Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Quiero que abran la palabra de Dios, al capítulo 53 de Isaías. Isaías, capítulo 53. Hemos ya pasado dos semanas para introducir este capítulo. Hace dos semanas atrás tuve una introducción más bien amplia y el último era del Señor, el cual fue el Domingo de Resurrección; vimos la introducción al capítulo 53 que es al final del 52. Y eso nos lleva el día de hoy a este capítulo increíble. Isaías 53. Este texto es un pozo sin fondo de verdad y realidad bíblicas. Entre más lo investigo, más profundo, a mí parecer, no tiene paralelos en las Escrituras y entender los desafíos de toda una vida, es profundo, es elevado y es amplio y haré lo mejor que pueda por discernir todo lo que está aquí para nosotros y dejar aún, habiendo hecho eso, dejar mucho para su propio estudio futuro.

Pero para presentar este capítulo incomparable y que esté en su mente y quiero leerlo comenzando con el versículo 1. “¿Quién ha creído nuestro anuncio y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová, subirá cual renuevo delante de él y como raíz de tierra seca? No hay parecer en Él ni hermosura le heredemos, más sin atractivo para le deseemos despreciado y desechado entre los hombres. Varón de dolores, experimentado en quebranto y como que escondimos de Él el rostro fue menospreciado y no lo estimamos. Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido, más Él, herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. El castigo de nuestra paz fue sobre Él y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino, más Jehová cargó en Él, el pecado de todos nosotros. Angustiado Él y afligido, no abrió su boca. Como cordero fue llevado al matadero y como oveja delante de sus trasquiladores enmudeció y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes y por la rebelión de mi Pueblo fue herido y se dispuso con los impíos su sepultura, más con los ricos fue en su muerte aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. Con todo eso, Jehová quiso quebrantar sujetándolo a padecimiento, cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado verá linaje, vivirá por largos días; y, la voluntad de Jehová será en su mano prosperada; verá el fruto de la aflicción de su alma y quedará satisfecho por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos y llevará las inequidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes y con los fuertes repartirá despojos por cuanto derramó su vida hasta la muerte y fue contado con los pecadores, habiendo Él llevado el pecado de muchos y orado por los trasgresores.”

Mientras que para creyentes a lo largo de los siglos, este capítulo ha sido un punto de gozo triunfal y de bendición profunda conforme ve la cruz de Nuestro Señor Jesucristo. La verdad acerca de este texto que éste es una canción triste. Este es un cántico triste, este es un lamento, este es una canción de lamentación, esta es una canción de remordimiento, este es un himno en clave menor de arrepentimiento. Este capítulo, de hecho, constituye la confesión más grande que jamás será hecha en la historia del mundo por parte de una nación y en lo que a las Escrituras concierne solo hay una nación que, como nación, se volverá a Cristo, y esa es la nación de Israel. Esa es la promesa de Dios para ellos en el futuro. Cuando se vuelvan a Cristo, ésta será su confesión, no todo conforme leí. Hasta el versículo 10 los verbos están en el tiempo pasado. La mayoría de la gente piensa de este capítulo como una profecía futura acerca de Cristo y es eso nos da tantos detalles acerca de Cristo y su muerte y sepultura y resurrección y exaltación que, de manera inequívoca, es una profecía de Él. Pero no está escrita en el tiempo futuro. No es un profeta profetizando lo que le sucederá a Jesús, es un profeta profetizando la salvación de Israel en el futuro cuando ellos mirarán atrás y dirán esto acerca del Mesías que rechazaron y crucificaron. Es el lamento de Israel.

Cuando miran atrás al mesías que han rechazado por mucho tiempo. Esta es la profecía más profunda del Antiguo Testamento. La profecía del Antiguo Testamento de mayor alcance, de mayor detalle acerca de la muerte vicaria, substitutiva, sacrificial, expiatoria del Mesías, el Siervo de Jehová quien es Jesús. Es eso, es la mirada primordial del Antiguo Testamento con la cruz, la muerte y la expiación de Cristo; pero, su propósito primordial es decirle a Israel que un día, en el futuro, se volverán de su rechazo y mirarán hacia atrás al Evangelio y al Mesías y reconocerán que han rechazado su única esperanza, su único Salvador, su Mesías Yeshua y éste será su lamento. Esto es lo que ellos dirán en esa generación futura. Sí, en este capítulo leemos que el Mesías, el Siervo de Jehová llevará el pecado de los transgresores que él experimentará el juicio del Señor quién se agradará en abatirlo, en hacerlo una ofrenda por la culpa, en hacerlo llevar los pecados de muchos. Sí, este capítulo dice que al proveer una expiación para satisfacer a Dios, Él morirá, lo cual es necesario para proveer perdón de pecado. Pero Él no permanecerá muerto porque acabamos de leer que Él verá su descendencia, Él verá su linaje, Él prolongará sus días, la buena voluntad del Señor prosperará en sus manos, Él verá la luz literalmente y quedará satisfecho. La resurrección está aquí, y entonces, Él será exaltado, todo está aquí; pero usted tienen que entender que este capítulo, mientras que habla de la cruz, habla de ella en retrospectiva desde el punto de vista del tiempo en el futuro, cuando Israel se arrepiente de su rechazo prolongado de Jesucristo.

Los judíos desde el tiempo del Nuevo Testamento han sido profundamente molestados por este capítulo, profundamente, a tal grado que en muchas sinagogas no es leído en la lectura normal de las Escrituras, se lo saltan. Aquellos que lo leen y lo enfrenta han decidido que el siervo sufriente aquí no es el Mesías, y no es Jesús sino Israel. Israel es el justo que sufre, Israel es el justo que sufre aquí, quien debido a sufrir justamente un día será recompensado por ese sufrimiento justo al ser bendecido y al convertirse en una bendición del mundo.

Así es como los rabinos lo ven y lo hacen porque no quieren que sea Jesús y tienen que encontrar una explicación del por qué los judíos han sufrido de manera tan brutal por tanto tiempo. Y para asegurarse de que no han sufrido en vano, ven este capítulo como un tributo al sufrimiento justo de Israel, por el cual Dios los recompensará, los glorificará y mediante el cual, Dios bendecirá al mundo; lo cual, quiere decir que no ven la realidad. ¡Esto no es Israel, no puede ser! No son ni un inocente que está sufriendo como el que se describe aquí, ni un voluntario que sufre. Necesitan reconocer que necesitan que uno muera para pagar la paga por sus pecados. No quieren reconocer eso, quieren un Rey y un gobernante. Recuerden lo que les dije, que los libre de sus enemigos, sus circunstancias y sus sufrimientos, pero no de sus pecados. Ellos no son el justo que sufre aquí que será recompensado por Dios. Eso es parte de un sistema de obras de justicia personal. Lo que necesitan entender es que han atravesado todos estos siglos sufriendo por su injusticia. Han sufrido el juicio de Dios en contra de ellos por el rechazo de Cristo y todavía están sufriendo en la actualidad y continuarán sufriendo el juicio de Dios por el rechazo de Cristo hasta ese día en el futuro cuando ellos, como una nación, se vuelvan a Él.

A lo largo de ese periodo de tiempo, cualquier judío puede venir a la fe en Cristo, y muchos han venido, y muchos de ustedes que son judíos han venido a la fe en Cristo; pero, a nivel nacional, continúan bajo juicio divino esperando la salvación que vendrá seguida por la bendición del cumplimiento de todas las promesas que Dios le dio a Abraham y David y los profetas y a la gloria del Reino. Esta no es una revelación que honra a Israel por sufrir, que lleva la bendición; éste es el arrepentimiento de Israel, éste es el lamento de Israel con un corazón quebrantado. Ésta es la confesión de Israel por parte de una generación que está un porvenir.

En un sentido personal, toda persona judía que viene a Cristo puede orar este mismo lamento; en un sentido nacional todavía está por venir en el futuro y vendrá. Como dije, las Escrituras únicamente prometen la salvación de una nación. Individuos de toda nación, lengua, tribu, pueblo, pero únicamente la salvación de una nación y esa es Israel, y en el futuro se arrepentirán y se volverán a Cristo. Entonces, mientras que en un sentido esto mira hacia delante, al acontecimiento de la muerte y resurrección, inclusive exaltación de Cristo, y nos da detalles acerca de esas realidades maravillosas, en el sentido más puro, es una mirada más allá de la cruz, a la conversión de Israel y lo que ellos dirán cuando ellos miren hacia atrás. Hay gente, gente astuta, estudiantes de las Escrituras, teólogos, predicadores, escritores que no creen en la salvación futura de Israel, no creen que el Reino estará en la tierra, no son premilenaristas, y mi juicio es que ellos no pueden interpretar este capítulo porque ésta es la oración de confesión de Israel como nación en el tiempo de su conversión futura.

Ahora simplemente para darle de nuevo el panorama general y no quiero repetir muchos detalles; pero recuerde ahora Isaías está viviendo en un tiempo previo a la cautividad babilónica cuando los judíos son llevados como cautivos por los babilonios paganos, el Reino será dividido después de Salomón, el Reino de Norte Israel, el Reino del Sur Judá, 722, el Reino del Norte había sido llevado cautivo. Ya se habían ido hace mucho tiempo atrás y ahora Isaías viene y profetiza alrededor de 700 años antes de Cristo -650 años antes de Cristo- y él dice “También van a ser llevados cautivos, van a ser llevados a la cautividad a la cual regresarán. Israel no regresó al Reino del Norte, pero ustedes irán a la cautividad de Babilonia y regresarán,” y sucedió. Sucedió unos ochenta años después de que Isaías murió y la primera deportación cuando los babilonios vinieron fue en el 603, la siguiente 597 y la final 586.

Jerusalén fue destruida, la gente fue masacrada y los judíos fueron arrastrados por los paganos llevados a la cautividad en donde colgaron sus arpas y lloraron porque ya no tenían su tierra prometida. Pero el Señor les dice “Esto va a pasar, pero ese no es el final de la historia, serán restaurados, regresarán; entonces Dios los va a colocar en una cautividad histórica y Él los traerá de regreso. Él los va a liberar, Él los va a salvar.” Ese es el énfasis de la primera sección en la segunda mitad, capítulo 40 a 66, la primera sección, trata de esa cautividad histórica.

Sabemos que sucedió, que fueron llevados a la cautividad, setenta años de cautividad, más tarde regresaron y reconstruyeron y se restablecieron en la tierra y todavía están ahí, todavía están ahí. La profecía se cumplió exactamente como Dios dijo que sería, los babilonios se los llevaron, regresaron y se restablecieron en la tierra. Pero lo que es más importante, después de esa discusión de Isaías, él les dice, en el futuro habrá una liberación más grande, una liberación mucho más grande, no una liberación de Babilonia, sino una liberación del pecado, una liberación del pecado. “Ustedes serán salvados como nación.” Ustedes serán salvados del pecado por la obra del siervo del Señor. Entonces, el Mesías es el tema de esta gran sección de Isaías. Llamamos el capítulo 42, 49, 50 y 53 los cánticos del siervo porque esos cuatro capítulos ven al Mesías y lo identifican como el siervo del Señor.

Es mucho más importante que su liberación temporal y es su liberación espiritual mucho más importante. Serán salvos espiritualmente, serán salvos eternamente el pecado, el juicio y el infierno y después encierra su profecía en los últimos capítulos diciendo “Entonces tendrán el Reino y así es como será el Reino, el Gran Reino de Cristo.” Entonces, este capítulo 53, el cual está a la mitad de la sección de la mitad, ahí en el corazón como lo señalamos, nos dice que los judíos van a volverse en el futuro y van a arrepentirse y van a volverse a Cristo y van a ser salvos. Esto simplemente es una realidad maravillosa.

Ahora quiero identificar el tema o el sujeto de este capítulo como el que es llamado en el 52:13 “Mi Siervo.” Dios es el que habla, por cierto, en los versículos 13 al 15. Dios está hablando a través de Isaías y después Dios se convierte otra vez en el que habla al final del capítulo 53. Dios lo retoma y se convierte en el que habla, a la mitad está Israel haciendo su confesión. Dios presenta a su Siervo y habla de cómo él será humillado en su muerte y será exaltado de tal manera que los reyes en las naciones del mundo están asombrados de Él. Ese es su sufrimiento y su gloria y después Dios da la palabra final y de nuevo Él habla acerca del significado de su sufrimiento y su gloria que lo seguirá; pero a la mitad de esta confesión sorprendente de Israel, el Siervo, mi Siervo, necesito simplemente decía algo de eso.

Algunos de ustedes recordarán que hace unos meses atrás cuando escribí un libro llamado Esclavo y en algún punto en ese libro señalé que la palabra en el Antiguo Testamento para esclavo es Ebed, en español sería Ebed y esa es usada 800 veces en el Antiguo Testamento y es la palabra para esclavo. Y entonces, cuando Dios mismo, quien es el que habla en el 52:13 identifica al Mesías y lo llama mi esclavo, mi esclavo, explicándose un poco más. La idea dominante de Ebed, si se la puedo dar en el hebreo, la idea dominante y esta fuente para eso sería ningún otro que de los mejores eruditos del Antiguo Testamento del Dr. Walter Kaiser quien es un estudiante fenomenal de las Escrituras del Antiguo Testamento.

Walter Káiser dijo esto “La idea dominante de Ebed no es primordialmente una referencia a subordinación, sino, a propiedad.” Eso es lo que significa ser un esclavo “Mi Siervo.” El Mesías es el esclavo de Dios. ¿Qué significa eso? Que Dios determina todo lo que hace. Él no tiene una voluntad independiente, Él sirve la voluntad de Dios y el placer de Dios. Y por cierto, si usted cree que eso es una palabra de menosprecio, esclavo, escuche esto: En el Antiguo Testamento los profetas son llamados esclavos de Dios, los reyes son llamados esclavos de Dios y simplemente, como ejemplo, Moisés es llamado el esclavo de Dios 17 veces; lo cual quiere decir que personas muy distinguidas tienen ese tipo de relación con Dios, inclusive el Mesías; quien, a partir de Filipenses 2, recuerde, no consideró el ser igual a Dios como cosa que aferrarse, sino que se humilló a sí mismo y tomó forma de Siervo la palabra griega doulos. Entonces, el Mesías hace la voluntad del Padre y solo la voluntad del Padre.

Este es el testimonio de Jesús. Lea el Evangelio de Juan y cuántas veces lo oye usted a él decir “Solo hago lo que el Padre quiere. Solo hago lo que el Padre me muestra que haga. Solo hago lo que el Padre hace. Solo hago lo que el Padre desea que yo haga, hago lo que agrada el padre, y finalmente culmina en su vida diciendo “No se haga mi voluntad sino la tuya.” Esas son palabras de un esclavo. El Mesías, entonces, es identificado como el que es esta posesión de Dios, como consecuencia, el pronombre es “Mi Siervo” es el que es mío. Este es el Mesías. Entonces, el Siervo de Jehová es la persona de quien se habla por parte de la generación futura de judíos conforme se lamentan. Ahora, sabemos quién es. Es Jesús, es Jesús.

Si usted quiere hacer un experimento, encuentre a algún amigo judío que no cree en Jesús y dígale, me gustaría que leas algo. No le diga usted qué está leyendo, simplemente lea Isaías 53 y dígale de quién está hablando. Es el testimonio de muchos que la gente judía va a decir bueno, eso trata de Jesús. En serio, ¿de dónde crees que eso salió en la Biblia? – De Mateo o Marcos. – No, de Isaías, Isaías. Esto, de manera clara está hablando de Jesucristo y claro, en el Nuevo Testamento hay 30 referencias explícitas, implícitas, únicamente en los Evangelios de este capítulo y en el Nuevo Testamento hay 50 referencias a este capítulo. De manera clara hay una profecía que habla de la muerte, resurrección y exaltación futura del Mesías que no es ningún otro que Yeshua, Jesús.

Los judíos no quieren aceptar eso y dan un testimonio en esa generación futura y escuche su testimonio en el versículo 1 “Quién ha creído nuestro anuncio y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová.” Este gran clamor penitente, esta confesión que emana de un corazón quebrantado, por parte de una generación futura de judíos y cualquier judío como individuo que viene a Cristo en cualquier punto en el tiempo, cualquier judío siendo salvo, incluido en la iglesia, tiene que hacer esta confesión, que hasta ese punto estaban mal acerca de Jesús; pero cuando miran hacia atrás, lo primero que van a decir es “No lo creímos, no lo entendimos.” La revelación con respecto a Jesús ha sido enfrentada con incredulidad, con incredulidad. Pero en un día futuro todo eso cambiará, todo eso cambiará. ¿Cuándo va a ser ese día futuro? Bueno, le puedo decir lo que la Biblia dice acerca de eso.

Pase a Zacarías 12. Zacarías capítulo 12. Zacarías viene 500 años antes de Cristo y quizás alrededor de 150 después de Isaías. Se han ido a la cautividad babilónica, han regresado, han reconstruido. Se han restablecido en la tierra. Dios levanta a este profeta y llamado Zacarías y Él mira ese acontecimiento futuro. Capítulo 12, versículo I. “Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel.” Esta va a ser una profecía acerca del futuro de Israel y esto viene de una buena fuente. “Jehová que extiende los cielos y funda la tierra y forma el espíritu del hombre dentro del ha dicho.” Muy bien, entonces, sabemos que esto no vino de ninguna fuente humana. Muy bien, esta es la Palabra del Dios que adoro. “Y aquí yo pongo a Jerusalén por copa, que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá en el sitio contra Jerusalén.”

Y después en el versículo 13, “En aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos, todos los que se la cargaren serán despedazados.” Usted toca a Jerusalén y le va a afectar. Usted va a ser herido y va a terminar tambaleándose como un borracho si toca a Jerusalén. ¿De qué está hablando? Al final del versículo 2, un sitio contra Jerusalén con Judá, Judá siendo el campo Jerusalén siendo la ciudad primordial. ¿Y de dónde viene este sitio al final del versículo 3? Todas las ciudades de la tierra se juntará contra ella. ¡Hombre, el mundo entero va a atacar Israel! Se oye eso como algo muy remoto, muy posible. Y cuando comienza a atacar, Él va a proteger a los suyos. De hecho, versículo 6: “Pondrá a los capitanes de Judá como brasero de fuego. Estas son las personas que están ahí, indefensas en el campo y como antorcha ardiendo entre gavillas, y consumirá a diestra y a siniestra a todos los pueblos de alrededor, y, Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén.” Entonces, cuando los enemigos comienzan a venir, van a venir por el campo, en primer lugar, y como vienen por el campo, Dios va a quemarlos camino a Jerusalén y después, versículo 8: “En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén,” y después en el versículo 9, “Yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén.”

Están oyendo eso, naciones, quieren apuntar sus armas nucleares contra Israel, quieren apuntar sus misiles contra Jerusalén. El tiempo está por venir cuando el mundo va a congregarse contra Israel. Un movimiento islámico o masivo por toda Europa, rodeando a Israel, al este, al norte, al sur. Es una amenaza que va más allá de la compresión. Si usted está en un avión y vuela del mar Mediterráneo y cruz Israel, usted tiene que dar la vuelta en dos minutos, de lo contrario va a estar en la frontera orienta de Israel, así de pequeño es el país, están bajo sitio por parte del mundo.

El antisionismo está por todos lados, inclusive por toda Europa. La gente no quiere ser antisemita porque no es algo que se acepta a nivel político, eso es antijudío. Están dispuestos hacer antisemición en contra del Estado de Israel, el mundo maligno está enfocándose en contra de Israel. Entonces, cuando esto llega a su culminación, ¡quién sabe cómo va a comenzar eso! Quizás Israel, como previsión manda una arma nuclear a Irán; quizás Irán manda una arma nuclear a Israel, ¡quién sabe cómo será el escenario. Pero cuando esas naciones vengan contra Israel, versículo 10 dice que ese es el momento. “Cuando derramaré sobre la casa de David,” dice sobre los moradores de Jerusalén, esas son expresiones designando a Israel. Espíritu de gracia de y oración.

En esas horas o días, lo que sea, unas cuantas semanas, lo que sea, “derramaré mi espíritu, el espíritu de gracia y de oración y mirarán a mí, a quien traspasaron” y ahí Dios dice que “mirarán a mí porque fui encarnado en Cristo, lo traspasaron, lo perforaron”; inclusive, Él dice “Mirarán a aquel a quien traspasaron”, llorarán amargamente por Él “como él llora amargo de un unigénito”, versículo 11 “En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, la tierra llorará”, versículo 12, familias, esposas, maridos, todos juntos y solos, todos llorando y lamentándose bajo sitio y viendo a Dios defendiéndose inicialmente, “y en aquel día,” capítulo 13 “habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de lo inmundicia”, una fuente para limpiarlos. Ese es su salvación.

¿Cuándo va a suceder eso? En el último día cuando Israel esté bajo un sitio masivo por parte de las naciones, en esa hora serán indefensos. No tendrán a dónde acudir, su única esperanza estará en Dios y en gracia soberana está escrito, vendrá el espíritu de gracia que oye la súplica y Él convertirá sus corazones para que miren hacia atrás en la historia y mirarán hacia atrás al que traspasaron y las palabras de su confesión serán las palabras. Isaías 53 “lloro amargo, como uno que llora como un unigénito,” llorando por ese único hijo de Dios, el Mesías, será la nación entera, será todo judío, no. Si usted va al versículo 8, capítulo 13, leemos “Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, las dos terceras partes serán cortadas en ella y se perderán.”

Cuando las naciones vengan las dos terceras partes morirán, dos terceras partes quedarán en la incredulidad, más la tercera quedará en ella y meteré en el fuego a la tercera parte y los fundiré como se funde la plata y los probaré como se prueba el oro. Él invocará mi nombre, yo le oiré y diré pueblo mío y Él dirá “Jehová es mi Dios.” Es Él la salvación de Israel y esa salvación viene porque mirarán hacia atrás al que traspasaron, traspasaron o perforaron sus pies, traspasaron sus manos, traspasaron por su costado. Comenzarán a volverse a Dios en desesperación, en medio de los horrores de ese ataque global.

En ese punto, el Espíritu viene sobre ellos y una tercera parte de ellos llegan a estar conscientes de que han traspasado a su Mesías, mirarán hacia atrás a Cristo y lo verán a Él en toda su gloria, su muerte, resurrección, se volverá real para ellos serán salvos. Y una fuente de limpieza será abierta para lavarlos del pecado y de la impureza. Un tercio de ellos serán protegidos en ese gran Armagedón y serán las ovejas que entran al Reino, de lo cual nuestro Señor habló. Él entonces establecerá el Reino, capítulo 14 “He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén.” Esta es la batalla de Armagedón cuando Él destruye a todos los impíos. Versículo 3, “Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones como peleó en el día de la batalla.” Él coloca sus pies en el Monte de los Olivos, parte el Monte de los Olivos por la mitad y va al este y al oeste y lo parte en medio, mediante un gran valle y establece su reino. En ese día no hay luz, las luminarias se apagarán. Recuerde el libro del Apocalipsis, el sol se apaga.

El libro de Joel dice lo mismo, la luna se apaga, las estrellas se apagan y Jesús aparece en gloria refulgente en el cielo y eso es escrito por nuestro Señor; Mateo 24:25, también un día único conocido, únicamente por el Señor, ni día ni noche sucederá, el Señor solo sabe cuándo. Ningún hombre conocer el día ni la hora, ¿verdad? Versículo 9 lo resume “Y Jehová será Rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno y uno su nombre.” Ese es el reino milenario y Él gobierna de manera suprema.

Ezequiel vio lo mismo, pase por tan solo un momento, no tenemos tiempo de considerar todos los detalles; pero pase a Ezequiel 38. El profeta Ezequiel en el capítulo 38 recibe una palabra del Señor y si usted tiene una Biblia de estudio MacArthur, usted puede leer todas las notas e identificar todos estos lugares. Pero hay una coalición de naciones del Medio Oriente que vienen en contra de Israel. Ésta es la misma escena y si usted estudia un poco el trasfondo, va a descubrir que estos son lugares como Irán, Egipto, Libia, Etiopia, territorios antiguos de Armenia, Turquía oriental, occidental, todas estas naciones se unen. Este es el Medio Oriente uniéndose contra Israel, “vienen como una tormenta” versículo 9, “vienen como nublado para cubrir la tierra.” Muchas personas, esto es lo mismo de lo que está hablando Zacarías, un ataque masivo, global y creen que van contra la tierra de aldeas que no han llorado en el versículo 11 “esta área no protegida;” pero el Señor no va a dejar que esto suceda, el Señor va a proteger a su pueblo. Me gustaría que pudiéramos verlo a detalle, pero quizás no lo haremos porque no tenemos mucho tiempo.

Si usted va al capítulo 39, digamos, versículo 29, “Eso es lo más que nos podemos acercar para cubrir el territorio.” Bueno, retrocedamos al versículo 7, no puedo resistir esto. En aquel día cuando Jehová juzga a estas naciones, versículo 4 dice que van a caer en los montes de Israel, “vosotros y todas vuestras tropas y todo el pueblo con vosotros van a ser alimento para todo tipo de ave de rapiña y bestia del campo.” El Señor simplemente va a aplastar estas naciones, versículo 7 “Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo de Israel.” Esa es su salvación, una vez más como pueden ver y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel y nunca más dejaré profanar mi Santo nombre y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel. He aquí viene y se cumplirá. Esto es lo que va a pasar. Versículo 21, “Y pondré mi gloria entre las naciones y todas las naciones verán mi juicio que habré hecho y mi mano que sobre ellos puse.” Y me encanta esto, versículo 22 “Y en aquel día en adelante será la casa de Israel que yo soy Jehová su Dios.” Y después, en el versículo 29. “Me esconderé más de ellos mi rostro,” ¡Wow! Dios ha estado escondiendo su rostro de ellos “Porque habré derramado de mi espíritu, un espíritu de gracia y oración,” Zacarías 12:10 “Sobre la casa de Israel dice Jehová el Señor.” Entonces, ¿lo entiende? Esto es cuando va a suceder.

Ahora regresemos a Isaías 53. ¿Está eso cerca? Bueno, Israel es el objetivo del Medio Oriente, el objetivo del enemigo y las naciones del mundo continuamente parecen no desear a Israel. Las naciones que antes eran grandes amigos y defensores de Israel parecen estar retrocediendo de eso, inclusive nuestra propia nación. El mundo está sucumbiendo la propaganda islámica, el crecimiento musulmán, el antisionismo está creciendo rápidamente. Israel está perdiendo sus protectores, quizás, inclusive nuestro país. Una guerra como esa en contra de Israel como Zacarías lo ve y como Ezequiel lo ve no es una realidad remota.

Con frecuencia pienso en el hecho de cómo puede no ver esto, digo, si el mundo entero estuviera agrupándose contra Argentina, ese sería un problema porque eso no está en la Biblia, pero esto lo está. ¿Ese es algún tipo de coincidencia extraña? Pero cuando venga ese día, ahora de regreso, Isaías 53, por lo menos vamos a cubrir un versículo “Cuando ese día venga,” ésta es su respuesta, versículo 1, y ésta es una introducción perfecta “¿Quién ha creído nuestro anuncio? Y, ¿sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?” Lo primero que van a decir es, no lo creímos, no creímos, ¿mensaje? ¿Qué quieres decir? ¿Qué mensaje? El mensaje acerca del Mesías Yeshua, el mensaje acerca del siervo del Señor, el Mesías Jesús, su humillación, su muerte, sepultura, resurrección, ascensión, intercesión, coronación, el mensaje del Evangelio. ¿Qué quieres decir con “nuestro anuncio”?

Muy importante, el hebreo no se refiere a un mensaje que dimos, aunque hubieron judíos que lo predicaron. Los profetas, todos fueron judíos y lo predicaron. Juan el Bautista fue un judío que identificó a Jesús, Jesús es judío, todos los apóstoles son judíos, todos los escritores de los evangelios son judíos todos los escritores del Nuevo Testamento son judío; entonces, en un sentido, este es un mensaje dado por personas judías a personas judías. Pero esa no es la intención de la palabra aquí porque la palabra “nuestro” no se refiere a lo que dimos, sino a lo que se nos fue dado. Es un participo pasivo con referencial al mensaje. Literalmente es esto; ¿quién hay creído el mensaje o el anuncio que fue oído por nosotros? Ese es el significado de este término. El lenguaje se está refiriendo a lo que nosotros oímos y es un reconocimiento de que lo oímos; pero no lo creímos. El mensaje es visto no desde la perspectiva del que lo da sino desde la perspectiva de los que lo oyen. El mensaje de Mesías Jesús que oímos con respecto a su sufrimiento y gloria.

Ahora es escuche, virtualmente todo judío en el mundo, desde el Nuevo Testamento ha oído el mensaje de Jesús para que él lo pueda rechazar, ¿verdad? Digo, los religiosos judíos han estado muy ocupados desacreditando el mensaje de Jesús y hablando del mensaje de manera equivocada, por adelantado, para que pueda ser desacreditado. No habría otro grupo de personas probablemente, ningún otro grupo étnico de personas que han estado tan expuestos al Evangelio como los judíos. Virtualmente todo judío conoce la historia judía. Ellos conocen el Antiguo Testamento y los profetas y ellos conocen la historia del Nuevo Testamento con respecto a Jesús. Tienen una perspectiva de Él. Les voy a contar de esto la próxima semana.

Tiene una perspectiva de quién es Jesús y no es buena, no es amable. Entonces, cuando el remanente futuro mire hacia atrás, van a decir ¿quién ha creído el mensaje que oímos? Porque ellos lo oyeron. El Apóstol Pablo entiende el significado de esa confesión porque en Romanos, capítulo 10, él hace referencia a eso. Romanos 10, versículo 11, Pablo escribe “La Escritura dice todo aquél que en Él creyera no será avergonzado porque no hay distinción entre judío y griego. El mismo Señor, Señor de todos, abundando riquezas para todos los que invocan, porque todo aquel que invocara el nombre del Señor será a salvo”, después él dice, “¿Cómo invocarán en aquel en quién no han creído? ¿Cómo creerán en aquel en no han oído y cómo oirán sin saber quién les predique y cómo predicarán a menos de que fueran enviados.?” Entonces, tenemos un problema, la gente no puede creer a menos de que oiga, ellos no puede oír a menos de que alguien vaya. No van a menos de que sean enviados.

Eso de manera general es cierto, no obstante, en referencia a los judíos, versículo 16, ellos no creyeron las buenas noticias porque Isaías dice “Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?” Después él dice “La fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Cristo, pero no creyeron.” Pablo literalmente dice “Los judíos no creyeron exactamente cómo Isaías dijo.” No han creído a lo largo de los siglos o un remanente claro. Isaías 6:10, siempre habrá una décima parte, un nacimiento santo, un remanente y después en el versículo 21 de Romanos 10, él dice, Dios habla en este versículo, versículo 21, sus propias palabras, era 652, “Todo el día he estirado mis manos a un pueblo obstinado, desobediente.” Lo saben, no lo creen.

Entonces, la confesión de apertura es esta afirmación sorprendente. Lo oímos, lo hemos oído y lo hemos oído, pero no lo hemos creído. No lo hemos creído. Y para que esto quede claro, para enfatizarlo hay una segunda pregunta. ¿Y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? El brazo de Jehová es simplemente un símbolo de poder divino. Literalmente el antebrazo, pero un símbolo de poder divino. Isaías 51:9, Isaías 52:10 habla del brazo del Señor como un símbolo de poder. En un sentido muy real, el Mesías es el brazo del Señor.

En otro sentido, el Evangelio es el brazo del Señor porque el Evangelio, Romanos 1:16 es poder de Dios para salvación. Entonces, es otra manera de decir, Dios descubrió su brazo. Él sacó su brazo de su atuendo y nos mostró su brazo, nos mostró su fortaleza, nos mostró su poder para salvar y no lo entendimos, no lo entendimos. El Evangelio es el poder de Dios para salvación para todo aquel que crea, al judío primeramente, también al griego. Eso es Juan 1:11, “A los suyos vino” y los suyos qué, lo recibieron. ¿Por qué no creyeron?

Hay una razón teológica por la que no creyeron, la razón teológica por la que no creyeron nos lleva de regreso a Romanos 10 y la respuesta es porque no necesitaban un sacrificio. No creyeron que Jesús fue el Mesías porque Él estuvo muerto, fue crucificado, no necesitaron un sacrifico. ¿Qué queremos decir con eso? Romanos 10, Pablo dice “Estaban buscando establecer su propia justicia.” Ese es el punto. Ellos no tuvieron algún problema, ellos pudieron establecer su propia justicia sin ninguna justicia ajena a ellos, imputada, otorgándoles por parte de Cristo. No entendieron, dice él que Cristo es el final de la ley para la justicia para todo aquel que cree, que es por fe. Ellos tuvieron una perspectiva equivocada de la justicia de Dios; tuvieron una perspectiva equivocada de su propio pecado porque buscaron establecer su propia justicia entonces no se sometieron a sí mismos a la justicia de Dios, y siempre lo digo de esta manera. Pensaron que Dios era menos justo de lo que Él era, que ellos eran más justos de lo que ellos eran, entonces, vinieron a Dios en los términos de ellos. Rechazaron a Jesucristo porque ellos de nuevo estaban esperando un rey y un gobernante que los librara de sus enemigos, sus circunstancias y sus sufrimiento, pero no de su pecado. Ellos pensaron que eran buenos por sí mismos.

Esa es la razón por la que cuando Jesús vino, el remanente que fue salvo durante su ministerio era la escoria. De eso lo acusaban. Él está con las prostitutas y los pecadores y los borrachos, la gente que ha sido expulsada de la sinagoga y la respuesta de Jesús fue “No he venido a llamar a justos sino a pecadores.” Ese el problema. Si tienes una doctrina equivocada del pecado, entonces no entiendes por qué murió un Salvador. Entonces, la razón espiritual, la razón teológica; podrás decir, por la que rechazaron a Cristo es que eran justos por sí mismos. Tienen una perspectiva equivocada del pecado y por lo tanto una perspectiva equivocada de la justicia y la expiación. Hay otra razón por la que no creen y es debido a la soberanía de Dios. Miren, si van a creer que son buenos por sí mismos, Él va a estirar sus manos todo el día a un pueblo desobediente y obstinado, pero, va a venir un tiempo en el que Él termina con esto.

Escuche Juan 12. Esta es una porción poderosa de las Escrituras. Juan capítulo 12 es una extensa, no voy a leerlo todo, pero quiero que entienda esta parte que se refiere, de regreso, Isaías 53. Juan 12. Comencemos en el versículo 32. “Si fuere levantado de la tierra,” se refiere a la crucifixión, ellos sabe de qué está hablando de eso, “A todos atraeré a mí mismo,” decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir. Está diciendo voy a la cruz, voy a ser crucificado, pero respondió la gente, versículo 34 “Nosotros hemos oído de la ley, que el Cristo permanece para siempre. ¿Cómo que tú eres el Mesías si vas a morir?” No, no, no. El Mesías va a permanecer para siempre, quizás va a ser Enoc, como Elías sino como Idaho. “¿Cómo pues dices tú que es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado? ¿Quién es este hijo del Hombre?” Entonces Jesús les dijo “Aun por un poco está la luz entre vosotros, andad entre tanto que tenéis la luz para que no sorprenda en las tinieblas porque el que anda en tinieblas no sabe a dónde va. Entre tanto que tenéis la luz, cree en la luz para que seas hijo de la luz.” En otras palabras, más vale que crean. Él dice, más vale que crea, que sea la verdad, más vale que crean.

Estas cosas habló Jesús y se fue y se ocultó de ellos. ¡Wow! Versículo 37, “Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en Él; para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías que dijo: Señor, ¿quién ha creído en nuestro? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor?” Después de esto. “Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías. Y esto está en Isaías 6:10 “Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; para que no vean con los ojos y entiendan con el corazón y se conviertan y yo los sane.” Isaías dijo esto cuando vio su gloria y habló acerca de él. El versículo 42 es un impresionante comentario. “Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en Él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban para no ser expulsado de la sinagoga, porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.” Entonces, estaban condenados por querer la aprobación humano. ¿Por qué no creyeron? Desde el punto de vista espiritual, desde el punto de vista teológico, pensaban que podían establecer su propia justicia. Desde un punto de vista soberano, Dios terminó con su oportunidad soberanamente.

Hay otra perspectiva de su incredulidad y es la perspectiva, Isaías 53. Y comenzando en el versículo 2 y hasta el versículo 13, ellos explicaron por qué no creyeron en Jesús. Ellos explican por qué. Y eso va a ser para la próxima vez. ¡Es tan poderoso! Explican por qué no creyeron. Vieron su vida y no les impresionó el comienzo de su vida. No les impresionó la mitad de su vida y no les impresionó el final de su vida. Y la acumulación de toda esa realidad no impresionante en sus mentes fue la razón histórica por la que ellos no creyeron y veremos eso el próximo domingo.

Señor, conforme llevamos este tiempo maravilloso de adoración a su término, lo hacemos con gratitud profunda por la oportunidad que hemos tenido de ver las glorias de nuestro Salvador, la realidades de las Escrituras sagradas, inclusive, más allá de eso, el panorama vasto y amplio de la historia que culminará y terminará como has determinado que sea. Padre, oro porque la gloria de Cristo haya estado brillando en esta hora, tanto mediante la música como mediante la palabra para que cualquier que esté aquí que no se ha entregado a Jesucristo como Señor y Salvador lo haga inclusive ahora.

Oro porque tu Espíritu Santo venga, el Espíritu de gracia como un día en el futuro, tú traerás esa gracia salvadora, iluminación y regeneración a Israel como nación que hagas eso para pecadores como individuos judíos, gentil en esta mañana. Abre sus corazones para someterse a la verdad. Refréscanos en la veracidad de las Escrituras, el poder de las Escrituras, la precisión inerrancia de las Escrituras en la gloria de Cristo, las realidades del Evangelio. Aliéntanos a ser testigos fieles, dando testimonio de estas verdades a judío y a gentil por igual, sabiendo que todo aquel que invocara en nombre del Señor será a salvo, que no hay judío ni griego, sino que todos son bienvenidos para venir a Cristo, que seamos nosotros la fuente de ese mensaje, que nuestros pies sean esos pies hermosos que vienen con las buenas noticias de la palabra de Cristo mediante la cual la fe salvadora puede ser activada por tu Espíritu Santo. Ayúdanos en estos momentos en silencio ahora a meditar en cómo estas verdades pueden cautivar nuestros corazones de una manera nueva y motivar nuestro amor hacia Cristo y amor hacia ti y nuestra confianza en un mundo que está confuso, en donde podemos estar en paz completamente porque nos has dicho que Tú estás a cargo y nos has dado, inclusive, los detalles que buscar. Refréscanos también en la comunión unos con otros y haznos estar disponibles inclusive en los días venideros. En la semana venidera para traer el Evangelio glorioso de Cristo a alguien que lo necesita escuchar. Ahora, sella estas cosas en nuestros corazones. Oramos, Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar