Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Romanos capítulo 8. Y estamos viendo los versículos 28 al 30, como la sección en la que estamos en este gran, gran capitulo. Hemos estado estudiándolo por unos cuantos meses, y hemos estado discutiendo el hecho de que este capítulo nos asegura de que nuestra salvación es eterna. Tantas personas se preguntan y debaten acerca del asunto, si usted puede o no perder su salvación. Ha sido un tema que ha dividido al cristianismo entero en dos lados. Como lo estábamos señalando la última vez, aquellos que se llaman a sí mismos calvinistas, y aquellos que se llaman a sí mismos arminianos.

Y este ha sido un asunto serio en medio de la historia cristiana, y es triste porque el texto de este capítulo es tan claro acerca del asunto de la seguridad de un creyente. De hecho, estos tres versículos, versículos 28, 29 y 30 realmente resumen la afirmación más poderosa de la seguridad en toda la Biblia. El versículo 28 dice:” Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es a lo que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a estos también llamó. Y a los que llamó, a estos también justificó. Y a los que justificó, a estos también glorificó.”

Esto dicho de manera suave, es una porción monumental de las Escrituras. Y estos tres versículos garantizan sin variación, sin lugar a dudas, y sin excepción, la gloria final de todos aquellos que son salvos. Ahora señalamos en el versículo 28 que la palabra ‘bien’ se refiere a la gloria final. Dios hace que todas cosas les ayudan a bien, en conjunto para bien, bien siendo esa gloria eterna, la cual ha sido el tema de su discusión en el versículo 18. Ahora, esa gloria definitiva es predeterminada por Dios, y Dios desarrolla y se encarga de que se cumpla. Todo eso en cierta manera se resume al final del versículo 28, en la frase, ‘conforme a Su propósito’.

Dios hace que todas las cosas operen en conjunto para nuestra gloria eterna, porque eso es lo que Él ha determinado que sea su propósito. Su propósito fue salvarnos de manera definitiva. Estamos seguros para siempre, porque así es como Dios lo planeo. Y hemos estado diciendo que el Hijo, mediante su intercesión sumo sacerdotal, la asegura, y el Espíritu mediante Su intercesión la asegura. Ahora, al llegar a lo versículos 29 y 30, comenzamos a leer la explicación de la frase ‘conforme a su propósito’. Toda su vida está operando hacia su gloria eterna, si usted es un creyente. El Espíritu Santo está intercediendo por usted, versículos 26 y 27.

El Señor Jesús, está intercediendo por usted, versículo 34. Él está a la diestra de Dios intercediendo por nosotros. Y el Espíritu está intercediendo por nosotros, para que seamos llevados a la gloria, y el Hijo está intercediendo por nosotros para que seamos llevados a la gloria, porque ese es el propósito de Dios. Entonces, todo miembro de la Trinidad está involucrado en cumplir el propósito divino, para que aquellos de nosotros que creemos seamos llevados a la gloria. Ahora, al llegar a los versículos 29 y 30, ya hemos hablado de algunos de los elementos en esta sección en particular, de las Escrituras. Queremos en cierta manera, terminar esto en esta noche.

Y queremos hablar del pre conocimiento, predestinación en particular, y como eso nos lleva a la promesa y la garantía de la gloria eterna. Conforme hablamos del pre conocimiento, conforme hablamos de la predestinación, estas son verdades muy profundas, y conforme tratamos de entenderlas con nuestras mentes limitadas, conforme tratamos de entender el propósito de Dios, tenemos que recordar que estamos embarcados en un viaje que nos lleva a una esfera de verdad, para la que no estamos equipados de manera completa. En otras palabras, tenemos que reconocer desde un principio que vamos a llegar a profundidades bastante profundas, y esto va más allá de nuestro entendimiento.

De hecho, vamos a ir mas allá de nuestra capacidad para comprender, vamos a embarcarnos en un viaje a la infinidad divina del propósito eterno, y no hay una búsqueda más elevada que existe y tenemos limites, realmente, hasta donde podemos llegar. Ahora, quiero que entienda algo desde el principio, es absolutamente imperativo que usted entienda que cualquier limitación en esta doctrina, cualquier limitación en el entendimiento de esta doctrina, no es la limitación de Dios, sino la suya. No es algo vago para Dios, Él no está confundido en absoluto por ella, no es contradictorio para Él, Él entiende de manera perfecta. La limitación no es de Dios, no es Su entendimiento ni Su revelación las que están limitadas, la limitación es nuestra.

Entonces, cualquier intento de que acusemos de alguna manera a Dios de que sea no claro o injusto, es una tentación para ser profanos. Es una tentación para ser blasfemos. Cuestionar la sabiduría de Dios es pecaminoso. Cuestionar la justicia de Dios es pecaminoso. Cuestionar el amor de Dios es pecaminoso. Lo único que necesitamos cuestionar, es lo frágil que son nuestras mentes. Cualquier cuestionamiento de la sabiduría de Dios, o su justicia, o amor, es ridículo. Él es perfectamente sabio, perfectamente justo, perfectamente amoroso, y su plan está de acuerdo con todas esas perfecciones. También quiero recordarle que usted no debe llegar a ninguna conclusión antes de que usted realmente llegue al entendimiento completo de esta doctrina increíble.

Voy a tratar de darle tanto como puedo darle, para llevarlo a donde usted puede llegar intelectualmente con nuestras mentes finitas, como dije, tenemos límites. Pero usted no debe darse por vencido demasiado rápido, hasta que usted haya entendido esta verdad tremenda en el equilibrio que creo que es presentado en la Palabra de Dios. Debemos creer exactamente lo que la Biblia dice, no más, no menos, y no diferente. Usted jamás debe inclinarse ante algún concepto absurdo, al comenzar su afirmación diciendo, bueno creo que así es como esto debe ser, o mi concepto de esto es este. Usted simplemente debe venir humildemente a la mente infinita sagrada de Dios.

Y reconocer que usted únicamente puede entender tanto, como Él le ha revelado a usted, inclusive eso, va a ser demandante para usted. La razón humana no es la corte en la que la doctrina de la predestinación será juzgada. La lógica humana no es el juez que está sentado ahí en el banco. El entendimiento humano no es un juzgado adecuado, ni siquiera el entendimiento humano colectivo es un juzgado adecuado, para emitir una decisión con respecto a la teoría de la predestinación. En ultimas, esta doctrina no puede ser reconciliada con la razón humana, no puede ser reconciliada con la lógica humana en toda su plenitud, y ciertamente no puede ser reconciliada con tendencias caídas.

El único momento, en el que usted va a llegar a encontrar paz al entender esta doctrina, es cuando usted la acepta por la fe, entendiendo sus limitaciones. Las de usted. Ahora, la verdad general dada por el Espíritu Santo mediante el escritor inspirado Pablo, es que Dios hace que todas las cosas nos lleven a la gloria eterna, porque así es como Él lo planeó. El versículo 31 dice, ‘Si Dios es por nosotros, quien contra nosotros.’ En otras palabras, si Dios quien es el poder supremo del universo, está cumpliendo este plan, ¿quien puede llegar a evitar que se cumpla? Respuesta: nadie. Estamos seguros eternamente, en el propósito de Dios.

En Efesios capítulo 1 se nos recuerda, en el versículo 4, al final del versículo: ‘en amor’, habiéndonos predestinado para ser adoptados como hijos mediante Jesucristo, para sí mismo, según el beneplácito de Su voluntad. Versículo 9, ‘según su beneplácito, el cual Él determinó en Cristo.’ Versículo 11, habiendo sido predestinados según Su propósito. Todo se remonta a Su propósito. Todo se remonta al hecho de que Dios es Soberano, Dios está en el trono. 2 Tesalonicenses 2:13 “Dios os ha escogido a vosotros desde el principio para salvación.” 2 Timoteo 1:9 “Nos salvó, nos llamó, con llamamiento santo, no según nuestras propias obras, sino según su propio propósito.”

Ahí está de nuevo, todo esto está encerrado en el consejo eterno de Dios, que Él mismo determinó desde antes que el mundo comenzara. Y esa es la razón, por la que como le dije la última vez, Juan 1:12 dice: “que hemos llegado a ser hijos de Dios, no por la voluntad de la carne, no por la voluntad del hombre, sino de Dios.” Diciéndolo, afirmándolo de manera simple, la salvación no ocurre por lo que usted decide. La salvación ocurre por lo que Dios ya ha decidido, todo está encerrado en Su propósito eterno. Y gran parte del evangelismo moderno en la actualidad, no entiende esto. Gran parte del evangelismo moderno, deja a la gente con la idea de que de alguna manera su destino eterno está basado en una decisión que ellos toman.

Las Escrituras francamente, tienen un énfasis bastante diferente. En primer lugar, un hombre no regenerado está muerto en delitos y pecados y es totalmente incapaz de responder al evangelio. El dios de este siglo ha cegado su mente, él es ignorante, él está cautivo al pecado, a tal grado que según 1 Corintios 2:14 dice: ‘el hombre natural, (este es un hombre no convertido) no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son locura y no las puede entender. No puede. Por sí mismo, él no puede tomar esa decisión. Es imposible.

En Juan capítulo 8, en el versículo 43, Jesús dice algo que creo que es muy importante, Él dice: ¿Por qué no entienden lo que estoy diciendo? (a los judíos que le estaban escuchando), es porque no pueden oír mis palabras. No pueden. ‘Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Y cuando él habla mentira, él habla de su propia naturaleza. Él es mentiroso y padre de mentiras, pero debido a que les hablo la verdad, no me creéis.’ No pueden. Ustedes pertenecen a Satanás, sus mentes están cegadas, están muertos en pecado, son esclavos a la iniquidad, son hombres naturales que no pueden entender las cosas de Dios. No puedes tomar esa decisión por ti mismo, es imposible. Esto tiene que ser iniciado por Dios. Juan, capítulo 6, si usted retrocede tan solo un poco, y esto es muy conocido, entonces no voy a pasar mucho tiempo aquí.

Juan 6, versículo 44, ‘Ninguno puede venir a mí, (Jesús dijo) a menos de que el Padre que me envió le trajere.’ Ninguno puede venir a mí si el Padre que me envió no le trajere, y yo le resucitaré en el día postrero. Esa es la misma promesa, usted no puede ser salvo, usted no puede tomar una “decisión” (entre comillas) por Cristo, a menos de que el Padre lo traiga a usted. Y a todo aquél a quien el Padre trae, Cristo lo va a resucitar para la gloria eterna. Nadie se pierde a la mitad. Este es el plan y el propósito de Dios desarrollándose en la historia redentora. En el séptimo versículo de Romanos 8, dice ‘la mente (esta es la persona no regenerada, de nuevo) la mente concentrada en la carne es hostil hacia Dios, y no se sujeta a sí misma a la ley de Dios, porque ni siquiera puede hacerlo.

Aquellos que están en la carne no pueden agradar a Dios. Como puede ver, cuando usted habla de la depravación humana, hablamos mucho de lo que la depravación humana es, la depravación humana, la depravación pecaminosa, no significa que todo mundo es tan miserable como puede serlo. Algunas personas básicamente, humanamente hablando, son mejores que otras, son más morales, más amorosas, más amables, hay más bondad en sus vidas y cosas como esas, no todo el mundo es tan malo como puede ser. Pero la doctrina de la depravación total, la depravación humana, el estado caído, no quiere decir que todo mundo es tan miserable como puede serlo, sino que todo mundo es totalmente incapaz de hacer algo para cambiar su condición pecaminosa.

Nadie va a venir y tomar una decisión por Cristo a menos de que Dios los atraiga, eso es esencial. El hombre no puede dar un paso hacia Cristo, hasta que Dios lo mueve en esa dirección, en línea con su propósito eterno. Entonces, este pasaje basa la seguridad de nuestra salvación no en lo que hemos decidido o decidiremos en el futuro, sino en lo que Dios decidió hace mucho tiempo atrás, en el pasado, antes de que el mundo comenzara. Y debido a que la salvación es su plan, y su propósito, en ultimas, por el amor de su Hijo, para que Él le dé una novia a Su Hijo, debido a que Dios escogió en salvar a algunos de la raza humana, para que fueran una novia para Su Hijo, Él es el que lo determinó, y Él es el que promete cumplirlo.

Es su plan, es su propósito, y será cumplido por su voluntad y su poder. Respondemos por fe, al impulso del Espíritu de Dios, eso es verdad, pero es Su propósito. Ahora regresemos a Romanos capítulo 8. Y con eso en mente, simplemente algunos elementos básicos para entender esto, vayamos al versículo 29. Hablamos del propósito de la salvación, hablamos de eso la última vez, únicamente lo voy a mencionar brevemente. El propósito de la salvación, según el versículo 29, de Romanos 8, es este: en primer lugar, que seamos conformados a la imagen de Su Hijo. Eso es que, el propósito de la salvación, desde el plan inicial de Dios, al final del versículo 28, ‘conforme a su propósito’.

¿Y cuál es su propósito? Que seamos conformados a la imagen de Su Hijo. Él quiso darle, como dije, una novia a Su Hijo, pero Él quiso darle a Su Hijo esta humanidad redimida, que pudiera reflejar su gloria, que, de alguna manera, sea conformada a Él. Hablamos de eso la última vez, fuimos salvos en esperanza y algún día seremos conformados a la imagen de Cristo, Filipenses 3:21. Tendremos el mismo cuerpo gloriosos que Él tuvo en su resurrección, seremos hechos como Él. De tal manera que el plan de Dios, desde la eternidad pasada no fue que iniciáramos, sino que termináramos. Esa es la razón por la que con frecuencia oímos la pequeña expresión, el Señor no ha terminado conmigo aún.

Él nos está llevando a lo largo de la justificación, y después hasta la glorificación. Y entonces, el primer aspecto del propósito de Dios es indicado, que seamos conformados a la imagen de Su Hijo. El segundo aspecto de este propósito es, para que Él, el Hijo, sea el primogénito, el primordial, el prōtotokos entre muchos que son como Él. Él quiso crear una comunión, Él quiso crear una hermandad, Él quiso crear a una humanidad entera redimida, que sería hecha como Jesucristo, para que Él fuera el primordial, uno entre muchos que se reflejara su gloria, para que la gloria del Hijo fuera el objetivo de la adoración de la humanidad redimida. Entonces hablamos del propósito, y ese es básicamente el propósito. Y eso es simplemente un repaso breve. En esta noche quiero hablar del progreso, el progreso. Esto es muy, muy importante. Regresamos al versículo 29 y al 30, para el progreso.

Conocemos el propósito, Dios determinó desde antes de que el mundo comenzara, desde antes de la fundación de la tierra, que Él salvaría a algunos a partir de la raza humana, para que fueran llevados al cielo, para que recibieran la imagen misma de Jesucristo, para que fueran tanto como Él, como la humanidad glorificada puede ser como la deidad encarnada, tanto como puede ser así. Para que fueran como Él, para que Él fuera el primordial entre muchos hermanos que pasaran para siempre sirviéndolo, honrándolo, exaltándolo, y glorificándolo. En otras palabras, fuimos salvos por causa de Cristo y no por nuestra causa. Hay algunos beneficios secundarios para nosotros, maravillosos, pero el propósito definitivo fue su gloria.

Ahora veamos como el plan se desarrolló en los versículos 29 y 30. Comienza a principio del versículo 29. “Porque a los que antes conoció, también los predestinó”. Ahora versículo 30, “Y a los que predestinó, a estos también llamó, y a los que llamó a estos también justificó. Y a los que justificó a estos también glorificó.” Ahí está la progresión. Vimos el propósito de la salvación, aquí está el progreso de la salvación. Y Pablo bosqueja el propósito eterno de Dios, que se está desarrollando en cinco pasos.

Pre-conocimiento, predestinación, llamado, justificación y glorificación. Es muy, muy importante que entendamos estos, porque ahora usted va a poder entender el progreso del propósito salvador de Dios desarrollándose. Tomemos el paso uno: ‘porque a los que antes conoció’, pre-conocimiento. Pre-conocimiento es el primero, este es el primero porque es el más elemental de estos pasos. Esto quiere decir que es el primero. Es el inicial, es el más esencial. El propósito de la salvación, el propósito de traer a hombres y a mujeres a la gloria eterna es que puedan manifestar la imagen de Cristo, es determinado inicialmente en pre-conocimiento. Ahora, ¿Qué significa eso? Cuando usted oye la palabra pre-conocimiento, ¿en qué piensa usted? ¿Qué significa eso?

Bueno, permítame darle algunas opciones. Algunas personas creen que significa ‘ver por adelantado’, ‘pre-visión’, significa que Dios, esto es para algunas personas un gran escape de la carga de la doctrina de la predestinación. Y quieren decir, bueno, esto es pre-visión. Dios debido a que Él es Dios, y conoce todo, pasado, presente, y futuro, puede ver a lo largo de la historia lo que todavía no ha sucedido y ver quien iba a creer, y Él podía ver quien iba a decidir por Cristo, y quien no iba a decidir. Y una vez que Él vio a lo largo de la historia y vio lo que todos nosotros íbamos a hacer, entonces Él predestinó a aquellos a quienes Él vio que iban a creer y ser salvos, en base a lo que Él vio que ellos iban a hacer.

Bueno, admito, es verdad, Él puede ver la historia antes de que suceda, Él puede escribirla antes de que suceda, y lo hace. Él conoce todo. El problema con esa doctrina es un problema muy serio. Y es este, el hombre impío e ignorante, ciego, incapaz de entender la verdad, incapaz de entender el evangelio, incapaz de comprender a Dios, incapaz de superar su iniquidad, quien odia a Dios, es el enemigo de Dios, ama su impiedad, está muerto en delitos y pecados, no puede tomar la decisión por Cristo. Eso es lo primero que tenemos que reconocer. En segundo lugar, aún si usted estuviera de acuerdo con que Dios simplemente vio lo que la gente iba a hacer, usted realmente no salva a Dios de alguna injusticia imaginaria.

Porque aún usted tiene que hacer la pregunta, si Él supo eso, y si Él supo que la gente iba a escoger en contra de Él e irse al infierno para siempre ¿por qué los creó? Y si usted dice que Él no tuvo poder alguno, si ellos fueron creados o no, usted realmente tiene un problema porque ahora usted tiene un dios que es menos que soberano, usted tiene un dios que no es el rey del universo, y él no está en control. Y ese no es el Dios de la Biblia. Después usted tiene que hacer la pregunta, muy bien, si Él tan solo ve a lo largo del camino y ve algunas personas creer y algunas personas que no creen, usted tiene que hacer la pregunta, ¿de dónde vino su fe? ¿es natural para un pecador, no regenerado, impío, ciego, sin esperanza, sin capacidad en sí mismo, de pronto ejercer fe salvadora en Jesucristo?

No, no es natural. Es imposible, ¿verdad? Es absolutamente imposible, no puede suceder, no lo puede hacer. Digo, la terminología es: muerto en delitos y pecados. No puede entender las cosas de Dios, cegado, ignorante, sin esperanza, desesperadamente impío, sin conocimiento de Dios en ellos, aman las tinieblas. No hay manera en la que esto podría significar pre-visión.

Dios tiene pre-visión, y ve aquellos, escuche esto, Él ve aquellos que van a tener fe, pero es la fe que Él mismo concede, que Él ve por adelantado. Pero eso no es lo que la palabra pre-conocimiento significa. Digo, Él sabe. Claro que Él sabe, porque Él sabe todo, pero hay algo preliminar a esa información.

¿Sabe usted lo que dice en Juan 3:3? No puedes entrar en mi Reino. Nicodemo, un hombre no puede entrar en el reino de Dios, a menos que, ¿qué? nazca de nuevo. ¿Cómo va usted a producir eso? ¿Cómo va usted a hacer eso? El profeta dice, ¿cambiará el leopardo sus manchas? No puede ser hecho. Usted no lo puede hacer. ‘Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere’. Es imposible. Filipenses 1:29. “Porque a vosotros” ( esto es tan bueno) “Porque a vosotros os ha sido concedido por causa de Cristo, no solo que creáis en Él, sino que también que padezcáis por Él.” Escuche ese versículo. Dios le concedió a usted el privilegio de creer por causa de Cristo, para la gloria de Cristo, para el honor eterno de Cristo.

Él le permitió que usted creyera. Usted no puede creer fuera de eso. Usted que está muerto en delitos y pecados. Bueno, si no significa pre-visión, ¿qué significa? Bueno, algunas personas sugieren que significa pre-ordenado. Simplemente significa, que Él simplemente decreta. Que Él simplemente dice: decreto que tal y tal va a ser salvo. Bueno, eso es verdad. Dice en 1 Pedro 1, versículo 1: ‘elegidos según la presciencia de Dios Padre.’ Algunas personas creen que eso simplemente significa, que Él simplemente pre-ordenó. Pero hay más en ese concepto que eso. Contiene ese concepto, en la doctrina de la predestinación contiene ese concepto, aunque hay más que eso en la palabra presciencia o pre-conocimiento.

Únicamente estoy pensando en la palabra pre-conocimiento, también aparece en 1 Pedro 1, versículo 20, Cristo fue conocido de antemano, antes de la fundación del mundo. Hechos 2:23 dice que Cristo fue a la cruz, escuche esto, por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios. Ese es un versículo muy importante, Hechos 2:23. Consejo es boulé, es usado en el griego clásico para concilios que toman decisiones, esta es una decisión para un curso pre-decidido de acción. El consejo determinado de Dios, significa que Dios determinó el curso de acción. Determinado es un participio perfecto, habla de una acción completada con resultados continuos.

Literalmente la palabra es horizó, de la cual obtenemos ‘horizonte’, la cual habla de limites o fronteras que son establecidos, Dios entonces pre-decidió un curso de acción y delineó las fronteras de esa acción. Esto es el consejo determinado y anticipado conocimiento. Anticipado conocimiento significa en ese pasaje, debido a una regla griega antigua que algunos de ustedes conocen, la regla de Granville Sharp, anticipado conocimiento en el pasaje de Hechos 2:23 significa lo mismo. Entonces, anticipado conocimiento significa determinado consejo. Ese pasaje es muy importante para llegar a esa convicción. Anticipado conocimiento no significa tan solo que Dios sabe lo que va a suceder, es consejo predeterminado.

Es un curso de acción pre-decidido con los límites y fronteras delineados. Eso equivale a pre-conocimiento. Entonces, definitivamente tiene el aspecto de pre-ordenar ahí, pero eso no dice lo suficiente, eso no dice lo suficiente. Es verdad que en la predestinación Dios en su omnisciencia puede ver a lo largo de la historia, y es verdad que Dios en su pre-conocimiento a pre-determinado y pre-ordenado el flujo de lo que va a suceder. Pero hay otro componente en esto que quiero señalarle y es este. El concepto de pre-conocimiento abraza la idea, incluye la idea de una predeterminación, no solo de tomar un curso de acción, sino de tomar un curso de acción motivado por amor.

Motivado por amor, y esto es muy, muy importante. Es predeterminar una expresión de amor. Dios estaba predeterminado inclusive al preconocer a Cristo, como vimos, una expresión de amor hacia Cristo, la cual llevaría, o traería a Cristo gran gloria para siempre, a través de la redención. Es una relación de amor predeterminada, pre-ordenada, prevista, nacida en el propósito eterno de Dios. Y quiero mostrarle eso.

A lo largo de las Escrituras el concepto de conocer es más que información. Si usted regresa en el Antiguo Testamento, usted no necesita seguirme, únicamente voy a citarle estas cosas porque tengo un par de ellas aquí. En Amós, capitulo 3, esta es una afirmación muy muy simple, pero en Amós 3:2 escuche lo que dice, Dios hablándole a Israel. “A vosotros solo (literalmente) he conocido”. A vosotros solos he conocido de todas las familias de la tierra. Ahora eso significa que las familias de la tierra, de todas las familias de la tierra, ¿ellos son los únicos de los que Él sabe algo? No. No es información aquí. Es predeterminación. De hecho, una versión traduce la palabra conocer aquí, como ‘escogido’.

Entonces, ahí está ese aspecto de pre-ordenación, pero detrás de la idea de conocer hay una verdad muy íntima. Por ejemplo, si usted regresa hasta el libro de Génesis y dice, Caín conoció a su esposa. Ahora, eso significa más que él sabía quién era ella o donde estaba o como ella era, porque lo sigue al decir, conoció Caín a su esposa y ella dio a luz un hijo.

La palabra conocer en cierta manera es usada como un eufemismo en las Escrituras, para expresar la más íntimas de las expresiones de amor. Y José, usted recordará, en el Nuevo Testamento fue conmovido cuando María estuvo embarazada, porque él nunca la había conocido.

Él nunca la había conocido, el concepto de conocer entonces conlleva ese amor hermoso, intimo que une a dos personas. Tiene la idea de preocuparse por alguien. En Oseas, por ejemplo, 13:5 ‘te conocí en el desierto, en la tierra de sequía’. Y una traducción la traduce, cuidé de ti. Pero es la palabra ‘conocer’, te conocí. Hay una expresión maravillosa, intima en la palabra conocer. Esto es verdad en el Nuevo Testamento. Podría mostrarle otros en el Antiguo. Pero escuche 1 Corintios 8:3, “pero si alguno ama a Dios, él es conocido por Él.” Ahora, desde un punto de vista de conocimiento, usted no tiene que amar a Dios para ser información en su mente infinita, Él conoce a toda persona sobre la faz de la tierra.

Pero aquí está conocer en un sentido íntimo. Si alguno ama a Dios, él es conocido por Él, en el sentido de una relación de amor íntima. Usted recuerda en Mateo, capitulo 7, “muchos me dirán Señor, Señor, y entonces les diré, apartaos de mí, nunca (¿qué?) nunca os conocí”. ¿Acaso Él quiere decir, no sé quiénes son, o nunca he oído de ustedes, de dónde vinieron, ustedes no están en la lista? No, Él quiere decir, yo no tengo ninguna relación íntima con ustedes. Yo no tengo ninguna relación de amor con ustedes. No les pertenezco a ustedes, y ustedes no me pertenecen a mí. Gálatas 4:9, ‘ahora que habéis llegado a conocer a Dios’. Me encanta esto, o más bien, haber sido llegados a ser conocidos por Dios.

Cuando usted se convierte en cristiano, usted llega a ser conocido por Dios, no como información, sino en intimidad. Juan 10:14, ‘mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco’. Es un concepto absolutamente hermoso, un concepto hermoso. Inclusive en la actualidad, en una especie de manera perversa usted tiene la expresión, conocimiento carnal. Lo cual realmente viene de aquí, para expresar una intimidad carnal. En 2 Timoteo 2:19 dice, ‘el Señor conoce a los que son de Él.’ El Señor conoce a los que son de Él. Entonces de regreso a Romanos capítulo 8.

Cuando usted ve la frase ‘antes conoció’ ahí, claro que hay un elemento de pre-ordenación ahí. Y claro que hay un elemento de previsión, conforme Dios puede ver a lo largo del camino. Pero también hay un amor predeterminado ahí. Dios pre-ordena, predetermina amar a cierta persona. Una relación de amor predeterminada, prevista, nacida en el propósito eterno de Dios. Esos son a los que antes conoció. Él llegaría a conocerlos. Esa es la razón por la que ‘antes’ está ahí. No había sucedido aún, Él los conoció de antemano. Él llegaría a una relación íntima con ellos, en un punto de la historia redentora. Entonces lo que usted tiene es esto, Dios tiene un propósito, y ese propósito es expresar su amor a pecadores.

El predetermina en base al deseo de expresar su amor a pecadores, y a esos pecadores el los pre-ordena a la salvación, quienes serán los destinatarios de su intimidad eterna, su amor eterno, y el de Su Hijo. La segunda palabra entonces en el versículo 30, de hecho, en el versículo 29, ‘a los que antes conoció Él también predestinó’, ahí en el versículo 30, ‘y a los que predestinó’. Entonces comienza con esta pre-ordenación, previsión, pre-amor, este es el paso uno, ese es el elemento de inicio. Esas personas a las que Él pre-ordenó para tener una relación de amor, para tener una relación de intimidad amorosa, a ellos Él los predestinó, proorizó, ‘marcar’, marcar.

Él los marcó, escribió sus nombres, aquellos a quienes Él predeterminó amar, a ellos Él los predestinó, Efesios 1:5 como lo leí hace un momento, los predestinó para ser adoptados como hijos suyos, mediante Jesucristo, para sí mismo. Según el beneplácito de su voluntad. El amor de Dios por el Hijo hizo que nos escogiera. El amor maravilloso de Dios por nosotros hizo que nos escogiera. Apocalipsis 13:8 dice, cuyos nombres no habían sido escritos desde la fundación del mundo, en el libro de la vida del Cordero que ha sido inmolado. Lo mismo en Apocalipsis 17, Él nos marcó al escribirnos en su libro desde antes de que el mundo comenzara. El comenzó con una predeterminación a amarnos, y en base a eso nos seleccionó, nos marcó. Hombre, que verdad tan tremenda es esa. En Hechos 4 dice que Dios hará lo que su mano y propósito predestinó que ocurrieran. Hechos 4:28. Lo que Él predestina que ocurre, sucederá.

Después usted llega a una tercera palabra, y esa es la palabra ‘llamó’. Eso está en el versículo 30. A los que predestinó a estos también llamó. Y con este elemento, este es muy importante, con este elemento pasamos de la eternidad pasada al tiempo presente. En la eternidad pasada Él predeterminó y pre-ordenó amar, y marcó a los objetos de ese amor pre-ordenador. Ahora llegamos al tiempo. Y en el tiempo, Él activa su plan pre-ordenado, predestinado, al llamarnos. Ahora esto es central, hay cinco de estos términos aquí.

Dos preceden al llamado y dos lo siguen. Ahora, esto en cierta manera, esta es la verdad central. Como lo estudiamos en el versículo 28, regrese al versículo 28, ‘Y sabemos que a los que aman a Dios, o Dios hace que todas las cosas operen en conjunto para el bien de aquellos que aman a Dios, a los que conforme a su propósito son llamados. Los llamados.

Ahora, quiero apresurarme para recordarle que este es un llamado interno, no un llamado externo. Esto no significa toda la gente que oyeron algún predicador, o que oyeron algún evangelista. Este es un llamado interno, este es el llamado salvador, redentor, esto es Juan 6:44. Esto es el Padre atrayendo. Es un llamado salvador, redentor, y es realizado en el tiempo y es realizado a través de la predicación del evangelio, pero por el Espíritu de Dios.

Entonces Dios predeterminó, y pre-ordenó establecer su amor sobre algunos hombres y mujeres, marcó específicamente quienes serían, eso es predestinación. Después en el tiempo, Él nos llamó. Él nos llamó para ser suyos. Él nos llamó para ser apartados, santos. Romanos 1:7, Él nos llamó a ser santos, eso es apartados para la santidad. En el versículo 11 de Romanos 9, dice hablando de Jacob y Esaú, los gemelos no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios, conforme a la elección permaneciese, no por las obras, sino por aquel que ¿qué? que llama. Antes de que nacieran Dios determinó a quien llamaría Él.

El primer capítulo, de nuevo, 2 Timoteo, “Nos salvó (¿cómo?) al llamarnos con un llamamiento santo”. Cada vez que usted ve un llamado en las Epístolas del Nuevo Testamento, muy bien las Epístolas, no los evangelios necesariamente, sino las epístolas, siempre significa un llamado interno, salvador. 1 Pedro 1:15, “sino como Aquel que os llamó es santo, sed vosotros santos”. Dice usted, bueno ¿qué es este llamado? ¿qué quieres decir? Es cuando el Padre lo atrae a usted. 1 Pedro 2:9, habla de las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a Su luz admirable. Él comenzó a moverse en su corazón oscurecido. Él comenzó a moverse en su mente oscura. Él comenzó a moverse en su estado de mortandad espiritual.

Y comenzó a despertar y avivar, y a darle entendimiento. El espíritu de Dios comenzó a moverse, y usted comenzó a sentir la convicción de pecado. Y cuando usted oyó el evangelio, la verdad del evangelio, comenzó a ser entendida en su mente. Y eso es todo, el llamado de Dios conforme Él comienza a mover, a moverlo a usted de la muerte a la vida, y de la ignorancia a la verdad, y de las tinieblas a la luz. El primer versículo de Efesios 4 dice que debemos andar de una manera digna del llamado con que hemos sido llamados. Hemos sido llamados a Dios, ¿cómo viene este llamado? Gálatas 1:6 y 15 dice, viene por gracia.

2 Tesalonicenses 2:13-14 dice que viene mediante el evangelio. Dios los ha escogido a vosotros desde el principio. Después, versículo 14, y fue para eso que Él los llamó a través de nuestro evangelio, para que adquirierais, ganareis, la gloria. El evangelio vino, y por el evangelio, el despertó su corazón, y usted oyó, y usted creyó, y se arrepintió para que usted pueda ganar la gloria. Usted no va a caerse por las grietas, entre ese momento y la gloria eterna. La doctrina de que usted puede perder su salvación es una aberración aterradora de las Escrituras, que se rehúsa a recibir la instrucción clara de las páginas de la Palabra de Dios. Dios viene, Él despierta su vida muerta, ilumina su oscuridad, moviéndose conforme el Espíritu de Dios viene, en Juan 16, y convence al mundo de pecado, justicia y de juicio.

Usted siente el peso del pecado, la carga del pecado, el dolor del aislamiento, y la separación de Dios. Y todo eso es la obra que despierta, y viene al oír el evangelio. Pablo dice, soy mensajero y predico el evangelio, para que los elegidos de Dios puedan oír y creer. Tito 1. No es mi trabajo llamar a la gente, no puedo hacer eso. Mi trabajo simplemente consiste en presentar la verdad del evangelio, porque la fe viene al oír la Palabra. El llamado de Dios ocurre en un contexto de un entendimiento del evangelio. Usted podría oírlo de un predicador, usted podría oírlo de un maestro, podría leerlo en un libro, podría leerlo de las páginas de las Escrituras, a partir del testimonio de un amigo o un miembro de familia.

Pero la convicción de pecado y el deseo por la justicia, y una comprensión del perdón y el entendimiento de la muerte y resurrección de Jesucristo. Cuando el corazón responde a todo eso, ese es el llamado de Dios. A quien Él predeterminó y pre-ordenó amar eternamente, Él marcó como predestinados, para que fueran hasta la gloria y fueran conformados a la imagen de Jesucristo. Ese fue el plan antes de que el tiempo comenzara. Después en el tiempo, Él ha estado llamando, llamando, llamando, y llamando. Y a todos a los que Él ha ordenado que oigan el llamado y crean, y después viene el cuarto gran termino. No necesitamos pasar mucho tiempo en este, aunque podríamos pasar años en este.

Y a los que llamó, a estos también justificó, justificó. Esto simplemente significa, declarar a alguien justo. Es un término legal. Es un término legal. Es un término de posición delante de la barra de Dios. Le recuerdo que usted no es justo, y yo no soy justo. Yo soy como Pablo, miserable de mí, el primero de los pecadores. Yo peco, fracaso, me quedo corto, no amo a Dios de manera perfecta con todo mi corazón, mente, alma y fuerzas todo el tiempo. O a mi prójimo como a mí mismo. No cumplo la ley de Dios de manera perfecta. Yo fracaso, caigo, tropiezo. No obstante, estoy justificado. Esto simplemente significa que Dios me ha declarado justo, justo. Significa recto, justo significa recto.

Dice usted, ¿cómo es que llegaste a ser declarado justo? Porque Dios me llamó, y vine y creí, conforme Él impulsó mi corazón. Las Escrituras dicen, el me dio la justicia de Cristo. Filipenses 3, Pablo dice, ahora tengo una justicia que no es mía, propia, Filipenses 3:9, derivada por guardar la ley, sino una justicia que es por la fe en Cristo, la justicia que viene de Dios en base a la fe. Usted cree en Cristo y Dios le da a usted justicia, simplemente se la da. Y usted recuerda, en 2 Corintios 5:21, ese versículo tan importante y notable del tema, dice, al que no conoció pecado (a Cristo), por nosotros lo hizo pecado para que fuésemos hechos justicia de Dios en Él.

Lo que sucedió fue simplemente esto, en la cruz Dios trató a Jesús como si Él hubiera cometido todos los pecados de todas las personas que jamás creerían, ¿muy bien? En la cruz, Dios trató a Jesús como si Él hubiera cometido todos los pecados jamás cometido por toda persona que jamás creería. Dios simplemente castigó a Jesús por todos los pecados de todas las personas que jamás creerían. De tal manera que sus pecados fueron cubiertos. Dios le dio a Jesús nuestros pecados y después se volteó y nos dio su justicia. Se reduce a esto, en la cruz Dios trató a Jesús como si Él hubiera cometido todos esos pecados, aunque no cometió ninguno de ellos.

Para que Él pudiera tratarnos a nosotros, como si hubiéramos vivido la vida perfecta de Jesús, aunque no la vivimos. Debido a que la justicia de Dios fue satisfecha por el sacrificio de Cristo, el pecado no necesita más castigo. Dios habiendo sido satisfecho porque Cristo llevó nuestros pecados en su propio cuerpo en la cruz, y nos concede su justicia. Y como he dicho con tanta frecuencia, Cristo, simplemente pudo haber venido al mundo, morir en una cruz y hubiera partido. Pero Él se quedó aquí por 33 años y vivió una vida perfecta. ¿Por qué? porque necesitaba haber una vida perfecta. Él necesitaba cumplir toda justicia, vivir una vida perfecta, para que esa vida perfecta pudiera ser acreditada a nosotros.

Esa es la verdad increíble de la justificación y es por la fe, y la fe únicamente. Usted no se la gana, no es un honor que usted consigue porque usted hizo algo de cierta manera. Dios lo declara a usted recto delante de Él y lo trata como si hubiera vivido la vida perfecta de Jesucristo, simplemente porque usted creyó en Él. Eso sucedió porque Él lo llamó a usted, y lo trajo a usted. Él lo declara a usted perdonado, sus pecados pagados en Cristo, y usted lleva su justicia. Esto es increíble ¿no es cierto? Pre-conocimiento, predestinación, llamado, justificación, finalmente versículo 30, Y a los que justificó a estos también glorificó, no se pierde nada aquí.

Nadie se va a quedar atrás, nadie se baja del autobús a lo largo de este camino. De hecho, dice en el tiempo pasado, “Y a los que justificó a estos también glorificó, como si ya hubiera sucedido. Esto es lo que es llamado un ‘aoristo proléptico’ lo cual es un término técnico para aquellos de ustedes que son estudiantes del griego, para que ustedes sepan que me mantengo al día con eso. Es el uso de un aoristo, para expresar una realidad ya cumplida porque es totalmente segura. Es decir, algo como si ya hubiera sucedido, porque es tan seguro que va a pasar. Mire, no podría salvarme a mí mismo, yo no me salvé a mí mismo, y no puedo mantenerme a mí mismo salvo. No tengo que preocuparme por eso.

El Dios que me escogió, debido a su amor predeterminado, el Dios que colocó los límites en torno a mi vida y dijo, este me pertenece a mí. El Dios que me llamó, me sacó de las tinieblas, de la muerte, para que yo confiara en Jesucristo con arrepentimiento. El Dios quien entonces se encargó de mis pecados con el sacrificio de Jesucristo, y me imputó la justicia de Cristo, va a ser el Dios que me trae a la gloria. Yo no comencé esto y no tengo la capacidad de terminarlo. Francamente, yo simplemente estoy aquí en este viaje y es un viaje sin paralelos.

No es de manera independiente de mi fe, pero es por la motivación del Espíritu de Dios que puedo creer. Dice usted, bueno, eso es todo muy claro, todo eso es verdad, y todo está ahí sí. ¿Pero qué acerca de la gente que no cree? ¿No son ellos responsables? Si, si usted no cree, si usted rechaza el evangelio, usted se va al infierno en su condición natural, ciega, muerta. Es porque usted lo merece, y usted va a llevar el castigo por eso, porque usted es responsable por eso. Dice usted, no lo entiendo. No entiendo eso. No entiendo si te vas al cielo porque eres escogido, como puede ser que la gente que se va al infierno es responsable porque no fueron escogidos. No, no funciona así. Se van al infierno porque no creyeron. Dice usted, pero, no entiendo eso. Claro que usted no entiende eso, yo tampoco lo entiendo, porque no es comprensible.

Pero puedo clamar a todo pecador sobre la faz de la tierra y decirle, arrepiéntete y cree en el evangelio de Jesucristo. Arrepiéntete y se salvo. ¿Porque vas a morir? Escoge en este día a quien vas a servir. Venid a mí todos los que están cargados y trabajados. Todo aquel que quiera venir que venga. Dice usted, eso parece una contradicción. Bueno, parece una contradicción porque usted está tan limitado en su comprensión y yo también. No es un problema para Dios. No sé cómo funciona, pero mire, usted tiene la doctrina de la predestinación por aquí, usted tiene la doctrina de la responsabilidad humana por aquí, y tenemos esta tentación tremenda simplemente de ir de este lado.

Y acampar aquí en esta y terminar con alguna idea rara de predestinación doble como si Dios está ahí arriba en el cielo diciendo, muy bien, estos van al cielo, y el resto de ustedes van al infierno, y no, no es así. A los pecadores se les dicen que crean, y si no creen van a perecer, Jesús dice, adonde yo voy ustedes no pueden venir, porque no creen en mí. Jesús dijo, ‘Id por todo el mundo y predicar el evangelio’. ¿A cuántas personas? A toda criatura. Y si no creen es su culpa, son culpables y van a perecer. No entiendo como esto opera en conjunto, no puedo. Pero mire, las cosas que no entiendo superan las cosas que entiendo.

Yo no entiendo, si usted me pregunta quien escribió Romanos, no estoy seguro de que entiendo eso de manera completa. Usted dice, bueno, Pablo escribió Romanos. Sí, pero fue inspirado por el Espíritu Santo. Bueno, toda palabra fue de Pablo. Sí, pero toda palabra fue inspirada por el Espíritu Santo. No entiendo cómo opera eso en conjunto, cuando alguien me dice, ¿cuál es el secreto para vivir la vida cristiana? Me paralizo en ese momento, ¿es usted o es Él? ¿sabe una cosa? hay gente que dice, déjate ir y deja que Dios lo haga. Y tu simplemente te quedas ahí de pie y Dios lo va a hacer. Y usted oye a gente decir, quiero vivir la vida crucificada, simplemente estoy tratando de matarme a mí mismo, matarme a mí mismo, simplemente estoy tratando de no hacer nada y de ser nada, ni nadie, y dejar que Él viva a través de mí.

Y después por otro lado, usted tiene la gente que está leyendo las palabras de Pablo, golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, y necesito ser obediente a Dios. Y usted se ve y dice, ¿quién está viviendo mi vida cristiana? Bueno, ciertamente no soy yo, debe ser Cristo en mí. Bueno, no sé, pero después soy responsable. ¿Por qué están todos estos mandatos en la Biblia si no soy responsable? Entonces usted dice, bueno, se reduce a esto. Cualquier cosa mala soy yo, cualquier cosa buena es Dios a través de mí. Sí, pero usted tiene responsabilidad en eso. Pablo enfrentó el problema, Gálatas 2:20. Con Cristo estoy juntamente crucificado, él dijo, mas yo vivo, pero no soy yo.

Él tampoco lo entendió, nadie lo entiende. No hay manera en la que cuando usted hace que Dios baje como John Murray dijo, cualquier doctrina importante en las Escrituras, de manera inherente en ella tiene contradicciones aparentes y una verdad inescrutable que usted ni siquiera puede entender con su cerebro tamaño chícharo.  Simplemente sé que los pecadores son responsables a Dios por creer, y simplemente sé que estamos aquí en la tierra, para asegurarnos que todo pecador oiga el evangelio y debemos rogarles que se reconcilien con Dios, ¿no es cierto? No sé cómo Dios entiende todo eso, pero le voy a decir una cosa, Él no invierte energía tratando de entenderlo todo, para Él es totalmente claro, para nosotros, no.

Y realmente creo, esa es una de las razones por las que creo en la inspiración de las Escrituras, por las contradicciones aparentes y las cosas inescrutables como esas. Mire, yo escribo libros. Conozco editores, y si yo tengo una contradicción en algún punto en lo que yo escribo, ellos lo arreglan. Y existen estas verdades masivas, incompresibles, inescrutables, aquí, que nadie jamás ha tocado, porque está es la Palabra del Dios Viviente. Y una de las razones por las que yo sé que Dios escribió la Biblia, es porque esas cosas están ahí. Que van mucho más allá de la capacidad del entendimiento humano, estoy consolado en ese misterio, y estoy contento por decir que Deuteronomio 29:29 es mi versículo de por vida: “Las cosas secretas pertenecen al Señor”.

Y usted realmente comienza a crecer como cristiano, cuando usted entiende cuantas muchas de estas cosas hay. ¿Y sabe una cosa? siempre he dicho que la persona que conoce más en el mundo entero, es un alumno de seminario de último año, que sistemáticamente conforme pasan su vida, aprenden menos y menos y menos, y menos, y los misterios comienzan a multiplicarse. Y me da tanto gusto por eso, me da tanto gusto, porque este libro es trascendente. Me da tanto gusto, escuche, si entendiera de manera completa la Biblia, mi mente sería igual a la mente de Dios. Y si mi mente sería igual a la mente de Dios, estaríamos en problemas serios si tuviéramos un Dios como ese. Me regocijo en la doctrina de la predestinación, ¿usted no?

Me da, dice usted, bueno, ¿acaso eso no te hace flojo en el evangelismo? En absoluto. Estoy tan emocionado con este plan, estoy tan emocionado tan abrumado, estoy tan agradecido por él, y se me garantiza éxito en mis esfuerzos como un evangelista y predicador, ¿no es cierto? Porque va a suceder como Dios determinó que sucediera, no estoy tratando de cambiar el plan de Dios, pero que emoción es estar involucrado en un plan que será cumplido. Entonces, él determinó en el principio, llevarnos a la gloria, y nadie en ese proceso se pierde. Bueno, podría decir mucho más que eso, y eso es lo que el predicador normalmente dice cuando se le acaba de terminar el material. Hermanos, podríamos seguir y seguir, ustedes saben, pero ya es tarde, y usted sabe que usted ya no tiene otro pensamiento en su cabeza o en sus notas. Usted sabe. Oremos.

Padre que gran tiempo hemos pasado en esta noche. Que mirada tan gloriosa, gloriosa, a la grandeza de tu plan, y simplemente estamos asombrados de todo esto. Simplemente abrumados de como todo esto es, no somos algún tipo de complejos de átomos que accidentalmente está volando en una existencia sin significado. No salimos de algún tipo de material de, en algún lugar, de algún tipo de big-bang en algún lugar, y estamos en algún tipo de ciclo evolucionario sin significado.

Oh no, este es un plan, y se está cumpliendo, y tú nos has creado para la gloria eterna, y vamos camino a la gloria. Oro por cualquier persona que aquí, aún no ha venido a Cristo para recibir la salvación y la gloria eterna. Que este sea el momento en el que tu Espíritu llama y son atraídos al arrepentimiento y a la fe. Y que ellos sean tan abrumados, y que estén tan emocionados ante la victoria que nos espera, que salgamos a predicar el evangelio y a dar testimonio con disposición sabiendo que tú nos usaras para cumplir tu propósito. Que promesa. Te alabamos por ella, en el nombre de Cristo. Amén. 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar