Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Abramos nuestras Biblias en Génesis capítulo uno. Continuamos con nuestro estudio acerca de los orígenes, el relato de la Creación, el único relato acreditado de la Creación dado en el primer capítulo del primer libro de la Biblia, el libro de los orígenes, Génesis.

Permítanme leer hasta el versículo 13. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco tierra y a la reunión de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que de semilla, árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero.”

Ahora, permítanme resumir lo que la palabra de Dios en Génesis ha enseñado hasta aquí acerca de los orígenes. Con un entendimiento claro, simple, sencillo del texto, el relato inexorable dice que el Dios eterno creó de la nada, sin material preexistente, los cielos y la tierra; lo cual simplemente significa el universo. Él creó el universo tal como es ahora en una secuencia de seis días solares; los primeros tres los acabamos de ver en el pasaje que hemos leído. Descubriremos que Él concluyó Su Creación en el sexto día, al crear al hombre a Su imagen, un ser inteligente, con personalidad, con conciencia de sí mismo y cognición.

Y toda esta Creación ocurrió en un período de una semana de días normales, hace alrededor de 6000 años atrás. Y toda la Creación era madura, tuvo apariencia de edad en el instante en el que fue creada. La muerte no existía, ni tampoco existía ningún tipo de influencia que corrompiera la Creación; y la Creación era buena. La muerte y la corrupción entraron en la Creación por primera vez con la caída de Adán y Eva, la cual está registrada en el tercer capítulo de Génesis. Cuando ellos pecaron en desobediencia a Dios, la muerte entró en escena; antes de eso, no había muerte. Eso significa que no pudo haber procesos de evolución, ya que nada moría.

Luego, la superficie de la tierra fue modificada drástica y dramáticamente por el gran Diluvio universal, descrito más adelante en el libro de Génesis. Un Diluvio que modificó a la tierra de manera catastrófica conforme el agua subió literalmente por encima de las montañas, descendiendo desde arriba y saliendo también desde las profundidades de la tierra. Como resultado de ese Diluvio, sólo sobrevivieron ocho personas. Noé, su esposa, sus tres hijos y sus tres esposas; y los animales que estaban en el arca. De allí en adelante, se pobló la tierra. Ése es el registro de Génesis.

Y como les he dicho la semana pasada, la ciencia no es una hermenéutica. La ciencia no es un principio para interpretar Génesis o cualquier otro pasaje de la Escritura. Y la precisión del relato de Génesis no difiere de ningún otro texto bíblico. Toda la Escritura es inspirada por Dios. Toda la Escritura movió los corazones de los hombres, produjo en los corazones de los hombres por la obra del Espíritu Santo, de tal manera que ellos escribieron exactamente lo que el Espíritu quiso que dijeran. Y Jesús lo resumió cuando Él dijo en Juan 17:17: “Tu palabra es verdad.”

Ahora, a partir de esta base, debemos concluir que cualquier otra forma de evolución es una contradicción y negación de la revelación clara de las Escrituras. Y me refiero a cualquier forma… ya sea de un evolucionista ateo como Julian Huxley o de un teísta evolucionista como Hugh Ross; cualquier forma de evolución es una contradicción y negación de la revelación clara de las Escrituras que indica que en algún punto en el pasado aproximadamente 6000 años atrás, Dios creó a todo el universo, tal como lo conocemos, en seis días de 24 horas.

Hay sólo una fuente de relato de los orígenes la cual es la Biblia, la palabra de Dios. Y en particular y en específico, Génesis capítulo uno. Y como lo he estado diciendo, no hay hechos científicos que de manera necesaria contradigan al relato de la Creación de Génesis; sino que más bien toda la ciencia verdadera apoya la enseñanza de la Creación bíblica. Tiene que ser de esa manera porque Génesis es verdad. Por lo tanto, toda la ciencia verdadera apoya el relato de Génesis.

Es difícil que la gente admita esto porque durante mucho tiempo la ciencia ha reinado como algo supremo en el trono del pensamiento contemporáneo. La evolución se ha convertido en un absoluto en nuestra sociedad. Pero se está desmoronando de manera sistemática. Cuanto más conocemos acerca de la naturaleza del universo, más comprendemos la imposibilidad absoluta de que haya algún tipo de evolución… incluso al grado - y ésta es una fuente interesante que citar - que Robert E. Smith, un miembro de la Unión de Libertades Civiles de Norteamérica en la parte occidental de Missouri, quien ustedes probablemente saben que no es amigo de las Escrituras, dice lo siguiente, y cito: “Durante los últimos cinco años he seguido muy de cerca la literatura creacionista; y he asistido a conferencias y debates de temas relacionados. Y exclusivamente en base a los argumentos científicos a favor y en contra, me he visto forzado a concluir que el creacionismo científico no sólo es una teoría viable, que ha alcanzado cierta reputación, sino también superioridad sobre la teoría normativa de la evolución biológica. Que este sea el caso es algo sorprendente, especialmente a la luz de lo que se nos enseñó a la mayoría de nosotros en la escuela primaria y secundaria.”

Y continúa: “En términos prácticos, la última década de intensa actividad por parte de los creacionistas científicos ha dejado a la mayoría de los profesores evolucionistas renuentes a debatir con los profesores creacionistas. Muchos de los evolucionistas han sido humillados públicamente en dichos debates por su propia falta de erudición y por la debilidad de su teoría,” fin de la cita.

Paul Ackerman ha escrito un libro llamado Después de todo, es un mundo joven. Y en él dice, y cito: “Permítame ser claro en este asunto. Los evolucionistas del mundo han tenido que aprender de manera difícil que la evolución no puede luchar contra el creacionismo en una situación de debate justo e imparcial en donde lo que está en juego son los corazones y las mentes de audiencias inteligentes, indecisas; pero no obstante objetivas y de mente abierta. La experiencia probará que lo mismo es también el caso en el tema de la edad.

Las creencias evolucionistas acerca del origen y el desarrollo de la vida no pueden resistir el escrutinio de una oposición informada; ni tampoco pueden los evolucionistas afirmar que el universo ha existido por 10 a 20 billones de años y la Tierra por 4.5 billones de años. Para poder retrasar el derrumbe de la aceptación pública de dichas declaraciones, los científicos evolucionistas necesitarán evitar diligentemente el debate.” Fin de la cita. Ellos no pueden sobrevivir un debate; y por lo tanto, no debatirán.

Existe una ilustración tras otra acerca de la ciencia, una faceta de la ciencia que apoya una Tierra joven y el relato bíblico de la Creación. He tratado de darle algunas conforme hemos avanzado. He aquí una que encuentro fascinante. De vez en cuando, usted ve en el reporte del clima que hay alguna indicación acerca de cuántas gotas de lluvia cayeron. Y se suma un décimo de pulgada, media pulgada o tres pulgadas; lo que sea.

Para determinar eso, ellos no realizan una prueba muy sofisticada. Tan sólo tienen un contenedor con la parte superior abierta. Y cuando llueve, miden cuánta agua hay dentro del mismo. De hecho, usted puede realizar esa evaluación científica. Si llueve un determinado número de gotas, llena el contenedor a un cierto nivel. Cuando dejó de llover, puede salir y determinar cuánto llovió al medir la cantidad de agua en el contenedor.

Mediante ese simple método es posible, con una pequeña modificación en su procedimiento, convertir a ese medidor de lluvia en una especie de reloj. Supongamos que vivimos en un lugar en donde llueve continuamente. Y llueve a un promedio conocido. Cuando colocamos al contenedor afuera, bajo esas condiciones continuas de lluvia a un ritmo conocido, podemos, por lo tanto, al medir cuánta agua hay en el contenedor, determinar cuánto tiempo ha pasado. Bastante obvio. De tal manera que el contenedor con el agua se convierte en una medida de tiempo. Se convierte en una especie de reloj. Y entre más tiempo el contenedor haya estado afuera, más agua tendrá dentro de él. Y cuanto más agua tenga dentro de él, más tiempo habrá estado fuera. Por lo que entonces, por medio de la cantidad de agua que haya en el contenedor, podemos medir una cierta cantidad de tiempo. Sé que no les estoy presentando algo que sea un desafío para vuestra inteligencia, tan sólo quiero proporcionarles una ilustración simple.

Y cuando ve que la gente en el sur de California construye un camino a través de una montaña; y abre prácticamente una brecha en los laterales de la montaña para construir un camino y usted ve el lado de esa montaña cortado, y puede ver varias líneas de estratificación. O cuando usted va al Gran Cañón y observa las impresionantes capas de estratos geológicos que allí hay, usted está viendo lo que los evolucionistas suponen que ha sido esta acumulación continua de sedimentos durante billones y billones y billones de años.

Los evolucionistas creen esto. Ellos creen que durante billones de años este sedimento se ha estado acumulando. Pero ellos pueden tener varios problemas; y aquí hay uno que me parece muy interesante. Los científicos le pueden decir prácticamente con qué frecuencia los meteoritos caen en la tierra. Ellos han medido eso durante mucho tiempo. Le pueden decir cuántos meteoritos se queman en el espacio antes de que lleguen a la Tierra; y cuántos meteoritos, generalmente algunos muy pequeños, llegarán a la Tierra cada año. Con el paso de billones y billones de años y la acumulación de sedimentos, debería ser verdad que el sedimento tuviera metido dentro de sí meteoritos en cada intervalo. Si la continuidad, la perpetuidad y la uniformidad de la vida del meteorito es igual a la continuidad, la perpetuidad y la uniformidad de todo lo demás en esta teoría de uniformidad, entonces, durante 4.5 billones de años -o la antigüedad que quieran asignar- han estado cayendo meteoritos en esta Tierra. Y por lo tanto, usted debería poder ir a los estratos, a la columna geológica y encontrar meteoritos a lo largo de toda la columna, como una lluvia de meteoros; y así podría medir la edad de la Tierra.

Lo que es interesante es que esto es lo que la información muestra. Una evaluación de toda la literatura acerca de la ocurrencia de meteoritos en la roca sedimentaria no presentó ni siquiera un solo caso de un meteorito encontrado en algún lugar en alguna columna geológica. El “reloj del meteorito” indica que tenemos una Tierra muy joven… todos los meteoritos están en la parte superior.

Philip Johnson ha escrito un libro fascinante llamado Darwin juzgado. Si está interesado en más información científica, lea el libro. Él presenta evidencia científica abundante en contra de la evolución - tal como lo hacen muchos otros escritores. Eso es tan sólo un segmento de introducción acerca del aspecto científico de las cosas. Y quiero mencionar algo más que es un asunto bíblico antes de que entremos al día tres.

Siempre surge la pregunta: ¿cuándo fueron creados los ángeles? No se los menciona en Génesis uno, ¿entonces, cómo sabemos cuándo fueron creados los ángeles? Bueno, ni Génesis ni en ningún otro texto de la Escritura se indica específicamente cuándo fueron creados los seres angélicos. Lo que sí es definido es que son criaturas y que fueron creadas y que tienen un comienzo. Son inmortales. Una vez creados, viven para siempre. Pero sólo el Dios trino es eterno, sin principio y sin fin. Los ángeles son seres creados.

Algunos han sugerido que tuvieron que haber sido creados en el día seis, porque fue en el sexto día que Dios creó al hombre; y los ángeles, de acuerdo con Hebreos 1:14, fueron creados para ser espíritus administradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación. Y debido a que fueron creados para ministrar a aquellos que eran humanos y habían recibido salvación, por lo tanto, ellos deben haber sido creados junto con ellos en el día sexto. Considero que ese es un argumento bastante débil, porque eso no es lo único que hacen los ángeles. Ellos no sólo ministran a los santos. De hecho, si usted va al cielo en Apocalipsis 4 y 5, los encuentra adorando a Dios.

Primordialmente, y a lo largo de la eternidad, ellos serán adoradores de Dios. Entonces, sería más apropiado para con el propósito primordial de los ángeles, el cual es adorar a Dios, asociarlos en el orden creado con algún punto en el cual ellos comenzaron a alabar y adorar a Dios. Ellos definitivamente son vistos en el libro de Apocalipsis adorando a Dios en la consumación de la historia. Y me parece muy probable que pudieron haber comenzado a adorar a Dios al principio de la historia.

De hecho, hay un pasaje en la Escritura al cual podemos pasar. Simplemente voy a hacer una referencia este pasaje, puede verlo en otra ocasión. Job 38, versículos 4 al 7. Y nos dice que los ángeles estuvieron presentes cuando fueron establecidos los cimientos de la tierra. Y se regocijaban por ello. Entonces, bien pudo haber sido que ese fue el día uno de la fundación de la tierra, lo cual significa que la tierra no tenía forma y estaba vacía, que aún no había sido formada y refinada a su forma final. Si significa cimientos o fundamentos en el sentido de los elementos y los componentes que allí había todavía no formados, entonces los ángeles habrían sido creados en ese momento. El Salmo 104, puede tomar nota de eso, Salmo 104, versículos 2 al 5, habla del resplandor de la luz de Dios durante el proceso creador original; y menciona a los ángeles justo antes de referirse a establecer los fundamentos de la Tierra.

Si el resplandor de la luz de Dios se refiere al versículo 3, “sea la luz,” lo cual ocurrió en el día uno y fue seguido por los cimientos de la tierra; y significa por lo tanto la formación o el moldeado de la Tierra que de hecho ocurre en el día tres, bien podría ser que los ángeles fueron creados después de esa luz brillante y antes de la fundación de la Tierra, apuntando a la formación de la tierra más que a su naturaleza no formada. Esa formación, esa etapa de ser moldeada, que como veremos ocurrió en el día tres.

Entonces, usted puede escoger. Pero yo creo que los ángeles deben haber sido creado por Dios ya sea antes de la Creación plena de la Tierra que es descrita en el primer día de la Creación - para que pudieran adorar a Dios por hacer eso - o ellos fueron ciertamente creados antes de esa formación de la tierra en el día tres, cuando la tierra fue separada de las aguas, tal como hemos leído.

Ahora, la pregunta de cuándo fueron creados obviamente no es lo suficientemente importante como para que Dios la incluya. Lo que es importante saber es que son creados por Dios. Ellos, como lo dice en el credo niceno, son el producto del Creador de todas las cosas visibles… esto sería el mundo material… e invisibles… ese sería el mundo espiritual de los ángeles.

Regresemos al texto de Génesis capítulo uno. Creo que en este punto es apropiado asumir que los ángeles han sido creados; y que están ahí alabando y adorando a Dios por la maravilla de lo que están viendo conforme Él está formando Su Creación, llevándolo a un punto de una forma maravillosa y hermosa. El versículo uno nos da el panorama: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra,” eso es simplemente un panorama de todo.

El versículo 2 entonces regresa a describir cómo Él hizo eso. Incluye, obviamente, todos los elementos y todos los componentes, ex nihilo, de la nada, Él hizo todos los materiales necesarios a partir de los cuales iba a formar Su universo. Y después, vino la tierra en su condición preliminar, sin forma y vacía, esto es decir que estaba desordenada y vacía, en un estado de caos, todavía no estaba en el estado de orden que sustentaría la vida; y todavía no estaba habitada.

Y entonces Dios, al crear esa tierra rodeada por oscuridad, añade luz a ella en el versículos 3. Y entonces, usted tiene esta tierra no formada, deshabitada, una especie de elementos compuestos que aún no han sido colocados en su forma final, arreglados en su forma final; y en este punto esto está envuelto por oscuridad, hasta que la luz que la rodea es creada.

Y en el día dos, comenzando en el versículo 6, Dios crea los cielos. La tierra está rodeada por agua, como recordaremos, claramente indicado en el versículo 2. La tierra está rodeada por agua, Dios entonces parte eso y envía parte de esa agua hacia arriba. Y me parece que la mejor manera de entender eso es que el agua sube más allá de los cielos estelares, porque el espacio entre el agua de arriba y el agua de abajo es llamado espacio o expansión. Es llamado cielo y es donde la luz está; y es donde más adelante estarán los cuerpos celestes, los cuerpos estelares, el sol, la luna, las estrellas, todos son colocados allí.

Entonces, parte de esa agua va a los fines infinitos del universo de alguna manera; no sabemos explicar exactamente todo eso. Nada más de lo que está en Génesis es una justificación para ser dogmático. Pero Dios, entonces, deja a la tierra aún inmersa en agua; pero ha creado un cielo, un cielo que es entonces llenado con luz cuando usted llega al final del día dos.

La tierra aún no está poblada, no es habitable, todavía no está en tu forma final sino hasta el día tres. Antes de que vayamos al día tres, sólo quiero meter algo aquí para que usted lo piense. El día que Dios creó la expansión, hubo un movimiento colosal de agua saliendo de la tierra que literalmente se movió hacia los extremos de la infinidad del cielo. Esta gran expansión que conocemos como espacio, que conocemos como cielo, tomó su forma. Y llegó a existir - imagine simplemente la velocidad con la cual todos los cielos infinitos fueran creados. Y un poco más adelante, cuando hablemos de las estrellas, hablaremos de qué tan vasto es el espacio exterior. Simplemente, asombra nuestra mente. Y todo eso llegó a existir de manera instantánea; todo el extenso universo completo.

La ciencia ha llegado a un punto en el cual tiene que reconocer esto. Hay pistas científicas, la llaman la teoría del "Big Bang" o “Gran Explosión”. A nosotros nos gusta llamarla la teoría del “Gran Dios”. Sabemos que fue un gran Dios. Ellos piensan que fue una gran explosión. La edición de la revista World Magazine del 1 de mayo, que acabo de leer, registra que la evidencia científica para el Big Bang se vuelve más y más teológica de acuerdo con la cosmología de inflación cósmica. La idea es que de alguna manera todo el universo simplemente hizo esto…

Un señor llamado Gregg Easterbrook explica, y cito: “El universo entero explotó en un punto sin contenido y sin dimensiones, esencialmente expandiéndose instantáneamente hasta llegar a un tamaño cosmológico. Esto es lo que ahora está siendo enseñado en Stanford, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y otras de las más importantes escuelas científicas. Esta explicación del comienzo del universo tiene una semejanza aterradora a la idea teológica tradicional de la Creación ex ni hilo, de la nada.” El señor Easterbrook cita a uno de los astrónomos más importantes, Allan Sandage, del Instituto Carnegie diciendo, y cito: “El Big Bang sólo puede ser entendido como un milagro,” fin de la cita.

El día dos fue una gran explosión llevada a cabo por un gran Dios quien creó al universo instantáneamente. Ahora, tenemos una tierra sin forma. Tenemos luz. Y tenemos un universo vasto. Y llegamos al día tres en el versículo 9. “Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,” note que esas serían las aguas que están todavía sobre la tierra, debajo de los cielos; las otras aguas están por contraste sobre los cielos. Y el lenguaje claramente indica eso. “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.” Dios, en el día tres, va a dar forma a la Tierra.

El versículo 9 comienza, como siempre en el relato de Génesis, “dijo también Dios…” Usted ve lo mismo en el versículo 11: “Después dijo Dios…” Y el versículo 14: “Dijo luego Dios…” Y el versículo 20: “Dijo Dios…” Y así ha sido, en el pasado, versículo 3: “Y dijo Dios…” Versículo 6: “Luego dijo Dios...” Todo existe de la nada por el hecho de que Dios simplemente habla y, entonces, existe.

En el primer día, Dios divide la luz de la oscuridad. En el segundo día, Dios divide el agua que está debajo del agua que está arriba. En el tercer día, Dios divide la tierra del mar. “Júntense las aguas que están debajo de los cielos…” Es claramente el agua que todavía permanece sobre la tierra. El agua de arriba se ha ido a la expansión de los cielos. Pero hay aguas que todavía permanecen en la tierra. Regresando al versículo 2, la tierra estaba cubierta con aguas… La superficie del abismo, es llamada, y la superficie de las aguas. La tierra todavía está cubierta con esta agua. Y abajo del agua, está la materia sólida que está escondida bajo las aguas que cubren la tierra.

Dios entonces manda que estas aguas que cubren la tierra sean juntadas en un lugar. La Septuaginta utiliza la palabra “sinagoga”, un lugar de reunión, de congregación. Todo el agua que rodeaba la tierra es ahora juntada en un lugar, y al mismo tiempo, el versículo 9 dice: “Dijo Dios: “Descúbrase lo seco.” Y fue así.” Entonces, Dios separa el agua de la tierra seca. Esta es una declaración simple, pero ¿puede usted comenzar a imaginarse el cataclismo que ocurrió cuando Dios dijo eso?

Repentinamente, lo material que estaba sin forma, sepultado bajo la superficie del mar comienza a moverse. Y todos esos elementos necesarios comienzan a operar y a producir tierra, empujando para crear la superficie de tierra. El agua se mueve, juntándose en un lugar. Suceden reacciones químicas colosales a medida que los elementos se combinan entre sí para formar el complejo de minerales, el complejo de roca y tierra, constituyendo la tierra sólida en referencia a su corteza, su cubierta y su núcleo. Un acto asombroso de creación.

Henry Morris escribe, y cito: “Los grandes movimientos de la tierra comenzaron. Aparecieron superficies de tierra sólida por encima de las aguas y una compleja red de canales y reservas se abrió sobre la corteza para recibir las aguas que se retiraban del continente que surgía.” El continente se levanta… bien puede haber sido un solo continente, dividido más tarde en múltiples continentes por el cataclismo del rompimiento de las placas tectónicas durante el Diluvio, cuando las fuentes del abismo rompieron al continente y lo empujaron hasta llegar a su forma actual. Pero en este punto, el continente, quizás sólo un continente, se levanta. Y toda el agua es reunida en un lugar. Esto es algo increíble. Se acumula el agua no sólo en un gran mar sino que se deposita en múltiples diferentes lugares. La reunión de aguas es un término plural. Había múltiples aguas. Se juntaron todas, de tal manera que estaban todas conectadas. Habrá habido embalses subterráneos, conductos subterráneos, arroyos, ríos, manantiales y fuentes; pero todos conectados. Todo el agua fluyendo de todas partes en la tierra conectadas entre sí.

Y la condición no sería, como he dicho, igual a la misma después de los mares post Diluvio. Todo cambió en el momento del Diluvio. Pero Dios creó los mares; y Él creó la tierra seca.

Ahora quiero mostrarle que éste es el testimonio claro de la Escritura: que Dios lo creó todo de manera instantánea. Observe Job 38. Esto vale la pena verlo; algo que para mí es fascinante. Job 38 versículo 8, aquí el Señor le está hablando a Job; y créanme, el Señor no es un evolucionista. Job 38:8, el Señor le pregunta a Job, simplemente recordándole a Job que él debería mantener su boca cerrada. Usted sabe, en el versículo 4, antes de que lleguemos al versículo 8, Él dice: “¿Dónde estabas tú cuando Yo fundaba la tierra?” Eso no es evolución; eso es CREACIÓN. ¿Dónde estabas tú? “¿Dónde estabas cuando alababan todas las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?” Este es el texto que indica que ellos estaban en la Creación.

En el versículo 8: “¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno, cuando puse Yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad, y establecí sobre él Mi decreto, le puse puertas y cerrojo, y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante y ahí parará el orgullo de tus olas?” ¿Dónde estabas tú, Job, cuando creé el mar y lo contuve y le dije que no pasaría más allá, que ese era su límite? Es una referencia a la obra creadora de Dios tal como se describe en el día tres del libro de Génesis.

Pase al Salmo 74. Salmo 74, en primer lugar, versículo 13. Aquí, el salmista está exaltando a Dios; y en el versículo 12 dice que Dios es su Rey desde tiempo antiguo, cuyas obra es de salvación en medio de la tierra… obra salvación en el medio de la tierra. Luego, en el versículo 13: “Dividiste el mar con Tu poder… dividiste el mar con Tu poder.” En otras palabras, Tú has creado el mar. Y él agrega en el versículo 13 esta declaración tan interesante: “Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.”

Diríjase al Salmo 104. Regresaremos a esto en un minuto; pero Salmo, 104 versículo 7. Dice en el versículo 5 que Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. ¿Puede imaginarse un mundo ovalado que está dando vueltas de esta manera? Y estaríamos todos de la misma manera, saltando sobre nuestros pies en cada rotación. Eso se llama la ciencia de la isostasia - esto es que la tierra está en equilibrio perfecto. Los materiales más pesados de la Tierra, se hundieron en el centro. Y los más livianos, están en la parte exterior. Por lo cual está perfectamente equilibrada.

Versículo 6: “Con el abismo, como con vestido, la cubriste,” eso es exactamente lo que dice Génesis 1. “Sobre los montes estaban las aguas. A Tu reprensión huyeron; al sonido de Tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que Tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra.”

Ciertamente, eso se podría referir a la obra creadora de Dios, también se podría referir a lo que Dios hizo después del Diluvio que había cubierto la Tierra. Y creo que yo me inclino por el hecho que se refiere a la Creación debido a la descripción de Él estableciendo la tierra en el versículo 5 y cubriendo la Tierra con agua en el versículo 6 como con vestidura. Creo que este es un contexto de Creación; y el lenguaje del salmista está describiendo lo que sucedió cuando Dios prácticamente hizo que la tierra seca apareciera; y separó el mar. El versículo 10 continúa con el mismo contexto de Creación. “Tú eres el que envía las fuentes por los arroyos; van entre los montes,” y entonces eso de nuevo es una declaración de creación.

En Proverbios capítulo 8 - y noten que ésta es toda literatura de sabiduría, en Job y Salmos y Proverbios, ciertamente tiene un diseño poético. Pero en Proverbios, capítulo ocho, versículo 27, está hablando de la sabiduría. La sabiduría está personificada aquí. Y en el versículo 27, usted puede regresar a Su naturaleza eterna, Dios en el principio poseía sabiduría, versículo 22, ya de antiguo. Antes que los montes fuesen formados, versículo 25, y nuevamente en su contexto de Creación.

Versículo 26: “No había aún hecho la tierra, ni los campos, ni el principio del polvo del mundo. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando firmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen Su mandamiento,” todo eso descarta en absoluto cualquier actividad evolutiva. Todo eso es atribuido directamente a Dios. Dios hizo todo tal como está descrito en Génesis capítulo 1.

Y hace un momento leí del salmo 74 la mención… un comentario interesante… la mención de un monstruo marino. Y conforme usted estudia la literatura de sabiduría, observa que el monstruo marino aparece en varios lugares. En Job, por ejemplo, en el capítulo 7, versículo 12: “¿Soy yo el mar o el monstruo marino para que tú lo contuvieras?” Y nuevamente, está diciendo que Dios puso un límite sobre el mar. Pero con mucha frecuencia, cuando habla acerca de que Dios establece un límite sobre el mar, menciona a este monstruo marino y es la palabra rahab en hebreo, rahab.

También la encuentra en Job, creo que es el capítulo 9… sí, la misma palabra, no está traducida en Job 9:13 donde dice que: “Dios no volverá atrás Su ira, y debajo de Él se abaten los que ayudan a Rahab.” Y Rahab es nuevamente traducido como monstruo marino.

¿Qué es esto? Aparentemente, Rahab era el nombre de un antiguo monstruo marino mitológico. Rahab era un término conocido para describir a un monstruo marino que se rebeló contra Dios. Aparentemente, había algunos mitos antiguos entre los paganos de que cuando los dioses estaban diseñando al mundo y querían proveer tierra y mar, hubo un gran monstruo marino rebelde llamado Rahab que quería evitar que Dios separara la tierra del mar; y que quería que el mar dominara sobre la tierra. Y Dios tuvo que confinar al mar y confinar a este monstruo marino que quería rebelarse.

Y entonces Dios, al definir los límites del mar y de la costa en la leyenda, tuvo que derrotar a este gran monstruo conocido como Rahab que quería pelear contra Dios. Esa era la leyenda. Esto no está en el relato de Génesis, pero era la leyenda. Que había algún monstruo que estaba tratando de prevenir que Dios separara la tierra del mar.

Isaías 51 también menciona esto. Y lo menciona en un contexto diferente. “Despiértate, despiértate… versículo 9… vístete de poder, oh brazo de Jehová; despiértate como en el tiempo antiguo, los siglos pasados. ¿No eres Tú el que cortó a Rahab y el que hirió al dragón? Nuevamente, aquí está la misma mención a Rahab. Es una especie de monstruo marino pagano mitológico.

También lo ve en los Salmos… uno más y los dejaré en paz con este punto; pero creo que es un punto interesante. El Salmo 89, versículo 10: “Tú quebrantaste a Rahab como a herido de muerte.” Esta es la explicación: los gentiles - o las personas que estaban por ahí… no serían gentiles en ese momento debido a que Israel no había sido definida en esa época, aunque ya lo habría sido para la época de Proverbios - pero la gente pagana que vivía en ese entonces había inventado estos mitos en los cuales los dioses de la creación estaban intentando separar la tierra del mar. Y este gran monstruo marino se resistió, estaba peleando por preservar su soberanía. Y él quería dominar la tierra y ahogar a quien él quisiera cuando lo quisiera. Los grandes dioses pudieron derrotar al monstruo marino.

Y esta leyenda de alguna manera se infiltró en la tradición rabínica. Y entonces, Rahab era un nombre que se refería a cualquier realidad o cualquier fantasía que hacía estragos, causaba problemas, que se revelaba contra Dios, que peleaba contra propósitos divinos o contra el pueblo de Dios. Y en la literatura rabínica se ven numerosas referencias a Rahab, el monstruo marino. Ellos lo llamaban Rahab, el señor del mar, el gran monstruo marino; supongo que hoy en día su nombre sería Neptuno. Y en estas leyendas, siempre se oponía a la voluntad de Dios. Pero el Santo tuvo la capacidad de contenerlo y controlarlo.

Y parece como si los judíos, entonces, tomaron la idea de Rahab y la convirtieron en una especie de metáfora para cualquier cosa que se resistiera al poder de Dios; cualquier cosa real o cualquier fantasía que resistía al poder de Dios. Y usted encuentra las referencias a Rahab, tal como lo he señalado, a lo largo de la sabia literatura del Antiguo Testamento.

Acerca de esto, me parece interesante que cuando usted llega al relato de Génesis y a la descripción real de la Creación, no está Rahab… no hay monstruo marino. No hay otro poder existente. No hay otra fuerza existente o deidad existente en forma de monstruo marino. En Génesis usted tiene un cuidado relato muy detallado, realista, fidedigno del relato de la Creación en donde no hay ningún elemento poético, ni legendario, ni mitológico. Y creo que eso mismo actúa como una crítica en contra de los mitos antiguos que tendían a corromper incluso al pensamiento de los judíos a medida que pasó el tiempo. La Torá, la ley de Dios, Génesis lo presentaría así… no se les ocurra pensar, como lo hacen algunos paganos, que el mar tiene una criatura autónoma con poder divino que ha peleado contra el Creador del universo. Ni se les ocurra imaginar, tal como lo hacen algunos poetas israelitas, el relato de que el mar rehusó cumplir la voluntad de su Hacedor; y que Él se vio obligado a someterlo y lo forzó a obedecer.

Es verdad que la Torá registra que Dios asignó un lugar fijo para las aguas del mar; pero esto no fue hecho por medio de la supresión de la voluntad del mar que buscaba rebelarse contra Dios, el Dios del cielo. Dios simplemente dijo: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.”

Dije todo eso simplemente para refutar a esos críticos de Génesis que quieren convertir este texto en leyenda o mito o darle algún tipo de licencia poética infundada. El escritor de Génesis evitó de manera meticulosa hacer uso de cualquier tipo de leyenda conocida que aparece inclusive en otra literatura de sabiduría; e inclusive a la que hace referencia el profeta Isaías. El la utilizó de manera metafórica para hablar de cualquier cosa que produce rebelión y problemas. No existió dicha batalla. Dios lo dijo y así fue.

Volviendo a Génesis 1. Versículo 9: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,” eso habría incluido los lagos subterráneos, los ríos subterráneos y los arroyos, los manantiales y los pozos, todos interconectados. Y, probablemente, la tierra en un único gran continente enorme. Y por cierto, sólo como nota a pie de página, si usted toma los continentes de la tierra y los pone juntos, encajan casi de manera perfecta, casi como si se hubieran quebrado y dividido.

Entonces, el versículo 10 nos dice que Dios le puso nombre a lo que había hecho. “Y llamó Dios a lo seco eretz, tierra, y a la reunión de aguas llamó yamin, mares. Y vio Dios que era bueno.” Era bueno. Así había sido; Él lo dijo desde el principio, cuando creó la luz y hubo luz. Él creó el cielo; y así fue. Y Él creó en el versículo 9 la tierra seca y los mares; y fue así. Pero ahora dice que fue bueno… fue bueno. ¿Por qué? Porque ahora era habitable… Ahora era habitable.

La luz era buena por sí misma, de acuerdo al versículo 4. Pero ahora, la tierra se volvió buena. Y después las plantas, versículo 12, fueron buenas. Y versículo 18, los cuerpos celestes fueron buenos. Y versículo 21, todo lo que hizo en el mar y en el aire fue bueno. Y versículo 25, todos los animales fueron buenos. Y versículo 31, Él creó al hombre y vio todo lo que había hecho; y era bueno en gran manera. Ahí no hay pecado, ahí no hay muerte. Es sólo bueno.

Entonces, cuando usted llega al versículo 10, donde estamos ahora, usted tiene al universo tripartito. Tripartito significa tres partes: tierra, mar, cielo… Ese es el universo creado. Y fue bueno; y Dios podía decir que era bueno porque había alcanzado el punto máximo donde podía contener y sustentar la vida. Y entonces, Dios entró a la segunda fase de la Creación en el día dos, versículo 11: “Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.” Nuevamente, le recuerdo que existió porque Dios lo dijo, Él habló y existieron, versículo 11, siempre y de manera inequívoca Dios habla y hace que exista.

Y ésta es la vegetación. Versículo 11: “Produzca la tierra hierba verde.” Creo que esa es la categoría general. Y hay dos partes en esa categoría. Hay plantas, versículo 11 y árboles. La vegetación es dividida en dos partes… plantas y árboles.

En el versículo 29: “Y dijo Dios: He aquí que os he dado”… hablándole al hombre… “toda planta que da semilla, que está sobre la tierra y todo árbol en que hay fruto y queda semilla; os será para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra en que hay vida toda planta verde les será para comer. Y fue así.” Entonces, Dios divide a la vegetación en dos partes… plantas y árboles.

¿Y cuál es la diferencia? La diferencia es que la planta tiene la semilla en ella; y el árbol tiene la semilla en su fruto. Eso se indica claramente en el versículo 11. Las plantas dan semilla y los árboles de fruto dan fruto de sus semillas que están en él. Esa es la diferencia. Toda la vegetación que contiene semilla en sí misma estaría bajo la categoría de las plantas y toda la vegetación que tiene la semilla en su fruto estaría bajo la categoría de los árboles. Y tan pronto como el material inanimado estuvo listo para sustentar vida, sin demora, se creó la vida en su forma más simple con la intención de ser el alimento de las formas de vida más elevadas que estaban por ser creadas.

Quiero que observe en primer lugar, al describir las plantas, Él dice en el versículo 11: “Y hierba verde, hierba que dé semilla.” Y lo repite en el versículo 12: “Hierba que da semilla.” Y lo dice nuevamente en el versículo 29: “Planta que da semilla.” Él continúa repitiendo la característica para que sepamos - y esto es muy importante - que la vegetación era capaz de reproducirse. Ese es el punto.

Él creó vegetación totalmente crecida, totalmente madura con semilla en ella que pudiera dispersarse. Una de las grandes, grandes maravillas del mundo es la ciencia de la dispersión de las semillas. He visto un video completo acerca del diseño maravilloso y sorprendente de Dios con respecto a la dispersión de las semillas, algo prácticamente llevado a cabo por las aves en su jardín, en su propio patio, inclusive algo que a veces se intenta hacer sobre su automóvil o su cabeza. La difusión de semilla pre-fertilizada es muy eficiente. Lo voy a dejar ahí. Existen diferentes modos de hacerlo además de éste.

Una de las obras asombrosas del viento es la dispersión de la semilla. Toda la ciencia de la dispersión de la semilla es absolutamente fenomenal. Entonces, las plantas fueron hechas por Dios no como semillas sino como plantas crecidas, ya maduras, que contenían semillas que podían entonces multiplicarse. Ése es el modo en que fue hecho toda la Creación; se lo recuerdo nuevamente. Y fue hecha madura. Cuando el hombre fue creado, no fue creado como un infante que tenía que crecer. Él fue creado como un hombre ya maduro. Todo fue creado en estado maduro, ya adulto.

LO SIGUIENTE NO FIGURA EN EL AUDIO.

Esto nos presenta un punto interesante; y creo que también le parecerá fascinante. Hubo plantas hechas por Dios que tenían semillas en ellas. Pase por un minuto Al capítulo 2 versículo 5; ya que si no explico esto alguien me preguntará. El versículo 4 habla del relato de la Creación de la Tierra. El relato de la Creación de los cielos y la tierra, cuando fueron creados en el día del Señor, Dios hizo la tierra y los cielos. Ahora, versículo 5: “Y toda planta del campo antes que fuese en la tierra y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra.” Ese es un versículo interesante.

¿Cómo encaja esto? Todavía no había ningún arbusto sobre la tierra… un tiempo cuando no había arbustos… hubo un breve período de tiempo cuando la tierra fue formada y fue… no sé cuánto tiempo. Dios esperó un día de 24 horas después de haber moldeado la tierra, después de haber separado la tierra del mar, antes de colocar las plantas en él. Pero no había arbustos en el campo. Hubo un tiempo en el que no hubo arbusto del campo en la tierra; y en el que aún no había germinado planta sobre la tierra.

Usted podría decir que eso era previo al segundo acto creador en el día tres. Pero el problema con eso es que la razón se explica en el versículo 5. La razón por la cual no había hierba del campo en la tierra y todavía no había nacido ninguna planta era porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra. Ni había hombre para que labrase la tierra. “Sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.”

¿De qué está hablando esto? Como he dicho, si usted está hablando del día uno y dos, no había plantas en la tierra. No había plantas en el campo, ni arbustos. ¿Entonces, cómo se conecta esto con el hecho de que el Señor no había enviado lluvia y estaba regando la tierra con un rocío? ¿Y cómo se relaciona con el hecho de que no había hombre para cultivar la tierra? Ese es un lenguaje muy específico.

Permítame darle la respuesta correcta. La primera palabra en hebreo en el versículo 5, planta, es siah, transliterada, si-ah. No había siah, cuando llega al capítulo dos ya tiene la creación de todo, ¿no es cierto? Incluyendo al hombre, que fue creado en el día sexto. El versículo 2 del capítulo 2 dice que Dios reposó en el séptimo día. Entonces, ya pasamos el séptimo día. Pero no hay siah en el campo. Y no hay asab ; porque todavía no hay lluvia y no hay cultivo.

¿Cuándo vino la lluvia? ¿Cuándo vino la lluvia? ¿Cuándo vino la lluvia por primera vez? En el Diluvio. ¿Y cuándo fue la primera vez que alguien cultivó algo? ¿Después de qué? Después del pecado de Adán. Entonces, lo que usted tiene aquí no es una descripción de algo durante la Creación, sino una descripción de algo después de la Creación, pero antes de la Caída y antes de la lluvia. Y si usted lo ve con mayor atención, la palabra siah - y necesitamos un uso para esto que tenga sentido. Vaya al versículo 18 del capítulo 3.

En el capítulo 3, versículo 18, usted tiene por supuesto en el capítulo 3, el pecado, la caída y la maldición y lo que Dios hizo cuando maldijo a Adán, versículo 17, es el final del versículo: “Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.” Ahora, observe los versículos 18 y 19. “Espinas y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres y al polvo volverás.”

Más abajo, en el versículo 23: “Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.” Espinos y cardos son sinónimos de siah. Y plantas de asab. El asab del campo sería el trigo y la cebada y demás cultivos cuando el hombre comenzó a cultivar la tierra. Y la siah del campo serían las espinas y cardos que crecen como castigo en donde quiera que la tierra no sea cultivada apropiadamente. Y crecen especialmente bien cuando llueve. Él está describiendo este maravilloso mundo que fue regado por un rocío sobre la superficie de la tierra. Es en el mundo al cual Dios trajo al hombre. Había plantas, comestibles, por supuesto, que daban semilla, versículo 11; y también árboles que daban fruto cuyas semillas estaban en ellos según su género. Y fue así. Entonces, usted tiene esas dos categorías de vegetación.

Un comentario muy importante. Observe esta pequeña frase, repetida una y otra y otra vez. Versículo 11: “Según su género.” Versículo 12: “Según su género.” Una vez a la mitad del versículo, hacia el final del versículo: “Según su género.”¿Puedo exhortarle un poco? Esa frase se repite 10 veces en el primer capítulo de Génesis… 10 veces. La palabra hebrea para género es “min”. Indica las limitaciones de variación. Una planta puede únicamente producir algo de su propio tipo. Un árbol sólo puede producir algo de su propio género. Sólo tiene la capacidad de funcionar en base al código genético que esté en él.

Ahora, sea que es la palabra hebrea “género” que corresponda a nuestra palabra “gen”, nuestra palabra “especie”, nuestra palabra “familia”, nuestra palabra “fila” o lo que usted quiera usar - y me acuerdo de palabras de mi clase de la Universidad y no tengo ni idea cuál es su significado. Pero sea lo que fuere que esa palabra hebrea “min” significa, sea lo que corresponda en español, lo que hace es eliminar cualquier posibilidad de un proceso de evolución porque lo que la planta es y lo que el árbol es sólo puede reproducirse conforme a su género. Decir que todas las cosas vivas vienen de un ancestro en común es refutado por la frase que se repite 10 veces “según su género… según su género.”

Solía ilustrar esto con los alumnos de la Universidad hablándoles acerca de los aminoácidos. Esto se vuelve tan especial… usted está constituido por aminoácidos. Y su cuerpo, sin importar lo que usted le agregue, sólo reproducirá más de usted. De hecho, si usted pone demasiado en él, reproducirá más de lo que usted quiere ver. Pero los aminoácidos son llamados los bloques de construcción de la vida. Usted puede decidir que va a comer pollo frito el resto de su vida. De aquí en 20 años usted no va a ser un pollo. Ninguna combinación de aminoácidos de pollos y aminoácidos humanos producirá un pájaro. Todo lo que producirá es más de usted, sin importar lo que entre. Esto es “según su género”.

En el capítulo maravilloso de la resurrección en 1 Corintios 15, versículo 38, Dios da un cuerpo… retrocedamos un poco, versículos 36, 37: “Lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; pero Dios le da el cuerpo como Él quiso y a cada semilla su propio cuerpo. No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces y otra la de las aves.” Y Dios dice que hay diferencias. Hay diseños que van más allá que ningún organismo vivo pueda pasar.

El significado de semilla puede ser fácilmente entendido. Semilla es claramente la habilidad de reproducir una forma de vida en su propia semejanza. Dice Henry Morris, y cito: “Implantado en cada organismo creado había una semilla programada para capacitar la reproducción continua de ese mismo organismo. La interpretación moderna de las complejidades extremas de la molécula llamada ADN y del código genético contenido en ella ha reforzado la enseñanza bíblica de la estabilidad de los géneros. Cada tipo de organismo tiene su propia estructura única de ADN; y sólo puede especificar la reproducción de ese mismo género.

Hay una cantidad inmensa de potencial de variación dentro de cada género, facilitando la generación de individuos distintos e inclusive de muchas variedades dentro del género; pero no obstante, impidiendo la evolución de nuevos géneros. Es posible una gran cantidad de variación horizontal con facilidad pero no de cambios verticales.” Fin de la cita.

Mire a su alrededor, observe a la gente que lo rodea. Observe cuán diferentes son; y todos son personas. Los límites exactos de género pueden ser un poco más desafiantes. No sabemos exactamente lo que Génesis quiso decir; pero sabemos que se establecieron límites. Y entendemos eso. Los organismos debían mantenerse dentro de su propio género. Lo más importante que podemos decir es que las aves permanecen siendo aves; y los animales permanecen siendo animales; y los peces permanecen siendo peces; y los reptiles siguen siendo reptiles; y los insectos siguen siendo insectos. Y eso detiene en sí mismo todo el proceso de la evolución. Así es como Dios creó.

Ya hemos hablado de genética y cómo la genética garantiza que la evolución no puede ocurrir. Es absolutamente imposible. Michael Behe, a quien ya mencioné, que escribió La caja negra de Darwin, no es cristiano; pero está cuestionando literalmente todo acerca de la evolución. Él dedica dos capítulos de su libro para mostrar que entre más se aprende acerca de la complejidad asombrosa de la estructura celular, la teoría de la evolución química es más y más imposible. Él dice: “Esto es la pesadilla pre-biótica del químico.”

¿Qué tenemos? Regrese al texto. En Génesis 1:11-12 usted tiene el origen de toda la vida vegetal; y no sólo su origen sino que también su continuidad ordenada fijada por medio de ciertas semillas y géneros que perpetúan esa vida. Una planta nunca ha evolucionado a algo más elevado, solo en el canal de televisión de ciencia-ficción… no en la realidad. Y de hecho, si usted estudia las mutaciones y los cambios en la genética, son siempre negativos… siempre negativos. Siempre es descendente.

El estudio de las moscas de la fruta ha sido algo que los evolucionistas han convertido en el estudio de su vida ya que las moscas de la fruta tienen una vida muy corta; y entonces ellos pueden observar muchas generaciones. Y la teoría es que puede ver suficientes generaciones como para ver cambio, para ver el proceso evolutivo llevándose a cabo. El único problema es que toman estas moscas de la fruta y las bombardean con radiación. Y la radiación, la exposición al calor, los químicos y la radiación pueden crear mutaciones, eso lo sabemos. Eso es verdad, comprendemos eso aún en la química de la radiación utilizada con respecto al cáncer. Tiene la habilidad de matar células y cambiarlas.

Pero las mutaciones no crean nuevas estructuras. En el estudio de las moscas de la fruta, usted puede tener alas deformadas, más grandes, más pequeñas, dos pares de alas, pero no tiene un nuevo tipo de ala. Ni la mosca de la fruta se convierte en una abeja. Las mutaciones, por cierto, son muy raras. Y eso es afortunado porque son todas virtualmente dañinas. Todas empeoran. Y en la mayoría de los casos, las mutaciones nunca pueden siquiera sobrevivir. Eso es el motivo por el cual la evolución ha sido llamada “la ciencia libre de hechos.” Pensé que le gustaría escuchar esto.

Entonces, ¿qué estamos aprendiendo? Génesis 1:1 al 12 nos muestra que el agente inteligente es el Dios vivo; y en el tercer día de la Creación separó a la tierra del mar, haciendo que la vida de las plantas naciera de la tierra. Dos categorías, plantas con sus semillas en ellas, árboles que tienen sus semillas en el fruto que viene de ellos… Y por lo tanto, pueden reproducirse a sí mismos a lo largo del fin del tiempo, siempre y cuando exista una especie dada. Dios lo vio en el versículo 12; y vio que era bueno. Y después, Dios concluyó en el versículo 13: “Y fue la tarde y la mañana del día tercero.” Y hubo ereb y hubo boqer. Un día de 24 horas, eso es tan claro. Esos términos, tarde y mañana, son usados más de 100 veces en el Antiguo Testamento. Y siempre se refieren a un día de 24 horas. Dios lo hizo en el tercer día.

Permítanme concluir. Job 26, versículo 7, Dios es el objeto de esto, el tema de esto. “Él extiende el norte sobre vacío.”¡Qué declaración! Él extiende el norte sobre el vacío. “Cuelga la tierra sobre nada. Ata las aguas en sus nubes y las nubes no se rompen debajo de ellas. Él encubre la faz de Su trono, y sobre él extiende Su nube. Puso límite a la superficie de las aguas,” eso es el horizonte de la tierra, “hasta el fin de la luz y las tinieblas. Las columnas del cielo tiemblan, y se espantan a Su reprensión. Él agita al mar con Su poder, y con Su entendimiento hiere a Rahab. Su Espíritu adornó los cielos; Su mano creo la serpiente tortuosa. He aquí, estas cosas son sólo los bordes de Sus caminos; ¡y cuán leve es el susurro que hemos oído de Él! Pero el trueno de Su poder, ¿quién lo puede comprender?”

Cuando Dios… Él está hablando acerca de la lluvia… y cuando Dios irrumpe en la oscuridad con luz y lluvia y tormentas y relámpagos y furia y todo esto, sólo estamos oyendo un susurro leve, una indicación débil de Su inmenso relámpago incomprensible. Sólo estamos viendo los bordes de Sus caminos. ¡Qué Dios tenemos!

Padre, te damos gracias nuevamente por la Palabra que nos da luz en este área tan importante y vital de la Creación. Gracias por esta tremenda porción de las Escrituras. Permite que Te adoremos aún más por la grandeza de Tu poder; Tú, quien haces que las cosas existan, cuando antes no existían. Tú eres el Creador, Tú eres nuestro Señor y nuestro Salvador. Nuestro gran Redentor y nuestro Amigo, un amigo para los pecadores. ¡Qué gloriosa verdad es esta! Gracias… gracias. Amén.

 

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar