Grace to You Resources
Grace to You - Resource

¿Qué es lo que significa realmente estar preparado académicamente? ¿Es la Universidad en sí misma, la educación de posgrado, lo que realmente educa a una persona? ¿Qué es lo que debes conocer sobre cualquier otra cosa? ¿Qué es lo más importante que debes conocer? ¿Qué es lo más necesario?

Creo que ustedes conocen la respuesta a eso, porque la Biblia de manera clara dice: “en todo tu aprendizaje obtiene,” ¿qué? “Sabiduría”. Sabiduría. Sabiduría espiritual.

Quiero que abran sus Biblias al libro de Proverbios y por un momento en esta mañana quiero hablarles acerca de la sabiduría. Hace algunos años atrás tuve un grupo de discipulado muy interesante. A lo largo de los años, he discipulado hombres. Tuve un grupo que era un grupo mixto. Tuve un hombre tenía el récord mundial de ski acuático de velocidad. Tuve a otro hombre en mi grupo de discipulado, el mismo grupo, quien era un productor de películas. Y otro que era defensa para los L.A. Kings. Y otros hombres comunes y corrientes como yo.

Y estábamos hablando de lo que íbamos a estudiar durante un año al estudiar la Palabra de Dios. Y el consenso de todos estos hombres era que queríamos aprender el libro de Proverbios, porque queríamos aprender sabiduría. La sabiduría se aplica a todo en nuestras vidas; y eso es exactamente lo que hicimos. Y tuvimos un año absolutamente maravilloso estudiando el libro de Proverbios, aprendiendo sabiduría.

Quiero que vean, en primer lugar, el capítulo 2 simplemente para darles un contexto con respecto a la sabiduría. Versículo 1: “Hijo mío, si recibieres Mis palabras, Y Mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios.”

La búsqueda de la sabiduría. Tienes que buscarla como plata, como tesoros escondidos. Si comparas eso con el capítulo en Job; Job tiene un capítulo interesante en donde él explica el proceso de las minas. Quizás no pienses en eso en el período patriarcal, en el tiempo del Pentateuco, en los primeros cinco libros de la Biblia cuando Job habría vivido y el libro de Job habría sido escrito, que no estaban escarbando en la tierra, pero lo estaban haciendo. Estaban entrando con dinamita. Estaban entrando en las profundidades de la superficie de la tierra, dice Job, en donde inclusive el ojo de águila nunca ha ido. Entrando a las profundidades del vientre de la tierra, en las profundidades debajo de las aguas, las aguas en la superficie y las aguas de la tierra para sacar diamante y oro y plata. Y en Job dice que hacen eso para encontrar tesoro terrenal, pero nadie puede encontrar sabiduría.

Y aquí dice, “si vas a encontrar algo, encuentra sabiduría”. Escucha. Si quieres escuchar algo, escucha sabiduría. Inclina tu corazón a la sabiduría, ruega por discernimiento y levanta tu voz por entendimiento. Él sigue hasta el capítulo 2 para exaltar las virtudes de la sabiduría y pueden leerlo.

Pero observe el capítulo 8 por 1 momento. Y tienes un capítulo parecido. De hecho, el capítulo octavo entero realmente exalta de nuevo la sabiduría. Presenta a la sabiduría casi como a una persona. Pero de nuevo, presenta el mismo énfasis en el capítulo 8 para presentar la importancia de la sabiduría. De hecho, pasa al versículo 11, simplemente lo resume ahí: “porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas y todo cuanto se puede desear no de compararse con ella”. Lo más importante que jamás adquirirás, es la sabiduría.

Eso nos lleva inmediatamente a hacer la pregunta ¿qué es la sabiduría? En griego, la palabra en el Nuevo Testamento para sabiduría en el idioma griego es sophia. Y sophia para un griego significaba un concepto: ser sabio para un griego significaba entender un concepto. Poder comprender algo, analizar algo, pensar en algo. Llegar a entender algo.

Esa no es la palabra en el hebreo. En la palabra en hebreo es chakam y lo que significa es capacidad para vivir. Los hebreos son muy concretos en términos de su lenguaje y cómo piensan. Los griegos, son más bien esotéricos, místicos y algo trascendentes en sus pensamientos. Y entonces, tienes estos términos conceptuales en el griego, pero en el hebreo, tiene un significado muy concreto, capacitado en la vida, aprender cómo vivir con habilidad. Ése es el punto. ¿Quieres buscar algo? Busca el vivir con habilidad. Busca a la sabiduría en todo aspecto de la vida.

Ahora, ese es realmente el llamado del libro de Proverbios y lo puedes ver repetido en varios lugares. Simplemente, les recomendaría que leyeran Proverbios, capítulo 2 y capítulo 8. También pueden en el capítulo 1 en donde dice: “la sabiduría clama en las calles y la sabiduría ruega, y ruega, y ruega, y no escuchan y no oyen”. Y dice: “oh, ingenuos son”. Son personas que carecen de sabiduría. ¿Por qué no se vuelven a la sabiduría?

Si hay algo que debe apartar a universidad cristiana, algo que debe apartarnos a nosotros que estamos comprometidos con Jesucristo, debe ser que no sólo estamos buscando el aprendizaje y el entendimiento de esos asuntos que se relacionan con nuestro universo creado, sino que estamos buscando estar capacitados en todo aspecto de la vida. Y esa capacidad viene de la Escrituras. De la Palabra de Dios. La sabiduría personificada es Dios encarnado en Cristo. Y Dios encarnado en Cristo, claro, es revelado verbalmente mediante las páginas de las Escrituras. Llegamos a las Escrituras, aprendemos sabiduría.

Ahora, lo que quiero compartir con ustedes son unas cuantas lecciones que la sabiduría quiere enseñarles, ¿muy bien? Vamos a tomar unos cuantos minutos. Vamos a ver cuánto tiempo tengo. No sé cuántas pueda cubrir. Aquí están los factores más importantes de la sabiduría. Cuando obtienes sabiduría, esto es lo que debe buscar. Y hay muchas cosas, hay muchas áreas que nos podrían ayudar para estar capacitados en la vida. Pero tomemos las más importantes.

En primer lugar, el punto número uno, lo más importante en adquirir sabiduría es temer a Dios. Temer a Dios. ¿Cómo sabes eso? De regreso en el capítulo 1, versículo 7 leemos esto: “el temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Los insensatos desprecian la sabiduría y la instrucción”. El temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Proverbios 9:10. El temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Y el conocimiento del Santo es el entendimiento verdadero. El principio, esto quiere decir lo primero, lo más esencial. El principio controlador en la sabiduría es el conocimiento del Santo. El conocimiento del Santo. Conocer a Dios. Llegar a conocer a Dios. Una relación con Dios la cual, como hemos estado cantando, se nos ofrece mediante el Señor Jesucristo.

Y después, habiendo conocido a Dios, debemos temer a Dios. Eso significa tener una reverencia a Dios. Asombrarnos de Él, respetarlo, hacer exactamente lo que estábamos haciendo esta mañana en nuestras canciones. Y eso es adorar a Dios. Aquellos de nosotros que somos padres espirituales, que somos responsables por criar a una generación de jóvenes piadosos, seamos padres o profesores de universidad o líderes de universidad o presidentes de universidad o pastores o maestros, o simplemente aquellos que influenciamos a nivel personal, tenemos la responsabilidad de enseñarle a la siguiente generación cómo vivir con respecto hacia Dios. Ése es el punto. Vivir con respeto hacia Dios como Santo, como soberano.

Todas estas cosas que cantamos que son parte y la médula de entender quién es Dios. Obviamente, vivimos en un clima en el que Dios es absolutamente rechazado, los campus universitarios están llenos de personas que están inmersas en el ateísmo, materialista, naturalista, evolucionista. No quieren tener nada que ver con Dios. No quieren a Dios en la creación. No quieren a Dios en la moralidad. No quieren a Dios en ningún punto en su mundo. Por lo tanto, no lo temen, no tienen asombro de Él, no tienen respeto de Él. Por lo tanto, no tienen sabiduría. Por lo tanto, se sumergen y todos los que lo siguen en su sociedad, en el abismo de la confusión y la tragedia y el juicio. Debemos enseñarles a respetar a Dios, a temer a Dios. A estar asombrados de Dios, a adorar a Dios. Eso significa respetar Su Palabra en la cual, Él se revela a sí mismo.

En el Salmo 138:2 dice: “Dios ha exaltado Su Palabra tan alto como Su propio nombre”. No puedes respetar a Dios sin respetar Su Palabra. Eso significa obedecer Su Palabra, conocerla y amarla y seguirla. Respetar Su ley, respetar Su poder, respetar Su autoridad. Pesar Su desagrado hacia el pecado. Respetar Su derecho de disciplinar, Su derecho de juzgar. Respetar SU amor y Su misericordia y Su gracia y su ternura y Su bondad. Esto quiere decir respetar todo lo que es verdad acerca de Dios. Todo. Debemos adorar, dice Jesús en Juan 4, en espíritu. Esto significa con emoción y corazón. Pero también, en verdad. Debemos adorar a Dios como Dios realmente es. Cuando Dios es temido, podría añadir, el pecado también es temido. Si no temes al pecado es porque no temes a Dios. Enséñame a una persona Santa y te enseñaré a una persona que odia el pecado y teme a Dios. Enséñame a una persona que tolera el pecado y te enseñaré a una persona que no respeta a Dios. Esa es la influencia controladora en tu vida. La manera en la que tú ves a Dios es lo más importante en tu mente. Es la realidad más controladora en tu mente. Cómo ves a Dios. Y tienes honor y respeto completos hacia Dios, entonces no te vas a meter con tanta facilidad en el pecado, porque sabes que deshonra a Dios y lo respetas demasiado como para hacer eso.

Si crees en la soberanía de Dios, esto es que Él gobierna todo en el universo y cumple todos Sus propósitos y está en control de todo, no vas a dudar y temer cuando tu pequeño mundo comience a verse como si las cosas salen mal. La manera en la que ves a Dios es la influencia más controladora en tu existencia entera.

Temer al Señor prolonga la vida, según Proverbios 10:27. Temer al Señor es más útil que las riquezas, según el 15:16. Temer al Señor trae vida abundante. Temer al Señor mantiene a uno alejado del pecado, resulta en riquezas y honra, Proverbios 22 dice. Temer a Dios produce humildad. Y Él dice eso a lo largo de Proverbios. Aquellos que temen a Dios duermen satisfechos y no son tocados por el mal, dice el capítulo 19. Aquellos que temen a Dios tienen confianza. Aquellos que temen a Dios serán honrados y reconocidos. Y aquellos que temen a Dios, tendrán oraciones respondidas.

Todo esto está en el libro de Proverbios. Esta es la lección más importante: teme a Dios. Conócelo y ámalo y respétalo y hónralo. Ése es el principio de todo. Eso en sí mismo será un estudio inmenso.

Pero vayamos a un segundo, porque simplemente queremos presentarlos y los pueden estudiar en Proverbios. El segundo componente esencial al buscar la sabiduría es guardar tu mente. El lado positivo de la sabiduría es buscar el honrar a Dios. El lado negativo es evitar que otras cosas contaminen tu mente. Este también es un tema muy importante en el libro de Proverbios, capítulo 3, por ejemplo. Él dice en el versículo 1: “hijo mío no te olvides de Mi ley,” y claro, él está enseñando la palabra de verdad aquí. La palabra de Dios. “Y tu corazón guarde Mis mandamientos; Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad.”

Aférrense a la verdad, jóvenes. No puedo enfatizar algo más que eso: aférrense a la verdad. No dejen que nada robe la verdad. No dejen que nadie contamine sus mentes. Toma la verdad, átala a tu cuello. Escríbela en la tabla de tu corazón.

Por cierto, corazón para el hebreo significa mente, porque el Antiguo Testamento dice: “cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”. Pensamos en nuestra mente, no en nuestro corazón. Corazón se refiere a la mente. Guarda tu mente, escribe la verdad en tu corazón. átala a tu cuello. No dejes que se vaya. De hecho, observe en el capítulo 4, versículo 23 en donde dice: “sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón. Literalmente, de nuevo, tu mente, porque de él fluyen las fuentes de la vida.

Ahora recuerden, para el hebreo el corazón tenía que ver con la mente. Cuando hablamos del corazón, no estamos hablando de las emociones. Pero en la Biblia, cuando están hablando de las emociones, normalmente no se refieren al corazón, lo cual nos puede parecer extraño. Se refieren a las entrañas. Probablemente, esa no es una buena traducción. En cierta manera, es el estómago, porque cuando sientes algo con mucha, mucha fuerza, lo sientes aquí, lo sientes en la parte del estómago. La ansiedad, la sientes aquí. El temor, lo sientes aquí. Y eso es lo que estaban expresando. Pero el corazón era sinónimo de la mente en donde piensas.

Entonces, en Proverbios 4:23 está diciendo: “guarda tu mente porque de él mana la vida”. Tu conducta. De allí mana la vida. Todo en tu vida. La manera en la que piensas, determina cómo vives. Cuida lo que metes a tu mente, cuida lo que ves cuando vas a un cine. Cuida lo que lees. Cuida a lo que expones tu mente. Cuidado con aquello a lo que expones tu mente. Cuidado con las ideologías y las especulaciones falsas que son las fortalezas de 2 Corintios 10, que hombres impíos construyen para capturar a un mundo apartado de Dios. Cuidado con esas herejías que condenan esas mentiras. Esas mentiras engañosas que vienen de mentirosos hipócritas, Pablo las llama. Que están infestados de doctrinas de demonios. Cuidado con todo eso, porque tu mente es la influencia controladora en cómo actúas.

De hecho, en el libro de Proverbios, el escritor de Proverbios habla de ingenuos. Y en el lenguaje hebreo dice: “Oh, simples,” en el capítulo 1. Y lo repite. Oh, simples. La palabra simple realmente es la palabra hebrea para una puerta abierta. De nuevo, les dije que el lenguaje es muy concreto. Y la palabra significa una puerta abierta.

Y esa es una gran manera de ver la mente de alguien. Y así es como los hebreos veían a la mente. Ellos dijeron; un ingenuo, un simple, un necio, era una persona que tenía la puerta abierta de su mente todo el tiempo. Todo entraba y todo salía. Es la incapacidad de discriminar. Era la incapacidad de protegerse a sí mismo. De dejar afuera algunas cosas y guardar algunas cosas adentro. Es como la persona que dice: “soy un agnóstico” y en cierta manera, están orgullosos de esto. Bueno, soy un agnóstico. Y no entienden el equivalente en latín que es un ignorante. Nunca he oído a nadie decir: “soy un ignorante y estoy orgulloso de esto”. Es lo mismo. Lo que significa es no sé. No sé. Oyen a la gente decir: “tengo una mente abierta”. Bueno, el hebreo diría: “bueno, ciérrala. Necesitas discernir. Necesitas saber qué permites que entre y qué permites que se quede. Guarda tu mente”. Eso es lo que necesitas obtener.

Si quieres ser una persona educada, si quieres tener la capacidad de vivir la vida al máximo, necesitas temer a Dios. Ése es el lado positivo. Necesitas guardar tu mente, protegerla de malas influencias. Guardianes de la mente. En un sentido real, me veo a mi mismo como teniendo esa responsabilidad. A los padres, en el libro de Proverbios, se les da esa responsabilidad. No sólo padres físicos, sino padres espirituales. Conforme los veo a ustedes como alumnos, conforme veo a la congregación en mi iglesia, conforme veo a la gente que lee los libros que escribo o me escuchan predicando en la radio o en cintas o en lo que sea, en mi mente tengo todo el tiempo la responsabilidad de ayudarles a discernir la verdad del error. Ayudarles a guardar sus mentes de la influencia de cosas que influencian de manera eficaz su conducta y los alejan de Dios y los alejan de la bendición.

En tercer lugar, al aprender la sabiduría no sólo necesitas temer a Dios, guardar tu mente, sino que, en tercer lugar, escoger a tus amistades. Escoger a tus amistades cuidadosamente. Este también es un aspecto muy práctico en la vida. En el capítulo 1 de Proverbios, en el versículo 10, “hijo mío, si los pecadores te quisieran engañar, no consientas.” Cuando los pecadores te quieren engañar a hacer algo que sabes que está mal, simplemente no lo hagas. Tienes la responsabilidad de colocarte en relaciones que te levantan. No relaciones que te jalan hacia abajo.

Y quiero decirles algo: puede ser así de simple la distinción entre el éxito y el fracaso en tu vida. Un alumno puede venir a esta universidad, sea cual sea la condición espiritual en la que esté y encontrarse en un grupo de jóvenes piadosos y disfrutar de un efecto inmensamente positivo y transformador en su vida.

Por otro lado, un alumno puede venir aquí y puede terminar en un grupo de personas que lo jalan hacia abajo. Y antes de que se dé cuenta, se ha sumergido en algún tipo de pecado que es destructivo. Escoge con cuidado a tus amistades.

Versículo 11: “Si dijeren: Ven con nosotros; Pongamos asechanzas para derramar sangre,

Acechemos sin motivo al inocente; Los tragaremos vivos como el Seol.” Van a matar a alguien. Este es un grupo bastante malo, no creo que tengamos a ninguno de estos aquí, pero entienden el tema. “Vámonos en el auto y vamos a matar a algún niño”.

Versículo 13, ellos dicen: “Hallaremos riquezas de toda clase, Llenaremos nuestras casas de despojos; Echa tu suerte entre nosotros; Tengamos todos una bolsa. Hijo mío, no andes en camino con ellos. Aparta tu pie de sus veredas, porque sus pies corren hacia el mal, Y van presurosos a derramar sangre. Porque en vano se tenderá la red Ante los ojos de toda ave; Pero ellos a su propia sangre ponen asechanzas, Y a sus almas tienden lazo. Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia, La cual quita la vida de sus poseedores.”

Eso simplemente es una ilustración en Proverbios de cuán importante es escoger cuidadosamente tus amistades. No debes ser el necio que es engañado por aquellos que dicen: “acompáñanos, acompáñanos.” ¿Se acuerdan de lo que dijo el apóstol Pablo? Las malas compañías corrompen ¿qué? Las buenas costumbres. Las malas compañías corrompen las buenas costumbres. La apelación entera, aquí, notarán en Proverbios 1, la apelación entera es la atracción de la emoción, del poder y de ser parte del grupo. Él dice: “huye de esto. Huye de esto.” No seas engañado por aquellos que quieren cometer maldad.

Capítulo 2, él les advierte acerca de dejar los caminos de la justicia y caminar por los caminos de las tinieblas. Él advierte acerca de los caminos que son torcidos y se desvían. Él advierte acerca de ser liberado de la mala mujer, de la adúltera que adula con sus palabras. Tienes que escoger cuidadosamente tus amistades. Eso es algo absolutamente esencial.

En Proverbios 18:24, simplemente para llevarlos a un versículo. Proverbios 18:24: “un hombre de muchos amigos llega a la ruina. Pero hay amigo que es más cercano que un hermano.” Ese es un gran versículo. Un hombre de muchos amigos llega a la ruina. Por cierto, si no conoces el hebreo, no vas a entender el punto de este versículo porque traduce amigos aquí dos veces. Pero son dos palabras diferentes. Esto es lo que dice en el hebreo: “un hombre de muchos reya llega la ruina, pero hay un ahab quien se mantiene más cercano que un hermano.”

Un hombre de muchos reya, eso significa conocidos, relaciones superficiales. Pero hay un ahab. ¿Qué es eso? Un amigo amoroso leal íntimo. Si lo único que tienen ustedes jóvenes en su vida son muchas relaciones superficiales, triviales, van camino a la ruina porque carecen de rendición de cuentas. Carecen de ese tipo de personas que les van a hacer las preguntas difíciles. Que van a confrontar los asuntos difíciles en tu vida. Lo que realmente necesitas es un ahab. Necesitas un amigo íntimo, amoroso, cercano, que está ahí, que hace estas preguntas difíciles y que espera que le rindas cuentas.

Unos cuantos amigos superficiales, muchos amigos superficiales dan lugar a una vida superficial. Y una vida superficial da lugar a un fin triste. Pero unos cuantos amigos cercanos, amorosos, leales, honestos, que te edifican son de mucho más valor. Son inestimables. Esa es parte de nuestra responsabilidad como líderes. Es colocarlos en un ambiente en donde están rodeados de amigos piadosos. Facultad, personal, administración, otros alumnos, entrenadores, todo eso.

Cuando hablas de obtener sabiduría, estás hablando de aprender a temer a Dios, guardar tu mente, escoger a tus amistades. Número cuatro: controla tu cuerpo. Bastante práctico. Proverbios 5: “porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová,” versículo 21 de Proverbios 5, “y él considera todas sus veredas”.

En primer lugar, date cuenta de esto: Dios ve todo. Él ve absolutamente todo. Y dice en el versículo 22: “Prenderán al impío sus propias iniquidades.” En otras palabras, la gente que peca, va a quedar atrapada en su pecado. Él va a enredarse en las cuerdas de su propio pecado. Cuando una persona se mete en el pecado y se mete en el pecado de manera habitual, termina enredándolo y no puede salirse de él. Morirá por falta de, y aquí está el hebreo, “de dominio propio”. Él morirá por falta de dominio propio.

Por cierto, comenzando ahí atrás en el capítulo 2, versículo 16, el libro de Proverbios comienza a hablar de una mujer adúltera. A hablar del pecado sexual. Habla de cómo ella engaña a alguien. Cómo ella lo mete en esta relación ilícita. Y eso se convierte en un tema que lo vemos a lo largo de Proverbios hasta el capítulo 7. Proverbios quiere que seamos muy cuidadosos con el dominio propio en el área sexual. El capítulo 5 habla de esto. El capítulo 6 habla de esto. El capítulo 7 habla de esto. No tenemos tiempo de ver todos estos pasajes, pero es enseñanza muy, muy importante.

La triste realidad de la persona que se involucra en el adulterio es algo triste, triste. Pueden leer del fin terrible de aquellos que siguen el pecado de adulterio. El capítulo 7 cierra con esta palabra: “camino al Seol es su casa”. Esta es la casa de la adúltera, “que conduce a las cámaras de la muerte, descendiendo a las cámaras de la muerte”.

De regreso en el capítulo 6, versículo 32: “mas el que comete adulterio es falto de entendimiento. Corrompe su alma el que tal hace. Heridas y vergüenza hallará y su afrenta nunca será borrada.” Esa es una mancha que nunca se quita.

Ayer viví uno de los momentos más tristes de mi vida al llamar a un amigo que fue sorprendido en una relación ilícita y quien se dio cuenta en ese momento, unas cuantas horas después de que todo esto había sido expuesto, que su vida entera fue destruida en ese momento cuando él buscó algo de placer.

El dominio propio, no puedo decirles lo suficiente, jóvenes, cuán importante es. La falta de dominio propio destruirá todo lo bueno que ha sido cultivado en tu vida. Todo lo que tus padres hicieron, todo lo que tus pastores y pastores de jóvenes jamás hicieron, todo lo que tus abuelos esperaron y oraron en tu vida, todo lo que amigos cristianos quisieron por ti, la facultad, todo lo que viniste aquí para oír y aprender, todas las canciones que cantaste, todo eso simplemente lo tiras a la basura si entras en ese tipo de pecado que te deja con una desgracia terrible.

Es un mundo difícil ahí afuera y hay una cantidad tremenda de solicitudes a pecar sexualmente. Debemos orar diligentemente, constantemente, fielmente y buscar el dominio propio. Proverbios 5:23, morirá por falta de dominio propio.

Tenemos la responsabilidad de enseñarles el dominio propio, de enseñarles la disciplina personal, de enseñarles la disciplina espiritual, de enseñarles a sujetar su cuerpo, como Pablo dice en 1 Corintios nueve, para que no sean descalificados.

De hecho, anoche estaba hablando con mi amigo. Él estaba llorando, su esposa estaba llorando. Y él me vio y me dijo: “dime que no me descartarás. Por favor, no me descartes. No quiero ser un deshecho.” En un sentido, le dije: “te amo, no te voy a desechar, no te voy a descartar. Pero en términos del ministerio que tu querías para tu vida, quedas descartado.” Y eso es absolutamente doloroso. Difícilmente pude dormir toda la noche pensando en todo lo que había perdido. Esas son lecciones para la vida. Hay más.

Permítanme darles otra: “teme a tu Dios, guarda a tu mente, escoge a tus amistades, controla a tu cuerpo, cuida tus palabras. Cuida tus palabras. En Proverbios, capítulo 4, versículo 24 y de nuevo, únicamente les estoy dando una muestra, están por todos lados. Proverbios 4:24: “aparta de ti la perversidad de la boca.” Di la verdad. Cuando hables, di la verdad. “Y aleja de ti la iniquidad de tus labios.” Capítulo 5, versículo 2: “Para que guardes consejo, y tus labios conserven la ciencia.” Que hablen la verdad, que hablen el conocimiento.

Versículo 12 del capítulo 6: “El hombre malo, el hombre depravado, Es el que anda en perversidad de boca.” Ahí en el capítulo 10 de Proverbios, simplemente algunos comentarios acerca de la boca, versículo 11 del capítulo 10: “la boca del justo es una fuente de vida. Pero la boca del impío encubre violencia.” Me acuerdo que leí hace unos años atrás, cuando era un joven cristiano, un libro maravilloso.

Y en este libro, un hombre dijo que la decisión que más afectó su vida fue el día en el que determinó esto, lo escribió. Hizo parte integral de su vida esto. Él dijo esto: “quiero hacer un pacto con mi Dios, que cada vez que abra mi boca, será para la alabanza de Jesucristo.” Ese es un pacto que cambia la vida si es guardado.

Capítulo 10, versículo 13 habla de los labios del que discierne. En esos labios se encuentra la sabiduría. El contraste, en el versículo 14: “la boca de los necios simplemente trae ruina.” Habla de los labios mentirosos en el versículo 18, la transgresión que es inevitable con muchas palabras, versículo 19, “en donde hay muchas palabras, la transgresión es inevitable”. Aprende a restringir tus labios y sé sabio. Cierra tu boca. No hables demasiado.

Versículo 20, “la lengua de los justos es como plata escogida”. Guarda tus palabras, cuidado con tus palabras. Pueden ministrar gracia a los oyentes. Versículo 32: “los labios de los justos producen lo que es aceptable. La boca de los impíos, lo que es perverso.”

Simplemente, resumiendo lo que dice Proverbios acerca de esto. Los labios de los justos hablan con sabiduría. Permanecen para siempre. Son una fuente de vida, un árbol de vida. Son como plata, satisfacen, alimentan a otros, traen sanidad, traen liberación, son pacientes, amables, sabios, veraces, honestos, puros, suaves, gentiles, tardos para la ira y son voceros para el Señor mismo. Guarda tus palabras.

Por otros lados, las palabras de los necios son impías, necias, violentas, llenas de odio, llenas de malicia. Demasiadas palabras traen contención, ruina, chismes, desgracia, calumnia. Son como un fuego que produce perversidad y tragedia.

Permíteme darte otro principio de sabiduría. Trabaja duro… Trabaja duro. Uno de los temas de Proverbios, de nuevo, observe el capítulo 6, versículo 6: “Ve a la hormiga, oh perezoso…" ¿Saben lo que es un perezoso? Lo llamamos un flojo. Una persona floja. Ve a la hormiga, oh perezoso. Mira sus caminos, y sé sabio.” Después, él en usa una pequeña analogía acerca de la hormiga, “La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida,” ellas preparan su comida en el verano. Preparan su provisión en la cosecha. “Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo; Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado.”

¿Sabes cómo ser pobre? La gente viene a la universidad y dice: “quiero tener una carrera, quiero ganar dinero en la vida.” Ganarás dinero si trabajas duro. Así es. Si no lo haces, no ganarás nada. Simplemente, te quedas ahí y flotas y tu pobreza vendrá como un vagabundo, simplemente como un extraño que es pobre y tu necesidad, como hombre armado. Simplemente, invadirá tu vida y se apoderará de tu vida. ¿Saben lo que es un hombre flojo? Es un hombre con demasiadas excusas, demasiadas cosas pospuestas. Pospone mucho. Dice “no” mucho. Un asunto muy importante.

Capítulo 10, versículos 4 y 5 “pobre es el que trabaja con una mano floja.” ¿Quieres ser pobre? No trabajes duro. “Pero la mano de los diligentes, enriquece”. Digo, ahí hay una promesa que viene de la Palabra de Dios. Jóvenes, permítame decirles. Están aquí en la universidad, tienen la suficiente inteligencia como para ser exitosos. Si están aprobando aquí, tienen la suficiente inteligencia. La mayoría de ustedes probablemente tiene la suficiente inteligencia como para estar a cargo de algo. Como para tener a varias muchas personas bajo su cuidado. Están aprendiendo las cosas que necesitan conocer para hacer una diferencia en el mundo. Cómo pensar, cómo hablar, cómo escribir, cómo socializar, cómo guiar; todo ese tipo de cosas. Están recibiendo una diversidad de experiencias sociales, relaciones interpersonales, la riqueza de la vida. Están aprendiendo sabiduría bíblica. Tienen lo que se necesita en términos de la información que han recibido y cuando se gradúen de esta escuela, como para hacer una diferencia enorme en el mundo, pero se va a reducir al hecho de que estén dispuestos a pagar el precio del esfuerzo o no. No hay magia. Conozco a jóvenes. Sé lo que hay en sus mentes. Ustedes saben. Están en la facultad de administración esperando graduarse y comenzar su propio negocio y crecer. Y aquellos que trabajan duro, generalmente llegan a alcanzarlo. Trabaja duro. No seas flojo. Y le voy a decir una cosa, el trabajo duro es lo que más recompensa trae en la vida en este mundo.

Según Proverbios, el hombre rojo sufrirá hambre, pobreza, fracaso porque él está durmiendo en medio de la cosecha. Él quiere, pero no trabaja para satisfacer su deseo. Le encanta dormir. Está pegado a su cama. ¿Conoces el primer principio del éxito? Levántate, ahí está. El segundo: levántate temprano. El tercero: vístete. Y el cuarto: sal de la casa. El hombre flojo está pegado a su cama, sigue búsquedas inútiles.

¿Saben lo que he notado en la gente floja? Siempre tienen algún tipo de plan para enriquecerse rápidamente. Ese plan está por venir, pero nunca se aparece. Nunca se aparece. Son muy buenos en planes grandes, pero nunca suceden. El hombre que busca su trabajo, dice Proverbios, gana bien, tiene suficiente comida, es recompensado por su trabajo, se gana el derecho de tener el respeto inclusive de los reyes.

Permítanme darles una más: administra tu dinero. Administra tu dinero. De regreso en el capítulo 3 de Proverbios, esto es muy práctico. Versículo 9: “honra a Jehová con tus bienes y con las primicias de todos tus frutos y serán llenos sus graneros con abundancia y tus lagares rebosarán de mosto.”

Ahora, lo primero involucrado en administrar tu dinero es ¿qué? ¿Darle a quién? Al Señor. Eso está arriba, ahí es donde comienzas. Puedo darles testimonio, tras testimonio, tras un testimonio de cómo el Señor ha respondido a la gente que da en la vida de muchos creyentes, incluyendo mi propia vida. Comience ahí. Dale al Señor. Inclusive ahora, en este momento con lo que tengas. No es cuestión de lo que no tienes. Es cuestión de lo que tienes. Voy a estar predicando de eso el domingo por la mañana. No es lo que no tienes, es lo que tienes. Lo que Dios quiere es lo que es razonable de lo que tienes. Él no quiere que des lo que no tienes. Pero lo que tienes, necesita comenzar con Él.

Capítulo 6, aquí hay otro principio muy importante. “Hijo mío, si salieres fiador por tu amigo,

Si has empeñado tu palabra a un extraño,” ¿de qué está hablando? No seas aval de la deuda de un extraño. Esto es, obligar tu bienes por la deuda de alguien más. No lo hagas. “Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios.”

En otras palabras, hiciste una promesa tonta. Y ahora, el hombre regresa y te dice: “no puedo pagar este préstamo. Necesito este préstamo para salirme de la deuda o para comprar esto o hacer lo otro. Y, ¿podrías ser mi aval porque tu crédito va a calificar para que yo la obtenga y va a calificar para que tú la tengas? Y tú, simplemente eres mi aval. Y yo te voy a pagar.” Y lo que acabas de hacer es que acabas de entregar tus recursos al control de él. Y si él no es fiel, te va a costar tus propios recursos. No lo hagas. No te coloques en las manos de tu prójimo.

Él también habla de no ser flojo ahí. No seas un aval. No estoy hablando de un miembro de la familia en necesidad desesperada. Si estás en la familia, obviamente, satisfacemos las necesidades unos de otros. No te salgas de la familia.

Y hay muchas otras cosas, capítulo 13, capítulo 22. Simplemente, hay muchas cosas acerca de administrar el dinero aquí y mucho acerca de dar el dinero por todo Proverbios. Simplemente, pensé en una más que necesito mencionar rápidamente. “Ama a tu prójimo.”

Capítulo 3, y sólo una ilustración de esto. Versículo 27: “no te niegues a hacer el bien a quien es debido cuando tuvieras el poder para hacerlo. No digas a tu prójimo: “anda y vuelve y mañana te daré,” cuando tienes contigo qué darle.” En otras palabras, cuando tu prójimo tiene una necesidad, no la retengas. Si lo tienes, dalo. Muestra amor. Cultiva una amistad. Dale a un prójimo. Sé generoso.

Resumiéndolo. Lo más importante que puedes aprender es la sabiduría. La sabiduría no es algo nebuloso, que está ahí en el aire, algo conceptual. La sabiduría es la capacidad en la vida y comienza con temer a Dios y pasa a guardar tu mente, escoger tus amistades, controlar tu cuerpo, cuidar tus palabras, esforzarte en trabajar, administrar tu dinero y amar a tu prójimo. Muy simple. Pero eso es todo.

Y cuando has hecho eso, has aprendido la sabiduría. Es tan importante ser enseñado. Puedo decir, como padre, por ejemplo, que, si yo no enseño a mi hijo a temer a Dios, el diablo le enseñará a odiar a Dios. Si no enseño a mi hijo a guardar su mente, el diablo le enseñará a tener una mente abierta. Si yo no enseño a mi hijo a obedecer a sus padres, el diablo le enseñará a revelarse y a romper los corazones de sus padres. Si yo no enseño a mi hijo a escoger sus amistades cuidadosamente, el diablo las escogerá por él. Si no enseño a mi hijo a controlar su cuerpo, el diablo le enseñará con gusto a entregarlo completamente a sus concupiscencias. Si no enseño a mis hijos a disfrutar las palabras que honran a Dios, el diablo llenará sus bocas de inmundicia. Si no enseño a mis hijos a esforzarse en trabajar, el diablo los hará flojos. Si no les enseño a administrar su dinero, el diablo les enseñará a desperdiciarlo en una vida disoluta. Si no les enseño a amar a su prójimo, el diablo con gusto les enseñará a amarse sólo a sí mismos. Aprende la sabiduría. Oremos.

Padre, Te damos gracias en esta mañana por este recordatorio maravilloso que en obtener todo lo demás estamos obteniendo, la sabiduría es lo más importante. Enséñanos sabiduría a través de Tu Palabra y Tu Espíritu para Tu gloria, en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2017 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar