Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Obviamente, este ministerio depende de manera total de la Palabra del Dios Viviente, la Escritura, la Biblia. Estamos comprometidos con la Palabra de Dios como totalmente verdadera; y estamos comprometidos con toda frase y todo versículo, y todo capítulo y todo libro como habiendo venido de Dios mismo. La única manera en la que podemos conocer a Dios y su voluntad es que se nos haya dado de una manera que es inequívoca; y Dios escogió hacer eso en un libro, la Biblia.

La otra noche tuve la oportunidad de nuevo de estar en CNN, y estar en otra de esas discusiones con personas que no están de acuerdo conmigo. Me parece ser lo que ha sido preparado para mi vida y normalmente están en desacuerdo en manera excesiva. Y cuando estoy en ese tipo de ambiente con incrédulos, otros líderes religiosos, personas con otros puntos de vistas morales, realmente solo tengo dos cosas que decir: Sea cual sea la conversación de una manera, en un sentido, es algo que no es importante para mí.

El tema no me importa mucho, únicamente estoy buscando la manera de decir dos cosas: Una de ellas es que Jesús es el único Salvador, y la otra es que la Biblia es la única autoridad de Dios. Y quiero decir eso, sea cual sea la manera en la que pueda llamando a la gente a la autoridad única de la Palabra de Dios, en contra de cualquier otra opinión humana; y al único Salvador como Jesucristo, en contra del resto de la religión humana.

Y la otra noche, uno de los otros invitados quien era uno – una persona que promovía la homosexualidad, y alguien que decía ser católico romano, dijo que estaba yo tan inmerso en las palabras de la Biblia, que no entendía el mensaje entero. Ahora, eso es una manera extraña de pensar “tan inmerso en las palabras de la Biblia”, que no he entendido su mensaje entero. ¿De qué otra manera podría alguien conocer el mensaje de la Biblia fuera de las palabras de la Biblia? Es ese tipo de ridiculez mística que ha cautivado los corazones de millones de personas que piensan que de alguna manera hay un mensaje subliminal de amor que trasciende lo que la Biblia, de hecho, dice.

Dios nos dio un libro, y en ese libro Él habló. Y lo que Él dijo es exactamente lo que Él quiso decir, y Él deseo decirlo de una manera que pudiéramos entenderlo porque somos responsables por ello. Dios ha hablado y Él no ha hablado de manera confusa, y Él ha hablado de manera clara, y Él ha hablado de manera exacta y precisa, y directamente acerca de asuntos que tienen que ver con Él y con nosotros. Y Dios ha jurado en su revelación, la Santa Biblia, que Él ha hablado la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Esto es verdad, todo es verdad, y nada en ella no es verdad.

También es toda la verdad que Dios ha deseado revelarnos. El resto queda para que nosotros lo conozcamos en la eternidad. Y solo la Biblia es la palabra verdadera del único Dios verdadero que no se contradice a Sí mismo, que no escribe otros libros que dicen otras cosas que se oponen a lo que ha dicho en este libro. Solo hay un Dios, y Él ha hablado en un libro. El resto de las supuestas revelaciones de Dios no son en absoluto de Dios, son los inventos de hombres y, en la mayoría de los casos, hombres inspirados por demonios.

Desde el Corán, por ejemplo, el Bhagavad Gita, los escritos de Mary Baker Eddy, Patterson-Glover-Frye, el libro del Mormón, José Smith, a todos los falsos profetas, todos los videntes, todos los miembros de sectas, todos los gurús de religiones, todos los líderes religiosos, todas las religiones del mundo; todo es engaño, todo es un invento tanto humano como demoniaco, todo está equivocado. Dios ha hablado y Él ha hablado en un libro, y ese libro es la Biblia.

Ahora, eso simplifica el asunto. No es complicado entender el asunto de la religión. La mayoría de la gente piensa que es complicado entender el asunto de la religión porque hay tantas religiones que compiten. Y en la actualidad, es que hay que ser tolerantes con todos ellos y permitir que toda persona abrace su propia religión, pensando que todo va a terminar en el mismo cielo de cielos sin importar cómo lo aborde usted. Pero la Biblia afirma simplemente lo opuesto: que cualquier cosa que contradiga la Biblia, cualquier cosa que sea una fuente de revelación que compite con la Biblia, no es de Dios. Si no está contenido en los 66 libros de la Biblia, no es la Palabra de Dios; si no está en los 66 libros de la Biblia, Dios no lo dijo.

Por todas las generaciones, a lo largo de la historia humana, lo que Dios ha dicho, Él ha colocado en este libro un libro constituido de dos secciones, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, 66 libros específicos, dados simplemente a más de 40 escritores en un periodo de unos 1.500 años. El Espíritu Santo lo escribió todo y lo colocó en lo que conocemos como la Biblia, y está establecida como la autoridad divina única de la Palabra de Dios. Esta es la razón por la que es el deber singular del hombre responder en obediencia a este libro único. Es la respuesta a este único libro, y lo que este libro dice que Dios demanda, que determina el destino eterno de toda persona y nada más lo determina, nada más.

Lo que una persona hace con la Biblia determina el cielo o el infierno. Hace años atrás, hace muchos años atrás, a partir de ahora, las denominaciones protestantes eliminaron la herejía. Usted podría pensar que ese fue un logro bastante impresionante; las denominaciones protestantes eliminaron la herejía. Pero el giro extraño es que en la manera en la que eliminaron la herejía no fue al aplastarla con la verdad, no al superarla con la Palabra de Dios, sino que más bien eliminaron la idea de la herejía cuando eliminaron la idea de verdad absoluta.

Si no existe algo tal como la verdad absoluta, entonces no puede existir algo tal como la herejía. Si no hay verdad fija, entonces no puede haber un error que se pueda distinguir. Si todo no está definido y si las palabras de la Biblia no importan o únicamente son sugerencias, o en el mejor de los casos, son igual a cualquier otro libro religioso, y usted puede creer lo que usted quiera, entonces no existe algo tal como la verdad fija y, por lo tanto, no puede existir algo como la herejía fija.

Entonces, erradicaron la herejía al erradicar la idea de la verdad al mismo tiempo. Y ahora hay un consuelo entre las denominaciones protestantes liberales de la antigüedad con toda situación y todo. Esa es la razón por la que hoy hace unas semanas atrás cuando estaba predicando en la Gran Catedral de Calvino en la ciudad de Ginebra, fue un gran acontecimiento. La Catedral estaba llena de adelante hacia atrás, de lado a lado, y abrí la Palabra de Dios en esa Catedral, por primera vez, pensamos en 30 años, para dar un mensaje que verdaderamente representaba la Palabra de Dios.

Y el último acontecimiento sobresaliente en esa Catedral, la cual es una Catedral que confiesa ser protestante cristiana fue budista, fue budista. Eso nos ayudó, en cierta manera, porque dijeron cuando me pidieron si podía venir a predicar; supongo que si tuvimos un servicio para budistas podríamos tener un servicio para la Biblia. Entonces, me imagino que en cierta manera los budistas prepararon el camino.

Pero el punto es, ¿cómo es que una iglesia que confiesa ser una iglesia cristiana protestante, abrazar el budismo? Esa iglesia también es la iglesia madre que dio lugar al concilio mundial de iglesias, la organización más ecuménica sobre el planeta. Estaban contentos por dejar de llamar herejía a la herejía, fue fácil; lo único que tuvieron que hacer fue eliminar la verdad absoluta; y en nuestro día, me temo que el movimiento se está esparciendo. Hay un nuevo tipo de inclusivismo, inclusive entre los evangélicos, un nuevo tipo de inclusivismo que amenaza con erradicar la verdad y, por lo tanto, erradicar cualquier clasificación del error y borrar las líneas en todo.

La única esperanza, claro, en medio de todo esto, es regresar a la Palabra de Dios. Y toda esta rebelión pecaminosa no cambia ni altera lo que la Escritura es; sea atacada por el racionalismo, o sea atacada por el liberalismo, o sea atacada por lo que es llamado neo-ortodoxia, o sea atacada por el pluralismo, misticismo o inclusivismo, o lo que se considera correcto en términos políticos o tolerancia, o cualquier otro ataque, no cambia nada acerca de la naturaleza de este libro. Fue Jesús quien dijo: “Ni una jota, ni una tilde pasará de este libro hasta que todo sea cumplido”.

Es un libro eterno, es un libro incambiable. Es el yunque en la historia antigua del hombre golpeando los martillos, el que forja el hierro y después de muchos años se mantuvo fuerte el yunque; pero muchos martillos han sido destruidos. Los martillos que han golpeado la Escritura están en el polvo, la Escritura todavía permanece. La Biblia todavía es la verdad de Dios, la única verdad de Dios y nada más que la verdad de Dios. Ahora, ¿cómo es que sabemos que esto es verdad? Nosotros como cristianos sabemos que esto es verdad porque el Espíritu de Dios nos ha iluminado. Y hablamos de eso en nuestros últimos dos estudios, y un par de mis estudios favoritos que jamás hemos realizado, puedes escucharlos en cinta.

¿Quién puede creer la Biblia? Que la Biblia es exactamente lo que dice ser. Sabemos que eso es verdad, sabemos que eso es verdad porque el Espíritu de Dios nos ha convencido mediante una obra sobrenatural al despertar nuestro entendimiento. Pero lo que ahora entendemos es que la Biblia es verdad y, conforme vemos la Palabra de Dios, encontramos que esa convicción está apoyada por lo que la Biblia afirma.

Entonces, lo que quiero hacer esta noche es darle un panorama del apoyo bíblico interno de la inspiración de la Escritura. No estoy cuestionando si usted cree que es inspirada, si usted es cristiano usted lo cree, el Espíritu de Dios le ha concedido el don, el regalo de confianza en la Palabra, usted entiende eso. Pero quiero que vea cuán importante es tener la evidencia interna de la Escritura para apoyar esa convicción de corazón que el Espíritu de Dios le ha concedido a usted.

Si usted fuera a probar que la Biblia es verdad, ¿cómo lo haría? Usted podría, bueno, lo podría abordar en muchas maneras diferentes. Usted podría decir esto, usted podría decir: “Bueno, la experiencia humana es una buena certificación de la verdad de la Biblia”. Si usted hace lo que la Biblia le dice que haga, usted va a experimentar el resultado. Si usted confiesa su pecado y si usted coloca su confianza en el Señor Jesucristo, usted será regenerado, su vida será transformada, Dios cambiará lo que usted ama y a quién ama, y cómo ama, y usted verá una alteración dramática en su vida.

La experiencia bíblica verifica la veracidad de la Escritura, y así es, pero, pero hay otras personas leyendo otros libros santos que están teniendo otro tipo de experiencias. La experiencia no siempre y nunca debe ser la autoridad final porque la experiencia puede ser falsificada. Se sabe que gente en estado de embriaguez ve elefantes rosas cuando no hay ninguno, por ejemplo. Alguien más podría decir: “Bueno, podríamos verificar la Biblia mediante la ciencia”.

Mientras que otros libros hacen afirmaciones ridículas, absurdas acerca del mundo, el mundo físico, la Biblia hace afirmaciones muy, muy exactas en términos científicos acerca de la creación física, inclusive cuando fue escrita antes de que la ciencia moderna descubriera que estas cosas son verdad. La Biblia dice que la Tierra gira sobre un eje, la Biblia dice que el sol lleva al sistema solar; nuestro sistema solar de un fin del espacio al otro. La Biblia dice que hay un sistema de agua, un sistema hidrológico que opera en un ciclo increíble, la Biblia lo describe. Le leí un pasaje esta mañana que habla del peso de las montañas, esto se llama isostasia, el mundo entero está equilibrado.

Si usted tiene, por ejemplo, un balón de basquetbol que está fuera de equilibrio y usted lo empuja, haría que girará así, daría vuelta así y así, y así. Si el mundo estuviera haciendo eso, estaríamos saltando y saltando, y saltando en intervalos. Da vueltas de manera perfecta porque está equilibrada de manera perfecta; esa es la ciencia de la isostasia. Y es Dios, como leímos esta mañana, quien pesa los montes en su balanza. Podríamos ver la ciencia y decir que la Biblia es sorprendentemente científica para mostrarle cuán sorprendente es.

En 1903 un hombre murió llamado Herbert Spencer. Herbert Spencer era un científico. Él fue reconocido por el mundo. Él recibió todo tipo de premios como un científico que promovió nuevos descubrimientos. Su más grande mérito fue categórico. Fue Herbert Spencer quien anunció al mundo científico que todo lo que existe en el Universo cae en cinco categorías: Una de cinco: tiempo, fuerza, acción, espacio y materia; eso es lo que él dijo. Y él lo dijo en ese orden: tiempo, fuerza, acción, espacio y materia. Empezaste bien Herbert. ¿Qué tal esto?

En el principio, eso es tiempo; Dios, eso es fuerza; creó, eso es acción; los cielos, eso es espacio; y la Tierra, eso es materia. Ahí en el primer versículo. Está bien Herbert, estabas tratando de encontrarlo sin ese versículo. Podríamos acudir a la ciencia y podríamos decir que la ciencia verifica a la Biblia. Pero mientras que recibiríamos una afirmación general, un poco mejor que la experiencia, recibiríamos una afirmación general, eso es bastante sorprendente. Alguien fácilmente podría ponerse de pie y decir: “Bueno, eso realmente no significa que todo ahí es verdad”. Alguien más podría venir y decir: “Bueno, podemos ver, podemos ver la profecía”.

Hay profecías en la Biblia que se cumplieron. Y podríamos decir: “Bueno, por lo menos, las partes científicas de la Biblia son verdad, y por lo menos las partes empíricas de la Biblia son verdad. Y ciertamente cuando Dios dijo que ciertas naciones iban a caer y cayeron, y cuando Dios dijo que iba a ahogar al mundo y Él ahogó al mundo, esas cosas fueran verdad. Y entonces, hay ciertas profecías que se cumplieron y eso significa que alguien que escribió la Biblia sabe algo más de lo que sabemos, porque Él entendió la ciencia física antes de que alguien más lo entendiera. Él entendió los acontecimientos antes de que llegaran a suceder, entonces tuvo la capacidad de predecirlas”.

Podríamos ver este tipo de cosas y pueden apoyar nuestro entendimiento de la Escritura. Usted puede ver la arqueología, usted puede investigar las ruinas ahí en el Medio Oriente y usted puede ir a los museos, ahí puede encontrar cosas de la – a partir de la piedra Roseta y cuevas en Egipto con ciertos dibujos ahí, que indican que los hebreos vinieron ahí. Usted puede encontrar en el Código de Hammurabi, un código de ley, que inclusive antecede a Moisés, lo cual indica que los hombres desde el principio estaban bajo la ley, y no eran monos que hacían lo que querían colgados de árboles.

Usted puede encontrar mucha evidencia arqueológica y apoyar cosas que la Biblia dice que sucedieron. Usted inclusive puede encontrar los muros de Jericó derrumbados en una configuración extraña que encaja perfectamente con la idea de que cayeron hacia afuera planos. Entonces, usted puede ver eso y podría decir: “Bueno, por lo menos esas partes de la Biblia son absolutamente verdaderas porque la arqueología las verifica”. Nunca hemos encontrado algo en la Biblia que es incorrecto en términos científicos, nunca hemos encontrado algo en la Biblia que es incorrecto en términos históricos.

La ciencia verifica todo lo que dice. Dice usted: “¿Qué acerca del día cuando dijo que el sol se detuvo?”. Bueno, obviamente el sol no se detuvo; la Tierra dejó de girar. Pero desde la percepción de la persona que estuvo de pie ahí, el sol se detuvo; eso es percepción. Cuando usted se levantó esta mañana, usted no vio por su ventana y dijo: “Oh, qué hermoso se ve la Tierra girando”. Eso fue una Tierra girando. El sol no se movió en la dirección que usted pensó que se movió, la Tierra se movió; pero desde nuestra percepción usted dice que es un amanecer, dice que es un atardecer.

Entonces, hay ese tipo de cosas en la Biblia, pero nada en la Biblia contradice la ciencia y nada en la Biblia contradice la historia, y nada en la Biblia contradice una promesa que Dios dio como si algo no llegó a ser verdad en la manera que Él dijo que sería verdad. Y vamos a ver algo de eso en esta pequeña serie que vamos a realizar. Pero antes de que veamos algunas de esas cosas como evidencias que apoyan esta verdad, todo comienza al escuchar lo que la Biblia afirma. Ahora, esto es sorprendente. Permítame tan solo darle dos palabras en qué pensar: infalible e inerrante.

Infalible. Y me gusta usar esa palabra quizás simplemente de una manera personal. Usted podría discutir mucho por lo que podría significar, tiene cierta flexibilidad como la palabra inerrante. Pero usemos la palabra infalible para decir que Dios ha inspirado la Escritura de tal manera que es la regla segura, confiable, eternamente verdadera y guía en todo asunto. En total, usemos infalible para hablar de la totalidad de la Escritura. Es toda la verdad. La estamos viendo desde el punto de vista panorámico. El panorama general es un documento infalible.

Esto es, lo que afirma en su totalidad, es verdad. Salmos 19:7: “La ley de Jehová es perfecta”. Salmos 18:30: “En cuanto a Dios, su camino es perfecto, es reprensible; la palabra de Jehová es probada, probada”. Salmos 119: “Tu palabra es muy pura, Tu ley es verdad, todos tus mandamientos son verdad. La suma de Tu palabra es verdad. Cada una de Tus ordenanzas justas permanece para siempre porque todos Tus mandamientos son justos”. Salmos 111:7: “Todos Sus preceptos son seguros”. Romanos 7:12: “La palabra de Dios es santa, justa y buena”.

Y en Deuteronomio 4:2 usted tiene: “No añadas a la Escritura”. Usted tiene en Apocalipsis 22:18 y 19: “No añadas a la Escritura, no le quites a la Escritura”, es en su totalidad, completa e infalible. En Juan 10:35, estas palabras son dadas y son significativas. Si son breves, y al punto voy como siempre, la economía de palabras del Señor es sorprendente. En el décimo capítulo del Evangelio de Juan, versículo 35, Jesús dice al final del versículo: “La Escritura no puede ser quebrantada”, “La Escritura no puede ser quebrantada”. Es como una cadena.

Todos los versículos están enlazados, todos los capítulos están enlazados, todos los 66 libros están enlazados, los testamentos están enlazados y no hay lugar alguno en el que pueda ser quebrantada. No hay lugar en el que la cadena pueda ser rota. Es en su totalidad la verdad de Dios, verdad de manera total. Eso es lo que afirma, eso es lo que demanda de nosotros en términos de confianza.

La segunda palabra es inerrante, inerrante. Y eso a la vez desde el punto de vista detallado, no viendo la totalidad sino viendo toda palabra. Toda palabra es verdad, toda palabra en los autógrafos originales fue inspirada por Dios y está libre de error, falsedad, imprecisión. Entonces, la verdad total del mensaje de la Palabra está protegida por toda palabra siendo una palabra verdadera de Dios. La Biblia es totalmente verdad porque es verdad en toda parte; es verdad en su totalidad y nada más que la verdad.

Proverbios 30, versículo 5 y 6: “Y les estamos dando la confesión de Dios en Su propia palabra, con respecto a Su palabra”. Proverbios 30, versículos 5 y 6: “Toda palabra de Dios es limpia, toda palabra”. Salmos 12:6: “Las palabras de Jehová son palabras puras como plata probada en un horno refinada siete veces”. Y el salmista está buscando algún tipo de analogía para expresar la pureza de la palabra. En el Salmo 119 y 140 el salmista dice: “Tu palabra es muy pura”. Entonces, sea que usted esté hablando de infalibilidad, el panorama general o que esté hablando de inerrancia, del panorama pequeño; la combinación de las dos, habla de la veracidad de la Biblia. Es verdad.

Y ahora voy a decirle algunas cosas y darle algunas escrituras. Quizás no quiera tratar de buscarlas, pero simplemente escuche. En Isaías 65:16, el Señor se llama a Sí mismo, el Dios de verdad, ahí es donde todo comienza; Él es el Dios de verdad. Jeremías 10:10, el profeta escribe del Dios, quien es el Dios verdadero. El Nuevo Testamento está de acuerdo con el Antiguo, llamando a Dios un Dios de verdad. Juan 3:33 dice: “Dios es veraz”. Juan 17:3, Jesús dijo: “Para que Te conozcan, al único Dios verdadero”. 1ª de Juan 5:20: “Él es el Dios verdadero”. Tres veces la Escritura dice que Dios no puede mentir. Números 23:19, Tito 1:2, y Hebreos 6:18.

Dios no puede mentir, es imposible. La Biblia es, por lo tanto, infalible e inerrante porque es escrita por Dios, quien es verdad, habla únicamente la verdad, no puede hablar nada más que la verdad. Los escritores del Antiguo Testamento hacen literalmente miles de afirmaciones de la veracidad de lo que escribieron, más de 2.000 veces afirman estar hablando las palabras mismas de Dios. Eso es simplemente los escritores del Antiguo Testamento, una y otra vez usan frases como: “El Espíritu de Jehová me habló”, “la Palabra de Dios vino a mí”.

Isaías, por ejemplo, dice en Isaías 1:2: “Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová”. Y después él desarrolla la gran revelación, que es el libro de Isaías. Cuando Dios habla todo el mundo escucha, porque Él es Dios. En el Nuevo Testamento encontramos más de lo mismo, concentrado en particular en la enseñanza de Jesús. Jesús dice en Mateo 5: “No pensáis que he venido a abolir la ley de los profetas, no he venido a abolir, sino a cumplir”. La ley y los profetas es un término usado para describir al Antiguo Testamento. “No he venido a cambiar nada, he venido a cumplir el Antiguo Testamento”.

“Os digo la verdad, hasta que el cielo y la tierra desaparezcan, ni la letra más pequeña, ni siquiera un plumazo para extender el significado de jota y tilde”. De ninguna manera desaparecerá de la ley hasta que todo sea cumplido. Jesús dijo, “inclusive la tilde”, pequeñas marcas tienen la autoridad de Dios detrás de ellas. Esa es la razón por la que Santiago dijo esto en Santiago 2:10 “El que guarda toda la ley, pero tropieza en simplemente un punto, es culpable de romperla toda”. Si usted únicamente viola una pequeña parte de la Palabra de Dios, es como si la hubiera violado toda porque todo es verdad, todo es divinamente demandado.

Los escritores del Antiguo Testamento se refieren, o de manera específica o general, a lo que están escribiendo como las palabras mismas de Dios unas 4.000 veces, unas 4.000 veces; 2.000 veces les dije hace un momento. Hacen afirmaciones directas de que el Señor les habló, pero por lo menos 4.000 veces afirman que lo que están escribiendo es la Palabra de Dios. Los escritores en el Nuevo Testamento citan al Antiguo Testamento como la Palabra de Dios unas 320 veces, y hacen referencia al Antiguo Testamento por lo menos 1.000 veces.

Entonces, los escritores del Nuevo Testamento afirman la infalibilidad e inerrancia del Antiguo. Y los escritores del Nuevo Testamento también afirman inspiración para el Nuevo Testamento. Ahora, quiero que me siga un poco con esto porque creo que es realmente muy maravilloso. Gálatas 1, Gálatas 1, aquí está el Apóstol Pablo, esto es en cierta manera es un punto de entrada general aquí. Gálatas, capítulo 1, versículo 11, Pablo dice: “Quiero que sepáis hermanos que el Evangelio que fue predicado por mí, no es según hombre; ni lo recibí de hombre ni me lo enseñó hombre, sino que lo recibí mediante una revelación de Jesucristo”. Aquí está Pablo afirmando que el mensaje del Evangelio vino de Dios.

Ahí en el versículo 15: “Cuando Dios lo había apartado desde el vientre de su madre, lo llamó mediante Su gracia, le agradó revelar su Hijo en él”, dice Él, “para que lo predicaran entre los gentiles, y no consulté inmediatamente con carne y sangre”. Él recibió su mensaje y su misión directamente de Dios. Ahora, sé que esto fue excepcional para él como un Apóstol, pero esto en cierta manera es un modelo de cómo Dios le habló a los profetas en el Antiguo Testamento y a los otros escritores del Antiguo Testamento directamente. Entonces, Él le habla a Pablo, quien es uno de los apóstoles y uno de los escritores del Nuevo Testamento.

Si usted ve Romanos, capítulo 4, usted ve cómo esto – bueno, vea Gálatas, capítulo 4 en primer lugar. Simplemente pensé en esa Gálatas, capítulo 4, por tan solo un momento. Aquí está Pablo citando Génesis. Este es Pablo citando Génesis. ¿Y qué dice? Versículo 30 escribiendo su carta a los Gálatas, ¿qué dice la Escritura?: “Echa a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la esclava no heredará con el hijo de la libre”; y eso es tomado de Génesis, capítulo 21, un par de versículos ahí, versículos 10 y 12. Pablo cita el Antiguo Testamento, lo llama Escritura.

Ahora, si usted ve Romanos, capítulo 4, usted encuentra otro de este tipo de referencia, es al comienzo mismo. Versículo 3 de este capítulo, Romanos 4:3, ¿qué dice la Escritura?, dice Pablo: “Y creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia”. Y ahora él está citando Génesis 15:6, él está citando del libro de Génesis como Escritura. Él sabe que es escrito por Dios, él sabe que Jesús ha dicho que la Escritura no puede ser quebrantada, y es afirmado que el Antiguo Testamento es Escritura por el escritor inspirado en el Nuevo Testamento, esto es el apóstol Pablo.

Permítame profundizar un poco más en este punto. 1ª de Timoteo, capítulo 5; 1ª de Timoteo, capítulo 5. En este capítulo en particular usted tiene metido ahí en el versículo 18 dos citas, dos citas; y esta es una comparación muy interesante. La primera cita, versículo 18: “Porque la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla”. Ahora, la Escritura dice eso. Está en Deuteronomio 25, versículo 4. El significado simple es: Alimenta a tu animal. Pero la analogía de esto es, la aplicación de esto es que usted cuida de la gente que lo sirve a usted. En cierta manera, es una afirmación proverbial.

Si usted quiere que el buey haga su trabajo, usted lo alimenta. Y si usted espera que la gente haga lo que usted quiere que haga, usted cuida de ellos; es ese tipo de idea. Pero él dice, “la Escritura dice”, y cita Deuteronomio 25:4, y aquí está lo importante, versículo 18: “Y la Escritura también dice: Digno es el obrero de su salario”. ¿En dónde está eso en la Escritura? ¿En dónde está eso en el Antiguo Testamento? Eso no está en el Antiguo Testamento; de hecho, está en Lucas, capítulo 10 y versículo 7, en donde Jesús dijo esto: “El obrero es digno de su salario”.

Entonces, lo que Moisés escribió en Deuteronomio, es la Escritura; y lo que Lucas escribió en su Evangelio, también es la Escritura. Aquí tiene usted entonces el testimonio de un escritor del Nuevo Testamento, afirmando que el Antiguo Testamento es la Escritura y el Nuevo Testamento es la Escritura. Pablo llama a los escritos de Lucas, Escritura. Ahora, veamos 2ª Pedro, capítulo 3; 2ª Pedro, capítulo 3 y versículo 15. Estos son dos versículos interesantes, versículos 15 y 16. Ahora, la referencia aquí es a nuestro amado hermano Pablo conforme a la sabiduría que le ha sido dada o se ha escrito.

Él escribió acerca de la paciencia de nuestro Señor llevando a la salvación, como el comienzo del versículo 15 dice: “Después Pedro se refiere a nuestro hermano Pablo conforme a la sabiduría que le fue dada. Él les escribió como también en todas sus cartas ahora, él ha ido de una carta en particular, ha escrito a un grupo en particular a todas las cartas Paulinas”, esto es tres epístolas, “también en todas sus cartas hablando de ellas, estas cosas en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, las cuales los indoctos inconstantes tuercen como también el resto”, ¿de qué?, “las Escrituras”.

Entonces, ¿qué está diciendo Pedro de las cartas de Pablo? Son parte de la Escritura, así como el resto de la Escritura. Aquí de nuevo, así como Pablo llamó los escritos de Lucas, Escritura; este es el escritor primordial de las epístolas verificando a un escritor de los Evangelios. Entonces, Pedro llama a los escritos de Pablo, Escritura. De hecho, todas sus cartas son Escritura. Vaya a Judas, versículo 17, y vamos a seguir este camino. Judas, versículo 17, es solo un capítulo.

“Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que fueron habladas de antemano por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; que os estaban diciendo: En los postreros días vendrán burladores, siguiendo sus propias concupiscencias impías”. Y simplemente, exactamente, ¿de dónde viene esto? 2ª Pedro 3:3: “Tened memoria de las palabras habladas y escritas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo”, y él cita a Pedro. Entonces, Judas afirma a Pedro, Pedro afirma a Pablo, Pablo afirma a los escritores del Evangelio.

El texto de la Escritura, no exagera en esto; no presenta esto con mucha fanfarria. Es simplemente de manera magnífica, casi callada, algo que está ahí porque es una realidad tan obvia; no necesita ser exaltado como si tuviéramos que probar un punto. En el libro de Apocalipsis hay bendición, en el capítulo 1, versículo 3: “Pronunciada en el que lee y oye las palabras de la profecía, y guarda las cosas que están escritas en él. Y esta es la revelación de Jesucristo que Dios le dio para mostrarles a sus siervos las cosas que deben llevarse a cabo pronto, y Él envió y la comunicó por su ángel a su siervo Juan”.

Aquí sabemos ahora que el libro del Apocalipsis es inspirado por Dios, es inspirado por Dios, Dios es su autor, y Él se lo dio a Juan mediante mediadores angélicos en este caso. En el capítulo 19 de Apocalipsis, en el versículo 9, a Juan se le da instrucción por parte de una voz del trono de Dios, y él me dijo: “Escribe, escribe esto: Bienaventurados son aquellos que son invitados a las bodas del Cordero. Y él me dijo”, ¿estas son qué?, “palabras verdaderas de Dios”. Capítulo 21 de Apocalipsis, versículo 5, tenemos una visión de los cielos nuevos y la Tierra nueva, y el que está sentado en el trono, dijo: “He aquí, yo hago todas las cosas nuevas”, y él dijo, “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”.

Capítulo 22, versículo 6: “Y él me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. El Señor, el Dios de los espíritus y de los profetas, envió a su ángel, para mostrarles a sus siervos las cosas que deben llevarse a cabo pronto”. Entonces, desde el Pentateuco, desde el escritor del Nuevo Testamento, citando el libro de Génesis como Escritura, hasta llegar a Apocalipsis siendo la Palabra de Dios verdadera, la realidad completa del testimonio interno de los escritores de la Escritura, es que estaban escribiendo la Palabra de Dios de manera inequívoca. Este es el testimonio poderoso inequívoco en términos internos de la escritura, siendo la Palabra de Dios.

Pero hay otro testimonio del que quiero hablar en esta noche, tomar el tiempo para hacerlo y mucho más podría ser dicho, pero siempre para otra ocasión. Quiero hablar del testimonio de Jesús. Me importa cómo es que Jesús vio la Escritura. ¿Y usted? Creo que sí. Jesús es el que dijo en Juan 10:35: “La Escritura no puede ser quebrantada”. Jesús es el que dijo en Mateo 5: 17 y 18: “Ni una jota ni una tilde serán quitadas de esta ley”. Ahora, en Mateo 26:24, Él vio su cruz, y Él dijo esto: “El Hijo del Hombre va como ha sido escrito acerca de Él”.

Unos cuantos versículos más adelante, Él le dijo a Pedro que Él no necesitaba la protección de la espada de Pedro, porque si Él quisiera podría llamar ángeles del cielo para que le ayudaran. Pero después Él dijo esto, Mateo 26:54: “¿Cómo entonces las Escrituras se cumplirán?”. En otras palabras, Jesús vino para cumplir la ley. Él también vino para cumplir las Escrituras que profetizaban de su muerte y su resurrección. Realmente es una afirmación sorprendente que Él dijo: “La Escritura no puede ser quebrantada”, Él quiso decir que lo que Dios dijo era verdad y se llevaría a cabo.

Él dijo en Lucas 16:17: “Que será más fácil que el cielo y la tierra pasará, que una tilde de la ley fallará”. En Lucas 18:31: “Todas las cosas que son escritas por los profetas se cumplirán”. Entonces, ¿cuál fue la manera de ver la Escritura por parte de Jesús? Fue que era la Palabra de Dios, que era un reflejo verdadero de un Dios verdadero, de un Dios que no puede mentir, sino que únicamente puede hablar la verdad. Y Jesús inclusive llamó la atención a palabras específicas. Ilustración: Salmos 22:1, ahí, hay muchas de estas.

Salmos 22:1, predijo que cuando el Mesías muriera en la cruz, Él diría esto: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. Mientras que estaba muriendo en la cruz, Jesús clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”, Mateo 27:46. Jesús creyó en el cumplimiento de toda palabra del Antiguo Testamento. Él también corroboró las grandes verdades del Antiguo Testamento, Él confirmó la creación de Adán y Eva, Él confirmó que fue una creación real y que fueron personas reales. Él dijo esto, Mateo 19: 4 y 5: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo?”.

Él los hizo, Él los hizo al principio, y los hizo varón y hembra. Y Él dijo: “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Jesús creyó en el relato de la creación como está registrado en Génesis, y Él lo apoyó. Jesús también dijo de manera repetida, que los problemas que la gente estaba teniendo al no conocer a Dios, se debían a que no conocían la Escritura. “Escudriñad las Escrituras porque ellas son las que dan testimonio de Mí”. “Acaso la Escritura no dijo”, y repitió una y otra, y otra, y otra vez. Entonces, usted tiene una alternativa.

Para resumir el testimonio de Jesús le voy a dar unas cuantas opciones. Una de estas tres debe ser verdad. La primera alternativa es que no hay errores en el Antiguo Testamento porque eso es lo que Jesús enseñó, que la Escritura no puede ser quebrantada. La segunda alternativa es que hay errores, pero Jesús no sabía que habían errores. La tercera posibilidad es que hay errores y Él los conocía, y trató de cubrirlos. Entonces, ¿qué alternativa tiene? ¿Que Jesús fue un charlatán y un fraude, y un encubridor? Si es así, ¿cómo explica usted su resurrección? O que Jesús no sabía que había errores. Entonces, ¿cómo explica su omnisciencia? Porque Él dijo que Él sabía todo.

Si la segunda es verdad, que Él no sabía que había errores ahí, pero Él no estaba consciente, entonces, Él obviamente no es Dios, y usted puede deshacerse del cristianismo y simplemente olvidarlo en su totalidad. Si la tercera alternativa es verdad, Él sabía y lo cubrió, entonces, Jesús es el diablo. Si usted va a creer en la deidad de Jesús, usted no tiene alternativa más que creer en una Escritura infalible e inerrante, porque Él lo creyó.

Ahora, eso nos lleva a la pregunta, ¿cómo debemos entender cómo es que Dios escribió la Escritura? ¿Le interesa a usted eso? Muy bien. Regrese la semana próxima. Ni siquiera puedo comenzar. Permítame cerrar con esto. Debido que la Biblia es la verdad divina, es la fuente de bendición. Proverbios 8:34 dice: “Bienaventurado es el hombre que me oye”. Lucas 11:28: “Bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios, y la guardan”. En segundo lugar, es la fuente de virtud; Salmos 119: “Tu palabra he guardado en mi corazón para no pecar contra ti”. La fuente de pureza; Juan 15:3, “son limpiados por la palabra”. La fuente de victoria: “Por la espada del Espíritu matamos al enemigo de las mentiras y el engaño”.

La fuente de crecimiento: “Desead como niños recién nacidos, la leche espiritual de la Palabra”, 1ª de Pedro 2, “Para que por ella crezcáis”. La fuente de poder: “Es viva y eficaz, y más poderosa que cualquier otra arma”. Fuente de guía, Salmos 119:105: “Es lámpara a nuestros pies y lumbrera a nuestro camino”. La Biblia es el libro más poderoso porque es el único libro divino. Puede despedazarlo a usted, Hebreos 4:12, hacerlo trizas, pero también puede volver a restaurarlo. 1ª de Pedro 1: “Para que sea renacido conforme a la palabra y puede traerle gran gozo; estas cosas os he escrito para que nuestro gozo sea cumplido”.

¿Por qué es tan poderosa? ¿Por qué transforma la vida de este grado? Porque no es la palabra de los hombres, es la palabra misma de Dios. Y la próxima vez veremos cómo es que Dios la transmitió mediante la gran doctrina de la inspiración.

Padre Nuestro te agradecemos por el testimonio de la Escritura, de su propia veracidad, de su propia infalibilidad, de su propia inerrancia, de su propia inspiración. Y sabemos que todo eso depende del hecho de que Tú eres el Dios vivo y verdadero, el Dios que no puede mentir, el Dios que es verdad. Y de Ti viene toda palabra verdadera, y solo aquello que es verdad. De tal manera, que la Biblia es la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad, porque Tú eres el Dios de verdad. Cuán maravilloso es conocer esa verdad, entender esa verdad y vivir esa verdad por Tu poder.

Estamos profundamente bendecidos en un mundo de personas ahogándose en mentiras por conocer la verdad. Te alabamos, te agradecemos, y te glorificamos por abrir nuestros ojos y nuestros corazones a la verdad. Y ahora que la tenemos, que la amemos, que tengamos hambre por ella, que la aprendamos, que la proclamemos, que la defendamos, y que la usemos para adorarte. Estas cosas pedimos debido a, y para el honor de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar