Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Bueno, obviamente mi corazón está muy lleno esta mañana, y mi tiempo está muy limitado, lo cual es algo bueno porque probablemente sería demasiado si no me limitara el tiempo que tengo. Quiero que regresen si son tan amables, por un momento, a 1 Tesalonicenses como les leí hace un momento. La razón por la que escogí hablar de 1 Tesalonicenses hoy, y la próxima semana, es porque cuando pienso en la iglesia de Grace, pienso en la iglesia en Tesalónica. Esa ciudad está ahí todavía en la actualidad, se llama Saloniki.

La iglesia en Tesalónica fue una iglesia muy especial en la vida y ministerio del apóstol Pablo. Él tuvo el privilegio bajo la guía del Espíritu de Dios en su vida, de llevar el mensaje del evangelio al mundo gentil. Y aunque él fue un apóstol a los gentiles, cada vez que él llegó a una nueva ciudad, él fue inmediatamente a la sinagoga. Y lo primero que hizo fue esforzarse por evangelizar a los judíos, y ver si podía ver algunos de ellos venir a la fe en su Mesías. El Señor en su gracia le permitió hacer eso y entonces algunas personas le ayudaron con la evangelización de la población gentil. Y en los lugares adónde él fue, el Señor le permitió establecer iglesias.

Al establecer esas iglesias, obviamente, hubieron algunos grandes gozos. Pero no todas esas iglesias le trajeron gozo puro. Estuvo la iglesia corintia que no le causó un dolor pequeño de corazón. Él escribió por lo menos 4 cartas de las que sabemos dos de las cuales incluidas en las Escrituras, cartas muy largas tratando de corregir la carnalidad y los pecados y la mundanalidad, y el egoísmo, y la división, y la soberbia, y la enemistad y todo lo demás. Corrupción, embriaguez, prostitución, por así decirlo, de la mesa del Señor, convertida en algo horrendo.

Y la iglesia corintia no fue una iglesia necesariamente que hacía de un pastor, alguien que estuviera feliz. Y después estuvo la iglesia en Colosas, la iglesia en Colosas también luchó por ser fiel al Señor, la iglesia en Colosas se vio atraída a la carnalidad y atraída hacia la sensualidad, y atraída hacia el misticismo, y atraída hacia el legalismo. Y después estuvo la iglesia en Éfeso, soberbia, carecida de humildad, impaciente, siguiendo patrones de pecado de su vida pasada, careciendo de perdón. Hubieron muchos pecados en Éfeso que tuvieron que ser confrontados como evidencias de debilidad espiritual, a pesar del ministerio exhaustivo de Pablo, ahí.

Las iglesias en Galacia, más de una mostraron ser defectuosas y desleales. Inclusive, abandonaron lo que había comenzado el Espíritu Santo por causas de la carne, haciéndole que estuviera triste, de manera sin fin. La iglesia filipense la cual en muchas maneras podría parecer una buena iglesia, fue caracterizada por la discordia, las quejas, la ansiedad y dos mujeres tan contenciosas que distraían tanto a esa iglesia, que las nombró Pablo en su carta a iglesia filipense.

Cuando él escribió a esas iglesias, en toda carta que él escribió, él se dirigió a problemas en la iglesia, cosas que eran tristeza para él, tristezas serias para él. Le robaron su gozo. De hecho, inclusive, amenazaron el hecho de que él había comenzado una buena labor ahí, porque esa labor podía desaparecer. Él tenía miedo, por ejemplo, en el caso de los corintios, que él había laborado en vano, por nada. Así de mal estaba la situación. Pablo pastoreó muchas iglesias desde su comienzo, y en la mayoría de esas iglesias, todas menos una de esas iglesias le trajeron todo tipo de preocupaciones, pero no la iglesia tesalonicense. Esta es la carta que le escribió a una iglesia que le trajo el gozo más grande, la iglesia tesalonicense. Ésa fue la excepción a la regla.

Al final del siglo primero al apóstol Juan se le dio el libro de Apocalipsis, por parte del Espíritu Santo mientras que él estuvo en la isla de Patmos, y en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis, el Señor dirige 7 cartas a 7 iglesias, 7 ciudades, en ésa área conocida como Asia Menor, la cual es Turquía moderna. 7 ciudades que en cierta manera siguieron la ruta postal. Esas iglesias habían sido establecidas apenas unas cuantas décadas antes, bajo la influencia de los apóstoles. Habían conocido a los apóstoles, habían conocido a muchas personas que fueron testigos oculares de la vida, muerte, resurrección y ascensión del Señor Jesús, conocieron a los apóstoles, conocieron a los asociados de los apóstoles, tuvieron libros, nuevos, frescos del Nuevo Testamento que estaban siendo escritos y circulados entre las iglesias. Tuvieron toda razón para ser iglesias que florecieron, que trajeran gozo al corazón de sus pastores.

Pero cuando nuestro Señor dirige 7 cartas a 7 iglesias, y 5 de las 7 iglesias están bajo una advertencia tan severa que de hecho podían dejar de existir. Las iglesias que debieron haber quebrantado el corazón del apóstol Juan, que habría sido el último apóstol viviente, y ciertamente habría conocido de éstas condiciones y ciertamente habría conocido a detalle como el Señor se sintió acerca de ellas cuando él recibió y escribió las cartas. Solo Esmirna y Filadelfia escaparon amenazas severas por parte del Señor de la iglesia, tan sólo unas décadas después de que fueron fundadas en la pasión del ministerio apostólico y el poder del Espíritu Santo. De nuevo, 2 de 7, una de todas aquellas a las que Pablo dirigió su carta.

Es siempre así a lo largo de la historia de la iglesia. Usted puede seguir los 2,000 años después de esta época hasta llegar hasta nuestra época, y usted descubrirá que las iglesias ejemplares, modelos, iglesias que son la fuente de nada más que gozo, son la excepción, iglesias espiritualmente saludables, sanas bíblicamente, que aman fielmente, que sirven, que son iglesias apasionadas en el área evangelistica, que exaltan a Cristo, que honran a Dios, iglesias serias que adoran, son tan raras en la actualidad como siempre lo han sido.

Entonces, a lo largo de los siglos, a lo largo de los años, muchos pastores han luchado por tratar de pastorear a ovejas muy difíciles, con algunos cabritos ahí en medio, que ni siquiera eran ovejas. Muchos pastores se han esforzado por guiar iglesias carnales. Y muchas iglesias carnales son el producto de pastores carnales. Es una situación rara encontrar a una iglesia que trae a sus pastores, nada más que gozo, nada más que gozo. En Hebreos capítulo 13, conforme ese libro llega a un final, a los creyentes se les dice, “Obedeced a vuestros pastores, someteos a ellos, como aquellos que guardan vuestras almas, como aquellos que van a rendir cuentas. Y hagan esto con gozo, y no con tristeza.” Esa es la excepción, el poder conducir un ministerio en una iglesia con gozo, y nada más que gozo. Una iglesia le trajo eso a Pablo, ésta iglesia, la iglesia en Tesalónica.

Ahora, Pablo pastoreó muchas iglesias, yo solo he pastoreado una iglesia, sólo una. Sólo ésta. Y a mi juicio ésta es la iglesia tesalonicense de la parte sur de California. Esos son ustedes. Dios en su misericordia, Dios para sus propios propósitos soberanos, y ahora se al mirar en retrospectiva, deseó que yo, por su misericordia pudiera predicar a lo largo de todo el Nuevo Testamento, y poder poner a disposición de la gente en ésta generación, y en las generaciones venideras, mediante medios electrónicos, y mediante un juego de comentarios.  Eso es lo que Dios había planeado para mi vida, no lo supe hasta que acabó, hasta que se terminó.

Pero Dios también conoció los límites de mi debilidad, y Él sabía que Él tenía que colocarme en una iglesia que, bueno, casi era perfecta, en dónde yo sería amado, y apoyado y animado y objeto de oraciones y cuidado, y escuchado, para que pudiera continuar. Hay muchas iglesias, ustedes deben saber esto, en dónde si yo tratara de ir ahí y enseñar a lo largo de un libro, me habrían expulsado, mucho menos a lo largo de todo el Nuevo Testamento. El Señor también conocía las limitaciones de mis tolerancias, y sabía que quizás yo no podría haber enfrentado algunas de las cosas que a otros se les ha pedido que enfrentaran o podría haber perdido mi concentración, o me hubiera ido. No es parte de los genes de nuestra familia, creo que mi papá pastoreó 12 iglesias, y cuando algo salía mal él sentía que necesitaba irse a otro lugar. 

Entonces, la gente siempre ha quedado sorprendida por el hecho de que mi vida, solo tuvo una. Y creo que el Señor sabía eso, y entonces él me colocó en éste lugar con todos ustedes, porque ustedes me han amado y apoyado y alentado a lo largo de todos estos años, y nunca ha habido ni un minuto en todos los años en los que he estado aquí, desde 1969, en los que he querido estar en algún, inclusive he pensado en estar en otro lugar. Y esa fue la parte tan esencial de hacer esto, y terminar el Nuevo Testamento.

Mientras que ninguno de nosotros somos perfectos, ésta es una iglesia sorprendentemente fiel, obediente a la Palabra de Dios, amorosa, sacrificial, que adora, que está gozosa, generosa, ejemplar, y evangelistica. Es una iglesia sorprendente. No me gusta decir eso afuera de aquí, porque la gente cree que estoy siendo soberbio. Y para la gente que nunca ha estado aquí, no lo van a creer. Para la gente que ha estado aquí, no lo necesito decir, entonces simplemente no voy a decir nada. Pero todos saben, quien ha estado aquí, quien ha sido tocado por sus vidas, lo que es ésta iglesia.

Hubieron aquí 2,000 personas la semana pasada, la mayoría de las cuales nunca habían estado aquí. La mayoría de ellos nunca antes habían estado aquí, quien nunca dejará de hablar de la amabilidad que se les mostró por parte de la gente en ésta iglesia, y el amor que sintieron aquí, y todo mundo conoce de nuestra teología. Nuestra teología está ahí afuera, ¿no es cierto? Televisión, radio, cintas, libros, CD, MP3, descargas todo eso, pero lo que no saben, saben de mí, saben lo que yo creo, saben lo que digo, lo que no conocen es a todos ustedes, pero la gente que viene aquí como extraños o que viene aquí como amigos de ustedes, familiares, y descubren lo que es ésta iglesia, tienen una probada de su naturaleza única.

El Señor no escoge hacerlo así para toda persona, simplemente estoy profundamente agradecido porque lo hizo para mí. Él sabía lo que yo podía enfrentar, y lo que yo podía tolerar y cómo podía contribuir al final para que pudiéramos hacer esto y que estos comentarios fueran terminados. Dice usted, “Bueno, porque los comentarios son más importantes que los comentarios de alguien más.” Bueno, no lo son, ese no es el punto, pero hay un enfoque diferente que yo adopto, al escribir estos comentarios, que es muy diferente al de los comentarios típicos. La mayoría de los comentarios interactúan con todo tipo de eruditos y todo tipo de críticos de la Escritura y demás, y yo determiné al principio que nunca haría eso, nunca traería a los críticos y a la gente que ataca la Biblia para tratar de defenderles en un libro lo que estaba tratando de explicar en la Biblia. Únicamente iba a explicar la Biblia, punto.

Iba a actuar como si los críticos alemanes muertos estaban muertos y necesitaban mantenerse muertos y no iban a ser resucitados y los iba a traer para responder a todos sus argumentos y simplemente vamos a decir, esto es lo que la Biblia dice, esto es lo que significa. Y entonces, la naturaleza de estos comentarios, en un sentido ha sido diferente de los que en cierta manera son típicos. Entonces, éste fue el propósito del Señor, lo que Él haga con ellos depende de Él. Siempre hemos dicho, nos vamos a preocupar por la profundidad, Él se va a encargar de la amplitud. Y eso continúa siendo una bendición.

Pero el Señor sabía que necesitaba estar en un tipo de iglesia tesalonicense. Si iba a estar en una iglesia corintia, habría sido un problema yo tratando de arreglarlos todo el tiempo, porque habría tenido yo un estándar elevado de cómo debemos vivir ante Dios, y adorar ante Dios. Y eso probablemente me habría distraído al punto de que esto nunca habría sucedido, por no decir nada de hacer de la vida algo miserable.

Entonces, el Señor ha escogido darme gozo con un propósito en mente, gozo con el propósito de predicar el Nuevo Testamento a ustedes para el gozo de verlos crecer en la gracia y el conocimiento de Cristo. Gozo por causa del ministerio extendiéndose más allá de aquí mediante otros medios. Y esa es la razón por la que el me colocó aquí. Y siempre he sabido que éste es un lugar muy, muy especial. Algunas veces cuando me reúno con pastores, y oigo de todas las historias horrendas de sus iglesias, yo sonrío en silencio, y no digo nada y le doy gracias al Señor por su bondad hacia mí.

Pablo le escribe a los tesalonicenses aquí, y hace para mí lo que yo quiero hacer. Entonces, simplemente voy a tomar sus palabras. Regresen al capítulo 1 por un momento, después de presentarse a sí mismo y a sus dos compañeros, Silas y Timoteo, él le dice a la iglesia de los tesalonicenses, “En Dios Padre y en el Señor Jesucristo, Gracia y paz a vosotros”. Y después esto, este es el tono de estos capítulos de apertura, “Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros”. Lo ve de nuevo en el versículo 13 del capítulo 2, “Por esta razón damos gracias constantemente a Dios.” Él simplemente comienza con gratitud y simplemente se mantiene agradecido a lo largo de los dos capítulos de apertura.

Los dos primeros capítulos son un reconocimiento de una iglesia fiel y los siguientes dos capítulos simplemente los vamos a llamar una exhortación a una iglesia fiel. No hay condenación, simplemente reconocimiento y exhortación. Y él dice ahí en el versículo 2, “Damos gracias a Dios siempre por todos vosotros.” Y es como si nunca ha habido nada malo, o alguien que ha sido un problema. “Todos ustedes”, eso es bastante amplio, ¿no es cierto? “Damos gracias a Dios siempre por todos ustedes”, me identifico tanto con eso. “Haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones.” Y siempre las oraciones se levantan, gracias Señor, gracias, gracias, gracias, gracias por la iglesia, gracias por la gente, gracias por toda la gente, todo el tiempo. Y que bendición tan profunda es tener esto para un apóstol que de otra manera es golpeado, cuya vida estaba al filo de la muerte, y que bendición tan rica esta pequeña congregación amada en Tesalónica, era para él.

¿Y que había en ellos que los apartaba? Hay tres cosas en el versículo 3, simplemente vamos a usarlos a manera de una especia de punto de comienzo, y en cierta manera a partir de ahí vamos a continuar por unos cuantos minutos. Cuando él dice que él está agradecido por ellos y él eleva sus oraciones de gratitud a Dios siempre por ellos, él entonces identifica tres realidades especificas por las que él está agradecido: su obra de fe, versículo 3; su labor de amor; y su perseverancia en la esperanza. Esas están muy bien pensadas, ésas en ninguna manera están presentadas ahí sin pensar, no son simplemente sacadas del aire, están muy bien pensadas y están en el orden correcto: fe, amor y esperanza.

Estamos muy familiarizados con esta, ¿no es cierto? son ese gran triunvirato de realidades espirituales. La obra de vuestra fe, la labor de vuestro amor, y la perseverancia de la esperanza. Si tan solo podemos extraer esas palabras que puedan recordar, el siempre, siempre está agradecido por la salvación, el servicio, y la perseverancia, muy bien, salvación, servicio, y perseverancia. Y esto es realmente es simple, es simplemente de mi corazón al de ustedes. Esas son las cosas en las que pienso cuando pienso en la iglesia de Grace, que vienen inmediatamente a mi mente, así como vinieron a la mente en el caso de Pablo.

Eso es lo que él dice en el versículo 3, “Constantemente recordando.” En primer lugar, salvación. ¿Qué hizo que ésta iglesia fuera una iglesia que produjo gozo para él, y gratitud para él? fue que, fue salva. Podrían decir, “Bueno, es algo extraño que decir.” Realmente no. Hay tantas iglesias que están llenas de gente no convertida, más y más todo el tiempo en éste estilo nuevo en la iglesia en la actualidad. De hecho, oí un pastor decir los otros días, en uno de sus webcasts, que, si has venido a Cristo, salte, ésta iglesia no es para ti. Y él lo dijo así de manera abierta y atrevida. “Salte. Ya acabamos, no tenemos nada que decirte, si has venido a Cristo, salte de aquí.”

Y entonces, esa sería la iglesia de los no-convertidos, y a nadie realmente le gustaría si tuviera algún entendimiento de lo que significa ser un pastor, para tratar de pastorear a los inconversos. El corazón de Pablo estaba agradecido con el Señor porque la fe de su congregación era real, y la evidencia de su realidad era la obra de fe. Ese es un genitivo objetivo, su obra de fe. Esto nos recuerda a Santiago capítulo 2, versículos 14 al 20, y no tenemos tiempo de cubrir todo eso, Santiago dice: “La fe sin obras,” ¿está qué? “está muerta”. Y él presenta ese punto a lo largo de ese pasaje. Entonces, dicen que tienen fe, muéstrame tus obras. Te voy a mostrar mi fe, por mis obras.” No puedo ver tu fe, no sé si tu creencia es real. La creencia salvadora. No puedo identificarlo por tus palabras, solo puedo identificarla por tus obras, como se ve tu vida. La fe sin obras está muerta, dice Santiago.

Esto nos lleva de regreso a Mateo capítulo 7, “Muchos me dirán en aquel día, Señor, Señor”, no hicimos esto, hicimos aquello. “Y yo les declararé, apartaos de mí, nunca os conocí.” No son los que dicen, sino los que hacen, ¿verdad? construiste tu casa sobre la roca, en el cimiento, eres un hacedor, Santiago capítulo 1, “Pero no se oidores, sino hacedores de la palabra.” Si usted es solo un oidor, se engaña así mismo de su condición espiritual.

Entonces, lo primero que conmovió a Pablo, que lo hizo estar agradecido por esta iglesia, es su salvación. Esta es una iglesia salva. Hay todo tipo de componentes aquí que apuntan a esto de regreso al versículo 1, “Los tesalonicenses en Dios Padre”, y también que “en” la preposición va con la siguiente, “en el Señor Jesucristo”. Están en Dios, están en Cristo, esto habla de una relación íntima. Eso es como si son uno con Dios, uno con Cristo, su vida está escondida con Cristo en Dios. Esa gran expresión de estar en Cristo, es distintivamente la manera de Pablo de hablar de alguien que está unido de manera genuina con el Señor Jesucristo. Esta es una iglesia que oyó la verdad de manera salvadora.

Versículo 5, “El evangelio no vino a vosotros en palabra únicamente, sino en poder y en el Espíritu Santo, y con plena convicción.” En otras palabras, vino, los convenció de pecado y de justicia y de juicio, vieron su pecado por lo que era, creyeron en el evangelio, abrazaron el evangelio, vino en poder y en el Espíritu Santo, quien es el agente de conversión, regeneración, transformación. Además, en el versículo 4 dice, “Porque conocemos, hermanos amados por Dios, vuestra elección.” Son elegidos. Son un grupo de personas escogidas. ¿Cómo sabemos eso? Por la manera en la que recibieron el evangelio. Vino a ustedes no solo en palabra, sino en poder en el Espíritu Santo, con convicción.”

Él dice lo mismo ahí en el capítulo 2, versículo 13, “Damos gracias a Dios constantemente porque cuando recibiste la Palabra de Dios”, refiriéndose al evangelio, “que oísteis de nosotros, la recibisteis no como la palabra de hombres sino por lo que es en verdad, la Palabra de Dios, la cual actúa en vosotros que creéis.” ¿Y cómo sabemos que realmente creen? “Vosotros hermanos, os volvisteis imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús.”

De regreso en el versículo 6 del capítulo 1, ¿cómo sabemos que su fe es real? “Os volvisteis imitadores de nosotros y del Señor.”

En otras palabras, él está diciendo su salvación es real. Esta es una congregación que verdaderamente es redimida. Y alguien podría preguntar, “¿Por qué, continuamente estás predicando el evangelio verdadero? ¿por qué es tan importante para ti el definir el evangelio en toda su plenitud, en toda su verdad?” Para que sean redimidos, y para que tengamos una iglesia que es salva de manera genuina. Otra manera en la que él enfatiza su salvación, y ésta es una maravillosa, al final del versículo 9, él dice, “Os convertisteis de los ídolos a Dios.” Se volvieron a Dios de los ídolos, y el verbo griego ahí es “volverse de una vez por todas.” Hubo un momento en el tiempo, en el que dejaron sus ídolos, y se volvieron a Dios, una decisión deliberada por la fe, escogieron al Dios verdadero por encima de otros dioses en todas sus formas.

Y hubieron muchos de ellos en el mundo griego en dónde Tesalónica estaba ubicada. Se volvieron de los ídolos a Dios, ahora están en Dios, ahora están en Cristo. Están en unión con el Dios viviente, son elegidos, versículo 4, escogidos por Dios para estar en Cristo. “Por tanto, hermanos, son amados de Dios”. El versículo 6 da otro principio, únicamente la gente que verdaderamente está convertida se vuelve imitadora del Señor, imitadora del Señor. Y sigue el resto del versículo, “Habiendo recibido la palabra en mucha tribulación, con gozo del Espíritu Santo”, usted necesita entender el contexto aquí. Cuando la palabra de Dios vino en primer lugar a la ciudad de Tesalónica, en Hechos 17, no voy a tomar el tiempo para verlo, pero en Hechos 17 los apóstoles llegan a Tesalónica, y predicaron el evangelio en la sinagoga judía, y algunos de los judíos creyeron. Y después predicaron el evangelio a los gentiles, y algunos de los gentiles creyeron, incluyendo algunas de las principales mujeres en la ciudad. Y después los judíos comenzaron a incrementar la hostilidad, y la persecución, y la tribulación.

De hecho, si usted va al capítulo 2 por un minuto, usted encuentra este retrato, versículo 14, “Os volvisteis imitadores, no solo de nosotros, y del Señor, sino de los otros creyentes de las iglesias de Dios en Cristo Jesús.” Y aquí estamos en Cristo, de nuevo, “que están en Judea, porque vosotros también soportasteis los mismos padecimientos en manos de vuestros propios compatriotas, así como ellos de los judíos.” En otras palabras, lo que los judíos le hicieron a los creyentes en Israel y en Jerusalén, los judíos se lo hicieron a ustedes judíos creyentes en Tesalónica. Se volvieron sus enemigos ardientes. Estos judíos, versículo 15, un versículo muy importante, “quienes mataron al Señor Jesús y a los profetas, y nos expulsaron, no agradan a Dios, sino que son hostiles hacia todos los hombres, estorbándonos de hablarles a los gentiles, para que fueran salvos.” Guau.

Los judíos estaban tratando de detener cualquier predicación del evangelio, esto es lo que Pablo había hecho una vez, estaban tratando de detener cualquier predicación del evangelio, para que la gente no oyera y fuera salva. Entonces, si usted venía a Cristo, usted venía a Cristo en contra del odio, y el veneno y la hostilidad y el enojo y la persecución de sus propios compatriotas, los judíos. E inclusive los gentiles fueron tratados con mucho odio, porque ellos habían abandonado a sus dioses. El punto aquí es que hubo un precio para convertirse en un creyente. Había un precio serio que pagar, y usted podía terminar en la prisión. Arrastraron a Jasón en Tesalónica, lo sacaron de su propia casa, amenazaron su vida, y querían ir detrás de todas estas personas que creyeron. La persecución siempre fue inminente, e inclusive la muerte fue una realidad y una posibilidad. Tomar su cruz, Jesús dijo, puede ser una experiencia que la gente, de hecho, podría llegar a enfrentar.

Entonces Pablo dice, “Ustedes son una iglesia salva. Yo lo sé, lo sé porque en medio de tomar esa decisión, tuvieron que enfrentar la hostilidad y el odio, y la ira de judíos, y gentiles. De regreso al versículo 6, toda esa hostilidad descrita en el 14, 15, y 16, no pudo quitar el gozo del Espíritu Santo. Ahora, esto fue algo sorprendente acerca de una iglesia. Una iglesia nacida en este tipo de persecución va a tener a creyentes verdaderos, porque la gente no se va a unir sino es real. El precio es demasiado alto. Entonces, simplemente sigo a lo que el apóstol Pablo dijo aquí, que el gozo del Espíritu Santo ha sido evidente en la vida de ustedes. Se han vuelto imitadores de Jesucristo, es claro por la fe que produce obras espirituales de justicia, que ustedes son una iglesia verdadera. Que bendición. Que bendición tan profunda, tan profunda.

El segundo elemento por el cual él está agradecido es por su servicio, su servicio. Se caracterizan, de regreso en el versículo 3, por la labor de amor. Ese es un amor que produce un trabajo duro, motivado por amor, un esfuerzo incesante debido al amor. No solo amaban al Señor sino el énfasis aquí es que se amaban el uno al otro. Servían motivados por el amor. El hecho de que servían necesita ser traído al final del versículo 9, en dónde estuvimos hace un minuto como os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero. Comienza al servir a Dios y después llega a servir a otros.

Y, por cierto, la palabra ‘servir’ en el versículo 9 es douluō, lo cual significa ser un esclavo. Se volvieron de los ídolos a Dios para estar esclavizados al Dios vivo y verdadero. Se volvieron esclavos de Dios, y se volvieron siervos el uno al otro. Debemos nuestra lealtad primordial a nuestro Señor, somos sus esclavos, y prestamos servicio a otros motivados por el amor. Esto es característico de nuestra iglesia a lo largo de los años, es característico, siempre ha sido característico, ésta es la iglesia que sirve de la manera más agresiva, y así es como miden el amor, miles de personas sirven en ésta iglesia en toda manera que conocemos, inclusive en muchas maneras que no lo sabemos.

Sirviendo a todo tipo de persona, todo tipo de situación, desde los recién nacidos hasta los mayores, y toda persona que se encuentra en estos dos extremos, personas en prisiones, y personas en hospitales, y sigue y sigue, personas con discapacidades, toda manera concebible de expresar el amor de Cristo es expresada en esta iglesia, conforme siguen al Señor y laboran a partir del amor por servir. Como consecuencia, él dice acerca de ellos, “Os volvisteis,” versículo 7, “un ejemplo a todos los creyentes en Macedonia y Acaya.” Se volvieron una iglesia modelo. Un patrón para que otras iglesias lo siguieran, y aquí estaban estableciendo el estándar para todos los que creen debido a su servicio generoso, amoroso. Fue inclusive más allá de eso, “La palabra del Señor”, versículo 8, “salió de vosotros.”

Entonces, no solo son una iglesia que sirve y es ejemplar debido a la manera en la que sirven adentro de la iglesia, sino que son una iglesia evangelistica, su servicio se extiende de manera evangelistica, la palabra del Señor sale de ustedes, no solo en Macedonia y Acaya sino también en todo lugar su fe hacia Dios ha salido de tal manera que no necesitamos decir nada. No necesito decir nada, su reputación ha ido por todos lados. Aquí hay una iglesia, la iglesia tesalonicense, que es un patrón para otras iglesias a seguir, es una iglesia ejemplar, que es un eco en su servicio amoroso, fiel, a su maestro y Señor Jesucristo, y hace eco por todo el mundo que la rodea.

Ciertamente eso ha sucedido aquí, en Grace. Ustedes son en todo sentido este tipo de iglesia. Han enviado la Palabra mediante su servicio y su amor, hasta los fines de la tierra. Y también han enviado el evangelio, como parte de su testimonio. Hay un reconocimiento final, en el versículo 3. En primer lugar, él está agradecido porque ésta es una iglesia salva, y una iglesia que sirve, y en tercer lugar es una iglesia que persevera. Persevera en la esperanza, se caracteriza por la perseverancia en la esperanza, persevera. Perseverancia ésta es una gran, gran marca de una iglesia. No están buscando un cambio, no están buscando la última moda, nunca lo han hecho, no están buscando la última actualización, lo que es más contemporáneo, no están buscando un estilo de vida diferente, no están tratando de encontrar más dinero, no están buscando los trucos de la prosperidad.

No les decimos como producir más dinero, no les decimos como conseguir una casa más grande, no les decimos como conseguir un auto más grande; que sean más exitosos, subir por la escalera corporativa. No están interesados en eso. Si estuvieran tratando de encontrar eso estarían en casa, viendo la televisión, mandando su dinero a algún impostor. Eso es lo que estarían haciendo. No hacen eso, están aquí ¿por qué? porque están mucho menos interesados en lo que va a venir aquí, que de lo que va a venir en la próxima vida. Ustedes entienden eso. De hecho, algunos de ustedes probablemente tienen menos dinero ahora, tienen menos salud ahora, no se ven tan bien como solían verse.

No hemos hecho nada para ayudarles con nada de eso. Nunca hemos prometido hacer eso. No podemos hacer eso. Esa no es la meta aquí. ¿Por qué siguen regresando? Por la Palabra de Dios. ¿Por qué siguen regresando por 43 años para oír el Nuevo Testamento? No son más ricos, no se ven mejor, no tienen mejor salud, no tienen una casa más grande, no tienen más autos, no tienen más éxito, ¿por qué están aquí? ¿por qué toleran esto? ¿por qué siguen recibiendo esto? Y han pasado por tantos traumas, y pruebas y cosas físicas en la vida, y han visto a su nación colapsarse, han visto a su sociedad colapsarse, han visto el sistema escolar colapsarse, han visto a los medios masivos de comunicación corromper esta generación, y lo único que pueden imaginarse es que va a empeorar, y empeorar, y cómo va a ser para sus hijos y sus nietos.

Han soportado cosas que los han decepcionado en el sistema educativo, en el sistema político, en el sistema social. El mundo entero está desmoronándose bajo sus pies, y nada parece estar arreglándose, y siguen regresando aquí porque han recibido por el Espíritu de Dios perseverancia, hupomone, eso significa mantenerse debajo. ¿Y qué los mantiene ahí? Su esperanza no está en Washington, y su esperanza no está en un avivamiento de bienes raíces. Su esperanza no está en la solvencia de su banco, su esperanza está en el Señor. No le importó a los tesalonicenses lo que salió mal. Éste tipo de perseverancia Juan Crisóstomo dijo: “Es la raíz de toda la bondad, la madre de la piedad, el fruto que nunca se seca, la fortaleza que nunca es derribada, el puerto que nunca conoce una tormenta.” La perseverancia es la madre de todas las virtudes, la reina de toda la virtud. El cimiento de la acción correcta, la fuente de paz y calma, paciencia.

Tenemos una esperanza tenaz aquí, y así la tuvieron los tesalonicenses. En medio de todo el sufrimiento y pruebas y todos los problemas en esa época en el mundo, versículo 10 dice, “Estaban esperando a Su Hijo del cielo.” Estaban esperando a Su Hijo del cielo, eso es esperanza. Eso es esperanza. Creo que iglesias que no quieren hablar de la segunda venida, no ayudan a su congregación. No le ayudan. Vivimos a la luz de la segunda venida. Estamos esperando a Su Hijo, no estamos esperando la tribulación. No estamos esperando el anticristo, estamos esperando a Cristo.

Más adelante en el capítulo 4, versículo 13 al 18, Pablo describe el rapto, y el tiempo en el que Jesús vendrá y nos llamará a su presencia. Estamos esperando a Su Hijo de los cielos, quien resucitó de los muertos. Esto es Jesús, quien nos salva de la ira venidera. Ésta es una iglesia perseverante porque su esperanza está anclada en el futuro. Lo que Dios ha preparado para aquellos que le aman, lo cual ojo no ve, y oído no oye, y no ha entrado en el corazón del hombre. No las puede conocer de manera empírica. No las puede conocer de manera racional. Está escondido, pero esperamos aquello que no hemos visto. “Y el que tiene ésta esperanza en Él”, 1 Juan dice, “Se purifica a sí mismo.” Pablo le dijo a los corintios, podrían usar una dosis de esto, capítulo 15, “Sean perseverantes, inamovibles, siempre abundando en la obra del Señor sabiendo que vuestro trabajo no es vano en el Señor.”

¿Qué quiso decir con eso? En medio de todo lo que están enfrentando, manténganse fieles, manténganse perseverantes, manténganse sirviendo, manténgase siendo amorosos, porque su labor en el Señor no es en vano. Algún día van a recibir una recompensa completa, esto es característico de una iglesia verdadera. Ésta iglesia nunca ha buscado las modas, nunca ha perseguido el éxito, ésta ha sido una iglesia humilde. Ustedes son una congregación humilde. Una congregación llena de gracia, una congregación agradecida, una congregación perseverante, una congregación paciente. Y un día en la presencia de su Salvador van a recibir su recompensa plena.

Entonces, hemos sido bendecidos aquí, sin un Pablo, un Silas, un Timoteo o alguien más de esa categoría, hemos sido bendecidos. Y puedo decirles lo que Pablo dijo al final del capítulo 2, ¿Quién es vuestra esperanza, o gozo, o corona de exaltación? ¿Quién es mi gozo? ¿Quién es mi esperanza, corona de exaltación? ¿No sois acaso vosotros en la presencia de nuestro Señor Jesucristo en su venida? Porque vosotros sois vuestra gloria y gozo, yo puedo decir eso con toda certeza. Ustedes son mi gozo, ustedes son mi gloria y gozo. Y alguna todos estaremos congregados en la presencia del Señor Jesucristo. Y no habrá ninguna confusión porque solo he pastoreado una iglesia, solo seremos nosotros y todos estaremos ahí, y todos seremos perfectos, y quizás no me conozcan ahora, pero me conocerá en ese entonces, y quizás no los conozca bien ahora, pero los voy a conocer en ese entonces, y le vamos a agradecer al Señor juntos, porque Él fue lo suficientemente misericordioso como para colocarnos en la iglesia tesalonicense en la parte sur de California.

Padre, te damos gracias por nuestro tiempo en ésta mañana en Tu Palabra y simplemente al pensar en estas cosas por las que estamos tan profundamente agradecidos, es un gozo por todo lo que tú has llevado a cabo mediante Tu Palabra aquí. Y sabemos que esa es la clave de todo esto, porque el poder está en la Palabra. Te damos la alabanza y gratitud, y gracias porque podemos vivir como una congregación moldeada por el Espíritu, mediante la Palabra. ¡Qué privilegio! ¡Qué gozo! Te agradezco por esta iglesia, y te agradezco por darme una vida de gozo puro. Inclusive en desafíos y tiempos difíciles el gozo nunca cesó, y el gozo siempre estuvo de la mano con ésta iglesia y lo que tú estás haciendo aquí.

Gracias por Tú bondad hacia todos nosotros, y Tú gran bondad hacia mí, colocándome aquí, dándome el privilegio de estudiar a lo largo del Nuevo Testamento entero para mi propia alma, para que pudiera conocerte a Ti, y para que pudiera regocijarme en ese conocimiento y en la congregación que comparte ese conocimiento conmigo. Creemos Señor que todavía tienes más para nosotros, y esperamos eso con corazones agradecidos. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2019 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar