Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Hola, soy Phil Johnson y es mi gran privilegio ser su anfitrión diariamente en Grace to You, (Gracia a Vosotros). Y conmigo en el estudio hoy como siempre está John MacArthur, pero hoy a vamos a mantenerlo en el estudio un poco más de tiempo que lo normal para hablar de la pandemia del COVID-19. Y queremos hablar de algunos de los desafíos y de las oportunidades que están enfrentando los creyentes en este tiempo de aflicción e incomodidades.

Phil - John, ¿han pasado ya varias semanas en este período largo de cuarentena internacional y tengo que decir que, para mí, como también para muchos de nuestros oyentes, sé que tus sermones cada domingo han sido una fuente de ánimo y fortaleza. Y mientras que parece que estamos nadando en este océano de incomodidades y decepción y preocupación por el futuro, muchas noticias malas, en cierta manera nos has dado la Palabra de Dios para mantenernos anclados. Y te agradezco por ello. Gracias por mantenernos anclados.

John – Bueno, es mi gozo hacer eso. Creo que uno de nuestros políticos o uno de nuestros filósofos hiso el comentario, “Nunca desperdicies una crisis.” Bueno, desde un punto de vista espiritual eso es verdad también, ésta es una crisis global y tienes que hablar de eso. Siempre hemos hecho eso. Esto se remonta, te acuerdas, al 11 de Septiembre.

Phil – Sí.

John – El 11 de Septiembre sucedió en un martes, y ya para el domingo tenía que estar preparado para hablar. Y terminé hablando hora y media en un mensaje acerca del islam, el yihad y la Biblia, para explicar lo que estaba pasando. Me acuerdo que antes de eso, hubo un incidente nacional por la caída de Jimmy Swaggart, y di un mensaje tratando de ayudar a la gente a entender lo que puede pasar a un ministro que no es fiel. Después la Suprema Corte decidió hacer legítimo el matrimonio homosexual, el matrimonio del mismo sexo, fue otro momento de crisis del cuál hablé.

Y a lo largo de los años de mi ministerio ha habido ocasiones cuando tienes que detenerte en lo que estás haciendo, porque el mundo entero está prestando la atención a algo que necesitaba ser explicado desde un punto de vista bíblico. Y ciertamente esa fue mi intención en el primer par de domingos, proveer una perspectiva divina de lo estaba pasando y consolar al pueblo de Dios. Pero la tercera semana quise cambiar de enfoque y tomar la oportunidad para presentar el evangelio. Y eso lo hice la semana pasada y lo voy a hacer una vez más este domingo.

Phil – Sí, y tú sabes, tu mencionaste el sermón que diste después del 11 de Septiembre, creo que ese es el sermón más largo que tenemos en nuestro catálogo. Y durante años fue el sermón más distribuido, el más solicitado de todos tus sermones. Quizás deberías comenzar a predicar sermones más largos.

John – Sí, me encantaría predicar sermones más largos, pero tendría que cerrar todas las puertas para mantener a todo el mundo ahí. Y las señoras del cunero estarían gritándome. Hubo otro que virtualmente fue así de largo, y se tituló: “Un viaje en jet por Apocalipsis.”

Phil – Sí.

John – Y creo que tratar de hacer un viaje en jet por todo el libro de Apocalipsis, de una sola vez, tomaría hora y media también.

Phil – Sí. Y para esos que no puedan saber, John está predicando todo domingo por la mañana, como de costumbre, y los sermones más algo de música especial están siendo transmitidos en vivo a todo el rincón del globo terráqueo. Pero John, estás predicando meramente a un auditorio vacío, ¿cómo es eso?

John – Bueno, en primer lugar, quiero agradecerte a ti y a Darlene por sentarte ahí. Tú eres la única persona que está del lado izquierdo en un auditorio de tres mil personas.

Phil – Sí, pensamos que podrías necesitar a alguien que pudiera hacer contacto visual contigo.

John – Sí, para concentrarme. Y algunos de mis hijos están esparcidos por el otro lado. Y sí, creo que tuvimos una docena de personas. Sí, predicar a un auditorio que tiene una capacidad de tres mil personas, y solo hay una docena de personas, es un poco diferente. La gente me ha preguntado, ¿cómo es hacer eso sin una audiencia? Y para ser honesto contigo, Phil, y tú sabrías esto porque tú eres un predicador, de cualquier manera, no estoy consciente de cuántas personas están en un auditorio.

Phil – Correcto.

John – La predicación básicamente es un ejercicio que se lleva a cabo entre mis dos orejas, es una batalla mental. Es una lucha mental capturar la esencia de la verdad bíblica y comunicársela a la gente. Y tú sabes, realmente no interactuamos con la gente, realmente no capturas el ojo de la gente, no estas teniendo una conversación, estás proclamando la Palabra de Dios. Y entonces, sean diez personas o sean diez mil personas ahí sentadas algunas veces podría suponer que eso cambiaría la dinámica de cómo predica uno, pero nunca ha sido así para mí porque simplemente estoy luchando por asegurarme de que pueda comunicar de la mejor manera posible. Y tengo la misma energía por la verdad, mi energía no viene de la audiencia, viene de la verdad. Soy motivado por el amor por esta verdad que quiero comunicar.

Phil – Sí, me doy cuenta de eso. Conforme me siento ahí y te veo predicar a este auditorio que virtualmente está vacío, estas tan concentrado como siempre, tienes la misma energía de siempre, estás igual de animado como siempre, es como si estás pensando en esos miles de personas que están oyéndote en vivo, conforme es transmitido por internet.

John – No. No. Estoy pensando en esta verdad que amo y por la que estoy tan apasionado y que tiene que ser entendida, y debe ser comunicada. La pasión viene de la verdad, surge de esta revelación divina que tengo el privilegio de explicar. No. Estoy consciente. Creo que el domingo pasado ochenta y cinco naciones estuvieron conectadas, sesenta mil dispositivos separados y si tuvieras entre cinco a ocho personas para eso, probablemente tendrías a trescientas, cuatrocientas, quinientas mil personas escuchando. De hecho, le estoy predicando a cientos de miles de más personas en un auditorio vacío. Lo sé, pero no estoy pensando en eso, estoy pensando en que es lo que estoy tratando de extraer de la Palabra de Dios y que sea claro para la persona que esté escuchando.

Phil – Es una ironía, ¿no es cierto? que la pandemia, aunque ha vaciado el auditorio de hecho ha incrementado el tamaño de la audiencia de personas que te están escuchando en vivo.

John – Sí. Y eso, de nuevo, es la bendición de la tecnología, es simplemente algo sorprendente pensar en eso. Es simplemente sorprendente darte cuenta de eso, y también tienes una audiencia muy concentrada, una audiencia con una concentración muy intensa, porque hay temor y dudas y preguntas, y la gente está cara a cara con su mortalidad, hay cierto temor de la muerte. Y, tú sabes, he estado haciendo unas cuantas cosas que tengo que hacer, y ayer conforme estaba moviéndome por primera vez casi a dónde quiera que fui la gente estaba usando tapabocas. Entonces, eso en cierta manera es algo nuevo, y habla de la realidad de que la gente está caminando por sí misma, sin nadie en la calle y están usando un tapabocas, ¿qué piensan que va a pasar? Bueno, habla de la realidad de que existe este temor casi irracional de que algo podría afectarles. Y ese sentido de mortalidad, y la realidad de la muerte, las cosas fuera de su control los hace estar más interesados creo, en respuestas trascendentes, definitivas, espirituales y respuestas acerca de la eternidad.

Phil – Sí. Sé que hay muchas personas que también están preocupadas porque algo te afecte, porque estoy recibiendo muchas más preguntas que nunca, de personas que dicen, ¿cómo está tu salud?

John – Mi salud realmente está maravillosa, creo que en los últimos dos años o tres años después de toda Conferencia de Pastores acababa enfermo de gripa. El año pasado estuve muy enfermo de gripa, y, por cierto, el año pasado la gripa normal mató a ochenta mil estadounidenses. Eso es más de los que morirán de este coronavirus en Estados Unidos. Mató a ochenta mil. Así fue el año pasado, y me enfermé de eso, y tomé mis vitaminas, tú sabes, y mi caldo de pollo y me fui a dormir y estuve bien. Entonces, sí, el Señor me ha dado fortaleza, y buena salud. Y entonces, este año en la Conferencia de Pastores, deliberadamente me mantuvieron alejado de las multitudes que algunas veces me buscan de manera típica, porque después de dos o tres años de terminar con gripa después de toda Conferencia de Pastores dijeron, “No queremos hacer eso.” Y entonces, desde ese entonces, todo mundo en cierta manera se evaporó de mi mundo y ahora he estado bien. No sé cuánto más tiempo pueda pasar en casa porque hay tantas tareas que hacer en la casa, que ahora se me han asignado por Patricia, limpiar el garaje y otro tipo de cosas. Ha sido realmente divertido tener algo de tiempo de descanso y hacer algunas de esas cosas que tienes en tu pequeña lista de labores domésticas, pero los asuntos del reino evitan que llegues a hacerlas. Ahora estoy haciéndolas y estoy cumpliendo con eso.

Phil – Es algo así como un reinicio doméstico, tú sabes.

John – Oh, sí, sí.

Phil – Estoy haciendo cosas que pensé por años, oh, voy a hacer eso cuando pueda. Y ahora finalmente lo puedo hacer.

John – Sí. Y las buenas noticias es estar veinticuatro horas, siete días a la semana con Patricia, y hemos decidido que nos gustamos el uno al otro, mucho.

Phil – Eso es bueno.

John – Eso está funcionando muy bien, después de todos estos años.

Phil – Ella ha tenido que sacrificar tiempo contigo durante años, debido a tu ministerio. Y esperamos que esto reponga, por lo menos ayude a reponer por eso sin que ella se canse de ti.

John – Sí. Bueno, la pregunta fue de, ¿vas a estar algún momento en casa? A ¿vas a irte en algún punto? Es un poco diferente.

Phil – Sí. En cierta manera dudo eso. Ahora, habla de razonamiento de la decisión de los ancianos de suspender nuestros servicios de iglesia normales. Digo, debiste haber considerado, qué hay acerca de Hebreos 10:25 “Consideremos como estimularnos uno al otro al amor y las buenas obras y no dejando de congregarnos”. O en Hechos 5:29 “Es necesario obedecer a Dios antes que los hombres.” Estuve ahí, sé que hablamos de esos versículos. Habla de eso.

John – Bueno, en primer lugar, en la demanda clara de la Escritura es estar sujetos a las autoridades porque son ordenados por Dios.

Phil – Romanos 13.

John – Romanos 13. Y 1 Pedro habla de lo mismo, “Honrad al rey y a aquellos que están en autoridad sobre ti, Dios los ha establecido en esa autoridad.” El apóstol Pablo le dice a Timoteo que debemos ser buenos ciudadanos, debemos vivir una vida quieta y reposada, no debemos ser rebeldes, no debemos iniciar protestas, no debemos desafiar al gobierno, nos conformamos, somos sumisos al gobierno, como ha sido ordenado básicamente por Dios. Entonces, esa fue una decisión fácil para nosotros. Lo que habría hecho una diferencia habría sido si esta hubiera sido persecución para la iglesia. Si de pronto el gobierno decidiera cerrar las iglesias como un acto de persecución en contra de iglesias, desafiaríamos eso porque ahora entras en Hechos 5, en dónde Pedro de hecho dice, “¿Obedecemos a Dios o a los hombres? Dicen que no nos congreguemos, Dios dice que debemos congregarnos. Dicen que no debemos predicar el evangelio, decimos que debemos predicar el evangelio.

Entonces, cuando el gobierno llega al punto en dónde básicamente persigue a la iglesia, la iglesia tiene que enfrentar esa persecución y aun así hacer lo que Dios le ha mandado a la iglesia a hacer. La otra cosa de la que hablamos con los ancianos fue que si desafiamos esto y decimos que de cualquier manera nos vamos a congregar, corremos el riesgo de exponer a la gente a esta enfermedad de manera innecesaria. Y, ¿por qué queremos hacer eso? Porque este es un asunto de salud, esta es una crisis de salud. Y debido a que como cualquier iglesia muchas de las personas en nuestra iglesia son mayores, no querríamos exponerlos a eso. Únicamente hemos tenido hasta dónde yo sé, y esto fue hasta ayer, únicamente hemos tenido una pareja en nuestra iglesia, en el Ministerio Hispano que de hecho se contagió del coronavirus. Pero esa pareja, y no una pareja mayor, terminó en el hospital porque fue una experiencia tan fuerte para ellos.

Entonces, no queremos decir, “Bueno, que vengan a la iglesia y se mezclen con el resto de la gente. Que así sea, sea lo que pase que pase. Eso no tiene sentido. No queremos exponer de manera deliberada a nuestra congregación. Eso no es cuidar de tu congregación. No queremos exponerlos de manera deliberada a eso. Y debido a que no habríamos sabido, simplemente dijimos, “Miren, no vamos a hacer eso.” En la Conferencia de Pastores, lo cual fue bastante sorprendente que de hecho pudimos hacerlo, porque después de la Conferencia de Pastores, la semana después toda conferencia fue cerrada en todos lados. Pero tuvimos la Conferencia de Pastores y después de la Conferencia de Pastores hubo un pastor de noventa años de edad, un pastor ruso de Washington que se descubrió que estaba enfermo y murió, y pensaban que era el coronavirus. Y, resultó ser el coronavirus unos días después que recibimos el reporte.

Eso fue después de la Conferencia de Pastores. Esa es la única persona que sabemos que salió de la Conferencia de Pastores y tuvo ese virus, y en últimas murió. Y las cosas interesantes acerca de eso es que cuando él estuvo aquí, fue su cumpleaños, cuando él estuvo en la Conferencia de Pastores fue su cumpleaños. Y tengo un amigo doctor que dijo, “Le di un abrazo cuatro veces porque lo conozco, y lo abrasé porque era su cumpleaños. Y eso es lo que los rusos hacen.” Y él dijo, “Yo podría decirte que él era el retrato de la salud y no había razón para pensar que él estaba enfermo en absoluto.” Entonces, bien pudo haber sido que él contrajo ese virus cuando regresó a casa a Washington, y a través de eso el Señor lo llevó al cielo. Bueno, no querríamos hacer eso de manera innecesaria, ¿por qué querríamos exponer a la gente a eso?

Entonces, fue algo bastante fácil pensar en eso. Y el otro lado de eso fue esto, si esto está sucediendo a este nivel, esto está en el plan de Dios, esto está en Su propósito. Entonces, ¿qué haríamos que incrementaría el impacto, que podríamos tener en un ambiente diferente? Y ahí es en dónde dijimos, no me tomó dos segundos para decir inmediatamente: “Oigan, voy a predicar el domingo, voy a predicar en vivo y por internet y simplemente vamos a hacerlo así. Y como acabo de decir hace un momento está cubriendo el globo. Entonces, estamos alcanzando a la gente que nunca habríamos alcanzado al no tener el servicio de la manera normal.

Phil – Correcto. Con el prospecto de que esto siga y siga, ¿crees que los ancianos van a reconsiderar cuando nos volvemos a congregar o simplemente vamos a esperar hasta que el mundo se vuelva a abrir?

John – Si, no conozco la respuesta a eso. No conozco el futuro, sé que esas personas que desafían esa orden, en esta sociedad de demandas, en este país, van a haber demandas como nunca antes las han visto. Toda persona que está a la disposición de un abogado va a estar marchando en la dirección de demandar a alguien si contrajo esta enfermedad en algún punto, en algún lugar público o si sea en un supermercado, lo que sea. Digo, ya comenzó, hay demandas.

Entonces, no quieres exponerte de manera innecesaria a eso tampoco, pero como va a terminar, no sé. Creo que, con toda honestidad, esto está exagerado de manera excesiva. Digo, todos lo sabemos, los reportes iniciales eran que de dos a cuatro millones de estadounidenses podían morir, ahora, hasta el día de hoy ha bajado hasta cincuenta mil y eso es menos de los que murieron de la gripa normal el año pasado. Entonces, hemos estado tratando con información y mala información y caos y confusión y modelos que están mal.

Entonces no sé cómo van a resolverlo, pero mi suposición sería que esto va, el aspecto de la cuarentena, el aspecto de quedarse en casa, va a terminar antes que después. Me gustaría pensar que para mayo las cosas van a comenzar a aligerarse, ciertamente para fines de mayo esperamos que podamos regresar a congregarnos. Mientras tanto, como tú sabes, nuestra iglesia está muy activa. Incluso abrimos un estudio de video y todos nuestros pastores, y todos nuestros maestros, y todos los grupos de comunión están enseñando lecciones por video. El seminario, todos los cursos están en video, la universidad, todos los cursos están en video.

Ayer llevamos comida, lo hacemos toda semana, a sesenta casas de la gente mayor que no quiere ir al supermercado, y estamos satisfaciendo todas sus necesidades, todo tipo de ministerios se está llevando a cabo. Zoom, todo mundo está usando Zoom por todos lados con estas pláticas en pantalla por Zoom. Entonces, no puedes mantener a nuestra congregación separada.

Phil – Correcto.

John – Entonces se están encontrando maneras de conectarse por teléfono y por video.

Phil – Sí, y en cierta manera esto ha incrementado la cantidad de pastoreo directo que algunos de nosotros estamos realizando. Claro, todavía estamos predicando como dices.

John – Sí, incluso fui al hospital en dónde la esposa de un querido amigo, Lance Quinn estaba muriendo, y ahora ya está con el Señor, Beth. Y él la amaba, así como yo la quería, como todos los que conocemos a Lance y Beth. Entonces, sí, estoy tratando de ministrarles a familias en esa situación. Entonces, la vida ha seguido como es normal, pero es verdad que el Señor va a cumplir Sus propósitos y Su voluntad a través de esto. No tenemos que desafiar a las autoridades para cumplir la voluntad de Dios, podemos conformarnos a lo que el Señor está haciendo en el mundo y encontrar maneras, en cierta manera me siento como Pablo, que mi encarcelamiento ha resultado para la extensión del evangelio.

Phil – Correcto. Ahora, del otro lado de esa ecuación, ¿no te preocupa que con todas las predicciones exageradas y lo que está haciendo el gobierno, incluso el alcalde de Nueva York dijo que él iba a cerrar iglesias de manera permanentes si no se apegaban de manera estricta a los asuntos de distancia social, te preocupa que esto pudiera abrir la puerta para persecución futura, que esto podría llevar a cosas malas en el futuro, para la iglesia?

John – Desde las perspectivas de las élites en nuestra sociedad, los que están preparados, la universidad, los literati podrías decir, las élites, odian al cristianismo. Odian al cristianismo porque el cristianismo tiene moralidad que ellos rechazan de manera total. Entonces, odian al cristianismo. Entonces, van a usar cualquier excusa que puedan tener para atacarnos. No creo que en particular les preocupa el atacar a algunas religiones, porque son religiones que no son una amenaza para ellos, que no les arrojan la Biblia en su cara, y demandan que la gente viva conforme a la Palabra de Dios.

Entonces, seguro. Digo, pienso que como una nación y como un mundo, estamos dirigiéndonos hacia la persecución de la iglesia, estamos dirigiéndonos hacia una hostilidad más fuerte hacia el cristianismo. El gobierno, hemos aprendido una cosa con toda certeza en la acción del gobierno, no necesitas un ejército para conquistar una nación, lo único que necesitas es temor. No necesitas un ejército, no necesitas una tropa, no necesitas disparar una bala, simplemente aterra a la gente con que pueden morir y todos van a terminar sujetándose de manera total, van a ceder sus libertades, se van a poner tapabocas torpes, van a usar guantes, y van a sentarse en su casa por la cantidad de tiempo que tú les digas que se sienten. Puedes conquistar a una nación entera en temor.

Entonces, hemos visto una ilustración de eso, nos encantan nuestras libertades en Estados Unidos, nos encanta la idea de que se nos da libertad en Estados Unidos, nos encanta el capitalismo en Estados Unidos, resentimos, los cristianos ciertamente resienten la idea del comunismo en dónde tú no eres la persona que determina tu propio destino, tú no trabajas por tu propio pan, y si no trabajas no comes como la Biblia dice. Entonces, nos gusta eso como un sistema político, como un sistema social. Y entonces, no nos gusta el control del gobierno, y nos preguntamos si ahora que tienen control, si van a llegar en algún punto a soltarlo. Pero eso es puramente político, ese es un asunto económico-sociológico, eso no son asuntos del reino.

Entonces, creo que sea lo que pase en términos del futuro de Estados Unidos, vamos a disfrutar probablemente menos y menos libertades de cualquier manera. Podrán haber momentos de aceleración en dónde nos roben esas libertades que vengan a través de algo como esto, y quizás cosas que incluso son más dramáticas en el futuro, que nos quitarían libertades, pero aprendemos una cosa, que si puedes aterrar a la gente, si puedes hacer que tengan miedo puedes controlarlos. Y así es básicamente, así es como Hitler operó. Digo, él hizo que la gente tuviera miedo del cristianismo, y después aplastó a la iglesia. Hizo que la gente tuviera miedo de los judíos, y él masacró a los judíos.

Entonces, hay un factor de temor en todo esto, pero como cristianos, sea cual sea la estructura política, sea cual sea la economía y sea cual sea la sociología de todo esto, todo es temporal. Y el Rey viene, y va a establecer el Reino de justicia cuando Él llegue y vamos a ser parte de eso. Entonces, tomas toda oportunidad que se te da en el mundo y la usas para proclamar el evangelio de Jesucristo. Y creo que, como pastor, quiero que mi congregación esté gozosa, quiero que esté animada, quiero que tenga esperanza, porque algunas veces la gente del medio ambiente hacer algo muy grande acerca de lo que va a pasarle a la tierra y el calentamiento global y todo eso, y si quieres ver el verdadero calentamiento global ve a la epístola de Pedro, en dónde él dice que “los elementos van a disolverse con calor intenso, y los cielos enteros y la tierra van a dejar de existir.” Y eso no va a pasar porque tú usas spray para el pelo, por cierto. Esa realidad viene.

Entonces, vemos todo lo que sucede en el mundo desde una perspectiva divina, este es un planeta desechable. El Señor va a hacer lo que va a hacer en Su tiempo, y en Su plan. Una de las preguntas que surgieron recientemente, fue, ¿es este coronavirus un cumplimiento de la profecía escatológica? Y la respuesta es, claro que no, tenemos la gripa cada año. La gripa, simplemente esto es parte de la vida. Y cien mil personas mueren diariamente. Y entonces, siempre hay una pandemia de muerte que se está llevando a cabo todo el tiempo. Así es en el mundo. Entonces, sea cual sea la forma que esto adopte, necesitamos mantener el enfoque en el evangelio y proclamar la verdad.

Phil – Correcto. Muy bien, entonces, hemos hecho a un lado nuestra comunión sin embargo como mencionaste todavía estás predicando, hemos incrementado nuestro pastoreo y ministerios de compasión y todo eso. Una pregunta que la gente con frecuencia hace, y he recibido esto por correo electrónico, llamadas telefónicas, la gente está preguntando ¿cómo vamos a cumplir con la mesa del Señor? Y hay iglesias que están tratando de diseñar maneras de llevar a cabo comunión virtual. ¿Cuáles son tus pensamientos acerca de eso?

John – Hay una frase usada en 1 Corintios y es esta frase, “cuando os reunís.” Y es usada cuatro veces, cuando se reúnen, cuando se reúnen, cuando se reúnen. Esa es una frase simple, pero creo que la mesa del Señor es una experiencia para la iglesia que está congregada. Mira, no hay provisión en contra de que una familia cumpla con la mesa del Señor guiada por el padre. No creo que ese sea el plan.

El plan es que la iglesia congregada venga y se reúna en torno a la mesa del Señor, es una experiencia colectiva, colectiva, en la que consideramos nuestro pecado y la grandeza del sacrificio de Cristo para proveer para nuestro pecado. Es un tiempo de evaluación personal, de examinar tu corazón, todo eso. Pero creo que es para la iglesia congregada. Y entonces como iglesia acabamos de decir que cuando todo esto se acabe, vamos a tener una congregación, una reunión, y vamos a tener una gran celebración y vamos a venir a la mesa del Señor, pero mientas tanto, una mesa del Señor virtual es una justificación pobre para la realidad.

Me recuerda de, estuve en Colorado y visité una mega-iglesia, una especia de mega-iglesia carismática, y estuve con Patricia y con algunos de mis nietos, y el hombre predicó y tuvieron la música de mega-iglesia típica y luces y show y todo eso, y cuando este hombre predicó, y al final él dijo, “Oh, por cierto, este es el domingo de Navidad,” digo, aquí está, y él dijo, “Por cierto, este es domingo de comunión, y hay una mesa ahí a la salida y cuando salgan tomen unas galletas y jugo.”

Phil – Wow.

John – Y mi nieto me vio y dijo, “¿Acabo de oír lo que oí, toma unas galletas y jugo? Hombre, salgámonos de este lugar.” Entonces, no estoy a favor del enfoque hacia la mesa del Señor de tomar galletas y jugo. Y creo que es mejor hacerlo correctamente, y esperar a que lo hagamos correctamente, y eso es lo que hemos decidido hacer.

Phil – Bien, sí. Y, de hecho, hay algo de valor creo en dejar que la gente espere, y quizás por primera vez en muchos casos, valoren la importancia de esta ordenanza.

John – Sí, porque por medio siglo en Grace, ha sido parte regular de nuestra vida como iglesia. Y ahora, esta es la mayor cantidad, el mayor período del tiempo que ha pasado sin que disfrutemos, sin que celebremos la mesa del Señor. Sí, van a ser un par de meses para cuando volvamos a congregarnos.

Phil – Sí, de hecho, con eso en mente, esto es algo extraordinario, esta cuarentena. Como dijiste, ha habido pestilencias peores, tú sabes, que han cubierto todo el globo y demás, pero en la historia larga de la humanidad, nunca ha habido una crisis que se ha enfrentado como esta, en dónde la economía entera del mundo instantáneamente se cierra. Y es una de esas crisis sísmicas que cambian al mundo, y en dónde creo que, incluso después de que esto se acabe el mundo nunca será igual. ¿Ves tú algún cambio serio que va a afectar a la iglesia, incluso después de que volvamos a congregarnos?

John – Bueno, los corazones humanos no van a cambiar, la gente que está en el poder no va a cambiar, todavía van a tratar de mantener su poder. Podrán haber incrementado sus controles hasta cierto punto, porque tienen poder como nunca antes lo han tenido. No sé, pero eso en cierta manera es irrelevante para mí. Realmente no me importa que forma de gobierno sea, digo, yo prefiero ciertas cosas, obviamente, pero somos personas del reino, y mi reino no es de este mundo, es exactamente lo que nuestro Señor dijo, y si mi reino fuera de este mundo mis siervos pelearían, ¿verdad? Pero no peleamos, decimos, muy bien, esto es lo que Dios está haciendo en el mundo y Él está a cargo, y esto está dentro de Su esquema y Su plan. ¿Cómo podemos vivir como luces en el mundo y hacer que el evangelio sea lo que importe? De nuevo, esa experiencia del 11 de Septiembre fue dramática porque de pronto la gente vio una vulnerabilidad, y la realidad de su mortalidad, y la inminencia de la muerte estando más allá de su control. Y hubo una nueva apertura, ¿estoy listo para morir? ¿Te acuerdas? creo que fue en los noventas, un terremoto, tuvimos un terremoto enorme.

Phil – Sí.

John – Y una semana después, o dos, de ese terremoto, la iglesia estaba llena de todas estas personas que pensaban, “esto está totalmente fuera de mi control” y había terror en la gente. No hemos tenido un terremoto en California en varios años, pero el terremoto de Northridge y un terremoto previo ahí en 1972, afectó a la gente porque los atemorizó. Me acuerdo que le dije a Larry King, cuando él dijo, ¿cuál es la lección del 11 de Septiembre? Cuando estuve en ese programa de Larry King yo dije, “La lección es, vas a morir y no estás en control del cuándo. Esa es la lección.” Digo, la gente en una torre, y de pronto están muertos eso es lo que aterra a la gente. Entonces, creo que este tipo de cosas las puede usar el Señor para despertar a la gente. Tú sabes lo que Jesús dijo en Mateo 11, Él dijo, “Venid a mí todos los que están trabajados y cargados y Yo os daré descanso.” Es la gente la que no puede llevar la carga, es la gente la que no puede encontrar descanso la que viene al Señor.

Phil – Sí. Entonces, esto de hecho es algo bueno. Bueno, de hecho, en ese mismo tema, habla de algo de las lecciones espirituales que podemos aprender de esta pandemia. Ciertamente nos recuerda, por ejemplo, que la vida es tenue, no solo como dices que no tenemos control sobre ella, pero es corta. Santiago 4:14, “eres solo neblina que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.” ¿Qué otros recordatorios espirituales verías en esta crisis actual?

John – Bueno, creo que simplemente retomando lo que acabas de decir en el pensamiento de Santiago que la vida es un vapor, es una neblina, no sabes cuantos millones de bebés son abortados, y después añades a eso todas las enfermedades y todas las causas naturales y como dije, la muerte está a nuestro alrededor, la muerte nos rodea por todos lados. Y no es solo muerte que está por todos lados a nuestro alrededor, pero esta es una sociedad sin esperanza en la que vivimos en la actualidad. Y lo que hace que la muerte no nos aterre, pero la vida es tan vacía, es la incapacidad de tener relaciones significativas. Los matrimonios son desastres, y en cualquier tipo de relación entre hombres y mujeres, básicamente se asume que es temporal, va a ser por poco tiempo, incluso un matrimonio.

Entonces, la gente dice: “¿Por qué me tengo que casar? No quiero divorciarme. No quiero pasar por toda la molestia que va con el divorcio.” Los hijos no se llevan con sus padres, los padres no saben cómo criar a sus hijos, no quieren disciplinarlos. Se les ha enseñado durante generaciones, ya para el día de hoy que el disciplinarlos corporalmente es un crimen en contra de tu hijo, es abuso de niños, y la Biblia realmente es clara en decir que si no haces eso vas a terminar con un rebelde. Y entonces tenemos toda esa rebelión. Los matrimonios están en una condición desastrosa, las familias están despedazadas, y estamos comenzando a ver eso incluso en esto del COVID-19, que lo que está incrementando es la violencia en el hogar, violencia doméstica, violencia entre marido y mujer, y padres e hijos, los padres abusivos ahora no están dejando la casa. Y los hijos tampoco encuentran nada de alivio, no encuentran ninguna protección, entonces, lo que está pasando no es nada más de que pueden morir, es que la vida simplemente no es satisfactoria. No hay gozo, no hay felicidad, y después añades otro factor en esto, que creo que es bastante interesante, no hay deportes.

Phil – Sí.

John – Entonces, los escapes normales no están ahí, y los bares no están abiertos y ese es otro escape que no está ahí. Y no sé, incluso el conseguir drogas es más difícil de lo que normalmente sería, porque no pueden salir a las calles y hacer eso. No sé hasta qué grado, pero las practicas normales que la gente usa para encontrarlas, si no pueden ir a las películas, la televisión se ve como un montón de repetición todo el tiempo, nada, nada, que normalmente usan para llenar su vacío es como solía ser. Y creo que, en toda esta vaciedad, simplemente necesitamos aprovechar toda oportunidad que tengamos para proclamar el evangelio.

Phil – Esta es una oportunidad única para que los cristianos sean evangelistas valientes, ¿no es cierto? porque la gente está enfrentando su mortalidad con un sentido fuera de lo normal de que esto es inmediato. La amenaza del desastre está por todo el mundo y nuestra economía, los corazones están llenos de temor, y la única solución real para lo que es el problema más grande de la humanidad es el evangelio. La gente, creo, está lista para oírlo.

John – Sí, y hay otra cosa también. Te acordarás del mensaje final que di en la Conferencia de Pastores, y fue un llamado para la unidad en la iglesia.

Phil – Sí. Gran mensaje.

John – Y hablé de como todos estos grupos de identidad, los asuntos racistas, los asuntos feministas, los asuntos homosexuales, que ahora se han infiltrado a la iglesia, y tienes a todos estos grupos de identidad y todos estos grupos de víctimas, todo mundo necesita ser una víctima. Hemos hablado mucho de eso, que no tienes influencia en la sociedad al menos que seas una víctima. Y entonces, entre más categorías de víctimas encajas, más poder tienes, porque eres una víctima.

Phil – Correcto.

John – Hemos hablado de eso, esto es llamado interseccionalidad, en dónde esta categoría de víctima, y esa categoría de víctima interseccionan la una con la otra, y tienes a víctimas dobles o triples. Eso estaba dominando el diálogo en los evangélicos, entre los evangélicos, tú sabes, tenemos que hacer reparaciones para esto, tenemos que dejar que las mujeres sean lo que deben ser, y tenemos que pagarle a la gente que fue abusada en el pasado, y tenemos que tener un espacio para la gente que son homosexuales, que están en celibato, porque eso es normal para ellos. Y toda esta identidad y fue un problema, fue malo, fue divisivo, e hice la afirmación en ese mensaje en la Conferencia de Pastores, que cuándo la gente no tiene el enemigo real en mente, se pelean unos con otros. Cuándo un ejército no tiene un enemigo real con quien pelear, pelean entre sí. Cuándo un equipo no tiene un adversario real con quien competir, pelean entre sí. Y de pronto eso ha desaparecido completamente. Tu simplemente ya no oyes nada de eso.

¿Adónde se fueron todas esas personas? ¿Dónde están todas las personas que estaban diciendo lo más importante en el mundo es darle a las mujeres su lugar, y dejar que las mujeres sean predicadoras, y asegurarnos que hagamos algún tipo de compensación para alguien que sufrió en el pasado?

Phil – Algunos de ellos todavía están en Twitter.

John – Sí, pero sus tweets no encajan con la realidad.

Phil – En cierta manera muestra lo superficial que es, ¿no es cierto? cuándo la gente realmente se está muriendo y dice ser una víctima porque alguien tiene una opinión diferente a la tuya. 

John – Y, por cierto, Twitter es un término apropiado para describir todas sus cosas, eso no asciende a más que eso, pero lo es, se desvanece cuando hay un enemigo más grande. Y lo que sucede de pronto es que la gente no está preocupada por quienes son, y por su identidad de grupo. Honestamente, esto es algo bueno. Están tratando de ayudarse entre sí, están tratando de sobrevivir, están consiguiendo comida el uno para el otro, están cuidando de personas mayores, están sujetándose, están sirviendo a la gente que pueden. La gente está diseñando todo tipo de maneras para ayudar a otros, y de pronto todas esas cosas que les preocupaban se acabaron, porque tienen un enemigo real contra el que están peleando, y no pueden ver la importancia de la superficialidad, por lo menos por un poco de tiempo. Creo que cuando se desvanezca, la superficialidad puede regresar. Pero quizás, mientas tanto, cruzaran algunas líneas y van a establecer algunas relaciones que van a moderar eso en el futuro.

Phil – Correcto. Y, ¿estarías de acuerdo, no es cierto, con qué el evangelio en últimas, es la única solución real para todos estos problemas?

John – Bueno, claro. Es solo cuando tu corazón y vida es transformado que tú amas. Y tú sabes, el mundo nos conoce por nuestro amor, Jesús lo dijo, “Los van a conocer por su amor, por su amor el uno por el otro.” Entonces, solo el evangelio transforma el corazón en un corazón de amor.

Phil – Entonces, con eso en mente, permíteme hacerte una pregunta de un artículo que apareció en la revista Time, hace tan solo unos días atrás. Muchos de nuestros oyentes…

John - ¿Esa revista todavía existe?

Phil – Sí, no sé si solo la publican en línea, pero vi este artículo en línea. Y muchos de nuestros oyentes van a conocer el nombre del autor, N.T. Wright. Él es un obispo anglicano y académico, antes, un profesor y creo, el obispo de Durham, y ahora él es profesor del Nuevo Testamento y cristianismo temprano en la Universidad de San Andrés. Y entonces, la revista le pidió que presentara la perspectiva de alguien que va a la iglesia, en, acerca de la pandemia. Él escribió un artículo con este título, este es su título: “El Cristianismo no ofrece respuestas al coronavirus. No debe hacerlo.” Es raro ver a alguien que esté tan equivocado, incluso aún antes de que vaya más allá del título, ¿no crees?

John – Sí, sé que podrías tomar ese título de muchas maneras. El cristianismo no es una droga, el cristianismo no es una vacuna, el cristianismo no te va a salvar del virus. Por cierto, simplemente pensando en eso Phil, ¿no es sorprendente lo poco que los supuestos sanadores tienen que decir en medio del coronavirus, ¿adónde se fueron todos?

Phil – Sí.

John – Espera un minuto, ¿dónde están cuando más los necesitamos? De hecho, creo que es la iglesia de Betel que detuvo todas sus reuniones de sanidades durante el coronavirus. ¿Qué tipo de contradicción tan absurda es esa?

Phil – Así es.

John – Pero creo que quizás no leí el artículo de N.T Wright quien no es digno de confianza, por cierto, y quien realmente…

Phil – Sí, te voy a resumir su punto. Voy a leerte parte de lo que él dice, ésta es la base de su tesis. Él die que en lugar de tratar de entender porque hay sufrimiento en el mundo, lo que necesitamos dice él, y esta es una cita exacta, él dice y cito: “Lo que necesitamos es recuperar la tradición bíblica del lamento.” Dice él, “El lamento es lo que pasa cuando la gente pregunta porque y no tiene una respuesta. Es adónde vamos cuando nos movemos más allá de nuestra preocupación centrada en nosotros mismos, por nuestros pecados y fracasos, y vemos de manera más amplia el sufrimiento del mundo.” Y él añade, “El punto del lamento es que Dios también se lamenta.” Entonces, él básicamente está diciendo que la manera correcta de ver esto es, ¿qué? estas cosas están más allá del control de cualquier persona, incluyendo a Dios. Él se está lamentando. No hay respuesta a la pregunta del porqué, y sé que tú has dado sermones enteros adoptando la perspectiva opuesta.

John – Sí. Esa es una manera muy irresponsable de ver algo, porque esencialmente lo que él está diciendo es: “No veo a Dios activo en esta situación, veo a Dios afuera de esta situación, lamentándose por el hecho de que está sucediendo.”

Phil – Sí, de hecho.

John – Esta es una perspectiva absurda de Dios.

Phil – Hubo otro líder cristiano bien conocido, no lo voy a nombrar, pero él fue entrevistado y se le preguntó, “¿Por qué Dios permite que esto pase?” Esta fue su respuesta, y de nuevo, estoy citando sus palabras exactas, él dijo: “Bueno, no creo que Dios planeó que esto sucediera.” Esa no sería tu respuesta, ¿verdad?

John – Bueno, mira no. De hecho, no este domingo, sino el próximo domingo voy a dar un mensaje transmitido en vivo por internet acerca de la función que Dios tiene en el sufrimiento. He estado pensando mucho en esto. Si Dios no supiera de esto, si Dios no planeara esto, si Dios no está en todo aspecto de esto, entonces Dios no es Dios, alguien más es Dios. El coronavirus es Dios, o el diablo es Dios. Pero Dios por definición, es el Soberano, sobre todo, y si niegas al Dios verdadero de la Escritura, que afirma una y otra y otra vez ser soberano, sobre todo, y hacer bien y permitir mal en el mundo y si crees que la Biblia toma todo de regreso a Dios, todo, entonces sabes que Dios está en esto. Si niegas que Dios está en esto y ves a Dios afuera llorando por esto, entonces has negado al Dios que es revelado en la Escritura, has negado al Dios verdadero. No es que Dios encuentra placer en el castigo, y toda consecuencia del pecado es alguna forma de castigo directamente. Vemos a Jeremías llorando, tú sabes, en un sentido esas son lágrimas de Dios, pero pensar de Dios como alguien como nosotros que simplemente se sienta en un rincón y se siente mal porque las cosas están pasando que él no puede controlar.

Phil – Si, no hay consuelo en eso.

John – Bueno, sí, el único consuelo que tenemos está en que Dios es Soberano, y Él trasciendo todo y Él tiene un propósito en todo.

Phil – Y su propósito es bueno, para nuestro bien.

John – Si, bueno para nosotros, y gloria para Él.

Phil -  Correcto. Correcto. Ahora, tocaste esto antes, mencionaste al margen, pero quiero regresar esto. Algunos de nuestros oyentes han escrito o llamado para preguntar si piensas que esta plaga actual es una de esas pestilencias del fin de los tiempos, que es descrito en Mateo 24, o el libro de Apocalipsis. Dijiste hace un momento que no, digo, tenemos la gripa cada año, esta es una manifestación parecida de eso, ¿podría ser un indicador de cosas peores que están por venir? 

John – No. Creo que bíblicamente esto no se relaciona con algo en la Biblia. Estoy oyendo a personas que dicen, “Este es el juicio de Dios contra la homosexualidad, o el aborto, tú sabes, nuestro fracaso por no colocar a Dios en el lugar correcto.” Escucha, cuando ese juicio venga no va a ser la gripa, no va ser la gripa. La última vez que el juicio vino Él ahogó al mundo entero, a la raza humana entera. Excepto por ocho personas en Génesis 6. Está por venir el juicio de Dios cuando el mundo entero sea quemado, antes de eso hay una serie de juicios que ocurren, son descritos en Apocalipsis, del capítulo 6 hasta el 19, en el regreso de Jesucristo. Pero esas son cosas que también son descritas por nuestro Señor en Mateo 24 y 25 que sucedieron en el tiempo de la tribulación. Pero es después del rapto de la iglesia, y el rapto de la iglesia, el arrebatamiento de la iglesia, el cual es el siguiente acontecimiento, es un acontecimiento único.

Entonces, esto es simplemente parte de la vida. Entonces, si cincuenta mil estadounidenses mueren de la gripa, ¿es eso apocalíptico? No. No, digo, la gente está muriendo todo el tiempo. Tendrías que regresar a 1918 y decir, bueno, ¿qué hay acerca de cien millones de personas que murieron de esa enfermedad en 1918, ¿fue eso apocalíptico? O regresas a la peste bubónica cuando millones en toda Europa murieron. Y podrías regresar, bueno, regresas a guerras, la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, millones murieron. ¿Acaso eso significa que debido a que millones murieron en Segunda Guerra Mundial que esas fueron las guerras y rumores de guerras de Mateo?

No, eso es simplemente la vida, esa es la vida, la vida involucra muerte, involucra muerte mediante muchos, muchos medios. Y parte de la caída son bacterias y virus y corrupción y todo eso, entonces, no veo esto de ninguna manera como algo apocalíptico o que tenga que ver con los últimos días, apenas antes de que Cristo establezca Su reino. Hay realidades mucho más horrendas que vendrán en ese entonces. Entonces, tendrás a una cuarta parte de la tierra muriendo y la tercera parte de la tierra muriendo en el libro de Apocalipsis. Y tienes a los cielos colapsándose, y la oscuridad viniendo y grandes bolas de fuego que caen del cielo sobre la tierra y las aguas siendo corrompidas, esas son inmensamente diferentes que la gripa.

Phil – Correcto. Tengo una repisa llena de libros que he recolectado, que se remontan al siglo diecinueve, en la, realmente a mediados de los 1800s, en dónde la gente ha tratado de encajar eventos actuales en líneas de tiempo de acontecimientos bíblicos futuros. Y es interesante leerlos, digo, prácticamente toda crisis mundial, toda guerra, toda enfermedad, todo gobernante importante en la historia de los últimos doscientos años ha sido identificado por alguien posiblemente como el anticristo.

John – Sí, así es.

Phil – Hasta ahora, todas esas predicciones han mostrado ser equivocadas, entonces, de manera clara hay un peligro en ese tipo de especulación, no se nos da el derecho de imponer un significado en la providencia divina que no está claramente explicado en la Escritura. Por otro lado, hay un peligro en volvernos tan apáticos por el regreso del Señor, que no estamos listos para cuando suceda. Se está acercando.

John – Bueno, sí, diariamente está más cerca, claro. Pero permíteme reconstruir la manera en la que debemos ver este virus, ¿muy bien? Algunos murciélagos en China tenían este coronavirus, estaban en el laboratorio, algún hombre estaba trabajando en un laboratorio, lo contrae, unas cuantas personas lo contraen, van a la ciudad, contagian a muchas personas. Si hubieran tenido mejores controles en el laboratorio no lo tendríamos, si el gobierno chino dijera la verdad acerca de los que estaba pasando, no lo tendríamos. Si los modelos fueran diferentes de lo que se asumió que millones de personas por todo el mundo iban a morir, no vamos a tener esto. Si hubiéramos detenido a la gente que venía de China para evitar que diseminara esto por todo el mundo, desde el principio, esto no pasaría.

Entonces, no puedes atribuirle todas esas cosas a Dios. Y oímos esto también hace años atrás, se le advirtió a la gente todo Presidente estadounidense anterior, se le advirtió que necesitábamos tener más ventiladores. Si hubiéramos tenido más ventiladores, menos personas habrían muerto. Así no es como el juicio divino de Dios funciona. No puedes detener el juicio de Dios, el juicio escatológico, apocalíptico de Dios, al tener más ventiladores. Entonces, esto es simplemente la vida. Esta es la vida, está establecido que los hombres mueran una sola vez. No sabes cuándo va a pasar eso, podría ser en un accidente de auto, podría ser una enfermedad, podría ser la gripa, quizás se complica y se pega algo, algún otra debilidad y demás. Pero cuando el juicio de Dios es descrito en la Biblia, si es una plaga, es una plaga como en Egipto, una plaga que básicamente no tiene explicación, más que una divina. Esto podría haber sido prevenido por una preparación mejor.

De hecho, el resultado de esto probablemente va a ser que estaremos mejor preparados en futuro para esto. Entonces, eso significaría que si fuera un juicio de Dios encontraríamos maneras para protegernos contra el juicio de Dios, entonces, esto es simplemente la vida. Esta es la gripa, esta es la vida en un mundo caído y tenemos que enfrentar el virus.

Phil – Uno de los efectos obvios ha sido un temor que ha inundado al mundo, ves eso en creyentes, incrédulos, por igual. Y sé que has tratado mucho con esto recientemente. El temor, se nos dice en la Escritura, que no temamos, ¿es un pecado temer en una situación como esta?

John – Sí. Es un pecado temer si al decir temer te refieres al sentido de que todo está fuera de control. Es sensato decir, “Maneja con precaución” porque temes que si eres irresponsable o si no manejas con precaución podrías estar en un accidente, es sensato temer el estar texteando mientras estás manejando, ¿verdad? No debes hacer eso. Es sensato no subirte a un avión con un hombre que acaba de recibir su licencia de piloto y quiere llevarte a que vueles por encima de las montañas, ese es un temor normal. Sí, creo que hay temores que colocaríamos en la categoría de protección sensata. Debes ser cuidadoso acerca de ciertas cosas, eso es normal, pero el temor del que estás hablando, el temor pecaminoso, es que el mundo no está en control de Dios. Si despojas a Dios de Su soberanía, sobre todo, eso es un pecado.

Entonces, sea lo que sea que venga a tu vida, tu respuesta como cristiano es, Dios tiene esto, esto está en el plan, esto está en Su propósito, esto encaja con lo que Él está haciendo, todas las cosas operan para bien, para los que lo aman y son llamados conforme a Su propósito. Esto es para nuestro bien. “Tened por sumo gozo cuando nos halléis en diversas pruebas” porque tienen una obra perfeccionadora. Dios está usando todo en este mundo para cumplir Su voluntad, cumplir Su propósito y conformarnos a Cristo. Eso quita el temor. No tengo temor de morir, porque voy a estar con el Señor. No tengo ningún temor de lo que me haga morir, porque esa es la manera en la que voy a ir a estar con el Señor. No tengo que temer nada más que altere mi vida de alguna manera permanente porque eso también sería el propósito del Señor.

Mira, no querría estar, me gustaría poder vivir como estoy viviendo ahora con fuerza y energía y poder hacer todo lo que siempre he hecho. Pero ese quizás no es el plan que el Señor tiene para mí. Él quizás extienda mi vida más allá de mi capacidad para hacer algo, y nadie quiere una vida en dónde simplemente, alguien todo el mundo tiene que cuidarlo, pero si Dios tiene un propósito en eso, ese es Su propósito, esa es Su voluntad. Entonces, creo que lo que quita el temor es que Dios es su protector. Dios es el que tiene tu vida en Sus manos, y Él conoce todo lo que pasa en tu vida. Y Él tiene un propósito y un plan y Él va a cumplir eso, y eso es inevitable, Él está en control. Esa es la confianza definitiva que quita todo el temor. Y si tienes miedo, es porque no confías en Dios y ese propósito de cumplir Su voluntad.

Phil – Ese es un gran aliento, y tú sabes, conforme estamos hablando de estas cosas, me estoy dando cuenta de que sin duda algunas hay cientos, sino es que miles de nuestros oyentes, que van a ser afectados de manera devastadoras por el cierre de la economía. La gente va a perder sus trabajos, sus negocios, gente que amamos y conocemos y escuchamos. Háblale a esas personas. Y si eres tan amable, cierra en oración por ellos.

John – Seguro. Y de nuevo, es lo que dije el primer domingo que hice en la transmisión en vivo en Mateo. Si el Señor cuida del pasto del campo que florece hoy y mañana es quemado, ¿no cuidará de ti? Si el alimenta las aves, ¿no te alimentará a ti? Hombres de poca fe. Creo que fue David quien dijo en la Biblia, “No he visto al pueblo del Señor mendigando por pan.” “Mi Dios pues suplirá todas tus necesidades.” Entonces, todo lo que pasa en nuestras vidas está bajo Su control. No puedo decir eso acerca de incrédulos que no son Sus hijos. Pero aquellos de nosotros que somos Sus hijos, estamos bajo Su cuidado. Él va a suplir todas nuestras necesidades. Él nunca nos va a dejar, Él nunca nos va desamparar.

Ahora, tu vida puede cambiar, tu sabes. Quizás tengas que vivir en un lugar diferente, podrías terminar en una situación de bancarrota que haría que tengas que reestructurar tu vida, pero la manera en la que debes responder a eso es que esto tiene la intención de ser, para mí bien y la gloria de Dios. Y tengo que encontrar el camino, a la siguiente fase de Su voluntad en mi vida. De cualquier manera, nada es para siempre. Me acuerdo de un amigo que es constructor en Colorado, construye casas. Y hubo un incendio enorme y quemó cientos y cientos de casas. Y él estuvo involucrado en la reconstrucción y él dijo: “Lo más interesante acerca de todo ese proceso, fue que nunca conocí a una sola persona para la que estaba construyendo una casa, que lamentaba que la otra se quemó.” Y yo le dije: “¿En serio, y por qué?” y él dijo: “Porque terminó la necesidad de tomar tantas decisiones acerca de cosas.  

Phil – Sí.

John – Entiendo eso.

Phil – También entiendo eso, sí.

John – Entonces, la vida puede volverse complicada de manera innecesaria. Y podría ser que el Señor está haciéndote pasar por algo que va a simplificar tu vida. Y aquí está el meollo, la vida consiste no de las cosas que poseemos, ¿verdad?

Phil -  Correcto.

John – Consiste de las relaciones que disfrutamos. No me importa qué tipo de auto maneje, realmente no me importa en qué tipo de casa viva, pero me importa la gente que enriquece y llena de satisfacción mi vida. Entonces, deja que tu vida sea definida por las relaciones que te son más preciadas, y no te preocupes por las otras cosas, el Señor se va encargar de esas. Quizás este es un buen momento para tener una palabra de oración.

Phil – Correcto.

John – Padre, te damos gracias de nuevo por la confianza que tenemos en Ti, tú eres nuestro Dios, Tú eres Soberano sobre todo, Tú nos tienes en Tus manos, nuestra vida está escondida con Cristo en Dios, dice la Escritura, aunque sabemos que Tú vas a satisfacer todas nuestras necesidades, que nunca vamos a tener que ser mendigos, que Tú cuidas del pasto y de las flores y de las aves, y Tú cuidas de nosotros mucho más que eso. Te damos gracias porque todo lo que Tú haces en nuestras vidas es para conformarnos a la semejanza a Cristo. Te damos gracias porque aprendemos más de lo que perdemos, y en dónde fracasamos mucho más de lo que ganamos y dónde tenemos éxito.

Ayúdanos a confiar en Tú providencia y en Tú propósito, y al final, para que podamos ser más como Cristo. Entonces, en los momentos cuándo quizás incluso perdamos las cosas que son una parte importante de nuestras vidas, que las dejemos de manera pronta, que nos aferremos a todo lo que tenemos en el mundo de posesiones como algo muy ligero, que no nos aferremos a ello, que sostengamos todo con la palma abierta para que Tú la quitas y nos lleves incluso a un mejor lugar. Que no nos preocupen las cosas en esta vida, las cosas temporales, sino que más bien estemos preocupados por ese peso eterno de gloria. Que pongamos la mira en las cosas de arriba y no en las de la tierra, porque es arriba dónde está el cielo, dónde está nuestro Padre, nuestro Salvador, y dónde nuestra recompensa nos espera.

Entonces, danos una perspectiva celestial y tráenos gozo en esa esperanza. Oramos en el nombre de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar