Grace to You Resources
Grace to You - Resource

El mundo puede ser muy, muy complejo. El domingo por la noche, tras domingo por la noche, conforme nos congregamos, oímos a personas decir: “Traté esto, traté aquello, traté de encontrarle el sentido a esto, el sentido a aquello”, hasta el punto de ser devotos a una religión o a ninguna religión, hasta el punto de creer en Dios de una manera única y personal, hasta dudar que Él siquiera existe, tratando este enfoque y que el enfoque para encontrar la verdad, cambiando perspectivas del mundo de manera periódica, cosmovisiones, tratando de entenderlo todo, tratando de llegar a tener algún tipo de amalgama de ideas que tenga sentido y satisfaga una ansiedad molesta de la mente humana, tratando de entender el significado de la vida. Es un mundo complejo con alternativas casi innumerables. Y quizás, parece ser raro, quizás un poco extraño, si no es que simplista, decir que Jesucristo es la respuesta; y que Él únicamente y sólo Él es la respuesta completa y que no hay nada más. ¿Es así de claro? ¿Es así de simple? ¿Es así de directo?

Bueno, eso es exactamente lo que la Biblia dice y eso es exactamente lo que Jesús dijo. Acabo de leer una encuesta que decía que la mayoría de las personas en Estados Unidos cree que de hecho Jesús es Dios, más de ¾ de ellos. Bueno, si ellos creen que Él es Dios, entonces ellos probablemente deberían recibir lo que Él dijo como verdad. Y lo que Él dijo, sobre cualquier otra cosa es que Él es el único Salvador, Él es la respuesta y la única respuesta al todo anhelo de cada corazón humano. La Biblia simplemente dice: “En Él están todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento. Todo está resumido en Él.” Eso surge de Colosenses capítulo 2. Si usted tiene su Biblia ahí, o quizás hay una a mano en la banca, en la parte de atrás, un poco más allá de la mitad hay un libro llamado Colosenses; y en el segundo capítulo, encontramos esta asombrosa afirmación acerca de Cristo: “Porque en Él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento”. Esta es una afirmación que realmente es osada. De hecho, inclusive podría decir que en términos coloquiales de la actualidad, que eso es exagerado. Por favor, ¿todo conocimiento, toda sabiduría, todo lo que la sabiduría y el conocimiento tienen que ofrecer se encuentra en Jesucristo?

Usted dice: ‘bueno, ¿realmente debemos aceptar eso? ¿No es eso tan sólo un punto de vista religioso?’ No, esa es una afirmación autoritativa en las Escrituras, está en el versículo 3 de Colosenses 2. En el versículo 4 dice: “Esto os digo para que nadie os engañe con argumento persuasivo.” No deje que nadie os engañe al tratar de convencerlos de que eso, de hecho, no es verdad. Es en Cristo en donde todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento se encuentran. Todo lo que tiene valor se resume en Él. Todo lo que tiene que ver con significado en esta vida, y en la vida venidera, todo lo que se relaciona con la vida y la muerte y la eternidad. Y, como lo oímos en esta noche nuevamente, todo lo que se relaciona con el gozo y la paz y la satisfacción y con que su alma esté en reposo. Todo se encuentra en Él.

El escritor de Hebreos en el Nuevo Testamento dice que Él “hizo perfectos para siempre a aquellos que son apartados para Él.” En el décimo versículo de Colosenses 2 es dicho de otra manera: “Y vosotros estáis completos en Él”. Todo se encuentra encerrado en Él.

Supongo, que como alumno en la Universidad, me atraían muchas cosas. Tengo una mente a la cual le gusta investigar. Es algo bueno porque tengo que continuar investigando y encontrando nuevo material que darles semana tras semana, año tras año y me encaja el encontrar. Pero cuando estaba en la universidad tuve curiosidad acerca de muchas cosas; y una de las cosas que me llamaba la atención era el desarrollo de la filosofía humana o el pensamiento humano fuera de la Biblia y fuera de Dios. Y entonces, decidí que tomaría clases en filosofía avanzada.

Ahora, habiendo sido criado por un pastor y habiendo sido expuesto a la Biblia desde mi crecimiento, para cuando llegué a la universidad ya era un creyente firme. De hecho, mi licenciatura fue estudios bíblicos. Tuve una especialidad doble en griego e historia. Y siempre me fascinó la historia. Pero tuve este interés particular en la filosofía. Y entonces, básicamente le rogué a la escuela que me permitiera tomar un curso de filosofía europea avanzada sin ninguna clase apropiada elemental antes de tomarla. Simplemente dar un salto, usted sabe, avanzar de lo elemental y llegar a la filosofía avanzada europea. Y así fue. Había sólo dos en la clase. Sólo dos personas. Y nadie podía entender por qué estábamos tomándola y el otro hombre en la clase se llamaba Fred. Y tenía dislexia. Esto es verdad. Es bastante difícil entender la filosofía si usted puede leer, pero si usted tiene un problema de dislexia, es raro. Nunca olvidaré eso, -esto realidad es un comentario al margen. Fred me dijo un día que yo le caía bien, nos volvimos amigos en esa clase y me dijo: “Deberías lanzarte para que fueras uno de los líderes del consejo estudiantil”. Y yo le dije que no podía hacer eso, que no quería ser de esos que están a cargo del consejo estudiantil. Y obvio, yo estaba jugando fútbol americano y otros deportes y estaba enseñando un estudio bíblico en mi Iglesia y tenía una vida ocupada y dije: “no quiero hacer eso”.

Bueno, un día, pasó algo en nuestro campus; y un día, el campus estaba inundado de señales y discursos y todos los alumnos votarían al final del día por quién estaría a cargo del consejo estudiantil. Esa mañana llegué a la escuela para ver mi nombre por todos lados en los letreros del campus. “MacArthur para vicepresidente”. Él había decidido que probablemente podría ganar la vicepresidencia. Y lo raro es que en todo letrero mi nombre estaba deletreado de una manera diferente y fue tan simpático que gané y me quedé con esa responsabilidad por el resto del año. Entonces, así fue con mi compañero Fred en la clase de filosofía. Creo que fue la única elección que me gustó en la historia. Y todo el mundo pensó que lo hicimos a propósito, simplemente para llamar la atención.

Pero tomé esa clase de filosofía e investigué a profundidad los cimientos de la filosofía occidental en particular y el flujo de la filosofía occidental. Me fue muy útil en cierta manera poder entender eso. Más adelante, me llamó la atención aún más. Leí un libro muy importante en filosofía escrito por un hombre que creo que es el alumno de mayor impacto y con mayor entendimiento de filosofía en su contexto histórico, un hombre llamado Paul Johnson que escribió un libro llamado Los Intelectuales. Y en ese libro, no sólo vi a profundidad el pensamiento de la gente que son los arquitectos de la teología occidental, sino con más profundidad la vida de estas personas; y sin excepción alguna, vi que eran inmorales y estaban en el nivel más bajo de moralidad produciendo un tipo de filosofía que se acomodaba a su propia inmoralidad personal.

Entonces, la filosofía humana desde mi punto de vista, no ofrecía nada que me moviera una pulgada de mis convicciones bíblicas. De hecho, todo lo que tenía que ofrecer únicamente me fortaleció en esas convicciones. Y estoy muy contento y muy satisfecho por decir que todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento, todo lo que realmente importa, todo lo que tiene valor, todo lo que usted puede llamar un tesoro verdaderamente se encuentra en Cristo. Y encontré que eso era una verdad hace mucho tiempo atrás y fue probada durante los días de mi educación. Y aquí estoy décadas más adelante, más tarde, diciéndole que eso todavía de manera absoluta y sin lugar a dudas, es mi convicción que he encontrado que estoy completo en Cristo.

El apóstol Pablo escribiendo en el libro de Efesios lo dijo de otra manera. Él dijo: “Ustedes han sido bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales, esto es que vienen de Dios, en Cristo. Tiene muchos superlativos cuando usted habla de lo que viene en Cristo. El apóstol Pablo habló nuevamente en Filipenses capítulo 3 y por cierto, él era un hombre muy preparado. No sólo fue preparado en teología judía, sino que fue preparado en filosofía también. Y él dice en Filipenses 3: “Todo lo tengo por basura a la luz del valor que sobrepasa todo el conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien he sufrido la pérdida de todas las cosas y las tengo contadas por basura.” Y él usó una palabra bastante despreciable, una de las palabras más despreciables en el lenguaje griego para describir todo el conocimiento humano y toda la religión falsa. Él en la escuela había sido preparado no sólo en el judaísmo como un fariseo, él fue preparado al máximo nivel en el judaísmo y también fue preparado al máximo nivel de acuerdo al mundo gentil en donde él había sido criado. Y él entendía todo eso y dijo ‘todo eso es basura’. Todo lo que él jamás conoció podía ser hecho a un lado y ser considerado pérdida comparado con Cristo. Estas realmente son afirmaciones monumentales.

El Evangelio cristiano es simplemente esto: todas las respuestas que usted necesita para el tiempo y la eternidad están en Cristo. Todas las respuestas para su alma, todas las respuestas para su pecado, todas las respuestas para su esperanza para la vida venidera, están todas en Cristo y solamente en Cristo. No hay otra autoridad el la Biblia, no hay otro Salvador más que Jesucristo y usted encontrará todo lo que usted jamás pueda desear o necesitar en Él. Esa es la razón, por la que de nuevo regresando a Colosenses 2, versículo 10: “Y vosotros estáis completos en Él”. Usted ha sido hecho completo en Él.

Con frecuencia, pensamos en la actualidad que Cristo es parte de nuestras vidas. Él quizás sea una parte importante, pero no todo. Necesitamos a Cristo más la filosofía, necesitamos a Cristo más la psicología, necesitamos a Cristo más el ritual, Cristo más la ceremonia, Cristo más alguna experiencia milagrosa o Cristo más alguna intuición mística o Cristo más alguna negación personal corporal o inmolación personal. Necesitamos hacer algo para lastimarnos a nosotros mismos para adquirir mérito con Dios o necesitamos hacer algo para trascender este mundo, para tener algún tipo de experiencia mística para conocer realmente a Dios o algo así. O de alguna manera, necesitamos tener una visitación angelical o de alguna manera necesitamos vivir una vida de conformidad con cierta ceremonia y cierto ritual. Pero la Biblia dice que todo está en Cristo y todo está en conocer a Cristo.

Esta epístola entera, realmente se enfoca en Él, porque si usted regresa al capítulo 1, versículo 13, dice: “Él nos libró de la potestad de las tinieblas,” esto es Dios nos libró, “y nos trasladó al Reino de Su amado Hijo.” Toda persona vive en un reino. Toda persona tiene un rey. Hay dos reinos posibles, dos reyes posibles. Usted puede vivir bajo el rey Satanás o el Rey Dios. Usted puede vivir en el reino de las tinieblas o usted puede vivir en el Reino de la Luz. Puede vivir en el reino de la maldad o el Reino de la Justicia. Dios, por Su gracia, nos libera del reino de las tinieblas, el dominio de las tinieblas al Reino de Su amado Hijo. Y cuando usted llega al conocimiento de Cristo, y Él se vuelve su rey, así es como usted entra en Su Reino, inmediatamente, la Biblia dice, usted tiene redención. Usted es comprado de regreso del juicio. Usted es comprado de regreso del castigo. Usted es comprado de regreso del infierno porque Cristo pagó el precio. Usted tiene el perdón de pecados, todos los pecados que jamás ha cometido, o jamás cometerá son perdonados porque su paga fue pagada por la muerte de Cristo. Todo se reduce a Cristo. Todo, fue a través Él que los pecadores son reconciliados con Dios. Fue a través de Él que somos transformados y convertidos y regenerados y nacidos de nuevo. Todo viene a través de Él.

Ahora, veamos el capítulo 2 por un minuto. Y quiero mostrarle simplemente unas cuantas cosas que Pablo presenta de manera directa, que tienden a oscurecer o a opacar esta simplicidad en Cristo. Pablo escribió, usted recuerda, a los corintios y les dijo: “yo, estoy muy preocupado por ustedes”, estoy muy preocupado porque los faltos falsos maestros estaban entrando los estaban confundiendo. Y él dice esto, 2 Corintios 11:3: “Temo que de la misma manera en la que la serpiente en el huerto engañó a Eva mediante su astucia, sus mentes sean desviadas de la simplicidad y pureza que le pertenece a Cristo.” Estamos hablando de algo que es puro y simple, Cristo es todo. Y fuera de él, no hay respuestas ni para el tiempo ni la eternidad.

Hay cuatro puntos que Pablo quiere presentar en el capítulo 2 de Colosenses que atacan la simplicidad de Cristo y la suficiencia de Cristo. Cuatro de ellas: filosofía, legalismo, misticismo y ascetismo. Y vamos a hablar de lo que eso significa.

Hablemos en primer lugar acerca de la filosofía. Versículo 8, Colosenses 2, en este contexto de decir que en Cristo están todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento, que están completos en Él, que Él es el que es la imagen del Dios invisible, como dice el capítulo 1, versículo 15, Él es mediante aquel quien todas las cosas fueron creadas, Él es aquel que es la autoridad suprema, Él es el que es antes de todas las cosas y sustenta todas las cosas. Él es en quien la plenitud del Padre mora. Él es aquel y el único que reconcilia todas las cosas para sí mismo, quien hizo la paz por la sangre de Su cruz. Él es todo. En respuesta a eso, Pablo dice en el versículo 8: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” No deje que nadie lo distraiga de Cristo. No deje que nadie lo cautive y lo aleje del compromiso singular con Cristo.

Versículo 9: “porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad y vosotros estáis completos en Él.” Esto se refiere a cualquier sistema que los hombres inventan, cualquier ideología, cualquier filosofía, psicología, teoría, religión. Y son innumerables, ¿no es cierto? Sectas e ideas abundan por todos lados. Todo el mundo tiene su propia idea personal de Dios y la verdad y Cristo y cómo la Biblia encaja, etcétera, etcétera. Filósofos, autores, escritores de obras de teatro, novelistas, eruditos, académicos, productores de películas, anfitriones de programas de televisión, psicólogos, sociólogos, un sin límite de líderes hasta el hartazgo tienen sus opiniones acerca de todo. Está esta expresión de palabras interminable, ¿no es cierto?, que está fluyendo por nuestras radios y pantallas y la literatura que leemos desde libros hasta los periódicos y todos tienen su punto de vista de la vida y todo el mundo tiene su punto de vista de la moralidad. Y no importa qué postura usted presente, ustedes la coloca en la columna en el periódico y verá una montaña de cartas que le llegan al editor y tiene por lo menos quince personas dando su propio punto de vista en respuesta el suyo. No es de sorprender que a las personas les resulte difícil saber dónde aterrizar, qué creer en un mundo en donde hay tantas opiniones.

Y claro, ahora vivimos en un mundo posmoderno, lo cual significa que realmente no hay verdad, no hay una verdad absoluta. Todo el mundo inventa su propia idea de lo que es verdad y usted tiene su verdad y usted tiene su otra verdad, eso está bien, me da gusto que usted tenga su verdad y yo tenga mi verdad. Y eso está por todos lados. Y entonces, Pablo dice: “Mirad que nadie os engañe.”

Es una palabra rara, sulagogeo, significa cargarlo como botín. Sula la palabra botín, tesoro. Ogo es llevar. No deje que nadie lo arrastre, lo lleve cautivo. Era usada en escritos griegos más tarde. Era raro encontrarla en tiempos bíblicos, pero fue usada en escritos griegos más tarde para referirse a secuestrar, a saquear una casa, seducir a una mujer, o llevarse cautivo a personas en una guerra. No deje que nadie secuestre su mente, secuestre su alma, lo seduzca a usted o lo saquee mediante filosofía, el estudio de la sabiduría, razón humana. No deje que nadie lo aleje de Cristo mediante puntos de vista, cosmovisiones, valores, maneras de ver la vida, moralidad, principios que vienen de la sabiduría humana. Él dice que esta filosofía es engaño vacío. Usted podría leerlo de esta manera: “miren que nadie los seduzca, los saquee, robe su alma a través de la sabiduría humana, inclusive engaño vacío.” La filosofía es engaño vacío. Es una mentira vacía. Es un engaño porque se oye bien, atrae la mente, seduce la mente, tiene ciertas propiedades de racionalidad; pero no tiene valor espiritual en absoluto.

¿Por qué? Porque el versículo 8 dice que es de acuerdo con las tradiciones de los hombres. Es humana. Si usted quiere conocer la verdad divina, si usted quiere conocer la verdad sobrenatural, no vaya a una fuente humana. Es así de simple. Porque lo único que va a encontrar en una fuente humana es sabiduría humana. Y la sabiduría humana no trasciende el tiempo y el espacio. Simplemente es pensamiento humano inadecuado. Y 1 Corintios 2:14 dice que el hombre natural no entiende las cosas de Dios. ¿Cómo puede él conocerlas? Son espirituales. No están en sus dimensiones.

Es sorprendente la frecuencia con que las personas dicen: ‘Bueno, creo esto acerca de Dios y creo aquello acerca de Dios. Bueno, simplemente ¿por qué voy a creer lo que usted cree acerca de Dios como algo que tiene autoridad? ¿Cómo es que usted por cierto salió de su ambiente tiempo espacio para decir eso acerca de Dios y decir que de hecho conoció la verdad?’ Estamos hablando acerca del Dios trascendente, de un Dios quien está fuera de nuestro mundo. Voy a tener que tener información acerca de Dios que Él mismo ha entregado. Vivimos en una caja, una caja de tiempo/espacio. Estamos aquí adentro pegándonos adentro de la caja y llegamos a todo tipo de conclusiones. Pero nunca nadie sale de aquí y Dios está afuera. La única manera en la que jamás llegaremos a conocer a Dios no es porque alguno de nosotros podamos salirnos a través de algún agujero en algún lugar y digamos ‘O, sabe una cosa, aquí está Él‘. No sucederá. La única manera en la que jamás podremos conocer a Dios es si Él invade la caja desde afuera y así fue. Él nos dio una revelación en las Escrituras y después, Él nos dio una revelación en carne humana, Jesucristo. Y ese es Dios irrumpiendo en nuestro mundo.

¿Qué va a descubrir acerca de la filosofía? Con frecuencia, he dicho esto acerca de la filosofía, la filosofía es la búsqueda de la verdad, pero nunca la encontrará. Si ellos la encontraran, la clase se acabaría. Se acabaría. Entonces, tiene un título por buscar. Es inadecuado. No puede llegar ahí desde aquí. Él añade: “Conforme a los rudimentos del mundo.” Está ligado a la tierra. Es simplemente este sistema hablándose a sí mismo. No es trascendente. No es de afuera. Rudimento significa es el ABC, es la manera de hablar de los bebés. Es sorprendente pensar acerca de eso. Pero usted habla acerca de un filósofo y usualmente usted está hablando de las mentes elite de cualquier época de cualquier sociedad. Aquellos que son los filósofos son normalmente considerados las grandes mentes, como usted sabe, la gente que se dispara en la prueba del coeficiente intelectual, los genios que piensan en niveles de complejidad que nos asombran a la mayoría de nosotros.

Pero la verdad es que no importa cuán inteligente sean, no importa lo capaces que sean al procesar información y retenerla en sus cabezas y al analizarla y llegar a conclusiones, ellos pueden sorprendernos con eso, pero todavía están en la caja y no es nada más que el ABC del mundo en un sentido, es balbuceo de bebés, cuando usted escucha a un bebé balbucear, que no tienen la capacidad de llegar a ninguna conexión con el mundo racional. Ellos creen que son avanzados, pero no es así. Son primitivos. No son avanzados, es lo opuesto. Son retardados cuando hablamos de la verdad. La sabiduría humana puede ser una exhibición de poder de capacidad cerebral, pero no tiene la capacidad de alguna de entender la verdad, lo cual está más allá de la capacidad humana. Y lo que sucede es que se enorgullece por su balbuceo de bebés; y realmente, no es nada más que los ruidos infantiles de mentes azotadas por la pobreza. Usted no puede conocer la verdad acerca de la eternidad, usted no puede conocer la verdad acerca de los orígenes, usted no puede conocer la verdad acerca de la consumación de los siglos, usted no puede conocer la verdad acerca del cielo y el infierno, usted no puede conocer la verdad acerca del mundo de Dios a menos de que Dios venga y le diga y esto es lo que es, es un libro sobrenatural.

Y Él vino no sólo en la Verdad escrita sino en la Verdad encarnada, en Su Hijo, el Señor Jesucristo. La filosofía no avanza al hombre sino que va en el sentido contrario. Lo lleva hacia atrás, lo mantiene continuamente incrementándose en su nivel infantil. Así que cuidado con la filosofía.

Hay un segundo asunto aquí y si pasa el versículo 16, voy a hablar de esto por un minuto. Aquí hay otra cosa que se entromete en esta simplicidad de conocer a Cristo: “Por tanto nadie os juzgue en comida o en debida o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo es de Cristo.” Usted está completo en Cristo. En Él se encuentran todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento. Él es la sustancia y todo eso mencionado en el versículo 16 es simplemente la sombra.

Aquí él está hablando de la religión externa. Aquí él está la hablando de la ceremonia, el ritual. Y digo, es característico de la religión que tenga sus rituales. Fue una característica del judaísmo acerca del cual Pablo está hablando principalmente. Usted verá, ellos querían juzgar a las personas por lo que comían. Eran kosher o en su dieta. ¿Y acaso ellos observaron el festival apropiado? ¿Y guardaron el día de reposo? Y después, ¿esos días de reposo especiales, esas lunas nuevas? Eso era algo que era importante para ellos. Ritual, ¿se postraron? ¿Participaron en la misa? ¿Encendieron las velas? ¿Contaron sus cuentas? ¿Pasaron por cualquier ritual que necesitaban atravesar? ¿Tuvieron sus ayunos? ¿Participaron en los lavamientos ceremoniales? ¿Participaron en los ritos y los deberes y las conductas que de alguna manera tienen la intención a nivel mecánico de comunicar algún tipo de conexión divina?

Pablo dice: “No se desvíen por eso. No piense ni por un minuto que alguna actividad externa, algún acontecimiento externo en el cual usted participa es necesario.” Los judíos inclusive estaban diciendo esto y algunos de ellos clamaban ser cristianos en la época del Nuevo Testamento. Mire, si usted es un cristiano, Dios no lo va a aceptar a usted aunque usted crea en Su Hijo a menos de que sea circuncidado. Y estaban presentando esto como algo muy importante, este tema de ser circuncidado, como el versículo 11 de este pasaje menciona. Ellos estaban diciendo: “Bueno, Dios no lo va a aceptar a usted a menos de que haya sido circuncidado.” Y Pablo en otros lugares dice: ‘olvídate de la circuncisión, eso tuvo lugar en el pasado, ese fue un retrato, esa fue una sombra’. El día de reposo tuvo lugar, estaba mostrando algo que estaba por venir. Las leyes de la dieta tuvieron un lugar, los separaban de las naciones que los rodeaban para protegerlos y se infiltraban en sus sistemas de religiones falsos. Todo lo que Dios les dio tuvo lugar de protección, para preservarlos y mostrarles la realidad que estaba por venir. Pero la realidad está aquí, Cristo está aquí, hagan a un lado la sombra, la sustancia está aquí, no necesitan el ritual.

Y entonces cuando usted le dice a alguien que dice ‘bueno, ¿acaso eso significa ser un cristiano? ¿Acaso eso significa que necesito ir a este acontecimiento y a este lugar?

¿Así es como garantizo mi lugar en el cielo? ¿Necesito estos rituales y repetir estas oraciones y recitar estas cosas y encender estas velas, etc., etc., sean cuales sean los rituales?’ Pablo dice ‘no’. Como usted oyó en el testimonio en esta noche, usted debe estar con el pueblo de Dios, usted debe estar con el cuerpo de Cristo, la Iglesia, usted debe adorar al Señor porque usted va a amarlo, usted va a amar a Su pueblo, usted va a amar a Su Palabra, usted va a querer hacer todo eso. Pero ninguna actividad externa contribuye en algo a algo que Cristo no haya hecho ya. Cuando usted le entrega su vida Cristo, eso es todo. Ese es el paquete completo. Y usted viene, como el día de hoy, porque su corazón lo trae, porque usted quiere cantar y usted quiere tener comunión y usted quiere regocijarse y usted quiere compartir y usted quiere disfrutar del ministerio que se lleva a cabo, porque usted ama las cosas que Cristo le ha dado. Siempre habrá esas personas legalistas que dirán: ‘Bueno, Cristo no es todo, usted tiene que hacer esto y tiene que hacer aquello y tiene que hacer lo otro o no llegará. La verdadera espiritualidad se basa en lo externo.’ En el versículo 16 dice: “No dejen que nadie los juzgue en base a esas cosas. Es Cristo, es Cristo y sólo Cristo.”

Y hay un tercer tema aquí, versículo 18, muy interesante. Misticismo. Esto históricamente e inclusive en la actualidad, y ahora no tenemos el tiempo para desarrollarlo todo, pero históricamente y aún hoy en día, siempre ha tenido su lugar en la religión. Usted sabe, el misticismo y la religión en cierta manera van de la mano. Y es esta idea de que cuando usted es religioso, la gente habla de esto en la actualidad “yo soy muy espiritual”. ¿Oye usted a la gente decir eso? Soy muy espiritual, realmente trabajo y cultivo en mi lado espiritual. ¿Quién sabe de qué están hablando? Pero generalmente ellos están hablando de algún tipo de aspecto místico. Y por misticismo usted se refiere a la idea de que de alguna manera puede conectar con Dios, tener una relación con Dios mediante alguna elevación de su mente, alguna experiencia intuitiva, algún sentimiento, algún anhelo que de alguna manera lo levanta y usted se conecta con Dios. De alguna manera, hay una experiencia espiritual más elevada, usted sabe. La gente cree que puede ponerse de pie en la costa en la playa y mirar hacia el océano y tocar a Dios. No. Usted puede decir: ‘Ahí está Dios porque mira…,’ Pero usted no tendrá una experiencia con Dios ahí. Algunas personas creen que cuando ven la belleza o sienten la brisa o se meten al bosque están sintiendo a Dios. No, simplemente están sintiendo la brisa.

Entonces, él dice en el versículo 18: “Nadie os prive de vuestro premio”. Como puede ver, la gente quiere atacar la Verdad, la simplicidad en Cristo. Ellos quieren atacarla con la filosofía. Ellos creen atacarla con el legalismo. Ahora, ellos quieren atacarla con el misticismo. “Nadie os prive de vuestro premio afectando humildad,” esta es una de las maneras en las que el misticismo funciona, opera. El humillarse a sí mismo. Existe en esas personas que creen que de alguna manera si simplemente hacen un voto de pobreza, usted sabe, si se despojan de todo, ‘no voy a casarme, no voy a poseer nada y me voy a ir a una cueva y voy a contemplar mi ombligo por el resto de mi vida. De alguna manera, mediante este acto de humillación personal voy a elevarme a un nivel espiritual más alto.’ Hay personas que andan por todos lados viviendo toda su vida con pequeñas agujas en sus zapatos y rocas, algunos de ellos usan cinturones que tienen tachuelas en la parte interna, simplemente para irritar su carne y hacer que sangre, ellos creen que de alguna manera esto va a inducir alguna conexión trascendental con Dios.

Y existen aquellos que se involucran en adorar a ángeles. Los esenios hacían esto. Ellos eran una de las sectas del judaísmo en el día del Nuevo Testamento. El catolicismo romano estaba involucrado en eso. Y hay muchos, muchos, el catolicismo romano tiene una sección entera en su teología cerca de la veneración a los ángeles. De alguna manera, uno puede trascender esta vida y tocar el trono de Dios conectándose con los ángeles. Recuerdo el testimonio de una mujer carismática que dijo que su avión estaba tambaleándose descendiendo a Chicago en una noche, algo que cualquier persona que vuela a Chicago ha experimentado. Y ella miró por la ventana y había un gran ángel enorme sosteniendo un ala. Personalmente, yo creo que ella se tomó el Seven up, usted sabe. Y entonces, eso hace que ella de alguna manera sea trascendente. Esta es una mujer que tuvo una experiencia mística. Esto es alguien que, mire, yo he volado muchas veces, nunca he visto a un ángel grande sosteniendo un ala. ¿Y sabe una cosa? Esto es algo muy intimidante para simplemente aquellos de nosotros, personas pobres, que no dependen de nada más que de Cristo.

Y después, están esas personas, no sólo ángeles, pero el versículo 18 dice: “quienes se aferran a visiones o cosas que han visto, revelaciones secretas.” Una mujer me dijo en una ocasión: “realmente no me importa lo que la Biblia dice, yo sé lo que Jesús me dijo”. Hombre, esta es una de afirmación ridícula. ¿A usted no le importa lo que la Biblia dice? ¿Usted sabe lo que Jesús le dijo? Eso es muy intimidante para aquellos de nosotros a quienes Jesús nunca nos ha dicho nada. Jesús nunca me ha dicho una palabra a mí en toda mi vida, nunca lo he escuchado. Dios nunca me ha dicho una sola palabra a mí. El único momento en el que Dios me habla mi es en Su Palabra, las Escrituras. ¿Acaso Dios no lo guía a usted? Claro. Pero no tengo ninguna manera de saber eso. No tengo una especie de luz roja en mi cabeza que cuando Dios me está impulsando se prende. Soy yo; y sin embargo, tiene un movimiento entero de personas en la actualidad que se aferran a sus supuestas visiones, sus supuestas revelaciones secretas. Sus viajes al cielo, sus visiones de Dios, sus encuentros con Jesús, encuentros con ángeles. Pablo dice: “¿saben una cosa? Eso los roba, los defrauda.” Eso es lenguaje fuerte. Manténgase alejados de eso, eso robará su vida espiritual y su recompensa. ¿Por qué? Porque causará que usted confíe en algo que no puede ser verdad y después, le va a dar a eso una autoridad mayor de lo que usted le da a esto. Y usted ha sido defraudado o robado.

Los evangélicos en la actualidad están llenos de personas que son robadas, defraudadas por visiones falsas. Y también dice en el versículo 18: “Vanamente hinchado por su propia mente carnal.” Usted se enorgullece. Creo que de alguna manera, y no estoy tratando de señalar a la gente, pero veo esto en los tele evangelistas y creo que si hay algo en ellos que me es difícil de aceptar es su orgullo. Simplemente su sentido de importancia personal, digo, usted debe creer que es bastante importante si Dios le habla a usted prácticamente a diario. Le da visiones, revelaciones, envía a ángeles para hacer todas estas cosas. El problema es, como puede ver, versículo 19, estas personas: “Y no asiéndose de la Cabeza”. ¿Quién es la Cabeza? Cristo. Él es la Cabeza. De regreso en el versículo 18 del capítulo 1: “Él es la cabeza del cuerpo de la Iglesia, Él es el principio. Él es.” De pronto, Cristo ya no es lo importante, usted está con todas sus visiones y todas sus experiencias místicas. Usted no puede exaltar a Cristo y a usted mismo al mismo tiempo. No funciona.

Entonces, cuidado con aquellos que quieren corromper la simplicidad de Cristo con filosofía humana y sabiduría y psicología y todo eso. Cuidado con aquellos que quieren corromper la simplicidad que existe en Cristo con el legalismo y reglas y rituales y ceremonias externas y entre comillas sacramentos que son de alguna manera necesarios en sus mentes para conectarlo a usted con Dios. Cuidado con aquellos que quieren exaltar experiencias místicas supuestamente sobrenaturales que no son nada más que las imaginaciones de su propia mente, diseñadas en muchos casos para manipular a la gente para que piensen que ellos son algunas grandes personalidades que vienen de Dios y que por lo tanto, en muchos casos, los hacen ricos.

Y hay otro, ascetismo. Esa es una palabra que usted no oye mucho. Ascetismo. Esto me lleva de regreso a lo que dije antes. Pase al versículo 20. “Si habéis muerto con Cristo, a los principios elementales del mundo,” permítame decirle lo que pasó cuando usted vino a Cristo. Usted muere a este mundo. Así es. Se acaba. Usted sale de este mundo, usted deja atrás al mundo, está en su pasado y ahora vive en un nuevo mundo, el Reino de Dios, el Reino del Hijo amado de Dios, la esfera de la salvación, el perdón de pecados, usted está completo en Él, usted tiene todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento.

Entonces, si eso es verdad, ¿por qué, como si todavía estuviera viviendo en el mundo, se somete a decretos, a instrucciones, mandatos tales como no toquéis, no gustéis, no toquéis? ¿Qué es esto? Esto es ascetismo. Esto regresa al monje en la cueva. Esto es regresar a las personas que toman esta perspectiva extrema. Usted tiene personas hoy en día, que son del movimiento Rastafari, que son un grupo que no se lava su cabello. Ese es otro tipo de convicción religiosa trascendental que los llevará a ellos a otro nivel espiritual. Eso no es nuevo. ¿Sabía usted que en la Edad Media había bichos santos? Es correcto. Bichos santos. ¿Cómo llegaba usted a eso? Usted nunca se bañaba durante toda su vida y tenía bichos y decidía que eran bichos santos. ¿Por qué habrían de regresar ese tipo de cosas? ¿Por qué regresarían a un nivel de negación personal ridículo? Esto es el versículo 22, él dice: “destinado a perecer,” y es más de los mandamientos y enseñanzas de los hombres.

Ahora, el versículo 23 le dice por qué la gente hace esto. “Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario.” Como puede ver, algunas veces, flagelándose a sí mismos y tienen la apariencia de sabiduría y religión y humildad que ellos han inventado. Tiene la apariencia, él dice en el versículo 23, de trato severo del cuerpo y ahhh, son tan religiosos, tratando severamente al cuerpo, flagelando el cuerpo, teniendo bichos santos. Usted inclusive puede leer en la historia de la Iglesia acerca de hombres que se castraron a sí mismos para eliminar la lujuria y se presentaban a sí mismos desfilando como eunucos para Dios. La realidad del asunto es que ese fue trato severo del cuerpo, pero observe al final del versículo 23, no tiene valor en contra de los deseos carnales. No sirve de nada.

El ascetismo no tiene valor. Cualquier cosa que usted le haga a su cuerpo no tiene valor en términos de beneficio espiritual, fuera de someter su cuerpo en obediencia a la verdad de Dios. Y usted sólo puede hacer eso si Cristo está vivo y usted ha sido transformado. Todo lo que usted jamás ha necesitado está en Cristo; todo, todo. Y usted no debe permitir que sea corrompido por el pensamiento que usted tiene a Cristo, pero ahora tiene también que tener sabiduría humana, tiene a Cristo pero necesita más, Él no es suficiente. Usted tiene a Cristo pero necesita guardar todas las reglas externas. Yo viví una porción de mi vida bajo eso y simplemente mata su amor por Cristo. Oh, usted tiene a Cristo, eso es bueno, pero oh, si tan sólo tuviera a Cristo más las experiencias trascendentales, y si tan sólo hablara en un lenguaje celestial y si tan sólo tuviera visiones y si tan sólo interactuara con ángeles. Oh, tiene a Cristo pero ¿está aplicando dolor a sí mismo, está humillándose a sí mismo? ¿Está rasurando su cabeza? ¿Está viviendo en algún tipo de negación personal? Pablo dice que usted no necesita nada de eso, lo único que usted necesita es Cristo y sólo a Cristo. Todo está en Él, transformación total, perdón total, victoria total y usted no puede hacer nada para añadirle a Cristo.

Ahora para cerrar, observe el versículo 11. “En Él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo.” ¿Y sabe lo que era la circuncisión, y lo que es? Entre los judíos, era simbólico, indicaba que necesitaban ser limpiados. Necesitaban ser limpiados. Había una impiedad en su naturaleza misma. Y usted podría pensar ‘bueno, es una operación tan extraña que Dios escogió, ¿por qué escogió eso? Porque apuntaba a lo miserable que es el hombre de la manera más dramática. Si usted quiere entender que somos pecadores, ¿cómo va a entender a eso? Bueno, podría decir, podemos oír lo que usted dice y sabemos que va a manifestar pecado cuando hable. Podemos ver lo que va a hacer y que usted pecará cuando haga cosas.

Bueno, pero podría usted guardar su boca, ¿verdad? Si quisiera. Usted puede estar con alguien durante mucho tiempo y quizás puede guardar su lengua y realmente no sabría lo pecaminosos que son. Usted podría estar con alguien y si usted está ahí y si ellos supieran que usted está ahí, quizás no conducirían sus vidas de un modo pecaminoso. Pero si usted realmente quiere saber lo pecaminosos que somos como seres humanos, entonces usted sólo tiene que ver una sola cosa y eso es el tipo de hijos que producimos. ¿Verdad? Pecadores, y pecadores, y pecadores, y pecadores y pecadores. La ilustración más profunda de la pecaminosidad humana es lo que reproduce, y ése era el punto de la circuncisión. Dios simplemente estaba diciendo ‘necesitan una limpieza en la raíz más elemental de la naturaleza humana’. Y la cirugía física en sí únicamente era un símbolo de lo que Dios sabía que necesitaban en sus corazones. Necesita una limpieza profunda en la médula de su naturaleza. Y eso es lo que Pablo está diciendo. Nosotros recibimos eso cuando venimos a Cristo, una circuncisión real, la remoción, esto es maravilloso, se quita el cuerpo de carne, se quita ese poder condenador de la carne.

También, cuando venimos a Cristo, somos sepultados, dice el versículo 12, con Él en el bautismo. Esto no está hablando de agua. El agua simboliza eso. Pero fuimos sepultados con Él literalmente en Su muerte. Morimos con Él en la cruz y resucitamos con Él, él dice. Esta es una transformación total, completa. Cuando usted viene a Cristo, hay una limpieza profunda y esa es la razón por la que usted oyó a estas personas en el testimonio diciendo ‘yo solía ser así y así y esto es lo que yo hacía y esto es lo que quería, lo que deseaba. Y ahora todo eso ha cambiado.’

¿Por qué? Porque ha habido una limpieza real y ha habido una muerte real a la vida antigua y han resucitado a través de su fe en Jesucristo. Es como si hubieran muerto en la cruz con Él. Y sus pecados, fueron todos castigados y resucitaron de la tumba con Él a una nueva vida. Y el versículo 13 lo explica de otro modo, solían estar muertos en sus transgresiones y en la incircuncisión de su carne, pero Él los hizo vivir y Él ha perdonado todas sus transgresiones. Se acabó, usted ha venido a Cristo, eso lo lleva a través de la tumba. Lo viejo muere, usted resucita en una nueva vida, todo lo pasado se acabó, todos sus pecados son perdonados y usted tiene un nuevo deseo justo.

El versículo 14 añade: “Él canceló el certificado de deuda que consistía de decretos en contra de nosotros que era hostil contra nosotros y lo quitó y lo clavó a la cruz.” ¿Sabe una cosa?, cuando ellos clavaban a un criminal en la cruz, ellos colocaban al crimen en la cruz. En la parte de arriba de la cruz ellos colocaban el crimen y entonces, todo el mundo sabía por qué era ejecutado. Y cuando clavaron a Jesús en la cruz, Pablo dice que escribieron sus pecados ahí y lo cancelaron porque la paga fue pagada. Satanás tampoco tiene poder sobre usted. Versículo 15: “Porque Cristo desarmó a los principados y a las potestades, refiriéndose a los poderes demoniacos, “triunfando sobre ellos.”

Cuando usted viene a Cristo, usted recibe el perdón de pecados. Usted viene a Cristo, usted recibe una nueva naturaleza, una nueva disposición, un nuevo corazón que ama la justicia. Usted viene a Cristo y usted muere al pasado y usted resucita a una vida nueva. Usted viene a Cristo y usted es librado del reino de las tinieblas y es llevado al Reino de Su amado Hijo. Usted viene a Cristo y usted literalmente viene a la verdad que trasciende, la verdad que usted no encontrará en ningún otro lugar fuera de la Palabra de Dios e inclusive esta verdad nunca la entenderá hasta que el Espíritu de Dios establezca Su residencia en usted y se vuelva su maestro, y entonces, usted conocerá las cosas profundas de Dios. Todo está en Cristo. Toda la verdad, toda la sabiduría, todo el conocimiento, todo el entendimiento, toda la paz, todo el gozo, todo el valor, toda la satisfacción, todo el propósito, toda la liberación, toda la fortaleza, todo el consuelo y toda la esperanza eterna está en Cristo. Tenerlo a Él es tenerlo todo. No tenerlo a Él es no tener nada.

La Biblia llama a esto las riquezas inescrutables de Cristo. Y de hecho, lo son. Oremos juntos.

Padre, te damos gracias por un tiempo maravilloso en esta noche. Ciertamente, pensar acerca de Cristo es el pináculo del ejercicio de nuestras mentes. Sus glorias nunca dejan de asombrarnos. La maravilla de Su Persona como la hemos estado considerando en los últimos domingos por la noche, Él es Dios, Él de hecho es el Dios eterno, el creador del universo, quien vino a este mundo a salvar a pecadores como nosotros, simplemente nos asombra. Y oro en este momento, Señor, para que Tu muestres Tu gracia a aquellos que están aquí que todavía no han visto la majestad y la gloria de Cristo y la simplicidad de conocerlo. En quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento y que sean completos en Él. No necesitamos nada más que a Cristo, el Cristo revelado el las Escrituras para que sea nuestro Salvador, nuestro Señor, nuestro Libertador, nuestro Redentor, nuestro Amigo y la fuente de todo lo que necesitamos en esta vida y en la vida por venir. Que Tú te agrades, oh Dios, en revelarlo a muchos corazones inclusive ahora. Oramos en Su Nombre. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar