Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Romanos capítulo 8. Hemos estado en este capítulo durante varios meses, hemos sido tan bendecidos, y estamos tan emocionados por la gran verdad de este capítulo, vida en el espíritu. Es un capítulo acerca de nuestra seguridad eterna, acerca de lo que significa ser salvo eternamente y poseer el Espíritu Santo como la garantía de esa promesa eterna.

Llegamos ahora al final del capítulo, básicamente hemos estudiado la discusión de Pablo de este gran tema de la seguridad en el Espíritu. Y eso en cierta manera ha llegado a una culminación gloriosa en los versículos 28 al 30, en donde ahí está la afirmación más importante de todas las páginas de las Escrituras acerca de la seguridad del creyente. Dios está haciendo que todas las cosas operen en conjunto para bien.

Y recuerde, le dije que bien es nuestra gloria eterna. Todo lo que sucede en nuestras vidas, Dios hace que opere para nuestra gloria eterna. ¿Por qué? porque ese es su propósito, que seamos llevados a la gloria. Porque a los que antes conoció también los predestinó para que sean conformados a la imagen de su Hijo, para que Su Hijo fuera el primogénito, o el primordial entre muchos hermanos. El propósito de Dios entonces fue que hombres y mujeres fueran salvos, llevados a ser conformados a la imagen del Hijo de Dios, en la gloria eterna, para que Cristo sea el primordial entre muchos que sean hechos como Él. Por tanto, a los que Dios predestinó a estos también llamó, y a los que Él llamó, Él justificó, y a los que Él justificó a estos también glorificó.

Este es el resumen monumental de la seguridad del creyente, que habla del plan y propósito de Dios que consiste en escoger, llamar, justificar, y glorificar, para que Él nos lleve a ser conformados a la imagen misma de Su Hijo, en Su presencia para siempre. Y por lo tanto Él, hace que todo lo que sucede sea para llegar a ese fin. Buenas cosas y malas cosas, cosas justas y cosas pecaminosas. Él hace que todas operen para nuestra gloria definitiva. Ahora usted podrá pensar que después de eso no hay nada más que decir, pero lo hay. Versículos 31 al 39, una de las doxologías más maravillosas en todas las Escrituras, y realmente es una especie de doxología, es una especie de himno, canción de alabanza.

Pero es más que eso, hay más por decir, porque Pablo sabe que en este punto habiendo todo lo que Él acaba de decir acerca de este asunto de la seguridad eterna, acerca del asunto de una salvación que nunca puede terminar, que nunca puede ser perdido o quitada. Él sabe que van a haber algunas personas que podrían presentar algunas preguntas. Bueno, pero que acerca de esto, y que hay acerca de eso, y que hay acerca de lo otro. Y sabemos que eso es verdad porque enfrentamos esas preguntas todo el tiempo. Entonces de los versículos 31 al 39, en cierta manera en un tono de doxología con una especie de tono de himno de alabanza, él responde a todos los argumentos posibles.

Él realmente quiere que la verdad quede solidificada. Y él nos la ha estado presentando con una claridad tremenda a lo largo de este capítulo. De hecho, la doctrina de la salvación eterna, realmente comenzó a desarrollarse en el capítulo 5, comenzando desde el capítulo 5 cuando él habló de seis grandes realidades que vienen con la salvación, paz con Dios, estando en la gracia, la promesa de la gloria, la certeza del amor, la certeza de la liberación, y el gozo final y definitivo. Y el capítulo 5 muestra como todas esas son nuestras en Cristo. Y después él pasa a otros aspectos de las glorias de nuestra salvación en los capítulos 6 y 7, y finalmente en el capítulo 8 llega esta gran discusión de la eternalidad de nuestra salvación y presenta una defensa sin paralelos de nuestra seguridad, pero realmente ha estado escalando desde el capítulo 5 y en adelante.

Y conforme llegamos a estos versículos finales, en una especie de estrategia lírica, casi como una canción de seguridad, casi como un himno de triunfo, hay un elemento de argumento que aún está contenido en esto, y es un elemento de argumento en el que Pablo se anticipa y responde a todas las objeciones posibles a lo que él ha estado enseñando. En estilo clásico él ha presentado la doctrina de la seguridad del creyente en una nota positiva y ahora el pasa en una manera triunfal a responder a todos los argumentos posibles que la gente pueda presentar en contra de esta doctrina.

Ahora, todo comienza en el versículo 31, y ahí es donde comenzaremos. Y él comienza con una pregunta, ¿qué pues diremos a esto?  ¿Cuál va a ser nuestra respuesta, o nuestra reacción a lo que ha sido dicho, a esta gran presentación de nuestra seguridad? ¿Cómo reaccionamos? ¿Cómo respondemos? ¿A qué conclusión llegamos a partir de estas verdades de nuestra seguridad? Simplemente esa frase, que pues diremos a estas cosas. A estas cosas refiriéndose a las verdades de la seguridad eterna, ¿ócmo reaccionamos? ¿Qué decimos?

Bueno, él se adelanta al hecho de que algunas personas van a presentar un rechazo de esto. algunas personas van a discutir, ¡no, no, no, un creyente puede perder su salvación! Es posible que un creyente perezca, ¿es posible que un creyente mediante el pecado, mediante el rechazo deliberado pierda su salvación? ¿es esa una respuesta apropiada? Es una inevitable, y todavía se lleva a cabo en la actualidad. Todavía hay personas que están presentando ese argumento. Pablo sabe que el argumento va a presentarse, entonces él responde a las objeciones. Ahora, solo hay dos maneras posibles, hipotéticamente, en la que la salvación de usted podría ser perdida. Solo podría suceder en dos categorías, o dos áreas.

Podría ser perdida debido a algo hecho por una persona, o algo hecho por una circunstancia. Eso es lo único que usted puede decir, no hay nada más que decir. ¿Puede alguna persona o personas hacer que perdamos nuestra salvación? ¿Puede alguna circunstancia o circunstancias hacer que perdamos nuestra salvación? Esas son las únicas dos posibilidades. Entonces, en los versículos 31 al 34, él responde a la pregunta, ¿puede usted perder su salvación mediante la influencia de una persona? Y en los versículos 35 al 39, él responde a la pregunta, ¿puede usted perder su salvación por la influencia de circunstancias? Es un bosquejo muy simple. Para esta noche, abordemos el asunto de las personas.

Ahora, si tan solo hiciéramos una pequeña lista, la lista podría aparecer así. Bueno, quizás hay alguna persona humana, alguna persona, que podría hacer que perdiéramos nuestro estatus en el que no hay condenación. ¿Se acuerda usted de que él dice en Romanos 8:1 que debido a que estamos en Cristo no hay condenación, no hay juicio? Pero, quizás hay alguna persona terrenal, alguna persona humana que podría causar que perdiéramos nuestra salvación, nuestro estatus de no condenación. Quizás hay alguien.    

En segundo lugar, quizás Dios mismo, (Él es una Persona), quizás Dios podría llegar al punto en el que Él estuviera tan molesto con nosotros, que Él nos quitara la salvación. Quizás, si no es tan solo una persona humana o Dios, quizás Satanás (él es una persona), quizás él podría quitarnos de la salvación de Dios. ¿Y que hay acerca de Cristo? Quizás Cristo podría quitarnos de la fidelidad de Dios, la bondad de Dios, y la salvación de Dios. Eso es realmente de lo único de lo que usted puede escoger. Si usted puede perder su salvación por la influencia de una persona, tiene que ser un ser humano, Dios, Satanás o Cristo. Y esos son precisamente los puntos que Pablo quiere abordar, es exactamente lo que él presenta.

Observe de nuevo el versículo 31. ¿Qué pues diremos a esto, si Dios es por nosotros, quien contra nosotros? Ahora eso implica que podría haber alguien en contra de nosotros, y la implicación aquí es que Pablo está tratando con el argumento que dice, Bueno, alguien podría estar en contra de nosotros y causar que perdiéramos nuestra salvación. ¿Existe una persona o personas que pudieran hacer esto? ¿Qué acerca de los Judaizantes? Los judaizantes entraron a Galacia y le dijeron a los cristianos, ‘Gálatas, no son salvos porque no se han circuncidado y no han guardado todas las ceremonias y rituales mosaicos, y todas las prescripciones mosaicas, y debido a eso no son salvos, y necesitan revertirse y regresar y ser circuncidados y guardar la ley de Moisés y guardar todas las ceremonias.

Pablo aborda eso al decir, ¿van a comenzar en el Espíritu y después ser perfeccionados en la carne? Y más adelante les dice en el libro de Gálatas, si siguen ese camino ya no están en la gracia. ¿Pueden los judaizantes en Galacia, pueden los legalistas hacer eso? ¿pueden hacer que alguien pierda su salvación? ¿Qué hay acerca de los maestros falsos que llegaron a Corinto, y turbaron a la iglesia y enseñaron un evangelio falso, un evangelio híbrido que estaba integrado por un evangelio judío y un poco de filosofía griega y los corintios se enamoraron de esto y se vieron atraídos a esto, podían ser atraídos y perder su salvación?

¿Qué hay acerca de la iglesia católica romana con su excomunicación, que saca a la gente de la gracia y los condena? ¿acaso la iglesia católica romana, tiene el poder de quitar a alguien de la gracia de Dios y colocarlos en una situación de condenación porque han cometido algunos pecados mortales? ¿Qué hay acerca de la iglesia? ¿Cuándo la iglesia confronta a alguien por su pecado y no se arrepiente y la iglesia los trata como un incrédulo, los saca, acaso realmente la iglesia los está llevando realmente a un punto de perder su salvación? ¿Qué hay acerca de usted mismo? Si no son otras personas o grupos, ¿Qué hay acerca de personas que simplemente están alrededor de usted y lo influencian de manera impía a pecar seriamente y de manera severa y quizás inclusive habitualmente?

¿Y qué acerca de usted mismo? ¿Es usted una persona que pueda causar que usted mismo pierda su salvación al llegar a un punto de rechazo y salirse o dejar a Cristo? Bueno, la pregunta cómo puede ver realmente es un desafío para Dios, es un desafío para el plan y propósito y poder de Dios, debido a que Dios planeó su salvación. Debido a que Dios determinó en ese plan, llevarlo a que fuera conformado a la imagen de Cristo, y debido a que Dios tiene el poder para llevar el plan a su fin, cualquier persona que pueda interrumpir el plan debe ser más poderosa que Dios. 

Y de esta manera la pregunta, si Dios es por nosotros, ¿quién de manera exitosa puede estar en contra de nosotros? Si Dios en base al pre-conocimiento, pre-destinación, llamado, justificación, y glorificación, ha echado a andar el plan redentor y lo va a cumplir, ¿quién es más poderoso que Dios? ¿Sabe una cosa? hay personas a las que les gustaría separarnos de Cristo. Algunos de ustedes tienen familias no salvas, padres que están molestos de manera extrema porque han ustedes abrazado a Jesucristo. Algunos de ustedes han sido expulsados por su familia, y si sus padres hicieran lo que quisieran los separarían de Cristo inmediatamente.

Algunos de ustedes están casados con un cónyuge incrédulo, quizás están aquí de una manera clandestina. Le sorprendería cuantas personas, particularmente mujeres que conozco en la vida de nuestra iglesia, están aquí casi de manera secreta porque les prohíben sus maridos estar aquí. Y a los maridos les encantaría separarlas de Cristo. Estoy convencido sin lugar a dudas que es el objetivo estudiado, preparado, y planeado de muchos profesores y universidades en esta nación, hacer todo lo que pueden con los cristianos jóvenes que pueden ser influenciados de manera fácil y separarlos de Cristo. Estoy de que, a la sociedad, a la cultura le gustaría hacer eso.

Estoy seguro de que todas esas personas que están tratando de endoctrinarnos con este enfoque amoral de la vida, les gustaría separarnos de Cristo, y existe este movimiento inmenso en Estados Unidos de presentar a los cristianos como algún tipo de personas raras, que causan problemas, que interrumpen las libertades que se provee en la constitución. A los legalistas les gustaría separarnos de Cristo. A las sectas les gustaría separarnos de Cristo. A los falsos maestros les gustaría separarnos de Cristo, y hay más gente así. Martin Lutero enfrentó a hombres, cuya meta exclusiva consistía en separarlo de Cristo.

Querían que rindiera el evangelio y que rindiera a Cristo, y que se retractara, ¿se acuerda de eso? Un escritor registra algo del drama de ese encuentro excepcional. Lutero dejó Wittenberg creyendo que era un citatorio para la muerte. Recuerde usted que él había clavado sus tesis a la puerta y llamado al sistema católico entero a rendir cuentas y postuló el evangelio de la salvación mediante la gracia, mediante la fe únicamente. Él dejó Wittenberg creyendo que era un citatorio para la muerte, y se le instó a que buscara refugio a un día de viaje de Worms, el cual era el lugar en donde de ultimas él fue traído.

Él se rehusó a atemorizarse, él inclusive iba a ir ahí, si hubiera tantos diablos en Worms como mosaicos en los techos de las casas, dijo él. El dieciséis de abril de 1521 él llegó a la ciudad y pudo pasar en medio de multitudes densas hasta llegar a la casa de los caballeros de San Juan, en donde él miró a su alrededor con ojos penetrantes y exclamó, ‘Deus ex ut pro me’. A él se le demandó aparecer ante todas estas personas, cada uno de ellos en los siguientes dos días y el jueves, el dieciocho de abril marcó la crisis cuando él presentó su discurso famoso respondiendo a todas las acusaciones. Entonces, por dos días sólidos, él habló en latín, pero se le pidió que lo repitiera en alemán.

 Los amigos pensaron que entre más se esforzaba habría sido demasiado para él, pero él procedió a añadir una última palabra en su propio idioma, y fue esta, y usted la recuerda. Aquí estoy. Él no cedió, él no se movió, él no se retractó, Dios estaba de su lado, Dios está a mi favor, él sabía que su conciencia dijo él, los escritores en ingles lo expresaron, estaba fortalecida, estaba anclada la Palabra de Dios, ligada. Y él no podía hacer nada más, y cuando el concilio concluyó, los amigos alemanes, formaron un circulo en torno de él, mientras que los españoles gritaron, ‘al fuego con él, al fuego’. En una semana él fue secuestrado por amigos, y fue llevado a un castillo en Wartburg, fue ahí en donde el escribió el himno, también conocido en inglés, ‘Castillo fuerte es nuestro Dios’.

Y en ese himno que Lutero escribió basado en su experiencia en Worms, y refleja el espíritu de triunfo en el clamor de San Pablo, dice el historiador. Si Dios es con nosotros, ¿quién contra nosotros? Eso es lo que Pablo está diciendo exactamente aquí. Si Dios en con nosotros, ¿quién contra nosotros? Sí, es un punto técnico, un participio condicional de una condición cumplida que puede ser traducido debido a que. Debido a que Dios es por nosotros, pregunta retórica, ¿quién puede dañarnos?, respuesta nadie, nadie. ¿Quién es más poderoso que Dios? ¿Quién es más formidable que Dios? respuesta, nadie. Debido a que Dios es por nosotros, ¿quién puede dañarnos?  Escuche el Salmo 27, me encanta esto. Jehová es mi luz y mi salvación, ¿de quién temeré? Jehová es la defensa de mi vida, ¿de quién me atemorizare? Cuando los malhechores vinieron a mí para devorar mi carne, mis adversarios y mis enemigos tropezaron y cayeron.

Y después esto, aunque un ejército encampe en contra de mí, mi corazón no temerá, aunque guerra se levantara en contra de mí, a pesar de esto tendré confianza. ¿Por qué? he pedido del Señor y recibiré que pueda morar en la casa del Señor todos los días de mi vida para contemplar la belleza del Señor y para meditar en su templo. Le pedí a Él que fuera mi Señor y mi Dios, le pedí que me trajera a la gloria y Él lo hará sin importar cuantos enemigos tenga. Ese es el Salmo 27, gran Salmo. De manera semejante, usted lo puede leer, es el Salmo 46. Ahora es evidente, permítame tan solo aclarar esto, es evidente que Dios es por nosotros, ¿no es cierto? Y eso es lo que hemos estado aprendiendo a lo largo del capítulo 8.

De hecho, usted puede regresar al capítulo 3, versículo 21 en donde el evangelio de la justificación es presentado. Y desde el 3:21 hasta el 8:30 un punto es presentado, Dios es por nosotros. Esa es la razón por la que Él envió a Su Hijo al mundo, esa es la razón por la que Él nos concede por la fe la justicia de Cristo, esa es la razón por la que Él perdona todos nuestros pecados, esa es la razón por la que Él planta el Espíritu Santo en nosotros, todo eso ha sido dicho desde el 3:21 hasta el versículo 30 del capítulo 8, y eso indica que Dios es por nosotros. Debido a que Dios es por nosotros, no hay ninguna persona que con éxito pueda estar en contra de nosotros.

Ahora usted puede remontarse al Antiguo Testamento y usted encontrará el mismo tipo de confianza, una y otra vez Dios es llamado Refugio, y Roca. Usted lee en el libro de Números, y en el libro de Deuteronomio, inclusive lo ve en Génesis, el Señor es con nosotros, el Señor es por nosotros, nuestro Dios es nuestro defensor, repetidamente. El ángel, por ejemplo, le dijo a Gedeón, el Señor está contigo. Eso es lo único que necesitas saber. Ningún arma que se levante en contra de ti prosperará. ¿Se acuerda usted de lo que Pablo dijo al final de su vida? Todos me dejaron, pero el Señor estuvo a mi lado. Entonces Pablo hace una afirmación de verdad general grandiosa y gloriosa, Dios es por nosotros, por lo tanto, nadie puede de manera exitosa estar en contra de nosotros.

No hay nadie, ni los legalistas, ni los falsos maestros, ni los líderes de sectas, ni los miembros de sectas, ni los impíos que nos rodean, ni siquiera nosotros mismos podemos alterar el propósito de Dios de escogernos desde antes de la fundación del mundo, en pre-conocimiento, para predestinarnos, y después llamarnos, y después justificarnos, y después glorificarnos. Él nos va a llevar a la culminación. El Señor no nos escogió para el principio de nuestra salvación, sino para el final de la misma. Y no hay quien tenga el suficiente poder como para ganarle a Dios. Entonces, ninguna persona humana, puede quitar nuestro estatus de no condenación, debido a que Dios está por encima de toda su creación, y nos ha llamado a la gloria.

En segundo lugar, alguien va a decir, bueno, ¿Qué hay acerca de Dios mismo, Él es una persona? ¿Qué hay acerca de Dios? ¿Acaso Dios no puede quitarnos la salvación si Él quiere? Jehová da, y Jehová quita, si le ayuda a usted citar las Escrituras fuera de contexto para presentar su punto. ¿Acaso Dios, no puede tan solo decidir, mira, ya me cansé de ti? Realmente me causas más problemas de lo que vale la pena, y estoy tratando de preparar el cielo para todos los que yo quiero y si tu estas ahí, temo que quizás no sea lo que he querido. Acabo de cambiar de parecer un poco acerca de ti. ¿Acaso el Señor no puede hacer eso si Él quiere? ¿Acaso Dios no puede hacer eso? ¿Acaso él no puede vernos pecar, y vernos siendo desobedientes y quitarnos el regalo que Él dio?

Estamos de acuerdo de que no hay ningún humano que pueda hacerlo, ¿pero acaso Dios no puede hacerlo? ¿No es demasiada molestia mantenernos salvos para que el finalmente nos deje regresar a dónde estábamos? Bueno la respuesta viene en el versículo 32, esta es una respuesta poderosa. ‘El que no escatimó ni a Su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas? Ahora dice usted, bueno, no entiendo la conexión. La va a entender en un minuto. Escuche, la afirmación simple en el versículo es esta. Si Él dio a Su Hijo para salvarnos, ¿acaso Él no nos va a dar algo más para guardarnos?

Debido a que el dar Su Hijo fue el regalo más grande, Él ya gastó la mayor cantidad de nuestra salvación. Él ciertamente está dispuesto a gastar una cantidad menor para llevarnos a la gloria. Esta es la prueba mayor de la gracia de Dios. Este es un argumento judío típico, presentando un argumento de lo mayor a lo menor. Dios nos amó y Dios nos escogió en su amor desde antes de la fundación del mundo, y predeterminó que esa relación de amor durara para siempre. Su amor es fuerte, su amor nos asegura, su amor es tan fuerte que para ser eso una realidad, Él entregó a Su Hijo. Él envió a Su Hijo al mundo para salvarnos.

En Romanos 5 él dice, mientras que éramos enemigos Dios nos amó lo suficiente como para enviar a Su Hijo. Ahora, si cuando éramos sus enemigos nos amó lo suficiente como para entregar a Su Hijo, él cual es el sacrifico más grande, ¿acaso Él no va a hacer las cosas menores que sean necesarias para guardarnos?  Ese es el punto de Pablo, Dios ya dio lo mejor, Él ya ha dado lo que más que se puede dar, Él ciertamente no va a retener lo menor. Y Él ciertamente no va a deshacer la obra del Hijo. Si el Hijo murió en la cruz, siga esto, y de hecho pago la paga por sus pecados, por los pecados de usted.

El hecho de que Dios se voltee y lo deje ir a usted, seria menospreciar y deshacer lo que el Hijo logró. Por no decir nada de menospreciar el sacrificio supremo de que el Hijo de Dios mismo llevaría el castigo por el pecado. Debido a que Él entregó a Su Hijo por todos nosotros para salvarnos, ¿acaso Él, junto con Su Hijo, nos dará todo lo que necesitamos para que lleguemos a la gloria, la gracia que sea necesaria, la fortaleza que sea necesaria, la sabiduría que sea necesaria? Y simplemente un comentario a pie de página interesante, ese versículo, el versículo 32, y probablemente usted no va a encontrar esto en referencias cruzadas, pero podría ser una traducción griega de Génesis 22:12.

Simplemente un comentario a pie de página que es interesante. En Génesis 22:12 habla del sacrificio de Isaac, y en el 22:12 él dijo, no extiendas, Dios dijo, no extiendas tu mano en contra del muchacho. ¿Se acuerda de que tenía a Isaac en el altar, listo para matar a Isaac, porque Dios le había dicho que tomara a su hijo ahí y lo ofreciera como un sacrifico? Y no le hagas nada, porque sé que temes a Dios, porque no me has retenido a tu hijo, tu único hijo. Y podría ser que Pablo tenia inclusive eso en su mente, que ese es como un retrato de Cristo. Abraham listo para ofrecer su hijo, y meter el cuchillo en el corazón de su hijo, es un retrato de Dios estando dispuesto, por así decirlo, a ofrecer su hijo. Abraham solo tuvo un hijo, ese hijo fue el hijo de su amor, y el hijo de su promesa. En ese hijo todas las naciones serian benditas, a través de ese hijo la salvación vendría al mundo.

Sin embargo, él estuvo dispuesto a ofrecerlo en muerte. El retrato es un retrato sorprendente. Isaac no obstante fue librado por intervención divina, ¿se acuerda? Había un animal que estaba atorado en un zarzal, pero Jesús no fue librado. Jesús no fue librado. Entonces el retrato es una comparación y un contraste, la disposición de Abraham de ofrecer a Isaac provee únicamente una analogía muy suave de la disposición definitiva de Dios de entregar a Su Hijo en sacrificio y no librar a Su Hijo en la manera en la que Isaac fue librado. Él pudo haber librado a Su Hijo, si lo hubiera hecho, entonces nosotros habríamos tenido que ser castigados.

Pero en amor, no escatimó, no libró a Su Hijo, en amor, porque de tal manera, ¿qué? amó a Dios al mundo que dio. Entonces cuando llegó el momento para que Dios entregara a Su Hijo, Él no lo retuvo. Dios le dijo a Abraham, hombre, cuando levantaste ese cuchillo sabía que me temías, sabía que me amabas. Abraham mostró su fe genuina, pero Dios libró al hijo de Abraham, pero Él no libró a Su propio Hijo. Simplemente un pensamiento de regreso al versículo 32, Él que no escatimó. La palabra literalmente significa, no lo retuvo, no lo contuvo. De hecho, según Isaías 53:10, esto es realmente sorprendente, escuche esto, usted lo ha leído muchas veces, pero quizás nunca le ha impactado.

Esto es lo que dice acerca del sacrificio de Cristo en Isaías 53:10, escuche esto, por cuanto agrado a Jehová herirlo. ¿No es eso sorprendente? Dios no lo contuvo, no lo retuvo de la muerte, porque agrado al Señor herirlo. Dice usted, ¿Cómo es posible que al Señor le pudiera agradar ver a Su Hijo sufrir el castigo justo de todos los pecados de todos aquellos que jamás creerían? ¿Cómo es posible que le pudiera agradar? Porque Él sabía lo que estaba siendo ganado por esto. ¿Sabe usted que inclusive agradó a Cristo, porque nos dice en el libro de Hebreos que fue en una actitud de gozo que Él soportó la cruz? Agrado al Señor herirlo.

Él no libró a Su propio Hijo. La pequeña preposición, el pronombre posesivo, más bien el pronombre posesivo propio o suyo, es colocado ahí para efectos de énfasis. Su propio Hijo, sino que lo entregó. Y eso por cierto es un término técnico, y se refiere literalmente a ser entregado a alguien que captura soldados. Entonces Jesús fue entregado a los poderes de las tinieblas por Dios, fue entregado a Satanás. Y Satanás usó su arma sobre Él, y su arma según Hebreos 2 es la muerte. Y Dios lo hizo pecado por nosotros. El Padre entregó al Hijo a juicio, y abandono. Dios mío, Dios mío, ¿porque me has desamparado?

Usted hace la pregunta, ¿quién entregó a Jesús? Alguien podría decir, Judas, por dinero. Alguien podría decir, Pilato, por temor. Alguien podría decir, los judíos, por envidia. La mejor respuesta, el Padre, por amor. Y lo hizo, de regreso al versículo 32, lo entregó por todos nosotros, por todos nosotros. El nosotros, es el nosotros, del versículo 31, si Dios es por nosotros. Es el nosotros, por quien Dios está, y el nosotros del versículo 31 es el nosotros del versículo 29, porque a los que antes conoció también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de Su Hijo. El nosotros del pasaje se remonta al versículo 28, Y sabemos que a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son llamados.

El nosotros son aquellos que aman a Dios, porque han sido llamados por Él a la salvación. Son aquellos que aman a Dios porque son llamados conforme a su propósito, son aquellos que han sido conocidos de antemano para ser conformados a Cristo, aquellos predestinados, llamados, justificados, y glorificados. Ellos son aquellos por quienes Dios está, ellos son el nosotros por quien Dios está, y ellos son el nosotros en contra de los que cuales nadie con éxito puede sostenerse, y esos son el nosotros por quienes Dios, entregó a Su Hijo por todos los creyentes. Y después la pregunta diseñada para afirmar el punto, versículo 32, si Él ha hecho eso, ¿cómo es que Él con Él también nos dará todas las cosas? Si Él no libró a Su Hijo en eso,

Él ciertamente no va a dejar de darnos las cosas menores para traernos a la gloria. ¿Y cuáles son esas cosas menores? Bueno, es indicado en le versículo 28, es simplemente, dirigir de manera providencial todos los asuntos de la vida, operando en conjunto para nuestra gloria eterna. Y Él nos da todas las cosas. Me encanta comparar todas las cosas en el versículo 32 con el ‘todas las cosas’ en el versículo 28, ese es el paralelo que usted debe buscar. Él todas las cosas del versículo 32, Él nos da todas las cosas, se comparan con todas las cosas que operan en conjunto para bien. Lo que sea que venga a nuestra vida. Abarca todo, Él simplemente lo dirige para llevarnos a nuestra gloria eterna.

Él lo coordina para nuestro bien eterno. El meollo entonces, tenemos que concluir, es que no hay ningún humano, incluyéndonos a nosotros, que pueda jamás interrumpir el plan y separarnos de Dios, e invalidar nuestra salvación. En segundo lugar, Dios mismo no lo va a hacer. Si Dios ya pagó el precio supremo, Él ciertamente va a pagar el precio menor. Si desde la eternidad pasada fue el propósito de Dios entregarle a Su Hijo, entregarle a Su Hijo una humanidad redimida para alabarlo por los siglos de los siglos, y Dios pagó el precio supremo para comprar esa humanidad redimida, Él va a asegurarse de que Él cuide de mantenerlos hasta que lleguen a la gloria.

Él va a ver que el plan llegue hasta el fin. Para hacer eso el debe tomar todas las cosas de la vida, y cubrirlas con todas las cosas de bendición y poder espiritual. Providencialmente Él nos da todas las cosas, para cubrir el ‘todas las cosas’ de la vida. Ahora, si Él nos da todas las cosas para llevarnos a la gloria, y toma todas las cosas y hace que todas esas cosas de manera conjunta sean para nuestro bien, ¿cómo es que alguien puede perderse? Negar la seguridad, es malentender la obra y el amor de Dios.

Y sea tan amable en observar algo más, y vamos a concluir. No es quejándose, el versículo 32 dice, ¿Cómo no nos dará también con Él todas las cosas de manera libre? No es que se rehúsa. ¿Sabe una cosa? es una nota interesante aquí, el verbo aquí ‘dará’, ‘charizomai’ se puede traducir, ‘dar de manera libre’. Es usado en el Nuevo Testamento varias veces para referirse a perdonar de manera libre o gratuita. Es correcto, es usado muchas veces para referirse a perdonar de manera libre o gratuita. ¿ Y eso no es básicamente lo que Dios hace? Usted lo encuentra usado así en 2 Corintios 2:7-10, capitulo 12:13, Colosenses 2:13, 3:13, y dos veces en el libro de Efesios.

¿Y acaso realmente, no es eso el ‘todas las cosas’ que necesitamos? Digo, enfrentémoslo, lo que realmente necesitamos para llegar a la gloria es perdón gratuito, libre, constante, ¿verdad? Porque el único potencial que podría interrumpirnos camino a la gloria sería el pecado. E inherente en ese uso maravilloso del verbo aquí, no nos dará con Él todas las cosas, podríamos decir simplemente, en un sentido genérico, todas las cosas incluyen su perdón, pero al usar esa palabra específica, la cual con frecuencia es traducida perdonar gratuitamente, inclusive lo vemos de manera más cercano al asunto. Si voy a llegar a la gloria, lo que necesito es perdón constante, ¿verdad?

Dice usted, bueno, ¿qué derecho tienes de hacer eso? Es correcto, yo tengo un derecho a ese perdón constante porque mis pecados ya han sido pagados. No hay ninguna persona que pueda sacarnos del plan de Dios de la salvación, y Dios mismo tampoco lo hará. Ahora, eso deja a Satanás, y posiblemente a Cristo. Usted va a tener que esperarse hasta la próxima vez para ver como Pablo trata con eso de una manera tan, tan poderosa.

Padre, te damos gracias de nuevo en esta noche por este pasaje maravilloso de las Escrituras, simplemente emana con verdad rica y te damos gracias Padre por este sentido de acumulación y de ir incrementando conforme hemos experimentado el estudio a lo largo de Romanos 8, podemos simplemente sentir la fortaleza, conforme a las doctrinas se incrustan de manera sólida en nuestro entendimiento, y sentimos el gozo y la emoción y la exuberancia en nuestros corazones queriendo alabarte en respuesta a esta gran, gran salvación que nos has dado. Padre, tenemos una esperanza que es segura y estable, que es tan clara en ti, y nos regocijamos en eso.

Padre, oro por aquellos que puedan estar en nuestra comunión en esta noche y que no conozcan a nuestro Cristo, no conozcan al Salvador, o como oro que tu lleves a cabo una obra poderosa de salvación en sus corazones, nos volvemos a encomendar Señor a ti, con gratitud. Porque la verdad es una bendición tan grande. Que seamos fieles en vivirla, en el nombre de Tu Hijo. Amén.

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar