y destruidas, son llamados manchas de inmundicia y costras, inmorales, avaros, hijos maldecidos, nubes en una tempestad, para quienes las tinieblas están reservadas para siempre. Son llamados soñadores engañados, que contaminan la carne, manchas en vuestros ágapes, nubes sin agua, árboles sin fruto, doblemente muertos, arrancados por las raíces, son llamados olas salvajes del mar, produciendo la espuma de su propia vergüenza, estrellas errantes para quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre. Son llamados murmuradores, quejumbrosos, que andan conforme a su propia concupiscencia, con sus bocas hablando grandes palabras infladas, túnicas sobre pecado, y sensuales.

El punto es que sin importar lo que dicen, eso es lo que son. Eso es lo que son. Están llenos de vicio enmascarado, mantienen una bondad de teatro, pero no es una real, porque no tienen un refreno interno en contra de la carne. Pueden hablar la verdad de Dios de vez en cuando, como el reloj que no está funcionando pero todavía está correcto dos veces al día. Entonces, necesita usted ejercer mucho discernimiento. Entonces, carecen de autoridad, no tienen un llamado de Dios. Carecen de simplicidad, no están confinados a la palabra de Dios. Carecen de integridad, no viven lo que llaman a otras personas a hacer.

Cuarto lugar, carecen de empatía. Por favor, observe el versículo 4, “Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar. Y las ponen sobre los hombros de los hombres, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.” Suben las cargas, el retrato aquí es de un hombre quién ha cargado a su bestia de carga de manera cruel, con todo tipo de cargas en la espalda. Y los fariseos y los escribas eran así. Estaban colocando a la gente bajo un montón tremendo de reglas y normas, y demandas imposibles, dejándolos cargados sin esperanza, culpables sin esperanza, sin liberación, sin manera que pudieran encontrar consuelo. Y claro, la carga más pesada de todas era un sistema de justicia por obras. Amigos, cualquier persona en una religión falsa, cualquier persona bajo un maestro falso, quien está tratando de ganarse la salvación, tiene una carga insoportable que está apilada sobre él, por los líderes falsos.

También señala en el versículo 4, “No quieren moverlas.” La palabra, de hecho es ‘quitarlas’, ellos no quitan la carga. No hay empatía, no hay preocupación, no hay amor, son fríos son abusivos, usan a la gente, manipulan a la gente, mantienen a la gente bajo una carga tremenda de culpa. Sabe una cosa, la gente simplemente es ingenua para creer esto, es sorprendente. Esa ingenuidad no es nueva. ¿Se acuerda usted de 2 Corintios 11:20? Pablo aquí está hablando de los profetas verdaderos y falsos, obreros engañosos que se disfrazan cómo apóstoles de Cristo. El contexto es directo. Él dice en el versículo 13, estos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos que se disfrazan a sí mismos como apóstoles de Cristo.

Después en el versículo 20, él dice esto, “Ustedes toleran a cualquier persona si los esclaviza, si los devora, si se aprovecha de ustedes y se exalta a sí mismo, si les golpean el rostro.” ¿No es eso sorprendente? Ustedes lo reciben, digo. ¿Cuán sorprendente es que usted literalmente puede ser azotado por todo eso? Inclusive al punto en que si él le golpea en el rostro a usted, le recibe. ¡Es increíble cómo la gente termina hechizada bajo aquellos que los cargan con cargas absolutamente insoportables, de responsabilidad y culpa, y manipulación! No hay compasión en absoluto, en absoluto. Carecen de autenticidad, carecen de simplicidad, carecen de integridad, carecen de empatía, usan a la gente, abusan de la gente, la gente es manipulada para sus propias metas y para satisfacer sus propios fines.

Número cinco, carecen de espiritualidad. Versículo 5 dice, “Antes hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan su filacterias y extienden los flecos de sus mantos.” Ese es un versículo bastante interesante. Cuatro veces en el Antiguo Testamento a los judíos se les dice que amarren la ley de Dios a su frente y a su mano, cuatro veces. Los judíos entendieron eso. entendieron que eso era simbólico, de que la ley de Dios estuviera en tu mente, eso es pensamiento. Y tener la idea de Dios aplicada en tu acción eso es, la vida, eso es acción. Entonces, tener la ley de Dios amarrada a tu frente, significaba tenerla en el centro de tus pensamientos, teniéndola amarrada en tu mano significaba que estuviera en la médula de tu conducta. Todos ellos entendieron eso, pero alrededor del 400 AC algunos judíos decidieron que necesitaban hacer de ese principio interno de la ley de Dios en la mente y en la conducta, un acto externo.

Entonces, alrededor del 400 AC comenzaron a construir pequeñas cajas cubriéndolas con piel negra. Y en ellas metían cuatro porciones de las Escrituras. Dos de Éxodo capítulo 2, dos de Deuteronomio capítulo 2, las metían en la pequeña caja, la cubrían con piel, la amarraban a su cabeza, y la amarraban a su brazo, esas son llamadas filacterias. Las he visto muchas veces, cuando estaba volando a Israel con una carga entera en un avión, un 747 lleno de judíos ortodoxos. Vi mucho de esto, en cada escala que hicimos, todos se salieron y vieron hacia el este y se pusieron todas sus filacterias, y sus paños de oración. Usted todavía lo ve en la actualidad entre judíos ortodoxos en los Estados Unidos, particularmente en la ciudad de Nueva York dónde están, y en otras partes del mundo. La demostración externa de eso se convirtió en el asunto.

Ahora, lo que él está diciendo aquí es muy interesante. Por cierto, cuando ellos amarraban las pequeñas tiras alrededor de su brazo y su cabeza y en todos lados, las amarraban en formas de letras hebreas y las letras hebreas juntas deletreaban Shaddai, el cual es uno de los nombres de Dios, El-Shaddai.

Entonces, es algo muy formal, externo, ritualista, que surgió alrededor de a partir del 400 AC y en adelante. ¿Por qué lo hacen? Bueno, observe lo que dice aquí. No solo hacen eso en el exterior, sino que esto es interesante, pues ensanchan sus filacterias. Ellos colocan una caja grande es su cabeza. ¿Por qué? para que la gente vea que devotos son ellos. Todo es externo. Todo es externalismo. Y también se les mandó en Números, capítulo 15, que pusieron flecos en sus mantos, ¿por qué? para que fueran señaladas como el pueblo de Dios. ¿Por qué es que Dios hizo eso? para evitar que se mezclaran con los paganos. Eran identificados fácilmente por el tipo de túnica que usaban, y tenían los flecos. Era un símbolo de su identidad judía, con el pueblo de Dios y de su compromiso con la ley de Dios.

Entonces, ahora cuando querían desfilar lo comprometidos que estaban con la ley de Dios, usaban flecos grandes y cajas grandes… ¡vean que espirituales somos!

Se convirtieron por cierto, en amuletos mágicos para mantener alejada la maldad. Y enseñaron inclusive que Dios usaba uno en su cabeza, lo cual es bastante sorprendente. Esta era una mera actuación externa, no tenían espiritualidad. ¿Sabe usted lo que dice en Judas 19? Estaban carentes del Espíritu Santo, estaban carentes del Espíritu Santo, no tenían al Espíritu Santo. No eran espirituales. Eso es mortal, porque no tenían manera de refrenar la carne. No tenían manera de refrenar su naturaleza caída. No tenían manera de controlar su pecado.

Entonces usted ve a estos líderes espirituales falsos, en grandes viajes de su ego, desfilando toda su santidad, desfilando toda su piedad, por fuera, pero la verdad es que el Espíritu no mora en el interior. Son corruptos, son todas esas cosas que les leímos hace un momento porque no tienen espiritualidad. Todo es como Gálatas 6:12 dice, una muestra en la carne. Y carecen de una virtud más.

Número seis, carecen de humildad, carecen de humildad. Versículo 6, “Y aman los primeros asientos en las cenas y las primeras sillas en las sinagogas.” Los asientos de honor estaban a la derecha y a la izquierda del anfitrión, y a ellos les encantaba estar a la derecha, y a la izquierda del anfitrión. Realmente estaban muy preocupados por eso. Digo, inclusive Jacobo y Juan fueron arrastrados por eso, ¿no es cierto? ¿Podemos por favor sentarnos a la derecha y a la izquierda en el Reino? le dijeron a Jesús. Esto era típico de aquellos que buscaban la preeminencia y la prominencia. Querían estar a la derecha y a la izquierda del anfitrión, querían saber lo que estaba pasando. Realmente estaban buscando importancia. Además querían sentarse en las primeras sillas, arriba en la plataforma elevada en la sinagoga, en dónde se sentaban y todos los dignatarios se sentaban ahí, y veían a la gente. Eso es lo que escogieron, eso es lo que les gustaba. Les gustaba ser elevados, y ser tenidos en alta estima a los ojos de la gente.

Ahora, esa es una razón por la que yo no me siento arriba en la plataforma, simplemente quiero quedarme lo más lejos posible de eso, que yo pueda. No es necesariamente malo sentarse en una plataforma, hago eso en muchos lugares a los que voy. Está mal tener la actitud de querer ser visto, y ser pensado como alguien santo y piadoso porque usted está allí arriba. Entonces, no estoy descartando el hecho de que está perfectamente bien que hay gente sentada en una plataforma, siempre y cuando sus corazones estén bien, ese es el punto. Pero sus corazones no estaban bien. Y soy un poco cuidadoso por mi propio corazón, para que no alimente eso. Pero carecieron de humildad, buscaron los lugares principales de respeto y de honor.

Después, observe si es tan amable, esto es muy interesante, versículo 7. “También amaban las salutaciones en las plazas.” Les encantaba que las gente los reconociera como dignatarios, querían títulos honoríficos. De hecho, los escritos rabínicos presentan directrices minuciosas acerca de cómo es que usted debía saludar a un rabino, cuando lo veía. Hay todo tipo de cosas que debía decir usted. Y por cierto, dice que debía ser tratados de manera superior a los reyes, algunos de los judíos escritos que he visto indican que en una ocasión la cadena de rabinos estaba teniendo un argumento con Dios, y tuvieron que escoger a un rabino muy especial para concluirlo.

Ahora, esa es una opinión exaltada de uno mismo, cuando un rabino tiene que resolver un conflicto que Dios no puede resolver. El ‘Mishnah’ dice y cito “Es algo más digno de castigo actuar en contra de las palabras de los escribas, que en contra de las palabras de las Escrituras.” Entonces, usted tiene la idea de cómo habían sido elevados en sus propias mentes. Tenían un sentido inflado de su propia importancia. Y esto era lo que les gustaba, les encantaba que los hombres los llamen ‘Rabí’, Rabí. Les encanta eso. ¿Qué significa eso? ¿quiere saber lo que en latín es? Doquere, de dónde obtenemos doctor. Les gustaba ser llamados ‘doctor’, porque eso los elevaba, eso los levantaba. Su Excelencia, sería otra manera de traducir eso.

Usted es superior, usted, grande. Les encantaba eso, buscaban eso. todavía hay personas así que nos rodean, buscan eso, quieren asegurarse de que usted no pierde el hecho de que son Doctor Alguien, o Excelencia Alguien, o Grande Alguien. Pero siempre ha habido una propensidad en un líder falso por buscar esa glorificación, esa prominencia. Esa es la razón por la que hay un mercado tan grande en los títulos para ser adquiridos de manera fácil, títulos de honor.

Después observe lo que dice también, él dice: “Aman que los hombres los llamen Rabí.” Rabí. Versículo 8, “Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí.” No anden por todos lados siendo llamados doctor, no anden por todos lados siendo llamados excelencia, grandioso, mente superior, gran maestro. Oiga, si usted llegó a decir algo que es verdad, lo recibió de su maestro, ¿verdad? Porque uno es vuestro maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.” Ahí está lo que nivela, todos somos hermanos. Ahí está lo que nivela. No podemos buscar nada más que eso. Hermano, John. Ese soy yo, simplemente John. Ahora, me da gusto cuando la gente es amable y conceden un título, y puedo entender el trabajo apropiado en círculos académicos, el trabajo apropiado en el ministerio que hace que uno sea honrado de manera cuidadosa. Y si el corazón está bien, ese no es un problema. Pero si el corazón está mal, eso es gasolina para el fuego. Es un asunto de corazón.

Entonces, él dice, “No sean llamados Rabí.” Y yo pienso que él pudo haber estado viendo a los doce, en este punto. Y después él dice, “No sean llamados líderes.” Les encantaba ser llamados ‘líder’, eso es ‘maestro’, ‘maestro’. Él dice, “Porque uno es vuestro maestro, el Cristo.” Antes, él dijo, “Uno es su maestro,” probablemente ese es el Espíritu Santo, versículo 9, “Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra. Porque uno es vuestro padre. Usted tiene a toda la Trinidad ahí. El Espíritu es un Maestro, Dios es su Padre, Cristo es su Líder, lo único que son, son hermanos. No tenga un concepto elevado de usted, y no vaya por todos lados demandando que todo mundo le de honor al llamarlo todas estas cosas.

Por cierto, en cierta manera, solo pasé rápidamente por el versículo 9. “Y no llames padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno es vuestro padre, él que está en los cielos.” Creo que algunas veces la iglesia católica debió haber borrado eso de la Biblia, porque es tan explícito, de manera absoluta. No llaméis padre vuestro a nadie. ¿Qué significa padre? Fuente, fuente, fuente de vida. Fuente de vida espiritual. Solo hay una fuente de vida espiritual, ese es Dios Padre. Solo un maestro verdadero, y la única vez en la que yo soy un maestro digno es cuando le enseño a usted exactamente lo que Él enseñó en la Palabra. Sólo hay un líder, y ese es el Cristo, no yo. Y mi liderazgo es inútil sino lo estoy guiando a usted a la voluntad de Cristo.

Entonces, todos somos nivelados en este punto. Pero ellos carecían de humildad. Él va a los discípulos entonces, en los dos versículos finales y dice, “El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” Aprenda la humildad. Ahora, que hemos visto. Seis características de un líder espiritual falso. Él carece de autenticidad, simplicidad, integridad, empatía, espiritualidad y humildad. Y todo lo que tiene que hacer para saber lo que un líder espiritual debe ser es voltear eso.

¿Cuál debe ser la característica de un líder espiritual verdadero? Autenticidad. ¿Qué significa eso? llamado por Dios. sentido fuerte de llamado divino. Confirmación por la iglesia. Afirmación por la iglesia de su don y su virtud moral y piedad. En segundo lugar, simplicidad. Debemos ser caracterizados cómo aquellos que están totalmente comprometidos con, y limitados con los parámetros de la Palabra revelada del Dios viviente. Ese es el comienzo y el fin de nuestro mensaje.

Integridad. ¿Qué significa eso? que el líder espiritual verdadero vivirá lo que él predica. Vivirá lo que él dice. Eso es integridad. Integridad significa algo que está completo, un íntegro es un número entero. De ahí viene esa palabra. No es una fracción, algo que está completo. Todas las partes están tocando, no hay incoherencias. Integridad.

También debemos ser marcados por la empatía. Aquellos de nosotros que servimos a Jesucristo con autenticidad, aquellos que sirven en simplicidad, con integridad, también deben ser empáticos. Debemos ser como Jesús de quien se dice de manera maravillosa, por el profeta. Y después citado de nuevo por Mateo 12, que la caña cascada no quebrará y el pábilo que humea no apagará. Entiende usted la belleza de esa afirmación. Un pastor tomaba una pequeña caña y la usaba para tocar una pequeña melodía. Pero debido a que la usaba una y otra vez, su saliva eventualmente la debilitaba y se suavizaba y comenzaba en cierta manera a romperse y ya no tocaba la armonía de manera apropiada y entonces él la rompía, y la desechaba. Y con mucha frecuencia había una mecha que estaba ardiendo en una lámpara de aceite, y la mecha llegaba al fin mismo y ya no quemaba con una flama que alumbraba, simplemente echaba humo. Y la caña cascada era desechada, y el pábilo que humeaba era desechado. Es descartar a las cosas frágiles. Jesús viene, y es dicho de él que la caña cascada él no quebrará, y el pábilo que humea él no apagará. Simplemente lo opuesto, él va a fortalecer a los cascados y él va a dar luz de regreso a los que humean. Ese es el ministerio de compasión. El ministerio de empatía. El ministerio gentileza que caracteriza al pastor verdadero.

Y después, en quinto lugar debemos ser marcados por la espiritualidad. Nuestra vida no es una vida de apariencia externa, sino que nuestra vida es una vida de poder interno. No es que agrandamos las cosas externas, no es como nos vemos por fuera. No es una apariencia pía, es un corazón controlado por el Espíritu de Dios, cosas básicas. Y finalmente, humildad, en contraste a la soberbia horrenda de los predicadores y maestros falsos, debemos tener una mansedumbre evidente, interna, manifiesta. Mansedumbre. Eso es todo. Nosotros que somos aquellos a quienes Dios ha llamado, debemos ser los dotados, los que son apartados por Dios, no auto-designados. Los que buscan servir, no ser servidos. Los que son fieles en la administración de nuestra vida y ministerio, ante la encomendación sagrada de las Escrituras. Los que no están inventando sus propias ideas, o dando sus propias opiniones. Los que son fieles en alimentar al rebaño, y no robar al rebaño.

Los que buscan mediante la mansedumbre y gentileza manifiestas de Cristo, no abusar del rebaño sino consolar y alentar al rebaño. Los que nos buscan honra para sí mismos, sino honra únicamente para Cristo. Los que no predican lo que no van a vivir, sino los que viven lo que predican. Pastores que saben que su humildad los hará útiles, y pastores que entienden que ni ellos ni su rebaño son de ellos, sino de Dios.

Después, en el versículo 13, llegamos a la división. Y a partir de aquí, tenemos no la virtud de estos líderes espirituales sino la condenación. Y únicamente voy a tocar esto de manera ligera, pero escuche con mucho cuidado porque el poder de esto es grande. Jesús los condena, y los condena por ocho pecados que ellos perpetran debido a este tipo de virtud, o ausencia de virtud. La ausencia de virtud no puede ser aislada de la conducta. Y esta es su conducta lo cual lleva a su condenación.

La primera cosa que hay que señalar es que están maldecidos. Cada una de esas maldiciones comienzan con una palabra ‘ay’. En el griego esa es una palabra interesante, tiene todas las vocales ahí, es ouaei, es onomatopéyica, es un gemido en el mejor de los casos. Expresa tristeza, dolor, ausencia de esperanza, y ese es su punto. Es como si Cristo está diciendo Uaaaj en tristeza y desesperanza, conforme piensa en su juicio inminente. Y ¿por qué va a ser juzgado el falso maestro?

En primer lugar, exclusión, exclusión. Versículo 13. “Más ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.” Exclusión. ¿Qué quiero decir? Mantienen a la gente afuera del reino. Esas son las herejías condenadoras que propagan. Sea que usted está hablando de los mormones, o de los testigos de jehová, o los de la ciencia cristiana, o los de la dianética, o la unidad o liberalismo, o lo que sea, cierran las puertas del cielo y abren la boca del infierno. ¿No es cierto? son culpables del pecado de exclusión, mantienen a la gente afuera del reino. Una contradicción aterradora en el servicio espiritual, porque nosotros somos los que debemos guiar a la gente al reino.

Esa es la razón por la que Jesús dice en todo el ministerio que él tuvo con sus discípulos y en los cuarenta días después de su resurrección, Hechos 1 dice, los habló de cosas pertenecientes al reino, ¿por qué? ¿por qué? porque ellos tenían un ministerio que congregaba gente para el reino. Estos falsos maestros excluyen a la gente del reino. Ellos no están adentro del reino y cierran la puerta para aquellos a los que influencian.

En segundo lugar, son culpables del pecado de explotación. Mientras que hay algo de discusión acerca de que él versículo 14 debe estar en el texto, lo vamos a ver y lo vamos a aceptar como un versículo que está aquí, dice, “Hay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas, porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones. Por esto recibiréis mayor condenación.” Ustedes se presentan como esta persona pía, que ora de manera larga, y es espiritual y ustedes se aprovechan de las viudas. Ustedes están explotando a la gente. Explotación. Aprovechándose de la gente pobre, aprovechándose de la gente en necesidad, recibiendo dinero de las viudas.

¿Diría usted que todavía esto es característico de los falsos maestros? Más vale que lo crea. De acuerdo con las estadísticas que he visto, y olvido el número exacto. La mayoría de dólares siendo enviados a los maestros falsos, típicos, que se están moviendo por este país, están saliendo de mujeres mayores, muchas de ellas de más de sesenta años de edad. Muchas de ellas en una situación de viudez. Y ese es un pecado vil, para alguien que se presenta a sí mismo como el siervo de Dios que viene a satisfacer las necesidades de la gente, para explorarlas por causas de vicios personales.

En tercer lugar, son culpables del pecado de perversión. No solo exclusión y explotación, sino perversión, versículo 15. Hay de vosotros escribas y fariseos hipócritas, porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, o un convertido, y una vez hecho le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros. Él entra como un convertido y se convierte en un pervertido. El punto es este, ustedes corrompen a toda persona que viene a ustedes. Ustedes no tienen un ministerio apropiado de conversión, es un ministerio de perversión. Ustedes no convierten a la gente, ustedes la pervierten. Alguien que viene a ustedes, y debemos enfrentarlo, los maestros falsos atraen a los que están quebrantados, a los que están lastimados, a los que están sufriendo, los que están cuestionados, a los que están dudando, a la gente que está luchando, la gente con una voluntad débil, la gente que tiene todo tipo de problemas que no puede resolver, que está luchando con las demandas de la vida. Y los traen, y en lugar de llevarlos al Dios verdadero, los hacen pervertidos dos veces más hijo del infierno, que ellos mismos. ¿Quién es un hijo del infierno? Uno cuya virtud o ausencia de virtud y obras hacen que merezca el infierno.

En cuarto lugar, son culpables de rebelión. Versículo 16 y en adelante, y no voy a leer todo esto debido al tiempo, pero simplemente describe como ellos habían inventado este sistema de juramentos, usted sabe, y querían mentir, es básicamente el meollo. Querían mentir. Pero sabían que era una cosa muy seria mentir. Entonces desarrollaron un sistema rebelde, sutil de mentiras en base a juramentos y se volvió tan complejo como esto, versículo 16, “Decid, si alguno jura por el templo no es nada, pero si alguno jura por el oro del templo es deudor.” Entonces, digamos que un hombre quiere que usted haga una promesa, y usted no quiere guardar la promesa, entonces usted dice, “juro por el templo, guardar esa promesa.” Bueno, usted no tiene por qué guardar eso porque de acuerdo con el sistema, si usted jura por el templo, no tiene que guardar esa promesa. Es como cuando usted cruzaba sus dedos detrás de su espalda, cuando usted tenía seis años de edad, y usted le dice a su amigo, usted va a hacer algo que usted sabe que no va a hacer. Y cuando él dice, “no lo hiciste,” usted decía, “Sí, pero tenía mis dedos cruzados.” Es el mismo tipo de sistema.

Entonces tenían algunas cosas por las que era obligatorio jurar, algunas cosas que no eran obligatorias, y usted podía mentir como quisiera, y siempre y cuando usted estuviera jurando por algo que no era obligatorio, estaba bien. Entonces, lo que ellos habían hecho era que habían pervertido la verdad de Dios, al desarrollar un sistema que les permitía vivir en pecado, y no violar de manera categórica su código moral que ellos habían definido. Entonces, son condenados por exclusión, explotación, perversión, rebelión.

Número cinco, inversión. Voltear algo, eso es inversión. Observe el versículo 23, “Hay de vosotros escribas y fariseos hipócritas, porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino.” Dice usted, ¿qué es eso? yerbas. ¿Sabe usted lo que es la hoja de una menta? Decían, si tenemos diez hojas de menta, damos una al templo. Es bueno. Si tenemos diez semillas de eneldo, le damos una al templo. Oh eso es bueno, maravilloso. Pero el problema es que han dejado lo más importante de la ley, la justicia, la misericordia, y la fe. Digo, esas son las cosas grandes. Han invertido todo, no le han puesto atención a la justicia, a la misericordia, y la fidelidad, pero están contando semillas de hierbas en la cocina, usadas para sazonar sus cenas. ¡Es ridículo! Hacer de las cosas pequeñas algo grandes y de cosas grandes, insignificantes. Invirtiendo los patrones divinos, las prioridades divinas.

Realmente es algo triste en que pensar. Descuidaron las cosas que realmente importaban, le pusieron atención a las cosas que no importaban en absoluto. Él dice, “deben cuidar las cosas pequeñas, pero no descuidar las otras cosas, no importan moralmente, ni siquiera son algo que importen. Eso es realmente se apareció en el incidente en el libro de Mateo, en dónde Jesús dice, “Deben cuidar de sus padres,” el sermón del monte, pero cuando llegue el momento de darle a sus padres, dicen, “No es ‘corban’, es ‘corban’. Lo sentimos” ¿Qué quiere decir eso?  Corban significa dedicado a Dios. ¿Por qué decían eso? “Oh, ya se lo he dedicado a Dios, ya se lo he dedicado a Dios, no se lo puedo dar a ellos.” Eres una persona cruel, fría, ni siquiera satisfaces las necesidades de tus padres, y tu de manera piadosa dices, “Oh, se lo he dedicado a Dios, se lo he dedicado a Dios,” y la implicación es, que al decir que se lo has dedicado a Dios, juraste que se lo darías a Dios, nada más que juraste por el templo lo cual no contó. Entonces, no tienes la intención de entregárselo a Dios, ¡farsante! Pero en eso estaban metidos. Inversión de la prioridad divina.

En sexto lugar eran culpables de extorsión, versículo 25, después de oh, versículo 24 tengo que hacer un comentario de eso. Dice, “Guías ciegos, coláis el mosquito y tragáis el camello.” ¿Saben ustedes que literalmente hacían eso? no la segunda mitad, pero la primera mitad. ¿Saben que algunos de ellos tenían tanto miedo de ingerir a un insecto muerto en su cuerpo, debido a la ley que ellos habían prescrito, que hay evidencia que indica que cuando ellos tomaban vino, lo aspiraban por sus dientes, así…ffff para que pudieran filtrar a los mosquitos. Ahora, habían mosquitos en el vino, porque habían mosquitos en las uvas y cuando hacían las uvas y cosas así, podían terminar siendo aplastadas ahí. Entonces, tomaban así y se quitaban a los mosquitos de sus dientes. Entonces el Señor dice, “Ustedes cuelan al mosquito, y después se tragan al camello.” Muy vívido.

Después, versículo 25, extorsión. “Hay de vosotros escribas y fariseos hipócritas, porque limpiad lo de afuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. Observe, si es tan amable, que eso es tan característico de los falsos maestros, son ladrones. Robo, la palabra griega para robo es harpage, significa saqueadores. Es la palabra para saquear, para violar, no es un término para un ladrón cuidadoso que viene en la noche, y saca algo y usted no sabe que él ha estado ahí. Es el saqueador, el ladrón abierto. Entonces, se ven tan escrupulosos, y limpios por fuera, son violadores, son ladrones, son saqueadores. Y debido a su extorsión, debido a que han dañado tanto a otros, por causa de satisfacer sus deseos personales, son ladrones para satisfacer sus deseos personales. Ellos, versículo 26 dice, “Fariseo ciego, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato para que también lo de fuera sea limpio.” Comience desde adentro, comience desde adentro para terminar afuera.

Número siete, son condenados por engaño. versículo 27. “Hay de vosotros escribas y fariseos hipócritas, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera a la verdad se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros, por fuera a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.” Esto es muy vívido, hay tumbas por todo Jerusalén, esto es pascua, muchas personas en la ciudad, mucha gente apretados unos contra otros, muchos extraños en la ciudad, que podrían no saber en dónde estaban las tumbas. Entonces, de manera típica cada año, antes de la pascua, iban por toda la ciudad y blanqueaban todas las tumbas, porque tocar una tumba era volverse inmundo. Usted no quería volverse inmundo en la pascua, obviamente.

Entonces, iban por todos lados y blanqueaban todas las tumbas en el tiempo de la pascua, para que la gente que estaba llegando a la ciudad pudiera verlas y no tocarlas. Y entonces, él está viendo en ese momento mismo, el templo quizás y él puede ver las tumbas ciertamente, si él podía ver por la parte de atrás del monte del templo. El podía ver que el monte de los olivos era un lugar en dónde habían tumbas, sabemos eso. Pero, no obstante el simplemente está diciendo ustedes se ven blancos y brillantes y puros, y limpios por fuera, la realidad es que en el exterior están llenos de huesos de hombres muertos, podridos, viles, carne putrefacta, carne en descomposición. Engaño. Serán condenados por su engaño, han engañado a la gente, han engañado a la gente.

Y después, finalmente, pretensión. Son culpables del engaño, como también de extorsión, como también de inversión, rebelión, perversión, explotación, exclusión, la última palabra, pretensión. Versículo 29, “Ay de vosotros escribas y fariseos hipócritas, porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos. Y decís, “si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas. No somos como ellos. Oh, somos mucho mejores que nuestros ancestros.”” Pretendían ser mejores de lo que eran, pretendían ser tan santos, mejor que sus padres, “Pueden confiar en nosotros. Oh, ha habido líderes falsos en el pasado, profetas falsos en el pasado, pueden confiar en nosotros, nosotros representamos a Dios.” Escuche, no lo crea. No son mejores que el pasado, los hombre malos, le dice Pablo a Timoteo, “irán de mal en peor.”

Y cómo es que Jesús responde a eso. Él responde de esta manera. Versículo 31, “Así que dais testimonio contra vosotros mismos de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.” ¿Cómo hicieron eso? ¿Cómo dieron ellos testimonio de que eran peor que sus ancestros? Le voy a decir porque, sus ancestros mataron a los siervos de Dios, estos hombre estaban a punto de matar, ¿a quién? al Hijo de Dios. Y entonces, en el 32 él dice, “Vosotros también llenáis la medida de vuestros padres.” Complétenlo, adelante. Y realmente él está diciendo, “Quítenme la vida. Quítenme la vida.” Y después él cierra nuestra pequeña sección, “Serpientes, generación de víboras, ¿cómo escaparéis de la condenación del infierno?” Muy serio.

Ahora, permítame concluir rápidamente. Cuando usted ve su ministerio como un siervo de Dios, usted no solo ve lo positivo sino que usted ve lo negativo. El modelo positivo como hemos visto, Pablo, Timoteo, Epafrodito. Lo negativo, como hemos visto, estos hombres. Recordamos que Dios nos ha llamado a la autenticidad, simplicidad, todas esas cosas buenas que hemos señalado. Se nos ha recordado que Dios nos ha llamado a no mantener a la gente afuera del reino, sino a traerlos adentro. Él nos ha llamado a no ser abusivos y a debilitar a la gente y ser crueles con la gente, sino a cuidar de los pobres y los necesitados, a no contaminar a nuestros seguidores sino hacerlos puros y santos conforme siguen nuestro patrón. A no crear un tipo de código religioso rebelde, que ataca la verdad bíblica, sino mantener en alto la verdad bíblica, a no invertir el orden divino de prioridades, sino enfatizar los asuntos más pesados de la ley de Dios, no las cosas diminutas. A no extorsionar, y usar y abusar de la gente, sino entregar nuestras vidas a favor de ellos. A no contaminar a todo que nos toca con la putrefacción de nuestra vida, sino a hacer santos a aquellos que se acercan, y ciertamente no pretender ser algo que no somos.

Que Dios nos haga fieles. Uno, a reconocer a lo falso, y a respetar lo verdadero. Y ayudarnos a lo largo de esta porción en particular para ver lo que debemos ser. Permítame cerrar con Jeremías 23, simplemente escuche. Tres versículos. Jeremías 23:1 “Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño,” dice Jehová. “Por tanto, así ha dicho Jehová, Dios de Israel a los pastores que apacientan Mi pueblo. Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis. Y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras dice Jehová.” Voy a encargarme de ustedes por lo que le han hecho a mis ovejas.

Pero después él dice en el versículo 4. “Y pondré sobre ellas pastores, que las apacienten, y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas o ninguna se perderá.” Ese es el tipo de pastor que Dios quiere que seamos. Que no aterramos a los ovejas, sino que alimentamos a las ovejas. Que no perdemos a las ovejas, sino que guardamos a las ovejas. Que Dios nos haga líderes espirituales fieles. Inclinémonos juntos en oración.

Padre, pedimos que Tú te muevas en nosotros, ayúdanos a decirle sí a Tú Espíritu Santo conforme Él nos llama a una vida de servicio fiel. Seamos pastores, líderes laicos, diáconos, obreros en la iglesia, cristianos fieles. Señor ayúdanos, ayúdanos a ser todo lo que has querido que seamos, cuando tú diste este mensaje. Y sin duda alguna, a manera de contraste, estabas mostrándole a los discípulos lo que hemos visto hoy. No sean así, por otro lado, sean lo opuesto. Ayúdanos a ser fieles, para que Tú puedas usarnos para Tú gloria. En el nombre de Jesús. Amen.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2019 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar