Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Este es el mensaje número seis en nuestro estudio de Génesis capítulo 1, el estudio de los orígenes. Algunas personas me han preguntado si haremos todo el libro de Génesis. La respuesta es que no. Otros me han preguntado cuántos mensajes serán. Y la respuesta es que en este momento en particular, aún no lo sé. Y, como se imaginarán, estamos simplemente tomando lo que va apareciendo en el texto. Esta noche también se me preguntó si había predicado esto antes; y la respuesta es que no. Esta es la primera vez en la que realmente he estudiado y predicado versículo a versículo a lo largo del relato de la Creación. Obviamente, lo he estudiado a lo largo de los años; y, por supuesto, también he escrito las notas para la Biblia de estudio, viéndolo con algo de profundidad. Pero esta es la primera vez para mí; y entonces, estoy compartiendo con ustedes conforme avanzo. Y de hecho, esa es la manera más profunda de hacerlo.

Ahora, al llegar a Génesis capítulo 1, llegamos a un versículo que ya es bastante conocido para nosotros: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.” Y eso responde la pregunta acerca de los orígenes. Los cielos y la tierra, que era la frase judía utilizada, ya que no existía la palabra universo, por medio de la cual ellos describían al universo; y que responde a la pregunta de los orígenes, “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.”

Hemos estado añadiendo a esto conforme hemos avanzado en nuestro texto de Génesis, poco a poco. Y permítame resumir lo que la Palabra de Dios enseña en Génesis acerca de los orígenes. Es realmente inequívoca; es un lenguaje sencillo y claro. Este es un relato categórico que nos habla del origen del universo. Y resumiéndolo, esto es lo que dice: en algún punto del pasado, el Dios eterno creó, de la nada, sin material preexistente, en seis días solares, al universo tal como lo vemos hoy en día. Él concluyó Su Creación en el día sexto al crear al hombre a Su propia imagen, es decir inteligente, con personalidad, con conciencia de sí mismo y con la capacidad de pensar y razonar. La creación ocurrió en seis días. Fue concluida el día séptimo; y Dios reposó de crear. Ocurrió alrededor de 6000 años atrás. Y toda la creación era madura y tenía apariencia de edad en el instante de su Creación.

En el momento de la Creación, la muerte no existía. De hecho, no existía ninguna influencia corruptora de ningún tipo; y ése es el motivo por el cual Dios vio Su creación y dijo que era muy buena. No había muerte, no había influencia corruptora. Por lo tanto, no pudo haber habido animales que morían ni plantas que morían. No pudo haber habido ningún tipo de proceso de selección natural que se llevara a cabo. No pudo haber habido ningún tipo de supervivencia del más fuerte porque todo sobrevivió en esa creación perfecta. La muerte y la corrupción entraron en la Creación cuando Adán y Eva pecaron por primera vez y desobedecieron a Dios. Entonces, vino la muerte; y entonces, vino la corrupción. Pero eso está descrito en el capítulo 3; y no tiene nada que ver con los seis días de la Creación.

Más adelante, después de la Caída, la superficie de la tierra ahora maldita fue drásticamente reformada por un Diluvio universal que fue tan grande que cubrió de manera total las montañas de toda la faz de la tierra. Ese diluvio mundial catastrófico le dio una forma totalmente diferente que también depositó las camas de los fósiles en todo el mundo. Ese Diluvio aplastó a la humanidad con la excepción de ocho personas y animales en el arca de Noé; sólo ellos fueron los sobrevivientes.

Ese es entonces el registro de Génesis de los orígenes… la Creación, la Caída, el Diluvio, transformando de manera dramática la faz de lo que ahora es la tierra corrompida, maldecida. Un gran juicio cae sobre toda la humanidad de tal manera que sólo ocho personas sobreviven. Todos nosotros somos descendientes de esos ocho… Noé, sus tres hijos, la esposa de Noé y sus tres esposas. Ése es el relato de Génesis.

Y permítanme decirle algo que quizás usted pueda registrar de manera permanente. La ciencia no es una hermenéutica para interpretar Génesis o para interpretar a cualquier otra porción de las Escrituras. La ciencia no es una hermenéutica. No es un principio de interpretación. La Biblia no concede a la ciencia. La precisión del texto de Génesis no es diferente de la precisión de cualquier otra porción de las Escrituras. Toda la Escritura es inspirada por Dios. Toda la Escritura es dada por Dios. Toda la Escritura no viene a partir de una interpretación privada; sino que los santos hombres de Dios hablaron conforme eran movidos por el Espíritu Santo.

Jesús lo resumió cuando dijo: “Tu Palabra es verdad.” La Biblia es verdad, sea que usted esté hablando de revelación y profecía escatológica o esté hablando de Génesis y los orígenes históricos. La Biblia es verdadera ya sea que usted esté hablando acerca de la historia de Israel o la historia de los cananeos. La Biblia es verdad sea que usted esté hablando de salvación o santificación o esté hablando de la vida de Jesús o la teología de Jesús. Sea lo que fuere que la Biblia dice es absolutamente verdadero. Y la Biblia es verdad en Génesis, así como también lo es en cualquier otro lugar. Y en todo lugar.

Además, debido a que los orígenes no son repetibles, están fuera del reino de la ciencia. Debido a que los orígenes no fueron observables, y a que ahí sólo hubo una Persona - que era Dios - nadie puede comentar acerca de los orígenes sino Dios. Entonces, en Génesis usted tiene el único relato de primera mano de un testigo ocular de los orígenes presentado por el Creador mismo.

Ahora, a pesar de ese enfoque tan directo de la Palabra de Dios, muchas personas, incluyendo cristianos, se han vuelto a la ciencia, se han vuelto a los científicos que hablan de manera autoritativa acerca de Génesis. De hecho, hay teólogos, muchos teólogos, comentaristas bíblicos, pastores, pastores y predicadores muy conocidos, algunos de los cuales inclusive usted conoce, que niegan el relato de Génesis. Ellos niegan de manera abierta el relato de Génesis porque aceptan en cierto modo a la ciencia evolutiva.

A lo largo del estudio les he dicho esto, y lo vuelvo a repetir, sin entrar a toda la verificación… La ciencia no ha probado nada que niegue el registro de Génesis. De hecho, el registro de Génesis es lo que responde a los misterios de la ciencia. Pero tristemente, los cristianos y teólogos cristianos, comentaristas bíblicos, profesores de universidades cristianas, así como también pastores y maestros, han negado el relato de Génesis, siendo intimidados por la ciencia.

Hay un libro, un libro muy importante que comenta acerca de Génesis. Un libro que yo diría que es absolutamente acreditado; y es el único libro con autoridad, un libro prestigioso y verdadero, infalible, inerrante un comentario autoritativo que ha sido escrito sobre Génesis… un libro indiscutiblemente divino, un comentario inspirado por el cielo acerca de Génesis que habla con autoridad absoluta y que no puede ser desafiado en su veracidad. Y francamente, para mí, este libro cierra el asunto de la precisión de Génesis para siempre.

¿Cuál es el libro? Es el Nuevo Testamento… es el Nuevo Testamento. No fue escrito por ningún científico, ni siquiera un científico creacionista. No fue escrito por teólogos o un teólogo. Fue escrito por hombres simples que recibieron la Palabra de Dios para escribirla por Dios mismo, de tal manera que el Creador es el Autor. Y en Génesis, usted tiene el relato de la Creación. En el Nuevo Testamento, usted tiene el comentario inspirado del Creador del relato de Génesis.

Si usted va al Nuevo Testamento, encontrará que allí está la afirmación de una Creación de seis días. Hay una afirmación de fiat divino o creación instantánea. Hay una afirmación de que el hombre fue hecho a imagen de Dios. Hay una afirmación de que primero fue creado Adán; y después Eva. Hay una afirmación de la Caída en términos muy específicos. Hay una afirmación del Diluvio en términos muy específicos. Hay una afirmación de Noé; y la familia que sobrevivió con Noé. En el inspirado Nuevo Testamento, se hace una referencia muy cuidadosa a todo Génesis.

Hubert Thomas, en su libro francés acerca de Génesis 1 al 11, escribe en la introducción lo siguiente, y cito: “De hecho, tres puntos principales son demostrados al leer la lista que proveemos. Estos tres puntos confirman que el Nuevo Testamento no puede de ninguna manera ser presentado como una fuente a la cual podemos apelar para sostener algún tipo de teoría evolutiva.” Fin de la cita.

Él tiene razón. Usted no puede encontrar nada acerca de la evolución en Génesis. No está ahí. No se puede encontrar en ningún lugar en el Antiguo Testamento ni se puede encontrar en el Nuevo Testamento, en donde hacen comentarios acerca de Génesis y alguien trata de presentarlo a la luz de la evolución o de la fantasía o de licencia poética.

Y luego, Thomas, presenta tres razones. Y cito: “En primer lugar, sin excepción, las referencias a la Creación, y específicamente a las citas de Génesis 1 al 11, apuntan a eventos históricos. No son diferentes de la muerte histórica del Señor Jesucristo en Gólgota. En lo que concierne al Nuevo Testamento, la creación ex nihilo… esto es de la nada… y la creación de Adán y Eva, Caín y Abel, Noé y el Diluvio, no son una leyenda ni una parábola. Todos tienen que ver con personas y acontecimientos de importancia histórica y universal.”

Thomas continuó escribiendo: “En segundo lugar, sin excepción, la Creación siempre se menciona como un evento único que ocurrió en un momento en particular en el pasado.” Fin de la cita. No es algo que se está llevando a cabo todo el tiempo tal como dice la teoría de la evolución. Él dice, y cito: “La Creación ocurrió; fue finalizada. Ocurrieron acontecimientos que corrompieron al mundo; y ahora esperan una nueva creación, la cual se llevará a cabo en un momento determinado en el futuro.”

“En tercer lugar,” dice Thomas, “en el Nuevo Testamento, las citas a la Creación dadas en Génesis 1 al 3 son consideradas como literalmente verdaderas, históricas y de gran importancia. La doctrina del Nuevo Testamento basada en dichas citas - de Génesis 1 al 3 - no tendría, e incluso sería errónea, si los eventos de Génesis no fueron históricamente verdaderos. Por ejemplo, considere la entrada del pecado al mundo. Si Adán no fuera la cabeza de toda la raza humana, entonces Jesucristo, el último Adán, no sería la cabeza de la nueva creación,” fin de la cita.

Él hace referencia a Romanos, en donde dice que así como en Adán todos morimos, así también en Cristo todos viviremos. Entonces, es claro que el escritor del Nuevo Testamento, bajo la inspiración del Espíritu Santo, vio al pecado y a la muerte entrar al mundo a través del mismo hombre histórico Adán; y a través de su mismo acto histórico de desobediencia.

Y entonces eso, en cierta manera, resume el asunto para nosotros. El Nuevo Testamento presenta un número importante de referencias a Génesis y a la Creación. Y lo hace de manera muy natural. No se presenta como algo exagerado, como algo increíble, no dice que eso nos será difícil de creer y que nos será difícil de entender, pero que así fue. No lo hace. No intenta defender, no intenta explicar ante la incredulidad de alguien; simplemente lo expresa como un hecho.

Ahora, por ejemplo, Mateo 13:35: “Abriré en parábolas Mi boca, declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo.” Indicando un punto en el tiempo en el cual el mundo fue fundado. Marcos 13:19: “Porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó.” Juan 1:3: “Porque por Él todas las cosas fueron hechas y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.” Ahí tienen un solo versículo que de manera inmediata cancela la Creación de algo por el azar, por algún proceso al azar. Todo fue hecho por Dios. En Hechos 4:24: “Soberano Señor, Tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.” Eso es tan amplio como se pueda expresar. En Hechos 14:15: “Que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.” Todo: el cielo, la tierra, el mar y todo lo que en ellos habita.

Romanos 1:20: “Porque las cosas invisibles de Él”… es decir Dios… “se hacen claramente visibles desde la Creación del mundo.” Segunda Corintios 4:6: “Porque Dios”… y esto lo hemos estudiado el último domingo por la noche… “que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz.” Eso es exactamente lo que hizo el día uno. Él mandó que existiese la luz. Colosenses 1:16: “Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles… todo fue creado por medio de Él y para Él.” Hebreos 1:10: “Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de Tus manos.” Hebreos 11:3: “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía,” eso es ex nihilo; Él creó las cosas que se ven que no fueron hechas de nada que existiera anteriormente.

En Mateo 19 Jesús dice: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo?” Nuevamente, hablando de la humanidad como resultado directo del acto creador de Dios. Hechos 17:26: “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación.” Él es el creador de todas las naciones. Primera Corintios 11:8 y9: “Porque el varón no procede la mujer, sino la mujer del varón; y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.” Nuevamente, fueron creados. Primera de Timoteo 2:13: “Porque Adán fue formado primero, después Eva.”

Romanos 5:14 nos habla acerca de la Caída: “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés.” Romanos 5:17: “Por la transgresión de uno solo reinó la muerte.” Primera Corintios 15:21: “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre”… es decir Cristo… “la resurrección de los muertos.” Y les recuerdo nuevamente 2 de Pedro 3:5 y 6, cómo Pedro se refiere al Diluvio e inclusive al mundo preformado cuando estaba cubierto por agua cuando dice: “Fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra que proviene del agua y por el agua subsiste,” y demás, tal como hemos notado la última vez.

Efesios 3:9: “El misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas.” Santiago 3:9: “Con ella bendecimos al Dios y Padre y con ella maldecimos a los hombres que están hechos a la semejanza de Dios.” Nuevamente, Dios es el que hizo al hombre a Su imagen. Apocalipsis 4:11: “Señor, digno eres de recibir la gloria, la honra y el poder, porque Tú creaste todas las cosas; y por Tu voluntad existen y fueron creadas.” Apocalipsis 10:6: “Y juró por El que vive por los siglos de los siglos que creó el cielo y las cosas que están en él y la tierra de las cosas que están en ella y el mar y las cosas que están en el.” Apocalipsis 14:7: “Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra el mar y las fuentes de las aguas.” Romanos 1:25: “El hombre adora y sirve a la criatura más que al Creador.” Y así continúa. Hebreos 2:10: “Porque convenía a Aquel por cuya causa son todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten.” Y continúa. Una y otra y otra vez, se hace referencia en el Nuevo Testamento al relato de la Creación.

Ahora, como hemos estado diciendo, la evolución fue presentada realmente como una alternativa ateísta, una alternativa impía. La evolución demanda fe irracional en el azar impotente. La evolución no puede suceder. Es imposible. La ciencia ha probado que no puede suceder, como hemos dicho, debido al ADN, a los sistemas de información de los códigos genéticos. La creación es fe racional en el Dios todopoderoso. La evolución es fe irracional en el azar impotente.

Y la evolución es realmente naturalismo. Cualquier tipo de evolución es una forma de naturalismo. El naturalismo cree que Dios existe sólo en la mente de los no intelectuales, sólo en la mente de las personas religiosas de bajo nivel. El naturalismo dice que la naturaleza es todo lo que existe; y eso es realmente todo lo que hay. Eso es virtualmente la suposición que yace detrás de todas las ciencias naturales. Se encuentra realmente en el cimiento de toda la filosofía naturalista humanista. Respalda todo trabajo intelectual. Es la base de toda moralidad o, mejor dicho, inmoralidad. En otras palabras, la base de toda nuestra cultura es esta idea de que la naturaleza es lo único que hay. Si el naturalismo es verdad, entonces el hombre creó a Dios, no Dios creó al hombre. Y la creencia en Dios no es nada más que una superstición infundada. Y debido a que es superstición, no necesitamos escuchar nada necio de la Biblia, ciertamente no los diez mandamientos, las leyes morales y todo lo demás.

Entonces, no nos interesa lo que la gente religiosa piense. Son una amenaza. Son los no-intelectuales. Son más que una molestia. Interrumpen nuestras libertades morales. De hecho, ahora ya ni siquiera hablamos de moralidad, hablamos de derechos y valores, ¿no es cierto? Y los derechos y los valores son decididos por cada individuo. La gente no hace mal debido al pecado. Después de esta masacre en Littleton, Colorado, no han escuchado a nadie hablar acerca del pecado. La gente no hace algo malo debido al pecado. Hacen algo malo porque de alguna manera se sobrepasaron en sus derechos. De alguna manera, tienen valores desviados. Están influidos por la psicología en vez de la teología. No hay Creador, no hay ley moral, no hay juez moral, no hay propósito para la vida, no hay razón para la vida excepto pasar la vida lo más feliz que uno pueda. No hay destino. Y no hay teología verdadera.

Y quiero llevarlos ahí porque es lo más importante. En un mundo naturalista, un mundo humanista, un mundo evolucionista, no existe teología verdadera. Entonces, un teólogo es en realidad una interrupción inútil. De hecho, probablemente desean que los teólogos fueran tan bajos en la cadena de la evolución que no pudieran sobrevivir. No hay nada como la teología verdadera porque no hay nada como un Dios verdadero. Él punto para los evolucionistas no es que Génesis no es creíble; es un relato simple, directo. No es que quieran discutir acerca de si Génesis es verdadero o no… ellos ya han ganado esta batalla. Y por eso quiero regresar a eso. Ya han convencido a la mayoría del mundo cristiano que Génesis no es verdad. Han tenido éxito con sus ataques de teorías tenaces y las ilusiones científicas y la mala representación; han atacado Génesis con éxito ; y han logrado que la mayoría del mundo cristiano evangélico crea que Génesis no es un relato verdadero.

Pero eso no es lo que están tratando de hacer realmente. Con eso no ganan mucho terreno. El verdadero punto, el meollo con los evolucionistas es que si Dios creó al hombre y se preocupa tanto por lo que él hace como para identificar las consecuencias eternas por su conducta, ésa es una seria amenaza para sus placeres pecaminosos. El evolucionista naturalista odia a Dios y ama al pecado. Cuando tenga tiempo, en algún momento debe leer el libro de Paul Johnson, el libro del historiador acerca de los intelectuales. Lea las biografías, son cautivantes. Las biografías de las personas que moldearon la sociedad occidental. Ellos eran perversos - para decirlo de una manera suave - en sus vidas personales. El naturalista odia a Dios y ama al pecado. El evolucionista teísta que quiere traer la evolución e imponerla en Génesis y en cierta manera acoplar a Dios, dirá que ama a Dios dirá que no ama al pecado; pero de hecho ama muy poco a Dios y mucho a su reputación académica.

Permítame decirle algo. No estoy aquí promoviendo mi propia idea. La disciplina gobernante en el mundo, la disciplina gobernante en el tema de la vida en este planeta, la esfera de pensamiento más importante, la arena más importante de entendimiento no es la ciencia. ¿Ha oído usted eso? Usted podría pensar que lo es. Usted pensaría que lo es. Eso es lo que piensa toda nuestra sociedad todo el tiempo.

¿Y qué hacemos? Hoy en la tarde tomé tres revistas para leer… Newsweek, Time… una de ellas tenía un eslabón perdido en la tapa. La otra prometía que en una de sus páginas mostraría la diferencia entre la constitución cerebral de un criminal y la de una persona normal; y tenía unas fotografías de ciertos análisis médicos de patrones del cerebro. Entonces, la discusión tiene que ver con procesos de evolución que guían hacia o alejan de ese tipo de conducta.

Escuche, la reina de las ciencias en nuestro mundo en la actualidad, en el sentido del conocimiento, es la ciencia naturalista. Supuestamente, ellos tienen todas las respuestas para todo. Y el hecho es que no las tienen. La disciplina gobernante en el asunto de la vida en el universo en todo punto no es la ciencia. La disciplina gobernante es la teología. La única manera en la que usted llegará a entender al universo, la única manera en la que usted llegará a entender la historia del hombre, la única manera en la que usted llegará a entender la conducta y el por qué la gente hace lo que hace, la única manera en la que usted llegará a entender el flujo de vida y de dónde venimos y a dónde vamos es cuando entienda una teología verdadera… es la única manera en la que usted llegará a entenderlo.

Entonces, no podemos permitir que nuestra teología sea quitada de su trono al comienzo de la Biblia; y que se ponga a los pies mientras que la ciencia asciende al trono. La ciencia, y cualquier otra disciplina, cualquier otra esfera o arena o paradigma de pensamiento humano, se inclina ante el rey de todas las disciplinas; y el rey de todas las disciplinas es una teología verdadera. Y una teología verdadera es una teología que viene de la palabra de Dios.

Hoy en día, los teólogos no son respetados. Y eso es trágico. Y en cierta medida, no son respetados porque ellos han abandonado su posición. Los teólogos no son respetados, sostienen su posición, ellos son el enemigo… Hay un esfuerzo conjunto para describirlos como no intelectuales, gente que está inmersa en la superstición y la fantasía. Pero cada uno de ustedes como cristianos - y los voy a promover, ni siquiera tienen que tomar clase alguna - cada uno de ustedes es un teólogo. Y quiero que entiendan lo que quiero decir con eso. Ustedes entienden teología. Quizás no entiendan todo detalle de teología. Quizás no pueda distinguir la diferencia entre el sublapsarianismo, infralapsarianismo y un perro labrador. Quizás… sólo incluí eso ahí. Quizás ni siquiera pueda explicar cada aspecto de la kenosis. Quizás pueda no conocer toda la terminología, quizás pueda no conocer todos los detalles de todo concepto teológico; pero permítame decirle algo. Todos ustedes son teólogos porque conocen al Dios vivo y verdadero y conocen el medio por el cual Él es conocido. Y además, conocen la palabra del Dios, la cual es la sustancia de toda verdad en la teología.

Ubique usted a la evolución en el trono; y hará que la Biblia sea esclava del hombre. Y terminará cortejando con el desastre. Pero la reina de las ciencias hoy en día es el naturalismo. Todo regresa ahí; y el naturalismo es definido en términos de evolución. Entonces, lo que gobierna toda nuestra sociedad es la evolución. Se ha infiltrado de tal modo en la teología que ahora estoy leyendo varios libros en donde el escritor dice que Dios mismo ha evolucionado. Dios, en el proceso de convertirse en lo que a Él le gustaría hacer. Entonces, inclusive Dios ha sido desplazado; y Dios es tan sólo una pequeña pieza del proceso evolutivo. Ubique a la evolución en el trono; y ella se apoderará de todo. Bríndele el trono en los primeros breves versículos del primer libro de la primera página de la Biblia y usted habrá entregado el trono desde el principio. Y en un mundo que evoluciona, es muy difícil tener puntos fijos. Ese es el motivo por el cual los educadores de hoy en día son relativistas. Ellos son básicamente relativistas en todo. Usted sabe, usted escucha todo es todo acerca de que tenemos problemas en las escuelas. Y lo han escuchado últimamente, ¿qué vamos hacer? No puede haber chicos que disparen a otros en las escuelas ¿Qué haremos con esto? Tenemos que enseñarles algunos estándares. Tenemos que enseñarles algunas pautas.

Yo tengo una magnífica solución. Simplemente, lleve a cada escuela a los mejores maestros de Biblia de la comunidad; y permítales que tengan a los niños todos los días durante una semana; y permítanles que les enseñen la palabra de Dios. Ése es el estándar. Ése es el estándar absoluto.

Es muy improbable que eso suceda. Eso no sucederá. Y hasta que no suceda, las cosas empeorarán porque no hay respuestas. Lo que ellos están diciendo… y cuando los educadores dicen que necesitan ayuda, que tenemos que hacer algo, utilizan esta frase “aclaración de valores”. Nuevamente los valores… ¿Qué significa aclaración de valores? Bueno, usted sabrá, básicamente, ellos dicen que lo que usted tiene que hacer es trabajar duro y no lastimar a la gente. El razonamiento moral, lo cual significa que yo tengo todas las libertades de hacer lo que quiera, pero mi libertad termina donde la suya comienza. Si yo quiero golpearme la cabeza contra una pared o salir y comportarme de determinado modo, eso está bien.

Pero no puedo tomar un arma y dispararle a usted porque entonces yo invadí su espacio. Entonces, tengo que aprender a razonar moralmente y saber que mis libertades tienen alguna limitación moral; y las limitaciones se encuentran en donde los estándares de la sociedad han sido traspasados cuando yo he cruzado la línea que le afecta a usted. Por cierto, se vuelve muy confuso; y la sociedad está tan confundida que no sabe qué hacer con respecto a esto, están permitiendo que la gente produzca juegos de video, programas de televisión, música, películas que se extralimitan por kilómetros al crear malas influencias en las vidas de jóvenes y que son tan mortales como si alguien les colocara un arma en la cabeza y les disparara.

No hay esperanza para una sociedad en donde la evolución naturalista es la reina de las ciencias, donde todo tiene que responder a eso. Supuestamente los alumnos, los estudiantes, deben recibir una aclaración de valores por parte de los maestros que no tienen ningún estándar moral. Se supone que personas que no tienen estándares morales les deben enseñar razonamiento moral. Y luego se les dice que tienen que forjar su estilo de vida sin autoridad, sin pecado, sin ley divina fija, sin vergüenza, sin culpabilidad, sin consecuencias.

Pero hay algo en nuestra sociedad acerca de lo cual no son relativos. ¿Sabe qué es? La evolución. Ese es el absoluto que domina nuestra sociedad. Si usted dice que no cree en la evolución, usted es literalmente visto como un torpe, como alguien que no es muy inteligente, como alguien que no tiene capacidad de razonamiento. Existe una relatividad abrumadora hasta que llega al único absoluto fijo que hace que el sistema relativo funcione; y esa es la evolución. Como puede ver, si usted dice que no cree en la evolución, que cree en la creación divina de Dios, todo el sistema relativista colapsa; porque usted tiene al azar, al libre albedrío, la libertad de expresión, no puede tener absolutos fijos, un dador de la ley, una ley y un juez y todo lo demás. Por lo tanto, el absoluto que persevera en medio de esta relatividad es el absoluto de la evolución. Ellos están convencidos, más allá de cualquier argumento, que todo lo que existe hoy en día es el resultado de la casualidad y de procesos al azar. Como dijo un escritor, nunca olvidaré esa declaración, el universo como lo conocemos es simplemente una de esas cosas que suceden de vez en cuando.

Pero en contraste y oposición a todo eso, la teología es la reina de las ciencias. La teología es la esfera más importante del pensamiento. La teología es el elemento controlador más importante del intelecto humano. Y el corazón de toda teología sana es una fe firme en la precisión y la veracidad de la Biblia. Y comienza con creer el relato de Génesis. Eso es crítico para una visión cristiana. Y, como les he dicho hace unas semanas, el Master's College participa en la coalición de universidades cristianas, 110 universidades cristianas, de las cuales cinco o seis afirman el relato de Génesis. Entonces, tenemos cien universidades cristianas que no tienen una perspectiva cristiana del mundo. ¿Qué es una universidad cristiana? Bueno, eso me molesta; pero vayamos al texto.

Estoy tratando de hacer dos cosas en estos mensajes, darles un poco de pensamiento racional, algo de pensamiento filosófico, algo de material científico antes de que entremos al texto. Pero vayamos al texto. Veamos el día uno. “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía…” Recuerde que esto es lo que le dijimos que significa desolada y vacía… Estaba desolada e inhabitada; aún no había sido formada o habitada por ningún ser vivo. Y estaba completamente envuelta en esa oscuridad. “…Y las tinieblas - dice - estaban sobre la faz del abismo -la cual es una palabra del Antiguo Testamento para océano -, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Entonces, en el día uno, Dios crea el tiempo, el espacio y la materia. Esos son los elementos… tiempo, espacio y materia. Dios los crea de la nada. Y ahí está tohu y bohu, esa masa sin forma e inhabitada de estos elementos. Y en esta tierra que Él tiene, los elementos están mezclados como un lodo, por así decirlo, no separados. Y está completamente cubierta con agua y rodeada por oscuridad.

Y después, en el día uno, en el versículo 3: “Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz.” Entonces, Dios creó la luz. “Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día.”

Entonces, en el primer día, Dios creó los elementos esenciales del tiempo, espacio y materia. Luego Dios agregó la luz. Él estableció el período de luz/oscuridad en un ciclo continuo permanente de 24 horas de días solares. Esa es la razón por la que en el versículo 5 dice que fue la tarde y la mañana un día. Y alguien dice que el sol o la luna aún no han sido creados. Está bien. Dios podía aún establecer el ciclo de luz del modo que quería hasta que atribuyera luz a los cuerpos celestes, lo cual Él hace y lo veremos más adelante. Entonces, básicamente, el primer día, los elementos son creados y son dejados sin forma e inhabilitados; y rodeados por oscuridad. Y luego, la luz es creada y hay una mezcla de luz y oscuridad en un ciclo normal de 24 horas. Y ése es el día uno.

Vayamos al día dos. Dios continuó moldeando estos elementos para que fueran un ambiente habitable para la vida que Él crearía. Y después, Dios dijo en el versículo 6: “Luego dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban en la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana del día segundo.”

Muy bien, veamos lo que sucedió aquí. Día uno, Dios separó la luz de la oscuridad. Día dos, Dios separó el cielo de la tierra. A eso se refiere la expansión. Día tres, como veremos, Dios separó el agua de la tierra de la tierra seca. Entonces, día uno, día dos, día tres, series de separaciones. Antes de que Dios pueda crear vida, Él tiene que separar la luz de las tinieblas y crear el ciclo continuo de luz y de oscuridad en el día solar de 24 horas. Él tiene que separar el cielo de la tierra, lo cual hace en el día dos. Y después, Él tiene que separar el agua, que ahora está cubriendo de manera total a la tierra, en el día uno y dos. Él tiene que separar eso de la tierra seca para que haya un lugar para los peces en el mar y la vida en la tierra en la tierra seca. Entonces, el universo se está preparando los primeros tres días… un enfoque bastante razonable… Se separa la luz de la oscuridad, el cielo de la tierra, la tierra seca del agua.

Veámoslo de manera más específica. Versículo 6: “Luego dijo Dios,” y nuevamente le recuerdo que la Creación fue simplemente por la palabra de Dios. Él habló e hizo que las cosas existieran. A medida que comenzó el día dos, al amanecer del día, el universo tenía luz y tenía oscuridad, la tierra era una masa no distinguible de elementos completamente cubiertos por agua. Pero luego dijo Dios: “Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.” Esto es bastante interesante.

En el día uno, la tierra estaba cubierta con agua. En el día dos, Dios separó el agua en dos lugares. Eso es lo que está diciendo aquí. Él colocó una expansión en medio; y parte de esa agua estaba arriba y parte permaneció en la tierra. Entonces, usted aquí tiene agua que todavía estaba en la tierra y ahora parte de esa agua es separada y colocada arriba. Eso es exactamente lo que está diciendo aquí. Y en medio de esos dos elementos de agua hay una expansión.

Ahora, la palabra “expansión” es la palabra hebrea raqia. Una palabra interesante. Significa vasto. Significa algo que está extendido. Algo que es delgado y está extendido. Y buscando en el Antiguo Testamento para ver cómo se usaba, en Éxodo 39:3, cuando estaban haciendo las cosas para la adoración de Dios en el tabernáculo, dice que sacaron oro; y lo amartillaron para obtener hojas de oro. Lo aplanaron, lo esparcieron y lo amartillaron para que fueran hojas de oro.

Ellos usan el mismo verbo que expansión. La descripción es de un área delgada que Dios prácticamente coloca en medio de las aguas que rodean la tierra. Alrededor de la tierra está el agua y Dios simplemente la corta, por así decirlo, como si tuviera un cuchillo; y corta alrededor de esa esfera de masa indiferenciable de elementos de la tierra, separándola en dos partes. Todavía está la parte que es esférica y el agua que la rodea; pero ahora hay agua que está encima de ella, separada por esta expansión. La expansión tiene la intención de expresar la idea de espacio… espacio.

Observe el versículo 8. ¿Cómo llamó Dios a esta expansión? Cielos. Es lo que nosotros entendemos como cielo. Y lo que entendemos como el espacio sobre nosotros. El cielo es shamayim, que significa literalmente el cielo o los cielos. Se refiere al universo y al espacio sobre nosotros. Entonces, no había cielo, no había espacio como lo conocemos hasta el segundo día; y Dios simplemente cortó alrededor de la esfera, liberando parte de esa agua, colocándola arriba, creando un espacio entre las aguas de abajo y las aguas de arriba.

El escritor judío Cassuto dice, y cito: “A partir de esto podemos inferir que inmediatamente después de su formación, el firmamento ocupó el lugar establecido por la voluntad de Dios que es la vista de los cielos tal como los conocemos.” Fin de la cita. Literalmente, creó el espacio. “De esta manera, tan pronto como el firmamento fue establecido en medio de la capa de agua, comenzó a levantarse, arqueándose como una bóveda.” Fin de la cita. Esto es muy gráfico. Dios corta esa agua y después comienza a levantar y comienza a expandirse hasta que se alejan más y más creando así, en medio de estas dos partes de agua, el espacio. Y Cassuto dice, y cito: “En el proceso, se expande arqueándose como una bóveda, en el curso de su expansión hacia arriba, las aguas de arriba son al mismo tiempo levantadas quedando encima de ello.” Fin de la cita. Simplemente los colocó arriba. “Esto marcó un avance considerable al preparar los componentes del universo. Ahora, en la parte de arriba, está la bóveda del cielo, rodeada por las aguas superiores. Abajo, se extiende la expansión de aguas inferiores, esto es las aguas del enorme mar que todavía cubre la materia que aún no ha sido diferenciada en la tierra. El universo… él escribe… está comenzando a tomar forma.” Fin de la cita.

Ahora, este es un relato bastante razonable escrito por Moisés. Si regresa a la literatura antigua y lee algunas leyendas que se desarrollaron en la mitología mesopotámica, verá que es interesante compararlas con esto. Historias paganas, las cuales abundan, tratan de explicar la Creación. Ninguna de ellas enseña la evolución. Pero, por ejemplo, las leyendas de la Mesopotamia dicen que después de que el dios Marduk, quien puede ser nombrado de muchas maneras diferentes dependiendo la nación o la versión que usted desee, pero el Dios Marduk había expulsado a Tiamat, la diosa del océano del mundo, presentada como un monstruo marino grande y poderoso, al igual que otros monstruos y monstruosidades que se había creado para ayudarle en su combate.

Y después de que había herido a su enemigo mortal con sus armas, cortó su cadáver de manera horizontal, dividiéndola en dos mitades, las cuales yacían una sobre la otra. Y de la parte superior formó un cielo; y de la parte inferior formó la tierra, lo cual incluyó el mar. Y usted puede leer toda la historia en el relato babilónico de la Creación. Y de hecho, dice en el texto traducido que la partió como un pez, en dos partes, una mitad de ella fue colocada arriba y permaneció ahí con las luces de los cielos. Y él jaló una barra prácticamente; y ahí apostó una vigía, lo cual se refiere a la tierra abajo.

En resumen, entonces, el mito sacerdotal babilónico, seguido también por los griegos, dice que la parte superior del universo y la Tierra aquí es el resultado de cortar por la mitad al cuerpo de Tiamat. Y simplemente les cuento esto para decirle lo absurdo que son esas leyendas.

Pero lo que la Biblia dice es completamente razonable. Dios tomó las aguas hacia arriba. Dejó parte cubriendo la Tierra y en medio de estas dos partes creó el separador entre las aguas, lo cual es la expansión que llamamos cielo, espacio… el enorme espacio del universo. Vaya al versículo 7, que básicamente reitera: “E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre el expansión. Y fue así.” Y Él repite de nuevo lo mismo simplemente para asegurarse que lo entendamos. Ahí hay una expansión que Él separó. Las aguas subieron. Parte de las aguas quedaron abajo; Él creó el espacio en medio de ellas.

Un par de notas a pie de página. Es importante entender que todo esto es creativo. Esto significa que todo este poder creador que se está desplegando aquí está más allá de nuestra capacidad de comprensión. Y digo esto en referencia al versículo 7, por la palabra utilizada allí: “Hizo Dios la expansión”. Algunas personas han dicho que eso no es crear, que no es la palabra bará, que es otra palabra, asah en hebreo. ¿Acaso significa algún tipo de actividad diferente?¿Acaso significa que hay que hacer una distinción aquí? Muchas veces, hay maestros bíblicos que hacen distinciones que no deben porque todos los idiomas tienen sinónimos, inclusive palabras que tienen matices que pueden ser usadas como sinónimos.

Y la pregunta aquí es si acaso la palabra “hizo” cambia la acción en sí de Dios. Y la respuesta es que no. No significa ningún tipo de actividad diferente por parte de Dios fuera de crear de la nada. De hecho, en el capítulo dos versículo 3, el versículo termina Dios reposó el séptimo día de la obra que había hecho en la Creación. Y ahí tiene usted las dos palabras bará y asah; presentadas en esencia como sinónimos. Y creo que esa es una maravillosa nota que el Espíritu de Dios ha colocado en ese lugar para que no nos preocupemos acerca de si hay una distinción o no.

La palabra bará es la palabra que define. Y en este contexto significa crear algo de la nada; o expresado de otra manera, hacer algo que trasciende la capacidad normal, hacer algo que no puede ser hecho. Eso es en este texto bará. Y “hecho” es tan sólo un sinónimo para utilizar otra palabra que se refiere a lo mismo. Ahora, bará puede ser utilizada simplemente para referirse a algo normal. Se utiliza en Isaías 54:16: “He aquí que Yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego y que saca la herramienta para su obra.” Isaías 57:19: “Producir fruto de labios.” Esas cosas son más normales. No necesariamente hablan del mismo poder de creación mostrado en Génesis. Entonces, bará no siempre significa crear en el sentido de ex nihilo, creación fiat divina; pero en este contexto eso es distintivamente lo que significa. Y la palabra “hizo” es simplemente otra palabra para afirmar lo mismo. Podríamos decir que es un sinónimo. Y por cierto, en Éxodo, para ustedes eruditos, Éxodo 34:10, asah es utilizada como sinónimo para bará.

Entonces, las veo usadas como sinónimos. Podríamos decirlo de esta manera… En el contexto de Génesis la palabra asah es utilizada para especificar el tipo de bará, el tipo de creación a la cual se refiere el versículo. Dios está creando y en esta Creación, Él hace algo que nunca había existido. Él está creando pero en el crear, tal como indica el versículo uno, el panorama general, Él está haciendo cosas expresadas por el uso de la otra palabra. Por lo tanto, en el versículo siete, Él hizo la expansión. Era creación, pero era un componente de la Creación. Hacer algo que nunca antes había existido.

Ahora, me voy a apurar y terminar… la separación del agua del cielo arriba del cielo y debajo ha llevado muchas discusiones… muchos debates. La pregunta es qué es esta agua. Y, usted sabe, tengo que confesarle que no sé… no lo sé. Podría ser que al final del espacio infinito hay agua. Sabemos que hay agua en el aire, eso lo sabemos; sentimos la lluvia. Podría haber otro elemento, del cual no sabemos, al final del espacio celeste ilimitado; no lo sé. Hay muchos que creen que en esta Creación, la Tierra fue creada bajo un domo de agua.

Este es el punto de vista de Whitecomb y Morris; que las aguas arriba de la expansión, las aguas sobre el cielo eran como un vapor que simplemente rodeaba toda la tierra y creó un ambiente parecido a un invernadero. Y ellos sugieren que esa es la razón por la cual los animales y las plantas vivían tanto tiempo. Los animales vivían un tiempo han extenso que se convertían en dinosaurios, las personas vivían tanto tiempo como para llegar a más de 900 años de edad, como Matusalén. Estaban protegidos de la luz ultravioleta debido a esta cubierta de agua. Y después, en el Diluvio, esa cubierta se rompió e inundó la Tierra junto con el cataclismo tectónico que ocurrió debajo de la Tierra que rompió los elementos básicos de la Tierra y creó el ambiente post diluviano.

Pero no podemos saberlo con seguridad. Se han hecho sugerencias de que este vapor era una cubierta de vapor de agua sobre la Tierra. Pero aquí no hay nada acerca de eso. Entonces, no podemos ser dogmáticos en este punto. Parece que es una explicación razonable. Y se ha hecho la sugerencia de que el vapor de agua tiene la habilidad de transmitir la radiación solar entrante y retenerla y dispersar gran parte de la radiación reflejada de la superficie de la Tierra; entonces serviría como un invernadero global, manteniendo temperaturas uniformemente agradables, cálidas en todo el mundo.

Ellos dicen que con temperaturas casi uniformes, se inhiben los grandes movimientos masivos de aire; y por lo tanto las tormentas de viento serían desconocidas. Sin ninguna circulación global de aire, el ciclo hidrológico del mundo actual no podría ser implementado. No podría haber habido lluvia excepto que fuera sobre los mismos cuerpos de agua de donde se había evaporado. Sin ningún tipo de circulación de aire global - ya que todo está protegido por esta cubierta - no habría habido turbulencia, no habría habido partículas de polvo transportadas a la atmósfera superior. El vapor de agua en la cubierta habría sido estable y no habría precipitado.

Además, el planeta habría sido mantenido no sólo a temperatura uniforme sino a niveles confortables de humedad, uniformes mediante la evaporación local diaria y la condensación como una especie de rocío o neblina. La combinación, entonces, de la temperatura cálida, la humedad adecuada en todos lados, habría conducido a grandes áreas de vegetación en todo el mundo, sin que hubiera desiertos ni capas polares. Una cubierta de vapor hubiera sido eficaz en filtrar la radiación ultravioleta, los rayos cósmicos y otras energías destructivas; y así continúa.

Y después, en el Diluvio, cuando Dios quiso anegar la Tierra, Él simplemente liberó eso, lo cual se precipitó sobre la Tierra. Y ahora, todos estamos expuestos a los rayos ultravioletas. Y la vida fue acortada y la gente tan sólo vivió 60 años después de eso.

¿Es así como realmente ocurrió? Bueno, no dice eso en Génesis. El texto de Génesis no especifica una cubierta; pero dice que había aguas arriba y aguas abajo. Ha habido científicos, buenos científicos creacionistas que han dicho que esta idea de la cubierta no es aceptable.

Robert Whitelaw y Walter Brown resumieron las dificultades de esta manera: el problema del calor, un gran vapor o una cubierta de hielo o algo así, habría incrementado el calor de tal manera que hubiera calcinado a todos los seres vivos debido a que no hay movimiento de aire. Y usted tiene simplemente este calor. Ellos dicen que el problema de la luz, la luz de las estrellas que Dios dijo que sería para señales y estaciones, es que apenas habría podido verse; y la luz solar no habría llegado con suficiente calor como para sustentar las plantas tropicales. El problema de la presión, cuando usted tiene una cubierta de vapor que contiene más de 40 pies de agua, habría hecho que se incrementara a una presión tan alta en su base que la temperatura habría excedido los 220 °F.

El problema es que ni el vapor, ni el líquido, ni la cubierta de hielo podrían haber sobrevivido físicamente durante los muchos siglos entre la Creación y el Diluvio… unos 2000 años. Se hubiera condensado o evaporado; no hubiera quedado tan sólo ahí. Y luego, el problema de los rayos ultravioletas. Una cubierta rodeando la atmósfera no habría sido protegida de la luz ultravioleta, la cual habría separado al agua en hidrógeno y oxígeno; y de esta manera, habría destruido inmediatamente la cubierta… y demás, y demás, y demás.

Mire, no voy a meterme en esta discusión. Yo no tengo idea. Todo lo que sé es que había agua aquí abajo y había agua ahí arriba. Eso es todo lo que sé. La cubierta tiene sentido… había una cubierta… en algún lugar ahí arriba, había agua en algún lugar ahí arriba, obviamente quizás no era agua como el primer grupo de científicos dijo que era; y quizás no estaba haciendo lo que el segundo grupo de científicos pensó que haría si estuviera ahí. Pero ahí estaba.

Usted dirá que esa es una explicación bastante simple, no científica. Bueno, soy un teólogo. Y, eso es lo que la Biblia dice. No da una explicación de la ciencia. Solamente dice que el agua subió; y parte del agua quedó aquí. Podemos decir esto con seguridad, la resolución puede ser tan simple como esto: Dios, creó este tipo de cubierta, este tipo de bóveda en el universo, el tipo de agua en la atmósfera que estaba controlada de tal manera que no produjera los efectos dañinos que Whitelaw y Brown mencionaron. Sí sabemos esto: había agua arriba; y en el Diluvio, el agua, de acuerdo a Génesis siete, cayó e inundó a toda la Tierra.

Entonces, entre las aguas, Dios creó el espacio. Observe esta nota, esto es realmente interesante. Versículo 7, al final del versículo: “Y fue así.”¿Es eso acaso redundante? Él lo dijo en el versículo 6: “Haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas de las aguas”. Versículo 7: “E hizo Dios la expansión.”¿Por qué añade “Y fue así”? ¿Es ese un tipo de comentario redundante de tipo editorial? No, ayuda a cumplir un propósito. Una declaración muy crítica. No existe tal comentario en el versículo 3. Dios dijo: “Sea la luz y fue la luz”… No dice, “y fue así.” Y le voy a decir por qué. Esa pequeño frase utilizada aquí en el versículo 9, versículo 11 y versículo 15 y versículo 24, es empleada para afirmar algo que está fijo, algo que no cambia, algo que ha permanecido por todo el tiempo. No puede decir que después del versículo 3 hubo luz y fue la luz; porque hay luz y oscuridad, luz y oscuridad, luz y oscuridad; no está fijo. Pero cuando Dios dice que creó los cielos, eso es fijo. “Y fue así” provee el entendimiento de la naturaleza firme, fija, inmutable de ese elemento de la Creación. Y el versículo 8: “Y llamó Dios a la expansión Cielos.”

Y por cierto, Él aún no dice que era bueno. No lo dice en el día 1, no lo dice en el día 2. No lo dirá hasta el versículo 10, cuando la Tierra sea habitable; entonces, Él dirá que era bueno… Sólo después de que finalmente la Tierra haya sido formada para estar en una condición habitable.

Y el versículo 8 termina: “Y llamó Dios a la expansión Cielos; y fue la tarde y la mañana del día segundo.” Él lo hizo en un día… en un día, creó el firmamento, la expansión, los cielos, el cielo. Estamos listos para el día tres. En algún punto aquí, para simplemente plantar este pensamiento, fueron creados los ángeles. ¿Sabe dónde? ¡Manténgase atento! Le iba decir eso esta noche, pero ya no tengo tiempo.

Si es posible, me gustaría terminar simplemente con una pequeña alabanza; el Salmo 104 es probablemente muy apropiado. Escuche esto, Salmo 104: “Bendice alma mía a Jehová. Jehová, Dios mío, mucho Te has engrandecido. Te has vestido de gloria y de magnificencia. El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina, que establece Sus aposentos entre las aguas, el que pone las nubes por Su carroza, el que anda sobre las alas del viento; el que hace a los vientos Sus mensajeros y a las flamas de fuego Sus ministros.” Ahora, si hubo viento en el tiempo de la Creación, entonces, Whitecomb y Morris estaban equivocados… o por lo menos han exagerado el efecto de la bóveda. Pero aquí está… aquí está la recolección de alabanza del salmista de Dios estirando el cielo, de Dios tomando el agua a las cámaras de arriba; y él alaba a Dios diciendo: “Bendice, alma mía, a Jehová.” Y en el versículo 5 dice: “Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. Con el abismo, como con vestido, la cubriste.” Usted aquí puede ver todas las referencias a la Creación, afirmando lo que sucedió. Y veremos más acerca de esto en ese Salmo, conforme Dios separa la tierra del mar; y crea las fuentes y los valles y los animales. Es un texto maravilloso, estupendo.

 

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar