Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Este mensaje fue originalmente predicado en la Conferencia de la Costa Oeste de 2008 de Ligonier.

Se me ha asignado una pregunta fácil que responder. No sé cómo voy a llenar el tiempo, solo les voy a dar la respuesta. ¿Por qué Dios permite la maldad y el sufrimiento en el mundo? Ésta es una pregunta muy, muy importante. Ésta es una pregunta que les digo, a nivel personal es la pregunta que mi amigo Larry King siempre regresa, como, ¡oh! ¿no sabían ustedes de esa amistad?, a la que siempre regresa para demostrar porque él no puede creer.

Hay algunos agnósticos y normalmente esa es una palabra que se usa como si fuera noble, pero el equivalente en latín es ‘ignoramus’, simplemente para que esté en la perspectiva correcta. Pero hay algunas personas que son agnósticos, simplemente porque no les importa saber. Hay algunas personas que son agnósticos, porque le dan a usted una defensa apologética de su agnosticismo, no importa lo que usted les diga, lo van a llevar a lo largo de una serie racional de argumentos del porque no pueden creer. Y con él es siempre el hecho de que hay tanta maldad en el mundo, ¿cómo puede ser Dios? él nunca, nunca pasamos ese dilema para él por mucho que intentemos.

Una de las, creo yo, de las justificaciones favoritas para los escépticos bíblicos y liberales teológicos en su incapacidad por aceptar la Escritura, es que no pueden resolver el asunto de que Dios es bueno, y amoroso, sabio, amable, poderoso, y que el mundo esté siendo dominado por la maldad en todo tipo de formas. El silogismo podría ser un poco así, el Dios bíblico es amoroso, el Dios bíblico es bueno, el Dios bíblico es santo, el Dios bíblico es sabio, el Dios bíblico es todopoderoso, la maldad a nivel masivo existe en el mundo, por lo tanto, el Dios bíblico no existe. ¿Cómo puede usted decirme que Dios es amoroso, bueno, santo, conoce todo, es todo poderoso, y después me explica la maldad? Por lo tanto, en las mentes de algunos, el Dios bíblico no puede existir. Y, por lo tanto, la Biblia que presenta dicho Dios no debe ser creída.

Ahora, hay algunos que ven esto como un dilema tan serio que en cierta manera coloca al cristiano en quizás cuarto y cuarenta en su propia línea de diez yardas, y la única opción es patear, cambiar el tema, o responder con Deuteronomio 29, “las cosas secretas pertenecen a Jehová”, y patear eso lo más lejos que puedas para que entre al territorio enemigo.

¿Es eso lo mejor que podemos hacer cuándo nos vemos presionados contra nuestra área de anotación teológica? Absolutamente, no. Si usted conoce el libro de jugadas divino, entonces usted sabe que hay un diseño de jugadas perfecto, no solo para que podamos tener un escape temporal, o para que lleguemos al primer down, o que estemos en rango de gol de campo, pero hay una respuesta en la Biblia con la que vamos a anotar un touchdown. Nos va a llevar hasta el triunfo y la victoria.

La Escritura nos da una respuesta, no solo una respuesta que usted puede entender, sino respuesta que usted puede aceptar de manera gozosa. Y una respuesta en la que se puede regocijar, y no es una del tipo de respuestas cortas, ineptas, como “bueno, Dios no es responsable, Adán y Eva lo son, lo cual únicamente presenta la pregunta del porque Dios permitió que Adán y Eva les diera la opción de tomar decisiones pecaminosas, Él los creó.

Si Dios sabía que iban a tomar ese tipo de decisiones, entonces ¿por qué los hizo capaces de tomar ese tipo de decisiones? eso no ayuda.

Bueno, dice usted, “Bueno, Dios no es responsable, el diablo lo es.” Lo cual entonces presenta la pregunta de ¿por qué Dios creó ángeles sabiendo que caerían, uno de los cuales se volvería el diablo, y guiaría a la raza humana entera al pecado? Sí Él sabía que él iba a tomar esas decisiones, e iba a llevar a estos problemas, ¿por qué lo creó? Y debido a que Él es el Creador que los creó de la nada, Él pudo haberlos hecho como Él hubiera querido hacerlos.

Entonces, eso no ayuda. Todas las respuestas que son respuestas legítimas nos llevan de regreso a Dios. Usted no puede dejar de hacer la pregunta en Satanás, y no puede dejar de hacer la pregunta del hombre, incluso Adán y Eva. Usted va terminar en el cielo, si usted realmente quiere una respuesta a esta pregunta. Lo va a llevar de regreso hasta Dios, pero eso básicamente es verdad de todo aspecto de el cimiento de la teología. Todo en últimas regresa a la naturaleza de Dios y los propósitos de Dios.

Entonces, esto no es raro en ese sentido, aunque para algunas personas parece ser algo más místico que algunos otros asuntos. Ahora, permítame darle una pequeña secuencia de cosas y vamos a hacer un poco teológicos, pero esté es un asunto teológico para nosotros. Entonces, permítame tan solo darle algunos puntos, muy bien. Y vamos a avanzar hacia una respuesta a esta pregunta, ¿estaría de acuerdo con el punto 1?, la maldad existe. ¿Puedo oír un amén? Sí, la maldad existe. Usted no se equivoca en eso, ¿verdad? Usted entiende eso. Al menos de que usted resulte pertenecer a la Ciencia Cristiana, y seguir las enseñanzas de Mary Baker Eddy Patterson Glover Fry, quién creía que no existía algo como la maldad, incluyendo el adulterio y el divorcio, y la muerte.

Si usted en cierta manera está atorado en la Ciencia Cristiana, lo cual es algo absurdo, no es científico ni cristiano, la Ciencia Cristiana. Bueno, no sé porque la llaman así, no lo entiendo. Este tipo de manera de pensar es para personas que piensan que son huevos pochados, ni siquiera están tratando con la realidad. Jugar juegos metafísicos, todos entendemos que la maldad existe. Existe a nivel masivo, existe de una manera dominante en nuestro mundo, una manera dominante.

Ahora, hay varias maneras de diseccionar la maldad, simplemente para darle algunas categorías en que pensar, en primer lugar, hablemos de la maldad natural o quizás le gusta la palabra calamidad. No estamos hablando moralmente en primer lugar, estamos hablando de la presencia de aquello que es peligroso, destructivo y mortal, aquello que es un reflejo de aquello que es el mayor reflejo del pecado, el cual es la descomposición y la muerte. Hay maldad natural en el mundo, cualquiera sería un necio si negara eso. Esto en un sentido no es un asunto personal, es una parte de la creación misma en su condición caída. Es impersonal, es externo para nosotros, es temporal, enfermedades, desastres, catástrofes de olas enormes a bacterias insignificantes, de virus a erupciones volcánicas. Este planeta es un lugar muy peligroso en el cual vivimos. Un lugar muy peligroso.

El domingo pasado por la noche prediqué una especie de sermón interesante, acerca de lo que la Biblia dice acerca del calentamiento global. ¿Está listo para escucharlo? 2 Pedro 3, “Los elementos se disolverán con calor ardiente y la tierra entera se quemará.” Muy bien. Sí. Pero usted no va a hacer eso con su spray de cabello. Entonces, use el spray lo más que quiera, camine sobre el pasto, mate un venado y perfore para encontrar aceite. Esas fueron algunas de las conclusiones a las que llegamos el domingo por la noche, ja ja. Leí un libro este verano, titulado “La Gran Influenza”.

Normalmente está fuera de mi zona de lectura, La Gran Influenza escrito por John Barry, es, es un trabajo magisterial, es uno de los libros mejor documentados de cualquier tema que jamás he leído en mi vida entera. Una vez que comencé a leerlo no lo podía dejar. No son graficas ni información científica, es la historia de la gran epidemia de la Gripe que azotó los Estados Unidos en los años 1918, y en veinticuatro meses, las mejores estimaciones son que cien millones de personas murieron en este planeta. Cien millones de personas enfrentaron un virus muy agresivo que había cambiado y había mutado a tal grado que el proceso normal de infección viral no operaba. Era tan fuerte, algunas personas murieron del mero trauma que el virus trajo al cuerpo.

Algunas personas murieron de causas secundarias, primordialmente neumonía, la mayoría de la gente que murió, murió entre la edad de los 20 y 40 años de edad. Tenían el sistema de defensas más fuerte, murieron porque su propio sistema de defensas los mató, en su esfuerzo por pelear contra el virus mató a la persona. Cien millones de personas, todo eso sucedió debido a un virus insignificante en algunos cerdos en Kansas. Todos los virus vienen de aves, estaba en cerdos. Algunas personas que estaban cerca de los cerdos, fueron enlistados para ir a la Primera Guerra Mundial, fueron enviados a una base en Kansas con veinticinco mil soldados. Infectó a los soldados ahí y fue por todo el mundo.

Un virus no es como una bacteria, no es una entidad plenamente viva, únicamente tiene la mitad de una vida, para reproducirse a sí mismo tiene que apegarse a una célula viviente y después se apodera del sistema genético en esa célula viviente y se reproduce a sí mismo a través de esa célula viviente. ¿Qué tipo de maldad misteriosa es esa? Y podría suceder otra vez. Este es un lugar muy peligroso en dónde vivir. Me da tanto gusto estar viviendo en este fin de la historia humana. ¿Sabe usted que no hubo una enfermedad en la historia de la humanidad curada científicamente hasta 1885? Porque no sabían lo que causaba la enfermedad, estaban sangrando a la gente.

Entonces, usted puede estar agradecido por los avances, ¿verdad? usted puede estar agradecido de estar viviendo en esta época del hombre sujetando a la tierra. Pero este es un planeta peligroso en el que vivimos, quiero toda la energía que pueda conseguir, y la quiero para todo el mundo porque la gente que es pobre y está privada de energía son los que mueren en desastres naturales. Entonces, este es un lugar muy, muy, muy duro para sobrevivir. Y usted sabe eso, la maldad natural en el mundo. Esa es la razón por la que Romanos 8 dice, “Toda la creación,” ¿hace qué? gime.

En segundo lugar, hay maldad moral. Maldad moral es personal, interna, espiritual. Impiedad, pecado, transgresión, esto domina la raza humana. Y no solo estoy hablando de maldad moral como la que usted oye en ese tipo de discusiones presidenciales en la televisión. No estoy hablando de lo que pasa en Darfur todos conocemos que la maldad está en proporciones masivas, pero este tipo de maldad moral es, abarca tanto afecta tanto, que está en todo corazón humano y es una fuerza dominante, y controladora. La Biblia dice, “No hay justo ni aún uno. Todos los pensamientos del corazón del hombre son solamente de continuo malos.” El hombre es impulsado por lujurias que producen pecado y muerte.

Y entonces el mundo, en sí mismo está bajo una maldición que hace que la maldad natural esté presente en todos lados. Y está habitado por personas que son malas hasta la médula, moralmente. Todos estos pecados inmorales tratando de sobrevivir en un mundo caído, chocando el uno con el otro en matrimonios que funcionan mal, familias y amistades y rivalidades que se incrementan hasta que llegan al nivel de guerras, son evidencia manifiesta de la maldad moral en el mundo.

En tercer lugar, hay maldad sobrenatural. No solo existe la maldad que está en el corazón del hombre, sino que hay una fuerza de seres demoniacos que son tan antiguos como su creación, los cuales habrían estado existiendo alrededor del tiempo de la Creación de todo lo demás, que son entidades espirituales que, por disposición y naturaleza, en su naturaleza espiritual son corruptos, son espíritus malos, son mentirosos y engañadores. Y 1 Juan 5:20 dice que el mundo entero está bajo su líder y su sistema.

Apocalipsis 12 nos habla de que la tercera parte de los ángeles santos cayeron del cielo, y constituyen la fuerza de demonios que desarrollan sus ideologías, las fortalezas que se vuelven la tumba de la gente como Pablo las describe en 2 Corintios capítulo 10. Estos son seres viles que realmente en algunas maneras eran un poco más clandestinos hasta que Jesús llegó, y cuando Jesús llegó hicieron un esfuerzo intenso por tratar de detenerlo, entonces salen de una manera en la que no tenemos ningún registro de esto en la historia bíblica durante la vida y ministerio de Jesús. Él estaba demostrando Su poder sobre ellos, pero al mismo tiempo estaba desenmascarando la realidad de ellos.

Infecta nuestras vidas, como aprendemos de Job. Dios algunas veces incluso permite eso como aprendemos de Job, y de Pedro, y de Pablo, a quien se le dio un mensajero de Satanás para abofetearlo, para mantenerlo humilde. Y tienen una soberanía delegada en el mundo, usted entiende que Satanás es el príncipe de la potestad del aire, él tiene un derecho temporal por gobernar el sistema del mundo entonces tiene maldad a nivel sobrenatural con una fuerza de demonios que usan sus poderes para seducir y engañar a la humanidad, y para pelear contra los propósitos de Dios y están primordialmente involucrados en el desarrollo de sistemas religiosos falsos. Son los promotores de doctrinas de demonios, hombres, son sofisticados.

Uno de los más prominentes en la actualidad es el mormonismo, el cual ha hecho un esfuerzo a toda costa por ser aceptado como una forma de cristianismo. Usted necesita entender esto. Nada es más pagano en términos explícitos que el mormonismo, es más como el hinduismo, que como el cristianismo. El cristianismo tiene un Dios, los mormones tienen millones, eso debería ser suficiente. Creen en millones de dioses, creen que se han vuelto dioses, creen que algún dios creó el mundo que creó al mundo, y el dios que creó al mundo tuvo algún tipo de sexo espiritual con la madre diosa y produjo a Jesús. La inteligencia de esto, expresándolo en un contexto moral, un contexto superficialmente moral con un tipo de compromiso con las familias y presentando la fachada de aceptación, moralidad, solo lo hace más mortal. No tenemos lucha contra ¿qué? carne y sangre, principados, potestades, hay una estructura, hay un orden en el mundo demoniaco.

Y después simplemente para añadir una cuarta. Hay una maldad que durará para siempre y simplemente la llamo la maldad del infierno, la maldad del infierno. La maldad para siempre, no atenuada, para toda la gente que está ahí. Pero por ahora, la maldad no solo está presente en nuestro mundo, está en todos lados, es sutil, es poderosa, es dominante, está fuera de nosotros, está en nosotros, está en nuestro alrededor. Entonces, comencemos con lo obvio, la maldad existe. Y no es solo es mínima y no es solo el tipo de cosas que vemos en la televisión, y de las que leemos en la esfera criminal o en la esfera social, y en lugares privados en el mundo, está en todos lados, en toda persona, fuera de control, es una maldad que está por todos lados.

La segunda cosa que podemos afirmar es que Dios existe. La maldad existe y Dios existe. El Dios de la Biblia es el único Dios vivo y verdadero. Él es el Dios a quien la Escritura revela que es porque la Escritura es su revelación de Sí mismo. Él es el Dios que la Escritura revela, y la Escritura nos dice que Él es el único Dios, Él es la Trinidad, pero Él es un Dios en tres Personas, Él es el único Dios y Él es, de acuerdo con la Escritura absolutamente soberano.

Ahora, con eso quiero decir que Él está absolutamente a cargo de todo, todo. Él controla todo. Él creó todo de la nada, Él controla todo y Él consumará todo. Él está gobernando la historia en todo detalle minúsculo. No hay una molécula en el universo que está fuera de línea con sus propósitos. Sí, esta tierra será destruida, pero no porque las capas de hielo polar se van derretir y se va a inundar. Cada vez que usted ve un arco iris usted sabe que eso no va a pasar, y Génesis 8:22 dice que “mientras que la tierra permanezca habrá tiempo para sembrar, y para cosechar día y noche y mañana y tarde.” Y la manera en la que todo va a llegar a su fin es cuando Dios determine disolverlo en una implosión atómica. Él está en control de todo.

“De Jehová es la tierra y su plenitud.” 1 Crónicas 29 dice, “Tuya Jehová es la grandeza y el poder, la gloria, la victoria, el honor, porque todo lo que hay en los cielos y en la tierra es tuyo, tuyo es Jehová es el reino y tú eres exaltado, tú eres excelso sobre todos. Tú reinas sobre todos y en tu mano está la fuerza y el poder y en tu mano está el hacer grande y el dar poder a todos.” Y me encanta lo que dice en el Salmo 15, versículo 3, “Nuestro Dios está en los cielos, y Él hace lo que Él quiere.” Daniel 4:35, “Y Él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y entre los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano y le diga, ¿qué haces? que cuestiones algún acto de él.” 

La Escritura de manera repetida como bien lo sabemos, y lo valoramos, nos dice que Dios es absolutamente soberano. Es absolutamente soberano. Dice usted, “Bueno, ese es un concepto difícil.” Hombre, no tan difícil, cómo creer que no lo es. Si usted está teniendo problemas con aceptar la soberanía de Dios entonces piensa por un momento en la idea de que Él no está a cargo. ¿Le gusta eso? Me da tanto gusto porqué él está a cargo, eso simplemente va de la mano con ser Dios, por cierto, no es algo exagerado.

Deuteronomio 32:39, “Ved ahora que Yo, Yo soy y no hay Dios fuera de mí. Yo hago morir y yo hago vivir, Yo hiero y Yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano. Dios no está tratando de protegerse a Sí mismo de la idea de que Él de hecho quizás pueda tener un propósito para la maldad. Éxodo 4:11, “Jehová le dijo,” esto fue a Moisés, “¿quién dio la boca al hombre? ¿quién hizo al sordo o al mudo o al que ve, o al ciego? ¿No soy Yo, Jehová?” Salmo 105:16, Dios trajo un hambre sobre la tierra. 2 Reyes 17:25, “No temieron a Jehová, por lo tanto, Jehová envió leones que mataron a algunos de ellos.”

Entonces, para todas esas personas que están tratando de defender a Dios, Él está contento con asumir la responsabilidad. Lamentaciones 3:37 y 33, “¿No es de la boca del Altísimo que el bien y el mal salen?” No estoy seguro de cómo alguien podría no entender el hecho de que Dios existe como Soberano y permite el mal, especialmente si usted lee el libro de Génesis y lee acerca del diluvio. ¿Cuál fue la población de la tierra cuando vino el diluvio? He oído estimados de diez millones a cien millones, dependiendo de con qué rapidez se multiplicaron cuando vivieron hasta llegar a 900 años de edad. Simplemente me da gusto que no había escuela en casa en esos días. Qué tan rápido se multiplicaron no lo sabemos, pero sabemos que Dios ahogó a millones de personas.

A nivel personal, Él asumió la responsabilidad para eso. Entonces, mientras que la teología liberal y otros llamados evangélicos, sienten la necesidad de manera desesperada por rescatar a Dios de esta percepción, Él está bastante contento con presentar de manera clara que Él lo es y de hecho que Él es soberano, sin vacilaciones sobre todo lo que existe, sin una pista de resistencia. Él no está pidiendo que lo rescaten de mala reputación, que se le ha dado porque Él ha sido culpado por todas las cosas malas que están en el mundo. No se equivoque, Él es Santo, Él no puede cometer maldad, Él no puede ver maldad de manera positiva, Él es el Dios que es incapaz de hacer algo malo, Él es Santo, Santo, Santo, pero Él está contento con dejar la responsabilidad de la existencia del mal, incluso su acción consigo mismo.

Otra manera de decirlo sería tomar las palabras de 1 Timoteo 6:15, Él es el solo Soberano, es el único gobernante del universo. ¿Porque hace lo que hace?, Jesús nos dio un buen principio en eso, en Mateo 11 cuando dijo, “Porque así te agradó, Padre.” Él hace lo que Él quiere. Job 23:13, “Él determina una cosa, y ¿quién lo puede cambiar?, y lo que su alma desea, incluso eso lo hace.” Salmo 33, “Él habló y fue hecho, Él mandó y permaneció, Jehová lleva el consejo de los impíos a nada. Él hace de los pensamientos de la gente sin efecto. El consejo de Jehová permanece para siempre, los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.”

Salmos 103:19, “Jehová ha establecido en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos.” Isaías 14:27, “Jehová de los ejércitos lo ha determinado, y ¿quién lo anulará? Su mano está estirada, ¿quién la hará volver?” Isaías 46:9-10, “Acordaos de las cosas de la antigüedad porque Yo soy Dios, y no hay nadie más. Yo soy Dios y no hay semejante a mí, que anuncia lo porvenir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no ha sido hecho, que dice, mi consejo permanecerá y haré todo lo que quiero.”

1 Samuel 2:6-8, “Jehová mata y da vida, Él lleva a la tumba y Él levanta. Jehová empobrece y Jehová enriquece. Él abate y enaltece porque los pilares de la tierra son de Jehová y Él ha establecido el mundo sobre ellos.” Amos 3:6, “Si hay una calamidad en una ciudad, ¿acaso Jehová no lo ha hecho?” Aquí está Dios, asumiendo la responsabilidad plena por la existencia de la maldad, debido a que Él es Dios y controla todo. La maldad no es una interrupción en el propósito de Dios.

Entonces, llegamos a un tercer punto, la maldad existe, el Dios Soberano existe, inescapable, es el tercer punto: Dios quiere que la maldad exista. Dios quiere que la maldad exista. Y ciertamente, hay Escrituras, no quiero ser exhaustivo en el punto, pero simplemente para darle uno en que pensar, Isaías 45, versículo 5, “Yo soy Jehová, no hay otro fuera de mí, no hay Dios fuera de mí, te ceñiré, aunque no me has conocido para que los hombres sepan, desde que sale el sol hasta que se pone, que no hay nadie fuera de mí, Yo soy Jehová no hay otro, que forma la luz y crea las tinieblas, que causa el bienestar y crea la calamidad. Yo soy Jehová quien hace todo esto.”

O el versículo 9, “Hay del que pelea contra su Hacedor. El vaso del barro, entre los vasos de la tierra, ¿acaso dirá el vaso de barro al alfarero, que estás haciendo? ¿o lo que estás haciendo no tiene manos? Hay de aquel que dice a un padre, ¿Por qué estás engendrando? O a una mujer, ¿Por qué estás dando a luz? Por tanto, así dice Jehová el Santo de Israel, es Su Hacedor: ‘Preguntadme de las cosas que están por venir acerca de mis hijos. Me encomendaréis la obra de mis manos. Yo soy el que hizo la tierra, y creó al hombre sobre ella. Yo extendí los cielos con mi mano. Yo ordené todo su ejército.” Una y otra vez, Dios asume responsabilidad plena, por la existencia de la maldad desarrollándose en este mundo.

Ahora, en este punto, el pánico azota el corazón de los arminianos, sus ojos ven hacia arriba, en cierta manera les falta la respiración, y entran a un pulso de corazón rápido, sus palmas se llenan de sudor. Están bien con el hecho de que la maldad existe, y están bien con que Dios existe, incluso están bien con que Dios es Soberano, siempre y cuando limite usted su poder soberano o su conocimiento soberano. No quieren negar el poder de Dios, no quieren negar el conocimiento de Dios, simplemente quieren limitar eso. El ataque de pánico los abruma, porque simplemente no pueden dejar que Dios sea responsable por la maldad, y quieren saber a Dios de un destino peor que la muerte al ser responsable por la existencia de la maldad en el mundo.

Ahora, ¿cómo abordan esto? Bueno, reinventan a Dios. Y usted tiene que entender que este es un dios disminuido, ¿muy bien? Mientras que la Escritura nos manda a exaltar a Dios, y a levantarlo a las alturas, el dios restructurado, el dios reconstruido, digámoslo así, es una deidad disminuida. Tienen que hacerlo bajar en algún punto, y usted realmente solo tiene dos opciones, muchos dirían Dios tiene poder limitado, Él no puede detener la maldad, no puede detener la maldad. Oh, porque no tiene el poder en Su naturaleza, oh porque Él ha limitado deliberadamente ese poder, de alguna manera, no obstante Dios tiene poder limitado. Él es impotente para detenerlo.

Oí eso tantas veces, creciendo como joven, cuando presentaba la pregunta, yo decía algo así como, ¿porqué es que Dios no detiene la maldad en el mundo? Y escuchaba respuestas como esta, “Bueno, Él no lo comenzó.” Y después oí una ilustración de un púlpito, como, “Bueno, si vieras que empezó una pelea y tú no la iniciaste, quizás no la detendrías.” Esas respuestas no ayudaban, o no tiene el poder para detenerlo, y entonces Dios está en una posición muy difícil como el resto de la gente. A Él no le gusta lo que está pasando, pero no puede hacer nada más que nosotros. O, él tiene el poder, pero, de alguna manera está limitado en su conocimiento de lo que va a pasar.

Y entonces, lo sorprende cuando sucede. ¿Piensa usted que ese un concepto bastante laico? No lo es, detrás de eso hay una teología llamada “Teología de Proceso”. ¿Ha oído eso? Estaría mejor si no hubiera oído de ella, realmente. Esto es lo que la Teología de Proceso dice, Dios está en un proceso. Él está desarrollándose, y entre más cosas pasan, más información obtiene Él, y se vuelve mejor en enfrentarlo. En serio, esa es la teología de proceso. Dios está mejorando al realizar su trabajo, como Dios. Y nada enseña como la experiencia, ¿verdad? Él es una deidad en proceso. Él se está volviendo lo que todavía no es, pero será al final lo que Él debe ser.

También conocemos a otro pequeño grupo de teólogos, en esta categoría de conocimiento limitado, y son conocidos como el grupo de “Apertura”. Y ellos simplemente dicen esto, eh, es otra forma de lo mismo, Dios no conoce el futuro, Dios no puede conocer el futuro porque el futuro no puede ser conocido porque no ha pasado. Dios no conoce el futuro.

¿Entiende usted todas las imaginaciones que tiene que inventar para escribir un libro que presente un argumento convincente usando la Biblia? Pero lo hacen, dios, el dios que es nuevo, que acaba de ser diseñado tiene una limitación enorme. Él no sabe lo que ha pasado, entonces todo lo que dios hace es una reacción.

Y solo quiero decir, “Bueno, entonces, ¿cómo explica usted el Salmo 22? el cual comienza “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Porque Jesús dijo eso en la cruz, y el Salmo 22 da detalles de la cruz, detalles explícitos de la cruz. Y ese es simplemente un pasaje importante que mencionar. Pero la idea es que Dios está reaccionando y Él se siente tan mal por la manera que las cosas han salido. Bueno, ¿quieres decir que la crucifixión de Jesucristo fue una sorpresa? Él estaba ahí el jueves pensando, “Oye, no sé cómo va a salir esto, todavía no es viernes, ¿en serio? ¿en serio? Y después cuando Cristo estuvo en la cruz, Dios rápidamente inventó esta gran idea. Mientras que vaya a morir de cualquier manera, más vale que lo haga un sustituto para pecadores. ¡Qué gran concepto!

Desafortunadamente ese concepto entero fue revelado en Isaías 53, con detalles explícitos. Pero toda esta alteración de la naturaleza de Dios y la verdad de la Escritura, para quitarle a Dios la responsabilidad y Dios no quiere que le quiten esa responsabilidad. Él es Dios. Nunca podremos quitarle a Dios la responsabilidad por la existencia de la maldad, Él la permitió, y la diseñó en este universo, sin ser responsable por ella. Realmente no creo que Él estaba en el Huerto con Sus dedos cruzados, esperando lo mejor de Adán y Eva. Y le voy a decir una cosa, si el pensamiento positivo para Dios no funciona, usted lo puede olvidar. O usted puede ser cualquier cosa que usted quiera ser. En serio, debido a que Él no puede saber lo que va a pasar, Él tuvo que ajustarse con todo lo que lo sorprende a lo largo del proceso.

Ahora, todo esto es necedad, pero se lo señalo porque estos son esfuerzos que están siendo hecho, por teólogos preparados para quitarle a Dios la responsabilidad de la maldad. Todo se mete en el grupo de Kushner, ¿se acuerda el rabino que escribió el libro, “Cuándo las cosas malas pasan a personas buenas.” El problema con ese título es que no hay personas buenas, pero esa es su perspectiva. Él sabía que Dios era el problema, y en el problema con la maldad, usted va a terminar con Dios. Usted nunca va a salir de eso a menos de que invente un dios nuevo, y esa es la blasfemia definitiva. Usted habla de violar los mandamientos, usted está tomando el nombre de Jehová su Dios en vano, cuando usted crea un Dios que usted inventa y lo llama el Dios de la Escritura, es un ídolo, usted no puede quitarle a Dios la responsabilidad. Todo ese tipo de respuestas vienen de personas que tienen una teología propia, distorsionada. Una perspectiva distorsionada de Dios.

Ahora, muy bien, avancemos en nuestra pequeña discusión. ¿Qué? Ahora que entendemos que Dios existe, que la maldad existe, y Dios permitió que la maldad existiera, podríamos decir, “Bueno, ¿por qué?” ¿Cómo debemos entender la existencia de la maldad? ¿Qué tipo de teodicia usamos? Teodicia, de theos, Dios, dique, justo o recto. ¿Cómo defendemos la justicia de Dios? ¿Qué tipo de sistema usamos? Podría ser filosófico al principio. Hay sistemas metafísicos, le voy a dar un par, el sistema metafísico dice que la maldad es una realidad inevitable, un corolario del bien, tiene que existir porque Yin tiene que tener a Yan. De hecho, tuve una experiencia fascinante, estuve en Larry King una noche y estaba hablando de la exclusividad de Cristo, como el único Salvador, hablaremos de eso mañana. Y estaba hablando de la autoridad singular de la Escritura. La gente dice, “¿cómo te preparas para ir ahí cuándo no sabes cuales van a ser las preguntas?” Y es fácil, sé lo que quiero decir, realmente no me importa cuales sean las preguntas, je je. 

Entonces, hay dos cosas a las que quiero llegar, una es la autoridad singular de la Escritura, y la otra es la realidad singular de Cristo como único Salvador, y solo estoy buscando lugar para decir eso, pero, estaba entonces tocando esos dos tambores esta noche, y regresé a mi oficina en el día y recibí una llamada telefónica. Y recibí una llamada telefónica, y era de Guy Richie, el marido de Madonna. Usted sabe, no creo que soy cinco de sus favoritos, estoy seguro que no lo soy, y no sé qué lo resucitó, pero él dijo: “¿Vendrías a mi casa y hablarías conmigo?” Y yo dije: “Seguro.”

Entonces, me metí a mi pequeño auto y llegué a Beverly Hills. Y fue a su casa, y él me dijo: “Sabes, esto es, tengo que tener una conversación muy seria contigo.” Yo dije, “¿En serio? Dije, esto es maravilloso. Bueno, ¿cuál es el problema?” Él dijo, “Tú, tú eres tan dogmático. Tú eres tan absoluto en la afirmación de la verdad. Estás alterando el equilibrio del universo.” Wow. Je, je. Mi respuesta fue: “¿Estás bromeando? ¿alterando el equilibrio del universo?” Entonces, le dije: “Explícame.” Entonces, nos sentamos ahí, cara a cara, y él pasó una hora hablándome de Kavala, y la metafísica y el Ying-Yang y todo eso.

Y entonces, cuando acabó pasé una hora hablándole del evangelio, entonces fue una buena oportunidad. Pero hay personas que tienen este concepto metafísico de que existe una necesidad en la maldad debido al hecho de que tiene que ver un bien opuesto. No es creado por Dios, les gustaría decir, no simplemente existe, simplemente está ahí, y así es porque para cada más debe haber un menos, etc., etc., es un hecho de privación, y de hecho hay algo de realidad en eso, es un elemento de algo finito, es simplemente está ahí porque tiene que estar ahí, por contraste. Y hay un sentido en el que la maldad es una privación. No es algo que Dios creó, es algo que refleja la rebelión en contra de lo que Dios creó y quien es Dios.

Entonces, hay algo de verdad, pero aun así no llega al punto del porqué. Después hay otras teodicias que caen en lo que llamo la categoría de libre albedrío. Y esta es la manera más popular para responder a este problema, es lo que mantiene a la gente en el dilema por más tiempo, es que usted simplemente no puede tener un Dios que quita nuestro libre albedrío. No puede hacer eso, somos estadounidenses, ésta es una democracia. Pero le voy a prometer esto, si usted creció en la Inglaterra medieval, o si estuviera viviendo en una tribu con un jefe, o si creció en una dictadura totalitaria, usted no estaría luchando tanto con los derechos humanos.

Usted tendría un entendimiento mejor del poder unilateral, y la soberanía de lo que usted tiene. El experimento estadounidense realmente no ayuda a nuestra teología en este punto. El libre albedrío es más importante para Dios que justificar la maldad. Ese es un concepto interesante, el libre albedrío triunfa sobre la maldad en la escala de valores de Dios. Estoy tan comprometido con el libre albedrío que va a significar que yo tengo que permitir la maldad. Dios valoró la autonomía humana, y para proteger la autonomía humana Él tuvo que permitir la maldad.

Entonces, la maldad está atrás en la puerta porque el libre albedrio triunfa, sobre todo. Los humanos tienen que tener la libertad para actuar, determinada por ellos, y si Dios actuara como la causa primaria sobre ellos, si Dios decidiera y Dios les impusiera y Dios los forzara sería la voluntad de ellos. De nuevo usted tendría que responder a la pregunta del porqué. Si Dios supiera que ellos tendrían libre albedrío y tomarían decisiones torpes, ¿Él los haría capaces de hacer eso? Eso no le ayuda a usted.Cómo puede ver, diseñar un Dios que tiene conocimiento limitado, diseñar un Dios que tiene poder limitado, diseñar un Dios, escuche esto, que preferiría que nosotros cumpliéramos nuestra voluntad en lugar de que Él cumpliera Su voluntad, es diseñar un dios que no es el Dios que está en la Biblia.

Entonces, Dios conoce todo, Dios es todopoderoso, la maldad existe, Dios quiso que la maldad existiera. Él no la creo, eso sería imposible para Él, como es imposible para Él hacer maldad, pero Él quiso que existiera.

Ahora, eso nos lleva a la pregunta del por qué. Y creo que quizás tenemos tiempo para hablar de eso, por qué. Bueno, quizás le va dar gusto saber que no estoy aquí como la primera persona que le va a dar la respuesta. ¿Qué hay acerca de la Confesión de Westminster? Escuche esto, Dios desde toda la eternidad, mediante el consejo más santo y sabio y santo de su propia voluntad, de manera libre e incambiable, ordenó todo lo que pasa. Por lo tanto, Dios no es el autor del pecado, ni la violencia se ofrece a la voluntad de las criaturas, ni la libertad o contingencia de causas de segunda mano es quitada, la pecaminosidad procede únicamente de la criatura y no de Dios, quien siendo el más Santo y Justo, no puede ser ni el autor ni el que aprueba el pecado.”

Más adelante dice, “Todo lo que Dios decreta y cumple providencialmente es todo para alabanza de su gloria.” Por lo tanto, la existencia de la maldad es para alabanza de su gloria. Y si usted responde a esta pregunta de manera correcta, amigo mío, lo va a llevar a las alturas de la adoración que usted jamás podría experimentar si no respondiera a la pregunta de manera correcta, porque usted tiene un dios disminuido. La razón por la que Dios ordenó la maldad es para Su propia gloria. Pregunta simple, ¿acaso Dios es hecho más glorioso porque la maldad existe, o él es hecho menos glorioso porque la maldad existe? Le voy a decir esto, Dios es hecho infinitamente más glorioso porque la maldad existe. Lo alabamos por lo que Él ha hecho para vencer la maldad.

Entonces, nuestro cuarto down, nuestra cuarta jugada, para ganar en el libro de jugadas, escuche algunas cosas de Romanos y pase a Romanos 9, si es tan amable, esa fue la introducción. Ahora voy a entrar al texto, Romanos 9, pero voy a hablar de un par de pasajes más antes de que lleguemos ahí. Quiero que en cierta manera capture una palabra si puede, hay una gran afirmación pequeña en Romanos 13, incluye esto es lo que dice, “Nuestra injusticia, aquí está la palabra clave, demuestra la justicia de Dios.” Nuestra injusticia demuestra la justicia de Dios. En otras palabras, nuestra injusticia, y en ese caso él está hablando de Israel en particular, nuestra injusticia, nuestro pecado, nuestra naturaleza caída, nuestra iniquidad, nuestra corrupción, nuestra condición miserable, coloca la justicia de Dios en despliegue, demostrada.

Y eso, de manera singular es una realidad en la cruz, ¿no es cierto? Dónde usted ve la manifestación completa de la justicia de Dios, desplegada, conforme el castiga al Hijo, Santo, inocente, sin mancha, por nuestros pecados, para satisfacer de manera necesaria Su justicia. Romanos 10, Pablo dice, “Los judíos tienen un problema, no entienden la justicia de Dios. ¿Qué quieres decir con eso? No saben cuán justo Dios es. ¿Cómo se refleja eso? Proceden a establecer su propia justicia. Ellos piensan que la justicia de Dios es alcanzable para ellos. En otras palabras, piensan que Dios es menos justo de lo que Él es, y que ellos son más justos de lo que son.

Y, entonces pueden ganarse el ser aceptados por Dios, pueden cumplir con el estándar de Él. No entienden que Cristo es el fin de la ley para justicia. Nunca entenderá cuan justo es Dios hasta que vaya a la cruz. Y usted verá ahí que, por muy amoroso, lleno de gracia y misericordioso que es Dios, por muy pronto y dispuesto que está por perdonar al pecador, Él todavía tiene que ejecutar castigo infinito en un sustituto para tratar con Su justicia. Y sabe, ese, no sé si usted ha leído eso, esa escena de la cruz analizándolo, pero desde las nueve de la mañana hasta las doce del mediodía cuando Él está colgando en la cruz Él dice algunas cosas.

Primera cosa, “Padre perdónalos”. Y después, “Hoy estarás conmigo en el Paraíso.” Y después se oscurece, y está oscuro durante tres horas, y Él no dice nada. Y después la oscuridad se acaba, y Él habla Sus palabras finales. No sé si usted llega a pensar en esa oscuridad, la mayoría de la gente piensa que esa es la ausencia de Dios. He estado reevaluando eso últimamente, hay relatos en el Antiguo Testamento que nos dicen que Dios se revela a Sí mismo en la oscuridad. El Sinaí, el Pacto con Abraham, la oscuridad es un emblema de la presencia de Dios en juicio. Quizás esas tres horas de oscuridad, fue el castigo infinito, de una Persona infinita por parte de Dios por todos nuestros pecados.

Y es cuando eso terminó, en el texto, que Él dijo, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Quizás Él estaba diciendo, “Has estado aquí en presencia de juicio, y ahora te fuiste, como si no hubiera un consuelo inmediato ahí.” Es interesante pensar en eso, pero lo que fue mostrado en la cruz, fue la justicia de Dios en la necesidad de derramar un castigo infinito en una Persona infinita, a quién, por lo tanto, tuvo una capacidad infinita de absorber todo en tres horas, lo cual todos los pecadores de todo el mundo que terminan en el infierno nunca podrán absorber en la eternidad. Esto muestra la justicia de Dios, nunca veríamos la majestad de esa justicia si no viéramos la cruz. Nunca veríamos la cruz si no hubiera pecado. Entonces, para demostrar Su justicia, Él permitió el pecado.

Pero vea Romanos 9, simplemente un par de comentarios, versículo 22, “Y que si Dios queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción. Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que Él preparó de antemano para gloria.” Entonces, en Romanos 3:5 Pablo dice que “Dios demuestra su justicia, en respuesta a nuestra injusticia.” En Romanos 5:8 él dice que “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros.” Aquí Dios demuestra, indignomi, Dios demuestra dos cosas, Él demuestra Su ira, y Su misericordia. ¿Acaso Dios no tiene un derecho de mostrar Su ira? ¿Acaso Dios no tiene un derecho de mostrar Su enojo santo?

El versículo 22 dice que lo tiene y que sí, y que sí. Entonces, ¿qué? ¿acaso Dios no tiene el derecho de demostrar Su ira en vasos de ira preparados para destrucción? Dios recibe gloria de Su ira, Dios recibe gloria de Su juicio, pero, por otro lado, Él también ha dado a conocer, versículo 23, “las riquezas de Su gloria en vasos de misericordia.” No conoceríamos lo que es la ira, y no conoceríamos lo que es la misericordia, sino hubiera pecado. Y en ambos casos, Romanos 11 termina con un gran himno de alabanza, esa doxología que Dios está demostrando las riquezas de Su gloria. Él está desplegando el rango completo de sus atributos.

En Apocalipsis 15, escuche esto, después de que la ira de Dios se acabó, versículo 1 dice, “Vi en el cielo otra señal grande, y admirable, siete ángeles que tenían las siete plagas postreras porque en ellas se consumaba la ira de Dios. Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego, y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia, y su imagen y su marca, y el número de su nombre en pie sobre el mar de vidrio con las arpas de Dios, los santos glorificados, y cantan el cantico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo, ‘Grandes y maravillosas son tus obras, Señor todopoderoso, justos y verdaderos son tus caminos, rey de los santos, ¿quién no te temerá Señor y glorificará tu nombre? Pues solo tú eres santo, por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán porque tus juicios se han manifestado.”

Dios muestra Su justicia por la manera en la que Él confronta y trata con el pecado y eso se vuelve la esencia misma de la adoración celestial. Quizás la ilustración más grande de esto es entender la maldad más que el mundo jamás cometió, el asesinato de Jesús, la maldad más grande que los hombres jamás cometieron, la crucifixión del Hijo de Dios fue de hecho, fue de hecho ordenado por Dios mismo. Hechos 2:22, “Varones israelitas dice Pedro, oíd estas palabras, Jesús Nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros, con las maravillas, prodigios y señales que Dios hiso entre vosotros por medio de él como vosotros mismo sabéis. A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole por el plan predeterminado por Dios.”

La cosa más mala que los hombres jamás han hecho en la historia, la ejecución del Hijo de Dios, en sarcasmo burlón fue de hecho planeado por Dios, para que Él pudiera mostrar Su justicia. En el cuarto capítulo de Hechos, versículo 27, “Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad, contra tu santo Hijo Jesús a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. Los escritores de la Escritura lo entendieron perfectamente. Simplemente un pasaje final, palabras duras por parte de Dios, Job 38, estas realmente son palabras duras, de este asunto. Job, recordará está presentando todas estas preguntas del porqué Dios ha hecho lo que Él ha hecho porque él ha sufrido todo esto, y toda esta maldad ha venido a su vida y toda esta calamidad, y él era un hombre justo, bueno.

“Entonces, respondió Jehová a Job desde un torbellino y dijo, ¿quién es ese que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría? “Ah, esa es una condenación bastante directa. “Ahora, ciñe como varón tus lomos y yo te preguntaré y tú me contestarás.” Sarcasmo divino, “oh dime, entonces Job, dime lo que debía haber hecho. Dime cómo hacerlo mejor.” “Por cierto, ¿dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber si tienes inteligencia, ¿quién ordenó sus medidas, si lo sabes? O, ¿quién extendió sobre ellas cordel, sobre que están fundadas sus bases? O, ¿quién puso su piedra angular cuando alababan todas las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?

¿Quién encerró con puertas el mar cuando se derramaba saliéndose de su seno, cuando puse yo nubes por vestidura suya y por su faja oscuridad, y establecí sobre él mi decreto, puse puertas y cerrojo, y dije hasta aquí llegarás y no pasarás adelante, y ahí parará el orgullo de tus olas? ¿Has mandado en un momento, en algún punto de tú vida, tu a la mañana en tus días, has mostrado al alba su lugar? ¿Has entrado tu hasta las fuentes del mar y has andado escudriñando el abismo? ¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte? ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? ¿Quién repartió conducto al turbión y camino a los relámpagos y truenos?”

Y sigue, y va golpe tras golpe. ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades o desatarás las ligaduras de Orión?” ¿Estás tú a cargo de las estrellas y las constelaciones? Digo, ¿entiende lo torpe que es presentar este tipo de preguntas y cuestionar la naturaleza y propósitos de Dios y pedirle que te rinda cuentas? Después Él se vuelve incluso más terrenal, en el versículo 1 de capítulo 39. ¿Sabes tú el tiempo en el que paren las cabras monteses? Sigue a lo largo de estas, avestruces, y caballos y otros animales. Esta es simplemente es una diatriba en contra de la necedad de hacer preguntas y pensar que Dios necesita explicarle a usted. Y después Él le pregunta si piensa que puede controlar un dinosaurio.

Después Él llega al 42, Job 42, muy bien, “Respondió Job a Jehová y dijo, “Yo conozco que todo lo puedes, que no hay pensamiento que se esconda de ti.” Fin de la discusión. Se acabó, lo entiendes, ahí está. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía. Lo admito. Y la parte hermosa de esto, en el versículo 5 dice, “De oídas te había oído,” sabes, tenía cierto entendimiento de ti, pero después de esto, después de todo esto, realmente te veo y me arrepiento en polvo y cenizas. Deje que Dios sea Dios y adórelo por lo Soberano que Él es, presentando la gloria de Su propia naturaleza, mediante ira, y misericordia, lo cual necesitan la maldad. Este es nuestro Dios.

Le voy a decir esto, no quiero vivir en un mundo en dónde la maldad controla a Dios. No existe un mundo así, pero esa es la opción que usted tiene. Usted cree en el Dios que está en control completo de la maldad, O usted cree que la maldad está en control de Dios y Él está reaccionando a esto en la mejor manera que puede. Ese no es el Dios de la Escritura.

Te adoramos Señor con gratitud, estas cosas en muchas maneras son simples de entender, sin embargo, misteriosas para nosotros. Pero no hay misterio en el propósito que tú tuviste al demostrar, demostrar Tú justicia, demostrar Tú amor, demostrar Tú ira, demostrar Tú misericordia, demostrar para siempre Tú gloria al permitir la maldad en este mundo, y al triunfar de él. Y Señor, si pensamos por un momento que tú no estuvieras en control de la maldad, no tendríamos garantía, de que no volvería a aparecer en el cielo. Y el cielo no sería el cielo de la Escritura, en dónde no hay pecado, y no hay corrupción, y no hay muerte. Tú estás en control de la maldad.

Y cuándo su día se acabe, y Tú hayas terminado Tú demostración, viviremos para siempre en las glorias de los nuevos cielos y la nueva tierra en dónde la maldad nunca jamás volverá a existir, porque Tú eres el Soberano. Te adoramos. Te alabamos. Y descansamos en esta gran confianza, agradeciéndote porque todo esto se nos ha encomendado mediante la gracia que ha venido en Jesucristo. Y oramos en Su nombre. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar