Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Y estamos viendo el día cinco en la Creación, Génesis 1:20 al 23… Génesis 1:20 al 23. El texto dice: “Dijo Dios: “Produzcan las aguas seres vivientes y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.” Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género; y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: “Fructificad y multiplicaos y llenad las aguas en los mares; y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto.”

Ahora estamos en el día quinto, tal como lo indica el texto. Hemos avanzado día por día a lo largo de la semana de la Creación, recibiendo información sorprendente, maravillosa dada a nosotros por la Palabra de Dios. Usualmente, cuando comienzo una serie como ésta, muchos de ustedes tratan de ayudarme enviándome cosas… libros, correos electrónicos, faxes, material de Internet, hasta que mi biblioteca está prácticamente saturada más allá de lo comprensible. Y he estado leyendo, tratando de leer tanto como puedo; y cuanto más leo, más me interesa. Y simplemente tengo que presentarles algo de eso a ustedes.

Más me sorprende porque nunca realmente pasé gran parte de mi vida estudiando ciencia. Tomé tan sólo las clases de ciencia que se requerían en la Universidad; y he logrado olvidar casi todo lo que aprendí. Pero ahora, estoy en cierta manera ingresando nuevamente a la diversidad asombrosa y a la complejidad del orden creado. Esas son las dos palabras que se quedan en mi mente, la diversidad y la complejidad del orden creado, el cual me habla de la inmensidad de la inteligencia de Dios. Es sorprendente cómo conforme uno comienza a observar la Creación con algún tipo de pensamiento, de análisis con profundidad, uno se enfrenta a la inmensidad de la inteligencia y el poder de Dios. Y continúa sorprendiéndome a medida que leo a los evolucionistas que quieren negar a Dios; y ver la insensatez absoluta de sus conclusiones, la desesperanza total de esto.

En diciembre de 1996, falleció un evolucionista y astrónomo llamado Carl Sagan, probablemente el astrónomo más conocido del mundo. Su percepción era que la vida simplemente acontecía. Y cerca del final de su vida fue entrevistado en televisión por Ted Koppel. Koppel le preguntó a Sagan, reconociendo que estaba al fin de su vida, que había pasado su vida estudiando la ciencia del universo como un astrónomo, le dijo: “¿señor, tiene usted algunas palabras de sabiduría para las personas del mundo?”

A lo que Sagan contestó, y cito: “Vivimos en una masa de roca y metal que se mueve en círculos alrededor de una estrella, una de más de 400 billones de otras estrellas que constituyen la galaxia de la Vía Láctea la cual es una de billones de otras galaxias que conforman un universo, el cual puede ser uno de otro gran número, quizás un número infinito de otros universos. Eso vale la pena ponderar,” fin de la cita.

Pensó en eso y pensó en eso y pensó en eso; y nunca permitió que Dios fuera una realidad. Al final, el evolucionista más brillante sólo sabe que el universo existe. No sabe cómo, no sabe por qué y por sobre todo, no sabe quién es el Creador. ¡Qué triste! Todo en el universo apunta a Dios, el Creador. Inclusive Albert Einstein dijo, y cito: “Por supuesto que existe una inteligencia grandiosa detrás del universo, un hombre que no crea eso es un necio.” Y luego continuó diciendo: “Pero nunca podremos conocerlo.” El evolucionista humanista se rehúsa a ver lo que es obvio, se rehúsa a conocer al Dios que quiere ser conocido.

Regresando al orden creado en sí mismo, nuevamente la complejidad y la diversidad nos dejan sin otra explicación posible que inteligencia divina y poder divino de proporciones más allá de nuestro entendimiento. Tan sólo tomo pequeñas piezas de orden creado que hablan de esta complejidad y diversidad; y comparto algunas de ellas con ustedes.

Algunos pájaros, cuando migran, se mueven de acuerdo a las estrellas. ¿Cómo saben hacer eso? De hecho, los pájaros que son criados a partir de huevos adentro de un edificio, que nunca han visto al cielo, pueden orientarse a sí mismos hacia el hogar cuando se les muestra un cielo artificial que representa un lugar donde ellos nunca han estado anteriormente.

Las polillas tienen dos oídos. Los ácaros, pequeños virus microscópicos, gustan de vivir dentro de los oídos de las polillas. Pero qué interesante: los ácaros tan sólo ocupan un oído de una polilla. Si los ácaros entraran en ambos oídos, la polilla no podría volar; entonces, los científicos sólo encuentran ácaros en un oído. ¿Cómo saben los ácaros que un oído está ocupado?

Y luego, el fascinante escarabajo bombardero tiene dos químicos en su pequeño cuerpo que cuando se mezclan de manera perfecta y en el momento adecuado fuera de su cuerpo, cuando son disparados e interceptan, explotan en la cara del enemigo. Es por eso que son llamados escarabajos bombarderos. No obstante, los dos químicos que crean la explosión fuera del cuerpo, nunca se combinan de manera prematura para que explote el escarabajo. Y por cierto, ¿cómo desarrolló el escarabajo esos explosivos y los mantuvo separados?

La Universidad de Alberta, en Canadá, mostró en una ocasión que en clima templado, hay un promedio de 1800 tormentas operando en algún momento dado. Y esas 1800 tormentas que están operando en algún momento dado, gastan una energía del número inconcebible de 1,300,000,000,000 de caballos de fuerza. ¿De dónde viene eso?

Un físico canadiense dijo que una lluvia de cuatro pulgadas en un área de 10,000 millas cuadradas demandaría que se quemaran 640 millones de toneladas de carbón para evaporar suficiente agua para que esa lluvia pudiera caer. Y para volver a enfriar los vapores y recolectarlos en nubes, se necesitarían 800 millones de caballos de fuerza para enfriamiento, trabajando 24 horas al día durante 100 días. Sin embargo Dios, por el inmenso poder del Sol, evapora el agua, la refrigera en el cielo y regresa en forma de agua.

Por cierto, al granjero promedio en Minnesota se le provee prácticamente sin cargo alguno 407,510 galones de agua por acre por año mediante ese proceso si la precipitación anual es de 24 pulgadas. ¿De dónde viene todo ese poder? El Museo Natural de Estados Unidos de Norteamérica dice que hay más de 10 millones de especies diferentes de insectos. Hay 2500 tipos de hormigas. Lo sé, estaban todas en su último picnic. Una colonia de hormigas puede tener 100 millones de hormigas. ¿Cómo puede ser que esas pequeñas cosas tengan un sistema reproductor tal? Algunos han estimado que existen 5 billones de aves en Estados Unidos de Norteamérica. Los ánades reales pueden volar a 60 millas por hora, las águilas pueden volar a 100 millas por hora y los halcones pueden caer en picada a 180 millas por hora.

Por cierto, el bacalao, puede poner 9 millones de huevos y el arenque tan sólo 70,000. No necesito hacer otro comentario. Tan sólo eso me deja anonadado… 9 millones de huevos, 9 millones de pequeños bacalaos; ése es el motivo por el cual hay tantos lugares que venden pescado y papas en Inglaterra. Nunca se les acaba.

La circunferencia de la Tierra es de 25,000 millas. Pesa 5.977 trillones de toneladas. Cuelga en el espacio vacío. Y gira a 1000 millas por hora con un equilibrio perfecto; y eso es importante para usted no esté saltando cada vez que la Tierra se mueve. Al mismo tiempo de estar dando la vuelta a 1000 millas por hora, se mueve por el espacio, alrededor del Sol, a 1000 millas por minuto en una órbita de 580 millones de millas. Y lo hace en un ángulo perfecto, establecido para crear las estaciones que proveen todos los cultivos que alimentan a sus habitantes.

Las cabezas de los cometas pueden ser de 10,000 a 1 millón de millas de largo y las colas pueden ser de 100 millones de millas de largo. Y viajan a 350 millas por segundo. Su corazón, de tamaño similar al de su puño, pesa menos de media libra y bombea más de 1800 galones de sangre por día. En 12 horas trabaja lo suficiente como para levantar 65 toneladas del suelo. ¿Sabía usted que el sol quema -esto es asombroso- 4 millones de toneladas de materia por segundo?

Considere las cosas que son muy pequeñas, como el átomo. No son visibles. Sabemos que existen, pero hasta el día de hoy no son visibles. Los átomos son tan pequeños que se necesitarían tres átomos para constituir una molécula de agua. Y si tomara esa misma molécula de agua en una gota de agua y la inflara de tal manera que cada molécula fuera del tamaño de un grano de arena, esta molécula de agua, si usted tomara cada molécula en una gota de agua y la inflara del tamaño de un grano de arena, tendría suficientes granos de arena como para construir un camino de un pie de espesor, media milla de ancho, que iría desde Los Angeles hasta Nueva York. Esa es la cantidad de moléculas de agua que hay en cada gota de agua; y hay tres átomos en cada molécula. Y sin embargo, el átomo es principalmente espacio vacío. El único material actual en un átomo ocupa casi una trillonésima parte del volumen del átomo. Y cuando los átomos se combinan, cuando tan sólo se unen, en su órbita externa de electrones, eso es todo. Los movimientos dentro de los átomos hacen que la materia parezca sólida. Todo es principalmente espacio vacío.

Si se lee exprimiera a la persona promedio todo el espacio - un pensamiento en interesante, ¿no es cierto? - ¿cuánto volumen cree que ocuparía? Si a usted se le escurriera todo el espacio, se perdería en la cabeza de un alfiler, ya que usted ocuparía tan sólo una centésima de millonésima de pulgada cúbica. Entonces, cuando alguien viene y le dice que usted no es nada, tiene razón.

Pero por otro lado… ya sé que usted está pensando en la dieta. Usted piensa que de algún modo habrá una manera en la que esto funcione. Pero quiero que sepa que una pulgada cúbica completa de ese material pesaría 1 billón de libras. Una cucharada de té llena de agua contiene un millón de billones de trillones de átomos. Esto es asombroso, ¿no es cierto? ¿Y todo esto sucedió por accidente? ¡Por favor!

Permítanme hablar acerca de la rueda de la vida; algo que me fascina. Esta mañana mencioné quién inventó la rueda. Y alguien dijo que lo hicieron los mayas. No, los mayas no lo hicieron, Dios lo hizo. Hay una rueda de vida ahí. Está en todo su cuerpo. La rueda de la que estoy hablando, la rueda de la vida, los científicos la llaman la rueda de la vida, se encuentra en la enzima ATP sintasa. Su estructura ha sido identificada recientemente; y dos científicos han ganado un premio Nobel en el año 1997: Paul Boyer de los Estados Unidos y John Walker del Reino Unido. La rueda en la enzima rota alrededor de 100 revoluciones por segundo. Éste motor en miniatura es 200 veces más pequeño que una cabeza de un alfiler; y está girando a 100 revoluciones por segundo. Toda célula en su cuerpo y toda célula en todo ser vivo tiene miles de estos motores; toda célula en todo ser vivo tiene miles de estos motores en tan sólo una célula. Alguien estimó que su cuerpo tiene 10 cuatrillones de estos pequeños motores.

Permítanme decirles lo que hace este pequeño motor. El trabajo de este motor ATP es hacer la molécula trifosfato de adenosina, ATP por sus siglas en inglés, formada por adenina y ácido fosfórico, una síntesis que requiere un ingreso de energía. El ATP puede entonces disolver el ADP nuevamente, dándole la energía al ensamblarse a otro proceso químico dentro de la célula que requiere la energía para que pueda reaccionar. Entonces, la energía es dirigida y los productos son reciclados constantemente, constantemente en ese pequeño motor del cual usted tiene 10 cuatrillones que están operando al mismo tiempo.

Y dice el doctor Walker, y cito: “Nosotros requerimos nuestro peso corporal en ATP diariamente.” Fin de la cita. Entonces, el pequeño motor tiene que reproducir todo su peso corporal a diario. Estamos reciclando esa cantidad de ATP, ese ciclo continuo de energía, para poder mantenernos pensando y caminando o haciendo lo que hagamos. Si tenemos un día tranquilo, relajado, usaremos únicamente cerca de la mitad de nuestro peso corporal de ATP; pero si trabajamos duro, en un día se recicla hasta 1 tonelada de ATP.

En 1993, el profesor Boyer dedujo por medios indirectos cómo se produce el ATP. Pero en el año 1994 fue el doctor Walker quien proveyó la primer descripción detallada de cómo opera el motor. Él utilizó rayos X y un microscopio de electrones para poder tomar una foto atómica. Luego, en 1997, un japonés introdujo un pequeño filamento fluorescente unido al microscopio de electrones para que el motor pudiera ser visto girando bajo el microscopio. Estos pequeños motores extremadamente complejos que giran tienen un diseño brillante. Cada motor está construido por 31 proteínas separadas. Y recuerde, 200,000 veces más pequeña que la cabeza de un alfiler. Y tiene 31 componentes de proteína que están constituidos por miles de aminoácidos ordenados de manera precisa.

¿Está confundido? Ahora empeora. Esto continúa párrafo tras párrafo, tras párrafo. Estas pequeñas máquinas, cada vez que giran a 100 revoluciones por segundo, están produciendo el ciclo de energía necesaria para mantenerlo vivo y en funcionamiento. El doctor Walker dice que es increíble pensar en estos motores de vida girando en todas las células de nuestro cuerpo. Y ellos están girando en las células de todo lo que vive. ¿Quién diseñó estos pequeños motores? ¿Quién les da energía? Salmo 139:14: “Formidables, maravillosas son Tus obras.”

Mi amigo R.C. Sproul es parte teólogo y parte filósofo. Y yo lo estimo por su teología, pero realmente lo aprecio por su filosofía. Él es de hecho un filósofo simpático ya que puede hacer que la gente se vea tan necia que no pueda evitar reírse. Sproul dice que hay sólo cuatro opciones para el origen del universo. Sólo tenemos cuatro.

Opción número uno: el universo es una ilusión, no existe. Ésa la opción número uno. Opción número dos: se creó por sí mismo. Opción número tres: existe por sí mismo y es eterno. Opción número cuatro: fue creado por alguien que es auto existente. Sproul dice que no hay otra opción. O no existe, o se creó a sí mismo, o siempre existió, o alguien lo creó. Eso es todo. Él dice, y cito: “He estado desconcertado acerca de esto durante décadas y he buscado el consejo de filósofos, teólogos y científicos. No he podido localizar ninguna otra opción teórica que no pueda encontrarse bajo estas cuatro opciones. Eso es todo lo que usted tiene.”

Luego, él dice: “La opción número uno debe ser eliminada por dos motivos.” Esa es la opción que dice que no existe, que es sólo una ilusión. “Primero, si es una ilusión falsa; entonces, no es una ilusión. Si es una ilusión verdadera, entonces alguien o algo debe estar existiendo para tener esa ilusión. Si ese es el caso, entonces, aquello que tiene la ilusión debe ser auto creado, auto existente o causado por alguien que es, en última instancia, auto existente. Por lo tanto, todo no es una ilusión.”

En segundo lugar él dice: “Usted puede eliminar la número uno, la teoría de la ilusión; porque si suponemos que la ilusión es absoluta, que nada existe, incluyendo aquello que está teniendo la ilusión, entonces no hay ni siquiera una pregunta que responder acerca de los orígenes ya que nada existe literalmente. Pero si algo existe, entonces lo que sea que existe, debe ser auto creado, auto existente o creado por alguien que es auto existente.” Fin de la cita.

Ahora observemos la opción dos, que dice que el universo se creó a sí mismo. Esto es formalmente falso de acuerdo a la lógica. Es contradictorio y lógicamente imposible. Sproul dice, y cito: “En esencia, la auto creación demanda la existencia de algo antes de que exista.” Fin de la cita. ¿Escuchó eso? Usted no puede crearse a sí mismo a menos que existiera antes de crearse a sí mismo. “La auto creación es una imposibilidad lógica y racional,” escribe él, “puesto que algo que se creó asimismo debe ser antes de hacerlo. Esto es imposible… es imposible para los sólidos, los líquidos y los gases, es imposible para los átomos y para las partículas subatómicas, es imposible para la luz, es imposible para el calor, es imposible para Dios. Nada en ningún lugar en ningún momento puede crearse a sí mismo, porque si pudiera, tendría que existir antes de que se creara a sí mismo.” Fin de la cita. Sproul señala ahí que puede ser auto existente y no violar la lógica, pero no puede ser auto creado.

Cuando los científicos dicen que el universo se creó a sí mismo 15 o 20 billones de años atrás, ¿qué es lo que están diciendo? Están diciendo que nada explotó en algo. Eso es una imposibilidad lógica. Sostener una teoría de auto creación es totalmente irracional y rechaza toda lógica. Dicha teoría puede ser creída, pero no puede ser discutida de manera razonable.

Luego tenemos la opción número tres, que el universo tal como existe, tal como lo conocemos, ha existido siempre eternamente. Bueno, eso no funciona. Usted no es eterno, tampoco lo soy yo. No hemos existido siempre. Hubo un tiempo en el cual no existíamos. Hubo un tiempo cuando nuestros hijos no existían. Hay todo de tipo de cosas en este mundo que hubo un momento en el cual no existieron. De hecho, todo lo que nos rodea hubo un momento en el cual no existió. ¿Cómo pudo el universo existir por siempre y luego, en el tiempo, esto es crear vida, lo que no había hecho para siempre? Si el universo siempre existió, entonces todo en él siempre existió. Y nosotros sabemos que todo en él no existió siempre porque usted y yo no existimos siempre; nuestros padres pueden dar testimonio de ello. Usted no puede nacer y existir por siempre. Los automóviles, relojes, sillas y todo llegó a existir en un punto en el tiempo.

La opción uno, la opción dos y la opción tres son imposibles. Nos quedamos con una sola posibilidad: el universo existe porque fue creado por alguien que existió antes de que existiera, un poder inteligente preexistente, esto es Dios. La materia no se puede crear a sí misma, sólo un Dios eterno preexistente pudo crearla.

Esta semana, me animó ver algo. CNN reportó que sólo el 9% de los americanos cree que la vida surgió por el azar. Eso es bueno. Pero la gran mayoría, más del 90% de las personas en Estados Unidos de Norteamérica, cree que Dios estuvo involucrado en la Creación; pero ese Dios utilizó la evolución como Su método. Y hemos estado tratando de señalarles que ésa no puede ser la manera en que Dios pudo haber creado porque la evolución es imposible, absolutamente imposible. Es por eso que no hay evidencia de ella; porque no puede suceder.

El pecado de los evolucionistas se describe en Romanos 1. “La ira de Dios… versículo 18… se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.” La verdad de un creador es obvia, razonable, lógica; pero ellos suprimen la verdad. Versículo 19: “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se los manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, Su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo; siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” Desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder, Su naturaleza divina, han sido visto con claridad, siendo comprendidos a través de lo que ha sido creado. Usted no puede concluir otra cosa más que hubo un Creador eterno preexistente; ésa es la única conclusión razonable.

Y en consecuencia, aquellos que rechazan y suprimen la verdad, dice Romanos 1:20, no tienen excusa… no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no hay otra conclusión razonable posible. Se rehusaron a honrarlo como Dios, rehusaron agradecerle, envanecidos en sus razonamientos. Su necio corazón fue entenebrecido. Piensan que son sabios. Todos tienen sus doctorados y demás; pero son de hechos necios. Ellos cambian la gloria del Dios incorruptible por la imagen de un hombre corrupto, aves, animales cuadrúpedos, reptiles. Ellos adoran a la criatura más que al Creador. Ellos hacen de la criatura el Creador. La vida se crea a sí misma. Romanos 1, adoran la Creación, ven a la Creación como la fuerza de vida que crea. Desde el punto de vista lógico es ridículo, tal como lo señalábamos hace un momento.

¿Cómo llegó existir el universo? Regresemos al capítulo 1 de Génesis; regresemos donde hemos estado. Llegó a existir exactamente del modo que es descripto en el comienzo del capítulo de la Biblia, la cual es inspirada por Dios, la cual es verdadera, inerrante e infalible. La verdad acerca de los orígenes se presenta aquí con claridad en seis días solares de 24 horas, seis días definidos como tarde y mañana o un período de oscuridad o tinieblas y un período de luz, seis días normales. En seis días, Dios creó al universo entero en la manera en que es ahora. Y les hemos estado mostrando a través de este estudio que fue alrededor de seis a 7000 años atrás; y eso es todo.

Y cuando usted ve y pregunta qué hay acerca de los estratos y la apariencia de edad y todo lo demás, la respuesta es que Dios creó todo con apariencia de edad, todo maduro. Y también el Diluvio, que ocurrió más adelante, cambia la faz de la configuración de la Tierra; y responde a muchas de las preguntas que se presentan con respecto a la topografía y rocas sedimentarias y fósiles y demás. Pero la Biblia es muy clara: Dios lo creó todo en seis días.

Día uno, Dios creó el material y la luz. Día dos, los mares y los cielos. Día tres, la Tierra y la vegetación. Día cuatro, las lumbreras, las luminarias, la Luna, las estrellas y el Sol. Y llegamos al día cinco; y se los acabo de leer. Y tiene que ver con Dios creando todas las criaturas que pueblan los mares y los cielos. Este es el día cuando Dios completa el hogar para el hombre y Él crea los primeros seres vivientes… los primeros seres vivientes. Versículo 20: “seres vivientes, aves”, es la primera vez que se dice que algo está vivo. Las plantas no son designadas de esta manera. Son organismos que tienen un tipo de vida, pero no es una vida consciente. Los primeros seres vivientes creados por Dios vienen en el día cinco.

Y simplemente le recuerdo, porque si está viendo la secuencia: el día cinco corresponde al día dos así como el día cuatro correspondió al día uno. En el día uno, Dios creó la luz, en el día cuatro Él creó los cuerpos estelares para que fueran los dadores de luz. En el día dos, creó los mares y los cielos; y en el día cinco, Él pobló los mares y los cielos. En el día tres, Él creó la Tierra y su vegetación, correspondiendo también con el día seis, Él creó a los animales y el hombre para poblar la tierra y para consumir su vegetación. Entonces, los paralelos son constantes a lo largo de este período de tiempo.

Y el mar y el cielo en el día dos; y los habitantes del mar y del cielo en el día cinco. El mar fue creado en el día dos, pero en el día tres le fue dada su forma final. A medida que miramos el texto aquí, hay dos fases en el día cinco de la Creación. La primera fase, la creación de la vida consciente; la segunda, la creación de vida que se reproduce. Las dos cosas están claramente identificadas… Vida consciente, eso es criaturas vivientes que son conscientes, es decir que reaccionan a su ambiente y se mueven de un lugar a otro. Las plantas no lo hacen, obviamente. Y en segundo lugar, vida que se reproduce.

Versículo 20, veámoslo en el texto: “Dijo Dios.” Y nuevamente los detengo aquí; siempre el método de Creación, Dios habla y hace que cosas que no existían existan. Él habla; y hace que existan de la nada. “Dijo Dios: “Produzcan las aguas seres vivientes.”” Entonces, Él primero llenó con agua. En hebreo esto es lo que se llama una paronomasia, que es un término que describe un tipo de herramienta literaria. Una paronomasia es básicamente esto, el hebreo dice “produzcan las aguas”; el texto dice prácticamente “que las aguas produzcan cosas que se mueven.” Es una repetición. Lo mismo en el versículo 11: “Que la tierra produzca vegetación,” de hecho en hebreo es “que la tierra vegete con vegetación.” Y aquí está, “que las aguas se muevan con cosas que se mueven, que viven.” Aquí la palabra que dice produzcan es la palabra que se usa ya que tiene la idea de movimiento. Y le recuerdo que el aspecto distintivo de las criaturas vivientes es que se mueven. Las plantas no se llaman criaturas vivientes porque no son móviles, no se mueven. Los seres vivientes se mueven.

De hecho, Él llenó los mares, de tal manera que el verbo aquí es mover. Y nuevamente describe una gran población de estas criaturas en movimiento. Nuevamente Cassuto, el comentarista judío, escribe, y cito: “El principal significado de la raíz saras en hebreo es movimiento con referencia específica al movimiento abundante, rápido de muchas criaturas que se mueven conforme proceden y van de lugar en lugar en toda dirección posible. Dios quiso que así sea en medio las aguas inanimadas, de un extremo del mar al otro, ahora debía entrar un ser viviente que naciera en medio de ellos, seres animados moviéndose, sin ser limitados a números de movimiento o interrupción de movimiento.” Fin de la cita. El mar comenzó simplemente a llenarse de estas criaturas vivas nadando por todos lados, lo cual incluiría también los mares, el agua fresca y todas las aguas de la tierra.

La palabra “vivientes” es esa palabra hebrea muy conocida nephesh que habla del alma, del ser o la vida. Se usa aquí por primera vez. Esta es la primera vez en la que realmente tenemos una criatura viva que se mueve por sí misma. Las plantas no tienen dicha vida en el sentido de esas criaturas porque las plantas no pueden moverse y no son conscientes. Las cosas vivas tienen conciencia. A pesar de que los animales no son conscientes de sí mismos, ellos responden al ambiente como individuos, pero no están conscientes de esa respuesta, es puramente un mecanismo que llamamos instinto. No están conscientes de sí mismos, no saben que están vivos, no saben que están muertos, no se conocen el uno al otro, no se comunican el uno con el otro de manera personal, conscientes de sí mismos; aunque instintivamente están bajo un control tremendo por los códigos de ADN que se les han dado a ellos para la preservación de sus especies y para el funcionamiento de su especie tal como Dios lo ha diseñado. Pero son distinguidos de las plantas por la palabra nephesh. Nephesh significa literalmente aquello que respira… aquello que respira.

Estos seres son bará, es decir que fueron creados. Y aquí Él usa la palabra bará para crear. Este es un logro único que demanda el verbo “crear.” Aquí sucede algo colosal, Él crea seres conscientes que pueden moverse, que se mueven por el mar, una cantidad enorme de seres creados.

Esto quiere decir, y los detengo aquí porque esto es algo muy importante, que cuando Dios creó a los peces y a todos esos mamíferos y a todos esos animales, sea que usted esté hablando de peces o acerca de ballenas o de anguilas o de plancton o cualquier otro punto en la cadena alimenticia, cuando Dios creó todo eso no hubo proceso evolutivo; Él habló literalmente en un momento e hizo que existieran todas las criaturas que nadan… Simplemente, de manera instantánea, en el mismo momento, en el mismo día, todas existieron. No estuvieron en algún proceso de desarrollo conforme las especies evolucionaron en otras especies y mostraron a otras especies. Ellos fueron creados instantáneamente en números masivos moviéndose a lo largo de los mares.

El versículo 20 indica lo mismo. “Aves que vuelen sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.” Por supuesto que Él aquí no habla de producir porque no hubo una creación tan densa de aves. Sabemos eso. Si usted ve las profundidades del mar, en donde no ha sido contaminado significativamente, se dará cuenta que ahí hay una cantidad casi ilimitada, innumerable de vida.

Usted mira al cielo y claro, hay menos aves. Entonces, encuentra que aquí no utiliza la misma palabra. “Aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.” Son libres para volar literalmente en hebreo “en la abierta expansión de los cielos”. Y esa es una descripción maravillosa porque usted podría traducirla “ellas vuelan frente al cielo” como si el cielo estuviera por todos lados, el cielo está allí arriba, en los fines ilimitados de la eternidad del espacio que Dios ha hecho en la gran expansión del cielo. Y las aves que están volando alrededor del globo y no se alejan demasiado; vuelan según nos parece, sobre la superficie del amplio cielo, o enfrente del cielo, con el gran cielo detrás de ellas.

Y luego, algo que encuentro fascinante, versículo 21: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos.” ¿Por qué cree usted que los menciona? Cuando menciona la creación de las plantas y árboles, no menciona los manzanos, los robles, ni ningún tipo particular de plantas. ¿Por qué aquí? Sólo aves y seres vivientes, de criaturas que nadan en el mar; ¿por qué mencionar aquí a los grandes monstruos marinos? ¿Por qué presentarlos? Hay muchas otras cosas en el mar, ¿por qué ellos? Me parece fascinante. La palabra hebrea es tannin. Y existe un motivo para esto.

Si estudia el Antiguo Testamento, encuentra varias referencias a criaturas del mar. Está Leviatán, ¿recuerda leer acerca de Leviatán? Leviatán es esta criatura marina muy grande y poderosa. Job 41, Dios le pregunta a Job dónde estaba cuando Él creó todo. “¿Sacarás tú al Leviatán con anzuelo o con cuerda que le eches en su lengua?” Y luego continúa describiendo a esta bestia enorme, feroz… Lo puede leer en Job 41 y leer las características de esta bestia. Escribí una pequeña nota acerca de esto. Algunos han sugerido que podría ser un cocodrilo o un lagarto; pero no están en el mar como tales. Probablemente, la mejor opción es que está describiendo algún tipo de dinosaurio, algún tipo de monstruo marino enorme, Leviatán.

También se menciona en el Antiguo Testamento a la serpiente tortuosa, Job 7:12, la serpiente marina. Está Rahab… Y se refiere a animales marinos enormes; probablemente se refiere a dinosaurios. ¿Pero, por qué menciona esto? ¿Por qué lo presenta? Creo que la respuesta puede encontrarse aquí. En la mitología antigua, por ejemplo en Egipto y la Mesopotamia, en el área del fértil creciente al este de Israel, también en la tierra de Canaán, en los países del este en general, siempre ha habido estas leyendas muy complejas, muy extrañas acerca de monstruos marinos. Y los paganos antiguos creían que los dioses eran monstruos marinos. Inclusive los filisteos tenían un dios, Dagón, quien era mitad hombre y mitad pez. Entonces, la gente de la antigüedad quizás veía a estos monstruos marinos feroces como deidades, como dioses. Escribieron epopeyas acerca de ellos.

Algunos de ellos, por ejemplo, se pueden leer en ugarítico, un idioma diferente. Las epopeyas ugaríticas acerca de los enemigos de Baal. Los enemigos de Baal adoptaron varias formas, una forma era este dios Mot, llamado el señor del mar. Él era un gran monstruo marino. Y esto comenzó a influenciar a esta parte del mundo, cuando veían a los monstruos marinos como dioses; los monstruos marinos como dioses en rebelión en contra de los dioses buenos. En el caso de Israel, los dioses en rebelión en contra del buen Dios.

Isaías 27:1, ahí tiene usted referencias a estos dioses marinos que eran una parte tan importante de la cultura cananea; cuando los hijos de Israel entraron en la tierra de Canaán, ellos se encontraron con esta poesía cananea, leyendas cananeas acerca de los dioses adoptando la forma de estos grandes monstruo marinos.

Entonces, el monstruo marino se convirtió en un retrato de la maldad, en contra de Dios, que fue en cierto modo personificado en el gran monstruo marino, el gran dragón del mar, los grandes dinosaurios del mar. Varios versículos, como he dicho, se refieren a Leviatán, el gran monstruo marino… siempre presentado aparentemente como el gran enemigo del Dios verdadero, implicando que ellos tenían de alguna manera una deidad sobrenatural o una fuerza sobrenatural que se levantaba en contra de su Creador. Todo esto estaba en las epopeyas antiguas.

Y esto estaría en las mentes del pueblo en los tiempos de Moisés cuando escribió Génesis. Los judíos habían sido aparentemente influenciados por estos mitos paganos que eran ridículos y necios. Y de un modo simplemente maravilloso, el Espíritu de Dios impulsa a Moisés al registrar el inspirado relato de la Creación. Vino a Moisés de Dios que escribiera: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos.” No son dioses falsos. No son deidades falsas. No son símbolos de maldad. Son criaturas que Dios hizo del mismo modo que creó todo lo demás.

Y Dios creó los grandes monstruos marinos junto con todo ser viviente que se mueve que las aguas produjeron según su género y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era… ¿qué?… Y eso incluye a los monstruos marinos. ¡Fin de la mitología! El Antiguo Testamento se opone a los mitos insensatos y expresa su protesta en su propia manera silenciosa, ¿no es cierto? Entonces, Dios creó a los grandes monstruos marinos y Dios vio que era bueno. Es como si la Torá dijera que nadie suponga que los monstruos marinos son un tipo de fuerzas mitológica de maldad, algún tipo de dios divino que se opone al Dios bueno y verdadero, en rebelión contra el Dios vivo y verdadero. Son tan naturales como cualquier otra cosa que Dios creó; y fueron formados en el momento adecuado, en el lugar adecuado, por la palabra del Creador. Para cumplir Su voluntad, Él los hizo porque Él quiso hacerlos; y los vio y dijo que eran buenos. Por eso dice en los Salmos: “Alabad a Jehová desde la tierra, los monstruos marinos y todos los abismos.” El poeta en los Salmos invita a todas las formas de vida creada a alabar al Señor, a todas ellas. Creo que ese Salmo es el 148:7. Entonces, Moisés incluye esa pequeña nota para disipar toda la mitología absurda.

Versículo 21: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género y toda ave alada según su especie.” Simplemente una nota: “según su especie… según su especie” se utiliza dos veces. Dios creó todo lo que vive en la tierra al mismo tiempo, en el mismo día. Él creó todo lo que vuela en el aire al mismo tiempo, en el mismo día; y los creó según su especie. Según su género. No hay evolución de especies de género, en género, en género. Él los creó según su género. Todas las especies fueron creadas por Dios. Puede haber variaciones dentro de las especies, pero no se mueven fuera del ADN - esa información que está codificada en cada especie.

Henry Morris dice, y cito: “La primera introducción de la vida animal no fue algún tipo de sustancia frágil de protoplasma que se unió por casualidad en respuesta a descargas eléctricas sobre un océano primitivo, tal como creen los evolucionistas,” fin de la cita. Dios hizo todo según su género.

Todo lo que vive en el mar, todo lo que vive en el cielo, Dios lo creó del modo que es, según su especie. Por cierto, no pudo haber ningún progreso, ninguna mutación, ningún proceso natural de selección porque Dios lo vio y era bueno; y no había muerte en absoluto en todo el universo. En ese momento no había muerte en el mundo, nada murió… nada murió… nada murió.

Supongo que podríamos concluir en ese punto que los animales no se comían unos a otros. Esa es realmente una pregunta irrelevante en la Escritura, pero es una suposición razonable. Es por eso que el teólogo Von Rad dijo una vez: “Fuera de Dios no hay nada que temer.”

Bueno, los judíos necesitaban oír eso. Ellos no necesitaban temer a los dioses imaginarios de monstruos marinos. Von Rad dijo algo profundo, “fuera de Dios no hay nada que temer.” Sólo hay uno que deber ser temido y ¿quién es? Aquel que puede destruir ambos, el alma y el cuerpo en el infierno, dice el Nuevo Testamento. La maldad entró al mundo después de la Creación. La maldad entró al mundo después de la creación de los monstruos marinos, criaturas marinas enormes, inmensas. Toda la Creación fue hecha por Dios; y era originalmente buena.

Entonces, el día cinco trajo primero la creación de la vida consciente. En segundo lugar, la vida que se reproduce… la vida que se reproduce. Esto es simplemente… cuanto más leo acerca de esto - y no voy a tomar mucho tiempo en esto - y usted puede hacer su propia investigación sobre el tema, cuanto más me informo acerca de los sistemas reproductivos, más increíbles son. Es suficiente imaginar la reproducción humana y cómo Dios puede hacer eso, pero simplemente tome eso en todo tipo de especie en la Creación, desde la especie más pequeña, minúscula, microscópica de la Creación hasta los mamíferos terrestres más grandes y los mamíferos marinos y los dinosaurios y todos los procesos de reproducción, todo codificado en el ADN, toda esa información colocada en que cada célula de cada criatura para reproducirse según su género.

Eso es lo que dice, versículo 22: “Y Dios los bendijo, diciendo”. Aquí está la bendición, Él les concedió este beneficio, la bendición es un beneficio, “Fructificad y multiplicaos; y llenad las aguas de los mares y multiplíquense las aves en la tierra.” Obviamente, las aves no llenan el cielo; pero se multiplican. Los peces tienden a llenar las aguas del mar. Fructificad y multiplicaos.

“Fructificad y multiplicaos” es una frase usual del Antiguo Testamento para referirse a la reproducción. Es exactamente lo que significa, reproducirse. En el capítulo 1 de Génesis, versículo 28, cuando Dios está creando al hombre, dice que Dios los bendijo, esto es varón y hembra. Al hombre y a la mujer. “Y Dios les dijo: “Fructificad y multiplicaos.”” Ese fue su mandato para que ellos procrearan. En el capítulo 9 de Génesis, Dios bendijo a Noé y a sus hijos; y les dijo a Noé y a su esposa y sus hijos y a sus esposas: “Fructificad y multiplicaos y repoblad la tierra.”

Capítulo 17 de Génesis, versículo 16: “Y la bendeciré,” Dios está hablando acerca de Sara, “y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.” Y versículo 20: “Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera.” Entonces, fructificar y multiplicarse significa reproducción. Lo encuentra en Génesis 28:3; Génesis 35:9 al 11; Génesis 48:3 y 4. Esta es una frase que significa reproducción.

Entonces, Dios le dio a este orden creado en el cielo y la tierra la capacidad de reproducirse. Todas las criaturas vivas son máquinas complejas. Y dije esto hace un tiempo atrás en la serie. Son nombradas por un científico que descubrió su complejidad, llamado la máquina Von Neumann, en honor al científico Von Neumann. Wilder Smith escribe un libro entero acerca de la máquina Von Neumann.

Todos los organismos vivientes tienen tres propiedades características. Son auto-sustentables, es decir que tienen la capacidad de sustentar su propia vida, como esas pequeñas, diminutas ruedas que están dando vueltas adentro de usted. Son auto-sustentables. En segundo lugar, son auto-reparables. Es decir que se arreglan a sí mismas conforme viven. Y de manera distintiva y única, son auto-reproductoras. Es decir que se reproducen a sí mismas. Una máquina Von Neumann es auto-sustentable o auto-perpetuable, auto-reparable y auto-reproducible. Se reproducen a sí mismas. Nunca hasta ahora hemos podido con nuestra ciencia manufacturar algo como eso. No podemos inventar, por ejemplo, una computadora que sustente su propia vida y su propia energía, se repare a sí misma y tenga pequeñas computadoras. No tenemos una máquina como esa.

Y la razón es que la complejidad de esto es demasiado vasta. La complejidad es mucha. No puede ser hecho. Si pudiéramos hacer algo lo suficientemente complicado como para hacer eso, se descompondría todo el tiempo. No podría mantenerse al día con su proceso de auto reparación. No podemos crear una máquina Von Neumann. Y sin embargo, cada célula que existe es así. Esta es una capacidad asombrosa, sistemas de reproducción bioquímicos que son colocados en toda actividad de ADN, en cada célula, de cada criatura; y con ella viene la capacidad de fructificarse y multiplicarse. Esta es una certeza de permanencia. Esta es una certeza de propagación. Esto no tiene nada que ver con la evolución. Todo género se multiplicará. Todo género reproducirá su propio género con una pequeña variación, por supuesto, dentro del género.

“Y multiplíquense las aves en la tierra.” Alguien preguntará por qué dice sobre la tierra si las aves vuelan. Bueno, ellas vuelan pero no se multiplican en el aire; tienen que ir al nido. Ahí es donde cohabitan, ahí es donde aterrizan para aparearse y poder tener sus huevos. Dios lo sabe.

Aquí no hay evolución. Las criaturas del mar y las criaturas del cielo fueron todas hechas en un día en las diferentes especies. Desde los monstruos marinos más legendarios y feroces hasta el organismo marino más pequeño, todos hechos en un día. Todas las criaturas que vuelan, todas hechas el mismo día en sus especies, con movimiento; y se mueven por el aire; y se mueven por el mar; y todas son conscientes… Eso quiere decir que si usted maneja su auto por el camino, ¿no es interesante como las aves lo evitan? Tienen una conciencia, aunque no es una conciencia de sí mismos. Entonces, la casa del hombre está construida. Ahora está lista para que la ocupe. Y la corona de la Creación llega en el día seis. La corona de la Creación es el hombre.

Y sabe lo que es más triste, aquí nos detendremos, pero lo que es triste es que el hombre rehúsa ver a Dios en la Creación. ¿No es eso triste? El hombre rehúsa ver a Dios en la Creación y rehúsa escuchar a Dios en su conciencia; suprime la verdad y se hunde en una oscuridad y una desesperanza más profunda. Les diré lo que me apena más que nada. Lo que más me entristece es la gente que dice que son cristianos, que creen la Biblia y luego se aferran a la evolución. Y lo repito, lo he dicho hace unas semanas… Usted no puede encontrar la evolución en ningún lugar de Génesis 1. No está ahí. No hay manera de hacer una exégesis de este capítulo y terminar con la evolución… No hay manera posible. Usted tiene que suprimir la Verdad. ¿Y por qué haría eso? ¿Por qué afrontaría usted a Dios o blasfemaría a Dios o deshonraría a Dios, para honrar a un evolucionista impío, para tener algún tipo de credibilidad científica? Tomamos las Escrituras como son, ¿no es cierto? Yo no sé usted, pero yo comienzo a creer en la Biblia en Génesis 1:1; no tengo que esperar hasta el capítulo 3.

Donald Barnhouse escribió en una ocasión, y cito: “Dios le da al hombre cerebro para poder fundir el hierro y para hacer un martillo, la cabeza del martillo y los clavos. Dios hace crecer un árbol; y le da al hombre la fuerza para cortarlo y cerebro para poder hacer a partir de esa madera el mango para el martillo. Y cuando el hombre tiene el martillo y los clavos, Dios extiende Su mano y deja que el hombre meta los clavos a través de Su mano; y lo ponga en una cruz en la demostración suprema de que los hombres no tienen excusa.” Ellos rechazan al Creador al punto que cuando Él fue encarnado, lo mataron.

Es una deshonra para Dios creer algo más que no sea lo que Génesis dice, ¿no es cierto? ¿Honra a Dios creer que Él hizo todo esto? ¿Honra a Dios creer en el relato de la Creación de Génesis? ¿Le da gloria a Él? ¿Es una representación adecuada de quien Él es y lo que Él ha hecho? ¿Y es una fuente de adoración? Cualquier cosa menos es una desafío a Dios. Hacer que la materia se cree a sí misma, hacer de la diversidad compleja de este universo creado el producto del azar es darle al azar más crédito que a Dios; y el azar ni siquiera existe, es una realidad no existente. Comenzamos a adorar a Dios en Génesis 1, ¿no es cierto?. Cuando lo adoramos como Creador.

Padre, gracias nuevamente esta noche a medida que hemos avanzado a lo largo del día cinco. Es asombroso ver la expectativa gloriosa del día final de la Creación, el día cuando creaste todos los animales y la corona de esa Creación hecha a Tu imagen, el hombre. Te adoramos, te alabamos, te damos gracias, te glorificamos, te honramos como el Dios de la Creación… No sólo el Dios de la Creación sino el Dios de la salvación. Einstein estaba equivocado, podemos conocerte porque Tú deseaste conocernos. Tú te has dado a conocer en Tu Creación. Y más que eso, Tú te has dado en nuestra conciencia mediante la ley escrita en nuestros corazones.

Más allá de eso, Tú te diste a conocer a nosotros en la revelación a través de la Escritura; y Tú nos has mostrado que no sólo eres un Dios de inmensidad, un Dios de inmutabilidad que no cambia, un Dios de omnisciencia y omnipresencia y omnipotencia, un Dios de poder y conocimiento ilimitado, Tú eres un Dios de complejidad vasta y de belleza y orden extensos, eres un Dios que llena un universo infinito; y sin embargo, Tú eres un Dios que se preocupa por los pecadores, que ama a los pecadores, que vino al mundo y nació en un lugar humilde, humilde, humilde, un comedero de animales en un pueblo sombrío llamado Belén. Tu viniste aquí para tomar el lugar de los pecadores, para morir en una cruz, para conocernos y para que te conociéramos. ¡Cómo nos regocijamos porque te conocemos, el Dios vivo y verdadero, el Creador del universo y nuestro amigo y nuestro redentor! Te damos gracias. Amén.

 

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar